Jueves 23 de Octubre de 2014 | Hay 75 usuarios online en este momento!
 

Los Afroamericanos. (Gracias GURU!!)

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Agregado: 23 de ABRIL de 2000 (Por ) | Palabras: 3372 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografas > Historia >
Material educativo de Alipso relacionado con Los Afroamericanos (Gracias GURU)
  • El Martin Fierro, de Jose Hernandez.: Sintesis de cada uno de los capitulos. (Gracias GURU!!)
  • #NOMBRE?: La estepa pampeana y patagnica. Flora y Fauna. (Gracias GURU!!)
  • Los Afroamericanos. (Gracias GURU!!):

  • Enlaces externos relacionados con Los Afroamericanos (Gracias GURU)nalga

    TEXTO BAJADO DE WWW.ALIPSO.COM

    Trabajo Prctico

    de Historia

    Buenaventura, Matas

    Luchinsky, Matas

    4to 6ta

    1998

    Afroamericanos

    Introduccin

    Durante casi cuatrocientos aos los africanos fueron llevados a Amrica como esclavos. Europa, dominante, en esos momentos enviaba sus embarcaciones a las costas del Africa subsahariana para llenar las bodegas de hombres y mujeres que haban cado bajo la codicia de los colonizadores del otro lado del Atlntico. Desde la captura se iniciaba un proceso de deculturacin con el objetivo de intentar el desarraigo cultural, poltico, econmico y social que evitara la resistencia de los que llegaran a ser esclavos. Pese a estos intentos los transportados a Amrica nunca fueron totalmente sometidos, su filosofa, tradiciones, historia, sensibilidad y conocimientos no fueron del todo arrancados. Sin embargo las relaciones que existan en Africa del hombre con el medio geogrfico que ocupaba quedaron truncadas.

    Los africanos que llegaron a Amrica iban provistos de sistemas culturales, de tradiciones y lenguas que los amos se preocupaban de extirpar para conseguir dotaciones ptimas para el trabajo. La deculturacin pretendi afectar a todos los mbitos de la cotidianeidad de los esclavos, desde los hbitos ms diarios hasta las estructuras sociales y religiosas.

    Los esclavos vendidos en el Nuevo Mundo fueron introducidos en un sistema econmico nuevo, all se esperaba de ellos que slo fueran fuerza de trabajo, sin embargo parece lgico que, pese a todos los elementos en contra, tuvieran que reorganizarse para sobrevivir, tanto individual como colectivamente, a las condiciones impuestas por los amos.

    La deculturacin comenzaba en la factora de la costa africana donde, el ya esclavizado, era despojado de su ropa, y por tanto de un elemento exterior de diferenciacin social.

    En el barco negrero la dieta a la que estaba sometido no tena nada que ver con los sabrosos y cuidados gustos de la tradicin culinaria africana; el arroz sustitua al mijo y la carne o el pescado salado servan de base protenica para que las cargazones humanas llegaran en buen estado a los puertos de destino.

    Las condiciones de la trata negrera fueron absolutamente desestabilizadoras y degenerativas. Los hombres y las pocas mujeres transportados hacia las colonias americanas por la codicia del capitalismo europeo se convertan en las cargas de las naves negreras y en un pinge negocio en el momento del desembarco.

    Pese a estas circunstancias desfavorables y realmente opresoras y desarticuladoras de la sociedad africana, los esclavos pudieron y supieron sobrevivir. Crearon rasgos de identidad propios y generaron mecanismos de solidaridad en las ciudades y plantaciones, e irrumpieron con fuerza en el momento de las independencias de las colonias.

    Las condiciones laborales de los esclavos dependan de una serie de factores unos internos propios de la plantacin, otros como los climticos que dependan de la zona de ubicacin, y otros ajenos al lugar de trabajo, mercados a los que iba dirigido el producto, trfico y coste de los fletes.

    Una de las variables que afectaban a las relaciones entre amos y esclavos era el tipo de cultivo. Si se trataba de una plantacin, no era lo mismo el trabajo en haciendas cacaoteras, en los valles venezolanos, que en ingenios azucareros cubanos o jamaicanos.

    Otro factor a tener en cuenta de las relaciones entre amos y esclavos era si el trabajo de estos estaba orientado hacia los mercados internacionales y en consecuencia dependan de la presin de la demanda y el precio del producto, o si se dedicaban a la produccin para los mercados locales.

    Un tercer elemento determinante en el trato y las condiciones de vida de los esclavos vena marcado por el momento histrico. Las condiciones de vida de los esclavos del siglo XVI no fueron comparables con las que padecieron en los siglos XVIII o en el XIX, ya en declive del esclavismo.

    Influy de manera decisiva entre las relaciones de amos y esclavos el lugar en el que se desarrollaba el trabajo, las condiciones que padecan los esclavos urbanos no eran comparables a las que sufran los destinados en zonas rurales.

    La vida de los esclavos estaba determinada, as mismo, por la facilidad o dificultad del abastecimiento de mano de obra, los precios que adquiran en los mercados americanos, y la situacin poltica internacional. Todos estos factores podan hacer variar las condiciones de vida y trabajo de los esclavos. Estos elementos que fueron indispensables para definir y entender las relaciones entre amos y esclavos variaron, as mismo, en funcin del tiempo y del espacio en el que se dieron.

    Pese a que tenemos que tener en cuenta los distintos elementos que influyeron en la vida de los esclavos todo el sistema esclavista gener un elemento comn de relacin, la violencia. El abuso de poder y la vejacin del esclavo fue la forma de relacin ms habitual entre amos y esclavos. Los amos se dirigan a sus esclavitudes mediante la coaccin y la amenaza, al margen de cualquier otra condicin o situacin, y durante todo el perodo. El tiempo, un factor determinante de las relaciones entre propietarios y fuerza de trabajo no fue obstculo para las relaciones de violencia.

    Para conseguir el sometimiento y la degradacin humana del esclavo, los seores contaban con fuertes aliados, la iglesia encargada de practicar la violencia espiritual y el estado que se entregaba con rigor en la aplicacin de la ley contra todos aquellos que intentasen alzarse contra el justo dominio.

    Pese al aparente buen funcionamiento de los sistemas represivos a los que estuvieron sujetos, los esclavos encontraron mecanismos para conseguir ir creando situaciones y elementos de resistencia a la esclavitud. La oposicin al sistema esclavista no obvi, sin embargo, el hecho de la sumisin. Muchos esclavos aceptaron, al menos de forma aparente la esclavitud, y colaboraron con los amos y las autoridades coloniales en la represin y la denuncia de las sublevaciones que se fraguaron en las colonias.

    Las sociedades de esclavos

    En las sociedades africanas hombres y mujeres tenan sentido en cuanto que pertenecan a un grupo, el aislamiento o la individualidad eran entendidos como un elemento negativo, las estructuras familiares y sociales complejas mantenan la cohesin del grupo. Incluso los individuos o grupos capturados en guerra tenan sus mecanismos de relacin y de definicin respecto a la sociedad que les dominaba , pese a que su condicin de esclavo o de sometido le colocaba como no pariente, no familia, es decir individuo que no tena vinculaciones con el grupo con el que estaba obligado a vivir. Este tipo de relaciones esclavistas se truncaron con el desarrollo de la trata atlntica. Desde el inicio de esta nueva forma comercial el esclavo pasaba a ser una simple mercanca sin mas valor que su fuerza de trabajo y el lugar al que fuera finalmente destinado.

    Africa mantena, junto a las estructuras familiares y clnicas, otras formas organizativas por grupos de edad y tnicos. Estas agrupaciones y la memoria de pertenencia a un grupo no pudieron ser extirpadas del todo con el fenmeno de la trata.

    Las condiciones de vida y trabajo que los esclavos padecieron en el Nuevo Mundo iban encaminadas a conseguir la integracin del africano como mano de obra y acabar con la resistencia a la esclavitud. Las relaciones entre seores y siervos estuvieron cargadas de conflictos por la consideracin de esclavo como mano de obra y por el proceso de deculturacin. Los problemas surgidos entre amos y esclavos por el sometimiento y las condiciones laborales se pueden interpretar como una derivacin de las luchas entre propietarios y mano de obra. Por otro lado en el proceso de deculturacin se produjeron resistencias culturales que afectaron a todos los mbitos de la vida de los esclavos y a sus relaciones con los amos. El mundo esclavo campesino gener una cultura replegada y endgama, diferente de la urbana, una cultura que podramos llamar cimarrona por la resistencia que opuso a las formas culturales dominantes y que se ha mantenido viva, ahora, en el mundo urbano del siglo XX como producto de la emigracin de los campesinos a las ciudades.

    Al margen de las imposiciones de relacin que los amos dispusieron para sus esclavos, estos se organizaron de diferentes maneras. Los sistemas organizativos de los esclavos se pudieron pasar por grupos de edad, por relaciones didicas creadas en la travesa, o por relaciones tnicas. Estas formas de organizacin social no fueron excluyentes entre los afroamericanos. Se poda pertenecer a un grupo de edad y a un cabildo de nacin. Las formas sociales respondieron a las necesidades de supervivencia del grupo afroamericano ya fuera libre o esclavo.

    Pese a que los plantadores intentaron mantener una diversidad tnica entre las dotaciones de esclavos para evitar peligros de sublevaciones, sin embargo esta variedad de procedencias tuvo limitaciones porque el suministro de esclavos estaba reducido a unas reas del continente africano, pese a que las zonas de extraccin fueron variando a lo largo del perodo en que se mantuvo el trfico de esclavos en funcin de las disponibilidades, y de las alianzas de los traficantes con los pueblos de la costa y las de stos con los grupos del interior. Esta situacin tuvo que hacer que en el trfico negrero hubiera una cierta homogeneidad de los grupos embarcados hacia Amrica y que quedase reflejada en las composiciones de las dotaciones de esclavos.

    El inters en fomentar una cierta diversidad tnica por los propietarios choc, pues, con algunos factores que se oponan a esta necesidad tctica de disgregacin. Por un lado la experiencia que les llevaba a intentar homogeneizar sus dotaciones, ya desde el siglo XVI los propietarios haban adquirido un cierto conocimiento y haban estereotipado las cualidades y vicios de sus dotaciones por lo que preferan esclavos de unas zonas determinadas frente a esclavos procedentes de otras reas de Africa. Esta situacin se planteaba sin olvidar la dispersin de grupos tnicos para evitar situaciones que pudieran estimular los conflictos. Por otra parte la dependencia de los traficantes de los puertos de abastecimiento de mano de obra haca que la diversidad tnica no fuese tan importante, al menos desde el punto de vista lingstico.

    Los intentos, pues, por fomentar la disgregacin entre los esclavos no consiguieron, sin embargo, los objetivos previstos, evitar los levantamientos. Los esclavos lograron estructurarse al margen de los intereses productivos y de las pautas marcadas por los amos y de esta manera lograron introducir elementos de humanidad y dignidad en sus vidas. Organizaciones y alianzas que convirtieron el barracn en un espacio de libertad, el lugar donde se rehicieron las vidas y los mundos de los esclavos.

    Iglesia y esclavitud

    La iglesia catlica americana no tuvo una definicin respecto a la esclavitud. Parece que en principio aceptaba como vlidos los principios de la tradicin medieval espaola que legitimaba la esclavitud en algunos casos. Sin embargo las imbricaciones de la iglesia en el sistema econmico llev a aceptar la esclavitud como una necesidad econmica para el desarrollo de las colonias, y si a este argumento se aada que los esclavos vendidos a propietarios espaoles eran bautizados y adoctrinados en la fe se poda deducir que la situacin en la que se encontraban era de enormes beneficios. Los esclavos salvaban sus almas, disciplinaban sus cuerpos e incluso podan adquirir su libertad, porque as estaba legislado.

    La cristianizacin, al menos formal, de los esclavos era un objetivo que los propietarios no desdeaban porque se llevaba a cabo como un mecanismo mas de dominacin. Los esclavos reciban como doctrina la aceptacin de su condicin y la promesa de la libertad despus de la muerte, con lo que, de alguna manera, se intentaban frenar las sublevaciones.

    Cuando en Cuba se inicia el boom azucarero la cristianizacin de los esclavos pas a segundo trmino, pese a que se construyeron algunas capillas en las fincas. Los clrigos pasaron a formar parte del conjunto de profesionales al servicio de la plantacin. Con la edificacin de capillas los grandes propietarios ganaron tiempo para la produccin. Por otro lado las labores de catequizacin quedaron en manos de algunos esclavos viejos. La iglesia se fue plegando a los intereses de los plantadores, pese a que se levantaron algunas voces que de forma tmida criticaban esas medidas. La funcin de la iglesia pasaba, en el caso de los ingenios azucareros, por conseguir que los esclavos fuesen aceptando su condicin, la asumiesen y respondiesen de forma positiva a las rdenes del trabajo. Sin embargo, de nuevo, la resistencia esclava se patentiz.

    Los sistemas religiosos africanos se escondieron tras las imgenes de los santos y vrgenes catlicos. Los esclavos acomodaron sus tradiciones africanas a la nueva situacin. Reinterpretaron las nuevas enseanzas y los orishas que haban viajado en los barcos negreros arraigaron en los campos. La naturaleza volvi a recobrar su protagonismo y reorden la vida religiosa y social de los barracones.

    Cabildos y cofradas

    La economa esclavista no se circunscribi en Amrica a la plantacin. Los esclavos estuvieron empleados en un sin fin de actividades econmicas y la esclavitud en las ciudades no fue despreciable. En los aos inmediatamente anteriores a la abolicin de la trata y en el momento en que el sistema esclavista estaba en descomposicin, los esclavos representaban casi el 24% de la poblacin urbana de Santiago de Cuba en 1860. El esclavo urbano se ocupaba de cubrir las necesidades de la sociedad blanca. En general los esclavos y esclavas urbanos estaban dedicados a todo tipo de oficios, desde el servicio domstico hasta la venta ambulante o la prostitucin.

    Dentro del conjunto esclavista en el rea urbana se concentraban ms mujeres que en las zonas rurales, pero la esclavitud masculina en las ciudades era tambin importante. Los hombres se ocuparon como artesanos, albailes y otros oficios, lo que les dio una cierta capacidad e independencia econmica y les permiti mejorar su status material, porque, finalmente el lugar que podan ocupar en la sociedad no estaba en funcin de su situacin econmica.

    El sistema colonial espaol utiliz dos mtodos aparentemente contradictorios para dificultar la unin de los sectores ms deprimidos socialmente y mantener el rgimen esclavista en funcionamiento. Se trataba de las cofradas y los cabildos de negros, y la disgregacin tnica. Las cofradas tenan su origen en Espaa. En la metrpoli reunan a individuos pertenecientes a un mismo gremio que ponan bajo la advocacin de un santo patrono y presida sus fiestas. Las cofradas tambin servan como sociedades de ayuda mutua y se encargaban de atender a los enfermos, viudas y hurfanos de sus afiliados.

    En Amrica las cofradas que agrupaban a los libres de color representaban su intento de asimilacin al modelo dominante. Las cofradas de pardos y morenos fueron, durante la poca colonial uno de los exponentes del xito del sistema esclavista. Los pardos y morenos agrupados en cofradas repetan el esquema y el modelo de reunin de los espaoles, si bien en principio no tenan que ser agrupaciones gremiales. Los cofrades estaban agrupados bajo la advocacin de un santo patrn y entre sus funciones estaban las de ayudar a los miembros de la cofrada que lo necesitasen.

    Para cumplir con sus funciones los miembros de la cofrada aportaban cuotas o hacan donaciones puntuales, lo que permita que la cofrada pudiera atender las necesidades de los afiliados as como el mantenimiento del culto en las capillas fundadas.

    Los cabildos, reunan a negros de nacin y en el momento de su surgimiento no estaban adscritos a ninguna iglesia. Pese a que el cabildo sirvi para reforzar el carcter tnico, su legalizacin fue un intento de utilizacin y fomento por parte de las autoridades coloniales para crear la divisin entre los esclavos. Los cabildos competan entre ellos y la rivalidad poda impedir la unin de los esclavos urbanos en contra de la esclavitud.

    El esclavo de ciudad si bien tena una relativa libertad de movimientos dentro del espacio urbano dispona de menor capacidad organizativa que el esclavo destinado a labores agrarias. La dispersin, los trabajos que realizaba y las posibilidades de movimiento impedan su concentracin. Solo durante algunas fiestas de carcter religioso tenan la posibilidad de reunirse. Para evitar la concentracin masiva de esclavos y sobre todo la unin de los distintos grupos las autoridades coloniales fomentaron la constitucin de los cabildos de nacin, con ellos se pretenda disgregar el grupo esclavo. Para 1691, habla de la existencia de un cabildo de nacin arar en la Habana. Pese a que se cumpli con la finalidad para la que haban nacido los cabildos de nacin los negros, libres y esclavos reunidos en estas instituciones, fueron reforzando su etnicidad.

    El cabildo fue una forma de cimarronaje intelectual. Un refugio de africana donde se recrearon algunas estructuras sociales y fue un elemento fundamental para la recreacin religiosa.

    Para el africano animista fue muy fcil identificar a los santos catlicos con las divinidades africanas. Los atributos materiales de los santos de la iglesia catlica sirvieron para ocultar a las divinidades africanas y el cabildo de nacin pudo, sin grandes dificultades, ponerse bajo la advocacin de un santo patrn.

    Los cargos de representacin del cabildo eran electos y no reelegibles. El capataz, capitn o rey del cabildo, ttulos que se le otorgaban a quien diriga el cabildo, era el responsable y representante ante las autoridades coloniales de la conducta de los miembros que integraban la corporacin. Entre las funciones principales de las cofradas y cabildos de carcter tnico estaba la preparacin de las fiestas en honor al santo patrn, el cuidado de viudas y hurfanos y el entierro de los muertos. Pese a que desde el punto de vista del colonizador estas instituciones eran un mecanismo de control social y de integracin relativa de los asociados en el mundo colonial mediante el cristianismo, sin embargo sirvieron de base a la recreacin de los sistemas religiosos afroamericanos.

    Los cabildos de nacin tenan, casi, las mismas funciones que las fraternidades en Africa Occidental, y de alguna manera podramos afirmar que los cabildos de nacin reproducan, con los cambios que se readaptaron, los modelos de los linajes africanos, donde el capitn del cabildo ejerca de jefe de linaje. Dentro del cabildo se creaban solidaridades que llevaban desde la atencin a miembros necesitados del cabildo hasta la compra de la libertad de algunos esclavos pertenecientes al mismo grupo tnico.

    El funcionamiento exterior de los cabildos pareca absolutamente controlado por el poder colonial, sin embargo, el funcionamiento interno variaba y serva como hemos dicho anteriormente para reforzar la etnicidad.

    Si los libertos y esclavos urbanos tenan los cabildos para reafirmar su identidad, los esclavos rurales contaban con el barracn como espacio de organizacin social y reagrupamiento. La iglesia facilit, sin saberlo, estos lazos y reforz los espacios de libertad al autorizar las fiestas de los negros en das determinados. Lo que los doctrineros y patronos pensaban que eran mal interpretaciones propias de la barbarie e ignorancia de los esclavos eran para ellos fiestas en honor de las divinidades afroamericanas. Los tambores con motivo de las fiestas a las vrgenes de Regla o a la Caridad del Cobre en Cuba escondan otras intenciones. No era el producto de la ignorancia sino de la resistencia y del ocultamiento.

    Resistentes y rebeldes

    Los esclavos mantuvieron a lo largo de todo el perodo colonial una oposicin frontal al sistema esclavista. La resistencia se manifestaba de mltiples formas, desde el boicot al trabajo hasta el enfrentamiento armado, sin olvidar la oposicin a la esclavitud mantenida por las mujeres que se negaban a parir esclavos. Todas estas formas de resistencia fueron puestas en prctica por los afroamericanos para mostrar su rechazo al sistema impuesto por los amos.

    La esclavitud era un sistema de opresin, que generaba oposicin entre los esclavos. Los estallidos de violencia respondan a causas estructurales y las formas de oposicin al sistema fueron mltiples y variadas en funcin de las circunstancias de cada lugar y de cada momento, sin embargo desde la llegada de los primeros esclavos comenzaron los problemas para los amos.

    Los esclavos boicotearon los intereses de los amos mediante el trabajo realizado a ritmo lento. Los sabotajes eran frecuentes y mostraban la oposicin al trabajo y orden que los amos haban impuesto. Las prdidas que suponan estas actuaciones podan llegar a ser importantes.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exmenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y ms: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Telfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD