Miércoles 18 de Enero de 2017 | Hay 1 usuario online en este momento!
 

Amor y educación de la sexualidad

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Agregado: 12 de ABRIL de 2000 (Por ) | Palabras: 2374 | Votar! |
3 votos | Promedio: 5
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Educación >
Material educativo de Alipso relacionado con Amor educacion sexualidad
  • Propuestas de educacion en- Los hermanos- de Terencio- Gorgias.:
  • Los amores de Friedrich Nietzsche: ...
  • La Educación Holista en Mi Vida: La Educación Holista en Mi Vida

  • Enlaces externos relacionados con Amor educacion sexualidad

    Amor y Educación de la Sexualidad

    Autor: Pbro. Enrique E. Fabbri - Sacerdote Jesuita, doctor en Teología por la Universidad Gregoriana de Roma. Se especializa en antropología de la sexualidad, pareja humana y familia. Es director del Centro de Población y Familia del CIAS.

    Introducción.

    Ante una visión distorsionada y reduccionista de la sexualidad, especialmente desde los medios de comunicación, se promueven una mentalidad y comportamientos humanos cuestionables, hasta desde el punto de vista de la psicología y la salud mental.

    Se reduce el amor a la sexualidad y ésta a lo meramente genital; se mira al sexo exclusivamente como instrumento de placer. Están totalmente ausentes temas de gran importancia como las relaciones interpersonales de respeto y entrega al bien del otro; sentido del amor en la pareja; inquietud por madurar integral y armónicamente en esas relaciones; elaboración de un proyecto de vida; todo como requisitos básicos y previos para que la sexualidad, no solo de la joven, sino del joven, sea humana, responsable y plenamente satisfactoria.

    Los padres de familia y educadores han de ser rectamente informados y ayudados para poder educar a sus hijos en la sexualidad de una manera responsable e integral, para que sea un serio y maduro lenguaje del genuino amor, y para adquirir un sentido de la vida humana que de unidad a la persona en todas sus actividades y comportamientos.

    Se trata de ver si existe en el ser humano una pauta que señale los valores universales del comportamiento sexual, por debajo de todas las interpretaciones y variaciones que la sexualidad ha recibido en las diversas culturas de la humanidad.

    Orientaciones. La tendencia a presentarlos hechos en total prescindencia de si son o no verdaderos valores humanos, trae consigo el peligro de establecer como criterio de valores verdaderos lo que hace la mayoría. Se cae así en el riesgo de presentar determinados hábitos y comportamientos sexuales como en sí inofensivos, cuando en la realidad están muy lejos de serlo. Un ejemplo de muestra: aceptar las relaciones sexuales entre adolescentes por el simple hecho de que la mayoría lo hace y sólo recomendar el uso de anticonceptivos para que no se produzcan embarazos no deseados, ¿es en verdad la mejor manera de encarar este problema?.

    Muchos de los planteos actuales no sirven para educar la sexualidad de nuestros jóvenes y hacer de ella un serio y maduro lenguaje del genuino amor. Sus consecuencias son muy dolorosas: dejan un enorme residuo de personalidades frustradas, resentidas, amargadas y destructivas.

    Por este camino la persona se va deshumanizando en forma progresiva y puede llegar a deshacerse por el exceso en el alcohol, la drogadicción, el juego desenfrenado, la violencia, la promiscuidad sexual... Mientras no se sepa o se quiera tomar con seriedad el sano proceso de la educación para el amor, se hará muy difícil llegar a una "Argentina mejor".

    Para una formación integral de la sexualidad se ha de tener en cuenta los siguientes presupuestos:

    1. Sólo se logra un maduro ejercicio de la sexualidad dentro de un proceso integral de maduración de la personalidad, que trasciende el mero ejercicio de la genitalidad.

    2. Si la sexualidad se aborda en forma parcial y reduccionista, no se logra la meta propuesta.

    3. Es un error creer que el placer genital es un valor absoluto. Este vale cuando la persona aprende a vivir en el amor, el cual guarda una relación intrínseca con el sentido que se da a la vida humana y los valores éticos de comportamiento a los que uno se compromete consigo mismo y con los otros.

    4. Información y formación han de ir juntas para facilitar en los adolescentes la capacidad de tomar decisiones libres desde su propia interioridad.

    5. Ha de quedar bien en claro el respeto a los derechos fundamentales de los padres y de los hijos en el ejercicio de este proyecto educacional. A las instituciones (oficiales o privadas) les corresponde una ayuda subsidiaria que complete y supla lo que cierto tipo de padres, por su carencia de formación, no pueden o no saben dar a sus hijos.

    Ser persona.

    Por su cuerpo la persona se hace presente en el mundo, lo asume en su espacio y su tiempo.

    Por su sexo la misma persona manifiesta su modo o manera diferenciada de alterativa de ser en ese espacio y tiempo cósmico e histórico. El sexo da los modos de ser, implica toda la persona colorea todas sus actitudes reaccionales.

    Entre persona y sexo no existe prioridad, sino correlatividad: la persona es sexual y el sexo es personal.

    Por eso la sexualidad es en sí una fuerza ambivalente. Y es fundamental que el hombre descubra su verdad. Esa la encontrará en el centro de su ser humano, en su profundidad nunca totalmente penetrable.

    Ser humano es reconocer ante todo en el otro mi semejante -la línea de la igualdad, y al mismo tiempo, en mi semejante, un otro diferente -la línea de la diferencia.

    Ser y conocer se relacionan profundamente: conocer al otro sexo es negar a ser uno mismo; ser plenamente uno mismo es conocerse para el otro.

    El varón y la mujer sólo llegan a ser lo que son en la reciprocidad de un enfrentamiento concreto e histórico que los compromete a ambos, haciéndolos mutuamente responsables. Sólo en esta reciprocidad experimentan lo que son.

    Sólo se es uno-mismo por el otro; esto es lo que fundamentalmente expresa la sexualidad. Es aprender a relacionarse con el otro sexo de tal manera que contribuya a la plenificación integral de ambos como personas y al logro de sociedades solidarias Llegar a ser persona, responsable, libre, creadora, es también ayudar al otro a hacerse mujer o varón.

    Esto supone la renuncia a sus prerrogativas arbitrarias o ya caducas (v. gr. machismo, feminismo.... ) y el reconocimiento de la originalidad del otro sexo.

    Pues entre los hombres no hay algo más igual y al mismo tiempo más diferente que dos seres humanos de sexo distinto.

    Es la presencia de dos personas, una frente a la otra (en un cara-a-cara) de comunión y participación, en actitud de mutuo respeto, apertura y donación. De allí surge la originalidad del otro y de uno mismo. Ésto da lugar al encuentro desinteresado con el otro, que brinda a cada uno la nueva dimensión de su ser, lo imprevisto, lo creativo, lo irreducible a toda codificación. Este es el modo originario del mismo ser humano: ser el uno para el otro una continua inspiración e invitación a ser plenamente hombre, descubriendo y asumiendo el sentido y la dinámica profunda de su ser.

    En otros términos, el ser humano exige la presencia del otro para llegar a ser él mismo. Y el otro por excelencia para el varón es la mujer, como para la mujer es el varón. Uno para el otro, en el otro y por el otro es más plenamente si mismo porque siendo igual, no es del mismo sexo, y por eso de mayor originalidad.

    Por eso el hombre que se mantiene aislado no logra su plena dimensión de persona humana, y es particular, de persona sexuada. Esta promoción del varón y de la mujer se mantiene en una especie de ambigüedad mientras no se afronte ese proceso en el sentido de un desarrollo integral del ser femenino y masculino en su originalidad sexuada.

    Mujer y varón que se comprometen a respetar y promover la libertad del otro en su propio proyecto de vida y amor, dan lugar a un proceso de humanización. Se va logrando en la medida que entablan relaciones maduras, impregnadas de respeto, de mutuo afecto, de comprensión y de cooperación creadora.

    Sólo así se obtiene un enriquecimiento integral de la personalidad de ambos cuyo aspecto principal es la ternura.

    Adolescencia.

    El mundo del niño se rompe cuando despierta en el ser humano su capacidad de concepción y procreación. Es un signo bien abierto, porque comienza por la pubertad. Esta especie de explosión en su ser bio-psíquico, los hace inseguros e inquietos; por eso se hacen difíciles a las indicaciones autoritarias y al influjo ético religioso.

    Su tendencia sexual, que se ha despertado con intenso empuje de actividad, pero todavía no bien entendida ni asumida por ellos, ni integrada en la totalidad de su vida, los hace fácilmente agresivos o huidizos del ambiente de los mayores.

    Elaboran una reserva secreta, que se desvincula fácilmente del ambiente de los adultos y trae consigo fantasías y deformaciones de todo tipo. Por eso se habla de las subculturas de los adolescentes.

    Esta realidad es como una invitación que el ser humano recibe a interpretarse, a aprender a leer en sí mismo, para poder descubrir cuáles son las dinámicas, las metas de esa explosión de su personalidad que básicamente le esta diciendo: "eres de alguien y tienes que llegar a algo".

    En este proceso el adolescente encuentra una triple ausencia en este mundo en que lo vivimos:

                    - ausencia de criticidad,

                    - ausencia de calor humano,

                    - ausencia de creatividad.

    El adolescente crece integral y armónicamente y experimenta la alegría de madurar, a pesar de sus momentos inevitables de perplejidades, desalientos, tristezas y enojos, si se va autorrealizando mediante la propia opción por ambientes que faciliten su expresión creadora, su desarrollo psico social, su comunicación personalizante con los demás.

    Este sano orgullo y esta alegría son el magnífico fruto que crecerá en su corazón, si quieren seria y sinceramente aprender a amar. Descubrir lo que es el amor, la más alta expresión del ser humano, sólo se logra al término de una larga educación, que los toma desde su primera infancia. El amor asumido en toda su integridad los abre al misterio de su ser y de los otros para proyectarlos más allá de sus pulsiones y emociones preconcientes, no para negarlas, sino para ponerlas al servicio de sus personas.

    Esta es la más delicada y la más difícil de toda su educación. Y en ella los adolescentes son los protagonistas principales. No hay misión más noble que la de ayudar a jóvenes a descubrir el verdadero amor y a querer vivir en él por la mediación del cuerpo sexuado, como la más alta manifestación de la madurez humana. Y sólo irán madurando armónica e integralmente, si se comprometen seria y prácticamente en adquirir una rica capacidad de amar como conviene a la dignidad del hombre sexuado, varón o mujer.

    Esta capacidad de amar consiste en que se hagan capaces de establecer relaciones de cordialidad, de comprensión y de colaboración con el otro, sea del propio o de distinto sexo.

                                  

    Es el efecto y fruto más rico del desarrollo integral de la personalidad hacia la madurez integral, en el que la sexualidad es su lenguaje, aunque no la única y principal causa de ese proceso. Ella es uno de los factores que dan a la vida de cada uno los rasgos principales que la distinguen.

    Mientras contemos con jóvenes que proyecten su vida sexual como lenguaje de un amor rnaduro y generoso, abierto a los demás y con un sentido serio y delicado de la vida, entonces podemos augurar el logro de una sociedad más solidaria.

    La juventud es principalmente una actitud de corazón frente a la vida. La logran los que, con la ayuda de los adultos maduros (padres, educadores, etc.) han podido descubrir, custodiar y promover los valores de las dos edades que han vivido: la niñez (que ya acabó) y la adolescencia que están viviendo.

    La antropología de la adolescencia, va más allá de la biología, la psicología y la cultura, pero tiene en cuenta todas esas instancias para poder ayudar mejor al ser humano a crecer en una forma integral, es decir no descuidando ninguno de sus aspectos; y en una forma armónica, es decir, dándole la ocasión de que verdaderamente su presencia sea agradable para el mismo y para los demás.

    Cuanto mejor se monten las sociedades en función de ello más fácil será el logro de nuevas generaciones en el planteo de buscar la verdad, vivir en la libertad, promover la justicia y construir en el amor.

    Pautas de acción.

    1. Dar a la educación de la afectividad y la sexualidad una primordial importancia en la evolución psicológica de nuestros hijos. Esto exige saber presentarla corno el lenguaje del amor humano

    2. Situar la crisis actual de la sexualidad dentro de la crisis más amplia y profunda de la personalidad y de la cultura.

    3. Comprender la psicología en la evolución de los adolescentes que a primera vista muestran comportamientos aparentemente contrapuestos.

    4. Dar lugar a que padres y maestros sepan capacitarse para que personalmente y en conjunto, formando una comunidad educativa, puedan transmitir a los adolescentes los valores fundamentales de la vida que conllevan una conciente educación del amor y su sexualidad.

    5. Insistir en la responsabilidad de Ios mass-media de mostrar y promover la dimensión social de la sexualidad como lenguaje de un genuino amor humano.

    La nueva generación siempre conserva dentro de sí un germen vital de renovación y creatividad. Hay que saber suscitarlo y alimentarlo para que pueda crecer la esperanza de construir un mundo mejor del que esta sociedad consurnista quiere dejar como herencia. Y no es un engaño esperar que surja una generación de chicas y muchachos que muestren para bien de la humanidad la grandeza de corazones que se juegan por los valores del amor y se niegan a dar libre curso a los "instintos" egoístas que rebajan y destruyen al hombre.

    Bibliografía

    Amor, familia sexualidad, E. Fabbri, Latinoamérica Libros, BA, 1985.

    Pastoral de la realidad sexual (II), E. Fabbri, Revista CIAS, Nº 287, octubre 1979.

    Adolescencia, tiempo de dudas y esperanzas, E. Fabbri, Ed. Bonum, BA, 198 1.

    Vivir y consumir la sexualidad, E. Fabbri, Revista CIAS, Nº 407, octubre 199 1.

    La educación en la escuela, A. Altamira, Proyecto educativo Nº 11, Ed. Don Bosco, 1991.

    Didáctica de la educación sexual, 0. Martín y E. Martín, Ed. El Ateneo, B.A. 1986.

    Jóvenes. Consumir o vivir la sexualidad. E. Fabbri, Revista Criterio, Nº 2077, Septiembre 1991.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »