Martes 30 de Septiembre de 2014 | Hay 76 usuarios online en este momento!
 

Los problemas ambientales en la sociedad costarricense.

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Monografa desarrollada en base a una encuesta que tiene una cobertura nacional y cuyo inters es estudiar los temas de conflicto reseados en la prensa nacional durante el perodo 2000- 2001. El carcter de la encuesta en nacional y existe representaci

Agregado: 16 de DICIEMBRE de 2001 (Por Guillermo Carvajal Alvarado) | Palabras: 8584 | Votar! |
1 voto | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografas > Ecologa >
Material educativo de Alipso relacionado con Los problemas ambientales sociedad costarricense
  • Modelo de Contrato de Constitucin de Sociedad de Responsabilidad Limitada: Modelo de Contrato de Constitucin de Sociedad de Responsabilidad Limitada
  • Examen Sociedad y Estado de Saborido: Este es el primer parcial de sociedad y estado del a catedra de saborido que se tomo el dia jueves 9 de Mayo de 2002 en la cede de San Isidro en el turno tarde.
  • Cvica: El Derecho Internacional. Doctrinas Internacionales. El Derecho Internacional. La sociedad de las naciones. Los tratados internacionales y la legislacin nacional. El Derecho Internacional en la Constitucin Nacional

  • Enlaces externos relacionados con Los problemas ambientales sociedad costarricensenalga

    Los problemas ambientales en la sociedad costarricense:

    La percepcin de la opinin pblica en el 2001

    Dr. Guillermo Carvajal Alvarado

    Escuela de Geografa

    Universidad de Costa Rica

    Una nueva necesidad de mirar la relacin sociedad- naturaleza

    El pensamiento cientfico cristiano-occidental centr sus preocupaciones de manera separada hacia las cuestiones de la naturaleza por un lado y la problemtica social por otro. Cada uno de estos temas ha constituido campos del conocimiento diferentes, con esquemas tericos, metodologas y formas de interpretacin propias. Las "ciencias de la naturaleza" y las "ciencias del hombre" dirigan sus esfuerzos a comprender problemas que se cerraban sobre s mismos, y en donde la relacin entre ambos no constitua un motivo de preocupacin, ni mucho menos justificaba su estudio. Es que el desarrollo de la sociedad moderna, edificada sobre las premisas de una racionalidad positivista , no pareca exigir analizar esta relacin en profundidad. Los problemas de la naturaleza y el medio ambiente no eran vistos como indispensables para explicar el porqu y el como de un determinado orden social. Pero en las ltimas dcadas, la cuestin ambiental ha cobrado un creciente inters por parte de los intelectuales en particular y de la sociedad en general. Si en el pasado el aspecto principal para comprender la organizacin social se encontraba en las relaciones (o en las contradicciones) sociales, el surgimiento de serios inconvenientes ocasionados por el accionar humano sobre el medio ambiente, ha hecho la relacin sociedad-naturaleza se incorpore centralmente a esta interpretacin.

    Ante el panorama de sociedades cada vez ms vulnerables al boumerang que resulta el deterioro de los recursos naturales y el consiguiente deterioro del ambiente se ha trastocado la fe ciega en el progreso ilimitado y el crecimiento infinito econmico y tcnico. Y los cientficos sociales volvemos nuestra mirada a la sociedad para entender donde se rompi el hilo que la una al ambiente.

    Repensar el ambiente a travs de una encuesta

    En la investigacin social y en aquella hecha con instrumentos como las encuestas o las entrevistas a veces ms que los elementos realmente visibles de una exploracin debe el investigador preguntarse por aquellos temas que no estn o cuyas respuestas tienden a presentarlos como temas en los que an no se ha conformado una opinin o no existe toma de posicin. Por tal razn no se debe de olvidar que las preguntas son elegidas por un mecanismo tamiz que el investigador elabora, que aplica un encuestador y responde un ciudadano y que finalmente a veces el investigador o el encuestador pone a responder a alguien que no haba pensado o no tena una opinin claramente conformada sobre el tema.

    Hay de hecho, ya muchas mediaciones, por ello los resultados son siempre exploraciones y se acercan a percepciones y en algunos casos a representaciones sociales que un colectivo social elabora y que es el producto de muchas intermediaciones como el grado de exposicin a los medios de comunicacin, el tipo de noticieros que oiga o vea por radio y televisin y elementos propios como el grado de escolaridad y la insercin social en grupos organizados.

    Los temas ambientales como tales son de difcil medicin a travs de instrumentos como las encuestas y otros instrumentos, ya que la percepcin de la poblacin esta mediatizada por el grado de informacin que posea. Si bien es cierto en Costa Rica el grado de escolaridad es elevado, los contenidos que se ensean en la primaria son mnimos y la educacin secundaria si bien el temario se amplia y existen clases especficas de educacin Cvica, Ciencias Generales con nfasis por aos en aspectos biolgicos, en otros qumicos, pero muchos de stos conocimientos aparecen alejados de la prctica real de los estudiantes y los conocimientos no implican una relacin con el objeto mismo de estudio. Adems la visin de largo alcance en nuestra sociedad pareciera no existir. Pero adems es notable que en general la sociedad costarricense tiende a ver los temas de la agenda ambiental como alejados de su accionar. Podramos estar de acuerdo que en virtud del incipiente desarrollo industrial, no somos los responsables directos de la ruptura de la capa de ozono, ni de la contaminacin a gran escala, pero que somos todos los seres humanos y ciertos grupos sociales los que han producido los daos al ambiente. Con esto lo que se quiere decir es que somos corresponsables por omisin o por falta de accin en contra de los que estn acabando con la vida humana en el planeta azul...que cada vez se torna ms gris...En la actualidad el listado de problemas ambientales aumenta da con da. Los daos han sido de tal magnitud que se habla de la alteracin del clima, la desaparicin de la biodiversidad, la acumulacin de enormes cantidades de desperdicios industriales y domsticos, nos hablan no solo del ambiente caracterstico del siglo XX, sino de la propia sociedad que lo genera.

    No obstante, y es importante hacer la salvedad que Costa Rica, por ser un pas poco poblado, con una desigual distribucin de la poblacin sobre el territorio nacional y por polticas proteccionistas ha logrado preservar cerca de un 25% de su recurso territorio al margen de la explotacin inclemente de los deforestadores y de las actividades agrcolas extensivas. Vale recordar que desde 1970 el impulso a la polticas de creacin de Parques Nacionales dej una buena cantidad de tierras al margen de las actividades agrcolas.

    Mas cercano a la experiencia de las nuevas generaciones, en los ltimos 10 aos han existido polticas especficas que emanan del gobierno central entre las que se pueden citar la ley de creacin del Ministerio del Ambiente, y la modernizacin de los espacios protegidos y una mejor divisin del pas en las llamadas reas de Conservacin, pero muchas de las nuevas polticas no bajan a la poblacin ya sea porque se carece de periodistas especializados en anlisis especializados de problemas ambientales, o ya sea porque los tabloides deciden no ocupar o no dar mucho espacio a estos temas, lo que incide que la opinin pblica sobre estos temas no sea tan rica como en otros temas.

    De manera que estudiar la percepcin a travs de una encuesta tiene limitaciones interpretativas con las que se enfrenta el investigador y que se debe tener precaucin. Este llamado de atencin implica a su vez la metodologa misma de la encuesta que esta diseada para ver opiniones bien conformadas sobre un tema. Las preguntas sobre los temas ambientales aparecen muy lejos de construir un universo mental que tenga un impacto de gran significacin en el costarricense. Ahora bien eso no significa que no es que la gente no de su punto de vista, lo hace cuando se les pregunta sobre el tema, y tiene un posicin que es la que se recoge en la encuesta, pero a primera vista el tema no salta a la vista como las grandes preocupaciones que rondan la vida cotidiana.

    Aqu cabe hacer la salvedad que por tratarse de una encuesta nacional, algunos temas locales como la explotacin de minerales especficos oro, que han significativos en la Regin Norte, en Ciudad Quesada o en Pacifico Central en la zona de Miramar, o la explotacin petrolera en el Caribe que con encuestas especficas en el mbito de las comunidades permitiran una aproximacin a estos temas y ver el significado regional, en concreto en esta encuesta se disipa y no demuestra que esos conflictos si bien es cierto se mencionan no alcanzan a convertirse en temas que marquen la opinin pblica nacional.

    La encuesta tiene una cobertura nacional y el inters de la encuesta es estudiar los temas de conflicto reseados en la prensa nacional durante el perodo 2000- 2001. El carcter de la encuesta en nacional y existe representacin de todas las regiones y de todas las provincias, se utiliz el sistema regional de Nuhn, propuesto en su libro que fue formulada en 1974, pero que sigue siendo vlida. La divisin provincial parece inadecuada para cualquier estudio serio, las provincias no tienen ninguna identidad y son espacios desarticulados, y aunque la encuesta brinda informacin segn provincia no haremos en este estudio referencia a este recorte territorial.

    La distribucin regional de la encuesta del total de encuestados un 66.9 tenan como lugar de residencia la regin Central de Costa Rica, que es la zona que concentra el 64 por ciento de la poblacin nacional. En esta regin se localiza el espacio urbano ms importante del pas denominada la Gran rea Metropolitana, que abarca las ciudades de San Jos, Heredia, Alajuela, Cartago, y que se extiende desde Paraso de Cartago por el Este hasta San Ramn por el Oeste, es un espacio urbano extenso, no necesariamente completamente integrado, pero en l se sitan las ciudades y centros urbanos de mayores dimensiones del pas. La regin Pacfico Central, se recogi un total del 5.5 de las encuestas, del Pacifico Norte un 6.9, La Regin Norte se obtuvieron el 4.6 de la poblacin encuestada, de la Regin Atlntica el porcentaje de encuestas fue de 9.4 por ciento y del pacfico Sur el 6.7 vivan en esta regin.

    Lo Ambiental En Costa Rica: Una Percepcin Jerarquizada:

    De Lo Mundial A Lo Nacional Y Lo Local

    La informacin suministrada por los medios de comunicacin con todos los filtros locales y hasta las deformaciones propias de un sistema muy controlado en los medios de comunicacin, con una prensa carente de polmica y muy centrada en la poltica partidaria y en el quehacer gubernamental y de la clase poltica, deja por fuera una infinidad de temas del transcurrir diario de la vida nacional y ms an de lo que sucede en la vida comunitario, a no ser que sean hechos violentos.

    Dentro de esta ptica es evidente que los temas ambientales no demandan una gran preocupacin en las pginas y los espacios de la radio y la televisin. Y eso mismo lo refleja la opinin pblica a travs de lo explorado en esta encuesta.

    Por decirlo de una manera fuerte el tema ambiental no es una preocupacin inmediata que tocan el inters de las personas, y esto se debe a que cuando se presentan algunas temas a la discusin stos se presentan como imgenes de cientficos de especuladores que lanzan ideas acerca de un apocalipsis cercano.

    Quiz lo que ms llama la atencin es que los temas ambientales son presentados como preocupaciones de cientficos que desde sus laboratorios ubicados en los centros de educacin superior investigan y piensan el ambiente. En el buen sentido son tecncratas a la espera de una entrevista televisada o radiofnica y siempre los encontrarn prestos a dar los resultados de sus elucubraciones.

    En Costa Rica la discusin sobre temas ambientales, pese a que ya a costado vidas humanas o por lo menos hay la presuncin de vidas sacrificadas en la lucha contra las multinacionales de la destruccin. Pero fuera de este grupo de militantes de la lucha ecologista agrupados en la Asociacin Ecologista Costarricense (A.E.CO) y el debate acadmico tiene un tono neutro, supuestamente muy cientfico y asptico, donde nunca aparecen los responsables de los daos, hay un candor impresionante en la forma de tratar de los temas tocantes a los recursos naturales y su dilapidacin y entonces se seala a la famosa formula propia de una sociedad consensual que el ambiente es cosa de todos. Cuando sabemos que eso no es cierto, en virtud que existen grupos sociales que por su posesin de los medios de produccin y por el derroche que hacen de los medios de consumo colectivo son derrochadores, irresponsables y sin visin de futuro.

    Dentro de la encuesta los temas de mayor preocupacin entre los entrevistados fueron el calentamiento global del planeta y la ruptura de la capa de ozono, que son temas que reflejan el peso de una agenda oculta que nos ponen a discutir muy distante de los graves problemas ambientales que experimenta el ciudadanos ordinario. Son los grandes industriales, la industria petroqumica, la industria automovilstica, los altos hornos, la siderurgia, y todas aquellas industrias que producen los c.f.s. que han puesto en peligro y alterado el equilibrio ecolgico del planeta, nuestro desarrollo aunque catico, anrquico, desplanificado contribuir un muy poco a un problema que nos heredan los pases de gran desarrollo tecnolgico.

    El ciudadano costarricense recibe informacin parcial en los medios de comunicacin, pero si llama la atencin que es un tema que polariza los temas ambientales hasta llegar a convertirse en el tema que concentra la mxima atencin, muy por encima de los problemas ambientales nacionales. Esto de alguna manera puede por otro lado desenmascarar una postura de la prensa que consiste en llamar ms la atencin por lo que pasa fuera de nuestras fronteras y menos sobre los temas propios de una agenda ambiental de carcter nacional.

    La destruccin de la capa de ozono aparece como el conflicto ambiental que ms mencion la poblacin un 44.7, la destruccin de bosques concentr un 21.7 de las opiniones sobre los problemas ambientales. Siendo el mayor foco de atraccin de la poblacin entrevistada, el tema de la destruccin del bosque es el que ms preocupa a la poblacin ya que concentr la atencin de los entrevistados, muy distante de los temas, ya que el segundo tema que aparece con 7.4 de los entrevistados es el de contaminacin por basura, y el envenenamiento de ros atrajo un 6.6 por ciento, con 6.5 aparece la desaparicin de especies, el envenenamiento de la atmsfera con un 3.1, la contaminacin por desechos qumicos con un 2.0, el petrleo en el mar con un 1.7, los desechos qumicos con 0 .7 por ciento, la lluvia cida con 0.7 por ciento de los encuestados lo vio con un problema, lo mismo que las centrales nucleares que obtuvieron un 0.7 por ciento.

    La observacin ms general que se puede sealar es que la lista de conflictos ambientales reseados por la prensa y que los entrevistados vislumbran como temas de conflicto y de reflexin son muy amplios y que pareciera haber una tendencia fuerte en la poblacin costarricense a considerar que la destruccin de la capa de ozono que es un fenmeno mundial que escapa al control de Estado- nacin es que ms intranquilidad les produce y luego se desciende a una escala nacional al problema de la destruccin del bosque es significativo, aunque ello no descarta que dependiendo de otras variables en este caso la ubicacin regional del encuestado haya temas que cobran significacin como el envenenamiento de la atmsfera, el petrleo en el mar y la lluvia cida y la misma energa nuclear en un pas que an no a entrado en el desarrollo de la energa nuclear. La contaminacin por basura es un tema de conflicto y la opinin es muy acertada en la medida de que es un tema que la prensa evoca con cierta frecuencia y hay que recordar los conflictos de muchas comunidades organizadas que no han querido que en su suelo se construyan un vertedero de desechos slidos. Ha habido conflictos por mantener el mismo botadero Ro Azul abierto, conflicto que ha enfrentado a las fuerzas del orden con la poblacin civil, de igual manera se puede mencionar poblaciones como la de Santana, Cordel de Mora y ms recientemente la Carpio.

    De los temas ambientales el de la destruccin de la capa de ozono inquieta en un 52.0 por ciento versus 48.0 y un 48 por ciento, que lo muestra como un tema conflicto que polariza la opinin pblica. Esta preocupacin que implica acciones mancomunadas de la comunidad mundial.

    La desaparicin del bosque que muestra un 45 por ciento de los encuestados que dijo inquietarle versus un 55 que no le inquieta, estos dos son los temas de mayor inquietud nacional, seguido del tema de contaminacin por basura 79.2 por ciento que no le inquieta contra un 20.8 por ciento que si le inquieta.

    Los Temas Ambientales Ocultos Que No Afloran Al Colectivo Social

    Ahora bien, del anlisis de la encuesta nacional de opinin pblica llama la atencin de los investigadores sociales que muchos temas ambientales no aparezcan mencionados y que por lo tanto la opinin pblica no vislumbre estos temas como temas de su preocupacin. La contaminacin de alimentos que de hecho tiene costos sociales y econmicos elevados, y que se debe a una manipulacin incorrecta de los alimentos o a problemas de almacenamiento de los alimentos o a problemas en la coccin de alimentos, solo para citar episodios recientes como fue la intoxicacin masiva de personas por ingesta de alimentos en descomposicin el da de la convencin social-cristiana, o la intoxicacin con alimentos en mal estado en un centro de ancianos y la contaminacin de nios por comer comida en mal estado en una escuela del distrito de Pavas, una localidad urbana, en pleno centro de la zona urbanizada de la capital, hecho que se produjo en Junio del 2001.

    Esto sin mencionar los casos de envenenamiento de las aguas de las cuencas hidrogrficas en el vertiente caribe por el desarrollo de la plantacin bananera y su despreocupacin por la calidad del ambiente, donde se han hecho denuncias formales de muertes de inmensas cantidades de peces y la vida acutica por la cantidad de pesticidas y herbicidas utilizados en el proceso de produccin del banano. De igual manera que la produccin de la pia en el Pacfico Sur, cerca de la ciudad de Buenos Aires en donde sobre suelos muy pobres se desarrolla el cultivo de la pia en forma de plantacin y en donde el suelo es casi un soporte artificial en virtud de los paquetes tecnolgicos que implican usos de agroqumicos que empobrecen suelos de por s ya muy poco frtiles sino que est contaminacin va a dar por procesos de infiltracin a las cuencas hidrogrficas. Este ltimo tema el del envenenamiento de los ros apenas aparece muy tenuemente dibujado en el mapa mental de las preocupaciones de los costarricenses un 21.7 por ciento lo ve como un tema de conflicto versus un 78.3 por ciento que no le percibe como tal y que no lo considera como una preocupacin que inquiete su existencia.

    Pero existen otros temas ms ocultos como la contaminacin marina por desechos procedentes del continente, o la erosin de suelo, o el sobre pisoteo y la consiguiente compactacin de suelos en las zonas ganaderas, o la erosin de suelos por prcticas agrcolas inadecuadas. Este una enumeracin de temas que no muy difcilmente aparecern en ninguna encuesta y que no obstante se producen en Costa Rica y que en ciertas reas del pas se convierten en temas de preocupacin cientfica y no muchas veces de las comunidades y son realidades que agotan un recurso y ponen en peligro el desarrollo de actividades futuras.

    Pero de igual manera preocupa como los agentes qumicos a veces no visibles que resultan ser intangibles para la poblacin son fuente de accidentes en su proceso de transporte, almacenamiento y produccin, sean producidos derrames de lquidos en plena va pblica enfrente de poblaciones desconocedoras de los peligros que puede tener el agente txico, en sitios especficos como Heredia, Cartago y san Jos se han producido accidentes por derrames o incendios de pequeas industrias qumicas, no obstante dentro del imaginario colectivo el tema se presenta an muy lejos de constituir una preocupacin 5.3 por ciento de los encuestados menciono si inquietarle el tema en tanto que 94.7 por ciento dijo que los desechos qumicos no le preocupan.

    Lo que la poblacin desconoce es que las empresas que trabajan con productos qumicos estn distribuidas por todo el tejido urbano y que las polticas de control va localizacin y otras medidas normativas no se aplican y que los riesgos de que este tipo de accidentes aunque sea a pequea escala sigue siendo imprevisible. Pero que por supuesto todo depender de los elementos de que disponga la poblacin para su informacin.

    Cmo Son Percibidas Las Acciones Gubernamentales En El Campo Del Ambiente?

    Los resultados de la encuesta de opinin pblica muestran que un 59.1 de los entrevistados se colocan en el eje del conflicto, es decir, no aprueban las acciones del gobierno y consideran que al gobierno no le importa el ambiente. Los resultados son extremadamente llamativos en virtud de los esfuerzos hechos desde 1970 en Costa Rica en la implementacin de polticas ambientales como la creacin de una Oficina especializada en Parques Nacionales, la creacin de un Ministerio de Energa y Minas que funge de hecho como un ministerio del ambiente.


    PERCEPCIN GENERAL DE LA SITUACIN DEL PAIS EN MAYO 2001

    Fuente: Encuesta Estructura Opinin Pblica 2001.

    La opinin de los entrevistados en que durante est administracin Rodrguez Echeverra este ha sido un tema olvidado. Solamente un 16.5 por ciento menciono en que podra estar de acuerdo y un 24.4 por ciento respondi que podra estar de acuerdo en la formulacin de que al gobierno no le importa el ambiente y si a este sumamos el 59.1 por ciento que esta de acuerdo en la formulacin de que al gobierno no le importa el ambiente, lo que en total apunta a que un 83.5 por ciento se ubica en posicin de conflicto contra el gobierno y sus instituciones y considera que el gobierno no le importa el ambiente.

    Muy posiblemente esto se explique por el bajo perfil, con una ministra que no es especialista en asuntos ambientales y con una personalidad marcadamente autoritaria tal y como lo demostr en el conflicto por algunas reservas de tierras en poder del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo, en donde ante la opinin pblica qued evidente la descoordinacin entre el presidente Ejecutivo del INVU y la Ministra de Ambiente . Ambos funcionarios pretendan urbanizar tierras protegidas por el decreto que crea el anillo de contencin urbana y que estableci en 1982 un estudio del INVU, denominado Proyecto Plan Regional Metropolitano. Al final ambos funcionarios se acomodaron ante la presin de la prensa y de ciertos sectores profesionales y comose dice en la jerga popular se echaron para atrs.

    No obstante estos conflictos inciden directamente sobre la credibilidad de la clase poltica y muy en particular de la Ministra del Ambiente que no ha logrado romper la imagen de ser una abogada y que la sociedad civil la percibe como alguien muy alejada del conocimiento de las ciencias ambientales. Independientemente de esto y sin entrar a discutir la veracidad de la anterior afirmacin lo que es cierto es que hasta el presente del Ministerio de Energa y Minas no hay ninguna accin significativa que pueda rescatarse en esta administracin y en eso la encuesta no deja ninguna duda.

    Los Desechos Slidos De Fracaso En Fracaso: Una Historia Que Hiede

    Es un tema que ha sido tratado muy ampliamente en los ltimos aos en los medios de prensa costarricense, ya sea escrita, radiofnica y televisada. Entrevistas con especialistas, reportajes de problemas sobre comunidades afectadas como Ro Azul y mencin de estudios sobre proyectos de diferentes empresas consultoras contratadas para resolver el problema. En la administracin Figueres Olhsen se lleg hasta el eufemismo de nombrar un ministro sin cartera para que resolviera el problema de los desechos slidos urbanos. El Ing. Vctor Ojeda, quien debi de renunciar a tan exorbitante misin en una sociedad que no tiene ningn hbito de cmo deshacerse de sus deshechos slidos y que la solucin es poner la basura lejos de su casa sin ningn sentido de solidaridad. El tema del paradero adonde debe depositarse los desechos slidos urbanos ha desbordado el imaginario colectivo y el escritor lo recoge en su novela nica mirando al mar, donde los protagonistas son los buzos y los personajes estn enmaraados en una sociedad que no encuentra solucin al problema de la basura.

    La poblacin del Gran rea Metropolitana ha visto el diletantismo de una poltica errnea, autoritaria y carente de direccin en materia de recoleccin de deshechos slidos en el campo y ms an en la ciudad. Es un hecho que en las zonas rurales este servicio no existe y que la costumbre de la poblacin es recurrir a la quema de la basura y a colocar en sitios que se improvisan el campo para depositar la basura. Pero el sistema de recoleccin de desechos slidos urbanos est colapsado hace ya ms de una dcada, han fracaso una y otra administracin se pens en muchos sitios para localizar un vertedero de basura, desde finca Medina en Esparza, Provincia de Puntarenas, pasando por Cordel en Mora, Santana, hasta el que se construye en la comunidad de la Carpio. Trabajos de campo realizados en diciembre del ao 2000 llevaron a localizar ms de 200 vertederos de basuras tan slo en el Cantn central de San Jos, en es este cantn que alberga la capital de la repblica un lote baldo es sinnimo de vertedero de basura al aire libre.

    EL MANEJO DE LOS DESECHOS SLIDOS ES UN DESASTRE

    Fuente: Encuesta Estructura de la Opinin Pblica. Mayo 2001

    El problema de los desechos slidos urbanos ha cobrado proporciones dantescas, muebles viejos, refrigerados y menaje domstico aparece a las orillas de los caminos, alternando con desechos domiciliarios y el gobierno no encuentra una solucin adecuada al problema. Las poblaciones urbanas estn inundadas de basura, los relictos de cafetales y de actividades agrcolas cercanas a los centros urbanos deben luchar por no ser convertidos en vertederos clandestinos. El recin inaugurado relleno de la Carpio, an no funciona en su total capacidad, varios recursos de amparo interpuesto por vecinos de las poblaciones colindantes amenazan con clausurar un relleno que se dice podra ser un contaminante del manto fretico y con el de aguas subterrneas.

    La encuesta no poda ms que proporcionar un panorama sombro un 61.6 por ciento mencion en la encuesta que la recoleccin de la basura es un desastre, 14.6 por ciento menciono que podra estar de acuerdo en que la recoleccin de basura es un desastre, lo que sumado hace un 76.2 por ciento que vislumbra el problema como grave y un 23.8 por ciento menciono estar en total desacuerdo con la proposicin de la pregunta de que la recoleccin de la basura era un desastre.

    El Agua : Un Recurso Que Se Dilapida

    El agua compone fundamental de esta civilizacin se desperdicia.

    No obstante hay temas como el de la contaminacin de los acuferos del rea Metropolitana como es el caso del acufero Colima por una empresa productora de materiales de construccin como el grupo Pedregal. Pese a que los peridicos informaron la gravedad de lo sucedido merece un estudio de carcter cientfico para conocer la magnitud del dao infringido a la naturaleza. Este caso ha dejado en evidencia que nuestro preciado lquido est en peligro.

    Ms grave es el hecho de que en todo el pas no existe una sola planta de tratamiento de aguas servidas, de manera que toda el agua contaminada o va parar a los ros. El peligro inminente de un deterioro rpido del recurso agua es realmente a corto trmino. De hecho ya los casos de prdida de vida acutica en las zonas bananeras, el deterioro sin precedentes de la gran cuenca del Virilla Grande Trcoles y de las aguas martimas en las dos costas no pone frente a un problema que requiere soluciones inmediatas y grandes

    inversiones en obras de infraestructura, Pero la evidencia es clara hoy el agua se desperdicia, no hay duda, lo hacemos todos los das, no solo la desperdiciamos sino que la contaminamos.


    EN COSTA RICA EL AGUA SE DESPERDICIA

    Otros temas tiene que ver con el costo de traer agua de sitios cada vez ms alejados de los lugares de residencia de la poblacin y que la construccin de megaproyectos como el trasvase de aguas de la vertiente Caribe al rea Metropolitana son proyectos muy caros como fue el caso del proyecto de la represa de Cach y la construccin de un ducto para acarrear el agua desde Paraso de Cartago al rea Metropolitana, el costo de estos proyectos, su misma construccin implica transformaciones al paisaje natural sustanciales. Pero, adems, estos proyectos tienen perodos de vida til que no garantizan para siempre el acceso al recurso agua y que pese a la existencia de esos proyectos el agua sigue siendo un tema de preocupacin entre la comunidad cientfica.

    Que el agua se desperdicie es muy grave, es un reflejo de una sociedad que no tiene un sentido de prolongacin, de una sociedad que no mira ms all de sus chatas narices, no puede haber sostenibilidad de ningn sistema sin agua. El agua su manejo del recurso es fundamental, nos lo ensearon los mayas los aztecas y Incas aquellas sociedades basadas en el regado, sociedades donde el dominio del agua fue fundamental para construir vastos imperios. La sociedad costarricense privilegiada por la existencia de una inmensa cantidad de cursos de agua ha derrochado este recurso y lo ha contaminado a tal punto que lo ha vuelto un recurso en contra de su salud pblica.

    Y Un Tema De Consenso, Pero Que Puede Ser Un Boomerang

    Evidentemente tambin existen temas en los cuales la conformacin de una opinin favorable no significa necesariamente el encuentro de la verdad, veamos un ejemplo. Las polticas seguidas por los ltimos gobiernos de corte neo-liberal han implicado el descuido de un sector estratgico en cualquier pas, la llamada seguridad alimenticia, es decir, se consume lo que se produce, por lo menos en la agricultura tradicional, que para nuestro caso se reduce a algunos productos agrcolas como arroz, frijoles, maz, cebollas, tubrculos y hortalizas. Todos estos productos implican procesos de produccin muy delicados, ya sea por que estn expuestos a las inclemencias climticas, el ataque de hongos y otras plagas, su produccin es riesgosa, pero sobre ese riesgo se fund el bienestar de comunidades al norte de la ciudad de Cartago, Cot, Tierra Blanca, Pacayas que de alguna manera constitua la despensa de la poblacin que reside en el rea ms densamente poblado del pas.

    Este sector de campesinos lleg a convertirse en un bastin de la economa urbana, ya que el 99 por ciento de las hortalizas se produca hasta hace una dcada en esta zona. Pero las polticas han cambiado, se privilegia el factor precio y entonces se importan cebollas, papas, frijoles, maz de otros pases. El argumento economisista de los gobiernos es que se favorece la competencia e indirectamente al consumidor se le da opcin de elegir precios y calidades de productos.

    La consecuencia de stas poltica es que los productores de hortalizas del norte de Cartago no soportan la presin de precios ms bajos en el mercado y deben endeudarse para seguir produciendo en las microfincas y fincas de la zona, se endeudan, y circulo cosecha, precios bajos y factores climticos amenazan con la prdida de las tierras por no pago de los prstamos. Quin perdi ms el pequeo productor de hortalizas o Costa Rica, quiz Costa Rica, estamos exterminando un bastin del campesinado ms laborioso, qu perdimos? Su experiencia, la existencia de semillas endmicas en casos en otros de semillas bien aclimatadas. Dnde nos limitamos? Precisamente en nuestras polticas de seguridad alimentaria.

    El uso de altas tecnologas para modificar las semillas y lograr productos de mejor calibre, ms resistente a plagas tiene tambin sus riegos, las semillas transgnicas no son la panacea hacen falta estudios que demuestren que la alteracin de esas semillas no se volver contra la calidad de vida de la poblacin. Loa pases ms desarrollados estn en proceso de revisin como resultado que las alteraciones de la alimentacin de hato ganadero con productos transgnicos produjo enfermedades en los animales y en los seres humanos que cuestiona profundamente lo que se vena haciendo hasta la fecha.


    PERCEPCIN SOBRE MANIPULACIN GENTICA

    Fuente de los datos: Encuesta de Opinin Mayo 2001

    Veamos que paso en la encuesta de opinin del 2001, el tema de conflicto elegido fue el de s la poblacin estaba de acuerdo con la manipulacin gentica controlada. Los resultados son interesantes aqu se da lo que anuncibamos no porque lo piense la gente as significa que estn en lo correcto o que seguirn pensando para siempre as. Pero veamos los resultados de la encuesta un 74.8 de los entrevistados manifest estar en favor de una manipulacin gentica controlada y el 15.6 por ciento dijo poder estar de acuerdo y tan solo un 9.7 por ciento manifest estar en total desacuerdo. Se aplicar la lgica en la sociedad del respeto a las minoras o seguir el pas profundizando la aplicacin de una alta tecnologa en todos los campos. Son temas para pensar pero que el mapa que nos dibuja la encuesta es muy sugerente, porque no es necesariamente la no-existencia de un conflicto el que otorga el grado de verdad a una posicin, el consenso puede esconder silencios peligrosos.

    El Combo Del ICE: El Gran Desacuerdo Entre Gobierno Central Y Poblacin Civil

    El conflicto que se suscit entre el gobierno central, la Asamblea Legislativa y la poblacin civil por el desacuerdo surgido en la tramitacin de un proyecto de ley tendente a reestructurar el Instituto Costarricense de Electrizad. El movimiento surge en seno mismo de todos los asalariados del ICE, y el debate fue llevado a la discusin de un plano del tema ambiental, ya que dentro de las propuestas del nuevo proyecto de ley se abran los espacios protegidos a la explotacin de los recursos hdricos.

    La movilizacin fue masiva y abarc todos los sectores sociales del pas y todas las regiones, notablemente el Pacfico Sur en San Isidro de El General y en el Caribe en Limn donde se produjeron enfrentamientos con las fuerzas del orden.

    Las universidades pblicas levantaron el estandarte de la defensa de la autonoma del ICE, y se solicito el retiro del expediente legislativo que ya haba entrado a la corriente legislativa donde haba recibido dos debates con votaciones favorables. El pas estuvo al borde del caos social y el presidente Rodrguez Echeverra y su fraccin parlamentaria prefirieron retroceder para no crear una situacin muy peligrosa.

    En este apartado interesa analizar como la poblacin visualiz muchos temas de conflicto entre el gobierno y la sociedad civil, pero algunas reivindicaciones tuvieron que con la proteccin del recurso agua y con la proteccin de los espacios protegidos y las cuencas hidrogrficas.

    En muchas de las mesas redondas y foros de discusin el tema del ambiente cobro relevancia y la poblacin defendi que las tierras bajo sistemas de proteccin no podan entregarse a empresarios privados para establecer proyectos de co-generacin hidroelctrica. Los debates se develaron los intereses de sectores de la clase poltica profundamente comprometidos con la aprobacin del expediente que planteaba la reforma del ICE, entre los polticos mencionados el nombre del ex presidente Jos Mara Figueres, del entonces presidente de la Asamblea Legislativa Lic. Carlos Vargas Pagan, entre otros.

    El Combo del ICE, como se llam popularmente la iniciativa gubernamental, en la medida que era un refrito de por lo menos tres proyectos de ley que tena que ver con la transformacin del ICE. Sobre este tema hubo una verdadera confrontacin de opiniones y a pesar de una fuerte campaa publicitaria del gobierno para desacretidar el movimiento pudo ms la campaa de respuestas y de contra-informacin de los sindicatos del sector pblico y principalmente ASDEICE y de las universidades pblicas, notablemente de la Universidad de Costa Rica.

    La encuesta de opinin formulo dos preguntas relacionadas con este tema y las respuestas muestran el total desacuerdo de un 69.1 de los entrevistados quienes se oponen a cualquier intento de privatizacin del ICE y un 12.7 por ciento menciono que podra estar de acuerdo en no privatizar, lo que da un total de 81.8 por ciento en contra de todo intento de privatizar, contra un 18.3 por ciento que tiene anhelos de privatizar el ICE.

    EL COMBO DEL I.C.E. EL DESACUERDO ENTRE GOBIERNO Y POBLACIN CIVIL



    Fuente de los datos: Encuesta de Opinin Mayo del 2001

    Dentro del marco de la propuesta dl anlisis se considera que este tema y las planteadas reformas al ICE quedan en sala de espera. Un 18.3 de la opinin pblica, no es despreciable, lo que augura una agudizacin de este debate a futuro, tomando en cuenta que la clase poltica de Costa Rica, independientemente del nombre de la agrupacin poltica sostiene hoy posiciones muy neoliberales.

    La defensa del I.C.E. , no solo asumi matices de defensa de lucha por los recursos naturales sino una lucha por la soberana, por las cuencas hidrogrficas por los activos del Estado en la mira de la administracin Rodrguez Echeverra.

    La movilizacin pro-defensa del ICE, se convirti en un movimiento de convergencia nacional de muchas fuerzas polticas anti-neoliberalismo y se convirti en una posicin pro- defensa de los intereses del patrimonio nacional, as un 78.5 de la poblacin consultada manifest en ver la defensa del ICE como una defensa de la soberana y un 17.7 por ciento manifest no estar de acuerdo con la formulacin Defender al ICE es defender la soberana.

    El gran triunfador fue el pueblo de Costa Rica en general y en particular las universidades pblicas que se fortalecen como grupos de presin, el estudiantado que vio coronado su anhelo de oposicin ante un Estado todopoderoso, los diputados de los partidos minoritarios, muy particularmente Jos Merino del Ro de Fuerza democrtica y Otto Guevara del Partido Libertario, en esas semanas ellos representaron baluardartes y defensores de los intereses populares.

    El resultado de esta reyerta significa para la administracin Rodrguez Echeverra, la prdida de popularidad y de credibilidad del presidente, de sus ministros, de la asamblea legislativa y de la prensa tradicional quienes haban apostado al discurso neo-liberal.

    Y Como Ejercer El Control Social Con Los Que Contaminan El Ambiente:

    El punto de vista de la opinin pblica

    En un sistema social como el nuestro, la crcel es un mecanismo de control social, es la punicin mxima, se supone que ah el que infringi y alter las reglas de la convivencia social va a recuperarse. La crcel por lo tanto es un medio de punicin, en donde la sociedad ejerce a travs de sus cuerpos especializados juristas y abogados, jueces, litigantes, fiscales, policas ejecutan las normas ms adecuadas para que un individuo experimente el castigo por haber quebrantado las normas de convivencia social.

    Hasta muy recientemente en muy pocas partes del mundo se haba considerado la crcel como un medio de castigo para los que daaban el ambiente. Ms recientemente las legislaciones y la existencia de cdigos especializados, en Costa Rica el cdigo del ambiente establece penas carcelarias, anteriormente eran penalizaciones econmicas, es decir, el infractor deba pagar una cierta cantidad en virtud de la proporcin del dao producido.

    Opinin de los encuestados para penalizar la contaminacin



    Fuente de los datos: Encuesta Opinin Mayo 2001

    El consenso en la opinin pblica tiende a establecer que la crcel sea el medio de punicin ms adecuado para quienes infrinjan dao a la naturaleza, 72.7 por ciento dijo estar de acuerdo en que deban pagar con aos crcel quienes produjeran daos al ambiente, 17.7 podra estar de acuerdo y slo un 9.9 por ciento estara en desacuerdo. De manera que nuevos consensos se imponen y los delitos ambientales se debern descontar segn un espectro muy amplio de los encuestados con aos crcel para aquellos que provoquen daos ambientales.

    Pero...A Pesar De Los Pesares Lo Econmico Prima Sobre Lo Ambiental

    Pese a estas luchas importantes que marcan hitos importantes en la organizacin societal y demuestran que si hay organizacin se pueden lograr objetivos de largo alcance, empero la poblacin es clara que para la clase poltica, para los sectores poderosos de este pas hay una clara subordinacin de lo ecolgico a lo econmico.

    LOS ENTREVISTADOS OPINAN

    PREDOMINIO DEL INTERES ECONMICO SOBRE EL ECOLGICO



    Fuente de los datos: Encuesta de Opinin 2001

    Esto queda claro cuando se revisa el tem 237 de la encuesta referente a que: El inters econmico sobre el ecolgico. Del anlisis de esta formulacin llama la atencin en que predomina lo econmico, lo que seala lo difcil que ser la lucha por el ambiente en un contexto de desconcierto de la imagen de la opinin pblica que seala en estar en un 74. 5 por ciento en sostener la primaca de lo econmico sobre lo ecolgico. Y en el lado opuesto aparece un 10 por ciento.

    Esta respuesta deja ver la necesidad de fortalecer una educacin para un desarrollo sostenible, en funcin de los intereses de la poblacin y no esa sostenibilidad tecnocrtica propia de unos grupos de expertos nacionales e internacionales prestos a modificar sus estudios y sus discursos al son de una danza de dlares. Esta pregunta no hace pensar en las fragilidades propias de nuestro sistema poltico y esas contradicciones son muy bien aprovechadas por los grupos gobernantes para impulsar mas temprano que tarde sus proyectos de aprovechamiento indiscriminado de los recursos naturales.

    Desde el punto de vista de la administracin de los recursos naturales, no se vislumbra una opcin, sino es el Estado entonces quien? :

    La incertidumbre crece cuando se seala que las municipalidades son incapaces de manejar un recurso como el agua potable o los acueductos. Las respuestas fueron contundentes 84.9 por ciento de los entrevistados mencion que podra estar de acuerdo o totalmente de acuerdo con la formulacin de las municipalidades son incapaces de manejar los acueductos. Este dilema de igual manera se da con las propuestas anti-privatizadoras, se esta de acuerdo en privatizar algunas actividades como lo seguros y romper el monopolio del Estado en el negocio de los seguros. Avanzar en los prximos aos esta visn de corto plazo de rentabilizar las actividades econmicas del estado en detrimento de la prestacin de servicios que son indispensables que el Estado preste a la poblacin. El desencanto del costarricense por la materia electoral, el malestar con la clase poltica se expresa en que duda por aqullas instancias donde los miembros son nombrados por eleccin popular, presidente, diputados y regidores y sndicos. Tan es asi que en la pregunta que tiene que ver con otro tema pero que sirve para ilustrar el disgusto que significa los polticos.

    En la pregunta referente a como eran consideradas las Juntas de Salud, se formul la proposicin : Las Juntas de salud estn contra los servicios, y lo interesante que por la forma en que estn constituidas la Juntas de salud que son de organizaciones de base la opinin fue que 80.4 por ciento estn en total desacuerdo con la formulacin, es decir que las Juntas de salud que no estan alejadas de los temas ambientales, puesto que ellas tienen que ver con muchos problemas comunales que estn relacionados con el ambiente. Resulta que la gente las considera como instancias representativas, y se sabe que la eleccin es en el seno de las comunidades con representacin de individuos que quieren participar por el deseo de proyectar una accin hacia las comunidades donde residen.

    De manera que las personas creen en las instancias de poder cercanas a ellas, donde pueden ejercer una fiscalizacin activa y donde la notabilidad de los elegidos es producto de un liderazgo forjado en el trabajo cotidiano. He ah una formula salida de la propia opinin pblica para ejercer un autoridad sin que se deterioro a ms no poder la imagen.

    La Fragmentacin De La Opinin Ciudadana

    Un instrumento como el utilizado sirve tambin para ver las inconsistencias de la opinin pblica, y esto demuestra las debilidades en los discursos predominantes en la lucha poltica. La opinin de los entrevistados se nos muestra como una caja de sorpresas, en unos aspectos logra conjuntarse y lograr sus aspiraciones y en otras muestra fisuras y contradicciones internas, as por ejemplo en el tema de las privatizaciones es contradictoria apoya al ICE, pero no al Instituto Nacional de Seguros, est en contra de la venta de los activos del estado, que fue una propuesta de la administracin Rodrguez Echeverra, que era vender las tierras en la zona martima terrestre, que inclua playas y zonas de reservas o bajos algn sistema de proteccin.

    De manera que la percepcin de los temas ambientales consultados demuestra una actitud muy antigubernamental, en la medida en que el gobierno es considerado como un estado vendedor, se opone frontalmente a la privatizacin del ICE y a la venta de los activos del Estado, pero no hay una posicin frontal anti-priviatizadora puesto que apuesta a la ruptura del monopolio de los seguros.

    Como lo demostr la encuesta la ola privatizadora existe, esta anclada en el poder poltico y econmico y ve los recursos naturales como fuente de enriquecimiento, as y no es que esto mal, es la lgica propia del capital de aprovechar los recursos naturales e igualmente llama poderosamente la atencin la primaca de lo econmico sobre lo ecolgico, este precepto como es aceptado podra desencadenar una explotacin inmisericorde de recursos naturales como bosque, recursos minerales y progresivamente podra guiar a la opinin pblica a aceptar propuestas privatizadoras.

    Una Nueva Forma De Mirar El Tema Ambiental

    Las ciencias sociales deben cumplir un rol fundamental a la hora de entender el porque y el como del accionar humano con respecto a la naturaleza, problema que le es ajeno a la gama de disciplinas naturales, fsico-qumicas e ingenieriles que estructuran en forma dominante el discurso ambiental . Es que la problemtica ambiental, en su gnesis, es una cuestin de carcter eminentemente social. La problemtica ambiental surge de la manera en que una sociedad se vincula con la naturaleza para construir su habitat y generar su proceso productivo y reproductivo. Entonces, teniendo en cuenta este orden conceptual en la cadena de hechos y en la conformacin de los procesos, ahora si, se debe reconocer la necesidad de acudir a la concurrencia de una gama variada de disciplinas (sociales y naturales) para poder dar cuenta de la complejidad de los fenmenos estudiados. A partir de aqu es que se puede generar un dilogo interdisciplinario, indispensable para el abordaje de esta problemtica.

    Sin embargo el aporte de las ciencias sociales, a excepcin de la geografa, es muy raqutico en todo el mundo. Disciplinas como la sociologa han ignorado la cuestin del ambiente ha sido escasa hasta el presente

    El abordar algunos problemas ambientales a travs de un instrumento como la encuesta con todas las limitaciones permite tener un acercamiento a las visiones de la sociedad civil y sus opiniones. Curiosamente un tema muy dejado a los llamados especialistas, esos frvolos investigadores de gabinete que disean sus estudios desde sus torres de marfil, y que a veces sus estudios derivan en polticas concretas.

    De manera que an ciando podamos tocar estos temas desde un ngulo y un lenguaje muy acadmico se ha preferido el recoger lo que se piensa, al final son opiniones y son respetables. El ambiente no slo el sustrato material sobre el que desarrollamos nuestra existencia, ese sustrato nos proporciona muchos elementos para el desarrollo de una mejor calidad de vida, aguas especies animales, vegetales, minerales. Y tantos otras riquezas ms que obtenemos de nuestro ambiente que el verlo de una forma social como una prolongacin de la organizacional societal demuestra una dimensin enriquecedora que rompe con la visin tecnocrtica del especialista.

    De nada servir conocer taxonomas de plantas y animales que destruimos, por eso un estudio de esta naturaleza debe ser visto como un llamado de atencin para pensar, si es que an estamos a tiempo de salvaguardar y proteger los recursos naturales.

    Explorar el ambiente con una mirada diferente, con la lupa de una encuesta nos mostr lo vulnerable y frgil de un gobiernos incapaces de articular un proyecto poltico donde el ambiente entre de manera clara y sin ambigedades dentro de las polticas de desarrollo. La verdad que en Costa Rica como en muchas partes del mundo se ha instaurado un estilo de hacer poltica ambiental a travs de informes grandilocuentes, que solo sirven par que tome el avin unos cuantos tecncratas y los polticos de turno.

    Es sorprendente la cantidad de estudios y comisiones de organismos del sistema interamericano que derivaron de la Conferencia de Ro de Janeiro, no obstante, una evaluacin de los recursos de los pases de Amrica latina demostrara la lejana entre lo escrito, la palabra dicha en un discurso grandilocuente y lo hecho en la realidad.

    BIBLIOGRAFIA

    Bourdieu, Pierre. La distincin Criterio y bases sociales del gusto. Madrid. Taurus, Alfaguara S.A. 1998

    Bunge, Mario. La ciencia: su mtodo y su filosofa. Buenos Aires: Siglo Veinte. Reimpresin de 1995

    Foucault, Michel. Las palabras y las cosas. Una arqueologa de las ciencias Humanas. Siglo XXI editores.Vigsima novena edicin Espaa. 1999

    Godde, Wuhan y Hatt, Paul. La recoleccin de datos. Mtodos de investigacin social. Mxico: Editorial Trillas, 1982.

    Gortari, Ely de. El mtodo de las ciencias sociales (nociones preliminares). Mxico: Tratados y Manuales Grijalbo. Editorial Grijalbo. 1979.

    Grawitz, Madeleine. Mthodes des sciences sociales. Troisime ditions. Paris CEDEX. Dalloz. 1976

    Habernas, Jrgen. Escritos sobre moralidad y eticidad. Introduccin de manuel Jimnez Redondo. Pensamiento Contemporneo. Piados/ I.C.E.- U.A.B. Barcelona. Espaa. Reimpresin 1998

    Habernas, Jrgen. La constelacin posnacional . Ensayos polticos. Biblioteca Presente 11. Impreso en Barcelona Espaa. Piados/ I.C.E.- U.A.B. Reimpresin

    2000

    Habernas, Jrgen. La inclusin del otro. Estudios de teora poltica. Editorial Piados Bsica. Reimpresin en Espaa 1999.

    Hardy, Thomas y Jackson, Richard. Aprendizaje y cognicin. Espaa: Prentice Hall. 1997.

    Harvey, David. Teoras, leyes y modelos en geografa. (Versin espaola Gloria Luna). Madrid: Alianza Editorial. 1983.

    Kuhn S. Thomas. Que son las revoluciones cientficas? Pensamiento contemporneo 6. Piados/ I.C.E.- U.A.B. Barcelona. Espaa. Reimpresin 1996.

    Mndez, Carlos, E. Metodologa. Gua para elaborar diseos de investigacin en ciencias econmicas, contables y administracin. Bogot: McGraw Hill., 1997.

    Marlasca Lpez, Antonio. Introduccin a la tica. San Jos. Editorial Universidad Estatal a Distancia.EUNED. San Jos. Costa Rica. 2000.

    Ramirz, Roy. Ciencia, responsabilidad y valores. Coleccin Ciencia tica y Desarrollo. Cartago. Costa Rica. 1. edicin. 1985

    Rojas Soriano, Ral. El proceso de investigacin cientfica. Mxico: Trillas, 1992

    Schtz, Alfred. La construccin significativa del mundo social. Introduccin a la sociologa comprensiva. Ediciones Piados Bsica. Reimpresin en Espaa. 1993

    Tecla, Alfredo. Metodologa en las ciencias sociales. Paquete didctico. Diseo de investigacin, problema de hiptesis. Mxico, D. F.: Ediciones Taller Abierto. Tercera edicin 1986.

    Zamora, Alvaro.

    Alfaro, Mario. Ddalo y su estirpe (Historia- tecnologa- filosofa) Editorial Tecnolgica de Costa Rica. Coleccin Ciencia tica y Desarrollo. Cartago. Costa Rica. Segunda reimpresin 1998



    Guillermo Carvajal Alvarado, historiador, gegrafo y Planificador Urbano, catedrtico de la Universidad de Costa Rica, ha sido director de la Escuela de Historia y Geografa (1990-1994) y actualmente dirige el Programa Centroamericano de maestra en Geografa del Sistema de estudios de posgrado (SEP) Universidad de Costa Rica.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exmenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y ms: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Telfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD