Viernes 18 de Abril de 2014 | Hay 66 usuarios online en este momento!
 

La teoria de la literatura.

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


EL CONCEPTO DE LITERATURA, por Víctor Aguiar e Silva.

Agregado: 29 de AGOSTO de 2000 (Por ) | Palabras: 1349 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Literatura >
Material educativo de Alipso relacionado con teoria literatura
  • La teoria de la literatura.: EL CONCEPTO DE LITERATURA, por Víctor Aguiar e Silva.
  • Teoría del aprendizaje significativo de David Ausubel: ...
  • El árbol de la ciencia, Pío Baroja.: Argumento de la novela, Teoria del conocimiento, La religión frente a la vida y frente a la muerte, Vision del hombre, Ubicación temporal y espacial de la novela, Teoria de la novela, Lulú, Iturrioz, Luisito, Aracil, Montaner, Fermín Ibarra.

  • Enlaces externos relacionados con teoria literatura

    TEORÍA LITERARIA I

    Cap I: EL CONCEPTO DE LITERATURA

    Víctor Aguiar e Silva

    La teoría de la literatura (resumen – PÁG 16 a 42)

    La función poética del lenguaje es el proceso que crea un universo de ficción que no se identifica con la realidad. Se caracteriza por el hecho de que el mensaje crea imaginariamente su propia realidad; a través de un proceso intencional genera un universo de ficción que no se identifica con la realidad empírica (lo “real”).

    En el lenguaje literario el contexto extraverbal (o contexto “real”) y la situación dependen del lenguaje mismo, pues el lector no conoce nada acerca de ése contexto ni de ésa situación antes de leer el texto literario.

    El lenguaje literario es semánticamente autónomo, “porque tiene poder suficiente para organizar y estructurar mundos expresivos enteros”. Por eso, precisamente el lenguaje literario puede ser explicado pero no verificado: éste lenguaje constituye un discurso de contexto cerrado y semánticamente orgánico, que impone una verdad propia.

    Cuadro de texto: Todo puede ser verdad en el mundo imaginario.


    Entre el mundo imaginario creado por el lenguaje literario y el mundo real, hay siempre vínculos, pues la ficción literaria no se puede desprender jamás de la realidad empírica, que es propia, de estructura y dimensiones específicas. No se trata de una deformación del mundo real, pero sí de la creación de una realidad nueva, que madure siempre una relación de significado con la realidad objetiva.

    El lenguaje connotativo se opone al denotativo, el cual es predominantemente intelectual o lógico y característico de la ciencia, la filosofía, el derecho, etc. En efecto, la connotación no es exclusiva del lenguaje literario, pues se verifica en muchos dominios y niveles lingüísticos (la “ironía” de Mafalda, ése gran personaje de Quino, por ejemplo).

    WILLIAM WATSON caracterizó al lenguaje literario con el término de “ambigüedad”, pero nos parece más apropiado utilizar el término “plurisignificación”, para referirnos a su característica de portador de múltiples dimensiones semánticas, en contraposición a los lenguajes monosignificativos: utilizados por la matemática, la física, la lógica, etc., donde la palabra tiene un solo significado). Ésta plurisignificación literaria se constituye a base de los valores literales (literalidad = significado real de una palabra. El significado “del diccionario”), es decir, el lenguaje literario conserva y trasciende simultáneamente la literalidad de las palabras.

    La plurisignificación del lenguaje literario se manifiesta en dos planos:

    ·         un plano vertical o diacrónico (por la vida histórica de las palabras, la riqueza que el curso de los tiempos ha depositado en ellas)

    ·         un plano horizontal o sincrónico (donde la palabra se compara con las obras de su misma especie, tenor: las relaciones conceptuales que las palabras contraen con los demás elementos de su contexto verbal). La obra literaria es una estructura y la palabra sólo cobra valor al integrarse a ésta unidad estructural.

    La plurisignificación puede realizarse tanto en una parte como en la totalidad de la composición. La multisignificación se registra sólo en ciertas palabras, aunque contribuye al significado global del tema.

    Un poema, una novela, un drama nunca presentan un significado rígido y unilineal, porque encierran siempre múltiples implicaciones significativas. “La lengua simbólica, a la que pertenecen las obras literarias, es por su estructura una lengua plural, y su código está constituido de forma que cualquier palabra, cualquier obra por él engendrada, posee significados múltiples” (Roland Barthes, de Crítica y verdad, representante de la nueva crítica francesa, la cual atribuye importancia capital a la pluralidad de significados de la obra literaria).

    El lenguaje literario siempre busca transgredir la regla. La actividad del hombre tiende inevitablemente al hábito y a la rutina. Ésta tendencia se refleja en la actividad lingüística, y por eso el lenguaje coloquial, como otras formas de lenguaje, se caracteriza por una acentuada estereotipación. El lenguaje literario, en cambio, se define por la recusación intencionada de los hábitos lingüísticos y por la exploración inhabitual de las posibilidades significativas de una lengua. Recientemente, el formalismo ruso ha visto la esencia de la literatura en la lucha contra ésa rutina. (Recuérdese que el formalismo ruso critica ferozmente la función poética de las obras literarias).

    Después de lo expuesto, entonces, quedarán excluidas de la literatura las obras despojadas de intenciones y cualidades estéticas: obras jurídicas, históricas, científicas, filosóficas, reportajes periodísticos, etcétera. Según Warren y Wellek, “el núcleo central del arte literario ha de buscarse en los géneros tradicionales: lírico, épico y dramático, ya que se remite a un mundo de fantasía, de ficción”.

    Algunas obras ocupan una posición ambigua, participando en la existencia literaria: biografías, ensayos, memorias. No basta con que una obra esté escrita con elegancia o en estilo puro para que, ipso facto (“en el momento”), ascienda a la categoría de literatura, aunque en ella puedan existir accidentalmente elementos estéticos. Por tal, no consideraremos literatura a las obras jurídicas, históricas, pedagógicas, etc.

    Lo que verdaderamente ha cambiado no ha sido el concepto ni la naturaleza del objeto literario, sino el concepto de sermón, de historia, etc. “La historia no crea literatura”, dice Fernão Lopes, - casualmente historiador -, quien fundamenta que la historia escrita se convierte a literatura cuando el cronista recrea imaginariamente acontecimientos y personajes históricos.

    Luego de ver la naturaleza de la obra literaria, enfocamos hacia sus posibilidades y propósitos. El objeto material de la teoría literaria es la literatura, el cual no se identifica con el objeto formal de la historia literaria ni con el de la crítica literaria.

    La teoría literaria se integra en las ciencias del espíritu; cuenta con un objeto, métodos y meta que no son los mismos de las ciencias de la naturaleza. El desconocimiento de ésta verdad muestra que muchas veces las historias literarias conceden demasiada atención a aspectos y elementos no literarios de las personalidades y obras que estudian: “se da más importancia al hombre de cierta configuración mental representativa, que a lo que realmente atañe a la historia literaria: el artista y sus sentimientos convertidos en fuentes de emociones estéticas e imaginación” (Prado Coelho).

    ·         Ciencias de la naturaleza: el mundo natural como objeto de estudio, y las leyes universales que lo rigen. Objetividad, rigor y exactitud son sus aspiraciones.

    ·         Ciencias del espíritu: el mundo creado por el hombre en el transcurso de los siglos. Subjetividad.

    El arte, según Benedetto Croce, es intuición lírica y expresión de la personalidad, individualidad pura. Pero si esto es realmente así, ¿cómo explicar la capacidad comunicativa propia de la poesía? : aquí reside la objeción fundamental contra la doctrina e Croce y las teorías que en ella se inspiran.

    Como dijo T.S. Elliot en su famoso ensayo La tradición y el talento individual, la obra poética es incomprensible si no se considera sus relaciones con las obras del pasado, con el orden de la literatura, donde actúa la obra poética, modificándolo y enriqueciéndolo. El secreto, las dimensiones peculiares del cosmos de un poema radican en las estructuras comunitarias del lenguaje  que el poeta utiliza.

    Croce identifica poesía con lenguaje y estética con lingüística. Siguiendo los puntos de vista de Humboldt, el lenguaje es energía, y no producto. El lenguaje es creación perpetua, nacida de la “necesidad interna de conocer y de buscar una intuición de cosas”, y es expresión y “objetivación individual de lo individual”. De éste modo, Croce se sitúa en la importancia del dominio del habla, despreciando el dominio de la lengua, y desconociendo la existencia de estructuras y sistemas lingüísticos, de un saber que es condición y producto de la actividad lingüística. Negando, entonces, toda objetividad a la lengua como sistema, como realidad autónoma, cae en la exageración contraria cuando olvida que “objetivismo” no significa “materialismo” (la lengua es un objeto inmaterial, abstracto, y el idealismo filosófico puede perfectamente conciliarse con el objetivismo y hasta con el estructuralismo lingüístico – Coseriu).

    La literatura, entonces, sin dejar de constituir un saber válido en sí mismo, se convierte en una disciplina preliminar ampliamente fructífera para los diversos estudios literarios particulares y éstos contribuirán a corregir y fecundar los principios y las conclusiones de la teoría de la literatura.

     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD