Miércoles 16 de Abril de 2014 | Hay 44 usuarios online en este momento!
 

La Iglesia cristiana durante la Temprana Edad Media.

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Agregado: 12 de ABRIL de 2000 (Por ) | Palabras: 822 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Historia >
Material educativo de Alipso relacionado con Iglesia cristiana durante Temprana Edad Media
  • Epoca de la lana: Decrbe el periodo 1850/1900 y la importancia de la lana durante el mismo.
  • Informe de pasantia: ...
  • Moral Social: Durante las últimas décadas, incluso se podría decir durante el último siglo, la moral social cristiana, en su tratamiento sistemático ha experimentado una evolución continuada...

  • Enlaces externos relacionados con Iglesia cristiana durante Temprana Edad Media

        La Iglesia cristiana durante la Temprana Edad Media

               

    En la gran crisis que siguió a la caída del Imperio Romano de Occidente, la Iglesia consiguió mantener su organización y adquirió un inmenso prestigio. A partir de entonces, su papel en la vida de occidente fue de primera magnitud. Junto a los reinos romano - germánicos, inestables y a veces anarquizados, la Iglesia afirmaba su organización internacional y centralizada, porque, mientras más crecía su área de acción, más importancia adquiría el obispo de Roma, a quien reconocían ya como potestad suprema otros muchos de los obispos.

                De este modo, la Iglesia parecía conservar la tradición del Imperio Romano; no sólo era Roma su centro, sino que su división regional y administrativa coincidía con la antigua división imperial; pero además mantenía la tradición del Imperio en cuanto conservaba la idea de que, pese a la diversificación de los distintos reinos germánicos, seguía existiendo una unidad en el Occidente: la unidad espiritual basada en la comunidad de la fe.

               

    La conversión de los bárbaros al cristianismo

    Ya antes de San Gregorio la Iglesia había obtenido dos triunfos importantes con las conversiones de los francos, en la época de Clovis, y de los visigodos, en tiempos de Recaredo; el siglo VI había sido, pues, fértil en conquistas espirituales para la Iglesia, que contaba ahora con la adhesión de los dos reinos romano - germánicos más importantes.

                Por su parte, San Gregorio se preocupó por lograr la conversión de los anglosajones; enviado por él, el monje Agustín predicó la doctrina cristiana en los reinos sajones y logró los primeros éxitos, fundando luego el arzobispado de Canterbury. Más tarde fueron convertidos también los anglos.

    Finalmente, en el siglo VIII y con el auxilio de los Heristal, el papado emprendió la conversión de las otras conversiones germánicas que permanecían en el paganismo, especialmente los sajones; el triunfo de sus planes se debió a la tesonera acción de San Bonifacio y al apoyo de los conquistadores francos.

    Origen del poder temporal de los papas

    Con la conversión de todos los pueblos germánicos, la Iglesia vio colmada sus aspiraciones espirituales; pero desde el siglo V se advertían también los signos de sus pretensiones territoriales, pretensiones que estimularon algunas de las circunstancias ya señaladas. En efecto, en el siglo VIII, el papado poseía de hecho la religión italiana de Ravena que, de derecho, pertenecía al Imperio Bizantino. Cuando, por esa misma época, los lombardos querían apoderarse de territorios, el papado recurrió al auxilio de los reyes francos, quienes obligaron a los lombardos a contener sus impulsos; fue entonces cuando Pipino el Breve otorgó al papado en propiedad la región que ya poseía de hecho, basado en su derecho de conquista y en una donación que Constantino habría hecho a la Iglesia al legalizar su existencia en el siglo IV. Desde entonces el papado fue un estado entre los varios que actuaron en Italia y, por ello, debió afrontar todas las situaciones que la soberanía traía consigo: Alianzas y hostilidades pusieron al papado en un mismo plano con los poderes laicos.          

    La Iglesia y el estado civil; las obras sociales y la vida intelectual

    La tesis que quería establecer Gregorio VII estaba forzosa - mente impuesta por la doctrina cristiana si se las llevaba a sus últimas consecuencias.

    Pero si esta doctrina llegó a tener posibilidades de triunfo, fue por el prestigio que alcanzó la Iglesia en la alta Edad Media. Cuando el poder civil estaba en manos de una aristocracia guerrera que ignoraba o aprovechaba la miseria de los desheredados, la Iglesia era la única que, por sus recursos y su autoridad moral, podía atenuar los males de las clases menesterosas.

    La Iglesia, en efecto, cumplió esta misión. Sostuvo hospitales, asilos y se preocupó por el socorro de los necesitados mediante la distribución de limosnas o de socorros adecuados cuando la miseria o las enfermedades acrecentaban las ya desgraciadas condiciones de vida de los desposeídos; así, en la Iglesia se divisaba una esperanza para esas gentes que todo lo que esperaban de ella y que, en cambio, seguían sus consejos y se sumaban a sus opiniones proporcionándole una influencia social incontrastable.

    También obtuvo la Iglesia  su prestigio por la superioridad intelectual del clero; en los monasterios estaban las únicas personas que se preocupaban por el estudio, y el poder civil debía recurrir a ellas cada vez que necesitaba fundar una actitud en antecedentes jurídicos o doctrinarios o resolver un grave problema que exigiera maduros conocimientos. Así, pese a sus desviaciones transitorias, la Iglesia constituía el reducto de las formas más altas de la vida espiritual y así debía reconocerlo el poder civil que no siempre podía competir con ella en cuanto a prestigio moral.

    Bibliografía: Historia de la Antigüedad y de la Edad Media - José Luis Romero

     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD