[an error occurred while processing this directive]

Ansiedad

Tal vez estés llorando, mis pensamientos,

mis lágrimas son perlas que caen al mar.

Y el eco adormecido de este lamento

hace que estés presente en mi soñar.

Ansiedad de tenerte en mis brazos

musitando palabras de amor;

ansiedad de tener tus encantos

y en la boca volverte a besar.

Tal vez estés llorando, mis pensamientos,

mis lagrimas son perlas que caen al mar.

Y el eco adormecido de este lamento

hace que estés presente en mi soñar.

Quizás estés llorando al recordarme,

y estreches mi retrato con frenesí

y hasta tu oído llegue la melodía salvaje,

y el eco de la pena de estar sin ti.

Ansiedad de tenerte en mis brazos

musitando palabras de amor;

ansiedad de tener tus encantos

y en la boca volverte a besar.

¿QUE ES LA ANSIEDAD?

Todos sentimos ansiedad alguna vez...

Esos hormigueos en el estómago antes de la primera cita, la tensión que usted siente cuando su jefe está enojado, la forma en que su corazón late si usted esta en peligro. La ansiedad le incita a actuar, le ayuda a enfrentarse a todas esas situaciones.

Muchos psiquiatras coinciden en que cierto grado de ansiedad es bueno y hasta necesario porque ayuda a formar el carácter de la persona, refuerza la creatividad y amplía el conocimiento ante las posibilidades que ofrece la vida. La ansiedad nos mantiene dentro de los límites sociales.

Conviene separar los términos "ansiedad y miedo". El miedo implica siempre una presencia de algún peligro conocido y de ahí esa sensación de pánico que experimentamos. Mientras que ansiedad la definimos como la presencia de un peligro no conocido.

El problema aparece cuando se unen estos dos términos de manera indiscriminada. Aparecen entonces los llamados trastornos de ansiedad y esta emoción normalmente útil, puede dar un resultado precisamente contrario: evita que usted se enfrente a una situación y trastorna su vida diaria. Los trastornos de ansiedad no son tan sólo un caso de "nervios". Son enfermedades frecuentemente relacionadas con la estructura biológica y las experiencias en la vida de un individuo y con frecuencia son hereditarias. Existen varios tipos de trastornos de ansiedad, cada uno con sus características propias, y en esta página te ofrezco la posibilidad de saber algo más de ellos.

Un trastorno de ansiedad puede hacer que se sienta ansioso casi todo el tiempo sin ninguna causa aparente, y las sensaciones de ansiedad pueden ser tan incómodas que, para evitarlas, usted puede llegar a suspender algunas de sus actividades diarias. E incluso puede sufrir ataques ocasionales de ansiedad tan intensos que le aterrorizan e inmovilizan.

TRATAMIENTOS

Ante todo tenemos que identificar y reconocer el problema y por supuesto descartar cualquier posible causa médica. En todos los casos es necesaria una historia clínica detallada, que permita valorar tan objetivamente como sea posible el perfil de la situación del paciente.

Los trastornos de ansiedad se encuentran entre los trastornos psquiátricos más susceptibles de tratamiento. Las terapias más comunes son las farmacológicas, comportamentales y cognitivas. y de ellas es la terapia farmacológica la más importante y efectiva siempre que se aplique correctamente. Aunque a veces dependiendo de la personalidad del paciente se debe combinar con otras terapias.

La terapia comportamental o conductista proporciona técnicas de ayuda para poder controlar las acciones y reacciones del paciente.

La terapia cognitiva ayuda a controlar y analizar los pensamientos que pueden estar causando o contribuyendo a la ansiedad. Enseña a distinguir entre las suposiciones realistas y las que no lo son.

Trastornos

Cuando la ansiedad y los miedos conviven normalmente e interfieren drásticamente en la vida cotidiana de las personas aparece lo que se conoce como trastorno de ansiedad.

Según estudios realizados aproximádamente una quinta parte de la población sufre en estos momentos o puede llegar a sufrir algún tipo de trastorno de ansiedad.

Los síntomas de estos trastornos pueden llegar a ser incapacitantes y a la vez Sensibles a Tratamiento.

Podemos hacer la siguiente clasificación acerca de los trastornos:

Trastornos de ansiedad generalizada

Son personas que han experimentado durante más de seis meses, niveles altos de ansiedad injustificada relacionada con dos o más asuntos personales - tales como la salud o las finanzas. Este Trastorno se manifiesta con síntomas tanto fisiológicos como psiquícos de muchas formas, tales como nerviosismo, problemas digestivos, disfunciones sexuales o insomnio.

Trastornos de panico

"Un ataque de pánico es un periodo de miedo intenso caracterizado por el tipo de pensamientos y sensaciones que se experimentan ante un inminente peligro mortal. Los síntomas incluyen sensación de ahogo, vértigo, palpitaciones, sofocos, sensación de irrealidad, sudoración o escalofrios.  A menudo, la persona que lo sufre, cree que va a morir, a perder el control o a volverse loco. "

Fobias

Una fobia es una reacción desproporcionada de miedo a una situación dada. Conlleva una sensación de terror tan intensa que aquellos que la sufren hacen todo lo posible por evitar la situación temida.

Trastorno obsesivo-compulsivo

Las personas con TOC experimentan pensamientos persistentes y recurrentes (obsesiones) muy perturbadores. Normalmente, aunque no siempre, se sienten obligadas a desarrollar alguna rutina o ritual (compulsiones) que ayudan a aliviar la intensa ansiedad producida por la obsesión. El ritual por lo general ocupa mucho tiempo interfiriendo en la actividad cotidiana.  Las obsesiones más comunes son las de contaminación, duda o pensamientos e imágenes de violencia. Las compulsiones más comunes son el lavado y la comprobación, acumular, contar y repetir.


Trastorno post traumático

Afecta a personas que han sobrevivido a un trauma grave, físico o mental. Las experiencias que pueden provocar este trastorno incluyen guerras, violación, secuestro, tortura y desastres como incendios, inundaciones, terremotos o accidentes. Los síntomas pueden fluctuar entre el constante revivir de la situación traumática hasta la paralización emocional general.

TEORIAS PSICOLOGICAS

Para explicar la ansiedad hay que empezar por distinguir entre dos teorías psicológicas: la que implica a la mente, y la que atribuye el problema a la conducta.

Dentro de la primera se engloban psicólogos como Freud y May, y dentro de la segunda tenemos entre otros a J.B.Watson.

Freud divide la mente en tres partes:

El ello--------------fuente de los instintos primitivos.

El superyo-----------voz severa de la conciencia.

El yo---------------mediador entre las dos partes.

Asi, en relación a esta cartografía de la mente, Freud define la ansiedad como un estado bélico entre las tres partes, pasando en sus teorias por dos etapas distintas:

-la primera, en la que atribuye a la sexualidad todo el protagonismo (líbido insatisfecha).

-la segunda, en la que considera a la ansiedad como un preaviso de un peligro no identificado.

May coincide con Freud en que el miedo es una reacción a un peligro conocido y la ansiedad es inconcreta.

Watson al rechazar la mente, rechaza también el concepto teórico de esta, sin embargo nunca formuló una teoría concreta, sino que descubría formas de producirla experimentalmente.

Por ello la mejor forma de comparar las dos teorias es examinando y comparando las ideas de unos y otros y analizando sus obras.

TESTIMONIOS

Si cuando la jornada toca a su fin te sientes menos satisfecho y al menos con tantos problemas como ayer, no creas que eres una persona rara, ni siquiera la vida se ha cebado en ti de una forma especial. Simplemente vives o mejor dicho sufres el siglo de la ansiedad.

Tú, como yo, has buscado en un bombón, en el cigarrillo, en la voz de un locutor o en el bombardeo de la televisión, la evasión ante otro momento tenso, la huída de la negra sombra de la depresión que te está persiguiendo, la serenidad frente a ese dramático sentimiento que fluye por tus venas.

La inquietud, es su componente más externo. Antes se le denominaba "nervios", más tarde se llamó ansiedad, que suena a bolero; y con la llegada de los ejecutivos le diseñaron el nombre de estrés. El hecho es que se ha convertido en ángel de la guarda de muchos de nosotros.

¿Dónde tiene su origen?, en algunos casos la salud, la situación económica y sentimental nos abocan a ella y en otros muchos es dificil de saberlo. Quizá provenga del convencimiento que ha imbuido el ambiente de que todo se puede conseguir al instante desde el café mañanero hasta la sopa de cocido, desde el préstamo de la casa, hasta las vacaciones soñadas, todo ello sin levantarse del sillón, solo tienes que desearlo y "olvídese de esperar, su tiempo es oro".

Soluciones instantáneas para todo y sin embargo la sociedad en la que vives cada día te solicita más y más. Más en el trabajo, "no puedes estancarte" , "debes ampliar tus conocimientos". Tu puesto de trabajo es codiciado por 20 jóvenes cachorros que rugen en la puerta y los competidores cada vez son más listos y mas rubios.

Pero tu tiempo es oro, oro que en nuestra sociedad se cubre de ocio, ocio lleno de gimnasio, piscina, tenis, dietas de adelgazamiento, paternidad responsable, educación de tus hijos, economía familiar y "master" en marido moderno.

Con la fuerza que atesoran tus neuronas como ser racional que eres, dos "fármacos" pueden aliviar tu ansiedad:

cambiar las circunstancias

Cambiar la manera de abordarlas..

En la mayoría de los casos, solo la segunda pócima puede ser recetada. Pero las cosas no son ni tan sencillas ni tan "instantáneas" como nos las cuentan. Una cosa si es cierta, la angustia es una sensación subjetiva y esto es difícil de asumir por quien la sufre, pero es el primer eslabón que se ha de romper. El segundo es que el estrés no desaparece con el tiempo sino que aumenta hasta influir de forma importantísima sobre el cuerpo y el espíritu, haciéndose patente en todos nuestros actos.

Los entendidos de la materia hablan de señales físicas que nuestro cuerpo nos envía "me siento tenso", rígido, tirantez en la nuca y hombros, opresión en el pecho, dolor de cabeza, respiración dificultosa y si me miro al espejo me doy pena.

Y no olvidemos las actitudes que se adoptan dirigidas casi siempre hacia lo negativo, preocupándose innecesariamente por todo.

Te conviertes en obsesivo, tienes miedo. Por si fuera poco, algunos hábitos aumentarán tu estrés: fumar, café, alcohol, chocolate....

Si buceamos en los motivos del estrés, nos encontraremos con preocupaciones sobre el futuro, culpa sobre lo que usted piensa de sí mismo, lo que le parece que los demás piensan de usted, miedo desmedido a lo que pueda suceder.

¿Y todo esto tiene "arreglo"?. Pues si, tiene solución, el único inconveniente es que debes olvidarte de tu impaciencia porque la solución no es "instantánea" y para adquirir la calma has de esforzarte en rodearte de condiciones que ayuden a tu serenidad. No hace falta que te vayas al Pacífico con Curro, simplemente busca un ambiente agradable, persigue el aire fresco, huye de estímulos excitantes y sumérgete en el silencio absoluto. Y sobre todo debes estar fuertemente motivado y convencido de que todo lo mal que te encuentras solo tiene un origen, tu ansiedad.

Ya se que no te doy la "solución" que estás anhelando, quizá ni siquiera la has vislumbrado entre todo lo que has leído, sin embargo (y no es petulancia) la tienes hoy a tu alcance. El problema es que tú eres tu solución, puedes apoyarte en los más de cien métodos de relajación que existen y que los encuentras hasta en los dominicales del periódico, pues la fuerza para salir del túnel está en tu interior.

Tú conviertes en agradable un lunes o en atosigante un domingo. Solo tu forma de afrontar las vicisitudes de la vida las hacen positivas o negativas. Únicamente cuando asumes que no puedes cambiar el curso y el devenir de la vida, puedes disfrutar como humano de lo que la naturaleza ha puesto frente a ti y no a tus pies.

Si vivir es un constante estar esperando y es una de las notas constitutivas de la existencia del hombre, no dejes que esa espera se llene de miedo porque lo cierto siempre es penúltimo y lo último siempre incierto. Porque la vida solo puede saborearse con la serenidad y la calma, solo puede enterderse con el gozo de las cosas pequeñas, transmitiendo tranquilidad a los que te rodean.

José A. Martín Peiro

http://www.encomix.es/~aspanoa/testansiedad.htm



Soy una joven de 24 años. Siempre extrovertida y muy alegre, pero sobre todo felíz, muy felíz. Me casé cuando contaba con 18 años. Puede parecerle quizás demasiado joven pero mi matrimonio es tan felíz que si tuviera que volver a hacerlo de seguro lo haría otra vez. Nací en Las Palmas de Gran Canaria, isla española situada al oeste del continente africano. Muchos la conocen como parte de las Islas Afortunadas. Procedo de una familia numerosa y de clase media. Soy la cuarta de cinco hermanos. Mi infancia transcurrió tan normal como la de cualquier niña en mis circunstancias. Mi mayor afán era aprender y aprender. Disfrutaba muchísimo de ir a la escuela, jugar con mis amigos y con mi hermano, menor que yo dos años. La adolescencia la pasé como cualquier otra joven, algo rebelde y buscando sobre todo diversión en todos mis ámbitos, pero eso sí, continué siendo una buena estudiante. En la actualidad sigo siendo una apasionada de la lectura y de los estudios. Al casarme y por motivos laborales de mi esposo, me trasladé a otra isla española, a 3000 Km de mi lugar de origen. Nuestro matrimonio a pesar del traslado es sumamente felíz. Espero no haberle aburrido, pero consideraba necesario que conociese mis antecedentes para ahora contarle como mi vida cambió drasticamente.

Un día de Enero de 1996 empecé a notar que algo raro me pasaba. Salí a la calle como cualquier mañana y todo empezó a darme vueltas, tenía tanto mareo, me sudaban las manos,el corazón me latia tan fuerte que a penas podía pensar. Solo pensé 'debo llegar a casa lo antes posible'. Cuando llegué a casa todo se me pasó, '¡qué alivio!', pensé. Pero aún así no le dí mucha importancia a lo ocurrido. Este fue solo el principio de un largo calvario de sufrimiento. Esto empezó a repetirme con mucha frecuencia y me preguntaba vez tras vez '¿qué me está pasando?, esto no es normal'. Pero aun así mi refugio era mi casa, allí sentía el alivio que hacía que todo pasase. Nunca olvidaré que el doce de Enero de aquel mismo año, lo que más tarde descubrí que se llamaba ataques de pánico y de ansiedad, me ocurrió en mi misma casa, en el único refugio que me quedaba. Salí corriendo de casa hablando con mi marido desde el teléfono movil, hasta llegar como pude a casa de unos amigos, que por suerte estaban en su casa. Al llegar mi esposo a recogerme me encontró allí esperandole, llorando,temblando sin parar y muy asustada. Desde ese momento ya no me pude quedar sola en casa ni un minuto, no podìa ni tan siquiera perderle un segundo de vista a mi esposo. Era evidente que necesitaba ayuda profesional. Pedimos una consulta a una psicologa que atendía a los empleados de la empresa en que trabaja mi marido. Su diagnostico era claro, sufría crisis de angustia, ataques de pánico y de ansiedad . Su primer consejo fue que mi esposo pidiese unos dias de vacaciones para estar conmigo cosa que hizo, a partir de aquí comenzó el trabajo que segun mi doctora me llevaría a la curación.

'¿Cúal sería el tratamieto a seguir?, ¿Cuál sería la mejor terapia?' estas eran las respuesta que primero quería encontrar. La doctora me recomendó el psicoanálisis como mejor psicoterapia. El motivo principal era para saber el 'por qué' me pasaba esto. Me explicó muy bien que tanto los ataques de pánico, como las crisis de angustia y la ansiedad son realmente síntomas no la enfermedad en sí. Aunque, por supuesto, iba a necesitar tomar cierta medicación para calmar tales sintomas y poder trabajar en la consulta.

Durante estos dos años pasados he sufrido muchísimo sobre todo porque la mayoría de la gente te dice que la mejor solución para esto es exponiendote a esas situaciones y así gradualmente podría pasarse todo.

Pero si a tí te ocurre lo mismo que me ha pasado a mi, seguro que entiendes que no es tan facíl como la gente se cree. Te puedo decir que incluso mi marido al ver que el tiempo pasaba y yo continuaba sin poder quedarme sola ni en casa ni en la calle empezó a obligarme a poco a poco irme quedandome sola. Pero yo solo en pensarlo prefería morirme antes que exponerme. Te prometo que incluso me hubiese quitado la vida si hubiese tenido que seguir estas técnicas de aproximación al objeto fóbico. Mi psicoanalista habló con mi esposo y le hizo ver que no era necesario que me obligase a exponerme, que estaba haciendo un buen trabajo en la consulta y que de seguro me pondría bien.

Ahora, justo dos años después he empezado a ver el resultado de todo el trabajo que he realizado en la consulta.Yo misma sin que nadie me obligue, ya he empezado a quedarme sola en casa y tambien a salir sola a la calle. Te prometo que he pasado de querer morir a desear vivir con intensidad junto a mi marido, al que tengo muchísimo que agradecer, por su paciencia, amor y comprensión. También desde aquí le envio a mi hermana Yoli mis miles de gracias por su apoyo y amor que me ha dado desde la distancia en las Islas Canarias, siendo mi luz en el fondo de este largo túnel de oscuridad. Te quiero hermana. Y como me iba a olvidar de mi psicoanalista, Gema Mejías García, gracias por sostenerme durante todo este tiempo, por tu paciecia y por como eres como persona y profesional Gracías.

N.C.G. 21 de febrero de 1999.

http://www.teleline.es/personal/cesynoe/home.htm


[an error occurred while processing this directive]