Los persas: Esquilo - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tésis gratis.
Viernes 21 de Noviembre de 2014 | Hay 43 usuarios online en este momento!
 

Los persas: Esquilo

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Los persas, de Esquilo. Desarrollo y caractersticas. Chauvinismo. Contexto histrico de las obras de Esquilo. Autor de tragedias griegas. Polis griegas. Helenismo, guerras mdicas.

Agregado: 23 de JUNIO de 2003 (Por Michel Mosse) | Palabras: 2994 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografas > Latn/Griego >
Material educativo de Alipso relacionado con Los persas Esquilo
  • Biografia y vida de Esquilo: Breve Biografia de Esquilo
  • Esquilo: Biografa e introduccin al teatro clsico: Esquilo, Biografa e introduccin al teatro clsico, Los Persas, Los Siete Contra Tebas, Las Suplicantes, Prometeo Encadenado, Resumen de las obras de Esquilo
  • Estructura De La Triloga: La Orestada. De Esquilo: Estructura De La Triloga. Agamenn, Las Coforas, Las Eumnides. Coforos. Esquilo

  • Enlaces externos relacionados con Los persas Esquilonalga

    TRABAJO PRACTICO

    COLEGIO CHAMPAGNAT

    Alumno : JULIUS STREICHER

    LOS PERSAS:ESQUILO

    LOS PERSAS:DESARROLLO Y CARACTERISTICAS

    Esquilo est considerado como uno de los grandes poetas de la Grecia clsica.Su obra cuenta con la particularidad de que el propio autor fue testigo directo de los acontecimientos que se narran al inicio de la poca clsica, me estoy refieriendo al enfrentamiento que tuvo lugar entre entre griegos y persas en lo que la historiografa tradicional a denominado como guerras mdicas.Se trat de un enfrentamiento desigual, un enfrentamiento en el que la victoria final se decidi del lado de los a priori ms dbiles.La victoria de los griegos sobre el potente ejrcito persa hizo que la cultura se hiciese eco de ste gran triunfo, como fue el caso de la obra de Frnico titulada "La cada de Mileto", escrita durante el desarrollo de la guerra, y que caus gran conmocin al ser representada en Atenas.Los persas de Esquilo constituyen ante todo una glorificacin de Grecia, pero en especial de Atenas que fue la verdadera artfice de la victoria.

    Una observacin en cuanto a los rasgos generales de la obra es el hecho de que no se observa ningn tipo de "Chauvinismo" en la obra, ello a pesar de la glorificacin que hace del pueblo griego, y pesar de la frontera que como todo aquel que se preciase de buen griego deba establecer con respecto a lo brbaro.Es ms, el propio Esquilo sabe ponerse del lado de los persas ante el profundo dolor que les domina al ser vencidos.

    En cuanto a las caractersticas que nos aparecen en la narracin, la obra comienza con el coro haciendo un catalogo de las tropas persas, y enumerando cada uno de los altos mandos del ejrcito persa que en parte son reales aunque estn deformados por el propio Esquilo.

    Sorprenden algunos detalles propias del autor como la que hace referencia a cmo atravesaron los ejrcitos persas el estrecho que separaba las tierras de Asia con las de Europa haciendo un puente improvisado.Esquilo habla de el "pasadizo de clavos", se trata de una metfora en la que emplea a un buey que se identificara con el Ponto sobre el cual se habra colocado un puente que sera el yugo.Otro detalle que se observa tambin en la enumeracin de las tropas persas son unas connotaciones peyorativas que asocian a los persas con la ostentacin de poder o bien la referencia a un ejrcito de esclavos.Todas estas creencias estaban ampliamente extendidas entre los griegos que crean que la esclavitud era una institucin propia del imperio persa por su clima como deca Hipocrtes. En cuanto a la ostentacin de poder es bien sabido que los griegos abogaban por el trmino medio y slo eran capaces de aceptarla en brbaros como los persas que a la postre eran "inferiores".

    Al inicio de la obra tambin hallamos un elemento importante como es la identificacin de Ate ( el error personificado ) con los persas, simboliza ese error que ciega a los hombres y les hace caer en la falta divina ( Hibrys ) que los dioses castigarn.Es ste un elemento que se encuentra intimamente ligado a la religin y mentalidad griega.Haba un pesimismo que entraaba una concepcin trgica de la vida y que se empeaba en delimitar las acciones humanas pues transgredir los lmites humanos poda suponer una afrenta para los dioses, este era un elemento esencial dentro de la religin griega.Adems esta caracterstica es la que estructura todo el texto en el sentido de que los persas han caido en una falta divina que al final tendr mucho que ver en su derrota.

    Retomando la trama argumental de la obra , una vez han partido las huestes persas a la conquista de Grecia aparece en escena la reina persa que muestra su inquietud ante el peligro que su hijo Jerjes puede correr. Junto a la reina aparece un personaje de la corte cuyo nombre es Corifeo que intenta consolarla continuamente.La inquietud de la reina est motivada por un sueo en el cual aparecen Asia y Europa personificadas en dos mujeres y enfrentandose entre s, tambin aparece Daro, el rey, que en un intento apaciguar a ambas mujeres recibe una violenta embestida que rompe el yugo y los arneses del carro del rey.Este sueo es interpretado como una premonicin que anuncia presagios malignos.A travs del sueo Esquilo parece querer reflejar la oposicin frontal de los griegos a la esclavitud que ellos identifican con los persas.Ante esta situacin con los fatales designios que parecen aproximarse, la reina aconsejada por Corifeo ordena realizar unos rituales en honor a los dioses para conseguir su favor o al menos intentar calmar su ira.

    Hay un momento importante en el que la reina pregunta por los griegos y sus instituciones polticas asi como por su potencial militar y otras caractersticas a su consejero Corifeo.La reina se sorprende ante las palabras de Corifeo que le dice que no son vasallos ni esclavos de ningn rey incidiendo una vez ms en la idea, no exenta de propagandismo, de una guerra entre hombres libres y esclavos.

    La siguiente escena que sucede a la comentada es un tanto dramtica ya que llega un mensajero a la corte que anuncia la derrota de las tropas persas en Salamina frente a los atenienses, pero asegura a la reina que Jerjes sigue vivo.Toda esta escena est cargada de dramatismo, es el dolor de una derrota que ha resultado clave en el desarrollo de la guerra y que acab por inclinar la balanza del lado griego.Cmo apoteosis del drama que supone la derrota de Salamina el coro comienza a continuacin a enumerar las bajas persas nombrando a los cados ms destacados.

    En la escena en que nos aparece el mensajero anunciando la tragedia de la derrota se pone de relieve en todo momento la inferioridad griega en cuanto a potencial blico, ya sea en el nmero de naves o en el de hombres. con ello el autor trata de glorificar el espiritu de lucha griego que intenta salvaguardar unos valores legitimos, frente a los ostentosos persas amantes de la esclavitud cuya lucha no tiene valor pues representan la ms ominosa servidumbre.Hay un detalle que no deja de ser curioso en la narracin de la derrota persa, y es la ausencia del nombre de Temstocles que fue el artfice de la victoria ateniense y responsable de la debacle persa.En lugar de atribuir la derrota al propio Temstocles se habla de un mal espiritu que se encontraba encarnado en la persona de Temstocles, el cual fue causante de esa derrota.Tambin aparece plasmada en palabras del mensajero la reaccin del hijo de la reina, Jerjes, ante la derrota de sus ejrcitos, ste se rasga los vestidos en un acto de desesperacin desde el trono improvisado que le haban colocado en una colina frente al escenario de batalla.El coro se encarga de cantar la tragedia persa dejando constancia de la impetuosidad del hijo Jerjes en oposicin a la prudencia del padre Dario ya muerto.En medio de la debacle se seala otro aspecto que puede tener su base histrica como es la sublevacin de los distintos pueblos sometidos al poder del imperio persa.

    En este momento de penuria para su pueblo, la reina reza por el alma del difunto Daro invocando al dios de los muertos ( Hades ) al que ellos llaman Aidoneo.El fin que tiene la invocacin es conseguir hablar con el alma del difunto esposo para intentar dilucidar con su ayuda que nuevos males pueden gravitar sobre Persia.Las invocaciones de la reina reciben una rpida respuesta, y Daro aparece contandole la reina toda la situacin que vive el imperio persa en relacin a la guerra con Grecia, mientras el propio Daro pregunta a su esposa sobre ese conflicto con Grecia que l desconoce, pero no del todo ya que l vivi la primera fase de la guerra.La conversacin con el difunto marido deja entrever la culpabilidad de terceras personas que influyeron negativamente en el hijo Jerjes, al cual crticaban por su apata a la hora de llevar empresas conquistadoras para el imperio.La reaccin de ste fue lanzarse a una guerra en la cual los persas tenan las de perder frente al arrojo de los griegos que tenan su mejor defensa en su propia tierra haciendo morir de hambre a los persas.Estas son las conclusiones que se pueden extraer de la conversacin entre la reina y la sombra del rey.Antes de marcharse recomienda a la reina que acoja a su hijo a la vuelta de forma consoladora tratando de calmar el dolor que le atenaza ante tan magna desgracia.

    La parte final la ocupa la llegada de Jerjes que destrozado por la derrota pide a todos lamentarse juntos por tanta desgracia acaecida para un pueblo que como deca la sombra del rey Dara haba sido elegido por Zeus para gobernar con cetro sobre toda Asia.

    CONTEXTO HISTORICO:

    En cuanto al contexto histrico, hay que tener en cuenta un panorama general de recuperacin de todo el espacio griego con un acontecimiento muy importante como es el del sinecismo que supuso la configuracin del centro de toda actividad a cualquier nivel de para todo griego.Nos encontramos a comienzos de la poca clsica y por lo tanto era un escenario en el cual se estaba decidiendo el futuro de toda la civilizacin griega.En estos momentos aparte de la guerra en s tambin se comienzan a recuperar la actividad comercial y habr una recuperacin en el panorama general que cristalizara en la articulacin de los rasgos propios de la poca clsica.

    En medio de toda la situacin expuesta, estaba el poderoso imperio persa que en su avance hacia occidente haba ido engullendo progresivamente a todos los territorios que le separaban de las poleis griegas llegando hasta las puertas de lo que podiamos considerar la frontera del espacio griego con la conquista del imperio lidio en el 546 a.c. Adems tambin se incorpor alguna zona de Europa como era el caso de la Tracia.As muchas de las colonias griegas del Helesponto pasaron bajo la hegemonia persa de forma que su autonoma poltica y sus relaciones comerciales quedaron muy limitadas. El mtodo de dominacin que impusieron los persas fueron las tiranias que colocaron a su antojo.

    De este ltimo mtodo se derivara precisamente la rebelin jonia que de algn modo acabara decidiendo la entrada en guerra de la Grecia continental.

    La ciudad de Mileto fue quien emprendi la rebelin jonia de manos de su tirano Aristgoras que tras una hbil estrategia en la que enga al strapa persa con el objetivo de que ste enviase sus fuerzas a la conquista de la isla de Naxos, para llevar acabo una rebelin armada pero ante el fracaso de esa empresa al tirano no le qued otra opcin que el enfrentamiento directo con su dominador persa buscando ahora el apoyo de sus hermanos de la Grecia continental, pero sin embargo nicamente fueron los atenienses los que acudieron en su ayuda aportando 20 barcos.El inicial ataque de lo que se denomin la confederacin panjnica, que haban formado las distintas ciudades jonias de Asia menor, fue contrarestado por el contrataque persa que acab venciendo a las ciudades jonias en la batalla definitiva en aguas de Lades en el ao 495 a.c .

    A partir de ste momento los persas pusieron en su punto de mira a los atenienses, que prestaron ayuda a las ciudades rebeldes del Asia menor.En este sentido hay una discusin muy interesante en cuanto a las causas que provocaron las denominadas guerras mdicas.Herodoto nos presenta unas causas un tanto simples como fueron, segn l, el agravio sufrido por el rey persa Daro ante la ayuda prestada a los insurrectos jonios.Es evidente que las causas del conflicto greco-persa tuvieron unas bases mucho ms complejas que van ms all de una cuestin meramente personal.

    Es importante sealar que es muy poco probable que los persas tuviesen un conocimiento muy preciso de lo que era Grecia, y que existiese un plan preconcebido de la invasin de los territorios griegos.Lo que si es evidente es que los hechos que acontecieron en relacin a las guerras mdicas fueron narrados con posterioridad al conflicto y bajo una ptica predominantemente ateniense que tena la necesidad de presentar a Atenas como la "victima heroica " del conflicto.

    Sin embargo hay que prestar atencin a los acontecimientos que se desarrollaron en el interior de Atenas para dilucidar las posibles causas del conflicto.Es cierto que pudiese existir una cierta inquietud entre los persas por las posibles represalias persas ante su intervencin en la rebelin denostada anteriormente, pero fueron ms decisivos una serie de acontecimientos que a la postre decidiran una actividad ms beligerante por parte de Atenas.Con ello me refiero a la aparicin en el escenario poltico de personajes como Temstocles que era un anti-persa declarado, Milcades que haba prdido territorios en la Tracia por culpa de los persas, o bien la inquietud mostrada por parte de los griegos ante la cercana del imperio persa con respecto a sus territorios que podra suponer una intromisin en sus asuntos y una limitacin de su espacio vital.A pesar de no tener una certeza absoluta podemos decir que la confluencia de estos factores podran haber decidido el desencadenamiento de las guerras mdicas.Aunque no hay que olvidar que los persas saban de las rivalidades que enfrentaban a los griegos y pudo ser un arma a utilizar para conseguir una conquista ms fcil del territorio, e incluso una sumisin como se intent con el envio de heraldos.En todo caso todo son especulaciones pues contamos con una documentacin escasa o bien distorsionada en funcin de intereses.

    El primer enfrentamiento tuvo lugar en la decda del 490 a.c cuando la expedicin persa al mando del almirante Datis desembarc en Atenas con su escuadra.En las costas atenienses encontraron a los atenienses prestos al combate que abortaron las intenciones persas en Maratn , haciendo que Datis diese marcha atrs y que todo quedase en un simple incidente.

    De ah al siguiente enfrentamiento transcurrieron unos 10 aos en los cuales se produjeron por parte de los persas la muerte del rey Daro que fue sustituido por su hijo Jerjes, mientras que en Grecia tuvieron lugar una serie de tensiones polticas que afectaron a las instituciones democrticas.

    Tras el periodo sealado se reiniciaron las hostilidades, y el rey persa Jerjes envi un poderoso contingente superior al anterior que cruz el Helesponto midiendose en tierra a los pueblos griegos que esta vez se unieron sin fisuras para vencer al invasor persa despus de las clebres batallas de Trmopilas, Salamina y Platea que signific el golpe de grcia contra un diezmado ejrcito persa.

    OPINION PERSONAL

    He encontrado la obra de Esquilo bastante interesante en el sentido que expresa no solamente un testimonio personal de alguien que vivi esos trascendentales acontecimientos que su obra narran, sino el espiritu de todo un pueblo que a pesar de sus intereses contrapuestos y las frecuentes rencillas supieron en ese momento clave imponer su sentimiento griego sobre todo conflicto interno para combatir un enemigo comn.

    A pesar de que la obra no refleje un rigor histrico, ni una imparcialidad a la hora de contar los acontecimientos, lo que si refleja como digo es el espiritu de lucha de lo que se puede considerar la primera civilizacin europea.Es precisamente ese aspecto el que he hallado ms positivo, la lucha por unas formas de vida e instituciones y en el fondo por un ideal que representaba todo lo griego. A pesar de la propaganda que existe siempre en toda guerra y que desde esta remota poca y en todas las guerras hasta hoy da ha ocurrido.

    Como deca el idealismo y la glorificacin de unos valores propiamente griegos, aunque Atenas se atribuya los honores de la victoria, son lo ms positivo independientemente de la utilidad que para el historiador pueda tener la subjetividad con la que se narran los hechos, pero es que es loable en ese sentido y ms an desde la perspectiva de los contemporaneos que vivimos en una sociedad materialista a ultranza en la que se pierde ese sentido un tanto romntico de la lucha por unos ideales, ya que si bien no exista Grecia como una realidad unificada si exista un sentimiento general entre los distintos pueblos griegos que les hacia partcipes en una civilizacin comn. Se trata obviamente de una impresin personal que me ha sugerido la lectura de la obra que me ocupa que puede diferir de otras opiniones.

    Otro aspecto a destacar es que a pesar de toda esa glorificacin de lo griego que la obra implica el autor sabe comprender las dimensiones del desenlace final de la guerra en ambos bandos plasmando en "Los persas" el dolor de los vencidos persas e indirectamente la heroicidad de los vencedores griegos.Este aspecto es dificil de encontrar en acontecimientos similares a lo largo de la literatura que a lo largo de la historia se ha encargado de legitimar y glorificar las victorias de sus pueblos.Creo que esa facultad de comprender el sentimiento de la derrota de unos frente al de la victoria de otros hacen grande la visin de Esquilo a todos los niveles.Con bastante frecuencia encontramos relatos literarios que nicamente glorifican a los vencedores nicamente olvidando a los vencidos, cuando no demonizandolos.

    Creo que estos son los rasgos ms destacables de la presente obra de Esquilo que a mi modo de ver, a pesar de su brevedad es bastante expresiva en sus caractersticas y rasgos esenciales ya que cada frase, y cada dilogo lleva siempre mplicita una idea.

    He elegido esta obra para comentar sobre todo por el inters que entraa siempre en estas situaciones de guerra las versiones propagandsticas de cada bando y la justificacin del motivo de la lucha junto a la magnificacin de la victoria, que en ste caso adquiri unas dimensiones enormes para la conciencia colectiva de los griegos desde ese mismo momento.

    BIBLIOGRAFIA

    ESQUILO: Tragedias completas. Madrid, ediciones Ctedra, 2000.

    GMEZ ESPELOSN: Introduccin a la Grecia antigua. Madrid, Alianza editorial, 1998.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exmenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y ms: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Telfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD