Lunes 22 de Diciembre de 2014 | Hay 29 usuarios online en este momento!
 

Precontratos. Oferta. Aceptación

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


contratos Civil y comercial

Agregado: 03 de FEBRERO de 2005 (Por laura) | Palabras: 8885 | Votar! |
2 votos | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Derecho >
Material educativo de Alipso relacionado con Precontratos Oferta Aceptación
  • Modelo de Recibo de Oferta Inmobiliaria. : Modelo de Recibo de Oferta Inmobiliaria.
  • Demanda agregada, oferta agregada e inflación: Demanda agregada, oferta agregada e inflación
  • Oferta y demanda:

  • Enlaces externos relacionados con Precontratos Oferta Aceptaciónnalga

    Publicado por laura laurachunco@yahoo.com.ar

     

     

     

    Proceso de formación del Contrato

    Precontratos – Presupuestos del Contrato – Oferta – Aceptación

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Alumna: M. Laura Chunco

    DNI: 29078963

    Cátedra Ghersi- Ortiz

     

     

     

     

     

     

    Introducción:

    Tanto las tratativas Precontractuales, los Presupuestos, la Oferta y la aceptación forman el proceso de formación del Contrato, por eso los tomé como temas que se encuentran conectados y hacen a una misma cosa.

     

    Pero cabe aclarar que cada uno de ellos presentan situaciones especiales las cuales deben ser explicadas, según la postura de diferentes autores. Ya que son ellos los que nos permiten conocer nuestro derecho, integrarlo más allá de las normas escritas, remontarnos a los orígenes, comprender que quiso exponer el legislador, su dialéctica, la situación económico social de la época, etc.

     

    ¿Hasta donde llegan las tratativas? ¿Genera  responsabilidad su interrupción? Y de ser así ¿porqué y en que casos? ¿Cuáles son los requisitos de la oferta y el consentimiento?

    ¿Existe alguna diferencia entre el contrato que estipuló Vélez Sarfield y el que figura en la Ley de Defensa de Consumidor?

    Estas son algunas preguntas que nos formulamos frecuentemente y que son fundamentales incorporarlas para el correcto aprendizaje y ejercicio de la profesión.

     

    Junto a ellos contamos con los fallos de los jueces, los cuales integran e interpretan las normas en caso de ambigüedad, vaguedad, incertidumbre o silencio. Permitiéndonos comprender las normas en un sentido más amplio del que obtenemos de su simple lectura.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    LOS PRECONTRATOS

     

    Durante el proceso de formación progresiva del consentimiento o período precontractual, pueden irse confeccionando diversos acuerdos, incluso por escrito que dan lugar a distintas figuras que es menester precisar.

     

    Minuta no vinculante o carta-intención: en el camino hacia la conclusión del contrato puede ocurrir que las partes se pongan de acuerdo sobre ciertos aspectos del contrato a celebrar y redacten un documento en que conste ese acuerdo: este documento no instrumenta un contrato, pues no existe acuerdo sobre todos los puntos que deben formar su contenido, sino una "carta de intención" o una "minuta no vinculante", así llamada, precisamente, por carecer de fuerza obligatoria para las partes.

     

    Lopez Fidenza en un artículo periodístico titulado “La oferta Contractual y las Tratativas Precontractuales” sostienen que no es fundamental que las partes no se hayan puesto de acuerdo y pactado temas superficiales, en todo caso lo resolverán más adelante o lo suplirá un juez.

     

    Ghersi afirma que para la formación del contrato se exige la declaración de dos voluntades (oferta y aceptación) de carácter recepticio y que coincidan todos los elementos, modos y medios en que se va a ejecutar ese contrato.

     

    Fagella distingue dos momentos:

    a- Tiempo donde las partes discuten, intercambian ideas, proyectan el contrato   dan forma  a las cláusulas.

    b- La concreción de la oferta y su aceptación. Los civilistas clásicos tomaron sólo ésta etapa como si el contrato se forma de un momento a otro.

     

    Ven Ihering también distingue en dos momentos, pero Fagella tuvo un criterio más amplio que el anterior mencionado, porque marca dos etapas en las cuales la responsabilidad es diferente.

    a-      Inicio de conversaciones

    b-     Aquí las partes ordenan, preparan el proyecto de la oferta (no incluye aceptación).

     

     

    La ausencia de fuerzas obligatorias de la minuta se explica porque el derecho argentino no recepta la teoría de la "punktation", originada en Alemania: conforme con esta teoría, se distingue entre los aspectos principales y los aspectos secundarios del contrato a celebrar y éste queda perfecto cuando las partes arriban a aun acuerdo sobre los primeros. Esta teoría, pese a ser de origen germánico no ha tenido acogida en el Código Civil alemán y, en cambio, ha tenido entrada en el Código Civil Suizo.

     

    En la doctrina argentina, la generalidad de los autores rechaza la teoría de la "punktation" en mérito a los arts. 1148 y 1152 del Código Civil, aunque algunos tratadistas entienden que no cabe un repudio absoluto, sino que, cuando se ha alcanzado acuerdo sobre lo fundamental del contrato, debe reconocerse fuerza vinculante a la minuta y el juez debe suplir lo faltante a través de la integración-

     

    La ruptura de las tratativas Precontractuales generan responsabilidad. Esto se funda en el abuso de derecho art 1071 CC. (nunca un acto abusivo va a ser causa para destruir valores económicos). Por el contrario esta responsabilidad no se basa en la culpa o el dolo de una de las partes.

    Spota señala que no se ha cumplido con una obligación.

    Hay un menoscabo en la Buena Fe, una actitud de no cooperación  al no ponerse de acuerdo en las dificultades que surge de las mismas tratativas generando un daño.

     

    Se resarce por el interés negativo que comprende los gastos realizados por las partes en virtud de las tratativas y el Lucro Cesante en cuanto haya derivado de estar pendiente de las tratativas. Para que esto se lleve a cabo la interrupción debe ser intempestiva y arbitraria o sea sin causa.

     

    Promesas, antecontratos o precontratos: bajo la denominación de "promesas" se encuadran una serie de figuras que una parte de la doctrina denomina "antecontratos", en tanto otra llama "precontratos" y que presentan como característica común el de ser convenios previos a la celebración de otro contrato: generalmente, se mencionan como integrando esta categoría el contrato de opción y el de prelación, el contrato preparatorio y el contrato preliminar.

     

    1)  El contrato de opción supone un derecho perfecto para uno de los contratantes, de carácter potestativo –o sea, que puede o no ejercerlo- para celebrar un ulterior contrato.

     

    En rigor de verdad, más que a través de un contrato autónomo, la opción suele configurarse mediante una estipulación o pacto accesorios de un contrato y de allí que algunos autores –como Spota- prefieran hablar de "opción contractual" y no de "contrato de opción".

     

    En el régimen del Código Civil configuran opciones contractuales:

     

    el pacto de retroventa, que es aquél por el cual el vendedor se reserva el derecho de recuperar la cosa vendida, entregada al comprador, restituyendo a éste el precio recibido, con exceso o disminución (arts. 1366 y 1380 y sigs.);

     

    El pacto de reventa, que es aquél por el cual el comprador se reserva el derecho de recuperar el precio pagado, con exceso o disminución restituyendo al vendedor la cosa comprada (arts. 1367 y 1391).

     

    Tanto el pacto de reventa como el de retroventa son cláusulas accesorias al contrato de compraventa (art. 1363) que las partes pueden incorporar como elemento accidental del contrato.

     

    2)  El contrato de prelación también supone un derecho para uno de los contratantes, pero este derecho no es perfecto ni potestativo, sino que se encuentra sometido a una condición que puede ser suspensiva o resolutoria. Existe una opción, pero no es potestativo sino sujeta al acaecimiento de un hecho futuro incierto.

     

    La misma observación formulada respecto de la autonomía cabe respecto del contrato de prelación, razón por la cual algunos tratadistas –como Spota o Borda- prefieren la denominación de "prelación contractual"

     

    En el régimen del Código Civil argentino constituyen prelaciones contractuales:

     

    - El pacto de preferencia, en cuya virtud el vendedor se reserva el derecho de recuperar la cosa vendida, entregada al comprador, prefiriéndolo a cualquier otro por el mismo precio, en caso de querer el comprador venderla (art. 1368, 1392 y sigs.): el derecho del vendedor se encuentra sometido a la condición suspensiva de que el comprador decida vender la cosa;

     

    - El pacto de mejor comprador, en cuya virtud el vendedor se reserva el derecho de disolver la venta si se presentase un comprador ofreciendo un precio mejor: (arts. 1369, 1397 y sigs.): el derecho del comprador se encuentra sometido a la condición resolutoria de que se presente un tercero ofreciendo un mejor precio por la cosa.

     

    También el pacto de preferencia y el de mejor comprador son cláusulas accesorias del contrato de compraventa (art. 1363) que las partes pueden incorporar como elemento accidental del contrato.

     

    3) El contrato preparatorio es aquel por el cual las partes fijan las condiciones, el contenido, las formalidades, que habrá de tener un ulterior contrato que tienen en mira celebrar –sea entre sí o con un tercero- pero sin obligarse a la celebración de este futuro contrato.

     

    La fuerza obligatoria del contrato preparatorio queda subordinada a la celebración del contrato futuro: si las partes celebran este ulterior contrato, deberán sujetarse a lo acordado en el contrato preparatorio. En general, la doctrina menciona como contratos preparatorios:

     

    Los contratos normativos, que son aquellos que contienen las normas que regirán la eventual estipulación de futuros contratos, constituyendo un esquema abstracto. Spota y Mosset Iturraspe ejemplifican con el contrato colectivo de trabajo;

     

    Los contratos reglamentarios –también llamados "contratos tipo" o "condiciones generales de contratación"- que contienen las estipulaciones de una serie de contratos futuros que, en caso de celebrarse, lo son por adhesión al contrato tipo.

     

    En doctrina se discute si el contrato preparatorio es una figura autónoma, calidad que algunos autores le niegan por depender su fuerza obligatoria de la celebración del ulterior contrato, llamado "contrato preparado" o "contrato de ejecución".

     

    4)  El contrato preliminar es aquél por el cual las partes fijan el contenido que habrá de tener un ulterior contrato que, por ese contrato preliminar, se obligan a celebrar, sea entre sí o con un tercero.

     

    A diferencia de lo que ocurre en el caso del contrato preparatorio, cuando se trata del contrato preliminar el ulterior contrato –llamado "de ejecución"- es de celebración obligatoria y su contenido se encuentra predeterminado en el acuerdo preliminar: el contrato preliminar tiene, pues, fuerza vinculante por sí mismo, sin depender de acontecimiento posterior alguno.

     

    Spota, Videla Escalada y otros autores dan como ejemplo de contrato preliminar al llamado "boleto de compraventa": la compraventa de inmuebles debe otorgarse en escritura pública (art. 1184) y, si las partes suscriben un instrumento privado en el que fijan la obligación de escriturar (art. 1185), ese contrato es de cumplimiento obligatorio (art. 1187) y constituye un verdadero contrato preliminar.

     

    En cuanto a la autonomía del contrato preliminar, algunos autores –como Sánchez Urite- se la niegan, por considerar que el contrato de ejecución queda configurado desde un principio y sólo se difieren sus efectos. En idéntico sentido se pronuncia López de Zavalía, en tanto que Spota y Mosset Iturraspe le reconocen autonomía.

     

    CONSENTIMIENTO

    Estructura de integración del voluntarismo (fundamento de la concepción contractual).

     

    A)    PRESUPUESTOS DEL CONSENTIMIENTO

    La esfera jurídica o sujeto de dº:

    La vinculación contractual enlaza dos sujetos de derecho, con capacidad para ser esfera jurídica.

    La empresa. Unidad básica del sistema productivo. Objetivo: maximización del beneficio.

    1-     El desarrollo de la empresa individual hacia un esquema societario.

    Empresario irrumpe en el mercado. Se asocia varios empresarios. Sociedad anónima, docotomía estructural y funcional.

    2-     Sobredimensión empresa por medio de sucursales. Crece organización interna e impone su poder económico.

    3-     Ampliación de las actividades empresarias, acoplamiento de departamentos o de ventas y financiamiento. Otorga a la empresa un poder concreto sobre el mercado. Financiación; norma de acceso a bs y ss.

    4-     Planificación del mercado en forma interempresaria. Grandes empresas o grupos económicos. Cambio en uno de los sujetos del contrato.

    5-     El caso Argentino. Verdadero sujeto del contrato: la empresa. Necesario: consolidar la posición del consumidor.

     

    Consumidores:

    - Es necesario el consumo masificado para evitar stock.

    -Creación de actitudes culturales, la necesidad que era accidental  la transformaron en esencial.

    - Surge el consumo organizado de las empresas, privilegiando las relaciones mercantiles por sobre otras y dando importancia a dos bienes: la vivienda media y el automotor (se incita al cambio).

    -En el proceso está el deterioro de la remuneración masiva, esto determinó restricción en el consumo gestándose la llamada “socialización de la financiación” para incentivar al consumo ordenado.

    - Consumidor social masivo carece de poder económico de imposición.

     

    La capacidad Negocial.

    La base mínima de contracción es el menor adulto (127 art) tiene capacidad de derecho y de obrar. El principio es la capacidad y la excepción se da en el 1160.

    - Conservación: son actos que sirven para no perturbar la cosa.

    - Administración: el capital como factor de producción no puede permanecer ocioso, ya q el desgaste natural y el avance tecnológico hacen q a corto tiempo desaparezca. Está relacionado con la rentabilidad del bien.

    -Disposición:  producen la modificación de la situación jurídica del bien o patrimonio. Ej compraventa.

     

    La relación de la diversa calidad de actos con el sujeto, como persona jurídica

    Sujetos con incapacidad absoluta: menores impúberes, dementes y sordomudos que no pueden darse a entender por escrito (art. 54 CC). Poseen incapacidad de obrar. Sus hechos revisten carácter de involuntarios lícitos.

    Menores Adultos: de 14 a 21 años de edad, habilitados para todos los actos de la viada civil.

    Menores emancipados por matrimonio: desde el punto de vista negocial tienen capacidad limitada (Art. 131 CC)

    a-      Emancipados con autorización: capacidad de administración y disposición de sus bines adquiridos con posterioridad la casamiento y a título oneroso (Arl 135 CC). Administran y disponen bines a título gratuito y cuando uno de los dos fuera mayor de edad el menor pide autorización al otro.

    b-     Emancipados sin autorización. Incapaces hasta los 21 años respecto de bienes recibidos y que recibieren a título gratuito, capacidad de administrar y disponer solo sobre bienes adquirios luego del matrimonio, a título oneroso.

    Emancipados a los 18 años. Capacidad negocial de administración y disposición casi plena. (Art 131 CC).

    Habilitado para el ejercicio profesional. Capacidad de administración y disposición de biens obtenidos con sus ejercicio profesional.

    El habilitado comerciante. Mayor de 18 años puede ejercer el comercio, previa emancipación o acreditación de la autorización para hacerlo (art. 10, 11, 11 Ccom).

     

    Incapacidades Genéricas.

    * Inhabilitados judicialmente: Art 152 bis añade nueva categoría referida al ámbito patrimonial de la persona jurídica.

    Las causales:

    Embriaguez: Implica conducta reiterada y abusiva que afecte la aptitud de realizar actos negociales patrimoniales.

    Estupefacientes.- Producen alteración del sistema nervioso central. Iguales consecuencias que en la embriaguez.

    Disminuidos: Disminución en sus facultades mentales sin llegar a los límites del art 141 CC. Estado de imposibilidad de razonar parcial o relativa.

    Prodigalidad: Acción de dilapidar, exposición situación económica familiar, continuidad e impacto patrimonial.

    Juicio de inhabilitación:

    Es necesario el proceso judicial y correspondiente sentencia, implica cambio de estado en la capacidad de hecho. Consecuencia Jurídicas: designación curador, inhabilitación amplia para actos de disposición o administración, o una restriñida para actos de disposición o administración, o una restringida para actos de disposición. Rehabilitación implica prueba cesación de ese estado.

    Similitudes y diferencias con la demencia.

    Similitudes: excepciones a la regla de adquisición de la capacidad negocial a los 14 años, necesidad de un proceso judicial y de la sentencia correspondiente, designación curador y necesidad de una sentencia para la rehabilitación.

    Diferencias: demente obtiene la imputabilidad absoluta, inhabilitado sigue siendo imputable soportando las consecuencias de actos ilícitos. En la inhabilitación no pueden existir intervalos lúcidos.

     

    *El artículo 1160 del CC formula incapacidades de contratación genérica

    Religiosos profesos. Quienes realizaron votos de obediencia, pobreza y castidad. La norma perdió actualidad.

    Comerciantes fallidos: problema de inoponibilidad de actos y no de incapacidad genérica de contratación. También desactualizada.

    Sentenciados a reclusión o prisión por más de 3 años (Art 12 C Penal)

     

                 B)ELEMENTOS DEL CONSENTIMIENTO

    LA OFERTA EN LOS CONTRATOS

     

    Expresa Spota que el consentimiento puede ser aprendido como la conjunción de las declaraciones unilaterales de voluntad de cada uno de los contratantes.

     

    Lopez Fidanza afirma que el consentimiento es un elemento esencial, por lo que no debe presentar vicios, sino sería nulo el contrato. Compuesta por la oferta de una de las partes y la aceptación de la otra. Así se perfecciona el contrato. A través de dos declaraciones de voluntad recipticia que deben coincidir en todos los elementos constitutivos del contrato y contener los modos y medios eficientes.

     

    En ese sentido, el art. 1144 del Código Civil –con una redacción defectuosa- dice que "el consentimiento debe manifestarse por ofertas o propuestas de una de las partes, y aceptarse por la otra": la redacción es defectuosa porque, como señala Segovia, lo que debe aceptarse es la oferta o propuesta y así formar el consentimiento, que, de por sí, supone la coincidencia entre la oferta y la aceptación, o, en otras palabras, una oferta aceptada.

     

    Dejando de lado la deficiencia terminológica del art. 1144, resulta de éste que el consentimiento se forma mediante ofertas o propuestas de una de las partes –llamada "ofertante", "oferente", "proponente" o "promitente"- y aceptación de la otra –llamada "aceptante"-: ni la sola voluntad del que promete ni la sola voluntad del que acepta basta para formar el contrato, sino que se requiere la reunión de esas dos voluntades y su declaración.

     

    Dos son, pues, los términos del consentimiento: la oferta y la aceptación, lo que se explica porque el consentimiento es como ha quedado visto- un acto bilateral.

     

     Lopez fidanza dice que la oferta tiene como destinatario al aceptante y por eso debe ser ejecutado con discernimiento, intención y libertad.

    Su fin inmediato es establecer relaciones jurídicas que impliquen crear, modificar, transferir, conservar o aniquilar derechos.

     

    Antes se consideraba al contrato teniendo en cuenta que las partes se sacan ventajas. Hoy es un acto de cooperación para satisfacer intereses basados en la bna fe y lealtad introducido por la 17711.

     

    Concepto de 'oferta'.

     

    La oferta ha sido definida como "una declaración de voluntad recepticia y unilateral" (Spota), o como "una proposición unilateral que una de las partes dirige a la otra para celebrar con ella un contrato" (Mosset Iturraspe) o, finalmente, como "una declaración de voluntad unilateral, autosuficiente y recepticia que una de las partes dirige a la otra para celebrar con ella un contrato".

     

    Requisitos de validez

     

    De las definiciones transcriptas resultan los requisitos de validez de la oferta:

     

    1 En primer lugar, la oferta debe ser recepticia, es decir, debe ser dirigida a persona o personas determinadas (art. 1148), es menester que tenga un destinatario, lo que plantea dificultades en dos supuestos:

     

    a- El de la oferta al público, entendiendo por tal la que se dirige al público en general, indeterminadamente: en general, la doctrina entiende que en este supuesto no hay oferta en sentido propio (Lafaille, Salvat, Borda);

    Para Lopez Fidenza esto no iría contra el ordenamiento porque la indeterminación momentánea no está prohibida. Además la ley 24.240 en su art 7 determina la oferta dirigida a consumidores indeterminados.

     

    b- El de la oferta a persona indeterminada pero determinable, entendiendo por tal la que se dirige a persona indeterminada al tiempo de formular la oferta pero que resultará determinada posteriormente, mediante algún procedimiento previsto: en general, siguiendo a Segovia, la doctrina entiende que en este supuesto hay oferta. Es el caso, por ejemplo, de la promesa de una recompensa para quien resulte ganador en un certamen cualquiera, supuesto en que se admite la existencia de oferta. (nota al art. 1148 y art. 2536);

    Entonces vemos los supuestos que se dan en un contrato de adhesión y en un contrato individual.

     

    2. En segundo lugar, la oferta debe ser autosuficiente o completa, o sea, debe tener todas las circunstancias y elementos constitutivos del contrato cuya celebración se propone, de manera que el destinatario pueda aceptarla o rechazarla sin necesidad de aclaración ulterior alguna. Salvat señala que para que la oferta sea completa debe versar sobre un contrato especial e indicar todos los antecedentes constitutivos de éste.

     

    El requisito de la autosuficiencia excluye la aplicación en el derecho argentino de la denominada teoría de la "punktation", en cuya virtud se admite que las partes vayan formando el consentimiento progresivamente, poniéndose de acuerdo solamente sobre los aspectos esenciales del contrato y dejando la decisión sobre los aspectos esenciales del contrato y dejando la decisión sobre los aspectos secundarios para un momento posterior: esta teoría no tiene cabida en el Código Civil, que no consagra diferencia alguna entre las cláusulas del contrato con razón de la importancia de las mismas y en orden a su perfeccionamiento. Por su parte, el art. 1148 exige que la propuesta lleva todos los antecedentes constitutivos del contrato, y por la otra, el art. 1152, impone que la aceptación se ajuste estrictamente a la oferta, con lo que "punktation" es repudiada.

     

    A los dos requisitos señalados precedentemente, algunos autores –como López de Zavalía y Videla Escalada- agregan otros dos:

     

    3 que la oferta sea seria, es decir, hecha con intención de obligarse si el destinatario lo acepta; y

     

    4 que la oferta guarde la forma que la ley exige para la celebración del contrato de que se trate, en el caso de que éste sea formal.

     

    Lopez Fidenza cree que para que se perfeccione el contrato la aceptación debe ser lisa, llana, iportuna y referirse a todas las puntos de la oferta. Tanto la oferta como su aceptación pueden exteriorizarse de diferentes modos. Ej Convención de Viena retirando la mercadería. Esto se debe al dinamismo del tráfico jurídico y su rápida circulación.

    El no formalismo es uan característica de nuestros días ej. Mail, fax, etc. En nuestro país no surge expresamente que un contrato pueda perfeccionarse por medios electrónicos. Estos pueden traer incertidumbre a la hora de recaudar pruebe, ejecución, etc.

     

    Retomando el tema de la oferta en Público Lopez Fidenza mantiene:

    a-      Oferta de bienes o servicios a través de la publicidad, volantes, etc sin determinar características o precios no vinculan a quien recurre  ellos, no se puede obligar a prestar un bien/servicio más allá de su posibilidad, no tienen responsabilidad.

    b-     Si determinan precio/ características se está frente a una oferta completa, por lo que obligan al oferente frente a la aceptación.

    c-      Mercancía expuestos con precio en un local: el comerciante no puede revocar su oferta, porque el consumidor al solicitar la mercadería estaría perfeccionando el contrato.

     

    Eficacia jurídica

     

    Con respecto a la eficacia jurídica de la oferta, la doctrina ha elaborado tres teorías:

     

    1. La teoría clásica entiende que la oferta carece de autonomía y de fuerza vinculante antes de su aceptación, de manera que antes de ser aceptada no crea obligación alguna a cargo del ofertante: es el sistema del Código Civil francés;

     

    2. la doctrina moderna considera que la oferta es autónoma y vincula aún antes de la aceptación, tesis que se funda en la doctrina de la voluntad unilateral y de la cual resulta que, con la sola emisión de la oferta, el ofertante queda obligado en los términos de la oferta formulada: es el sistema del Código Civil alemán;

     

    3. entre estas dos posiciones extremas ha surgido una tesis intermedia, que sostiene que, si bien la oferta carece de eficacia vinculante antes de la aceptación, hay caso en que –si se extingue- puede generar responsabilidad del ofertante hacia el destinatario de la propuesta: es el sistema del Código Civil italiano.

     

    En el Código Civil argentino –que sigue en términos generales el sistema del Código francés- la oferta carece de autonomía y fuerza vinculante, siendo, en principio, susceptible de revocación y de caducidad sin que esas circunstancias generen obligación alguna a cargo del ofertante.

     

    ¿Voluntad Real o Declarada?

    Lopez Fidenza sostiene respecto a  la declaración recipticia: la voluntad declarada tiende a prevalecer a favor de las seguridad del tráfico.

    Declaración no Recipticia: pasa a primer plano la voluntad real.

     

    Caducidad

     

    El Código Civil argentino no admite la autonomía de la oferta y por esa razón prevé su caducidad, disponiendo que "la oferta quedará sin efecto alguno si una de las partes falleciere, o perdiere su capacidad para contratar; el proponente, antes de haber sabido la aceptación, y la otra, antes de haber aceptado" (art. 1149).

     

    Se trata de una norma que sólo opera en el supuesto del contrato celebrado entre personas ausentes, pues el celebrado entre presentes supone que la oferta sea aceptada de inmediato (art. 1151).

     

    Los supuestos de caducidad son: a) la muerte, a la que debe equipararse la declaración de fallecimiento presunto; y b) la incapacidad a la que debe asimilarse la inhabilitación conforme al art. 152 bis del Código Civil, ref. ley 17711.

     

    Como excepción al principio general que consagra el art. 1149, el art. 1795, en materia de donaciones, permite la aceptación del donatario después de fallecido el donante.

     

    No obstante el sistema adoptado por el Código Civil, el art. 1156 atempero su rigorismo y establece que cuando el aceptante hubiera hecho gastos o sufrido pérdidas o consecuencias de su aceptación y caducara la oferta por muerte o incapacidad del proponente, podrá reclamar pérdidas e intereses: la doctrina coincide en que la reparación no es integral sino que solo comprende el daño emergente.

     

    Retractación o revocación

     

    El Código Civil argentino no admite la fuerza vinculante de la oferta, razón por la cual prevé su retractación o revocación, disponiendo que "las ofertas pueden ser retractadas mientras no hayan sido aceptadas" (art. 1150)

     

    Sin embargo, este carácter eminentemente retractable de la oferta reconoce dos excepciones consagradas en el mismo art. 1150:

     

    cuando el ofertante hubiese renunciado a la facultad de revocar la oferta: en este caso se plantea el problema de determinar si la oferta queda vigente para siempre o si su vigencia reconoce algún límite temporal.

     

    Al respecto se ensayaron diversos sistemas y, en el IV Congreso Nacional de Derecho Civil, se concluyó que debe entenderse que la oferta se mantiene durante el lapso en el cual puede esperarse la llegada a conocimiento del ofertante de la aceptación remitida a tiempo y regularmente;

     

    Cuando el ofertante se hubiera obligado a mantener la oferta durante un tiempo determinado: en este supuesto, es el propio ofertante quien fija la vigencia de su oferta, con lo que se elimina el problema de la eficacia temporal.

     

    Fuera de estos dos casos de irrevocabilidad –que configuran las llamadas "ofertas firmes" o "en firme"- las propuestas son eminentemente retractables, pero, al igual que en el caso de la caducidad, el Código Civil atenúa el rigor del sistema, dando a quien ha aceptado la oferta ignorando la retractación del proponente y ha sufrido pérdidas o ha efectuado gastos como consecuencia de su aceptación, una acción de indemnización limitada al daño emergente (art. 1156).

     

    LA ACEPTACION EN LOS CONTRATOS.

     

    Concepto

     

    La aceptación ha sido definida como "una declaración de voluntad unilateral y recepticia, que tiene como destinatario al ofertante" (Spota), o como "la declaración por la que el destinatario de la oferta da a conocer su conformidad con la conclusión del contrato" (Mosset Iturraspe), o, por último, como "un acto jurídico unilateral constituido por una expresión de voluntad, dirigida al ofertante y que, siendo congruente con la oferta, es apto para cerrar el contrato" (López de Zavalía).

     

    Requisitos de validez:

     

    Tres son los requisitos que –conforme con las definiciones transcriptas- debe reunir la aceptación para ser considera como tal:

     

    1 debe ser recepticia, es decir debe estar dirigida al ofertante;

     

    2 Debe ser congruente con la oferta, es decir, debe expresar el asentimiento del aceptante con todos y cada uno de los aspectos que integran la oferta.

     

    Con relación a este requisito puede presentarse dos órdenes de problemas:

     

    El primero de ellos se refiere al caso de las ofertas conjuntas o alternativas:

     

    hay oferta conjunta cuando se ofrece celebrar uno y otro contrato, o bien, un mismo contrato bajo unas y otras condiciones determinadas: en este supuesto, el consentimiento se perfecciona cuando el aceptante asiente con respecto a ambos términos de la propuesta (art. 1153); y

     

    hay oferta alternativa cuando se propone celebrar uno u otro contrato, o bien, un mismo contrato bajo unas u otras condiciones: en este supuesto, el contrato se perfecciona cuando el aceptante asiente en celebrar uno de los contratos propuestos o bajo una de las condiciones ofrecidas, pues a él corresponde la elección (art. 1153).

     

    El segundo problema se plantea cuando el aceptante, al aceptar, pretende introducir modificaciones con respecto a la oferta, problema que el Código Civil soluciona en el art.1152, en los siguientes términos: "cualquiera modificación que se hiciere en la oferta al aceptarla, importará la propuesta de un nuevo contrato".

     

    Al hablar de "cualquiera modificación que se hiciera en la oferta al aceptarla", el Código incurre en un error, porque de manera alguna puede hablarse de aceptación cuando se modifica la oferta: lo que se ha querido decir es que cualquier modificación que la persona a quien se ha dirigido la oferta hiciera a la misma, significa una nueva propuesta por parte de esta última, que, a su vez, para dar lugar al perfeccionamiento del contrato, requiere ser aceptada.

     

    Finalmente, dado que el art. 1152 no efectúa distinción alguna entre aspectos principales y secundarios, la congruencia debe ser total y absoluta, lo que excluye la aplicación de la teoría de la "punktation".

     

    3. debe ser referida a una oferta subsistente, es decir, a una oferta que no hay caducado ni haya sido retractada, lo que se explica porque –de lo contrario- la coincidencia de las voluntades no se produciría.

     

    Eficacia jurídica

     

    La aceptación que reúne los requisitos de congruencia con una oferta subsistente es apta para perfeccionar el consentimiento y dar nacimiento al contrato que se tuvo en mira celebrar.

     

    Caducidad

     

    Al igual que la oferta, la aceptación carece de autonomía y por esa razón el art. 1149 prevé su caducidad cuando el aceptante muere –sea el fallecimiento real o presunto- o se incapacita antes de haber aceptado.

     

    Esta norma solo rige cuando el contrato es celebrado entre personas ausentes y, según doctrina generalizada, debe interpretarse en els entido de que la aceptación se produce recién cuando ha sido emitida por el aceptante con destino al proponente.

     

    Retractación

     

    La aceptación carece de fuerza vinculante mientras no ha llegado a conocimiento del proponente y de allí que el art. 1155, en su primera parte, disponga que "el aceptante de la oferta puede retractar su aceptación antes que ella haya llegado al conocimiento del proponente".

     

    Una vez llegada la aceptación al conocimiento del proponente, el consentimiento se perfecciona y da nacimiento al contrato, por cuya razón el art. 1155, en su segunda parte, establece que "si la retractare después de haber llegado al conocimiento de la otra parte, debe satisfacer a ésta las pérdidas e intereses que la retractación le causare, si el contrato no pudiese cumplirse de otra manera..."

     

    Como observa con acierto Arias, en realidad no se trata de una retractación, sino de un supuesto común de incumplimiento contractual, y, por lo tanto:

     

    la contraparte tiene a su disposición los recursos del art. 505 del Código Civil: puede exigir el cumplimiento de las obligaciones emergentes del contrato, o hacerlas cumplir por un tercero a cargo de la contraparte, o exigir de ésta la indemnización de los daños y perjuicios y

     

    en el supuesto de que se acuda a la reparación de daños y perjuicios, a diferencia de lo que ocurre en el supuesto del art. 1156, esa reparación debe ser integral –comprensiva del daño emergente, del lucro cesante y del daño moral-, como en cualquier supuesto de incumplimiento contractual.

     

    Resumiendo: llegada ala aceptación al conocimiento del ofertante se perfecciona el contrato y, entonces ya no cabe hablar de retractación de la aceptación sino de incumplimiento de lo convenido, con todas las consecuencias que de esa situación derivan.

     

     

     

    Jurisprudencia sobre Responsabilidad Precontractual:

    "Serra, Fernando Horacio y otro c/ Piero Sociedad Anónima, Industrial y Comercial s/ cobro de honorarios profesionales" - CNCIV - SALA F - 02/03/2000 

    Responsabilidad precontractual. Ruptura intempestiva de la negociacion destinada a concretar un contrato de locacion de obra

    "Quién consintió entrar en tratativas con un arquitecto para lograr la celebración de un contrato de obra, no puede apartarse, sin consecuencias, para él, salvo que pruebe que medió algún motivo justificado para hacerlo (principio del art. 512 del Código Civil). La responsabilidad precontractual se extiende a cualquier caso de brusca ruptura de los preliminares, aún cuando éstos no se hubiesen concretado todavía en oferta definitiva, siempre se que hubieran realizado trabajos preparatorios con la autorización expresa o tácita de la otra parte. Es cierto que en el caso de autos los demás participantes también presentaron sus anteproyectos, respecto de los cuales hay coincidencia de que no tenían derecho a retribución alguna. Sin embargo, es evidente que no cabe aplicar el mismo criterio respecto de los actores porque, precisamente, la diferencia estriba en que éstos resultaron ganadores de la invitación y, por tanto, los trabajos realizados merecen la condigna retribución en razón de la mentada ruptura de las tratativas que llevarían a concretar la formalización del contrato.

    En definitiva, el incumplimiento del deber de buena fe en la etapa previa a la formación del contrato genera responsabilidad por daño al interés negativo. De ello se sigue, entonces, que los gastos, los trabajos, los estudios, en que incurrió una de las partes deben serle resarcidos. Decidir que tiene derecho al proyecto o a la dirección de la obra como si los trabajos hubiesen sido realizados, es confundir las tratativas contractuales con el contrato perfeccionado."

     

     "Benettar SAIC c/Benetton SPA s/ordinario" - CNCOM - SALA C - 11/12/2001  responsabilidad precontractual. Acuerdo para alcanzar un contrato de licencia de marca. Daño al interés negativo y pérdida de chance

    "Tras la firma de ese acuerdo, hubo actitudes de la demandada que traducían una firme intención de llevar adelante el negocio y concretar la operación. No de otro modo puede entenderse, sino, la entrega a la actora de un manual para el uso de marcas, muestras de materiales, planos y manuales para el montaje de locales, así como la remisión por parte de los abogados del grupo Benetton en Milán de un proyecto del contrato de licencia. Estos hechos tienen la eficacia de constituir "la mejor explicación de la intención de las partes" al momento de suscribir el acuerdo y demuestran que ellas mantenían la voluntad de concluir el contrato.

    Desde la óptica de la buena fe, es evidente que las dos partes entendían que se hallaban materializando actos de ejecución de aquel acuerdo, actuando "con cuidado y previsión" (conf. Art. 1198, 1er. párrafo, del Código Civil).

    Ciertamente, el contrato aún no se había perfeccionado y nunca llegaría a ese estadio. Las partes se hallaron siempre en una etapa de tratativas preliminares, pero sin duda esa situación generó una legítima expectativa de Benettar en concretar la operación."

     

    "Establecimientos Metalúrgicos Crespo SACI e I. c/ Carlisi, Ángel s/ sumario" - CNCOM - SALA D - 05/05/2004 

     

     

     

    SOCIEDADES. Acción social de responsabilidad contra director. Deslealtad. Interferencia en negociaciones precontractuales. Frustración de negocios de la sociedad en beneficio personal. Indemnización por pérdida de la chance

    "En la crisis final de la empresa -que desembocó en la quiebra de la accionante- influyeron ambos factores: las dificultades comerciales y financieras por las que atravesaba y la gestión del director, no siendo dudoso que esto último agravó tales dificultades o impidió su superación (nótese que en esto segundo también aparece la idea de la pérdida de chance por la que fue responsabilizado el demandado: un director eficiente y leal podría haber colaborado en la superación de esas dificultades; descontada la evidente eficiencia de éste en el mercado del aire acondicionado, la conclusión que se sigue de lo actuado no es dogmática, sino del todo obvia)."

     "De cierto viaje realizado por el demandado a los Estados Unidos para entrevistarse con personal jerárquico de York International, la sentencia extrajo la presunción que esa gestión no pudo ser otra que la celebración de un contrato en favor del demandado y no de la empresa cuyo directorio integraba el viajero.-

    En efecto: el demandado explicó que su viaje tuvo por objeto informar a las autoridades de York International su desvinculación de la actora; al respecto cabe señalar que (a) por ese entonces, la desvinculación no se había producido y (b) el viaje fue innecesario para efectuar tal comunicación. Ello motiva que la explicación del demandado, no sea creíble.-

    Entonces -y a falta de explicación mejor- sólo puede pensarse, razonablemente y según el común acontecer de las cosas, que ese viaje tuvo por finalidad la preparación del contrato que efectivamente luego formalizaron el demandado -o una de sus sociedades- y York International."

     "La pérdida de chance que tal director produjo a la entidad aquí pretensora no frustró la ganancia que habría obtenido por un contrato perfeccionado -lucro cesante en sentido estricto-, sino la posibilidad de obtener la ganancia que habría derivado de ese contrato, cuyas tratativas previas fueron interferidas por la gestión del demandado en interés personal."

     

    PERALTA URQUIZA, Jorge Darío c/CONINDAR SAN LUIS S.A. s/COBRO DE HONORARIOS

    (Sentencia Definitiva - CNCIV - Sala A - Nro. de Recurso: A197161 - Fecha: 25-10-1996 - Vocal Preopinante: ESCUTI PIZARRO) LOCACIÓN DE OBRA. Responsabilidad precontractual. Ruptura intempestiva de las tratativas contractuales. Arquitecto. Retribución. 

    Quien consintió entrar en tratativas con un arquitecto para lograr la celebración de un contrato de obra, no puede apartarse, sin consecuencias para él, salvo que medie algún motivo justificado para hacerlo (art. 512 del Código Civil). Pues la responsabilidad precontractual se extiende a cualquier caso de brusca ruptura de los preliminares, aún cuando éstos no se hubiesen concretado todavía en oferta definitiva, siempre que se hubieran realizado trabajos preparatorios con la autorización expresa o tácita de la parte.

    En caso de producirse la ruptura intempestiva de la negociación destinada a concretar un contrato de locación de obra por parte del comitente, los gastos, los trabajos y los estudios, efectuados por el arquitecto deben serle resarcidos.

     

    LOCACION DE OBRA. Arquitecto o Ingeniero. Retribución de trabajos precontractuales. 

    Aún cuando se trate de gestiones o tratativas o no mediare la aceptación del anteproyecto o su aprobación por el comitente, igualmente sobreviene el derecho a la retribución de los honorarios devengados, acorde con las circunstancias y los hechos que hubieren sido acreditados en forma concreta. Es que, de todos modos, se estaría en presencia de preliminares a la formación del contrato mismo, gestiones y trabajos que, indefectiblemente, deben concretarse en la práctica y constituyen los "pourparlers", cuya ruptura configuraría un caso de responsabilidad precontractual, que daría lugar a responder por el daño causado y el lucro cesante, que, en el caso de los arquitectos o ingenieros, están expresamente pautados en el art. 51 del decreto-ley 7887/55 y sus modificaciones.

     

    ESPIÑO, RAUL C/ SINDICATO UNICO DE TRABAJADORES DEL ESPECTACULO PUBLICO S/ ORD. cámara comercial: sala c, monti - caviglione fraga - di tella, 18/05/1999

    Procede el rechazo del reclamo por lucro cesante derivado de la frustración de las tratativas tendientes a la concreción de un contrato -en el caso, de concesión de uso y goce de una sala teatral-, toda vez que, hallándose la relación aun en etapa de formación, no podía pensarse en sumas que estuvieran ya comprometidas a titulo de ganancias, pues si bien el reclamante debió abrigar expectativas en tal sentido, exceden la noción del "interés negativo" que, como principio, opera como limite de la reparación en estos casos; maxime, cuando tales expectativas habrían estado sujetas a circunstancias intensamente aleatorias -en el caso, el éxito de las obras teatrales que se pondrían en escena-.

     

    OFERTA

     

    " Asist Med S.A. c/Secretaría de Comercio e Inv.-Disp. DNCI 890/98" - CNACAF - SALA II - 07/10/1999  Ley de Defensa del Consumidor - Deber de Información - Oferta - Medicina Prepaga

    "El art. 8 de la ley 24240 especifica que las precisiones formuladas en los prospectos, circulares u otros medios obligan al oferente y deben tenerse por incluidas en el contrato. La norma citada confiere relevancia jurídica a los contenidos de la publicidad, por lo que el entorno publicitario dado también integra el "marco" de ejecución del contrato por aplicación del art. 1198 "el principio general de buena fe y lo que verosímilmente las partes entendieron o pudieron entender" (esta Sala in re: "Instituto Privado de Nutrición y Metabolismo c/Secretaría de Comercio e Inversiones -Disp. DNCI 694/98" del 11 de febrero de 1999). Por otra parte, las precisiones del oferente realizadas a través de los mecanismos de información al consumidor y la publicidad comercial, son vinculantes para el empresario por la generación de confianza que implican, y por ser generalmente el medio que da origen a las relaciones jurídicas entre anunciante y consumidor o usuario."

     

     "Sprayette SA c/ SIC Y M - DISP. DNC 462/00 (EXP.64-01194/97)" - CNACAF - SALA III - 29/03/2001  DERECHOS DEL CONSUMIDOR.

     "La instrucción obrante en un cupón que prescribe pegar la etiqueta de premio "junto con los productos que desee adquirir" trasunta la necesidad de cumplimiento de ambos extremos, adhesión del cupón y expresión de productos a adquirir. Por ende, bien pudo la beneficiaria del premio creer que para recibirlo debía adquirir otros productos, circunstancia que, dada la contradicción entre la obligación de observancia de la instrucción de adherir el cupón del premio junto a la enumeración de productos a adquirir, por un lado, y la aclaración, en otro lugar, de que el premio es independiente de la compra, la información brindada por la empresa careció de certeza, por lo que se verifica el incumplimiento del Art. 4° de la ley 24240."

     

    "Leopoldo Inés María s/ infracción a los arts. 3 y 4 de la ley 255 de la Ciudad de Buenos aires" - juzgado en lo contravencional de la ciudad de buenos aires n° 3 - 06/11/2001 

     Juegos por internet. Promoción y oferta de juegos online contraviniendo las normas que reglamentan la explotación de juegos de azar en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires (ley 255 y Ley 538 de la Ciudad de Buenos Aires). Obligación del proveedor de advertir en el sitio web sobre las consecuencias de la "ludopatía"

    "La responsabilidad primaria en el acatamiento de las leyes vigentes en materia de promoción y oferta de juego recae en cabeza de la encausada, en su carácter de representante legal de la persona jurídica que lleva adelante la explotación comercial y facilita a usuarios el acceso y la utilización de diversos servicios y contenidos que pone a disposición de éstos, o lo hacen terceros, en su portal de Internet.

    Más allá de las notas particulares del medio de comunicación involucrado en autos (Internet), no se advierten razones fundadas para dispensar un tratamiento diferenciado en igualdad de circunstancias a los restantes medios de comunicación, sobre los cuales rigen indiscutida y pacíficamente las reglas aplicables al caso. Ello en la medida que se verifica la comisión de una conducta idónea para afectar el bien jurídico protegido; entendido como el monopolio que detenta el Estado para regular, administrar y explotar los juegos de azar, restringiendo el que se desarrolle fuera del marco reglamentario y destinando los fondos que produzca el juego ilegal a las necesidades y exigencia de la beneficencia pública."

     

    Consentimiento

    "CARBALLO, CELIA ALICIA c/ M.C.B.A. Y OTRO s/ DAÑOS Y PERJUICIOS (ACC. TRAN. c/ LES. O MUERTE) - SUMARIO" - CNCIV - SALA F - 18/04/2000 

    Mala praxis: adecuada actuación del medico que conlleva un efecto no deseado constitutivo de un riesgo propio del tratamiento. Consentimiento informado. Derecho del paciente a la información sobre los riesgos del tratamiento

    "Si bien normalmente, la responsabilidad de un médico en tratamientos por él administrados se basa en el fracaso del profesional en el ejercicio del grado de habilidad y cuidado requeridos, bajo la doctrina del consentimiento informado se puede llegar a cuestionar a un médico en circunstancias en las cuales se halle libre de negligencia en el tratamiento del paciente, mas habiendo actuado sin el consentimiento del enfermo, o más allá del consentimiento dado; o cuando actuara no habiendo informado al paciente acerca de los riesgos de un tratamiento en particular, de tal manera que éste pudiera decidir si quería someterse al mismo.

    En principio, el consentimiento del paciente a un tratamiento debe ser considerado un acto no formal, en la medida que la ley no prevea formalidades especiales para su exteriorización, salvo en el caso de operaciones mutilantes (art. 19 inc. 31 de la ley 17132). En consecuencia, la pretensión de que en el caso era necesario un consentimiento informado escrito debe ser desestimada."

     

     "IANNI, FILOMENA C/ CARDOZO, PEDRO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS" - CNCIV - SALA M - 15/05/2000 

     

     

     

    Trabajo de albañilería. Figuras contractuales que podrían resultar aplicables al caso: locación de obra. Obligación de resultado

    "Las partes han celebrado un contrato de locación de obra, donde el objeto del mismo era la refacción del inmueble en el cual vivía la actora, recibiendo como contraprestración el demandado una suma única de dinero. La ley no prescribe forma alguna para el contrato de obra, el cual queda concluido por el simple consentimiento, sea verbal o escrito.

     

    Cobra relevancia aquí lo dispuesto por el art. 1632 del Código Civil en cuanto a que no encontrándose precisado el modo de ejecutar la obra, y no habiendo medidas, planos o instrucciones, el locador debe ejecutarla conforme a las reglas del arte, aquéllas reglas de la experiencia o de la práctica que suelen usarse corrientemente para un tipo de obra y un lugar determinado.

     

    Los daños provocados fueron causados porque el demandado no actuó conforme a las reglas del arte, y estimo que una persona que se dedica a la albañilería no podía desconocer el correcto modo de ejecutar las obras que se le encomendaron al accionado. En última instancia, en el hipotético caso en que no tuviera los conocimientos suficientes, la buena fe que debe regir en materia contractual le imponía anoticiar a su cocontratante acerca de esta circunstancia (y no afirmar que "sabía hacer de todo")."

     

     "SALICH, CONSTANTE MAURICIO C/ CONS. PROP. ED. TERRADA 38 S/ DS. Y PS" - CNCIV - SALA H - 13/06/2000 

    Falta de responsabilidad del consorcio por lesiones producidas en cumplimiento de locación de obra. Silletero (trabajos de altura). Culpa de la victima al utilizar elementos en mal estado para desempeñar la tarea

    "No puede pretenderse que el locatario responda por los daños sufridos por el locador en el mal desempeño de su labor, con fundamento en una pretendida obligación de fiscalizar los trabajos. Ello así, por cuanto la mayor de las veces el locatario no contará con los conocimientos técnicos específicos, para determinar si el trabajo encomendado se está realizando con la idoneidad o seguridad necesarias. Precisamente, es por tal motivo que recurre a la contratación de una persona idónea en la materia.

    Sería un absurdo pretender que el locatario contratara a una persona idónea en la materia para que le realice el trabajo y luego, a otra persona con igual idoneidad para que controle si el primero realiza la obra encomendada de acuerdo con lo que exigen las reglas del arte.

    El propio apelante ha consentido que el accidente de marras ocurrió por cuanto los materiales que utilizaba para colgarse de la silleta no resultaban idóneos para brindar el grado de seguridad que es exigible para la tarea que se estaba desarrollando. Al ser así, no siendo el consorcio demandado ni el guardián ni el propietario de tales materiales, sino que por el contrario los mismos fueron aportados por la propia víctima en su carácter de locador de obra, no puedo menos que coincidir con el Sr. Juez "a quo" en que ha sido el comportamiento del actor el que causó su propio daño."

     

     "CORDAL WAISMAN JULIANA C/ BEAR SERVICE S.A. S/ DAÑOS Y PERJUICIOS" - CNCIV - SALA B - 04/09/2000 

    USO NO AUTORIZADO DE LA IMAGEN DE UNA PERSONA EN UN COMERCIAL TELEVISIVO. PUBLICIDAD DE UNA BEBIDA ALCOHOLICA. REPARACION DEL DAÑO MORAL

    "La imagen objetivamente exteriorizada ningún perjuicio, en principio puede importar para una persona de bien por lo que tampoco generaría daño alguno.

    Distinto es cuando la imagen es utilizada, sin conocimiento del participante, con fines de lucro en cuestionables promociones. En el caso de una bebida alcohólica.

     

    Es jurisprudencia de esta Cámara que la responsabilidad por la indemnización en concepto de daño moral, en virtud de la filmación del actor, sin su consentimiento para un programa televisivo (publicidad en el caso), debe ser juzgada conforme a la idea de aprovechamiento económico, de modo que es justo que quien obtiene beneficios que comparte con los productores, soporte también los riesgos inherentes."

     

     

    "LABRIOLA, GUILLERMINA VELIA BEATRIZ C/ CAJA NACIONAL DE AHORRO Y SEGURO (CNAS) S/ COBRO DE SEGURO" - CNCIV Y COMFED - SALA II - 03/08/2000 

    INCAPACIDAD TOTAL Y PERMANENTE. SILENCIO DE LA ASEGURADORA ANTE REQUERIMIENTO DEL SOLICITANTE. ACEPTACION (ARTS. 56, 46 PARRAFO 2°) Y 3°) LEY 17418

    "Si algo es indudable es que, resuelto que la aseguradora no se pronunció acerca del derecho del asegurado dentro de los 30 días de recibida la información complementaria prevista en el art. 46, párrafos 2º y 3º, de la ley 17418, "la omisión de pronunciarse importa aceptación (art.56, última parte, de dicha ley), esto es, implica consentir la existencia del siniestro y el derecho del afectado a percibir la indemnización estipulada en la póliza sin que le sea posible al asegurador alegar, con posterioridad, defensas enderezadas a desconocer el derecho del asegurado a ser indemnizado.

    Esta Sala ha decidido que incumbe a la aseguradora, como imperativo de su propio interés, la prueba de que comunicó la desestimación de la denuncia del siniestro al beneficiario en debido tiempo y forma."

     

    “CASTRO ESCUDEIRO, JUAN C/ ROBLES, CLAUDIA S/ INTERDICTO" - CNCIV - SALA H - 27/10/2000 

    PROPIEDAD HORIZONTAL: Demolición de una obra realizada sobre lugares comunes y sin el consentimiento ni la autorización del consorcio. INTERDICTO DE OBRA NUEVA

    "El interdicto de obra nueva constituye el remedio adecuado para proteger la posesión y la tenencia perturbadas por un acto específico, esto es, la obra que se ha comenzado a realizar. Su finalidad inmediata es obtener la suspensión de los trabajos que producen una turbación en la posesión o tenencia.

    Cuando la obra esté terminada o próxima a su terminación, no es posible lograr que se destruya lo hecho mediante el trámite sumarísimo de los interdictos.

    Aludiendo concretamente al interdicto de obra nueva encarado en caso de violación del art. 7 de la ley l35l2, se ha dicho que como el ejercicio de los derechos presupone la buena fe, aparece como inadmisible que el consorcio o los propietarios dejen avanzar la obra para causar mayor perjuicio al que la encara, sabiendo que el resultado será la destrucción de la misma.

    "BANCO DE GALICIA Y BUENOS AIRES S.A. C/ SECRETARIA DE INDUSTRIA, COMERCIO Y MINERIA - DISP. DNCI Nº 126/00" - CNACAF - SALA III - 15/08/2000 

    DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Entidades Bancarias. CONTRATO DE ADHESION. Prohibición de realizar cargos automáticos mensuales por servicios bancarios, obligando al consumidor a manifestarse por la negativa para que dicho cargo no se efectivice

    "La Comunicación "A" 2468 del Banco Central de la República Argentina de fecha 26/9/96 estableció que "las entidades financieras depositarias -como requisito previo a su apertura y como cláusula integrante de los contratos o reglamentación de su uso- deberán obtener de los titulares de (...) cajas de ahorros (...) su conformidad expresa para el débito en las respectivas cuentas de las comisiones y gastos por servicios vinculados a su funcionamiento, cualquiera sea su concepto (...). Ese consentimiento también deberá ser comprensivo de otras formas que impliquen una retribución implícita por los servicios que preste la entidad depositaria. Dicha conformidad deberá ser extendida por el cliente en dos ejemplares (original que archivará la entidad y duplicado para el cliente)(...). cuando la entidad adopte decisiones que impliquen afectar el funcionamiento de las cuentas -total o parcialmente- y/o modificar el importe de las comisiones o gastos cuyo débito hubiere sido aceptado, deberá informarse al cliente acerca de su contenido y nuevos valores con antelación a su aplicación, mediante una notificación fehaciente o a través de su inclusión en el resumen o extracto de cuenta".

     

    La entidad bancaria actora infringió el art. 35 de la ley 24240 en cuanto prohíbe la realización de propuestas al consumidor sobre un servicio que no haya sido requerido previamente y que genere un cargo automático (en el caso, semestral) en cualquier sistema de débito, que obligue al consumidor a manifestarse por la negativa para que dicho cargo no se efectivice."

     

     "Muñoz Miguel Oscar c/ Novartis Argentina SA. y Otro s/ Daños y Perjuicios" - CNCIV - SALA F - 06/03/2001 

    DAÑO MORAL - PROFESIONALES. Médico Veterinario: Utilización por parte de un laboratorio del nombre profesional ajeno -sin consentimiento- para realizar publicidad de sus productos

    "Para mí, no es lo mismo vender diversos productos y tener los carteles de los que correspondan en la vidriera del local, que suscribir una carta a toda la clientela patrocinando con su supuesta firma un producto comercial y a un laboratorio en particular. Justamente, el motivo de la demanda es que del modo en que se llevó a cabo la publicidad, se hizo al actor autor ideológico de la misiva, dicha carta fue remitida a todos sus clientes y se publicitaba abiertamente el referido producto, atribuyendo ese marketing al propio actor.

     

    Aún admitiendo que no hubo dolo y que la firma no es "falsa" sino perteneciente a otra persona, la delegación por parte de la demandada en un tercero de la materialización de la propaganda que su laboratorio iba a mandar, no la exime de la culpa. La responsabilidad no puede descargarse en quien, jurídicamente, es su dependiente, lo cual no se asimila a la relación laboral ni se limita a ella. A estos fines, es suficiente cualquier nexo que permita emplazar la actuación bajo la órbita de contralor o intereses del principal." (Del Voto de la Dra. Highton de Nolasco)

     

     

     

     

    Conclusión

    El derecho con el tiempo fue mutando y amoldándose a las necesidades de la sociedad, aunque muchas veces nos parezca que  siempre éste está por detrás de nuestras necesidades.

     

    Pero pese a esto en el proceso de formación del consentimiento vimos como se dejó la tendencia individualista capitalista para de a poco ir volcándose al conductivismo social. Así se deja de lado un conocimiento del derecho superficial, donde solo vemos las acciones de las personas sin  comprenderlas y se integra el derecho con otras ciencias.

     

    Así como vimos la responsabilidad frente a la ruptura intempestiva de las negociaciones se hace presente, es imperioso que así sea para poder aplicar el art. 1071, la Buena fe, y los institutos que fueron incorporados y aquellos que toman más vitalidad con la 17.711.

    No es lo mismo si estamos ante la negociación un contrato de adhesión o uno individual, sus consecuencias y tratamientos merecen  un procedimiento específico.

     

    Como formulamos en la introducción de este trabajo las preguntas que fueron desarrolladas  anteriormente nos instruyen para el correcto ejercicio de nuestra profesión, ya que a simple vista parecen cosas  de poca trascendencia y a la hora de un proceso no es lo mismo si existe o no responsabilidad, las causales a tener en cuenta si se rompen unas tratativas, si estamos frente a un contrato individual o de adhesión, en que momento se configura la oferta y su correspondiente aceptación, etc.

     

    Powered by Coranto
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD