[an error occurred while processing this directive]

EL ABORTO

Definición de aborto y su clasificación: Por aborto se entiende la pérdida del embrión o del feto antes de que éste haya llegado a un desarrollo suficiente que le permite vivir de un modo independiente.
Se considera como aborto la interrupción del embarazo desde el momento de la concepción hasta finales del 6° mes. La expulsión o pérdida del feto, a partir del 7° mes, se considera como parto prematuro.

El aborto se clasifica de la siguiente manera:

Aborto natural o espontáneo: Es llamado así cuando se produce por causas involuntarias, suele ocurrir al tercer mes de gestación. Una mujer embarazada presenta riesgos de aborto natural cuando se manifiestan estos síntomas:

Contracciones del útero.
Sensación de hemorragia interna.
Manchas de sangre provenientes del útero.

Si la futura madre presenta estos síntomas y es atendida a tiempo por un médico, es posible que le embarazo pueda ser protegido.
Las consecuencias más frecuentes de aborto natural son:
Golpes, caídas, accidentes de tránsito, exceso de trabajo.
Mala alimentación o desnutrición de la madre.
Enfermedades o defectos uterinos (cáncer del útero, malformación uterina).
Enfermedades infecciosas de la madre (sífilis, tuberculosis, toxoplasmosis, etc.).
Trastornos hormonales de la madre, especialmente en caso de mal funcionamiento de la glándula tiroidea.
Incompatibilidad del factor Rh: El factor Rh es un componente de los glóbulos rojos de la sangre y se encuentra en 85% de la población humana (Rh +); y el 15% restante carece de él (Rh -). El problema surge cuando la madre es Rh - y el padre es Rh +. En tal caso, también el embrión tiende a ser Rh +. Debe ser así, dentro del seno materno se inicia una reacción y se producen anticuerpos que atacan el feto y destruyen sus glóbulos rojos hasta provocar, frecuentemente, el aborto.

Aborto provocado o inducido: Es llamado así cuando es consecuencia del esfuerzo intencional (manipulaciones, intervención quirúrgica, uso de drogas abortivas) para poner fin al embarazo. Este se clasifica a su vez en:

Aborto terapéutico: Es el aborto provocado con el fin de salvar la vida de la madre o para evitar el nacimiento de un niño o niña con defectos o malformaciones físicas o mentales muy graves e incurables, que le impedirán mantener una vida normal.

Aborto clandestino o criminal: Es el aborto practicado con la intención única de eliminar un hijo o hija no deseado o deseada ya sea por razones sociales (madres solteras) o económicas (familias pobres sin recursos para cuidar adecuadamente al hijo).

Consecuencia del aborto para la salud: Cualquier tipo de aborto implica consecuencias físicas y psicológicas.
Desde el punto de visto físico, el aborto clandestino es la principal consecuencia de mortalidad materna. Aunque no se conocen cifras exactas se creen que mueren varios miles de mujeres, a consecuencia de un aborto practicado, en clínicas fantasmas o por personas que desconocen las técnicas médicas y las medidas higiénicas adecuadas.
En consecuencia se originan hemorragias intensas que conducen a un sangramiento total, perforaciones del útero que pueden implicar una esterilidad permanente o infecciones fatales para la madre.

Generalmente las mujeres que deciden practicarse un aborto, sufren de insomnio, nerviosismo y complejos a causa de sentimiento de culpabilidad por el acto realizado. Este malestar puede llevar al suicidio.

El aborto y la legislación venezolana: El aborto en todas sus manifestaciones es penado por la legislación penal vigente en Venezuela; la única excepción existe en el caso de aborto practicado como medida indispensable para salvar la vida de la madre.
Sin embargo tanto en hospitales públicos como en clínicas privadas se realizan, aunque no oficialmente, abortos terapéuticos con el fin de evitar el nacimiento de niños o niñas con malformaciones muy graves o en casos de violaciones.

El aborto y la moral: La iglesia católica y muchas otras instituciones religiosas y civiles, condenan de una manera clara y definitiva el aborto provocado en todas sus manifestaciones tanto terapéuticas como clandestinas.
Se basan en el siguiente principio básico: La vida humana, en cualquier de sus etapas, debe ser respetada. La iglesia defiende el derecho de la vida de un ser inocente e indefenso como lo es un embrión o un feto. En base al mismo principio, tanto la persona que acepta practicarse el aborto como la que lo realiza es un asesino y, por lo tanto, es responsable ante su conciencia, ante las autoridades civiles y ante Dios.

El aborto ¿una solución para el control de la natalidad? Algunos expertos consideran que el aborto debe ser legalizado por dos razones:

Se evitaría su práctica en clínicas clandestinas y, por lo tanto, las madres tendrían mayores atenciones y mayores posibilidades de supervivencia.
El aborto provocado sobre todo en países subdesarrollados, sería un factor importante para limitar la superpoblación mundial y disminuirá así, la problemática de centenares de millones de niños y niñas desnutridos, desnutridas y carentes de toda asistencia.


[an error occurred while processing this directive]