[an error occurred while processing this directive]

TRABAJO PRÁCTICO SOBRE EL CINE ARGENTINO

Cine Argentino, evolución histórica del cine en Argentina desde sus orígenes hasta la actualidad.

Periodo mudo

El 28 de septiembre de 1896, apenas un año después de la primera exhibición en París del cinematógrafo de los hermanos Lumière, las clases acomodadas argentinas pudieron disfrutar de la primera proyección de este nuevo invento. Un año después se realizó la primera cinta nacional La bandera argentina (1897), un documental patriótico rodado por un francés, Eugene Py.

Tras unos inicios con predomino del documental y del cortometraje, otro extranjero, el italiano Mario Gallo, rodó la primera película argumental, también de corte histórico-patriótico, El fusilamiento de Dorrego, en 1907. Hubo que esperar hasta 1915 para encontrar la primera película netamente argentina con alguna repercusión: Nobleza gaucha, de Humberto Cairo, ya en la línea sentimentalista y el costumbrista que reaparecerá en varios momentos del futuro de la industria.

Otro inmigrante italiano, Federico Valle, hizo el primer largometraje de dibujos animados en 1916, El apóstol, sátira política; la primera película argentina con muñecos, Una noche de galán en el Colón, en 1919; y poco después, en 1920, el primer noticiario cinematográfico argentino: Film Revista Valle.

Por aquel entonces, José A. Ferreyra utilizaba con éxito los temas de la letras del tango: el mundo del arrabal, las historias de amoríos, engaños y desengaños, entre otros, pero aún dentro de la dispersión industrial del periodo mudo.

Cine sonoro

Con la llegada del cine sonoro surgió entre el público la exigencia de escuchar su propio acento, en lugar del castellano al uso en las películas realizadas en Hollywood o en París. En estrecha relación con esto, la producción argentina de aquella época se iba a ver marcada por el auge del tango, en aquel momento la música popular de mayor impacto mundial, que se asumía como algo propio incluso en países tan distantes como la Unión Soviética o Finlandia, y era capaz de generar producciones estadounidenses alrededor del cantante argentino Carlos Gardel.

Sobre esta base se hizo en 1933 el primer filme sonoro argentino, Tango, de Luis Moglia Barth, protagonizado por la diva de la canción Libertad Lamarque. A este éxito siguió ese mismo año el de Los tres berretines, de Enrique T. Susini, y poco después, más desde el campo de la revista musical, Noches de Buenos Aires (1935) de Manuel Romero, o Puerto Nuevo (1936), de Luis César Amadori.

Por aquel entonces surgió también una generación de nuevos realizadores que floreció antes de la II Guerra Mundial, más orientada hacia un cine de género con aspiraciones artísticas, en la que destacaban Leopoldo Torre-Ríos (La vuelta al nido, 1938), el también actor Mario Soffici (que había empezado con El alma del bandoneón, 1935, de nuevo con Libertad Lamarque, pero más tarde hizo las más serias Viento norte, 1937 y Prisioneros de la tierra, 1938, que inició el cine social argentino), y sobre todo, Luis Saslavsky (Crimen a las tres, 1935; La fuga, 1937; Puerta cerrada, 1939; o La casa del recuerdo, 1940), el cineasta del periodo con más aspiraciones intelectuales.

Pero la II Guerra Mundial resultó nefasta para la producción argentina, ya que debido a las simpatías del Gobierno con las potencias del eje, los directivos de la industria estadounidense dejaron de enviar sus negativos a este país para mandarlos a México, lo que supuso el auge de la industria cinematográfica mexicana en perjuicio de Argentina.

A este hecho se vino a unir el golpe de Estado del general Perón, en 1943, que favoreció al cine cuantitativa pero no cualitativamente, debido a la fuerte censura establecida. No obstante destacan en este periodo Tres hombres del río (1943), de Mario Soffici; La dama duende (1945), de Luis Saslavsky; A sangre fría (1947) y La vendedora de fantasía (1950), de Tynaire, ambas interpretadas por el actor Alberto Closas, que luego continuó su carrera en España; y sobre todo Lucas Demare, que dirigió Su mejor alumno (1944), Pampa bárbara(1945), una especie de western criollo, y Los isleros (1951).

Después, con la caída del peronismo, se produjeron una serie de películas de crítica abierta a este régimen, comenzando con la de Lucas Demare Después del silencio (1956). Durante este periodo aparecieron dos jóvenes realizadores: Leopoldo Torre Nilsson, hasta el momento el cineasta argentino de mayor prestigio internacional, que hizo La casa del ángel (1956), Fin de fiesta (1960), La mano en la trampa (1961) y Martín Fierro (1968); y Fernando Ayala, que dirigió Ayer fue primavera (1955), Los tallos amargos (1956) y El jefe (1958).

Ya en los años sesenta, la influencia de la nouvelle vague francesa en el cine argentino generó títulos como Alias Gardelito (1961), del actor Lautaro Murúa (conocido por sus intervenciones en las películas de Leopoldo Torre Nilsson, autor de la popularísima La Raulito, 1975); La cifra impar (1960), sobre texto de Julio Cortázar, y la inédita Los venerables todos (1962), ambas de Manuel Antín; Los jóvenes viejos (1961), al estilo del italiano Michelangelo Antonioni, y Pajarito Gómez (1964), de Rodolfo Kuhn. Este último sí enlazó con la producción industrial, a diferencia de lo que pasó en líneas generales con este movimiento, que por descuido de este aspecto del cine, pronto produjo el desinterés del público.

También en estos años y bajo la influencia de la nouvelle vague el actor Leonardo Flavio se lanzó a la dirección con Crónica de un niño solo (1964), El romance de Aniceto y Francisca (1967) y El dependiente (1968). Es entonces cuando se consolidó en el cine argentino una fuerte tendencia ideológica, que atrajo incluso producciones extranjeras, como Los inocentes (1962) o La boutique (1967), de los directores españoles Juan Antonio Bardem, y Luis García Berlanga, respectivamente, que se rodaron en Argentina por problemas con la censura franquista. En esta línea ideológica que aún hoy perdura destaca en 1968 la encuesta neoperonista de cuatro horas y media La hora de los hornos, de Fernando Solanas y Octavio Genio.

Por su parte, Torre Nilsson hizo Güemes, la tierra en armas (1972), Boquitas pintadas (1974), adaptación de la novela de Manuel Puig, que alcanzó gran éxito internacional, y La mafia (1971), que explora el tema de esta organización familiar-delictiva un año antes que El Padrino, de Francis Ford Coppola.

El golpe militar de 1976 y la dictadura consiguiente, provocó una crisis de la cinematografía nacional de 1976 a 1980, durante la que apenas se realizaron producciones interesantes, a excepción de películas como La parte del león (1978), debut del director Adolfo Aristarain.

Cine después de 1980

Este periodo, no obstante, se remontó con una serie de interesantes realizaciones que trataban de una u otra forma temas políticos, como Tiempo de revancha (1981) y Los últimos días de la víctima (1982), de Aristarain, a través de protagonistas obreros que se cuestionan su compromiso político; Asesinato en el senado de la nación (1984), de Juan José Jusid, con un tratamiento histórico del asunto; La historia oficial (1985), de Luis Puenzo, Oscar a la mejor película extranjera, y No habrá más penas ni olvidos (1983), de Héctor Oliveira, Oso de Plata en el Festival de Berlín, que tratan directamente las trágicas consecuencias de la dictadura militar.

Dentro de esta corriente el tema del exilio aparece también en Tango, el exilio de Gardel (1985), de Fernando Solanas, Gran Premio del Festival de Venecia, y se perciben tintes feministas en la obra de María Luisa Bemberg, realizadora más comercial y prolífica, que en sus retratos de la alta burguesía argentina, como Miss Mary (1986) trata también de adscribirse al análisis político vigente.

Este brillante periodo, durante el que se realizaron películas como La deuda interna (1988) de Pereira, alcanzó un promedio anual de producción de más de 30 películas. Su esplendor se vio truncado por la inflación galopante y la crisis económica subsiguiente de 1989, que hizo descender el número de rodajes y provocó que algunos de los mejores realizadores, como Aristarain, se instalaran fuera del país. En su caso se trasladó a España, donde rodó Un lugar en el mundo (1992), premio Goya de la Academia de Cinematografía Española en 1993, y ya como producción totalmente española La ley de la frontera (1995).

No obstante, en los últimos años se ha visto de nuevo un renacer del cine argentino, si no industrial sí artístico, a través de figuras como Eliseo Subiela: Hombre mirando al sureste (1986), El lado oscuro del corazón (1992), o No te mueras sin decirme a dónde vas (1995), las dos últimas protagonizadas por el actor Darío Grandinetti; de realizaciones que mezclan el género con la crítica social como Perdido por perdido (1993) de Alberto Lecchi; o de obras de autores ya maduros como Gatica el mono, de Leonardo Flavio, Goya en 1994, todas ellas con cierta distribución internacional.


[an error occurred while processing this directive]