Miércoles 23 de Abril de 2014 | Hay 51 usuarios online en este momento!
 

El periquillo sarniento: Relaciones con Novela picaresca y con E

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Agregado: 12 de ABRIL de 2000 (Por ) | Palabras: 1244 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Literatura >
Material educativo de Alipso relacionado con periquillo sarniento Relaciones con Novela picaresca con
  • La importancia de la localizacion para la innovacion: ...
  • Relaciones entre estado y derecho:
  • Evaluación de Teoría Literaria: Ricardo Piglia - Teoría Literaria - La liga de los pelirrojos - La muerte y la brújula - Cuento - Novela - Cuestionario

  • Enlaces externos relacionados con periquillo sarniento Relaciones con Novela picaresca con

    Informe de Literatura

    El periquillo sarniento

    Relaciones con Novela picaresca y con “El Lazarillo de Tormes”

    Literatura


                                                   Introducción

    En el presente trabajo se intentará, de acuerdo con las consignas, efectuar un estudio del libro El periquillo sarniento, escrito por Joaquín Fernández de Lizardi, para determinar su pertenencia o no a la tradición literaria picaresca y sus relaciones, semejanzas y desemejanzas con el libro El lazarillo de Tormes, de autor anónimo. Consideramos que este es un tema digno de análisis, ya que nos permite apreciar la evolución de la novela picaresca y ver si en el Méjico del siglo XIX mantiene las características que tenía en la España del siglo XVI. A través de esto, podremos observar las diferencias en la sociedad y la cultura de estos dos tiempos y lugares, que deben repercutir en la forma y el tratamiento de los temas en cada una de estas novelas. Podremos también ver si algunos de los factores en la historia hispanoamericana que influyen en su literatura y que han sido trabajados durante las clases se pueden apreciar en el libro de Lizardi, diferenciándolo del Lazarillo.

    Para realizar un estudio adecuado del tema de investigación se utilizarán, además de la lectura de ambos libros, cierta bibliografía sobre las características de la novela picaresca y trabajos realizados durante el año pasado sobre el Lazarillo, al estudiar la literatura española. Basándonos en estos materiales, intentaremos llegar a una conclusión detallada sobre el tema de estudio
                                                              
    Desarrollo

    Tras efectuar la lectura de los primeros diez y últimos diez capítulos de El periquillo sarniento, nuestra primera impresión es que se trata de un libro bastante diferente a el Lazarillo de Tormes, compartiendo, sin embargo, ciertas características con él. Pedro Sarmiento, a diferencia de Lázaro, proviene no de una familia de clase baja sino de una de clase alta, empobrecida, pero que mantiene su orgullo. Pedro, por lo tanto, no será un “servidor de muchos amos” como Lázaro, desde un principio, sino que, encauzado por su padre, curará estudios primarios y secundarios, y luego Teología, materia que abandona rápidamente. Su entrada en el mundo tradicional de la picaresca (servidor, criado, aprovechador, estafador; pícaro, en resumen) no se atribuye a una humilde condición social y a la necesidad de sobrevivir sino a sus fallos morales: pereza, falta de dedicación, cobardía, indecisión. El Periquillo es, de hecho una obra donde la moralidad importa mucho más que el Lazarillo. Lázaro relata sus artimañas para sobrevivir sin emitir juicios morales sobre ellas, y la crítica social no va dirigida al servidor sino al amo: a los hidalgos y a la Iglesia, sobre todo. Además, es una crítica siempre implícita; Lázaro no dice, por ejemplo, que las estafas del buldero (Tratado V) son inmorales; simplemente las describe. Por el contrario, Pedro critica constantemente tanto su conducta como la de los demás, intentando que su relato sirva de ejemplo moral para sus hijos.

    Otra diferencia notable entre ambas obras es que El periquillo sarniento es mucho más variado y heterogéneo en las situaciones que presenta. En la novela española, la estructura de todos los tratados (con excepción del séptimo) es muy similar: Encuentro con un nuevo amo - descripción de algunas de sus características - relato de alguna(s) aventura(s) ocurrida(s) con él - separación. Los dos primeros tratados tratan casi exclusivamente de las artimañas de Lázaro para esquivar el hambre, así como parte del tercero. Si no fuera por la introducción de un elemento de variedad al hacer que los amos sean tan distintos entre sí como el ciego, el clérigo de Maqueda y el escudero, el libro sería bastante monótono. Nada de esto se advierte en la obra de Lizardi; aunque en ésta la lectura haya estado restringida a los 10 primeros y los 10 últimos capítulos, por las situaciones presentadas en los últimos podemos inferir que es una obra mucho más completa que el Lazarillo, y que intenta presentar un cuadro más extenso y complejo de la realidad de su tiempo que éste. Basta observar la diversidad de situaciones presentadas en estos diez capítulos (el episodio del chino, la separación de él, el ridículo intento de suicidio, el comportamiento de Anselmo, las aventuras vividas con los ladrones y la progresiva enmienda del protagonista, con todos los encuentros y reconciliaciones que se suceden vertiginosamente en los capítulos finales) para comprender que nos hallamos ante una obra de mayor complejidad. Deben considerarse también la narración que hace Pedro de su estadía en el colegio (que esconde una severa crítica de la educación escolástica) y sus conversaciones con el vicario, en las que se elogia la ciencia y se atacan las supersticiones sobre los eclipses. Estas interpolaciones en la narración muestran la época en que fue escrita (primeras décadas del siglo XIX, en plena Ilustración) y nos dan una pista sobre el objetivo de Lizardi: criticar los aspectos negativos de la sociedad mejicana en la que vive. Esto se confirma en el Prólogo, en el cual Pedro (o más bien Lizardi) pide irónicamente que nadie tome como un ataque personal los pasajes críticos de la novela, ya que si se ataca explícitamente a los malos jueces, a los abogados embrolladores , a los padres de familia indolentes, etc., el darse por ofendido es absurdo en una persona que no tiene estas características. Esta retórica sarcástica es típica del estilo del manifiesto. Podemos entonces ver que la novela picaresca, en todas sus formas, puede ser considerada como un manifiesto no tradicional en el cual, a través de las aventuras del “pícaro”, se critican lo que el autor considera costumbres e ideas negativas de una sociedad. En el Lazarillo las principales críticas se dirigen a la Iglesia, aunque también a las clases bajas y a los hidalgos; en el Periquillo, la crítica que intenta Lizardi es mucho más amplia y se dirige a casi todas las profesiones y clases sociales, lo que justifica la mayor complejidad temática y estilística que alcanza la novela.


    Conclusión

    Para resumir, podemos extraer de nuestro análisis las siguientes conclusiones:

    a) El periquillo sarniento es una novela perteneciente a la tradición picaresca, no sólo por su semejanza narrativa con obras clásicas del género como El Lazarillo de Tormes (el relatar las diversas aventuras de un joven “pícaro”), sino fundamentalmente por ser un manifiesto no tradicional que utiliza las mencionadas aventuras como una excusa para efectuar una determinada crítica social.

    b) Las importantes diferencias entre ambas novelas citadas anteriormente se justifican por diversas razones, principalmente por tener diferentes objetos de crítica. Esta diferencia entre los objetos criticados se produce a nivel general (uno describe la España del siglo XVI y el otro el Méjico de fines del siglo XVIII y comienzos del XIX) y a nivel particular (las desemejanzas mostradas anteriormente sobre las características de personajes y situaciones). Sin embargo, la diferencia no es tan grande como parece, y se pueden encontrar puntos en común entre ambas críticas. Una de ellas es, por ejemplo, la burla que se hace en ambos del desprecio de las clases altas hacia el trabajo manual, revelada en uno por la presentación del escudero (Tratado III) y en el otro por los discursos del padre de Pedro sobre “ponerlo a oficio” (Capítulo 3). Esto se debe a que en Méjico, como en toda Hispanoamérica, se habían reflejado facetas de la España de la época de la conquista que perduraron durante siglos y que aún existen en nuestras sociedades.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD