Miércoles 23 de Abril de 2014 | Hay 56 usuarios online en este momento!
 

Alimentacion del bebe

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Las comidas diarias, uso de biberones, la leche materna, verduras, medicamentos, dietas, carnes, pescados, etc.

Agregado: 10 de OCTUBRE de 2002 (Por ) | Palabras: 2664 | Votar! |
1 voto | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Varios >
Material educativo de Alipso relacionado con Alimentacion del bebe
  • Alimentacion del bebe: Las comidas diarias, uso de biberones, la leche materna, verduras, medicamentos, dietas, carnes, pescados, etc.
  • Las impresoras láser: Funcionamiento, Aplicaciones, Materiales de impresión, Fuentes, Forma de alimentación del papel, Capacidad gráfica, Velocidad de escritura, Tamaño del buffer, Velocidad de transmisión, Tipo de interface, Compatibilidad, y diversos graficos.
  • Teoría General de los Sistemas: Sistema. Entrada. Procesos. Caja negra. Subsistemas. Variables. Homeostasis y entropía. ed-forward o alimentación delantera.

  • Enlaces externos relacionados con Alimentacion del bebe

    ALIMENTACIÓN del BEBÉ

    Fuente: El Ojo del Consumidor - ADELCO

    El menú de los pequeños: equívocos a la carta.

    Los padres primerizos saben por experiencia, que alrededor de su niño apenas recién nacido, suelen formarse verdaderos conciliábulos y tertulias en las que abundan los consejos, no siempre acertados. Poco después será el propio bebé quien empiece a emitir sus juicios delante del plato o del vaso, y la situación terminará por complicarse.

    ¿Cualquier tiempo pasado, fue mejor?

    A continuación vamos a confrontar una serie de viejas ideas en circulación acerca de la alimentación de los pequeños de hasta tres años, con los conocimientos actuales. Se trata de una información general, que sirve para la mayoría de los niños. Pero cuando sospechemos que existen realmente trastornos de alimentación y no melindres, habrá que acudir al pediatra para lograr consejos especializados. La dietética infantil ha evolucionado mucho en los últimos años y a menudo hay un desfase con respecto a la sabiduría popular. No hace mucho, por ejemplo, se decía que el recién nacido debía comer cada cuatro horas justas, lo que obligaba a muchas madres a hacer oídos sordos los llantos de sus hijos, esperando a que las manecillas del reloj dieran por fin la señal que desencadenara el almuerzo. Veamos otras situaciones equívocas.

    1. ¿Debe el bebé pasar cuanto antes a las cuatro comidas diarias?

    NO. El número biberones no obedece a una regla universal, sino que varía de un niño a otro. Algunos pueden tomarlos casi cada hora y otros cinco o seis veces; algunos no pasan de los 50 ml en cada toma y otros se tragan el triple... Lo mejor es seguirle el ritmo a bebé y no despertarlo nunca porque "ya es hora de que coma". Si se salta una comida, no hay que preocuparse; comerá más en la siguiente. En esta etapa el niño autorregula su alimentación, por ello no conviene obligarlo a comer, sino acompañar su ritmo de consumo.

    2. ¿Es preferible amamantar al niño durante los primeros 4 ó 6 meses de vida?

    Sí. La leche materna contiene todos los elementos que garantizan el buen crecimiento del recién nacido y poseen sustancias activas contra virus y bacterias, que harán al pequeño más resistente frente a otras, afecciones respiratorias, etc. Además, los niños criados a pecho, suelen ser menos sensibles a las alergias.

    3. ¿Es mejor emplear agua mineral para preparar los biberones?

    DEPENDE. En general, en las zonas de aguas muy duras o con presencia de pesticidas, etc., es preferible utilizar agua mineral, siempre que sea de mineralización baja o muy baja, dato que debería poder consultarse en el etiquetado.

    4. ¿Deben calentarse los biberones exactamente a 37 ºC?

    §         NO. Algunos niños prefieren tomar la leche tibia. Tan sólo deben evitarse temperaturas excesivas, para lo que basta con verter unas gotas de le sobre la piel de la muñeca. En cualquier caso, más vale conservar un biberón caliente en un termo, porque 37 ºC e precisamente la temperatura ideal para el desarrollo de bacterias, pasado un cierto tiempo. Si por cuestiones de tiempo prepara usted todos los biberones del día a la vez consérvelos siempre en la heladera y caliéntelos antes de la toma.

    S. ¿Es preferible echar la leche en polvo en el agua ya caliente?

    §         Sí. Aunque el bebé no notará mucha diferencia entre los distintos métodos de preparación, es más fácil disolver la leche en polvo tras haber calentado el agua, pues no se formarán grumos. Además, si el polvo se lleva a ebullición junto con el agua, las altas temperaturas podrían degradar ligeramente las proteínas de la leche. Raramente esta recomendación figura en los envases de la leche en polvo.

    6. ¿Pueden calentarse los biberones en el microondas?

    §         Sí. En principio no hay ningún riesgo para el bebé. Pero, ¡ojo! : el microondas no siempre calienta de manera uniforme o perceptible al contacto con el recipiente, así que lo que parece tibio por fuera puede estar caliente por dentro. El resultado es que al pediatra acuden muchos más niños con quemaduras en el paladar de lo que pudiera pensarse. Es importante agitar bien el biberón para repartir el calor y comprobar el resultado vertiendo un poco en la muñeca.

    7. ¿La leche desencadena diarreas en el niño?

    §         NO. Este malentendido se debe a que la leche puede agravar las diarreas ya existentes. En caso de infección intestinal, la lactosa (el azúcar natural de la leche), es más difícil de digerir y provoca hinchazón del vientre, gases y demás molestias. En esos casos es mejor reemplazar la leche por una solución rehidratante, siempre aconsejado por el pediatra.

    8. ¿Hay que sustituir lo antes posible la leche por el caldo, la papilla de frutas, etc.?.

    §         NO. Hasta que el niño cumpla 4 ó 6 meses, lo ideal es la leche materna pues contiene todos los elementos necesarios (en particular, vitamina C y hierro), sin ser demasiado ricas en proteínas o sodio. En cualquier caso, incluso cuando el niño ya come papilla de frutas, no debe suprimirse el equivalente a medio litro de leche al día, pues los lácteos son una fuente insustituible de calcio y proteínas de gran valor.

    9. ¿Es preciso ampliar la dieta del bebé introduciendo de uno en uno los nuevos alimentos?

    §         Sí. La mejor estrategia cuando se empieza a diversificar la dieta M niño, es introducir pequeñas cantidades de nuevos alimentos por separado, dejando pasar varios días entre novedad y novedad; así es más fácil detectar qué alimento es el responsable de eventuales alergias o reacciones inesperadas y el niño irá acostumbrándose gradualmente a los distintos sabores. Empiece siempre por ofrecerle un pequeño bocado. Si lo rechaza, no lo apure; déjelo para más adelante.

    10. ¿Deben cocerse las verduras del niño en agua salada?

    §         NO. Aunque usted encuentre sosa la comida del pequeño, éste no tiene porqué ser de la misma opinión. Un exceso de sal sobrecargaría sus riñones aún frágiles, lo que en casos extremos puede derivar en deshidratación, aparición de edemas, etc.

    11.¿Pueden emplearse hortalizas congeladas en lugar de frescas?

    §         Sí. Su valor nutritivo es similar. Sin embargo, hay que ser precavido con las verduras de lata o de pote, porque suelen ser muy saladas; es mejor usarlas sólo en caso de necesidad y probarlas primero.

    12. En caso de diarrea, ¿basta con darle al niño manzana rallada o zanahoria cocida?

    §         NO. La pectina que contienen esos alimentos cambiará el aspecto de las heces del pequeño, que parecerán menos líquidas. Pero no solucionará el problema más importante: las pérdidas de agua y sales minerales. Lo más indicado es utilizar una solución de rehidratación, rica en sodio, potasio y glucosa, importantes para el correcto funcionamiento del organismo, y continuar con una dieta suave (papillas de arroz, etc.).

    13. ¿Cuando el bebé está estreñido, hay que administrarle medicamentos o infusiones laxantes?

    §         NO. En estos casos es preferible adaptar la dieta, aumentando la proporción de fibra: más puré de frutas y verduras e incluso una cucharadita de salvado mezclada con la comida. Si el niño ya ha cumplido un año, se puede añadir a los ingredientes de la papilla un puñado de legumbres (preferentemente lentejas). En cualquier caso, es imprescindible que el niño beba mucha agua para agilizar el tránsito intestinal, y no administrarle medicamentos laxantes sin el consejo del pediatra, al que habrá que acudir si el estreñimiento no se pasa en dos o tres días. Si su problema son los gases, dele una tisana casera; las infusiones instantáneas suelen tener mucho azúcar.

    14. ¿Son las zanahorias y espinacas las únicas verduras apropiadas?

    §         NO. Las zanahorias son populares por su sabor dulce y su alto contenido en vitamina A, mientras que las espinacas se benefician de su imagen de verdura rica en hierro (gracias, Popeye). Pero hay que saber que esas verduras pueden tener un alto contenido en nitratos, por lo que conviene cocerlas en agua y desechar el caldo de cocción. Para el puré, más vale utilizar hortalizas pobres en nitratos: papa, batata, zapallo, calabaza, tomates, etc. Puerros, pepino o incluso verduras de sabores muy característicos como el repollo, también son apropiados, a condición de comenzar en pequeñas dosis y asegurarse que el niño las digiere bien.

    15. ¿Es mejor desterrar el cerdo de la dieta, por tratarse de una carne grasa?

    §         NO. La carne de cerdo tiene, a menudo, la reputación inmerecida de ser indigesta, lo que es falso. La cantidad de grasa depende más que del animal, de la pieza escogida. Se desaconsejan los embutidos porque son demasiado y ricos en grasa.

    16. ¿La carne roja es nutritiva que la de ave. ?. ¿El jugo de carne es "fortalecedor"?

    §         NO. Las aves y carnes blancas contienen tantas proteínas, hierro y vitamina B como la carne roja (ternera, por ejemplo). Pero el color rojo suele asociarse con una mayor energía. En cuanto al jugo de carne, tan sólo contiene un 1% de sangre por un 99% de agua.    Los elementos nutritivos útiles se quedan en la carne durante la cocción, sin pasar al caldo.     

    17. ¿Puede sustituirse carne por pescado a partir de los 5 ó 6 meses?.

    §         SÍ. El pescado debería figurar en el menú del niño con igual frecuencia que en el del adulto, dos veces a la semana. Lo mejor es empezar por el pescado blanco y continuar, desde los 18 meses, con el azul. El pescado se digiere mejor que la carne y contiene muchas proteínas de gran valor y ácidos grasos poli insaturados, cuyo papel es importante en el desarrollo del cerebro y de la retina. Esto no quiere decir que haya que cebar al niño con aceite de hígado de bacalao: tiene demasiadas vitaminas A y D, que en dosis altas, pueden dar problemas en el hígado y los riñones. Sin embargo, no hay que dejar de lado atún, salmón, caballa, etc., pues son una excelente fuente de grasas de buen valor cualitativo. Sólo una precaución: ¡cuidado con las espinas!

    18. ¿Un huevo es un alimento completo?

    §         Sí, pero no antes de tiempo, La leche materna es el único alimento que puede cubrir todas las necesidades nutritivas del bebé al comienzo, desde que empieza a caminar, mientras que, por ejemplo, el huevo carece de vitamina C. Sin embargo, las proteínas del huevo siguen a las de la leche materna en la lista de las proteínas por excelencia. Puesto que hay riesgo de alergia, es preferible esperar a los 10 6 12 meses para introducir huevo en la dieta y comenzar con la yema, dejando la clara para más adelante (12 meses).

    19. ¿Es buena idea añadir un poco de aceite de girasol, oliva o maíz en la comida caliente?

    §         Sí. Estas grasas son una fuente ideal de ácidos grasos, necesarios sobre todo para el desarrollo del cerebro. Su aporte disminuye a medida que la leche es reemplazada por alimentos sólidos, así que es buena idea añadirlos en las papillas.

    20. ¿Un queso crema es tan nutritivo como un filete?

    §         NO. Digan lo que digan las campañas publicitarias al respecto, la coincidencia sólo se da a nivel de proteínas. Los productos lácteos son, por Ej. pobres en hierro y ricos en calcio, a la inversa que la carne.

    21. ¿Debe incluirse un bizcocho o galletita en la papilla de frutas?

    §         DEPENDE. Antes, la leche artificial era demasiado rica en proteínas y para reducir su presencia en la dieta infantil, se aumentaba la cantidad de frutas; al ser éstas pobres en calorías, se aplastaba una galleta en la papilla para aplacar el hambre del niño. Sin embargo, ahora se puede complementar la papilla con un biberón de leche de inicio o de crecimiento. Si además quiere aprovechar para añadir una galleta (por ej., porque el niño come poco), escoja una que no tenga gluten para los menores de 6 meses, a fin de no favorecer la aparición de la enfermedad celíaca en los niños predispuestos a ella. Se puede agregar el gluten a partir de los 8-9 meses.

    22. ¿Es preferible un yogur o un trozo de queso a una papilla de fruta?

    §         NO. Ambos productos son necesarios y uno no sustituye al otro. La leche leda al pequeño las proteínas que le hacen falta, así que si añadimos más productos lácteos y eliminamos la fruta, caeremos en el exceso de proteínas que puede, entre otras cosas, conducir a la obesidad. La compota tiene menos proteínas y es más apropiada. Sólo si el niño bebe poca leche, el yogur y los quesos blancos tendrían utilidad.

    23. ¿El jugo de frutas es la bebida más conveniente después de la leche?

    §         NO. Los jugos de frutas y las limonadas, están bastante azucarados y pueden desequilibrar la alimentación. Lo mejor es diluirlos en agua y dárselos al niño sólo de vez en cuando. El exceso puede conllevar problemas gastrointestinales, dolores abdominales y diarrea crónica. Un estudio americano relaciona su consumo excesivo (más de 350 ml diarios), con la obesidad o pequeña talla de los menores de 5 años.

    24. ¿Los dientes salen antes si se le da al niño un trozo de pan, fruta o zanahoria para chupar?.

    §         NO. A partir del primer año puede comer una rebanada sin corteza que se deshará fácilmente con la saliva. Para las “crudités” habrá que esperar hasta los tres años y proporcionarle al niño trozos tan grandes que sólo pueda tomarlos con la mano y chuparlos (si te caben enteros en la boca hay riesgo de atragantamiento). En cualquier caso, no se aceleran la dentición, tan sólo se aliviará el dolor que produce salida de los dientes.

    25. ¿Cuando el niño llora, está bien calmarlo con un chupete mojado en azúcar, miel o anís?

    §         NO. El sabor dulce puede consolar durante unos momentos al niño, pero no conviene que ingiera un exceso de azúcar que, entre otras cosas, puede hacer aparecer caries en sus dientes de leche. En cuanto al alcohol, aparte de ser rico en azúcar, es una sustancia que el organismo de los niños metaboliza con mucha dificultad. Lo que parece una simple gota, es una enormidad, especialmente para un bebé, cuyo peso será aproximadamente diez veces menor al de un adulto.

    26. ¿Un niño gordito será forzosamente un adulto obeso?

    §         NO. No hay ninguna razón para creer que un bebé rollizo sea el precedente de un adulto grueso y no hay que intentar ponerle a dieta para que adelgace. Únicamente si el niño se revela anormalmente gordo para su edad, habrá que acudir al pediatra.

    En boca cerrada no entran papillas

    Entre teoría y práctica a veces hay mucho más de un paso. Por más que se empeñen en que el bebé debe consumir medio litro de leche al día, éste puede mantener la boca cerrada a cal y canto o escupir el biberón. Tacto, calma y sentido común son las palabras clave: -El niño, como el adulto, tiene un apetito irregular, que varía según el día, el estado de ánimo... No debe obligarlo sistemáticamente a terminarse la comida cuando tuerce la cabeza demostrando que su estómago está saciado. -Conviene darle ejemplo al niño para que no perciba como una imposición lo que tan sólo son hábitos alimentarios correctos (no predique la dieta sana comiendo mal). -Un niño no es un adulto en miniatura y tiene unas necesidades particulares. Por eso, los padres no deben aplicarle sus fobias alimentarías personales: supresión de las grasas, por ejemplo. -Desconfíe de los rumores de su entorno y de prioridad a la opinión del pediatra, que es la persona más indicada para resolver sus dudas. -Vaya cediéndole la iniciativa al niño cuando le vea ansioso por manejar los cubiertos. Los ensayos dejarán un rastro de puré, pero el pequeño se familiarizará con la comida "cara a cara".


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD