[an error occurred while processing this directive]

                             EL MITO DE PROMETEO

    Prometeo, según la mitología griega, es un héroe y titán que robó el fuego a los dioses para dárselo a

    los hombres. Por esta causa Zeus le encadenó a una roca en el Cáucaso, en donde un águila le

   devoraba cada día el hígado, que se le renovaba durante la noche. Fue liberado de este suplicio por

    Heracles-Hércules. Otra leyenda decía que, cumpliendo el mandato de Zeus, había creado al primer

    hombre de barro. Asimismo se decia que fue él (Prometeo) quien inspiró a Deucalión la creación de un

    barco para que Pandora pudiese realizar su viaje.

                                         Según la mitología griega, Prometeo era hijo

                                         de Japeto, otro titán, que además de Prometeo

                                         tuvo a los siguientes hijos de una Oceánide:

                                         el insolente Menecio a quien Zeus precipitará

                                         en el reino abismal de los muertos; Atlante,

                                         que será condenado a sostener en sus

                                         hombros el peso del cielo; Epimeteo, quien

                                         por su irreflexión será un gran daño para los

                                         hombres, al aceptar como esposa a Pandora.

                                         Así pues, Prometeo, hijo de Japeto y de la

                                         Oceánide Eurimedonte (algunas fuentes dicen

                                         que el nombre de la madre de Prometeo es

                                         Climene), es contado entre los titanes, y en la

                                         rebelión contra Cronos peleó al lado de Zeus

                                         y trató de llevar a su lado a Epimeteo.

    Era Prometeo sumamente diestro en todo arte. Zeus que lo dejó presenciar el nacimiento de

    ATENA-MINERVA, le enseño astronomía, arquitectura, medicina, metalurgia, navegación, y en

    general todo lo necesario para la vida humana.

    El (Prometeo) en su bondad transmitió sus conocimientos a los mortales. Irritado Zeus ante el

    progreso humano, quiso acabar con todos los hombres. Se interpuso Prometeo en su defensa.

    Se hizo un sacrificio en Sición y había una discusión acerca de las partes de la víctima que tocaban a

    los dioses y las que tocaban a los hombres. Fue invitado como arbitro Prometeo.

    Partió Prometeo el buey en dos partes, pero formó porciones desiguales: por un lado puso la carne y

    las entrañas del buey envueltas en la piel, como si fuese el simple esqueleto del animal, y por otro

    cubrió los huesos con grasa abundante.

    Zeus entonces observó lo desigual de las partes, mas Prometeo lo invitó, sin embargo a escoger

    libremente. Y Zeus, que había reconocido el engaño, pero que quería también denunciarlo en

    flagrante, eligió el montón de la grasa y, al descubrir los huesos bovinos, se irritó grandemente y

    castigó a los hombres, que resultaban favorecidos con la carne del animal, a comerla cruda como

    seres salvajes, pues les quitó el fuego.

    Prometeo, entonces ideó un nuevo engaño; calló y se fué a buscar a ATENEA - MINERVA

    pidiéndole ayuda para subir al Olimpo. Lo dió la diosa y el encendió una tea en el Sol mismo y con ella

    una brasa que arrebatademente llevó a guardar en un hueco del tallo de un gigantesco hinojo. Apagó

    la antorcha, tomó la vara y huyó al mundo.

    Entregó a los mortales en esta forma el uso del fuego.

    Cuando Zeus lo supo, juró vengarse. Llamó a Efesto y le mandó que hiciera una mujer de barro y por

    los cuatro costados le soplara la vida, y a las diosas del Olimpo, que la cubrieran de adornos. Era la

    mujer mas hermosa que jamás existió y la llamaron Pandora (porque todos los dioses la adornaron). La

    mandó regalar Zeus a Epimeteo y a Hermes que la fuera custodiando. Pero ya Prometeo había

    prevenido a su hermano del engaño y le dijo que rechazara el falso don.

    Lo hizo así Epimeteo. Al ver Zeus frustrado su plan, y como castigo por el fuego robado, Zeus

    condenó a Prometeo a cadenas perpetuas en las rocas del Cáucaso y mando a un buitre que le royera

    sin cesar las entrañas. No había límite para cesar, porque el hígado de Prometeo que era la parte mas

    vulnerada, se renovaba cada noche.

    Y aún para dar excusa a los dioses por la ausencia de Prometeo, corría la voz de que había salido en

    aventura de amor con ATENEA-MINERVA. Cuando Epimeteo advirtó que su hermano no aparecía,

    llegó a sospechar lo que pasaba, se casó con Pandora.

    Era ella tan perezosa, frívola y perversa como hermosa. La primera en todo.

    Había Prometeo pedido a su hermano que le guardara una caja, sin abrirla nunca.

    En ella habia encerrado todos los males humanos: enfermedad, vejez, iras, guerras, locura, vicios,

    muerte. Pandora abrió la caja y todos esos males se evadieron y fueron a derramarse en la tierra, antes

    que todo, hiriendo a los dos. La vana Esperanza los persuadió a suicidarse.

[an error occurred while processing this directive]