Viernes 28 de Noviembre de 2014 | Hay 53 usuarios online en este momento!
 

José Hernández, Martín Fierro - 2da. parte [Cuestionario]

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Agregado: 12 de ABRIL de 2000 (Por ) | Palabras: 1635 | Votar! |
5 votos | Promedio: 7
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Literatura >
Material educativo de Alipso relacionado con José Hernández Martín Fierro 2da parte [Cuestionario]
  • Publicaciones PROF. JOSÉ LUIS DELL’ORDINE (Trabajos de Investigación):
  • Biografia y vida de Miguel Hernández: Breve Biografia de Miguel Hernández
  • Biografia y vida de Enrique José Varona: Breve Biografia de Enrique José Varona

  • Enlaces externos relacionados con José Hernández Martín Fierro 2da parte [Cuestionario]nalga

    Trabajo de Literatura.

    José Hernández, Martín Fierro - 2da. parte

    1)       Caracterizar al personaje del viejo Vizcacha:

                    I.          caracterización onomástica

                   II.          caracterización indirecta

                  III.         caracterización directa

                 IV.        caracterización a partir del ambiente en el que está inserto y de sus pertenencias

    2)       Describir la filosofía de vida del personaje (actitud ante la vida y la muerte)

    3)       Relacionar esta caracterización con el personaje de Martín Fierro de la primera parte

    4)       Establecer un cuadro comparativo de los consejos del viejo Vizcacha y Martín Fierro

    5)       Elaborar las intenciones de José Hernández con respecto a la caracterización del gaucho en la 2da. parte

    Resolución.

    1)

     .- I

    Según la caracterización onomástica podemos ver que el viejo Vizcacha recibe este nombre por parecerse a una alimaña en la cueva, más precisamente es una vizcacha escondida en su cueva, preparada para salir de noche y alimentarse. Además, como lo es la vizcacha con los pequeños roedores a los que caza, el Viejo Vizcacha es peligroso para el ganado, el cual roba y mata (como comida para él, el hijo mayor de Martín Fierro y los perros)

    .- II

    Como podemos ver cuando tiene la palabra el hijo mayor de Martín Fierro, el viejo Vizcacha es medio cimarrón, muy renegao y ladrón. También era muy comerciante (se puede arreglar con cualquier cosa robada) y anticuado, haragán ratero, "más chillón que un barraco" y siempre en el mal camino. El vecindario lo reconoce como un perdulario, insufrible del dañino. A la muerte del viejo Vizcacha algunas personas hablan sobre él. El alcalde dice que es travieso, que de joven fue buen jinete, que se llevaba mal con todos.

    .- III

    En cuanto a la caracterización directa, o sea, por los actos y a través de las palabras del viejo Vizcacha, éste es cimarrón, por salvaje y porque huye de los hombres. Los perros hacen en torno a él una barrera. Para los seres humanos no tiene amor, ni compasión siquiera. Reduce todos los movimientos interiores; "no te debes afligir" y exteriores: "Consérvate en el lugar" para concentrarse con más fuerza en la defensa del instinto vital: "el primer cuidao del hombre/es conservar el pellejo", la actitud es encogerse, achicarse, no llamar la atención; en síntesis, someterse, aceptar. También se ve que el Viejo Vizcacha les tiene rabia a las vizcachas (2215)

    .- IV

    A partir del ambiente en el que está inserto y de las pertenencias, el Viejo Vizcacha, como se dijo en 1 i, se parece a una alimaña en su cueva.  Siempre alrededor del Viejo Vizcacha hay una jauría de perros a los que éste cuida y alimenta con vacas ajenas. En cuanto a sus pertenencias, el Viejo Vizcacha no permite nunca al muchacho que las deje ver (están dentro de una carreta podrida y sin techo), por lo que se ve que es muy miserable y avaro. (En realidad ésto podría ser discutido ya con los perros y el muchacho es bueno). Otro acontecimiento que deja ver la forma de ser del viejo Vizcacha es cuando le da una soba al chico (por lo que él pide socorro) y él, cuando se va, aprovecha, como un "zorro" la ocasión para robarse bolsas de cuero de vaca.

    2)

    Ante la vida el viejo Vizcacha tiene una mirada propia. Sus opiniones son personales en parte. Vizcacha basa sus opiniones en un discurso coherente que se argumenta basándose en su carácter de moralista. Vizcacha responde a las incitaciones de su mundo en un diálogo absolutamente sincero. Él razona su propio mundo. No tiene otros principios que los que con arreglo a los cuales ese mundo se ha organizado o desorganizado: es un determinista, un behaviorista en todo el rigor de los términos. Los consejos que da vizcacha son los males generados por un imperfecto estado social.

    En cuanto a la muerte, Vizcacha entra como un endemoniado. La defunción es el enjuiciamiento moral del personaje. Mientras está agonizante, el viejo Vizcacha desea morir, maldice a Dios y a los Santos y le pide al diablo a gritos que lo lleve al infierno. (Esto lo podemos justificar ya que anteriormente el viejo Vizcacha había dicho que la mujer lo llamaba a gritos desde el infierno -2300- y entonces él quería encontrarla.)  Pero, por otro lado, también tiene culpa, que lo mortifica a tal punto que cuando ve una reliquia se queda tembloroso. Para el hijo mayor de Martín Fierro, Vizcacha es peligroso, ya que, como dice, cuando debe alcanzarle algo, lo hace con la punta de una caña.

    3)

    Así como el viejo Vizcacha, Martín Fierro está siempre dispuesto a vivir, a defender el pellejo. También hay otro elemento en común ya que Fierro siempre confía en su fuerza ("yo abriré con mi cuchillo/un camino para seguir"), y Vizcacha dice que hay que hacer las cosas sin apurarse, o sea que también hay que confiar en uno mismo, hacer las cosas tranquilo. (Así como Fierro, al confiar en su fuerza tampoco hace todo a las apuradas) Por otro lado vemos que, aunque Fierro se presenta como manso pero es orgulloso, Vizcacha es manso, hace todo en silencio, no se mete donde no le conviene.

               

    4)

    Consejos del Viejo Vizcacha

    Consejos de Martín Fierro

    Vizcacha se limita a razonar su mundo. No tiene otros principios que los principios que con arreglo a los cuales ese mundo se ha organizado o desorganizado. Sus consejos calan hasta los tejidos más dolorosos de la experiencia humana: le aconseja al hijo mayor de Martín Fierro no llegar a parar donde hay perros flacos (2312), defender el pellejo (2314), hacerse amigo del juez (2319), nunca llevarle la contra (2325), conservarse en un lugar, no cambiar de "cueva" (2337-2339), no creen en lágrimas de mujer ni en la renguera de un perro (2347-2348) darle importancia a la memoria (2349-2354), no ser apurado (2362), no llamar la atención (2370), ir por donde conviene (2373), no tener envidia (2379), ser soltero si se quiere vivir tranquilo (2391-2392), elegir bien a la mujer (2400), manejar bien las armas y tenerlas preparadas (2409-2414)

    Si se comparan estos consejos con los de Fierro podemos ver fácilmente que están basados en su experiencia: es el estilo de vida de Vizcacha (no llama la atención, no va por donde no le conviene, no cambia de vivienda.) Hay algunos consejos que coinciden en los dos personajes, como por ejemplo, el ser prevenido, no tener envidia.

    Martín Fierro aconseja a sus hijos sobre la base del sentido moral común. Les aconseja vivir con precaución (4598), le da importancia a la sabiduría (4607-4612), aprovechar los trabajos que enseñan (4613-4618), la esperanza (4619-46224), indica que todos tienen faltas, pero el que tenga defectos debe disimular los ajenos (4630), no dejar a un amigo (4631-4636), marca la importancia de no tener miedo ni codicia, no ofrecerle al rico ni no faltarle al pobre (4637-4642), aconseja la prudencia (4645), trabajar (4649-4660), no amenazar a ningún hombre (4661), la confianza del hombre en si mismo (4671-4672), la astucia (en este caso Fierro recalca la experiencia personal) (4674), el aprovechar la ocasión (4679), no perder la vergüenza (4689-4690), la unión entre los hermanos (4691), respetar a los ancianos (4698), la ternura (4708), ser prevenido (4712), no perder ni el tiempo ni la vergüenza (4721-4722), no ser ladrón (4732), no matar al hombre ni pelear por fantasía (4733-4734), no ofender embragado (4749), no mostrarse altanero (4753), no ofender a una mujer querida (4757-4762), cantar en cosas de fundamento (4768)

    Estos consejos comparados con los de Vizcacha son fingidos y sostenidos por el propósito insincero de inculcarles principios extraídos del sentido moral corriente y no de su experiencia.

    5)

    En la segunda parte las intenciones de José Hernández con respecto a la caracterización del Martín Fierro son diferentes: ante todo, Martín Fierro es diferente en la segunda parte, ya que, como se puede ver, cuando vuelve es otro; quiere ver si puede vivir y lo dejan trabajar (como cuando dice "sé manejar la mancera", es decir, que aceptaría el trabajo sedentario del agricultor.) Este Martín Fierro escucha, aconseja. En la lucha simbólica de la payada, su figura se agranda todavía, pero su facón sigue envainado cuando el moreno se encocora: "La sangre que se redama/no se olvida hasta la muerte".

    En esta segunda parte José Hernández necesita apartarse de su héroe, mostrarlo desde lejos como un campeón.

    En la segunda parte José Hernández tiene un cargo político y si hace un gaucho mas civilizado va a lograr que se presente mejor, que tenga más aceptación. El proyecto que él presenta coincide con la opinión de la elite política dominante (que quería civilizar al gaucho) Cuando él había escrito la primera parte él era más  rebelde.

    En 1874 era presidente de la República Nicolás Avellanada, quien era apoyado por la juventud y por Sarmiento. Avellanada era antimilitarista. Por ese entonces concluía la vida insegura del escritor, y ya no había enfrentamientos políticos grandes.

    José Hernández había realizado la vuelta a la ciudad, como lo hace Martín Fierro en el libro, y se integra a Buenos Aires. Así como él vuelve a la ciudad, Martín Fierro retornará a su tierra, encontrará a sus hijos y todos perdonarán. (El clima de la segunda parte es de reconciliación, como en la realidad. La intención política del personaje mengua en esta segunda parte.) Así podemos ver que la intensión de José Hernández con respecto a la caracterización del gaucho está dada por la situación del país y su situación personal.

    Bibliografía consultada:

    Ezequiel Martínez Estrada, Muerte y desfiguración de Martín Fierro

    • José Hernández (1988). Martín Fierro, Argentina: Ediciones Colihue

    • Apuntes de clase de Literatura.

     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD