Martes 22 de Julio de 2014 | Hay 63 usuarios online en este momento!
 

Historia de la Ciudad de Alvear, Provincia de Corrientes

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Este es un trabajo histórico,Profesor jorge Acuña, CENS Nº1

Agregado: 19 de OCTUBRE de 2008 (Por Jorge Acuña) | Palabras: 12251 | Votar! |
1 voto | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Historia >
Material educativo de Alipso relacionado con Historia Ciudad Alvear Provincia Corrientes
  • Evaluación de historia: Libre comercio, Borbones, Nacionalismo Criollo, San Idelfonso, Pactos de Familia, Ilustración americana, Rousseau, Emancipación Hispano-Americana hispanoamericana, conquistadores.
  • La Historia: ...
  • La riqueza de nuestra educación y del lenguaje: ...

  • Enlaces externos relacionados con Historia Ciudad Alvear Provincia Corrientes


    Autor: Jorge Acuña (joacuna@hotmail.com)


     


     


    Historia de la Ciudad de Alvear.


     Provincia de Corrientes


     


    Autor: Profesor Jorge Acuña




    Historia de Alvear: 4


    Introducción: 4


    Años anteriores a la Fundación: 5


    Fundación: 7


    Decreto Reglamentario: 9


    El Fundador: 11


    Los Primeros Habitantes: 12


    La primera casa de material: 13


    Guerra con el Paraguay: 14


    Comisión Inspectora de Escuelas y Comisión de Solares: 15


    Comisión Departamental: 15


    La Iglesia: 16


    Episodios destacados en la historia del pueblo de Alvear: 18


    Asalto de 1895: 18


    Bombardeo brasileño: 18


    El Ombú: 19


    La Primera Municipalidad: 19


    Inventario: 21


    Los Intendentes de Alvear: 21


    El Escudo Comunal: 23


    El Banco de la Nación Argentina Sucursal Alvear: 24


    Fuerzas de Seguridad: 25


    El Primer Médico: 25


    “Raza de Héroes: 26


    Los Primeros Farmacéuticos de Alvear: 28


    El Cementerio: 28


    Creación de la Parroquia de la Inmaculada concepción de Alvear: 29


    Nuestra Señora del Rosario: 30


    La Sociedad de Beneficencia: 30


    La Empresa de Teléfonos de la ciudad: 31


    La Iluminación eléctrica: 31


    Sociedad y Cultura: 32


    La Biblioteca Popular: 33


    Comisión de Cultura: 33


    El cine de la ciudad: 34


    Historia del periodismo de la época: 36


    Otros periódicos y semanarios: 37


    Época de progreso: 39


    Las Escuelas: 41


    La Unidad Escolar Nº 123: 41


    Unidad escolar Nº 479”Carlos María de Alvear”: 43


    Unidad Escolar Nº 11: 44


    Unidad Escolar Nº 184: 45


    Unidad Escolar Nº 226 “Luisa Cuareta”. 46


    Escuela Comercial Provincial Diurna y Nocturna Doctor Mamerto Acuña: 47


    Creación de la Escuela Nocturna Anexa: 48


    Estudios de niveles superiores en Alvear: 49


    Radio municipal Alvear: 49


    El agua corriente: 50


    Conclusión: 51


    Bibliografía: 52



     


     


     



     


    Este trabajo de investigación histórica de la ciudad de Alvear, en dónde se volcó todo lo posible a conciencia y con amor. Pues un pueblo es un mundo que nació, y en un mundo que es cambiante, muchos desaparecieron y con el ellos, hay memorias en los pueblos que deben ser conservadas, por sus hijos, porque los hijos son de alguien y en ese pueblo hay profundas raíces de tradición y cultura que deben ser rescatadas antes que hayan desaparecido o quedadas  en el olvido.


    Es importante destacar, que la forma de hacer y de aprender Historia está basada en el estudio de datos concretos y fuentes comprobables y fidedignas.


    Tratando de respetar estos conceptos se realizó esta ardua tarea debido a limitaciones respecto a la enorme falta de documentación, archivos, o colecciones periodísticas, referente al acerbo histórico cultural alvearense.


    El objeto de este estudio es reflejar la más pura verdad porque ella es eterna, y  con verdad perdurará en el tiempo, en esta tierra correntina.


    Dicho estudio histórico ha sido confeccionado a través de diferentes etapas.


    La primera fue realizada en visitas a la municipalidad en busca de informaciones, allí se proporcionó la Historia de la ciudad de Federico Palma.


    Dialogamos con varias personas de edad avanzada, quienes, quienes gentilmente, brindaron datos y documentación personal. Herederos de aquellos que de una u otra forma participaron en la evolución y desarrollo de la localidad.


    En la segunda etapa efectuamos fichajes de los libros históricos de cada una de las instituciones públicas, comerciales y educacionales.


    Además del material recogido sirvió para el  trabajo con abundante documentación; libros de Actas, registros, archivos de periódicos, de Comercios y bibliotecas particulares, así llegamos a la fase final que consistió en volcar todo el material obtenido: Desde la fundación, organización, primeros comercios, instituciones públicas, y la educación hasta nuestros días. En definitiva se recolectó los hechos del pasado que estuvieron al alcance, pero para exponerlos, para fortalecer nuestras conciencias, afirmar nuestras ideas y vislumbrar un futuro de progreso, gloria y ventura.


    En el caso de quienes hicimos este trabajo Elida Vasconcellos de Beller y Jorge Acuña.


    La Señora Elida, ex residente en Alvear y casada con un alvearense, y en el caso mi caso, hijo de Marcelino Acuña, nieto, de alvearenses, mi Abuela paterna Catalina María Hidalgo Barberán y mi abuelo Jorge Acuña, hijo de Marcelino Acuña y de Mercedes Galván, propietario del Establecimiento de Campo “Topador”, situado en la tercera sección del departamento, que heredó parte de sus padres, mis bisabuelos paternos.


    Y mi abuela Catalina “Chiquita” Hidalgo, también hija de Tobías Hidalgo.


    Con mi padre y mi abuela Chiquita, aprendí mucho de la historia de Alvear, también me enseñaron a querer a ese pueblo, y me pareció ser por mi parte también un homenaje a ellos, a quienes amé con todo mi corazón.


    Profesor Jorge Acuña


     



    A mediados del siglo XVIII en un paraje vacío y desolado, los jesuitas habían edificado una pequeña y rústica capilla, que puesta bajo la advocación de Santa Ana, ayudaba al arraigo de la fe entre los aborígenes, sirviendo a la vez de hito jurisdiccional.


    En 1768 pasó por ese lugar el gobernador de Buenos Aires, Buccarelli al efectuar personalmente la expulsión de los Jesuitas, haciendo desaparecer la expresión material de la fe, quedando apenas incluido en la cartografía colonial como un punto de tránsito hacia las misiones orientales, sin arraigo de población. El lugar que era llamado “Paso de las Piedras”.


    Sin lograr desarrollo en el año 1800 a 1810 figuraban apenas en la toponimia de la región para señalar un paso seguro, pese a la profundidad que el Río Uruguay tiene en la zona.


    Desde el punto mismo donde se encuentra hoy la ciudad de Alvear, en 1817 Andresito inició, por Itaquí, la invasión a las misiones portuguesas al frente de de dos mil hombres.


    El gobernador Atienza el 7 de diciembre de 1837, habilitó por decreto ese paraje, y el de Santa Ana, para la extracción de ganado caballar.


    Como consecuencia del establecimiento político y jurídico de la pequeña aldea, sin siquiera un nombre que la identifique comenzaba a ser conocido como “Itaquí”, voz guaraní que quiere decir piedra blanca, como una repetición del Itaquí, portugués ubicado al frente de, río por medio. El reducido núcleo de pobladores, en su mayoría, aborígenes de los que aún quedan vestigios en la Laguna Guaraní, y algunos hombres blancos, que posiblemente, fueron los antiguos pobladores, anteriores al documento de la fundación, empezó a aumentar, quienes con sus inquietudes, se erigieron pioneros del progreso.


     


     


     


     


     


     


     


     



    Durante la gobernación de Don Miguel Lagraña, la Legislatura autorizó al Poder Ejecutivo Provincial, a fundar un pueblo, el que comprendería desde el río aguapey hasta el “Cuai Chico” sobre la costa del río Uruguay y en el departamento de la Cruz.


    Una tradición popular equivocada, de la zona, hacía nacer al Brigadier General Carlos María de Alvear”, en una casa existente en la región en el lugar denominado “Paso de la Piedras”, a un kilómetro aguas arriba del actual puerto Alvear.


    El equívoco tiene origen, en el largo período que el padre del Brigadier General Alvear, incluso el referido, recién nacido, vivió en la localidad.


    Pero en realidad había nacido en (Santo Ángel Guardián de las Misiones, antigua reducción jesuítica de las Misiones Orientales o de “El Tapé” actualmente Santo Ângelo en territorio anexado al estado brasileño de Río Grande del Sur tras la Convención Preliminar de Paz).


    Sus nombres de pila bautismal fueron Carlos Antonio del Santo Ángel Guardián[ ]y era hijo del noble español Diego de Alvear y Ponce de León y de la bella joven porteña María Balbastro.


    El territorio que pertenecía antes a la ciudad de Corrientes, y que luego pasó a pertenecer al Brasil.


    El nombre del pueblo se atribuye al tiempo en que el General vivió en Alvear, pues era encargado de la demarcación de las fronteras españolas-portuguesas. Quien mantenía relaciones amistosas con los vecinos brasileños, los que enviaban mercaderías desde Itaquí, el General respondía a sus servidores: “esto es para Alvear”, quedando así el pueblo con el nombre del  entonces residente.


    Y cuando el Gobernador Lagraña, reunido en el  Congreso General sanciona la Ley creadora, ordena que llevara el nombre de Alvear.


    La Ley en su articulado dice lo siguiente:


    -Autorizase, al Poder Ejecutivo para la fundación de dos pueblos, uno en la costa del rio Uruguay, departamento de la Cruz, en el Paso de Itaquí, y otro en la costa del río Paraná, departamento de Bella Vista.


    -El pueblo fundado en Itaquí se denominará Alvear y el de la costa del Paraná, Lavalle.


    -Desígnese para dichos pueblos y sus ejidos, para el de Alvear, el terreno comprendido, desde el río Aguapey, hasta Cuai Chico, y para el de Lavalle, todo el de propiedad pública que exista sobre el margen del río Paraná, desde el punto citado en el Artículo 1º, hasta las inmediaciones de Bella Vista.


     -Señálese para cada pueblo un área cuadrada de tres mil varas por cada costado, que serán delineadas en manzanas de cien varas, de frente por calle de veinte varas de ancho. (La vara castellana, o de Burgos, la más extendida, medía 83,59 cm, y estaba dividida en dos codos o en cuatro palmos. Sirve de base para la medición de área conocida como manzana equivalente a 10.000 varas cuadradas (100 x 100 varas, es decir: 83,59 x 83,59 = 6.987,29 m2).


    -Los ejidos mencionados en el  Artículo 3º serán delineados y divididos en suertes de chacras con un área cuadrada de 450 varas por frente, cada una con una calle de 30 varas de ancho.


    - queda igualmente autorizado el Poder Ejecutivo para erogar de los fondos públicos la cantidad necesaria par llenar los gastos de mensura y delineación de dichos terrenos.


    -Comuníquese, al Poder Ejecutivo a sus efectos.


     


    Sala de sesiones.


    Corrientes, Febrero 9 de 1863.


    Manuel Antonio Ferré.


    Vicepresidente 1º


    Pedro Matoso


    Secretario


     



     


    El 7 de Abril el Gobernador Lagraña dictó el decreto reglamentario de la Ley de Fundación de Alvear, cuyo texto expresa:


    “Para dar el debido cumplimiento a la Ley del 10 de Febrero, del presente año, que determina la fundación de un pueblo con el nombre de Alvear, en la costa del río Uruguay, en el Paso de Itaquí, Departamento de la Cruz, en uso de la autorización que por dicha Ley se le confiere, y de la facultad que le compete para reglamentar y proveer todo lo necesario para la enajenación de la suerte de chacras y casas, en la extensión del terreno destinado para el efecto ha acordado decreta:


    - Procédase a la delineación y amojonamiento de toda el área de terreno destinada por la expresada Ley del 10 de Febrero para el pueblo de Alvear y sus ejidos, con arreglo a lo determinado por dicha Ley y con calidad de formar dos planos demostrativos  de esta delineación, los cuales se conservarán, uno en el pueblo y otro en la Secretaría de Gobierno.


    -Designase  dos manzanas para plazas, en los lugares distintos y a propósito para el objeto.


    -Los sitios de casa ubicados en el área del pueblo, así como las suertes de chacras comprendidas en los demás terrenos, destinados al efecto, serán enajenados, por títulos de venta, a los que lo denunciarán, teniendo derecho de prelación los actuales poseedores.


    -Los sitios de casa se venderán, a razón de cuatro reales moneda metálica la vara de su frente, debiendo considerarse tal en los de esquina, al costado de mayor número de varas.


    - Las suertes de chacras se venderán, en la cantidad de treinta pesos metálicos, con la extensión que le señala la citada Ley del 10 de Febrero.


    -El producto de estos enajenamientos será invertido, en la construcción de un templo, y demás edificios públicos necesarios, que determinará el gobierno de acuerdo con la autoridad local y una comisión al efecto.


    -En su virtud, resérvense los solares suficientes en puntos adecuados para la creación de unas casas para Juzgados y Municipalidad, para Escuela, Cuartel, etc.


    -Quedan en vigencia para los adquirentes las anteriores disposiciones relativas a la adquisición de suertes de chacras en los demás pueblos, muy especialmente  las que se refieren a la obligación y plazos en que deben cercarse y edificarse aquellas.


    -Una Comisión compuesta del juez de Paz del Departamento de la Cruz y de los señores Don Juan Crisóstomo Hidalgo y Don Felipe Pucheta queda encargada de la venta y recaudación del valor de los sitios del pueblo y de las chacras, debiendo ella misma otorgar el presente recibo, el cual servirá de título provisorio a los compradores hasta que obtengan el de firmeza y permanencia.


    -La misma comisión es autorizad para arreglar el número de haciendas, que los vecinos deben conservar en los lugares de chacras, para el servicio de los establecimientos y reglar también lo concerniente a este ramo, con el fin de evitar el perjuicio consiguiente en las sementeras.


    -Comisionase especialmente al agrimensor Don Francisco Lezcano para proceder a la delineación enunciada bajo las condiciones prescriptas en el Artículo 1º y demás instrucciones que el gobierno dará por separado.


     


                                                Corrientes, Febrero 10 de 1863.


     


    Cúmplase la presente honorable sanción, téngase por ley de la Provincia, publíquese y dése al R.O. Lagraña.


     


      Tiburcio Fonseca


     



    Nació en Corrientes el 22 de Febrero de 1821, hijo de don Francisco Javier de Lagraña y de Doña Rosalía Acosta.


    Hombre de gran fortuna personal, dotado de imponente cultura y educación, concurrió al Convento franciscano, protegido de Fray José de la Quintana.


    En 1856 fue diputado por Curuzú Cuatiá, presidente de la casa de la Moneda y del Banco Hipotecario de Corrientes.


    Miembro del Concejo de Educación de la Provincia.


    El 28 de diciembre de 1862, ocupó la primera magistratura provincial, como consecuencia de la renuncia del presidente Derqui.


    Durante su gobierno (1862-1865) se restableció el pueblo de Santo Tomé, que había sido destruido por la invasión portuguesa, se fundaron los pueblos de Lavalle, e Ituzaingó y se creó el departamento de Lavalle.


    Reformó la Constitución Provincial, la que fue sancionada el 25 de mayo de 1864.


    Antes de finalizar su mandato se produjo la intromisión paraguaya a la provincia y se inicia la guerra que culminaría con la derrota del Mariscal Francisco Solano López ante la Triple Alianza, formada por Brasil, Uruguay y Argentina.


     


     


     



     


    En el ambiente había pocos pobladores autóctonos, porque la zona era un lugar de paso hacia Brasil sin población estable, ente ellos se puede mencionar a:


    Don Ceferino Cabrera. Don Joaquín José de Acevedo, Don Martín Goicos establecido en 1857, Martín María Fontella, el capitán Claudio Ortega, Antonio Herrara Oliva, arraigados en 1860, Emilio Escobar, Don Mauel a. Hoz y Savalegui en 1861, Don Manuel J. de Silva, Don Pedro Romero, Don Cirilo Leiva, Don José Domingo Alegre, Don Pedro r. da Souza, Don Manuel Aguerreberri en 1862, número que va aumentando con el establecimiento político y jurídico del pueblo.


    Luego arribaron los señores:


    Juan Crisóstomo Hidalgo, Eladio Hidalgo, Melchor Cancelo, Marcelino Acuña, el Mayor Benjamín Varela, Francisco Lezcano, Rito Medina, Luis Cericela, Victoriano Rivero, Felipe Pucheta, Carmelo Verón, Pedro Baera, Pastor Barberán, Victoriano Ballesteros, Justo A. Vallejos, Juan Crisóstomo Leiva, Bernardo Silva, Eugenio N. Vales, Juan San Martín, Escolástico Saucedo, Leonardo Lllama, Vicente Báez, Francisco Casco, Nicolás Delgado, Juan P. Zamudio, Dionisio Gómez, Juan L. Luaretta, Bonifacio Sánchez, Francisco Sussini, José Carmelo Belmont, Nazario Burgos, Alfredo Pomattelli, José Casals, Salvador Casals, Jaime Sitja, Marcelino Gómez, Joaquín A. Silveira, Ramón Goya, Lorenzo Verón, Juan Pío Harrolla.


    Los hermanos Clavell de nacionalidad francesa, picapedrero, que hicieron el reloj de sol del centro de la plaza, el ingeniero Andrés Rojas, que había venido con la empresa francesa que construía el ferrocarril, que más tarde se vendió a los ingleses.


    El ingeniero Ángel Choca de origen italiano, quien contrajo matrimonio con la hija del Señor José Casals, Arístides Cóppulo y Nicolás Trava, ambos griegos quienes constituyeron una pequeña colonia de esa nacionalidad, que resultó un aporte a la formación del pueblo.


    Jorge Urquiza, de nacionalidad española y Don Rómulo Casals, brasileño, de profesión fotógrafo.


    Las personas que se instalaron traían un extraordinario espíritu de trabajo y muchas ganas de labrar la tierra y progresar, siendo muy pocos los que venían con capital.


    Estos últimos compraron campos y se dedicaron a la ganadería y agricultura, algunos montaban pequeñas industrias, otros se empleaban para la administración de campos, chacras, etc. pero con la firme idea firme, honesta y leal de progresar.


    Primer Gobierno Local:


    Se estableció el primer gobierno local, el 10 de abril de 1865, ejercido por la Comisión de Solares presidida por Don Pedro romero e integrada por los vocales, Don Juan Leiva y el Capitán Claudio Ortega.


    Su función era vigilar la delineación que debían seguir los edificios públicos, cuidar de la conservación de los mojones y del cumplimiento de las condiciones de población.


    La guerra con el Paraguay concluyó, y este fue el primer intento de gobierno comunal.



     


    La edificación de esta vivienda, comenzó al año de la fundación del pueblo, pero en esa fecha, 1864 estalla la guerra con el Paraguay y fueron convocados los hermanos Hidalgo para incorporarse al ejército de la Triple Alianza, por lo que la obra debió suspenderse.


    En 1871 licenciados ya, de su labor como soldados, regresaron par proseguir la construcción, encontrando sólo ruinas de la misma, pues los marcos de puertas y ventanas, habían sido arrancados y quemados, probablemente para leña. Aún así al año siguiente estaba ya edificada la casa mas antigua de la localidad, ubicada entre las actuales calles: Centenario y Eladio Hidalgo.


    Su propietario Eladio Hidalgo, miembro de una familia de honda raigambre colonial, fiel servidor de la provincia.


    Nació el 18 de febrero de 1810, educado con fray de la Quintana. No se dedicó al ejercicio de las armas como los demás hombres de su hogar, sino que prefirió el oficio de carpintero y más tarde al comercio de ramos generales, denominado “La fundadora”.


    Ejerció diferentes cargos públicos, accionando siempre al desarrollo y el progreso de la comuna.


     



    Si bien es cierto que Alvear no fue ocupada por el invasor durante la guerra con el Paraguay, fue en cambio un lugar importante de concentración de armamentos, y también el punto intermedio de las comunicaciones entre Paso de los Libres y los contingentes del Alto Uruguay, cumpliendo autoridades y vecinos verdaderas  proezas par hacer llegar con prontitud la correspondencia.


    A un mes de la agresión habían llegado dos remesas de armas para ser distribuidas, entre los campamentos de Cuai Grande y Santo Tomé.


    Se debe destacar que el paso del arroyo Guaviraví y el del río aguapey, se efectuaba a nado o en muy precarias canoas.


    Del Departamento de la Cruz, partieron contingentes, integrados por alvearenses  y cruceños, los que se incorporaron en Alvear al ejército del Coronel Simeón Payba.


     


     


     


     


     



     


    El Poder Ejecutivo Provincial resolvió por decreto el establecimiento de una Comisión Inspectora de Escuelas, encargada también de la concesión de solares, poniéndola bajo la Presidencia de Don Eladio Hidalgo, e integrada por los señores: Victoriano Rivero, Rito Medina, Juan Leiva, y el Sargento Mayor Juan Domingo Álvarez.


    Hasta entonces estos asuntos eran resueltos por el Juez y el Comandante Militar del Departamento con sede en el pueblo de la Cruz.


    Esta Comisión duró aproximadamente cinco años en sus funciones, cesando el 20 de Octubre de 1873 cuando se creó la Comisión Departamental.


    La Comisión inspectora de Escuelas y Comisión de solares fue creada en marzo de 1869.


     


     



     


    El 31 de enero de 1873 se estableció una Comisión Departamental, entidad que en los pueblos de menor jerarquía reemplazaba al régimen municipal.


    Fue creada por el Gobernador de la Provincia Miguel V. Gelabert (1872-1874) de conformidad con la ley de municipalidades del 21 de septiembre de 1870.


    El primer presidente fue el Sr. Leonardo Llama y como miembros titulares: Don Juan Leiva, Don Luis Cerísola y Don Ángel Navea, como suplente.


    Estuvo en vigencia durante quince años.


    Entre sus obras mas importantes se pueden citar: la nominación de calles y plazas, en 1887 dio término al edificio construido para el juzgado de paz, prefectura y cárcel.


     



     


    Recién después de varios años de su fundación Alvear contó con un sacerdote permanente, siendo esto una de las preocupaciones de sus primeros años de vida social.


    En la amplia zona de la costa correntina sobre el río Uruguay. Todos los niños nacidos en ella eran bautizados en Brasil e inscriptos en los libros parroquiales, como súbditos de ese país.


    En 1878 el pueblo se dispuso a levantar por sus propios medios, una pequeña capilla, en terreno comunal y en el mismo lugar en que se encuentra en la actualidad, pero con la entrada hacia el norte.


    El 20 de Septiembre se terminó la construcción del rústico templo, en la que se requirió el esfuerzo, la voluntad y la generosidad de toda la comunidad, hasta los niños acarrearon el barro y los ladrillos, podemos mencionar a algunos de ellos, a Miguel Sussini, Agustín Aquiatapace, Juan M. Saucedo, Eladio Hidalgo (hijo), Benjamín Velazco y Rafael Romero.


    Se hizo entrega formal a la Iglesia, recibiendo la misma en las manos del padre cura Pablo Cayetano Martinetti, vicario de La Cruz desde 1874.


    Como la construcción era muy precaria, ocho años después la capilla sintió el desgaste por las inclemencias climáticas y se deterioró, y el padre Martinetti solicitó a la Comisión Departamental devolviera a esta el edificio, esto motivó la reacción de la comunidad, en la nota que elevó a la Comisión expresaba “ la casita que ha funcionado hasta hoy como Oratorio Provisorio, se halla en estado deplorable y sin recurso alguno para su reparación, con ésta, devuelvo a esa respetable Comisión Departamental, V.V. preside la sobre indicada casita para que dispongan de ella o de los escasos materiales que puedan restar, debido a que ha sido despojada, de todos los objetos regalados, o hechos con la limosna pública de los vecinos, disponga hacer como mejor le agrade.”


    Es así que se ordenó comisiones destinadas a la investigación del caso sin llegar a una conclusión completa.


    El Comandante Don Luciano Romero solicitó autorización a la Comisión Departamental, para demoler el Oratorio que sirvió a los pioneros de la ciudad para la práctica de la fe católica.


    Y dispuso la construcción de un nuevo templo, que sirva para cubrir la necesidad de ese momento, y que tuviera un diseño arquitectónico acorde, en dónde el arte también sea parte del mismo.


    En el año 1890 la obra estaba adelantada en forma considerable, el día 9 de Septiembre de 1895, Doña Juana Barreiro donó al templo una imagen de Nuestra Señora del Rosario que data de la época Jesuítica.


    Esta dama que se destacó por su gran generosidad como benefactora de la comunidad, se hizo cargo de los gastos que generó la terminación de la obra, obra que se le encomendó al constructor Pascual Minoye, venido desde Itaquí, quien modificó el frente y la torre del templo.


    Las obras de construcción de las naves laterales comenzaron el día 20 de Abril de 1891, bajo la dirección de Enrique Carmesoni.


    En el año 1893 el padre Martinetti de fecunda quién desplegó una gran acción pastoral fue sucedido por el presbítero Antonio López, vicario también de Santo Tomé.


    De 1894 a 1896 Alvear fue asistido por el presbítero Ángel de Feo, que fue luego reemplazado dos años después por padre Samuel Pompín, de nacionalidad francesa.


    El sacerdote Alejandro Derú, fortaleció las almas de los pobladores creyentes católicos hasta el año 1897, y por último el vicario Juan Bajac, residentes todos en la vecina ciudad de La Cruz.



     


     


     


     




    El día 9 de junio, fuerzas revolucionarias del Partido Autonomista invadieron la provincia.


    En Alvear el hecho se llevó a cabo con mercenarios reclutados en Brasil, y comandados por el Coronel  Juan Ramón Molinas, asaltaron el pueblo, llegaron hasta el local de la Comisaría. Pero fueron derrotados por los liberales que tenían en ese entonces el gobierno, Don Delfín Olmedo y el Capitán Rolón murieron en la lucha, y son recordados con un monumento en el cementerio de Alvear.


    La pieza de artillería tomada por los triunfadores al enemigo, un cañoncito se guarda aún en la comisaría, y es usada para salvas reglamentarias en los días patrios.


     



    El día 22 de junio de 1874, cercano al mediodía, el pueblo sufrió el bombardeo de tres barcos brasileños.


    El insólito hecho fue generado por los golpes que dos entomólogos italianos, Guido Bonatti y Vicente Logato, que estuvieron de paso por la localidad, que le dieron una tunda de golpes en una pelea al médico cirujano Pánfilo Freire de Carbalho, que estaba al servicio de la Armada Imperial, las balas cayeron en el cementerio, fueron trasladadas a la comisaría y luego llevadas al Museo Histórico y Colonial de la ciudad de Corrientes.


    Este acontecimiento tuvo trascendencia que llegó a agitar los ánimos de las máximas autoridades de los dos países.


    Y debido a esto el teatro municipal de Itaquí pasó a denominarse “Capitán Pánfilo”.


    Y los alvearenses que no tenían teatro, pusieron el nombre de 22 de junio a su calle principal.



    En la Comisaría Departamental hay un árbol. Un Ombú que recuerda el pasado de los primeros alvearenses, , en su honor fue incluido cómo distintivo en el escudo de la comuna.


    Este ombú más que centenario existe antes de que por Ley de creación del pueblo en 1862, sirviera de amparo con sus sombras, cuando descansaban los viajeros a caballo o en las carretas.


    Se comprobó que rodeando al árbol, existió un pequeño cementerio, con algunas cruces, que fueron aprisionadas por sus raíces que terminaron cubriéndolas. También era un hito que marcaba el camino desde Santo Tomé a Rincón de San Jorge, asiento de Paso de los Libres.


    Era una línea demarcadora simétrica de una cadena vegetal que seguía a lo largo de la costa del río Uruguay.


     



     


    Durante el período de gobierno de Manuel Derqui entre los años 1883 y 1885 se hicieron numerosas gestiones para tal efecto, todas inútilmente.


    Al asumir el poder el Doctor Juan Ramón Vidal entre los años 1886 y 1889, el entonces abogado y joven mandatario autonomista apoyado por autonomistas y liberales, impulsó con vigor el progreso, la expansión y el desarrollo, y sancionó la Ley del 11 de agosto de 1887, creadora de de la Municipalidad.


    El día 25 de septiembre de 1888 se eligen los miembros para la misma y el día 3 de noviembre de ese año, quedó instalada la primera Municipalidad, según consta en el acta, cuyo texto dice lo siguiente:


    “ En este pueblo de Alvear, a los tres días del mes de noviembre de mil ochocientos ochenta y ocho, reunidos los miembros electos para la Municipalidad de este pueblo y en virtud del decreto superior comunicado a cada uno de los electos, reunidos en un local especial alquilado a don Manuel A. Sousa, el Consejo Municipal se declaró instalado en virtud del Decreto Superior, una vez determinado por acto primo y solemne que quedaba constituida la primera Municipalidad de este pueblo, flor y nata de Misiones, bajo las bases siguientes: Presidentes:


    Ciudadanos José C. Belmont; Manuel I. Vera; Eladio Hidalgo y siendo la elección de cinco municipios se declaró por presentes los miembros citados y en falta perentoria de Don Melchor Cancelo y de Don Juan G. Paiba ausente y Don Arístides G. Cópulo por Don Melchor Cancelo.


    Canjeados los respectivos nombramientos encontrándose todo conforme, quedó instalada la Institución Municipal en virtud del mandato del pueblo siendo desde hoy una corporación autónoma y con representación jurídica para los casos necesarios bajo la denominación de Consejo Municipal de Alvear. Inmediatamente se procedió al nombramiento del presidente del Consejo para el período presidencial, en voto secreto cuyo escrutinio dio por resultado electo por mayoría absoluta el titular Don José C. Belmont y para síndico Procurador a Don Manuel I. Vera para tesorero al de igual clase a don Claudio Hidalgo.


    En seguida el Presidente en uso de sus facultades procedió al nombramiento de las comisiones en la forma siguiente:


    Comisión de Hacienda: Vera y Cópulo



     


    Comisión de Obras Públicas: Cópulo e Hidalgo.


    Comisión de tierras y Colonias: Cancelo y Casals.



    En acto continuo se procedió al nombramiento del Secretario y Contador don Joaquín Silveira con veinte pesos de dotación mensual, y como Comisario Municipal a Celedonio Sussini con la dotación mensual de quince pesos.


    Se acordó igualmente las siguientes erogaciones:


    Extraordinarias de Instalación.


    Una docena de sillas de madera.


    Un farol.


    Dos candeleros.


    Escudo.


    Escoba.


    Un libro para actas.


    Un libro para copiador.


     



    Desde el momento de la organización municipal, han gobernado la comuna, y dejado en ella, cada uno, su aporte, ya sea en obras, hechos, monumentos o acciones, para que con sus memorias hoy, sean recordados con orgullo y honor. Entre otros se puede mencionar:


    José Carmelo Bemont                                                 (1888-1889)


    Justino Acuña                                                                 (1890-1892)


    José Carmelo Belmont                                                (1892-1893)


    Bernabé Herrera                                                           (1893-1895)


    Luciano Romero                                                           (1895-1897)


    Juan Francisco Ferreira                                             (1897-1899)


    Coronel Juan de Dios Verón                                     (1899-1902)


    Cipriano Romero                                                          (1902-1905)


    Eladio Hidalgo                                                                (1906)


    Ceferino romero                                                           (1906 1908)


    Claudio Cancelo                                                             (1908-1909)


    Ramón Duclós                                                                (1909)


    César V. Olguín                                                               (1909-1914)


    Juan G. Payba                                                                                  (1914-1915)


    Dr. Adolfo Acuña                                                           (1915-1916)


    Manuel S. Aguilar                                                          (1916)


    Dr. Bernardo Igarzábal                                               (1916-1917)


    Fulgencio Vilar                                                                              (1917-1918)


    Antonio Fernández                                                      (1918-1919)


    Juan G. Payba                                                                  (1919)


    Arsenio Antonio Barberán                                        (1919)


    Fulgencio Vilar                                                                              (1920)


    Juan G. Payba                                                                  (1921)


    Remigio acuña                                                               (1921-1922)


    Juan G. Payba (hijo)                                                     (1922-1923)


    Dr. Bernardo Igarzábal                                               (1923-1927)


    Dr. Adolfo Acuña                                                           ((1927-1928)


    Américo Belmont                                                         (1928-1930)


    Antonio S. Fernández                                                  (1930)


    Enrique Durand de Cassis                                         (1930)


    Manuel Goyeneche                                                       (81930-1931)


    Félix Vallejos                                                                   (1932)


    Pedro Meza Toledo                                                      (1933-1934)


    Carlos Sarmiento                                                          (1935)


    Esteban Martínez (interventor)                             (1936-1937)


    Juan G. Payba                                                                  (1937-1939)


    Juan Luis Artigas                                                           (1940)


    Julián Saucedo                                                                (1941)


    Miguel Názer                                                                   ( 1942)


    Dr. Adolfo Acuña                                                          (1943)


    Arsenio A. Barberán                                                     (1943-1944)


    José B. Silva                                                                     (1945)


    Daniel Murta                                                                   (1945-1946)


    Enrique Sussini                                                              (1947)


    Dr. Antonio Fittipaldi                                                  (1947)


    José María Malfussi                                                      (1947-1950)


    Juan C. Sanabria                                                             (1950-1953)


    Oscar Jaime Álvarez                                                    (1953-1955)


    Capitán Eduardo Betti                                                (1955)


    Carlos Casals                                                                   (1955-1958)


     



    Apenas constituida la municipalidad en el año 1888, su primer mandatario, propuso la creación de un escudo que identificaría el reciente distrito.


    Don José Carmelo Belmont, idealizó, y fue dibujado por la Señora Elvira Barreiro de Hidalgo.


    Sus elementos están muy acordes al origen del pueblo, ya que el mismo surge, como consecuencia de la accionar de un buen gobierno, y no como expresión de fe, de ninguna campaña civilizadora, bajo el signo de la Cruz Redentora, y por ello es que se prescinde de la misma.


    Lleva en el centro el Ombú tradicional, rodeado de dos ramas de olivos, (sustituidas después por, una de laurel y otra de roble) perpetuando en la heráldica local, los conceptos de gloria y fuerza.


    El ojo de la Providencia en su cima, con la inscripción “Municipalidad de Alvear” en la orla.


    En el transcurso del tiempo, (1888-1957), sufrió incontables como inexplicables modificaciones. Hasta que el día 19 de junio de 1957 el interventor municipal, Carlos Casals, por resolución Nº47 estableció el uso exclusivo del primitivo y simbólico escudo.


     


     



     


    El 23 de octubre de 1914 abría sus puertas la Sucursal del Banco de la Nación Argentina, bajo la gerencia del Señor Pedro Hall.


    Como en ese año estallaba la Primera guerra mundial, de graves consecuencias económicas, el Banco presenta en su primer balance anual una pérdida de Pesos ciento veintisiete, con ochenta y ocho centavos, cuya cartera totalizaba la suma de pesos ciento setenta y dos mil trescientos dieciocho.


    A partir de la fecha de su creación alcanzó importante desarrollo evolutivo, según podrá observarse en el siguiente cuadro administrativo.


     Año                      Pérdida                                              Ganancia                            Cartera


    1914                     127,88                                                 ________                                                172.318


    1919                     --------                                                  41.693                                  952.512


    1924                     --------                                                 37.599                              1.953.472


    1929                     --------                                                  46.790                              1.500.671


    1934                     --------                                                  36.343                              1.264.868


    1939                     --------                                                  60.931                              1.528.584


    1944                     --------                                                  21.058                                 792.868


    1949                     --------                                                  41.869                              2.921.285


    1954                     --------                                            1.386.543            36.781.358


     



    Varios destacamentos militares tuvieron asiento en esta localidad, luego de su fundación.


    En el año 1894 estuvieron establecidos grupos del Regimiento IX de Infantería, el Nº XII de la misma línea de armas, y varios otros de escasa importancia.


    El día 15 de febrero de 1944 se creó el VII Destacamento de Exploración, dependiente de la 7ª División del Ejército.


    Su primer capitán fue Raúl Montini y sus sucesores fueron los capitanes:


    Raúl del Carmen Echeverría


    Enrique Rauch                                                (1945-1947)


    Teniente 1º Ulises de la Vega


    Ladislao Alberto Castellanos                    (1947-1950)


    Federico Grunwat                                         (1950-1954)


    José Ignacio Betti                                          (1954-1955)


    Francisco David Balestra.


     



    Se estableció en Alvear en el año 1871, el médico Guillermo André, lo siguieron en esa tarea entre otros:


    Los doctores Guido Benatti y Vicente Logatto, el Dr. Víctor Laffón hasta 1885.


    En forma transitoria el Dr. Emilio Arana, residente en Santo Tomé.


    El Dr. Galdino Santiago, joven médico brasileño, quien formó su hogar y ejerció durante muchos años.


    De 1910 a 1915 se estableció en el lugar el Dr. Félix Mello, el Dr. Rodríguez, el Dr. Bernardo Igarzábal, el Dr. Claudio Sussini.


    Este pueblo es cuna de dos  eminentes médicos de reconocimiento nacional e internacional como lo fueron los Médicos Marmerto Acuña y Miguel Sussini, quienes estudiaron haciendo grandes sacrificios lejos de sus familias, tal es así que los primos salían desde los campos del Topador propiedad de Don Marcelino Acuña, a caballo atravesando malezales y esteros para llegar a Ituzaingó, en dónde tomaban el ferry, que por el río Paraná hasta la ciudad de La Plata en dónde obtuvieron sus títulos profesionales, y luego viajaron a Europa en dónde se especializaron.


    Estas fueron las palabras del Doctor Primo Meana Colodrero, Presidente de la Comisión de Homenaje al Dr. Mamerto Acuña, en la ceremonia del descubrimiento de la placa en la sala del Hospital de Niños el día cuatro de agosto del año mil novecientos cincuenta y nueve, al referirse en parte de su extenso discurso:



    En el norte de nuestra provincia, próximo al Río Uruguay en su confluencia con el Aguapey y junto a la apacible llanura del ambiente provinciano, nació Mamerto Acuña, donde conoció hombres sencillos y templados, sobrios y modestos, acostumbrados a enfrentar la naturaleza, que junto con las influencias austeras, cultas, y virtuosas de su hogar imprimieron a su infancia características que lo distinguieron, al par que plasmaron su espíritu de tal manera que conservó inalterable a lo largo de su prolongada vida las nobles y severas costumbres lugareñas y de su ancestro familiar.


    Provenía de una prestigiosa y acaudalada familia de la colonia. Su padre Marcelino Acuña era dueño de las estancias Aguaí, Sarandí y Topador en los departamentos de Alvear y Santo Tomé. El Doctor Valerio Bonastre, al referirse al Coronel Basilio acuña, antecesor próximo del Doctor Mamerto Acuña, en su libro “Corrientes en la Cruzada de Caseros” expresa lo siguiente: “pertenecía a una raza de héroes y de hidalgos caballeros. Sacrificios y aportes pecuniarios los ofrecieron con largueza cuando la Provincia estrechada por los que anhelaban verla subyugada a la voluntad de los déspotas, se impuso el sacrificio de hacer frente a sus numerosos adversarios. ¿En que batalla, en que suceso trascendental empeñara Corrientes en prosecución de ideales superiores no figura un Acuña, con la gallarda apostura de un guerrero? En los choques con los indios misioneros, en las filas de Berón de Astrada, Lavalle, Lamadrid, Paz, Madariaga, en la región de los ríos, en las llanuras pampeanas, en los Andes, nunca faltaron Acuñas que oficiando en el altar de la Patria, honraron su estirpe”.


    Realizó sus estudios secundarios en el viejo colegio de los Fitz-Simón, que lo consagró bachiller, al que venía periódicamente desde Alvear, a caballo, varios días hasta ituzaingó, donde se embarcaba para Corrientes, acompañado muchas veces por otro compañero de su infancia y que lo fuera en la Facultad, en Europa y en la Cátedra, el Doctor Miguel Sussini, par suyo, por las elevadas calidades y por las condiciones superiores. Fue ésta una amistad inquebrantable, que vinculó a los dos comprovincianos del lugar con el refuerzo de esa extraña similitud de sus comunes atributos, que ahondó el afecto. Por eso aquí con la presencia del Dr. Sussini, ciudadano eminente de la República y uno de los más eminentes correntinos, a quien solicitaremos luego sea él quién proceda a descubrir la placa donde se condensa este homenaje. Permita Dios que el sol de sus días, siga alumbrando su esclarecido camino”.


    El Doctor Mamerto Acuña se recibió de médico en 1901 en Buenos aires, enriqueció sus conocimientos especializándose en Europa, en Alemania y Francia, orientó su especialidad hacia la Pediatría, a su regreso revolucionó la Pediatría del Plata, estuvo como Profesor Titular al frente de la Cátedra de enfermedades de la infancia y adolescencia de la Facultad de Medicina de Buenos Aires, por el lapso de veintitrés años.


    Ocupó el cargo de Director del Hospital Nacional de Clínicas brillando a la altura de otras eminencias de la medicina como lo fueran, Castex, Padilla, merlo, arce y muchos otros.


    El día 20 de diciembre de 1957 falleció, a los 82 años.


     



    El primer farmacéutico fue Don Ramón Duclós, que en 1909 instala su farmacia. Años después instaló la suya Don Arsenio Barberán, quien en el transcurso del tiempo dejaron sus recuerdos por sus esmeradas e importantes labores en su especialidad.


    El Reloj de Sol:


    En 1892 comenzó y finalizó la construcción del primer y único monumento del pueblo.


    Consiste en dos piezas, una la base, fuste y capitel, que es un solo bloque de piedra, traída por Belmont, de las ruinas jesuíticas de Yapeyú, otra superior dónde está tallada la esfera del reloj. Transportada desde la ciudad vecina de La Cruz por Pablo Salesse, síndico eclesiástico de La Cruz, como regalo de Dalmiro Araujo, a Belmont.


    Se contrató a albañiles brasileños par la obra, que bajo la dirección de los hermanos Clavell, franceses especialistas en la materia, el lugar de su emplazamiento fue el centro de la Plaza 9 de Julio.


     



    Fue proyectado por el entonces intendente  Belmont, y terminada durante la gestión del intendente Casals.


     



    Hasta el año 1912 tenía una vice parroquia dependiente del curato de La Cruz, y atendida por sacerdotes de esa ciudad.


    Desde entonces asume categoría de Capellanía con párroco estable, y entre los más antiguos que estuvieron al frente podemos mencionar a:


    Amado Sanmier                                                                                            (1912-1913)


    Juan Gallo                                                                                                        (1913-1922)


    Francisco Bersanino                                                                                   (1922-1923)


    Bernardino Marconetto                                                                            (1923-1924)


    Pablo Mezquiriz                                                                                           (1924-1925)


    José Moirón Paz                                                                                            (1925-1929)


    Celso González                                                                                                              (1929-1930)


    Cruz Carballo                                                                                                 (1931-1933)


    José Luis Fontela                                                                                          (1933-1936)


     


    El 21 de marzo de 1936 siendo sacerdote el Padre Cruz Carballo, el Obispo Diocesano francisco Vicentín, dispuso la categoría de Parroquia de la Inmaculada Concepción, cuyo texto dice:


    “Nos Francisco Vicentín por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, Obispo de Corrientes en la República Argentina.


    En la Ciudad de Corrientes a los veintiún días del mes de marzo del año del Señor de mil novecientos treinta y seis. Habiendo compulsado detenidamente las diligencias y demás obranzas  practicadas en nuestra orden a fin de regularizar en forma canónica la situación de hecho en que hace más de treinta años se encuentra la capellanía de Alvear y teniendo el propósito de erigir en parroquia la iglesia de dicho pueblo, sito en nuestra Diócesis, y encontrando a derecho, previa vista fiscal el expediente respectivo sin que nada obste para la proyectada erección…..”


    Hasta el año 1938 continuó en la misma el Padre Carballo, ese mismo año, llegó el Doctor en Teología, sacerdote con estudios concluidos en Roma.


    Desde mediados del año 1939 hasta 1957 estuvo la parroquia a cargo del Padre José Boczeñuk, el Vicario Julio Argentino Arguello, el sacerdote Pedro Nicoletti,el Presbítero Julio agüero González y actualmente el Presbítero Teófilo Brítez.



    La iglesia de Alvear guarda una verdadera reliquia, una virgen que es de la época de los jesuitas, una de virgen de vestir, que José Luciano Acuña, ganadero y vecino de la zona allá por el año 1820 en un viaje que hizo a las Misiones del alto Uruguay compró.


    Le trajo de obsequio a su madre, Doña María Concepción Lafuente de Acuña, quien en el año 1883, radicó en Alvear, y que donó a su hija política Juana Barreiro de Acuña, quién decidió que dicha virgen fuera a incorporarse al templo el día 9 de septiembre de 1895.


    La virgen tiene un rostro casi perfecto y al verla verdaderamente representa a una figura virginal.


    En la iglesia la Virgen es objeto de culto y en el mes de octubre es acentuada la veneración por parte de los fieles, que con fe rezan las novenas diariamente.


     



    Se creó por iniciativa de Pedro Benjamín Serrano, solidariamente colaboraron un grupo de damas de la sociedad de Alvear, entre las que integraron las señoras:


    Manuela Benita de Verón.


    María Luz Acuña de Goyeneche.


    Juana Barreiro de Acuña.


    Virginia Barreiro de Hidalgo.


    Eusebia Gómez de Cancelo.


    Y las señoritas:


    Elena Belmont.


    Virginia Barreiro.


    Ana María Romero.


    La institución comenzó en el año 1901, con el nombre de “Rivadavia”, con un capital inicial de ciento sesenta pesos y con número de cuarenta y tres socias. Fue muy amplia su labor, en especial con la población de menos recursos.


    Esta entidad social años después dio impulso al Hospital de Alvear.



    En el aniversario número cincuenta, la pequeña aldea se transformó en una ciudad considerable para la época, y un año después en 1914 logró la instalación del primer sistema de comunicación telefónica en la ciudad, así apareció el teléfono por medio de una empresa a cuyo cargo estuvo primeramente Salvador Pont Vergés, la empresa llevó el nombre de “ Empresa Telefónica Alvear 1914”.


     



    Después de incansables gestiones realizadas por los alvearenses, en una atardecer del día 1 de Julio de 1926,las calles se iluminaron, obra que se comenzó a realizar en el año 1924.


    El progreso avanzaba trayendo estos adelantos tecnológicos revolucionarios para la época, que quedaron en la historia en la firma estampada en el contrato firmado por el entonces jefe comunal Doctor Bernardo Igarzábal, Américo Belmont, y Emiliano Sandoval, por una parte representaron a la población y por la otra el empresario Américo silva García el día 15 de julio de 1924.


     



    Como toda ciudad no sólo sus pobladores se dedicaban a sus labores, tenían también sus momentos de esparcimiento, la prosperidad reinante que alcanzó niveles esplendorosos el de un país que crecía  y se desarrollaba también en lo referente a la cultura, y no estaba al margen de lo que acontecía en las grandes urbes, en especial de Buenos Aires, en dónde llegaba la influencia de la moda de la Europa señera, y es así que en los viajes que efectuaban a la Capital de nuestro país traían las familias pudientes las novedades por medio del servicio de transporte ferroviario.


    En las casas de las familias Hidalgo, Barberán, Cancelo, Acuña, se realizaban tertulias bailables, en donde se lucían las damas de la sociedad , las señoritas Laura y Leonor Fernández, Rosa Sussini, Luisa, Antonia y Mercedes Cuareta, las señoritas Cabral, Juana Payba, Elisa Verón, y otras damas y distinguidos caballeros, de allí surgieron romances entre varias parejas que luego constituyeron sus familias.


    Más tarde era necesario un lugar estable y más cómodo para estas reuniones sociales y se decidieron a construir un gran centro de reunión que jerarquice a la ciudad, y el día 25 de mayo de 1908 se fundó el  Club Social de Alvear, y el Primer Presidente de la comisión fundadora fue Gabriel Fernández.


    Años después se van crenado otros centros recreativos, en 1914 el Club Atlético, el Club de Artesanos el día 11 de junio de 1932, bajo la dirección de Heraclio Hidalgo


    El Sport Club Alvear.


    El San Martín Foot Ball Club.


    El Club Centenario Deportivo y Social.


    El Club Náutico Alvear.


    El Alvear Foot Ball Club.


    El Aeroclub Alvear que en sus mejores momentos de apogeo llegó a tener ocho aviones disponibles en su pista. Aviones que servirían para transporte de pasajeros y para llevar mercaderías y correspondencias a las estancias y parajes de la zona. En ese entonces era la vía de comunicación más rápida de la población, que esperaban ansiosos al escuchar el ruido de los motores, y el vuelo bajo de algún avión que le transportara mercaderías y otras correspondencias, y también llevar pedidos hechos por cartas y mercaderías a la ciudad.


    También en esa época había una Escuela nacional de Artes y oficios, un centro Maternal Infantil de la Misión, en donde las damas de la sociedad benefactoras brindaban su ayuda de caridad.


     



    Se fundó gracias al esfuerzo de E. Perkins, que estimuló la cultura, pero el desinterés de quienes le sucedieron al frente de esta institución cultural que contaba con un importante capital bibliográfico desapareció.


     



    Esta ciudad que desde sus comienzos trató de fomentar cultura y educación a sus habitantes, y el 26 de noviembre de 1956 se integró una Comisión Municipal de Cultura, que integraron:


    Adela Disanti.


    Dr. Héctor Dávila.


    Lilia Romero de Saucedo.


    Rafael E. Romero.


    Juan M. Olivera.


     


     



    Producto de los avances de las invenciones desde 1895 por los hermanos Lumière del cinematógrafo, van a aparecer las películas primeros mudas, luego las en que les incorporó música y voces.


    Nació en los Estados unidos de Norteamérica, la llamada Meca del Cine, Hollywood, que se transformó en el más importante centro cinematográfico del planeta. La mayor parte de los estudios fundados en aquella temprana época Fox, Universal, Paramount, se fusionaron: así nacieron 20th Century Fox (de la antigua Fox) y Metro-Goldwyn-Mayer. Sólo Charles Chaplin, Douglas Fairbanks y Mary Pickford se rebelaron contra esto, pudiendo hacerlo por su gran éxito comercial, y la salida que encontraron fue sólo crear un nuevo estudio para ellos solos: United Artists.


    El cine fue desde entonces hasta nuestros días sigue teniendo éxitos, lógico con los adelantos técnicos de esta época, el cine digital.


    Así Alvear como parte de ese mundo global no quiso quedar atrás y, el cine llegó a la ciudad, primero se proyectaron películas en la escuela provincial, en el hotel Martínez.


    Y el 25 de mayo de 1916 José Abitbol, inauguró un edificio para el cine, con capacidad para doscientas personas, que lo llamó “Cine san Martín”. Abitbol apellido que llegó a trascender a nivel nacional e internacional por uno de sus familiares, “llamado EL TAITA DEL CHAMAMÉ”, Isaco Abitbol, Nació en Alvear, Corrientes, donde el Rió “Aguapey” hace esquina con el Uruguay, el 29 de Noviembre de 1917, bajo el signo de sagitario, el de la Libertad. Se inicio ejecutando la “Bandónica”, instrumento de formato parecido al bandoneón, pero con sonido similar.
    Luego estudia piano y años mas tarde se aboca al instrumento con lo convirtió en paradigma de un peculiar y brillante estilo, por influencia musical de Falú Romero. Se perfecciona, después con el eximio músico Heraclio Hidalgo, padre de la cantante Ginamaria Hidalgo. En el año 1936 se incorpora al conjunto “Los Hijos de Corrientes” de don Emilio Chamorro. En el año 1942, en compañía de don Ernesto Montiel, deciden formar, lo que en principio se llamo “El Cuarteto Típico Correntino Santa Ana”, cuyo padrino y asesor fue Pedro Mendoza, quien sostiene la histórica versión (testimonial y sin fabulas compilatorias) de que el conjunto nace en 1940. En realidad se inicia profesionalmente en 1942 en el “Salon Verdi” del barrio de la Boca, donde por primera vez lo escucha Aníbal Troilo, desvinculándose de Montiel en el año 1951.
    Forma su propia agrupación que en algunas oportunidades fueron tríos, cuartetos y quintetos. Comparte grabaciones y escenarios con músicos como Transito CocoMarola, Samuel Claus, Hemeterio Fernández, Pedro de Ciervi, Antonio Niz, Lorenzo Valenzuela, Rubén Miño, Julio Luján, Alejandro Barrios, Miguel Repiso, Luís Ferreira, José Cejas, Los hermanos Zamudio, Los hermanos Navarro, Nene Fernández, Roberto Galarza, Pascasio Ubeda, Héctor Chávez, Julio Lorman.
    En su trayectoria musical logro tres discos de oro con títulos como La Taba, La Carrera, La Zurda, Paraje Bandera Bajada, Serenata del Amanecer, La Yapa, El Lamento, Estampa Correntino, Bodas de Plata, compuestas en 1939 y que muchos años después Ernesto Baffa le incorporó algunos arreglos. Con el tema Serenata para mi Madre compartieron la autoría.
    Isaco  Abitbol falleció en Corrientes el 6 de marzo de 1994.Un gran músico bandoneonista, que entre sus temas que no pierden vigencia por el sonar de su bandoneón que parecer llorar al escuchar una grabación del tema “La Calandria”, músico bohemio en su manera de vivir sencillo y humilde a pesar de su gran prestigio murió en la pobreza, pero en la forma que el eligió vivir y morir.



    La publicación de un periódico, como tal, no se dio hasta después de Guttenberg. Quien inventó la imprenta de tipos móviles. El país al cual se le atribuye el primer periódico como tal es a Alemania; a finales del siglo XV se distribuía entre la población una especie de panfleto con historias sensacionalistas en conjunto con los eventos noticiosos más relevantes.


    A manera de introducción es que un poco sintetizó cómo aparece a la luz del mundo antiguo el periódico, pero volviendo a la historia de la ciudad de Alvear, parte del nuevo mundo naciente e incorporado a los pueblos progresistas de este país llamado Argentina que surgió como nación democrática, en dónde el periodismo es una forma de expresión y de hacer llegar en forma escrita las noticias actualizadas diariamente.


    Alvear no quedó al margen sino que se introdujo también en el periodismo para llevar al pueblo las noticias escritas, y así nacieron en esta ciudad de Alvear, primero el llamado “Eco de Alvear”, que apareció en el año 1892, siendo su propietario Melchor Cancelo. Como redactor principal José Carmelo Belmont, aparecía todos los domingos a cuatro columnas por página de treinta por cuarenta centímetros de formato.


    Este periódico dejó de publicarse en el año 1893.


    “El Social”:


    Fue el periódico de mayor duración en la ciudad, propiedad de los hermanos Gómez, que dejó sus pronunciadas huellas de la crónica periodística local de la época, con una compaginación y redacción de gran calidad de su contenido periodístico.


    Comenzó el 5 de diciembre de 1922 hasta noviembre de 1954 fecha en que dejó de salir.



    “El Ombú”, resaltando el nombre, al árbol tradicional del pueblo.


    “El Independiente” bajo la dirección del Señor José Carmelo Belmont, que fue un órgano de difusión ideológico del Partido Autonomista Nacional.


    “El Picaflor” , que también estuvo bajo la dirección de Belmont.


    “La Voz del Pueblo” que apareció en 1902.


    “El idilio” un diario que fue impreso en la vecina ciudad fronteriza del Brasil, ltaquí, que tuvo poca duración.


    “El Imparcial”, bajo la dirección, redacción de Ricardo Álvarez.


    “Uruguay”, apareció el día 15 de septiembre de 1915 en formato de veintidós por treinta y dos centímetros, dirigido por Marcelino Gómez, órgano que alcanzó casi 70 números hasta el año 1916.


    “La Crónica y “Alborada” ambos de muy corta existencia.


    “Juventud” del 17 de octubre de 1916, propiedad de Julián Panelo, redactado por Joaquín p. Elizalde.


    “El Litoral” apareció al final del año 1916 y tiene una permanencia de cuatro años hasta 1920, este periódico estuvo bajo la dirección de Ernesto Villa, a cargo de la redacción, Juan Sin.


    E periódico que apareció de muy corta duración desde º922 hasta 1923, periódico de tendencia juvenil, denominado “El Alacrán”.


    Mas tarde apareció “Autonomía” que fue escrito y dirigido por Benigno Hidalgo.


    El periódico “Combate” de tendencia política radical Yrigoyenista, lo mismo que el periódico “Renovación”, los dos surgieron en al año 1926, y dejaron de publicar en 1929.


    Luego apareció un semanario a cuatro columnas, cuyos dueños fueron los hermanos Gómez, este semanario llevó el nombre de “Acá Jhatá” que en guaraní significa “cabeza dura o testarudo”.


    “La Opinión” impreso en la misma imprenta, de los hermanos Gómez.


    El semanario “Voces” de tendencia social y deportivo que apareció en 1939.


    En 1954 aparecieron “La Gaceta” , “El Independiente” desde 1939 hasta sus desapariciones  en 1958, y surgió en esa fecha el semanario “Aguapey”, e “Impacto”.


    El semanario “Impacto” encuadernado en ocho páginas, con un comentario editorial, novedades, fotos y titulares, primero se comenzó la impresión en mimeógrafo a alcohol y en hojas de oficio, luego se fue perfeccionando.


    Sus fundadores fueron:


    René Guillermo Chamorro.


    Santos Romero.


    Omar Barros.


    Celina Monjes.


    Ramón Simón.


    Luego se incorporó la Señora Lucía Carolina Zappa de Simón.


    El director fue Roque Broci.


    Sus colaboradores fueron:


    Lucía Zappa de Simón.


    Silvio Dornelles.


    Carlos López (Hijo).


    Walter Disanti.


    Jorge Simón.


    Este semanario alcanzó la venta de 200 ejemplares, al sistema de suscriptores.


     



    a los comienzos del año 1900 se inauguró el servicio de ferrocarril luego en 1901 se creó el registro civil, en los libros de nacimientos están anotados ciento cuarenta y nueve niños nacidos, y en el libro de actas de defunciones ciento tres defunciones.


    Demostrando esto que había apenas una diferencia que mostraba un crecimiento demográfico equilibrado.


    Se creó la sucursal del Banco de la Nación Argentina. Que facilitó créditos blandos a muchos ciudadanos que se dedicaron a impulsar la actividad agraria, que logró que algunos puedan acrecentar su capital y muchos no por el desconocer la técnica de la actividad.


    Aparecieron capitales forasteros, y eso un nueva clase social, la de los empresarios, muchos improvisados, que desconocían el manejo contable de sus empresas.


    En Alvear como resultado de un país como el nuestro de una inseguridad económica, hicieron que muchos inversionistas desaparecían.


    Fue un período de opulencia, en dónde se demostró en las construcciones de grandes mansiones, estilos señoriales.


    A fines del siglo XIX Alvear, hubieron nuevos adelantos, como la instalación del telégrafo en el mes de agosto de 1883, durante el gobierno de la Provincia de Manuel Derqui.


    Se incrementó el comercio de fronteras con Brasil, con la ciudad de Itaquí.


    Este crecimiento comercial notorio e importante produjo la creación por parte de las autoridades gobernantes en el país, de la Aduana y la Sub Prefectura Naval.


    Había industrias pequeñas, una fábrica de jabón, de propiedad de Andrés Rojas, ingeniero que llegó a la ciudad con la empresa que construyó las vías del ferrocarril. Esta persona fue el primero que efectuó pruebas sobre el sembrado de arroz en la zona.


    Por el año 1915, en la calle Centenario, funcionaba un aserradero.


    El comercio de la ciudad entonces tenía las firmas comerciales:


    “La Riograndense”, del Señor Gabriel Fernández; “La Fundadora” de Heladio Hidalgo; “La Moderna” de Emilio Vázquez; “El Progreso”, panadería y almacén, fundada en 1817, de Manuel S. Aguilar; un Almacén y panadería de Justino Casals y Santiago Barreiro, fundada en 1891.


    Había una carpintería de Nicolás y Jacinto Trindades, una sastrería, en dónde se vestían los elegantes hombres de la zona, a la moda de la época, de Luis Arrúe.


    En la ganadería, podemos mencionar a los estancieros, Cancelo, Hidalgo, Marcelino Acuña con aproximadamente con trece mil cabezas cada uno.


    En lo referente a la agricultura, se plantaba, maíz, maní, tabaco, naranja , en la zona de de las chacras de Alvear, de Palmitas, Pancho Cué, grandes cargamentos que tuvieron como destino el interior de la provincia y a la provincia de Misiones, así como también hacia Buenos Aires.


    La siembra del arroz, alcanzó en la zona gran difusión, y su producción abarcó muchas hectáreas de tierras llegando hasta ocupar la siembra aproximadamente casi siete mil hectáreas de campos. El producido, siembra, elaboración, comercialización era hecho por la Cooperativa “El Molino”, de la localidad, esta actividad ocupó mucha mano de obra, y eso repercutió económicamente en otras actividades comerciales de la zona.


    Pero como las cosas en este país siguen siendo poco estables en lo que hace a la economía, por las erradas decisiones de los gobernantes, dejaron a los productores indefensos y repercutió en los chicos agricultores.


    También otros productos derivados de la actividad agrícola ganadera, como sebo, grasa fina, lana sucia y limpia, cerda, tuse de la cola de equinos y bovinos. El producto de la leche, como quesos y mantecas.


    La economía de Alvear se vio afectada año a año, y en el transcurrir del tiempo, al igual que otras localidades, fueron quedando empobrecidas, producto de la emigración de muchos que se fueron en la búsquedas de mejores horizontes en otros lugares lejanos.


    Muchos negocios cerraron sus puertas, entre los que se encontraron: la panadería y almacén de Elías Seleme; la tienda “La Favorita”, de Rafael Meneses, la ferretería Blasskent, de Ambrosio Blasskent, Casa Ayala, de Elías y Manuel Ayala, el almacén y panadería de Raúl Andere.


    Muchos cerraron se trasladaron a otros pueblos y otros se dedicaron a otras actividades.


    Otros comercios aguantaron la situación económica, con constancia y trabajo.


    Entre que las que podemos mencionar a:


    Casa “Martí” S.R.L. ,Gran tienda Ciudad de Alvear , Tienda Juan Pinedo, Casa Maneco, casa Veller.


     



    La ciudad creció y la educación de los niños era necesaria y fundamental, y se creó una escuelita particular por Eugenio Vales, el día 17 de febrero de 1866, tres años más tarde es reconocida por el gobierno provincial por decreto Nº 17 en el año 1869.


    En esa misma fecha el gobierno creó la primera escuela de niños y la primera directora fue la docente María Eugenia Rivero.


    A pesar de de no tener títulos estos fueron los primeros docentes de alma y vocación, sin percibir ninguna remuneración.


    El primer maestro con título que ejerció en Alvear fue Juan M. Saucedo. Egresado de la Escuela Normal de Maestros de Corrientes en 1869.


     



    Esta escuela fundada en 1890 en dónde se impartía la educación hasta el cuarto grado,  educación suficiente para la época equivalía a terminar los estudios secundarios en la actualidad.


    Esta escuela en un local en la esquina de las calles San Martín y Mariano Moreno, en un edificio propiedad de la familia Barreiro, su primer director Santiago Barreiro.


    La escuela se trasladó a una casa, propiedad de Mamerto Acuña, ubicada en la entre las calles Carlos Pellegrini y José Carmelo Belmont, y allí fue su primera directora Elvira Barreiro.


    Se menciona a continuación una de las primeras promociones al final del año 1908, entre los egresados se encontraban:


    Carlos Barberán, Enrique Sussini, Arcenio Barberán, Alfredo Sussini, Luisa Sussini, Filia Sussini, María Esther Sussini, Lilia Romero.


    En el año 1935 se cerró el Colegio de Pupilas, entonces la Escuela Provincial se trasladó a ese inmueble ubicado entre las calles, José C. Belmont, Mariano Moreno, Cristóbal Colón y Chacabuco.


    En ese predio pasó a denominarse “Escuela Provincial Graduada Nº1” la enseñanza impartida abarcaba la educación primaria completa, desde el primer grado hasta el sexto grado.


    En 1944 cambió de nombre por el de “Escuela Provincial Nº 123”, en dónde se impartieron clases de matemáticas, gramática estructural, y la enseñanza religiosa.


    En el año 1953 el Concejo General de Educación de la provincia, aprobó el plan de enseñanza por área en los grados superiores.


    La patrona de la Escuela es la Virgen de Itatí.


    Algunos de sus ex – alumnos lograron destacarse en otros ámbitos podemos mencionar a César Rodolfo Telechea, poeta, docente, integró la junta de Calificaciones del Concejo General de Educación de la Provincia, autor del himno a la Escuela Nº 123.


    El Doctor Aníbal Sussini, médico cirujano que integrara el equipo del Doctor Favaloro.


    En cuanto al aporte del establecimiento educacional, creó la Banda rítmica Infantil, que actúo en el Teatro San Juan de Vera, de la capital de la Provincia, y también estuvo presente en otras fiestas en localidades vecinas.


    La misma fue creada por la Señorita Blanca Lacroix, profesora de Jardín de Infantes, conocida en la ciudad de Alvear con apodo de “tía Babú”.


    La Escuela cuenta con un biblioteca propia, aunque hoy la mayoría de las escuelas de la provincia están provistas de libros para sus alumnos, en esa época no era común, y a ella podían recurrir los alumnos para consultas.


    También poseía un periódico escolar, confeccionado por los alumnos bajo el asesoramiento de los docentes.



    Creada el día 21 de julio de 1911. Funcionó primeramente en una propiedad de la Señora de Galván, ubicada entre las calles Independencia y Chacabuco, bajo la dirección de la docente Adelia Di Lorenzi, con una inscripción de seis alumnos, y en el final del mismo año ya tenía 98 alumnos.


    Los docentes fueron:


     de Primero “A” Carlos Elizarán, de Segundo “B” Feliberta Carneiro y de Segundo y Tercero: Saturnina F. de Zorrilla.


    En el año 1932, por resolución del Honorable Concejo Deliberante  fue bautizada con el nombre de “Carlos María de Alvear”.


    En el año 1952 con la donación del terreno para el edificio propio por el Municipio, pero las esperanzas se diluyeron, el edificio en dónde se dictaban clases apenas se mantenía, en un local del Señor Alcides barros, quien no pudo afrontar las refacciones. En el año 1958 después de veinticinco años el Comisionado Municipal de Alvear, Carlos Casals, clausuró la institución por causa del mal estado del edificio, hasta esa fecha contaban con doce secciones y trescientos treinta y un alumnos inscriptos.


    La escuela se trasladó a la casa del Doctor Mamerto Acuña, ubicada entre las calles Carlos Pellegrini y José C. Belmont, allí no pudieron instalarse todas las secciones, debido a que también allí funcionaba desde el año 1956 la Escuela de Comercio, y se tuvo que colocar dos secciones en la Escuela Provincial Nº 123.


    El día 24 de junio del año de 1961 cumplió sus Bodas de Oro, en un acto conmemorativo la docente Señorita Aurora Romero Saciega pasó lista a sus alumnos de 1911, era esa docente una de las pocas que quedaban de antaño.


    En 1970 se comenzó la construcción del edificio nuevo, ya propio de la escuela.


    En ese entonces la directora era la docente Mari Z de Sin.


    Concluida la obra, la escuela se trasladó para instalarse allí.


    En el año 1978 esta escuela por Decreto del Poder Ejecutivo Nacional, Ley 21.809 transfieren la escuela y otras escuelas nacionales en las provincias, pasaban a depender cada provincia. Por dicho motivo la Escuela Nacional Nº 79, pasó a ser la Escuela Provincial Nº 479.


    En el año 1986, el día 21 de julio esta escuela cumplió setenta y cinco años.


     



    Para la enseñanza primaria de adultos:


    El 19 de agosto de 1946, José María Malfussi, Diego Francisco Mañas, y Uan José Pinedo, fundaron la primera escuela primaria nocturna de la provincia. En un principio hasta que fue oficialmente reconocida por la provincia, los gastos de la institución fueron solventados por sus fundadores.


    Al inició tuvo 125 inscriptos, en dónde hombres y mujeres concurrieron a aprender, algunos de los alumnos acompañados por sus hijos menores a quienes no podían dejar en sus casas, por no poder solventar los gastos para pagar una persona que los cuiden, ya que eran en su gran mayoría personas de condiciones humildes, que tuvieron la oportunidad de aprender a leer y a escribir, algo necesario para la convivencia en la vida en sociedad, y sentirse mas realizadas.


    En el año 1949 recibió el nombre de “Escuela Nocturna Nº 11” dependiendo de la “Unidad Escolar Nº 123 , la directora era la docente Amanda Silva.


    Entre los años 1950-1955 se dictaron clases especiales, sobre matemática moderna, y principios básicos de gramática estructural, e idioma inglés impartido por Ronald R. Leckie, estas clases impartidas eran para preparar a los alumnos para continuar con una mejor base los estudios secundarios.


    También se dieron clases de Religión a cargo del sacerdote de la ciudad estaba la supervisión de las clases.


    En el caso de los alumnos que no eran del culto católico, no tenían obligación a concurrir a las mismas.


    Prestaron la colaboración desinteresada como docentes, Adolfo Saucedo, Oscar Álvarez, Felipe Magua, León Durand de Cassis, y el sacerdote José Bojzemiuk.


     



    En un predio cedido gratuitamente por Alcídes Barros, para que funcionara una nueva escuela en el año 1948 el día 13 de noviembre, por resolución Nº 1023 expediente 7476, letra I 200, durante el gobierno provincial del General Filomeno Velazco, se creó la Escuela “Infantil Rural Nº 184”.


    Su primer director y maestro fue el docente Diego F. Mañas hasta el año 1949, se desempeñaba impartiendo conocimientos en los grados, primero inferior, primero superior, y segundo superior.


    Por resolución del Concejo General de Educación de la Provincia se dispuso la creación del segundo grado superior, y se designo como maestro a José María Brayer.


    En 1959, se realizó la primera inspección,  a cargo del inspector técnico seccional Eduardo Serpa.


    En el año 1953 la Municipalidad de Alvear, donó para el edificio de la escuela Nº 184 una manzana del terreno Nº 16, ubicado en el barrio Centenario, figura en el Boletín Oficial del día 12 de agosto de 1953.


    La obra de construcción del edificio escolar concluyó al año siguiente, esta escuela alcanzó gran importancia contando con mas de quinientos alumnos, distribuidos en diez y siete secciones y cuatro jardines de infantes, la Rectora en 1986 fue la docente María T. de Vera.


     


     


     



    Las docentes, Hortensia Cassís de Quiróz, Blanca zamudio de Silva, realizaron un censo en los barrios “9 de julio” y “Puerto”, como resultado de este censo en el año 1958 se creó por Decreto Provincial este nuevo establecimiento escolar.


    Se designó a la docente Emiliana Alterach como directora, y como maestros a Jorge Seleme a cargo del primer grado, y a Isabel Sussini en el segundo grado.


    Esta escuela compró un terreno en el año 1969, luego de cinco años de construcción el día 5 de mayo de 1974 se trasladó al nuevo edificio, ubicado entre las calles San Martín y Azcuénaga, llevando el nombre de “Señorita Luisa Cuareta”.


    El día 7 de abril de 1982 por Resolución Nº 444/82 se creó la segunda sección de Jardín de infantes de cuatro años.


    Al siguiente año contarían con un primer grado con alumnos que pasaron por el Jardín de infantes de esa escuela.



    El interés de un grupo de alvearense con el propósito de que se cuente en la ciudad con una escuela de nivel medio, se reunieron en la Intendencia Municipal, y formaron una Comisión Promotora en vista a lograr el objetivo propuesto.


    Quedando constituida de la siguiente forma:


    Presidente: Doctor Héctor Oscar Dávila.


    Secretario José María Malfussi.


    Vocales:


    Arsenio Barberán, Homero S. Lucas, y Cecilia Sanabria.


    El día 21 de abril de 1955, en un salón prestado por la Escuela Provincial Nº 123, comenzaron las clases.


    Sus primeras autoridades escolares fueron:


    Director: José María Malfussi.


    Secretaria: Florentina L. Sussini de Fernández.


    Celadora: Nora V. Mllofré.


    Se formó una Comisión que brindaría asesoramiento al Consejo Directivo.


    En la parte administrativa integraron:


    Florencia Goyeneche de Sosa, en ese entonces ocupaba una banca en Cámara de Diputados de la Provincia.


    Oscar J. Álvarez, Dr. Francisco B. Laphitz, Dr. Héctor Oscar Dávila, el farmacéutico Arsenio Barberán, y Cecilia Sanabria.


    El 20 de octubre de 1956 decidieron solicitar la adscripción a la escuela Nacional de Comercio de Santo Tomé, Corrientes, encargando al Dr. Mamerto Acuña y al ingeniero Antonio C. Fernández, a realizar las gestiones a los efectos de concretar dicha adscripción, la misma fue efectuada el día 20 de noviembre de 1955 con la aprobación del Ministerio de Educación de la Nación, Expediente Nº 28.388/55.


    El día 15 de marzo de 1956 se organizó la sociedad Cooperadora, para a través de ella poder solventar los gastos del establecimiento escolar.


    Desde su funcionamiento hasta 1957, los exámenes complementarios eran tomados en la localidad de Santo Tomé, en la Escuela Normal Mixta y Comercial Anexa.


    Para esto el personal directivo, profesores y alumnos debían viajar a Santo Tomé.


    El día 20 de abril de 1957, el Dr. Mamerto Acuña expreso la voluntad de donar para institución escolar un edificio de su propiedad que fue ocupado hasta agosto de 1969.


    El 17 de mayo de 1957, la tienda “La Favorita” de Rafael Meneses, donó la bandera de ceremonias.


    El 30 de noviembre de 1957, viajaron a Buenos Aires para entrevistarse con el entonces Vicepresidente de la Nación, Brigadier Isaac Rojas, logrando con ello, la adscripción de la totalidad de los cursos en dicho establecimiento.


    Por Ley Provincial Nº 1935, el Gobierno de la Provincia de Corrientes, promulgó el reconocimiento y provincialización de la Institución.


    La escuela Provincial Mixta de Comercio de la ciudad de Paso de Los Libres, comenzó a funcionar como adscripta  a la Escuela “Dr. Mamerto Acuña”, y luego de dos años consiguió logró el reconocimiento provincial.


     


     



    Luego en la misma escuela se logró que se reconozca y oficialice  la anexión de la escuela nocturna a la escuela diurna “Dr. Mamerto Acuña”.


    En el año 1979 se impuso un nuevo plan de estudios de cuatro años de acuerdo a la Disposición Nº 314/79 con la orientación de Técnicos en Administración, esto amplió el horizonte de los peritos mercantiles recibidos en la institución.


     


     



    Se inicia la carrera a término con el Curso de Técnico Bancario el 21 de abril de 1983, en la inauguración estuvieron presentes en el acto, las autoridades de la provincia, el ministro de Educación Dr. Bernardo Panario, la Directora General de Enseñanza Media Profesora Medina Lareu, la  Supervisora General Benítez de Billinghurts.


    Y también se recibe ese día la Biblioteca Pública “Carlos María de Alvear” inaugurada oficialmente en la misma casa de estudios.


    En el año 1985 egresó la Primera Promoción de Técnicos Bancarios, ellos fueron:


     


    Mauricio Saucedo.


    Olinda Romero.


    Susana S. de Maidana.


    Ana María G. de Suñé.


    Hugo r. Mizzau.


    Roque Almozni.


    La institución continúa hasta el 21 de abril de 1985, fecha en que se logró conseguir para el establecimiento por Decreto Nº 926/85 otra carrera, la de Despachantes de Aduana.


     


     



    El 4 de abril de 1961 comenzó a salir al aire la emisión radial. Sus fundadores fueron: el ingeniero Pericles Mariano Lucas,  José Antonio Sosa, el Presbítero Julio Arguello, el Sub Prefecto Juan Manuel Oliveira, y Bethy Trindade.


     



    El 25 de mayo de 1970 se fundó la junta vecinal de Agua potable de Alvear, y un mes después comenzó a suministrar agua a doscientos sesenta usuarios.


    Este fue un ente sin fines de lucro, la primera comisión estuvo formada por:


    Presidente: Nayib F. Magua.


    Secretario: Pedro Vera.


    Tesorero: Máximo Witzler.


    Vocal 1º: Enrique Suñé.


    Vocal 2º: Ángel R. Arronis.


    Suplente 1º: Benigno Romero.


    Suplente 2º: Francisco S. Simón.


    Suplente 3º Gustavo V. Borda.


     


     


     


     


     


     


     


     


     


     


     


     


     


     


     



     


    Al final este trabajo deja una inmensa satisfacción, el de rememorar la historia de la ciudad de Alvear, esto se realizó hace ya hace varios años allá por el año 1986, y en realidad entre  dos estudiantes, Jorge Acuña y Élida Vasconcellos de Veller, en ese entonces de la carrera del Profesorado de Historia y Geografía presentamos este trabajo en la materia de seminario del cuarto año.


    En esta fecha, 17 de octubre del año 2008, terminé de pasar el trabajo con algunas reformas, ya que en los momentos que se hizo no había computadoras y se confeccionó en máquina de escribir.


    Ahora puedo poner a disposición de todos aquellos que quieran saber sobre la historia de la ciudad de Alvear, hoy es posible acceder por las facilidades que nos brinda internet, que me permiten subir a una página web para que usted pueda leerlo y si quiere bajarlo a la memoria de su computadora o imprimirlo para su lectura.


    Desde ya muchas gracias por poner atención en nuestro humilde trabajo, que puede tener algunos errores, pero que no lo puedo obviar.


    Hoy ya hace falta actualizar parte de esa historia, no sé si yo, o Élida, podemos hacerlo pero puede que otra persona pueda hacerlo.


     


    Profesor Jorge Acuña




     



    • PALMA FEDERICO. “Historia de la Ciudad de Alvear” pgs. 14, 15, 19,29, y 37. Corrientes 1958.

    • GÓMEZ FÉLIX HERNÀN. “Monumentos y Lugares Históricos de Corrientes” pgs. 163 y 164. Buenos Aires 1942.

    • HERRERA HÉCTOR LÓPEZ. “Viajando por Corrientes” pgs. 86 y 87.

    • ARCHIVO PARROQUIAL. “Boletín Eclesiástico” Nº 4.

    • MEMORIAS DEL RESGUARDO ADUANERO.

    • PRIMO MEANA COLODRERO “Homenaje al Doctor Mamerto Acuña” 1959.

    • LIBRO HISTÓRICO DE LA UNIDAD ESCOLAR Nº 123                 “José Carmelo Belmont”.

    • LIBRO HISTÓRICO DE LA UNIDAD ESCOLAR Nº 479 “Carlos María de Alvear”.

    • LIBRO HISTÓRICO DE LA UNIDAD ESCOLAR Nº 11.

    • LIBRO HISTÓRICO DE LA UIDAD ESCOLAR Nº 184.

    • LIBRO HISTÓRICO DE LA UNIDAD ESCOLAR Nº 226                 “Luisa Cuareta”.

    • LIBRO HISTÓRICO DE LA ESCUELA COMERCIAL DIURAN Y NOCTURNA “Dr. Mamerto Acuña”.

    • INFORMES ORALES DE CIUDADANOS DE ALVEAR.

     


     


     


     


     


     


     


     


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD