Domingo 20 de Abril de 2014 | Hay 52 usuarios online en este momento!
 

Antibioticos de Uso Pediatrico

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Es un tabajo realizado en el Hospital Militar de Asuncion-Paraguay sobre los farmacos mas utilizados en la rama pediatrica

Agregado: 25 de NOVIEMBRE de 2009 (Por Jose) | Palabras: 5582 | Votar! |
4 votos | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Medicina >
Material educativo de Alipso relacionado con Antibioticos Uso Pediatrico
  • Colera- antibioticos- inmunidad:
  • Antibioticos de Uso Pediatrico: Es un tabajo realizado en el Hospital Militar de Asuncion-Paraguay sobre los farmacos mas utilizados en la rama pediatrica
  • Síntesis de Antibióticos: Se estudia la estructura y síntesis de los principales antibióticos, como las Penicilinas, cefalosporinas, tetraciclinas y las fluoroquinolonas.

  • Enlaces externos relacionados con Antibioticos Uso Pediatrico


    Autor: Jose (josi125@hotmail.com)

    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imágenes, tablas, etc) haga click aquí o aquí si desea abrirla en ventana nueva.

    <

    Antibioticos de Uso Pediatrico

    Autores:

    Prof. Dr. Miguel Dante Zacarias Michelagnoli.

    Estudiante: Maria Victoria Isassi

    Estudiante: Ludmila Aramí Lezcano Rodas

    Estudiante: Ovidio Dejesus Lezcano Bareiro

    Estudiante: Aldo Ariel Lopez Gonzalez

    Estudiante: Sadi Cristina Montefilpo Galeano

    Estudiante: Maria Rocio Rales Nauman

    Estudiante: José Genaro Ramirez Bado

    Estudiante: Geraldine Rocio Romero Esteche

    Estudiante: Tatiana Elizabeth Roy Torales


    1. Introducción

    La edad influye de varias maneras: modificando las características farmacocinéticas del producto o variando la sensibilidad del paciente frente a determinadas acciones tóxicas del antibiótico.

    La función renal varía con la edad, está disminuida en el prematuro y el recién nacido, se normaliza entre los 2 y los 12 meses.

    Es preciso tener en cuenta la escasa capacidad metabólica del recién nacido para inactivar el cloranfenicol, por lo que, si se administra a las dosis infantiles habituales, puede desencadenar el síndrome del niño gris.

    También en el recién nacido las sulfamidas pueden competir con la bilirrubina en su fijación a la albúmina, desplazarla y provocar hiperbilirrubinemia capaz de ocasionar ictericia nuclear.

    Las tetraciclinas, debido a su avidez por el tejido óseo y dentario en formación, pueden perturbar el desarrollo y el crecimiento de estas estructuras de modo irreversible; por ello se deben evitar durante el embarazo, ya que pasan la placenta, y durante la infancia.

    Finalmente, la edad puede contribuir a que haya variaciones en la secreción ácida del estómago, condicionando así la absorción de los antibióticos que pueden ser inactivados en un pH ácido. Se sabe que la acidez gástrica es menor en los niños menores de 3 años y que la frecuencia de aclorhidria se eleva a partir de los 40 años; por lo tanto y puesto que la penicilina G es inactivada por la acidez, la absorción de este antibiótico y de otros b-lactámicos por vía oral puede estar aumentada en los niños pequeños.

    2. Objetivos:

    2.1.General:

    Evaluar el uso de antimicrobianos en el departamento de pediatria del hospital central de las fuerzas armadas

    2.2. Específicos:

    Hallar el promedio de edad de los pacientes en el tratamiento antibiótico.

    Reconocer la distribución por sexo de los pacientes en el tratamiento con antibióticos.

    Establecer las patologías más frecuentes que requieren el uso de antibióticos

    Determinar las indicaciones más frecuentes para cada grupo de antibióticos

    Evaluar si el uso de antibióticos es adecuado en base a indicación

    3. Marco Teórico

    Enfermedades infecciosas

    Una enfermedad infecciosa es la manifestación clínica consecuente a una infección provocada por un microorganismo; como bacterias, hongos, virus, y a veces, protozoos, o por priones. En el caso de agentes biológicos patógenos de tamaño macroscópico, no se habla de infección sino de infestación.

    Clasificación

    Transmisibilidad

    Las enfermedades infecciosas se dividen en transmisibles y no transmisibles.

    Las enfermedades infecciosas transmisibles se pueden propagar directamente desde el individuo infectado, a través de la piel o membranas mucosas o, indirectamente, cuando la persona infectada contamina el aire por medio de su respiración, un objeto inanimado o un alimento.

    En las enfermedades infecciosas no transmisibles el microorganismo no se contagia de un individuo a otro, sino que requiere unas circunstancias especiales, sean medioambientales, accidentales, etc., para su transmisión. En estos casos, las personas infectadas no transmiten la enfermedad.

    Grupos biológicos de agentes patógenos

    Enfermedad

    Agente Causal

    Absceso

    Streptococcus agalactiae

    Neumonia

    Streptococcus pneumoniae o neumococo

    Bronquitis

    Virus de la gripe ,adenovirus, rinovirus, coronavirus, virus respiratorio sincitial, influenza, parainfluenza, Coxsackie y ECHO

    Bronquiolotis

    VRS (Virus Sincitial Respiratorio)

    Apendicitis

    Actinomyces

    Sx Bronquial Obstructivo

    VRS (Virus Sincitial Respiratorio)

    Amigdalitis

    streptococos, estafilococos

    Los antibióticos son sustancias producidas por diversas especies de microorganismo (bacterias, hongos, actinomicetos) que suprimen la proliferación de otros gérmenes y al final pueden destruirlos. Sin embargo, el uso común a menudo ha ampliado el término de antibióticos de modo que incluya antibacterianos sintéticos como las sulfonamidas y las quinolonas que no son sintetizados por microbios. Se han identificado cientos de antibióticos y muchos han sido llevados a la etapa en que tienen utilidad en la terapéutica de enfermedades infecciosas, Los antibióticos muestran diferencias notables en sus propiedades físicas, químicas y farmacológicas, así como en sus espectros antibacterianos y en sus mecanismos de acción. Los conocimientos de los mecanismos moleculares de la réplica bacteriana, de hongos y virus han facilitado en grado sumo la obtención racional de compuestos que interfieren en los ciclos vitales de microorganismos.

    Clasificación y mecanismo de acción.

    Se han propuesto algunos esquemas para clasificar y agrupar a los antimicrobianos, y en todos ha  habido excepciones y superposiciones. Desde el punto de vista histórico, la clasificación más común se ha basado en la estructura química y mecanismo de acción propuesto, y así se consideran:

    1) Compuestos que inhiben la síntesis de la pared bacteriana; entre ellos están penicilinas y cefalosporinas, que guardan semejanza estructural, y también medicamentos disímbolos como cicloserina, vancomicina, bacitracina y los antimicóticos del tipo de imidazol (miconazol, ketoconazol y cíotrimazol);

    2) Compuestos que actúan de modo indirecto en la membrana celular del microorganismo y que afectan su permeabilidad y permiten la fuga de compuestos intracelulares; entre ellos están los detergentes, polimixina y colistimetato y los antimicóticos poliénicos nistatina y anfotericina B, que se ligan a esteróles de la pared del germen;

    3) Medicamentos que afectan la función de las subunidad-s ribosómicas 30 S o 50 S y causan inhibición reversible de la síntesis proteínica; estos productos bacteriostáticos incluyen cloranfenicol, tetraciclinas, eritromícina y clindamicina;

     4) Compuestos que se unen a la subunidad ribosómica 30 S y alteran la síntesis de proteínas, todo lo cual culmina en la muerte del microorganismo; incluyen los aminoglucósidos;

    5) Medicamentos que afectan el metabolismo de ácido nucleico como las rifamicinas (p. ej., rifampicina) que bloquean a la RNA polimerasa dependiente de DNA, y las quinolonas que inhiben a la girasa;

    6) Antimetabolitos como el trimetoprim y las sulfonamidas que bloquean fases metabólicas específicas que son esenciales para los microorganismos;

    7) Análogos de ácidos nucleicos, como zidovudina, ganciclovir, vidarabina y aciclovir, que bloquean a las enzimas virales que son esenciales para la síntesis de DNA y así impiden la réplica viral. Es probable que surjan nuevas categorías conforme se esclarezcan más mecanismos complejos; en la actualidad se desconoce el mecanismo exacto de acción de algunos antimicrobianos.

    ANTIBIOTICOS Beta Lactámicos

    PENICILINAS

    Las penicilinas constituyen uno de los grupos de antibióticos de mayor importancia. Desde que fue posible contar con la primera penicilina, han surgido otros antimicrobianos, pero sigue siendo uno de los antibióticos más importantes y de mayor uso, y se siguen sintetizando derivados nuevos del núcleo penicilínico básico. Muchos de ellos tienen ventajas peculiares y, por tal razón, los miembros de este grupo constituyen los fármacos más indicados contra un gran número de enfermedades infecciosas.

    Propiedades químicas.

    La estructura básica de las penicilinas, incluye un anillo tiazolidina unido a otro anillo /?-lactámico que está unido a una cadena lateral. El propio núcleo de penicilina es el elemento estructural fundamental de actividad biológica; la transformación metabólica o la alteración química de esta parte de la molécula hace que se pierda toda acción bacteriana importante. La cadena lateral es la que rige muchas de las características antibacterianas y farmacológicas de un tipo particular de penicilina. Se han producido penicilinas naturales con base en la composición química del medio de fermentación utilizado para el cultivo de Penicillium. La penicilina G (penicilina bencílica) es la que presenta mayor actividad antimicrobiana de todas ellas y es la única penicilina natural que se utiliza en clínica.

    Penicilinas semisintéticas.

    El descubrimiento de que el ácido 6-aminopen¡cÍlánico podía obtenerse de cultivos de P chrysogenum,

    de los que se eliminaban los precursores de cadena laterales, permitió obtener penicilina semisintética. Pueden agregarse cadenas laterales que modifican la sensibilidad de los compuestos resultantes, a enzimas inactivadoras (/?-lactamasas) y que cambian la actividad antibacteriana y las propiedades farmacológicas del producto. El ácido 6-aminopenicilánico actualmente se produce en gran cantidad con el auxilio de una amidasa de P. chrysogenum (fig. 45-1); dicha enzima rompe la unión peptídica que une la cadena lateral de penicilina al ácido 6-aminopenicilánico.

    Escala cuantitativa de penicilina (unidades).

    La unidad internacional de penicilina es la actividad específica de este antibiótico contenida en 0-6 fig de la sal sódica cristalina de penicilina G. En consecuencia, 1 mg de penicilina G sódica pura tiene 1 667 U; 1.0 mg de penicilina G potásica pura posee 1 595 U. Las dosis y potencia anti bacteriana de las penicilinas semisintéticas se expresan en peso.

    Mecanismo de acción de las penicilinas y cefalosporinas.

    Los antibióticos /í-lactámicos destruyen bacterias sensibles. Aún no son completos los conocimientos sobre el mecanismo de dicha acción, pero innumerables investigadores han aportado datos que permiten conocer el fenómeno básico (Tomasz, 1986). Las paredes de las bacterias son esenciales para su proliferación y desarrollo normales. El peptidoglucano es un componente, heteropolimérico de la pared bacteriana que da a ella su estabilidad mecánica rígida, gracias a su estructura en forma de entramado, con innumerables "entrecruzamientos" En microorganismos grampositivos, la pared tiene 50 a 100 moléculas de espesor pero en las bacterias gramnegativas sólo es de una a dos moléculas. El peptidoglucano posee cadenas de glucano que son cordones lineales de dos aminoazúcares alternantes (N-acetilglucosaminay ácido N-acetilmurámico) que están entrecruzadas por cadenas peptídicas. La biosíntesis del peptidoglucano incluye unas 30 enzimas bacterianas y puede considerarse en tres etapas. La primera, que es la formación de un precursor, ocurre en el citoplasma. El producto, que es un uridind i fosfato (UDP)-acetilmuramil-pentapéptido fue llamado "nucleótido de Park", en honor a su descubridor

    (Park y Strominger, 1957) y se acumula en las células cuando se inhiben las etapas ulteriores de la síntesis. La última reacción en la vía sintética del compuesto es la adición de un dipéptido, la D-alanil-D-alanina. La síntesis del dipéptido entraña racemización previa de L-alanina y condensación catalizada por la Dalanil- D-alanina sintetasa. La D-cicloserina es un análogo estructural de la D-alanina y actúa como un inhibidor competitivo de la racemasa y sintetasa. En las reacciones de la segunda fase, se unen UDP-acetilmuramil- pentapéptido y UDP-acetilglucosamina (con la liberación de nucleótidos de uridina) para formar un polímero largo. La tercera etapa, que es la final, incluye la terminación de los enlaces cruzados (entramado); ello se logra por una reacción de transpeptidación fuera de la membrana celular. La propia transpeptidasa se liga y está en la membrana. El residuo de glicina terminal del puente de pentaglicina se une al cuarto residuo del pentapéptido (D-alanina) y libera al quinto residuo (también Dalanina). Es precisamente esta última etapa de la síntesis del peptidoglucano, la que inhibe los antibióticos/í-1 adámicos y los glucopéptidos como la vancomicina (por un mecanismo diferente del que usan los /í-lactámicos;. Los modelos estereoscópicos indican que la conformación de la penicilina es muy semejante a la de laD-alanil-D-alanina (Waxman y col., 1980; Kelley y col., 1982). La transpeptidasa probablemente es acilada por la penicilina, es decir, al parecer se forma la enzima peniciloil, con rotura de la ligadura—CO—N— del anillo /3-lactámico. Un fenómeno importante es la inhibición de la transpeptidasa, que se describió en párrafos anteriores, pero hay otros objetivos similares para las acciones de penicilinas y cefalosporinas; en forma global, han sido llamados proteínas ligadoras de penicilina (PBP; Spratt, 1980). Todas las bacterias poseen varias unidades de este tipo; por ejemplo, Staphylococcus aureus tiene cuatro PBP, en tanto que Escherichia coli posee como mínimo siete. Las PBP varían en su afinidad por diferentes antibióticos /í-lactámicos aunque al final las interacciones se tornan covalentes. El mayor peso molecular de PBP de E. coli (PBP 1 a y Ib) incluye las transpeptidasas que se encargan de la síntesis de peptidoglucanos. Otras PBP en esta misma bacteria incluyen las que son necesarias para conservar la forma bacilar del microorganismo y para la formación de tabiques en la fase de división. La inhibición de las transpeptidasas hace que se formen esferoplastos y surja la lisis rápida. Sin embargo, la inhibición de las actividades de otras PBP puede generar lisis más tardía (PBP 2) o la producción de formas filamentosas largas del microorganismo (PBP 3). La lisis de la bacteria que suele surgir después de su exposición a los antibióticos /í-lactámicos en definitiva depende de la actividad de las enzimas autolíticas de la pared bacteriana que son las autolisinas o las mureína hidrolasas. La intervención natural de estas enzimas no se conoce en detalle pero actúan en circunstancias normales en procesos que intervienen en la división celular. Tampoco hay datos claros de la relación entre la inhibición de la actividad PBP y la activación de las autolisinas. La interferencia en el ensamblado del peptidoglucano en medio de la actividad constante de la autolisina podría culminar en lisis celular, pero el mecanismo al parecer es más complejo. Algunos datos sugieren que la exposición de la bacteria a los antibióticos /í-lactámicos hace que se pierda un inhibidor de las autolisinas; se ha señalado que las bacterias en cuestión son "tolerantes a la penicilina" y se han aislado especies de estafilococos y estreptococos con tales características, en individuos con infecciones persistentes (Tomasz y Holtje, 1977; Tomasz, 1979)

    Clasificación de las penicilinas y resumen de sus propiedades farmacológicas

    Es útil clasificar las penicilinas según su espectro de actividad antimicrobiana.

     1. La penicilina G y su congénere cercano, penicilina Vy son fuertemente activas contra cepas sensibles de cocos grampositivos, pero sufren hidrólisis fácilmente por la penicilinasa. Por tal razón, estos compuestos son ineficaces contra casi todas las cepas de Síaphylococcus aureus.

    2. Las penicilinas resistentes a penicilinasa (meticilina, nafcilina, oxacilina, cloxacilina y dicloxacilina) generan efectos antimicrobianos menos potentes contra microorganismo sensibles a penicilina G, pero son eficaces contra Staphylococcus aureus productor de penicilinasa.

    3. Ampicilina, amoxicilina, bacampicilina y otras más comprenden un grupo de penicilinas cuya actividad

    antimicrobiana se ha "extendido" para abarcar microorganismos gramnegativos como Haemophilus influenzas E. coli y Proteus mirabilis. Los fármacos de esta categoría y otros más que se señalan adelante son hidrolizados fácilmente por /J-lactamasas de "amplio espectro" que han surgido con frecuencia cada vez mayor en cepas clínicas de estas bacterias gramnegativas.

    4. La actividad antimicrobiana de carbenicilina, su éster indanil (carbenicilina indanil) y ticarcilina se ha extendido para abarcar Pseudomonas, Enterobacter y especies de Proteus.

    5. Otras penicilinas de espectro amplio incluyen mezlocilina y piperacilina que poseen actividad antimicrobiana útil contra Pseudomonas, Klebsiella y algunos otros microorganismos gramnegativos. Las propiedades farmacológicas de los productos individuales se exponen en detalle en los párrafos siguientes, pero conviene hacer algunas generalizaciones. Después de la ingestión de las penicilinas, éstas se absorben y se distribuyen ampliamente por todo el cuerpo. Se alcanzan rápido en tejidos y en secreciones como líquido sinovial, pleural y pericárdico y bilis, concentraciones terapéuticas. Sin embargo, sólo cifras pequeñas se detectan en secreciones prostáticas, tejido encefálico y líquido infraocular, y las penicilinas no penetran a los fagocitos vivos en grado significativo. Las concentraciones de estos compuestos en líquido cefalorraquídeo (LCR) son variables, pero son menores de 1% de las observadas en plasma cuando las meninges son normales. Si hay inflamación, las cifras en el LCR pueden aumentar incluso 5% de su valor en suero. Las penicilinas son eliminadas con rapidez y, en particular, por filtración glomerular y secreción tubular renal de modo que su vida media en el organismo es breve;

    de manera característica se observan lapsos de 30 a 60 min en este sentido. Por tal razón, son grandes las concentraciones de dichos fármacos en la orina.

    Aminopenicilinas: ampicilina, amoxicilina y sus congéneres

    Los medicamentos de esta categoría poseen actividad antibacteriana similar y un espectro más amplio que los antibióticos expuestos hasta este punto. Todos son destruidos por la ¿í-lactamasa (de bacterias grampositivas y gramnegativas)  y por ello son ineficaces contra casi todas las infecciones por estafilococos. Actividad antimicrobiana. La ampicilina y las aminopenicilinas similares son bactericidas contra grampositivos y gramnegativos. Son poco menos activas que la penicilina G contra cocos grampositivos sensibles a este último compuesto. Los meningococos y L. monocyíogenes son sensibles al fármaco. Muchas cepas de neumococos poseen grados variables de resistencia a la ampicilina. Conviene considerar resistentes a la ampicilina/amoxicilina a las cepas resistentes a penicilina. H. influenzae y el grupo viridans de estreptococos por lo común son inhibidos por muy bajas concentraciones de ampicilina. Sin embargo, se han obtenido cepas de H. influenzae muy resistentes a la ampicilina de niños con meningitis. Se calcula que 25 a 30% de los casos de meningitis por H. influenzae son causados por cepas resistentes a la ampicilina. Los enterococos tienen el doble de la sensibilidada la ampicilina sobre bases ponderales que a la penicilina G (MIC de la ampicilina es de 1.5 mg/ml, en promedio). Casi todas las

    cepas de N. gonorrhoeae, E. coli, P mirabilis, Salmonella y Shigella eran altamente sensibles cuando se utilizó por primera vez la ampicilina en el comienzo del decenio de 1960, pero ahora 11D4 lección ¡A yuimioíerapia ae tas enjermeaaaes microoianas un porcentaje cada vez mayor de dichas especies es resistente.

    En la actualidad, no es sensible 30 a 50% de las cepas de E. coii, un número importante de P mirabilis y prácticamente todas las especies de Enterobacter. Se han identificado con frecuencia cada vez mayor en diversas zonas del mundo cepas resistentes de Salmonella (mediadas por plásmido). Muchas de las cepas deShigella ahora son resistentes. Casi todas las cepas de Pseudomonas, Klebsiella, Serratia, Acinetobacter y Proteus indol positivo son resistentes a este grupo de penicilinas; estos antibióticos son

    menos activos contra B. fragilis que la penicilina G. Sin embargo, la administración conjunta de un inhibidor de la /3-lactamasa, como ácido clavulánico o sulbactam, amplía notablemente el espectro de actividad de estos fármacos (véase adelante).  Ampicilina.

                                                                                                      .

    Propiedades farmacológicas.

     La ampicilina (AMCILL, OMNIPEN, POLYCILLIN, otros) es estable en medio ácido y se absorbe adecuadamente después de ingerida. Una dosis oral de 0.5 g produce concentraciones plasmáticas máximas de 3 /ig/ml a las dos horas. La absorción es incompleta si antes de ingerir el fármaco la persona consume alimentos. La inyección intramuscular de 0.5 a 1 g de ampicilina sódica genera concentraciones máximas en plasma de 7 o 10 /¿g/ml, respectivamente, a la hora; dicha cifra disminuye en forma exponencial y la vida media es de 80 min en promedio. La disminución grave de la función renal prolonga en grado extraordinario la persistencia de la ampicilina en plasma. La diálisis peritoneal no es eficaz para eliminarla de la sangre, pero la hemodiálisis expulsa en promedio 40% de las reservas corporales de ampicilina en unas siete horas. En presencia de disfunción renal, se necesita ajustar la dosis del fármaco (apéndice II). La ampicilina aparece en la bilis, es sometida a la recirculación enterohepática y se la excreta en cantidades apreciables en las heces. La dosis de ampicilina varía con el tipo y la gravedad de la infección que se busca tratar, así como con la función renal y la edad. Los neonatos (incluso de una semana de vida) deben recibir 25 a 50 mg/kg de peso corporal cada 12 h. Los niños de uno a cuatro años de edad deben recibir 100 a 200 mg/kg al día en tres fracciones y los de mayor edad, la misma dosis diaria en cuatro porciones. En enfermedades leves a moderadas, la dosis para adultos es de 1 a 4 g ingeridos diariamente en fracciones y cada seis horas. En infecciones graves es mejor administrar el

    fármaco por vía parenteral a dosis que van de 6 a 12 g al día. El tratamiento de la meningitis exige utilizar dosis mayores, incluso de 400 mg/kg de peso ai día por vía parenteral (en partes iguales cada cuatro horas) para niños, y 12 g al día para adultos. Amoxicilina. El fármaco en cuestión, que es una penicilina

    semisintética, sensible a la penicilinasa, guarda parentesco clínico y farmacológico cercano con la ampicilina; es estable en ácido y ha sido formulado para consumo oral. Su absorción por vías gastroinestinales es más rápida y completa que la de la ampicilina, lo cual constituye la principal diferencia entre uno y otro productos. El espectro antimicrobiano de la amoxicilina esencialmente

    es idéntico al de la ampicilina con la excepción importante de que aquélla al parecer es menos eficaz que la segunda contra la shigelosis (Neu, 1979). Las concentraciones máximas de amoxicilina (AMOXIL, otros)

    en plasma son de 2 a 2.5 veces mayores que las de ampicilina después de ingestión de la misma dosis; los valores mencionados se alcanzan en término de dos horas y son en promedio 4/íg/ml cuando se administran 250 mg. Los alimentos no interfieren en la absorción del antibiótico. Tal vez por la mayor absorción de su congénere, la incidencia de diarrea con la amoxicilina es menor que después de usar ampicilina. La incidencia de otros efectos adversos al parecer es semejante. La vida media de la amoxicilina es similar a la de la ampicilina, pero las concentraciones efectivas de la amoxicilina oral son detectables en el plasma por un lapso dos veces mayor que en el caso de la ampicilina por su absorción más completa. En promedio, 20% de la amoxicilina se liga a proteínas plasmáticas, cifra semejante

    a la observada con la ampicilina. Gran parte de una dosis del antibiótico se excreta en la forma activa en orina. El probenecid retrasa la excreción del fármaco.

    Bacampicilina.

    El medicamento mencionado es el éster 1- etoxi-carboniloxietil de la ampicilina. Su absorción es muy satisfactoria después de su ingestión y se hidroliza hasta la forma de ampicilina durante la absorción en vías gastrointestinales. Las concentraciones en sangre son 50% mayores que las alcanzadas con la amoxicilina, y el fármaco ha sido eficaz administrado dos veces al día. El clorhidrato de bacampicilina (SPECTROBID) se expende para consumo oral. La dosis usual para adultos es de 800 a 1 600 mg/día en dos fracciones (Scheife y Neu, 1982). Los niños deben recibir 25 a 50 mg/kg de peso corporal al día.

    Otros congéneres. Lapivampicilina es el éster pivaloiloximetil de la ampicilina. También es activa sólo después de conversión en ampicilina in vivo. Su absorción después de ingerida es semejante a la de la amoxicilina. No existen datos de que el uso del fármaco señalado brinde alguna ventaja. Otro éster similar

    de la ampicilina es la talampicilina. La epicilina y la ciclacilina son aminopenicilinas semejantes a la ampicilina y tienen escasa o nula ventaja respecto al compuesto original. Ninguno de estos antibióticos se distribuye comercialmente a Estados Unidos. Indicaciones terapéuticas para usar aminopenicilina. Infecciones de vías respiratorias superiores.

    La ampicilina y amoxicilina son activas contra Streptococcus pyogenes y muchas cepas de Streptococcus pneumoniae y H. influenzae que son las principales bacterias patógenas de vías respiratorias superiores.

    Los fármacos son eficaces contra sinusitis, otitis media, exacerbaciones agudas de bronquitis crónica y epiglotitis causada por cepas sensibles de estos microorganismos. En muchas áreas, //. influenzae resistente a ampicilina puede constituir un problema. La faringitis bacteriana debe tratarse con penicilinas

    G o V porque Streptococcus pyogenes constituye el germen patógeno principal.

    Infecciones de vías urinarias.

    Casi todas las infecciones no complicadas de las vías mencionadas son causadas por Enterobacteriaceae

    y la especie más común es E. coli; la ampicilina suele ser un compuesto eficaz aunque se ha vuelto cada vez más común la resistencia a ella. Las infecciones de vías urinarias por enterococos se tratan eficazmente con la sola ampicilina.

    Meningitis. La meningitis bacteriana aguda en niños suele ser causada por H. influenzae, Streptococcus pneumoniae y N. meningiíidis. Dado que 20 a 30% de las cepas de H. influenzae y Streptococcus pneumoniae son resistentes a dicho antibiótico, la ampicilina no está indicada como fármaco único para tratar la meningitis. Dicho antibiótico posee actividad excelente contra L. monocytogenes, una causa de meningitis en sujetos inmunodeficientes. Por todo lo comentado, un régimen racional para el

    tratamiento empírico de meningitis bacteriana sospechada es la combinación de ampicilina y una cefalosporina de tercera generación.

    Infecciones por Salmonella.

    Los cuadros que se acompañan de bacteriemia, enfermedades con focos metastásicos y síndrome de fiebre entérica (incluida la fiebre tifoidea) mejoran adecuadamente con los antibióticos. Algunos médicos consideran que los fármacos más indicados son una fluoroquinolona o la ceftriaxona, pero también son eficaces trimetoprim-sulfametoxazol o ampicilina a dosis altas (12 g/día en adultos). En algunas áreas geográficas es frecuente la resistencia a la ampicilina. Es posible erradicar satisfactoriamente el estado de portador tifoídico en personas sin vesiculopatía, a base de ampicilina, trimetoprim- sulfametoxazol o ciprofloxacina.

    Reacciones adversas

    Se han descrito numerosos efectos secundarios,

    Penicilinas

    El efecto adverso más importante lo constituyen las reacciones de hipersensibilidad desde erupciones cutáneas hasta la reacción anafiláctica inmediata a su inyección Debe evitarse la terapéutica con penicilinas en un paciente realmente alérgico siempre que sea posible, pero si el tratamiento con estos antibióticos es imprescindible, bien por la etiología del proceso o por otros factores (p.

    ej., durante el embarazo, en el que los -lactámicos constituyen el grupo de menos riesgo de toxicidad tanto para la madre como para el feto), existe la posibilidad de desensibilizar al paciente mediante la administración oral o subcutánea de cantidades muy pequeñas y crecientes de penicilina con los intervalos recomendados.

    Otros efectos adversos

     Alteraciones gastrointestinales,  Aumento reversible de las transaminasas, Alteraciones hematológicas, Hipopotasemia, Nefritis intersticial, Encefalopatía

     Cefalosporinas a) Reacciones de hipersensibilidad b) Nefrotoxicidad: necrosis tubular producida por

    cefaloridina con dosis mayores de 4 g/día; puede ser provocada, aunque menos frecuentemente y con dosis más altas.  c) Por vía parenteral pueden producir dolor localizado en inyección intramuscular y tromboflebitis por vía intravenosa. d) Intolerancia al alcohol, descrita tras la administración  de cefamandol, moxalactam y cefoperazona. e) Fenómenos hemorrágicos, relacionados con la producción de hipoprotrombinemia, trombocitopenia y alteraciones en la función plaquetaria f) Además, las cefalosporinas pueden producir sobreinfecciones, aumento de las transaminasas, eosinofilina, test de Coombs positivo (en ocasiones asociado a anemia hemolítica), habiéndose descrito algún caso de encefalopatía semejante a la producida por penicilinas.

     Carbapeneme

    Este grupo de antibióticos puede originar reacciones de hipersensibilidad que pueden ser

    cruzadas con penicilinas o cefalosporinas. Tras la administración intravenosa rápida de imipenem aparecen náuseas o vómitos en el 1 % de los pacientes aproximadamente. El imipenem puede producir, con mayor frecuencia que otros -lactámicos, convulsiones; este efecto adverso es más frecuente tras la administración de dosis elevadas (algunos autores señalan cifras de hasta el 10% en pacientes tratados con dosis de 1 g/6 h), en pacientes con insuficiencia renal fundamentalmente si son ancianos, pero sobre todo en pacientes con patología cerebrovascular previa, epilepsia o cualquier otro tipo de enfermedad

    del sistema nervioso central.

     Monobactámicos

    Disminuye la posibilidad de hipersensibilidad cruzada, no habiéndose descrito hasta este momento ni reacciones anafilácticas ni alteraciones cutáneas tras la administración de aztreonam en

    pacientes con test cutáneos positivos a la penicilina.

    Aplicaciones terapéuticas

    Constituyen el conjunto de antibióticos más importante de la terapéutica antiinfecciosa; la penicilina G continúa siendo el tratamiento de primera elección en todos los procesos infecciosos producidos

    por bacterias sensibles aunque es importante conocer los datos de sensibilidad locales antes de tomar la decisión demodificar el criterio general de tratamiento.

    En cuanto a los inhibidores de -lactamasas, las asociaciones ácido clavulánico-amoxicilina, ácido clavulánico- ticarcilina, sulbactam-ampicilina y tazobactam-piperacilina son alternativas terapéuticas muy útiles en el tratamiento de infecciones producidas por determinadas bacterias cuya resistencia a los -lactámicos tiene su origen en la síntesis de -lactamasas; su utilización dependerá del índice de resistencias que exista en la zona, pero en ningún caso deben sustituir a las penicilinas en aquellos procesos en los que las penicilinas solas son todavía el tratamiento de primera elección.

     Infecciones ORL

    a) Amigdalitis bacterianas

    b) Profilaxis de la fiebre reumática.

    c) Otitis media y sinusitis aguda.

    d) Sinusitis crónica.

    Infecciones respiratorias

    a) Neumonía extrahospitalaria

    b) Neumonía intrahospitalaria

    .c) Neumonías por aspiración

    .d) Bronquitis.

    Infecciones óseas y articulares

    La bacteria responsable más frecuente es S. aureus, por lo que la primera elección recae sobre las penicilinas resistentes a las -lactamasas: las isoxazolilpenicilinas. Las cefalosporinas de primera generación y, en caso de resistencia, la vancomicina, constituyen alternativas válidas. Si la infección se debe a enterobacterias o Pseudomonas,son útiles las cefalosporinas de tercera generación, especialmente la ceftazidima y la cefsulodina, si bien no hay datos clínicos concluyentes. Como alternativa se pueden utilizar el ciprofloxacino y los carbapenemes.

    Infecciones cutáneas y de tejidos blandos

    Producidas por S. pyogenes o por S. aureus, por lo que el tratamiento de elección es penicilina G o penicilina oral en la erisipela y la linfangitis estreptocócica o isoxazolilpenicilinas en la celulitis y la forunculosis estafilocócicas. En las infecciones por Bacillus anthracis es de elección la penicilina G procaína, 600.000 U cada 12 horas IM. En las infecciones asociadas a úlceras por decúbito y en las celulitis secundarias a vasculopatías periféricas, en las que hay que considerar la existencia de bacterias gramnegativas y de bacterias anaerobias, puede administrarse cefoxitina, cefmetazol o penicilinas antipseudomonas. En las infecciones secundarias a mordeduras se recomiendan los siguientes antibióticos: ampicilina en la mordedura de perro y rata, cloxacilina en la de gato y cefoxitina en la humana.

     Infecciones del sistema nervioso

    a) Meningitis.

    b) Absceso cerebral. Las penicilinas están indicadas

    sólo en los casos en que la etiología más probable sea el estreptococo

    (abscesos cuyo origen sea una sinusitis) o el

    estafilococo (en general, postraumáticos).

     Infecciones urinarias

    a) Extrahospitalarias, tracto inferior. En la mayoríade los casos es eficaz la amoxicilina puede ser útil la asociación de ampicilina con inhibidores de -lactamasas, aunque no es imprescindible

    por existir otras muchas posibilidades.

    b) Intrahospitalarias, tracto inferior. Son infecciones multirresistentes en las que está justificada la asociación de ampicilina o amoxicilina con inhibidores de -lactamasas.

    c) Pielonefritis. Se emplean los mismos antibióticos recién indicados, pero prolongando el tratamiento durante 10-14 díaS

    Infecciones ginecológicas

    En las infecciones del aparato genital femenino (endometritis y enfermedad inflamatoria pélvica), exceptuando

     las de transmisión sexual, las bacterias más frecuentes son las enterobacterias, algunas especies de

     estreptococos y bacteroides. Este espectro es bien cubierto por las cefalosporinas cefmetazol, cefoxitina y moxalactam, y por las penicilinas con actividad antipseudomonas.

     Infecciones de transmisión sexual

    La penicilina es el antibiótico de elección tanto en la sífilis como en la gonorrea, a pesar del aumento en las resistencias que presentan los gonococos.

    Infecciones intestinales

    Aunque en principio las diarreas no deben tratarse con antibióticos, en las producidas por Shigella, Salmonella o E. coli excepcionalmente puede estar justificada su administración . La ampicilina es una alternativa válida, mientras que la amoxicilina no es eficaz en las shigelosis. La actividad del mecilinam o del pivmecilinam sobre salmonelas es mayor que la de la ampicilina o amoxicilina, pudiendo utilizarse incluso en la fiebre tifoidea.

     Infecciones de vías biliares

     Endocarditis bacteriana

    a) Endocarditis estreptocócica

    b) Endocarditis por Enterococcus faecalis: se recomienda ampicilina y gentamicina.

    c) Endocarditis por S. aureus: cloxacilina a la dosis de 2 g IV cada 4 horas durante 6 semanas; algunos autores recomiendan asociar gentamicina durante las dos primeras semanas.

    d) Endocarditis por S. epidermidis

    e) Profilaxis de la endocarditis bacteriana.

     Otras infecciones

    La penicilina G es también el antibiótico de elección enlas infecciones producidas por los siguientes gérmenes:

    a) Corynebacterium diphtheriae: penicilina G procaína, 600.000 U cada 12 horas en adultos y 300.000 U cada 6 horas en niños durante 10 días (más la antitoxina diftérica).

    b) Clostridium tetani: penicilina G, 2 millones de U cada 6 horas por vía IV, junto con las medidas terapéuticasespecíficas.

    c) Clostridium perfringens: penicilina G, 10-20 millones de U/día por vía IV.

    d) Listeria monocytogenes: penicilina G, 15-20 millonesde U/día por vía IV durante 2 semanas por lo menos; en caso de endocarditis el tratamiento se prolonga 4 semanas como mínimo. Su sensibilidad es semejante para la ampicilina y, en caso de alergia a los -lactámicos, se puede administrar tetraciclina, eritromicina, cloranfenicol o cotrimoxazol.

    e) Actinomyces israeli: penicilina G, 12 millones de U/día por vía IV durante 2 semanas, seguida de penicilina V, 1 g/6 horas oral hasta la curación.

    4. Pacientes  y métodos:

    La metodología utilizada fue el estudio observacional, descriptivo, de corte transverso, con muestreo no probabilístico de casos de pacientes internados en el pabellón de Pediatría del Hospital Militar de las fuerzas Armadas

    Incluimos a 90 pacientes internados en el área de pediatría del Hospital Central de las FFAA.

    Para la recopilación de los datos, se recabo informaciñon de fichas llenadas por los médicos.

    Las variables analizadas fueron: edad del paciente, sexo, procedencia, motivo de consulta, diagnóstico, días de internacion, vía de administración.

    Los datos se expresan en tablas y proporciones, utilizando estadística descriptiva.


    5. Resultados

    Durante noviembre de 2009 incluimos a 90 pacientes internados por enfermedades infecciosas.

    La edad estuvo comprendida entre 1,3 meses a 17 años

    Grafico 1. Franja Etaria n=90

    Predominó el sexo femenino (52 %). Se expresa en el gráfico 2.

    Grafico 2. Distribución por sexo.

     


    EL antibiotico más utilizado fue Amoxicilina Sulbactam.

    Gráfico 3. Antibioticos Utilizados n=90

    La mayoría de los pacientes provenian de central.

    Gráfico 4. Procedencia de los pacientes. n=90

    6.  Discusión.

    Hemos analizado los resultados en el tratamiento del manejo de internados con enfermedades infecciosas mediante la revisión del Historial Médico, revisión sistémica de la literatura.  

    Según los resultados obtenidos  hemos destacado el valos de los antibióticos en el tratamiendo de enfermedades infeciosas pediátricas, siendo las enfermedades mas comunes que padecen los que pertenecen a este rango etario.

    7. Conclusiones.

    La administración de antibiticos en enfermedades infecciosas pediatricas es lo mas frecuente.

    La edad estuvo comprendida entre 1,3 meses a 17 años (media de 3)

    El 88% de los pacientes provenían del dpto. Central

    El diagnóstico más frecuente fue de Neumonia 43%.

    Amoxicilina Sulbactam se utilizó en 36 pacientes (40%)

    La vía más utilizada fue la endovenosa (80%).

    Los días de internación fueron de un promedio de 4,4 dias.

    8. Bibliografía 

    1. FLORES, Jesús, Farmacología Humana, Quinta Edición. España - Barcelona. Editorial Masson S.A.  2008.
    2. ACOSTA MEJÍA, M. Manual clínico de farmacología práctica. JGH editores, primera edición, 2000.
    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imágenes, tablas, etc) haga click aquí o aquí si desea abrirla en ventana nueva.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD