Jueves 17 de Abril de 2014 | Hay 70 usuarios online en este momento!
 

Vidas Robadas, retrato de una realidad

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Planteamos investigar cómo a través del género de la telenovela dramática basada en hechos reales, se logra crear conciencia en la sociedad y en las instituciones que parecen indiferentes ante temas que son de conocimiento público, y por los cuales se mira hacia otro lado pensando, quizás, que las cosas le suceden a los demás. Tomamos como ejemplo a la telenovela dramática, mezclada con la comedia social dramática, “Vidas Robadas”, que se emitió por Telefé desde el 3 de marzo de 2008 hasta el 29 de octubre del mismo año, cuya historia se desarrolla en el marco del secuestro de mujeres por una red clandestina dedicada a la trata de personas para obligarlas a ejercer la prostitución.

Agregado: 02 de DICIEMBRE de 2009 (Por Leonela Peralta) | Palabras: 21485 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Comunicación >
Material educativo de Alipso relacionado con Vidas Robadas retrato una realidad
  • EL EJERCICIO FILOSÓFICO DE LA RAZÓN COMO INTRUMENTO DE LA TEOLOG: Filosofía es el natural y espontáneo uso de la razón que trata de entender la realidad considerada en la misma...conocimiento, filosofía, teología, cristiano, ser, razón,amor, sabiduría.
  • Trazado de rayos: ...
  • Lenguaje y realidad en Cien años de soledad de Gabriel García Márquez: analisis de la obra cien años de soledad de Gabriel Garcia Marquez

  • Enlaces externos relacionados con Vidas Robadas retrato una realidad


    Autor: Leonela Peralta (leos_layon90@hotmail.com)

    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imágenes, tablas, etc) haga click aquí o aquí si desea abrirla en ventana nueva.

    Tema a investigar:

    Planteamos investigar cómo a través del género de la telenovela dramática basada en hechos reales, se logra crear conciencia en la sociedad y en las instituciones que parecen indiferentes ante temas que son de conocimiento público, y por los cuales se mira hacia otro lado pensando, quizás, que las cosas le suceden a los demás.

    Tomamos como ejemplo a la telenovela dramática, mezclada con la comedia social dramática, “Vidas Robadas”, que se emitió por Telefé desde el 3 de marzo de 2008 hasta el 29 de octubre del mismo año, cuya historia se desarrolla en el marco del secuestro de mujeres por una red clandestina dedicada a la trata de personas para obligarlas a ejercer la prostitución.

    La trama está basada en el caso Marita Verón, cuya madre Susana Trimarco, asesoró a los guionistas Marcelo Camaño, Guillermo Salmerón, Martín Méndez y Laura Farchi,  para que luego Telefé Contenidos produzca esta tira diaria.

    En este sentido, nuestra posición, es demostrar que este género tan menospreciado y criticado,  puede activar la conciencia de la sociedad en general a través de una investigación seria por parte de la emisora y de los autores.

    Presentación de la Investigación:

                El trabajo constará de una serie de puntos que serán desarrollados y analizados de acuerdo al siguiente esquema:

    . Secuestro de Juliana.

    . La red de trata de personas.

    . El suicidio de Ástor Monserrat.

    . Los hermanos Unquillo.

    . Búsqueda final.

    . Capítulo final.

              En cuanto a la producción nos enfocaremos en:

    . Los paralelismos entre la ficción y la realidad.

    . Tramas principales.

    . Tramas secundarias.

    . Actores invitados.

               Con respecto al impacto alcanzado, analizaremos los ratings medidos por la telenovela y los demás programas que competían en esa misma franja horaria a lo largo de todo el ciclo.

               La recepción lograda en lo referente al interés social de parte de diferentes autoridades del ámbito privado y público, como así, también, los premios recibidos hasta hoy día.

              La descripción de cada uno de los personajes que formaron este elenco de acuerdo al siguiente encuadre:

    . Criminales.

    . No criminales cercanos a Monserrat.

    . Familia Míguez.

    . Familia Amaya.

    . Familia Pontevedra.

    . Fundación.

    . Justicia.

    Trascendencia social de “Vidas Robadas”

    Como ya hemos marcado en varios puntos de nuestra investigación, la ficción “Vidas Robadas” tuvo mucha influencia para volver a despertar conciencia en la sociedad por el secuestro de personas con fines de explotación sexual, siendo este uno de los delitos más aberrantes y tomado como una forma de esclavitud en la Argentina.

    Con la aparición de la ficción con contenido social, logrando captar la atención del público en temas que estaban olvidados, se inicia una etapa de fuerte compromiso en el que los medios de comunicación han jugado un papel importante en el momento de brindar soluciones.

    El tema planteado por “Vidas Robadas” está presente en nuestro país desde hace varios años. Sin embargo, tomó mayor estado público luego de que fue presentado en la telenovela antes mencionada, basándose en el caso Marita Verón.

    Para ampliar un poco más el caso, diremos que Marita Verón es una chica de 23 años que el 3 de Abril del 2002 salió de su casa y nunca más volvió. Sus padres, en especial su mamá Susana Trimarco, comenzaron una búsqueda sin descanso que sigue hasta el día de hoy.

    Esa búsqueda les reveló la existencia de una red de secuestros de chicas y su posterior sometimiento a la explotación sexual.

                                                                                                                               A raíz de esta investigación, han sido rescatadas muchas chicas que estaban prisioneras y las obligaban a prostituirse en sitios como las llamadas “whiskerías”. A pesar de las pruebas, ningún funcionario público ha promovido una investigación profunda de estos lugares, hasta que la tira fue presentada en la televisión.

    También se llegó a decir que la clausura de estos lugares dejaba a mucha gente sin una fuente de trabajo. Como vemos, al parecer la sociedad prefiere dejar de lado a las jóvenes que sufren y desaparecen, y seguir con estos sitios, ya que en nuestro país existen miles de burdeles y departamentos donde se explotan a las mujeres.

    Pero lo más grave de la existencia de estos lugares son las zonas liberadas donde la policía, las autoridades municipales y los jueces intervienen, y que como es sabido, no hacen nada al respecto.

    Luego de la llegada que la telenovela tuvo en todo el país, el camino emprendido por Susana Trimarco no sólo hizo que se recuperaran jóvenes sometidas a la explotación sexual, y que hoy reciben asistencia en la fundación que lleva el nombre de Marita, sino que también desde el punto de vista legislativo, la Ley 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas marcó un avance en la investigación.

    Este documento expresa la necesidad de asistir a las víctimas. Además, establece una serie de disposiciones penales y procesales para los captores. Aquí el rol del Estado, la Justicia, las Fuerzas de Seguridad y el alcance que tuvo la telenovela,  jugaron un papel importante para que este tipo de casos vuelvan a ser valorados.

                                                                                                                               La Cámara de Diputados aprobó y convirtió en ley el proyecto que determina a la trata de personas como un delito federal. Tenía media sanción del Senado desde Diciembre de 2006, sin embargo recién en el 2008, luego de que los casos de trata de blancas volvieran a salir a la luz, esta ley comienza a tener importancia. Coincide justamente con el momento en que “Vidas Robadas” forma parte de la televisión argentina.

    Las penas van de los tres a los quince años de prisión, y puede elevarse a diez si el culpable fuese familiar directo o cónyuge de la víctima.

    La ley diferencia a las víctimas mayores de las menores de 18 años. En el primer caso se deberá demostrar que hubo algún método de coerción para que se configure el hecho ilícito.

    En el caso de que las víctimas sean menores de edad, la escala penal se eleva de 4 a 10 años de prisión. Y si se trata de menores de 13 años, será 6 a 15 años de prisión efectiva.

                                                                                                                               Esta Ley apunta a combatir las redes de prostitución, que reclutan chicas de bajos recursos y las engañan para luego hacerlas trabajar bajo presión, que va desde retenerles los documentos, dejarlas sin dinero hasta mantenerlas cautivas.

    A pesar de las movilizaciones y los reclamos de justicia de Susana Trimarco, y de la ayuda que recibió gracias a los medios de comunicación, la mayoría apunta a que esta Ley revictimiza a la persona explotada invirtiendo la carga de la prueba. Muchos aseguran que por el miedo que siente una víctima, difícilmente declare en contra de quien la sometió y así será difícil probar que hubo sometimiento, requisito necesario para la condena del delito. Al parecer más obstáculos hacen que no se pueda dar el buen “funcionamiento” de la Ley.

    La telenovela se basaba en la siguiente Historia:

    Resumen del caso “Marita  Verón”

    Marita Verón era una chica tucumana que a los 23 años tomaba la vida con decisión y muchas esperanzas alimentadas desde su formación cristiana, con trabajo y la mira puesta en un futuro de plena realización personal y familiar. Pero un día salió de su casa para una consulta ginecológica y nunca más regreso. Sus padres comenzaron una búsqueda empecinada y sin descanso pero hasta hoy sin resultado positivo. Esa búsqueda, entre otras cosas, ha revelado la existencia de una red de secuestro de chicas y su posterior sometimiento a la explotación sexual.

    A raíz de la investigación se han rescatado en La Rioja diecinueve jovencitas que eran mantenidas prisioneras y se las obligaba a prostituirse en las llamadas “whiskerías” y que no son otra cosa que prostíbulos. Pero a pesar de ser de conocimiento público, ningún fiscal ha promovido investigación alguna y se guarda un riguroso silencio oficial sobre el tema. Es más, cuando un funcionario puso crudamente el tema a la consideración pública, fue echado del gobierno, mientras los regentes de estos lugares eran recibidos en los despachos oficiales para buscar una solución al “grave problema social” que implicaba la clausura de los prostíbulos, por dejar a mucha gente sin su fuente de trabajo.

    El prologo de un drama

    Como era metódica, relata su madre, decidieron con su marido no tener más hijos hasta que la situación económica de su pareja se consolidara y pudieran ofrecer a sus hijos una educación y una formación esmerada. Como los anticonceptivos afectaban su salud, resolvieron que se haría colocar un DIU. Fue a un ginecólogo y le explicaron los pasos preparatorios para la colocación del dispositivo. Tenía una vecina, que era enfermera de la Maternidad y le dice que no gaste dinero ya que ella tenía un novio que era jefe de personal, quien la recomendaría para evitar las largas esperas para ser atendidos. Allí sólo tenía que pagar $20. Ella confiaba en que todo saldría bien y también tenía en cuenta que su médico particular le cobraba mucho más. Fue al hospital y le dan las órdenes para que se realice los estudios correspondientes. La llaman al día siguiente para avisarle que debía llevar su documento de identidad para que se lo sellen, cosa que a la madre le llamó mucho la atención. Incluso le dijo a la enfermera que ella sabía su número de documento, pero esta insistió en que debía portarlo. La madre ya tenía un mal presentimiento.

    El 3 de abril de 2002 nos levantamos a las siete de la mañana, continúa relatando la madre,  Yo tenía que hacer unos trámites. Dejamos a mi nieta con su padre y Marita dijo que iría y regresaría en poco tiempo. Llevaba una remera, un jean y unas zapatillas. Salió en puntillas para que no la escuchara su hija y me repitió “quedate tranquila que enseguida vuelvo”, y se fue ligerito. Su madre se quedó en el porche, mirándola, sin saber que no volvería a verla nunca más.

     Historia contada por Susana Trimarco, madre de la chica secuestrada:

     Regresé a casa como a las 12:30 —recuerda Susana Trimarco—. Yo andaba en el centro y me sentía mal, estaba muy inquieta, preocupada, así que apenas me desocupé  me volví a casa. Cuando llegué, estaba David jugando con Micaelita. No bien bajé del auto le pregunté a mi yerno si había regresado Marita. Me dijo que no y que tampoco había llamado por teléfono. Pensé que ahí nomás le habrían hecho los estudios. Entré, preparé el almuerzo pero tenía los ojos pendientes del reloj. A las 14 llega mi marido y pregunta por Marita. Le digo que no había llegado y él se extrañó que no haya llamado a la casa o a su teléfono celular para avisar que tardaría. Ya estábamos preocupados todos. Sirvo la comida, pero mi marido dice "no voy a almorzar. Me voy a la Maternidad a ver qué pasa con mi hija. Tengo un mal presentimiento. Algo le ha pasado, algún accidente, alguna cosa…" Tomó las llaves de auto y se fue. Fue a la Maternidad y preguntó por los consultorios, pero estaba todo cerrado. Se volvió por las calles que podría haber ido o vuelto Marita, pero no encontró nada.

    Vuelve a la casa y me dice: "ya vamos, presiento que algo malo le ha pasado a mi hija". Entonces me puse a llorar y volvimos los dos a la Maternidad. En la casa quedaron David con la chiquita, por sí acaso Marita regresaba para que la casa no esté con llave. En la Maternidad comenzamos a recorrer todo, que es como un laberinto en la zona de consultorios, pero todo estaba vacío.

    Hablo con personal de seguridad y pregunto por el jefe de personal, el señor Ardiles. Entonces el hombre me pregunta quién me dijo que era jefe de personal. Yo le respondo que él había dicho. No. Me dice el hombre, él sólo es personal de limpieza acá. Pero en estos momentos no está. Le expliqué la situación y me dice que era imposible que estuviera allí pues ya todo estaba cerrado y no quedaban médicos, ni enfemeras, ningún personal.
    Entonces comenzamos a dar vueltas por el parque que está al lado de la Maternidad, por las calles adyacentes y nada. Volvimos a la casa y no teníamos noticias. Decidimos ir al barrio donde vivía Marita y hablar con la enfermera, Patricia Soria, para ver si sabía algo. Ella la había mandado a hablar con este tipo y él era el último que había estado con Marita. Pero nos cansamos de llamar a la puerta. En la casa no había nadie.

    Cuando regresábamos a casa le digo a mi marido que vamos a denunciar el caso a la Policía. El me dice que vamos a los hospitales a ver si había tenido algún accidente. Finalmente fuimos a la Policía, pero no nos quisieron tomar la denuncia. Nos dijeron que había que esperar 24 horas, que podría haberse ido a algún lado o algo así.
    Pasaban las horas y nosotros seguíamos en la búsqueda. Hablamos por teléfono con las amigas de su grupo más íntimo y a ninguna la había llamado ni tenían noticia alguna. Tampoco los familiares sabían nada.

    Volvimos a la Policía y exijo que se tome la denuncia. Luego va mi marido con el esposo de Marita y a él le toman la denuncia. Después voy yo y hago otra denuncia, como madre. Y seguimos buscando.

    Entre familiares y amistades eran más de cincuenta personas movilizadas convehículos.
    Mi marido se pasó una semana sin dormir buscando con el comisario Sánchez, que era de la comisaría donde pusimos la denuncia. Comenzamos a hacer afiches con la fotografía de Marita y los pegamos por toda la ciudad, fuimos a los medios, no dejamos rincón sin revisar.

    Primer señalamiento hacia La Rioja


    La Policía nos mandaba de un lado a otro y nada. Hasta que mi marido fue con unos afiches para la zona roja del parque 9 de Julio y comenzó a preguntarle a las chicas si la habían visto. Mientras tanto, la Policía nos madaba a las villas miseria, de donde venían datos que la habían visto aquí y allá, que estaba drogada, que estaba alcoholizada. La Policía me preguntaba si estaba bien de la cabeza. ¡Cómo no iba a estar bien, si era una chica sana, inteligente! Así nos tenían de un lado para el otro, mintiéndonos.
    En la zona roja encontramos una mujer que había sido violada, vendida y traída a La Rioja. Ella dijo: "a esta chica yo la vi". Y nos dio la pista de La Rioja. Y nos dio el nombre de un tal Taibo, relacionado con la venta de drogas y que está fichado por la Policía de La Rioja porque tiene antecedentes. El hombre fue detenido, pero negó todo. No obstante, de ahí comienzan a aparecer datos y todas las pistas apuntaban a La Rioja.

    Otra desviación policíaca

    Habían pasado unos 15 días y nosotros nos preparábamos para venir a La Rioja. Nos llama el comisario Lisandro (un atorrante que nos desvió) y nos dice que una mujer le había dicho que había visto a Marita en la localidad rural de Chañar; que andaba perdida entre los cañaverales y que ahí la había tirado un auto. Suspendimos el viaje y nos fuimos hacia Chañar. Anduvimos más de cien personas buscando surco por surco, en las acequias, en las quintas, gritando su nombre. Pero todo era mentira.

    Después nos enteramos que en ese lugar había una chica, Clarita Valdez, quien tenía problemas mentales y solía vagar por esos lugares.
    Pero todas las pistas apuntaban a La Rioja. Aparte de Taibo aparecieron nombres como el de Daniel Milhein, que está metido en el ambiente de la prostitución y trabajaba con Liliana Medina; está Pablo Milhein, que es hermano del anterior, un tal González, que trabajaba de remisero para Liliana Medina y que actualmente está preso; está el hermano de la Jesús Rivero, que también está metido, comenzó a aparecer mucha gente que se mueve en ese ambiente.

    Un crudo testimonio

    Hay una chica que ha sido rescatada de la casa de la Daniela Milhein, que se llama Fátima Mansilla y tiene dieciséis años. Ella dijo: "Yo dormí a la par de Marita". Mientras a nosotros nos mandaban a los cañaverales, a mi hija la tenían en una residencia de Yerba Buena. Esta mafia alquila residencias con alquileres de mil o mil doscientos pesos y las usan como corrales para juntar a las chicas que secuestran. A esta chica le dieron pastillas, la durmieron, la metieron en una de esas residencias y después no las sacan más. Las mantienen en un régimen de esclavitud. Fátima dijo: "a mí me secuestran el día 27 de mayo, me llevan a una casa de éstas, me encierran.
    Cuando me despierto, vi al lado mío a su hija. La identifiqué por los afiches que había visto antes de ser secuestrada. Marita estaba dormida. Cuando yo desperté, me quedé quietita porque por una puerta entreabierta veo a Daniel Milhein con otras tres personas. Yo no quería que sepan que estaba despierta, porque cada rato venían a vernos. Cuando Marita se despierta, se sienta en la cama y estaba como perdida. Yo le pregunto de dónde venía. Entonces me dijo: ‘me trajeron de La Rioja. Yo soy de Tucumán’. Tenía puesta una remerita blanca, una pollerita y zapatillas. Le ponían inyecciones para mantenerla dormida, dopada". Había pasado más de un mes, así que la habían traído a La Rioja, la volvieron a llevar y la tenían en esa casa.

    Desconfianza Judicial

    Se solicitaron vía exhorto varias medidas de investigación. Nos decían en el juzgado de Tucumán que cuando estaba el juez (Daniel) Moreno de turno no había que pedir nada, que había que esperar que pase el turno de él para solicitar las medidas.
    Entonces yo me enojé con el fiscal y le dije que no iba a seguir permitiendo esto porque ya había pasado mucho tiempo y la Justicia no me daba respuestas sobre mi hija. Para que se realicen algunas diligencias no podía estar esperando que no esté de turno un juez que no quiere hacer justicia.

    Entonces tomé la determinación de venir a La Rioja. Hablé con el Dr. Moreno, aclaramos muchas cosas. Creo que tendría que haber venido antes.
    Ahora estamos acá porque ya va para tres años que no tenemos respuestas y queremos que la Justicia nos dé esas respuestas. Nosotros sólo queremos recuperar a nuestra hija, saber qué pasó y qué pasa con ella. No puedo dar datos sobre los procedimientos que estamos impulsando porque el sumario está bajo secreto y no queremos entorpecer nada.

    Recuperación de 19 secuestradas

    Buscando a Marita en La Rioja hemos recuperado a diecinueve chicas, precisa Susana Trimarco. Todas en el negocio de Liliana Medina y tenían de15 a 19 años de edad. Estaban secuestradas. Para mantenerlas sometidas las golpeaban, las tenían encerradas, las drogaban, también amenazaban con matar a algún miembro de la familia. En el caso de Marita, según testimonio de Andrea Romero, una de las chicas recuperadas, la amenazaban con matar a su hija y a mí. Andrea Romero (15) cuenta que mataron a una chica delante de ella y de castigo la acostaron al lado del cadáver.
    Acá en La Rioja todos los procedimientos que se hacían con intervención de la Policía local daban resultados negativos. En el 2003 hablé con el ministro de Justicia y Seguridad de la nación, Dr. Gustavo Véliz, y le pedí que gestionara la intervención de Gendarmería, porque no confiaba en la Policía riojana. En el primer allanamiento que se hace con personal de Gendarmería, encontramos a Andrea Romero. Ella apareció gritando "auxilio, por favor. Estoy aquí en contra de mi voluntad. Me trajeron de La Pampa".


    Eran dos chicas, pero a la otra no se la pudo rescatar en esa oportunidad. Recién se logró encontrarla el año pasado. La tenía secuestrada el "Negro" Luna y la chica es de apellido Zelaya. A la causa la tiene el Dr. Alejandro Arce. Este Luna tiene un corte en la cara, estuvo preso en Tucumán en la causa de Marita y lo trajeron aquí por esta chica. Según ella declara, la tenían durante el día encerrada en una casa, bajo llave, a veces no le daban ni de comer. Por la noche la llevaban en una camioneta al local donde la obligaban a prostituirse. Andrea Romero, cuando declara todo lo que había vivido, tenía miedo de que la maten a su amiga (Zelaya).

    Finalmente, Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, dijo que "ahora hemos encontrado buena predisposición de las autoridades de La Rioja y esperamos que esto se termine, que se termine el calvario que venimos padeciendo ya casi tres años. Es una tortura diaria".
    A su turno, el padre de la muchacha, Daniel Verón, acotó que "ahora entiendo el dolor de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, que no saben qué es lo que han hecho con sus hijos y no pueden elaborar el duelo".

    La familia Verón quiere saber por qué se la investiga

    El abogado de la familia de Marita Verón presentará hoy un recurso de habeas data ante la Justicia Federal a fin de que se le informe si existe una investigación en marcha sobre esta familia y en base a qué presunción delictiva. Por otra parte, se supo ayer que se habrían producido serias discrepancias entre la comisión policial tucumana y la policía local, lo que habría motivado que tome intervención el Ministerio del Interior de la Nación.
    La policía tucumana, encabezada por el comisario principal Jorge Eduardo Tobares, entiende que sus colegas retacean colaboración a las tareas investigativas que pretenden desarrollar en esta ciudad. Por otra parte, desde la Policía riojana se habría remitido a su similar de Tucumán un pedido de informe de filiación de los miembros de la familia Verón.

    En base a ello y ante la presunción de que existe por parte de la policía riojana una investigación en marcha de los familiares de la chica desaparecida, el abogado Ibáñez presentará hoy un recurso de habeas data a la Justicia Federal. Entiende el letrado que resulta cuanto menos contradictorio que se pretenda investigar a la familia de la víctima de un delito grave mientras se muestra una actitud remisa para avanzar en pos del esclarecimiento de éste.

    En tanto, no se registraron acciones de trascendencia ayer en torno a la investigación que se impulsa para dar con el paradero de María de los Angeles Verón, la joven tucumana secuestrada en su provincia y que, según numerosos testimonios, fue traída a La Rioja donde se la mantenía prisionera y se la obligaba a ejercer la prostitución.
    El abogado de la familia Verón, Saúl Ibáñez, había solicitado medidas que están a la espera de ser provistas por el juez de Instrucción de feria, Daniel Enrique Moreno.

    Otros casos de secuestro (en base a la historia de la telenovela)

    Andrea Aurora Darrosa tenía quince años cuando fue secuestrada en Aristóbulo del Valle, Misiones y fue obligada a ejercer la prostitución durante ocho años en La Rioja hasta que logró escapar, en mayo del año 2003. Este es el testimonio que rindió por ante la Fiscalía de Instrucción de Sexta Nominación, con asiento en la ciudad de Tucumán y a cargo de la Dra. Adriana Reinoso de Cuello.

    Impacto:

    El programa se emitió en Argentina por Telefé a las 22:30. Dicho horario hizo que compitiera con el programa Showmatch de Canal Trece, el cual lo superaba en las mediciones de rating. Esto hizo que en varias ocasiones circularan rumores sobre un posible levantamiento del programa. Al respecto, el guionista Marcelo Camaño comentó lo siguiente:

    “No es una porción mayoritaria de gente la que desea engancharse con algo así. Sobre todo compitiendo con el show más importante de este país, que tiene que ver con la alegría, con el chisme, con otro tipo de cosas más simpáticas. Somos conscientes de que no estamos tocando un tema que va a hacer 40 puntos de rating.”[]

    Antes del inicio de la temporada 2008 de Showmatch, Canal 13 respondió al estreno de Vidas Robadas postergando el inicio de la telecomedia Por amor a vos, de manera que sus horarios se superpusieran. En dichas ocasiones, la telecomedia protagonizada por Claribel Medina se impuso por 29,9 contra 21,8.[] Ya con el programa de Marcelo Tinelli en el aire, la serie bajó hasta los 13,7 puntos.[] El programa apeló al beso de los personajes de Facundo Arana y Mónica Antonópulos, pero sin los resultados esperados.[]

    En abril se consideró levantar la serie y emitir en su lugar "El exitoso Sr. Pells", una ficción con Florencia de la V, Erika Rivas y Mike Amigorena (proyecto postergado y renombrado como Los exitosos Pells), para lo cual Villaruel entró en contacto con el productor Sebastián Ortega.[ ]Sin embargo, ante la aparición de dichos rumores, Telefe reconfirmó que Vidas Robadas no se levantaba.[]

    Aunque continuara sin ganar en su franja horaria, en la medición global de julio Telefe logró superar en rating a Canal 13, siendo Vidas Robadas una de sus producciones más exitosas.[] La sostenida buena performance de la serie contra el gran éxito de Showmatch llevó al programa a postergar la finalización de la serie, prevista para el 15 de agosto, hasta fines octubre[. ]El diario Clarín elogió la determinación de Telefe de mantener la novela en el aire a pesar de no lograr un importante éxito de rating, y sin recurrir a estrategias como la realización de cambios de horarios o una modificación del enfoque de la trama; en contraste con el tratamiento recibido por la serie El Capo del año anterior.[]

    Recepción:

    "Vidas Robadas" fue declarado de interés social por la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires por su trama, el 28 de mayo de 2008. Facundo Arana y Soledad Silveyra participaron del acto de distinción.[] Asimismo, recibió una distinción similar por parte de la Cámara de Diputados de la Nación, la cual la declaró de interés cultural por sus aportes a la difusión de la defensa de los derechos humanos.

    Comercialización:

    []

    Más de 20 países adquirieron los derechos de televisación de la serie, mientras que en Rusia se adquirieron los derechos para realizar una remake de la misma.[]

    Premios:

    Nominaciones

    Telenovelas no tradicionales ni testimoniales de la realidad

    Como telenovela que no sea tradicional, ni tampoco su tema principal se haya basado en la realidad social, podemos nombrar a “El Capo”.

    “El Capo” fue una comedia dramática argentina protagonizada por Miguel Ángel Rodríguez y Gianella Neyra. La historia estaba basada en mafiosos argentinos, inmigrantes árabes, judíos e italianos.

    Todo el universo de “El capo” gira alrededor de Omar Shariff, don Chicho Mastrogiuseppe y Moisés Svarsky. Sin ellos, la mafia carece de guía y  es por estos tres hombres en donde las luchas internas para hacerse con el poder estarán a la orden del día.

    Ficha Técnica (Adaptación):

    Título: “Vidas Robadas”

    Género: Telenovela, género policíaco.

    Creación: Claudio Villarruel y Bernarda Llorente.

    Producción: Telefé Contenidos.

    Dirección: Miguel Colom.

    Guión: Marcelo Camaño y Guillermo Salmerón.

    País de origen: Argentina.

    Duración: 60 minutos.

    Temporadas: 1.

    Episodios: 131.

    Reparto: Facundo Arana
                     Soledad Silveyra
                     Mónica Antonópulos
                     Jorge Marrale
                     Juan Gil Navarro
                     Sofía Elliot
                     Romina Ricci
                     Carlos Portaluppi
                     Virginia Innocenti
                     Adrián Navarro

    Lugar: Buenos Aires.

    Emisión: Cadena Original: Telefé.

    Fechas de emisión: 3 de marzo de 2008 a
                                     29 de octubre de 2008.

    “Vidas robadas” fue una telenovela dramática que se emitió por Telefe desde el 3 de marzo de 2008 hasta el 29 de octubre del mismo año, contando en su emisión final con una función en el Teatro Ópera. Durante sus 131 episodios promedió unos 16.0 puntos de rating.[ ]Bajo la dirección de Miguel Colom, la historia se desarrolla en el marco del secuestro de personas para obligarlas a ejercer la prostitución, y traza paralelismos con el caso Marita Verón. La propia Susana Trimarco, madre de Marita Verón, asesoró a los guionistas Marcelo Camaño y Guillermo Salmerón. La telenovela narra las desventuras  de Juliana Míguez, una muchacha de Río Manso, pueblo de ficción de la provincia de Buenos Aires, que es secuestrada por una red de trata de personas. En ella se muestra el punto de vista de la joven, desde dentro de dicha red, el de su madre, que desesperadamente intenta encontrarla y rescatarla por diversos medios, y el de los criminales que tienen todo el poder para manejar dicho sistema de explotación. Al principio la historia se dividía en partes iguales entre el secuestro de Juliana y en una trama de telenovela involucrando a Facundo Arana, el actor más famoso del elenco; pero la aclamación lograda por la parte más comprometida de la trama llevó a que ésta termine abarcando a la totalidad de la historia y a todos los personajes de la misma. El personaje de Bautista Amaya, interpretado por Arana, alcanza características propias de un héroe de acción en lugar de las habituales de un galán de telenovelas.[] Al igual que otras novelas previas como Resistiré, El Deseo o Montecristo, la ficción fue utilizada como medio de crítica social.[] La serie fue declarada de interés social por parte de la legislatura de la ciudad de Buenos Aires y por la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, así como también ganó numerosos premios, entre los que se destaca el Martín Fierro de Oro en el 2009.

    Argumento:

    Secuestro de Juliana:

    El tema principal de la historia se desarrolla alrededor de Juliana Miguez (Sofía Elliot), una adolescente de Río Manso que es raptada y obligada a trabajar dentro de una red de prostitución. Sus padres, Rosario Soler (Soledad Silveyra) y Juan Miguez (Patricio Contreras) desde ese momento inician una búsqueda desesperada para encontrar y recuperar a su hija. Pronto descubren que la policía no los ayuda realmente, y que incluso colaboran con la red. Río Manso, el sitio en donde transcurre la historia, no es un sitio real, si bien existe una localidad con el mismo nombre al sur de la Provincia de Corrientes, las escenas que tienen lugar en dicho pueblo se filmaron en Carlos Keen,[] de la Provincia de Buenos Aires, y en la trama se menciona a Río Manso como un poblado bonaerense.

    La red de prostitución esta manejada por el poderoso empresario Ástor Monserrat (Jorge Marrale), y sus ayudantes Nicolás Duarte (Juan Gil Navarro) y Dante Mansilla (Adrián Navarro). Monserrat simula tener numerosas propiedades lícitas, como industrias e inmuebles, que le dan una imagen de empresario respetable, pero en realidad son escenarios ficticios para tapar el dinero obtenido de la prostitución.

     Por otro lado, uno de los protagonistas es Bautista Amaya (Facundo Arana), un antropólogo que queda viudo al principio de la novela ya que Duarte atropella a su esposa con su auto y no se queda en el lugar a socorrerla. Por casualidad Bautista entabla una relación con Ana (Mónica Antonópulos), a quien rescata cuando queda atrapada en la montaña. Ana es la hija de Ástor, pero ignora por completo las actividades de su padre. Bautista descubre que Duarte fue quien atropelló a su esposa y huyó, pero ignorando su relación con el padre de Ana.

    Al comienzo, las historias de Bautista y de Rosario seguían desarrollos diferentes, hasta que Rosario entró en contacto con Bautista y le pidió su ayuda profesional. A partir de dicho punto, Bautista trabaja junto a Rosario en su fundación y en la búsqueda de Juliana. Junto con Bautista se une, también, el fiscal retirado Fabio Pontevedra (Carlos Portaluppi), con contactos en el ámbito judicial. Junto a Bautista suele trabajar también "El Tano" (Daniel Peyran), un ex-policía, especialista en armas.

    La Red de Trata:

    Juliana es tomada como protegida por parte de Duarte, y estuvo en su poder hasta que Monserrat le quitó su apoyo a Duarte e intentó matarlo, tras lo cual se convirtió en un fugitivo. Juliana pasó entonces a estar en manos del propio Ástor, quien recibe presiones de su esposa Nacha (Virginia Innoccenti) para que la libere. Por ese entonces, Juan Miguez, que estaba preso por matar a balazos a un proxeneta, fue asfixiado por su compañero de celda, sicario de Astor Monserrat. Aprovechando el desconocimiento de Rosario y los demás sobre su implicación, Ástor se les une y simula una negociación con los secuestradores, los cuales son en realidad sus empleados. Pero liberar a Juliana descubre que ella lo había visto en una ocasión, por lo que la vuelve a capturar.

    Luego de estos hechos, las investigaciones de Pontevedra comienzan a arrojar indicios de que el capo de la mafia sería efectivamente Ástor, así como también se encuentran otras evidencias que lo relacionan con Claudio Kurtz, un líder de la mafia al cual responden todos los demás líderes y que no se muestra en persona hasta el final de la serie. En un principio Bautista se niega a aceptar esas versiones, ya que Monserrat es el padre de su novia.

    La fundación encuentra a "El Griego", un tratante que controlaba la venta de esclavas sexuales al exterior del país, y haciéndose pasar por tratante Rosario negocia la compra de varias con un perfil similar al de su hija, utilizando plata robada a una de las operaciones desbaratadas. Si bien de esta forma se logra liberar a varias jóvenes prostituidas, Juliana no estaba en el grupo: ignorando que la compradora era la propia Rosario, Dante tomó a Juliana para impedir que fuera vendida, y se la envió en cambio a Nicolás Duarte, exiliado en la Triple Frontera. Mientras tanto, la fiscal Marcela Urquiza, que llevaba adelante el caso, es primero amenazada y luego asesinada en un estacionamiento.

    Suicidio de Ástor Monserrat:

    Ástor se encuentra cada vez más complicado. A la presión de la Fundación, las pruebas incriminatorias en su contra y el rechazo de su familia se le suman el regreso de Duarte y el abandono de Dante, y que sus contactos y los otros líderes de la mafia le retiren el apoyo ante el nivel de exposición mediática que alcanza el caso de Juliana. Esto hace  que, cuando la policía rodea su casa para llevárselo detenido, Monserrat finja un suicidio, aunque en realidad se trató de una persona de contextura similar a la suya que se suicidó desfigurando su rostro. Tras esta aparente muerte, el fiscal Pascale (Jorge D'Elía) toma las riendas del caso. En un principio sigue los consejos de la Fundación, pero cuando Duarte envía un video anónimo en el cual Bautista parece cometer el asesinato de Luz, una mujer infiltrada en la red de trata para buscar a su hija, Bautista pasa a ser prófugo de la ley y Pascale se desentiende de ellos e intenta capturarlo.

    Mientras Monserrat se mantiene oculto en la estancia de su ex-esposa Helena (Marita Ballesteros), la única que conoce su situación además de la empleada doméstica Valeria (Carla Crespo) que ignora su identidad, Nacha se une a la sociedad de Duarte y Mansilla. Éstos intentan tomar por la fuerza el control de la red, pero no lo logran ya que son rechazados por los demás líderes. Nacha lleva en secreto a Duarte y Mansilla a vivir a la estancia. Sin embargo, al poco tiempo de ir ahí, Juliana intenta escaparse, escondiéndose en el baúl del auto de un sicario que se iba. Al descubrir su intento de huida, Mansilla no pide que la regresen sino que la trasladen a otro sitio donde reciba un trato más denigrante, como una forma de castigo.

    Pero, una vez en ente lugar, un cliente del prostíbulo graba un video de Juliana con un teléfono celular y lo sube a una página web pornográfica. Allí es descubierto por los colaboradores de Bautista, los cuales logran descubrir donde estaría ubicado el prostíbulo ya que su nombre se ve de fondo. Un médico determina que Juliana estaría embarazada, presumiblemente de Duarte, y que su estado de salud es muy delicado. Al enterarse, Duarte y Mansilla intentan rescatarla y regresarla a la estancia, pero son detenidos en la ruta por agentes de Monserrat que, simulando ser policías, se la llevan con ella. Luego le informan por teléfono a Monserrat que Juliana habría muerto por las complicaciones médicas mencionadas.

    Mientras tanto, Bautista se mantenía escondido en una casa del Delta del Tigre. En dicha situación intentaba evitar ser encontrado tanto por la justicia como por Duarte.  Una de las esclavas sexuales liberadas, Daniela (Eleonora Wexler) buscaba una hija que había tenido estando en cautiverio y que le había sido quitada, y comenzó a pensar que Ema, la hija adoptiva de Inés y Octavio (hermano de Bautista) podría ser su hija. Octavio estaba dispuesto a autorizar un examen de ADN, pero Inés lo rechazaba de plano. Creyendo que la Justicia intentaría quitarle a Ema, se pone en contacto con Bautista para escaparse con ella. Bautista se lo impide, y la cita a un muelle para charlar. Después de la reunión, Bautista es localizado por hombres de Duarte que asesinan a Inés y persiguen a Bautista por los ríos del Delta. Finalmente, es rescatado por Fabio y el Tano. Luego, le comunican que dejó de ser un prófugo por ser testigo protegido.

    Los hermanos Unquillo:

    A partir del secuestro y la muerte sugerida de Juliana (no mostrada en escena), por un buen número de episodios no se aclara si sigue viva en manos de los hermanos Unquillo, responsables de su captura, o si efectivamente murió. Los Unquillo incluso indican a Nicolás un sitio con un cadáver enterrado en el cual afirman que la habrían dejado tras su deceso.

    Poco después de que ésta dejara el país, Bautista descubre que Helena, ex-esposa de Monserrat y madre biológica de Ana, escondía a Monserrat en su quinta. Bautista y el Tano allanan el lugar para capturarlo, pero Bautista recibe un balazo y el Tano se lo lleva al hospital, dejando escapar a Monserrat. Bautista es intervenido quirúrgicamente por el balazo recibido, y finalmente logra salvar su vida y recuperarse sin secuelas de magnitud. Tras su escape, Monserrat pasa a ocultarse dentro de la empresa de los Unquillo.

    Por su parte, Rosario sigue la pista de Juliana hasta la empresa de los Unquillo, y para espiar las actividades de la misma consigue ser contratada como empleada de mantenimiento. Durante el tiempo que permanece allí descubre que en la empresa de los Unquillo se almacena el grueso de las ganancias monetarias de la Red.

    Búsqueda final:

    Finalmente se reveló que Juliana no había muerto, sino que los Unquillo la habían tomado para utilizarla en un futuro contra Monserrat o Duarte. Cambiaron su identidad por la de "Laura Torres" y la llevaron a un pueblo en donde el comisario la mantenía presa, acusada de asesinato, y sólo la dejaba salir para trabajar como mucama de su madre anciana. Siguiendo la pista del hospital a donde fue llevada tras su aborto, Rosario descubre el cambio de identidad y a qué pueblo fue llevada.

    Bautista y sus compañeros consiguen detalles sobre un cambio de manos de los fondos de las recaudaciones de la red, que pasarían a manos de Dante y Duarte. Bautista ataca el camión con un misil, destruyendo el dinero. Ni Dante ni Duarte regresan a la estancia, ya que Nacha decide entregarse al fiscal. Al regresar a su empresa los Unquillo descubren que Monserrat escapó, y luego son rodeados por la policía que exige su entrega. Antes de suicidarse, y como ajuste de cuentas contra Monserrat, el Búho llama a Duarte y le informa la situación de Juliana.

    Ambos, Rosario y Nicolás, llegan al pueblo al mismo tiempo. Rosario encuentra a Juliana en la casa de la madre del comisario y la ayuda a escapar, pero es interceptada por Duarte al salir. Juliana le dispara a Nicolás y se va con su madre, pero el balazo fue superficial y Mansilla logra extraer la bala y salvar a su compañero.

    Una vez recuperado, Nicolás secuestra a su ex-esposa Ana, tratando de intercambiarla por Juliana. Dicha acción lo distancia de Nacha y Dante, ya que éstos no aceptan que Ana sea puesta en peligro, pero al enterarse Juliana abandona a su madre y finge volver con él para intentar salvarla. Se inicia una búsqueda general por ambas, Ana y Juliana, en la que ni siquiera Monserrat o los antiguos compañeros de Nicolás conocen su paradero. A modo de provocación, Nicolás entierra viva a Ana, lo filma con su celular y le envía dicho video a Bautista. Finalmente, Nicolás es encontrado rastreando la actividad de sus diversas tarjetas de crédito, las cuales figuran bajo nombres de titulares falsos pero que son conocidos por Nacha. Bautista se enfrenta solo a Nicolás y lo sigue hasta la parte superior de una fábrica abandonada, desde la cual Nicolás intenta arrojar a Bautista, pero luego decide tirarse él mismo con la intención de llevarse a la tumba la localización exacta de Ana.

    Creyéndolo muerto, Bautista localiza el sitio en donde se enterró a Ana y logra liberarla antes de que se asfixie. Pero entonces aparece Nicolás, en un estado grave por la caída pero aún vivo, quien le dispara dos tiros a Bautista, tras lo cual es ametrallado por el Tano que llega en helicóptero.

    Estando bajo las órdenes de Pascale, Monserrat logra que Claudio Kurtz, el líder mayor de la Red, se presente en el país. Con su captura se logra desbaratar a la totalidad de la red de trata de personas: se obtiene información completa sobre los prostíbulos empleados, las mujeres secuestradas y las identidades falsas que se les asignan, las conexiones zonales, policiales y políticas, etc. Monserrat es autorizado a deja el país, pero en lugar de ello es llevado a una trampa de Dante, quien lo asesina haciendo explotar su coche. Nacha abandona todo y vuelve a su pueblo natal, así como también Rosario y Juliana vuelven a Río Manso.

    La historia finaliza, adelantando la narración a ocho meses después, con el casamiento de Fabio y Alejandra, en el cual se revela que Bautista logró sobrevivir a los disparos de Nicolás, y que tanto él como Ana recibieron nuevas identidades. Tras actuar como testigo de la boda, Bautista deja el país con Ana y Joaquín.

    Capítulo final:

    Al igual que con otras producciones previas del canal, para el último capítulo se realizó una presentación especial en el Teatro Ópera, a la cual sólo se podía acceder mediante entradas gratuitas otorgadas telefónicamente por el canal días atrás. Sin embargo, a pesar de tener lugar en un teatro, dicha presentación no fue una obra teatral. Se exhibió el capítulo final en una pantalla gigante, simultáneamente a la trasmisión televisiva habitual. Mariano Peluffo trabajó como maestro de ceremonias de la presentación en el teatro, y tras el final del capítulo subieron al escenario todos los actores regulares de la serie que agradecieron el apoyo. Asimismo, se presentó también a Susana Trimarco, la madre de Marita Verón en cuya desaparición se basa la novela. Trimarco y los actores recalcaron que, a pesar de que Vidas Robadas haya sido una obra de ficción, la situación de la trata de personas descripta en la misma es una problemática real.

    []

    Producción:

    Paralelismos:

    La serie está basada conceptualmente en el caso Marita Verón,[] aunque con varias licencias narrativas que difieren de la situación real de dicho caso. Con el correr de los episodios se trazaron varios otros paralelismos con diversos escándalos políticos que tuvieron lugar en el país.

    Dicha similitud es la trama central del programa: el secuestro de Juliana Miguez y la búsqueda de Rosario, incluyendo la fundación y los numerosos allanamientos y liberaciones realizados, describen una situación similar a la de la secuestrada Marita Verón y su madre Susana Trimarco. La propia Susana Trimarco colaboró con los guionistas en la elaboración de las historias.[] Para reforzar el compromiso del programa en dar a conocer a través de la ficción la situación real del caso Verón, la primer emisión del programa fue seguida por una reposición del programa Humanos en el camino, en donde Susana y varias chicas liberadas contaban sus historias.[] La propia Soledad Silveyra comenzó un tiempo después, con Vidas Robadas aún en el aire, el programa periodístico Un tiempo después, dedicado a tratar diversos escándalos que con el tiempo perdieron la atención periodística.[] Dicho programa comenzó en el horario de las 20:30, pero luego se colocó a las 23:30, a continuación del final del episodio de Vidas Robadas.

    Sin embargo, la similitud entre la trama del programa y el caso Marita Verón no es completa, por motivos narrativos o bien por el desconocimiento de varios detalles del caso que se ignoran, ya que en la actualidad aún se trata de un caso sin resolver. Por ejemplo, se ignora la identidad o existencia de alguna persona concreta que maneje la red de trata de personas, a la manera que lo hace el personaje Ástor Monserrat. Asimismo, la situación privilegiada de Juliana Miguez dentro del ambiente en el que la representa durante buena parte de la trama, en el cual es tomada como esclava personal de uno de los líderes de la red y preservada de realizar actos de prostitución con clientes, no es un beneficio que se considere que la propia Verón haya tenido. Sofía Elliot, la actriz que interpreta a Juliana, lo explicó de la siguiente manera:

    Hay muchas similitudes en la historia, pero a Juliana, mi personaje, la protegieron y a Marita no. Juliana es una chica de pueblo, con valores, luchadora, una heroína. Hoy en la calle me dicen te encontré y eso es increíble. Pensá que muchos, como yo, desconocían este tema. Contando esto estoy haciendo historia.[]

    Otros aspectos fueron omitidos por autocensura de los guionistas, que los consideraron excesivos para la televisión. Un caso descubierto por los guionistas durante el relevamiento de información sobre el caso previo a la escritura de los guiones fue que algunas esclavas que lograban escaparse eran recapturadas, asesinadas, y su cadáver dejado por días en el cuarto de sus compañeras, como forma de intimidación. Los guionistas Marcelo Camaño y Guillermo Salmerón comentaron que se decidió no ahondar en los temas más graves,[] mientras que el actor Facundo Arana indicó que sólo se representó una pequeña fracción de la realidad de la problemática de la trata de personas.[]

    Otro paralelismo se trazó con el aparente suicidio del personaje Ástor Monserrat. En una parte de la trama sus actividades son finalmente descubiertas por la justicia y la sociedad, y su quinta es rodeada por efectivos policiales que pretendían llevarlo detenido; en estas circunstancias Monserrat se encierra en una habitación y se suicida con una escopeta. Una semana después se revela que Monserrat no había muerto realmente, sino que una persona de contextura física similar se había suicidado en su lugar, desfigurando por completo su rostro para quedar irreconocible. De acuerdo al diario MinutoUno, la situación retratada en la ficción plantea similitudes deliberadas con la muerte del empresario Alfredo Yabrán, quien habría muerto en circunstancias similares, así como también a la leyenda urbana que plantea que Yabrán habría realizado un simulacro de suicidio para eludir a la justicia.[]

    Una trama desprendida de la principal es la del tráfico de bebés, por el cual cuando una esclava de la red tiene un hijo éste se vende en forma ilegal a padres que desean adoptar, o bien mediante trámites legales con documentos falsificados. Para dicho tema se empleó a la actriz invitada Eleonora Wexler, que interpretó a una esclava sexual liberada que busca a su hija.

    Además de las tramas principales, las tramas secundarias se extienden hacia otros temas, como la corrupción policial, el clientelismo político, la manipulación mediática, etc.

    Actores invitados:

    El programa tuvo algunos pocos actores invitados, entre ellos China Zorrilla interpretó a una monja que alentaba a Rosario a no rendirse, y Antonio Grimau a un juez corrupto. Otros actores importantes como Marita Ballesteros, Eleonora Wexler o Jorge D'Elía no eran parte del elenco original y se unieron más adelante con personajes recurrentes. Sin embargo, la serie no utiliza de una manera determinante el recurso de incluir actores invitados debido a que su trama es de tipo dramático.[]

    En los episodios finales de la serie tuvo lugar una participación de Guillermo Francella como Claudio Kurtz, el jefe de toda la red. Francella es habitualmente un actor de películas y programas de tipo humorístico, por lo que su inclusión logró un golpe de efecto narrativo.[] Dicha participación motivó el reconocimiento de "Participación especial en ficción" en la entrega de los Premios Martín Fierro correspondientes a 2008. En el último episodio apareció el periodista Jorge Lanata, el cual interpretó a un informante de Pontevedra.

    Elenco:

    Criminales:

    Jorge Marrale: Es Ástor Monserrat. Líder de la red de trata de personas. Públicamente aparentaba ser un empresario respetable.

    Juan Gil Navarro: Es Nicolás Duarte. Mano derecha de Monserrat y ex-esposo de su hija Ana, obligado a abandonar el país al romper con su jefe. Tomó a Juliana como esclava personal.

    Adrián Navarro: Es Dante Mansilla. Principal ayudante de Monserrat tras la partida de Duarte. Amigo de este último, mantuvo una colaboración secreta durante su exilio y a su regreso abandonó a Monserrat y se asoció con él.

    Virginia Innocenti: Es Nacha Noguez. Esposa de Monserrat, en su juventud fue una esclava sexual y conoció de dicha manera a Ástor. Presionó a su marido para devolver a Juliana a su madre. Luego de la muerte fingida de Ástor se asocia con Dante Mansilla y Nicolás Duarte.

    Marita Ballesteros: Es Helena. Madre biológica de Ana, exesposa de Astor y actual mujer del misterioso Claudio Kurtz. Alojó a Ástor en su quinta tras el simulacro de su suicidio, hasta que se tuvo que escapar de la justicia.

    Carlos Kaspar: Es Búho Unquillo. Uno de los "Hermanos Unquillo" que operan por Monserrat mientras éste permanece oculto. Negocia con Dante y Mansilla por el mando de la red. Es estratégico e inteligente.

    Esteban Mihalik : Es Coyote Unquillo. El segundo de los "Hermanos Unquillo". Al contrario de su hermano, él es tosco y torpe. Están planeando traicionar a  Monserrat.

    Pompeyo Audivert: Es Quintana. Jefe de una empresa de transporte de caudales. En secreto es uno de los jefes de la Red.

    Guillermo Francella: Es  Claudio Kurtz. Líder de toda la Red de trata de personas, por encima incluso del propio Monserrat. Es mencionado varias veces a lo largo de la serie, pero sólo aparece en persona en los episodios finales.

    No Criminales cercanos a Monserrat:

    Mónica Antonópulos: Es Ana Monserrat. Hija de Monserrat, ignora las actividades reales de su padre. Descubre que fue el secuestrador de Juliana al mismo tiempo que éste fingía su suicidio.

    Matías Baroffio: Es Joaquín Duarte. Hijo de Ana y Nicolás. Vio a Juliana en la estancia, pero su abuelo aprovechó su corta edad para convencerlo de que había visto a un fantasma.

    Magela Zanotta: Es Andrea Sapetini. Mejor amiga y compañera de piso de Ana. Es la única persona de su círculo "familiar" en la que Ana confía plenamente. Actualmente, mantiene un romance con el Tano.

    Ludovico Di Santo: Es "Pato" Patricio Sabatini. Sobrino de Nacha, fue adoptado como un miembro más de la familia Monserrat. Fue asesinado por Dante Mansilla luego de haber amenazado con denunciar la red.

    Marcela Ferradás: Es Raquel. Hermana de Nacha, madre de Pato.

    Carla Crespo: Es Valeria. Mucama que atendía a Monserrat cuando éste se escondía en la quinta de Helena. En un principio ignoraba la identidad de Monserrat. Ambos tuvieron un romance.

    Familia Míguez:

    Sofía Elliot: Es Juliana Miguez. Adolescente de Río Manso, secuestrada por una red de trata de personas.

    Soledad Silveyra: Es Rosario Soler. Madre de Juliana, tras su secuestro inicia una campaña para encontrarla y crea una fundación.

    Patricio Contreras: Es Juan Miguez. Esposo de Rosario. Mató a balazos a un proxeneta que se burlaba de su hija y su esposa, y fue encarcelado. Después fue asfixiado por su compañero de celda.

    Gipsy Bonafina: Es Blanca Soler. Hermana de Rosario. Vino desde Río Manso para colaborar con su hermana en la búsqueda de Juliana.

    Familia Amaya:

    Facundo Arana: Es Bautista Amaya.  Montañista y hombre de acción, quedó viudo luego de que Duarte atropellara a su esposa en la ruta y huyera. Inició una relación sentimental con Ana, y más adelante comenzó a colaborar en la búsqueda de Juliana.

    Fabio Di Tomaso: Es Octavio Amaya. Hermano de Bautista Amaya, es psiquiatra, actúa como apoyo psicológico en la fundación.

    Brenda Gandini: Es Agustina Amaya. Hermana de Bautista y Octavio Amaya. Antiguamente secuestrada y violada bajo las órdenes de Astor Monserrat.

    Arturo Bonín: Es Manuel Amaya. Padre de Bautista, Octavio y Agustina.

    Ailén Guerrero: Es Ema Amaya. Hija adoptiva de Inés Bustamante y Octavio Amaya; posible hija biológica de Daniela.

    Romina Ricci: Es Inés Bustamante. Hermana de Carla, esposa de Octavio y madre adoptiva de Ema. Fue asesinada por la organización de Duarte y Mansilla.

    María Carambula: Es Carla Bustamante. Muerta al inicio de la historia. Era la esposa de Bautista, y fue atropellada por Duarte.

    María Fiorentino: Es Mirta. Pareja de Manuel Amaya. Mantiene una buena relación con la familia, comprometiéndose con la causa de Bautista.

    Gogó Andreu: Es Gregorio. Padre de Manuel y Abuelo de Bautista. De vez en cuando se lo ve con su familia.

    Eleonora Wexler: Es Daniela Durán. Presunta madre biológica de Ema, en un tramo de la historia, ex esclava sexual.

    Familia Pontevedra:

    Carlos Portaluppi: Es Fabio Pontevedra. Amigo de Bautista. Trabajaba como fiscal, hasta que se propuso ayudar con la búsqueda de Juliana. Al conocer a Alejandra, se enamoró y ambos comenzaron una relación amorosa.

    Silvia Kutika: Es Alejandra Ferro. Actual pareja del fiscal Fabio Pontevedra. Fue víctima de la red de trata, la misma que asesinó a su hijo Mateo Ferro.

    Mabel Manzotti: Es Amanda. Madre de Fabio Pontevedra. Es sobreprotectora y muy chismosa, pero también simpática y agradable. Altamente religiosa.

    Fundación:

    Julieta Vallina: Es Belén. Amiga de Juliana. Desde el secuestro, colabora con Rosario en su búsqueda, y la asesora en el manejo de la fundación.

    María Gabriela Caruso: Es Bárbara. Chica recuperada, ex esclava sexual. No quiere volver a su hogar por temor a su padre.

    Evangelina Patiño: Es Silvina. Chica recuperada, ex esclava sexual. Sus padres nunca la fueron a buscar.

    Leonela Petri: Es Lula. Chica recuperada, ex esclava sexual.

    Justicia:

    Jorge D'Elía: Es Fiscal Eduardo Pascale. Fiscal de la Justicia que toma a su cargo el caso tras el simulacro de suicidio de Monserrat. A diferencia de otras autoridades oficiales representadas, es retratado como incorruptible y con un genuino deseo de desbaratar a la Red. Sin embargo, sus enfoques de tipo global entran en ocasiones en conflicto con la fundación, que apunta al rescate de Juliana en forma específica.

    Esteban Meloni: Es Martín. Secretario del fiscal Pascale. Comienza una relación amorosa con Agustina. Su lealtad fluctúa entre los criterios de Pascale y los de la Fundación.

    Mirta Wons: Es Fiscal Marcela Urquiza. Asesinada por sicarios de Monserrat a la salida de un estacionamiento. Sucedida por Pascale.

    Antonio Grimau. Es Juez de instrucción.

    Objetivo de la Investigación:

    Definir el cambio que marcó en el público distintas ficciones que presentaban como tema principal hechos sociales, haciendo más hincapié en la telenovela “Vidas Robadas”.

                Determinar las características de este tipo de programas y si pertenece a algún género específico por no haber una gran variedad de ficciones que se centran en estos temas.

                En otro orden, nos detendremos a investigar sobre la ley para combatir la trata de personas, sancionada en abril de 2008 bajo las influencias de la telenovela y las repercusiones correspondientes.

    Enunciar que el objetivo de estudio es  llegar a la población más vulnerable, en riesgo, que son las mujeres jóvenes y niñas, y recordar que el cliente de la trata tiene una gran responsabilidad porque sin clientes no hay prostitución.

    El objetivo es demostrar y analizar el entrelazado de la telenovela con la sociedad. No sólo nos concentraremos en “Vidas Robadas”, sino que nos remitiremos a telenovelas anteriores para demostrar cómo ha ido evolucionando la temática en el género.

    Últimamente, las telenovelas buscan promover la reflexión sobre algunos tópicos de interés social. Se considera que con este modo  de incluir las temáticas, los autores pretenden simplemente, agendar el tema, ponerlo en debate, enseñar o reafirmar algo que ya era conocido por la audiencia, pero poco profundizado.

    Objeto de estudio:

    El objeto de nuestro estudio se centrará principalmente en investigar acerca del impacto de esta serie no solo en el público sino, además, en los mismos medios, como, así también, la recepción que alcanzó entre algunas instituciones de la ciudad de Buenos Aires y de la Nación.

    También se hará referencia a algunos antecedentes como marco histórico y de la transformación del género hasta llegar a la actualidad.

    El proyecto de estudio es indagar la utilización de la telenovela como vehículo de divulgación para tratar temas sociales. Se puede agregar que la telenovela es el género narrativo más popular en la historia de la humanidad.

                Para empezar a desarrollar nuestro trabajo, debemos tener en cuenta qué tipo de telenovela fue “Vidas Robadas”, encargada de reproducir temas sociales, poco habitual en la televisión argentina, y también tendremos en cuenta los paralelismos y las diferencias narrativas de esta serie con hechos de la vida real.

               Últimamente es muy común ver que se transmiten telenovelas por un determinado tiempo, y luego son sacadas del aire ya que no alcanzan los niveles de audiencia esperado; o la mayoría de las historias comienzan a ser repetitivas y el público desea un cambio en la trama. Es muy claro que la ficción debe evolucionar y no quedarse en las típicas historias de la vida cotidiana, con finales felices y esperados, que al parecer nos tienen acostumbrados a ver.

    En los comienzos de la telenovela, la audiencia se centraba en las amas de casa y el horario de emisión era por la tarde. La idea de cambiar el horario de transmisión a la franja horaria nocturna, fue para captar también a un público masculino.

    La idea que desde los comienzos tuvo y tiene la telenovela, es atrapar al televidente con un mensaje atractivo y fácil de entender, para que la realización sea todo un éxito.

    Remontándonos un poco en la historia, el término audiovisual empieza a usarse en Estados Unidos en los años 1930 con la aparición del cine sonoro. Sin embargo, empieza a teorizarse en Francia durante la década de los años 1950 para referirse a las técnicas de difusión simultáneas. Es a partir de entonces cuando el concepto se amplía y el término se sustantiva. En el terreno de los medios de comunicación de masas, se habla de lenguaje audiovisual  y comunicación audiovisual.

    En consecuencia, la telenovela consiste en una serie argumental televisiva cuya historia se va desarrollando de acuerdo a una estructura dramática por medio de las llamadas entregas, o capítulos  continuados, con lo cual se obtiene un público cautivo a lo largo de los meses de exhibición.

    La continuidad de este género permite que  sea una vía excelente para instalar diferentes tipos de mensajes mucho más que los programas unitarios porque, por su extensión, permiten forjar lazos con los personajes e involucrarse con sus pensamientos y sus conductas, creando vínculos emocionales muy fuertes.

              También es fácil ver en la televisión como muchas tiras intentan parecerse a series extranjeras. Es obvio que si el televidente quiere ver una serie americana, sintonizaría algún canal de cable o de aire que repita los capítulos, no una telenovela argentina. Cuando el público elige una novela, busca historias diferentes, en donde se sienta identificado y pueda ver reflejado en ella una realidad que pasó, que pasa o que podría llegar a pasar.

    “Vidas Robadas” fue una de esas telenovelas que dejó atrás a las famosas “historias románticas” de la noche para interiorizarse en el reclamo de una madre. Fue premiada como “Mejor telenovela episódica” por Argentores en el marco de la celebración del “Día del Autor”, y hasta tomada como una “comedia social dramática”.               Pero, ¿A qué nos referimos con estos términos cuando “encasillamos” a la ficción en esos géneros?

    Para tener una definición, podríamos decir que la comedia dramática se da a través de un balance de humor y de drama igual o parecido a lo largo de toda la historia contada.                             

    En nuestro caso, también la trama es acompañada por un tema que afecta a la sociedad. Sin embargo, poco tiene de cómica esta telenovela que reflejaba un tema tan serio y escaso en la televisión.

                Si hablamos de géneros en las distintas ficciones de la televisión, podemos mencionar a los policiales, comedias, y a las telenovelas, término citado anteriormente para referirnos a la novela en la que hacemos principal hincapié en este trabajo. No sabemos si hay un género específico para esta especie de programas. Nos cuesta colocarla en un género determinado ya que al no haber tantas ficciones de este tipo, no podemos afirmar con seguridad que pertenece a los géneros anteriormente mencionados.

                Como ya dijimos, pocas son las telenovelas que abarcan temas tan importantes en donde la realidad social es protagonista.

    Una de las ficciones que se transmitió en los últimos años y que llevó al público a volver a tomar conciencia sobre los sucesos ocurridos en la dictadura militar argentina fue “Televisión por la identidad”.

                Esta serie de unitarios, transmitida y producida por “Telefé Contenidos”, se dedicó especialmente a mostrar en cada capítulo la desaparición de un niño, apropiado por las fuerzas de seguridad durante la última dictadura militar y recuperados posteriormente por las “Abuelas de Plaza de Mayo”.  El programa fue iniciado como parte de un proyecto de las “Abuelas de Plaza de Mayo”, para volver a crear conciencia sobre la situación de los niños y adultos que aún siguen desaparecidos y privados de su identidad.

                 Las repercusiones en la sociedad y la gran cantidad de jóvenes que se acercaron a Abuelas a raíz de esta historia, permitieron recuperar dos nietos y les valió el reconocimiento como "Personalidades destacadas de los derechos humanos", por este cuerpo, a los productores y escritores del ciclo.

    Al igual que “Vidas Robadas”, este unitario también fue premiado por el mensaje brindado (Premio Clarín, Premio Martín Fierro y  Premio Emmy Internacional). Además, recibió el reconocimiento de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, al ser declarada de interés cultural.

    Siguiendo con el tema, no podemos dejar  de mencionar a "Montecristo", que despertó la inquietud en un público joven que sospechaba sobre su origen y dio lugar a que vayan a realizarse un ADN porque no estaban seguros de que su familia fuera la familia biológica. En “Montecristo” también se tocó el tema de los bebés apropiados y del poder de los apropiadores, que ya en democracia, todavía lo tenían y se manejaban con total impunidad.

    Otra ficción que repercutió en las personas fue “Resistiré”, en cuya historia el tráfico de órganos y su comercialización en el mercado negro generaron conciencia en la sociedad. También premiada y reconocida por los medios y el público masivo, “Resistiré” forma parte de la corta lista de telenovelas dedicadas a reflejar temas sociales, que existen pero permanecen ocultos hasta que alguna ficción los “vuelve a sacar a la luz”.

    Hipótesis:

               Demostrar la ingerencia e importancia que representa la ficción en la sociedad como medio para plantear y mostrar de una manera seria y consciente la impunidad con que se manejan ciertos sectores y las crudas y tristes realidades que acontecen en nuestro país. Algunas ficciones sirven para despertar conciencia en el televidente y generan una opinión pública.

              Enunciar que gracias a este tipo de novelas, ciertos temas muy poco desarrollados en la sociedad llegan a una mayor cantidad de personas al ser expuestos en un medio tan masivo, como es la televisión, y dichos temas representados a través de programas tan consumidos, como son las telenovelas.

              Definir arbitrariamente como “nueva telenovela argentina”: esta nueva narrativa que surgió en los últimos años en la que los conflictos propios del género, como la imposibilidad de un amor, con los subtramas correspondientes a adversarios y colaboradores de uno y otro protagonista, se cruzan con problemáticas sociales vigentes, por su actualidad o porque aún influyen en la sociedad. “Resistiré”, “Los médicos de hoy”, “Mujeres de nadie”, “Televisión por la identidad” y “Montecristo”, con sus notables diferencias, podrían entrar en esta veta en el género que encontró la industria  argentina como característica para ganar mercados en el mundo entero, a diferencia del clásico culebrón mexicano.

             Constatar que el programa  sirvió para instalar como tema de debate en la sociedad argentina el tráfico de personas y la falta de leyes para castigar a quienes lo realizan.

    Para analizar el estrecho vínculo entre ficción y realidad a través de la telenovela, se debe recurrir a una serie de conceptos, entre ellos se destaca el concepto de agenda.

    Los medios plantean diariamente un conjunto de temáticas que retoman de la realidad y proponen a la audiencia una agenda, esta última es retomada y reconstruida  por la audiencia.

    Se parte de la base de que los medios contribuyen, a largo plazo, en la construcción de la imagen de la realidad.

    Volviendo al tema de los géneros de la telenovela, podemos también decir que se clasifica dentro del grupo de géneros ficcionales.

    Justificación:

    Volver a retomar los temas ya planteados por las telenovelas anteriormente mencionadas. Tomar la ficción “Vidas Robadas” como principal propulsor para volver a hablar de situaciones y sucesos que por la poca difusión quedan olvidados una vez que estos programas ya no se encuentran al aire.

    Este trabajo puede significar un gran aporte para ver desde otro punto este tipo de novelas y la influencia notoria que deja en el público. También podría tenerse en cuenta para que se vuelvan a realizar futuras producciones con características similares a las telenovelas brindadas.

               Sin dudas la masividad que logra la televisión, tiene un alcance único e insospechado, logrando a la vez introducirse en el ámbito privado de cada espectador, movilizando las emociones en algunos, creando conciencia en otros y dando la información necesaria y despiadada a una parte de la sociedad que permaneció impotente ante los crímenes que sucedían ante sus ojos.


     Desde hace un par de años, se comenzó con el camino de romper con el clasicismo en el género para la tira de la noche. En “Vidas robadas”, en vez de contar historias paralelas o que las subtramas estén en función de obstaculizar y retrasar el amor entre la pareja protagónica, la fuerza de la historia es tan o más pesada que la trama de amor.

               La esclavitud es una problemática mundial. Y lo que es peor: es un tema que también existe en Argentina, pese a lo que creemos. Dentro de la ficción, Vidas robadas busca ser el medio para que se sepa que la esclavitud es una problemática social que persiste. Si eso se logra, no solamente se contará una historia, sino que, además, servirá para tomar conciencia sobre lo que nos pasa en el siglo XXI.

              Es hora de que se use un género tan importante como la telenovela para contar mucho más que historias de amor.  La TV además de un negocio es un medio de comunicación y como tal tiene el deber y el compromiso  de difundir y denunciar las problemáticas sociales de la época. Sea el tema que sea.

    Antecedentes Históricos:

    ¿Qué es la telenovela?

    La telenovela es un género clave en América latina. Es el de mayor éxito entre las audiencias, el que más vende al exterior, el soporte dinámico de toda la industria televisiva. Por lo tanto la telenovela es un género de la industria cultural. Como todo género, está cruzado y tramado por tres instancias: su producción industrial, su textualidad y las expectativas de las audiencias. Para la industria, el concepto de género es necesario, porque determina cómo hacer un producto, qué contar, cómo contarlo. El texto tiene sus convenciones genéricas, sus formalizaciones, sus límites. Y las audiencias, cuando ven un título, saben de qué género se trata y esperan algo de él de acuerdo con lo que les propone el texto.

    Los géneros cambian, se transforman y se les van incorporando motivos, temáticas que vienen de otros géneros. Se producen nuevas maneras de contar temas que antes no se permitían. 

    La telenovela constituye un buen ejemplo de cómo cambiar las reglas, adaptar, parodiar, y continuar siendo una novela.

    Haciendo historia

    Presente desde siempre en las narraciones orales, la estructura serial del relato pasa a la literatura. En el siglo XIX las historias por entregas se desarrollan en el periodismo (la novela del folletín), y en este siglo, la radio, las revistas, la historieta, el cine y, por supuesto, la televisión, incluyen relatos seriados.

    Periodización de la producción

    Históricamente se pueden señalar cuatro etapas en la producción latinoamericana de telenovelas:

    1.      Etapa inicial

    2.      Etapa artesanal

    3.      Etapa industrial

    4.       Etapa transnacional

    1.      La etapa inicial abarca desde la década del ’50 hasta la del ’60. Surge el videotape. Habría que recordar que previo al videotape, los programas estaban hechos en vivo y que por lo tanto no hay mayores registros que algunos testimonios escritos, orales y fotografías, y como pieza de museo, algunos libretos.

    2.      La etapa artesanal llega hasta los años ’70, caracterizada por una producción que combina rasgos artesanales o propios de otros soportes. Los títulos se hacen con bajo presupuesto y están destinados principalmente al mercado local y eventualmente continental. La introducción del videotape, aportó la posibilidad de comercializar el material listo para su emisión, en forma enlatada.

    Las telenovelas, en esta etapa, se manifiestan en las relaciones con géneros y textos provenientes de otros medios como el cine o la radio. Por eso, en los inicios, las telenovelas eran adaptaciones televisivas de radioteatros, debido al desconocimiento del nuevo medio y su lenguaje visual, y por otro, a las limitaciones técnicas. También era común la adaptación para la TV los textos literarios, como se hacía también en cine y en radio.

                   Características del género: en esta etapa, la denominación de telenovela o novela era  amplia, ya que incluía todo tipo de piezas televisadas, ya fueran comedias o dramas y se emitieran de manera unitaria (la historia se resolvía en una única emisión) o seriada (la historia se desarrollaba en capítulos con continuidad).

    Habían variaciones en cuanto a la duración del capítulo (los primeros formatos no superaban los quince minutos), y los ritmos de emisión eran variables (una, dos o tres veces por semana, o diariamente de lunes a viernes).

    La telenovela, en líneas generales, cuenta una historia de amor, ya sea que narre una historia policial, un drama social o histórico, o en la comedia. Puede estar atravesada por la problemática de la identidad que genera encuentros y desencuentros, pero en definitiva existe el reencuentro en una pareja protagónica. El desenlace de las telenovelas, no sólo alcanza con un final feliz de  la unión de la pareja, sino que también debe quedar en claro, que esa reunión es el triunfo del bien sobre el mal.

    3.      La etapa industrial abarca las décadas del ’70 y del ’80. En este período se afianzan tres importantes países productores: Brasil, México y Venezuela. Las telenovelas se

    fabrican de manera decididamente industrial. Estos tres países productores cuentan con importantes mercados internos, la estrategia de venta al exterior, en primer lugar de México y más delante de Venezuela, apunta al mercado latinoamericano y a la creciente población hispanohablante de Estados Unidos. En cambio, Brasil en un primer movimiento de comercialización se dirige hacia el mercado europeo, y posteriormente a América latina.

    4.      La etapa transnacional es la que comienza en la década del ’90 hasta la actualidad. La telenovela gana mercados internacionales  y que implica en mayor o menor grado un proceso de neutralización de sus rasgos. Existen requisitos para que la telenovela pueda circular internacionalmente: que la extensión no sea inferior a los 180-200 capítulos; que la calidad de la imagen y del sonido se encuadre en los estándares internacionales y sea pareja en la totalidad de las entregas; que la temática pueda ser comprendida universalmente.

    La Telenovela  Argentina  censurada durante la dictadura militar

    La Argentina comparte con América latina las dos primeras etapas, la inicial y la artesanal, hasta la década del ’70. Allí se produce un quiebre. El gobierno de la dictadura militar (1976-1983) va a afectar la producción argentina.

    Mientras que en países de Iberoamérica, a fines de los ’70 y principios de los ’80 se da el paso a una producción industrial, con capacidad de elaborar productos con calidad técnica y de penetrar en los cada vez más exigentes mercados internacionales, la Argentina no puede ponerse a tono con esa dinámica. Durante esos años la TV argentina sufre una serie de restricciones que la aíslan de los avances y redimensionamientos que se están produciendo en otros países. Este aislamiento va a marcar la industria hasta el presente.

    Los diferentes gobiernos militares del “proceso” aplicaron un verdadero régimen de terror en el área de las comunicaciones sociales: asesinato de periodistas; cierre de diarios; censura previa; confección de listas negras de periodistas, artistas o escritores; prohibición de exhibir ciertas películas nacionales o extranjeras; quema o prohibición de libros, etc. Las presiones a los canales de televisión,  se tornan autoritarias. La injerencia del gobierno, por medio de “orientaciones”, “disposiciones” o “recomendaciones”, se hace sentir y, de manera especial, en relación con la telenovela.

    Durante este período, otros países latinoamericanos entran en la etapa industrial (TV Globo en Brasil, Televisa en México y Radio Caracas Televisión y Venevisión en Venezuela), en la Argentina se obtura la posibilidad de constituir grupos consolidados, con capacidad de producir y de exportar.

    Durante los años de dictadura, en relación con los teleteatros se produjo un gran vacío. La novela desapareció, y todos los canales que tenían tres teleteatros a la tarde, uno a la noche, teleteatros unitarios, unos más cómicos, unos más sentimentales, unos más hogareños, otros policiales, desaparecieron. No se hizo absolutamente nada más y de golpe comenzaron a entrar enlatados. Las diversas notas periodísticas de la época, anunciaban en sus copetes que el teleteatro estaba atravesando una fuerte crisis, y que dicho género estaba arribando a una definitiva decadencia.

    El “proceso” militar censura a la telenovela

    La producción de ficción seriada no sólo se va a ver afectada por la reducción del ritmo de producción o por el recorte de las inversiones, sino también por la censura directa ejercida sobre la telenovela.

    Entre los meses de marzo y abril de 1980, la Secretaría de Información Pública ( la SIP), emite una serie de recomendaciones sobre el teleteatro:

    ·         se aconsejaba que la narración se limitara a una historia central sin agregar tramas paralelas “que atrapasen al espectador para obtener buenos promedios de rating a costa del nivel de calidad de la historia”.

    ·         sobre los contenidos de las historias: “que no muestren parejas desavenidas, que no se elijan ejemplos de dudosa moral. Tienen que incluir un mensaje positivo en lo moral, lo ético y lo estético, evitando conflicto sociales y situaciones límite con gastadas fórmulas que generan las marcadas diferencias sociales a que pertenezcan los personajes”.

    ·         también dispusieron que cada canal no exhibiera más de dos títulos diarios, y permitía un tercero en el caso de que hubiera sido vendido al exterior.

    Los operativos de censura tuvieron un objetivo estratégico. La supuesta preocupación por la moral de la población y por los contenidos de las historias no era más que un pretexto, que disfrazaba otras intenciones no explicitadas.

    La política económica de las juntas militares fue de destrucción de la producción nacional. En los canales, las administraciones militares  sumaban crisis económicas y financieras, por lo que la compra de programación importada, más barata, aparecía como una tabla de salvación. Para ahorrar, había que reemplazar la programación. Y para hacerlo, primero se debía desmantelar la industria televisiva nativa. Era necesario desterrar el género que apuntalaba toda la industria: la telenovela.

    Los años ‘80         

    Luego de esta última dictadura militar, vuelve a reconfigurarse el género de la telenovela, y este hecho perdura hasta la actualidad.

    Se vuelven a producir telenovelas argentinas según los modelos anteriores a los años ’80. Se forman productoras independientes, que van a realizar coproducciones o producciones mixtas con la intención de venderlas en mercados internacionales. Para ello acuden a la contratación de figuras extranjeras, que protagonizarán títulos exitosos en la Argentina.

    Comienza una etapa de industrialización del proceso de producción y se reformula, entre otras cosas, la escritura de libretos:

    ·         el trabajo de autor individual va a dejar paso a la escritura por equipos;

    ·         a veces se requiere que la totalidad, o por lo menos, gran parte de la novela esté escrita mucho antes de las grabaciones;

    ·         se estandariza la duración de los títulos: no se hacen más novelas que excedan los 220 capítulos; el promedio está entre los 160 y los 180 capítulos.

    En la década del ’80, en América latina las importaciones de programación televisiva cambian el lugar de procedencia. Muchos títulos norteamericanos son reemplazados por importaciones de otros países latinoamericanos a causa de su costo menor. En ello incide el hecho de que el material no necesita ser doblado. En una primera etapa se emiten títulos brasileños y mexicanos. Las novelas venezolanas llegan más tarde, promediando la década del ’80.

    La presencia de telenovelas latinoamericanas en las pantallas argentinas incide en la valoración, el consumo y la producción local del género. Empieza una etapa de análisis, de contrastes, de comparación entre títulos de otros países de América latina y de la Argentina.

    Las novelas mexicanas y brasileñas tuvieron éxito de público. Esto genera un gran intercambio simbólico (consumo del bolero y el creciente éxito de la música tropical). Las telenovelas  más vistas fueron “La esclava”, “La sucesora”, “Baila conmigo”, etc. La exhibición es constante, alcanzando ratings elevados. Después de esos años, la emisión fue esporádica en canales de Buenos Aires, mientras que en canales del interior la frecuencia fue mayor.

    Contratación de figuras extranjeras

    Durante la década del ’80, los empresarios televisivos o los productores independientes, buscan la inserción o reinserción de la producción argentina en el mercado continental.

    Una de las formas en que se proyecta una rápida venta continental es la contratación de actrices extranjeras que hubieran protagonizado telenovelas exitosas en la Argentina. Se llevarán a cabo producciones mixtas, realizadas entre una compañía productora y un canal.

    Los títulos que obtuvieron un alto rating fueron las telenovelas mexicanas “Mariana (Los ricos también lloran)” y “El derecho de nacer”. Considerando la venta de publicidad se resuelve contratar a Verónica Castro (protagonista de las novelas mencionadas) para grabar novelas en la Argentina.

    Lo mismo sucede con la actriz venezolana Grecia Colmenares, ya que en 1985 la telenovela “Topacio” tuvo un alto rating. La actriz viaja a Buenos Aires y  es contratada para grabar “María de nadie”.

    Esta modalidad crea una serie de conflictos laborales, ya que un 80% de actores argentinos quedan desocupados y también se encuentran afectados los técnicos argentinos.

    Otra cuestión que se evidenció fue una posición xenófoba con respecto al lenguaje. La Asociación Argentina de Actores (AAA) muestra preocupación por la adopción de modismos idiomáticos.

    Industria Nacional

    El hecho de que estas prácticas de reducción de la producción nacional y la consiguiente compra de enlatados se reitere, constituye una falta de construcción en la industria televisiva estable en la Argentina.

    El último proyecto industrial tuvo lugar en la década del ’70. Luego la dictadura se encargó de destruirlo. Los intentos posteriores no conformaron una industria que estuviera dispuesta a aguantar los vaivenes económicos, a invertir pensando en el futuro. Entre mediados de los ’80 y comienzos de los ’90 se produce una precaria inserción en el mercado continental e internacional, pero ésta se ve afectada a partir de 1995 por los problemas que se generaron a partir de la crisis mexicana (el efecto “Tequila”). En 1995 se repite la situación: prácticamente no se producen tiras, se las importa.

    Antecedentes de Telenovelas hechas en coproducción

    Si bien las coproducciones van a incrementarse a partir de los ’80 y durante los ’90 resultarán decisivas, hay antecedentes de coproducción que datan de años atrás.

    “Papá corazón”, de Abel Santa Cruz, fue una producción de Panamericana Televisión (Perú), realizada en 1973 para vender en el resto de América.

    En 1975, Andrea del Boca graba en Colombia “Un ángel llamado Andrea”, coproducción para ser distribuída en el continente.

    La producción independiente

    Durante la década del ’80 se afianza la presencia de los productores independientes, se pueden producir programas para cualquier canal, y para el exterior. A lo largo de la década, la producción de algunas compañías va a poner otra vez en movimiento la actividad industrial, y significa un nivel de reinserción en el mercado latinoamericano.

    Goar Mestre : empresario cubano radicado desde la década del ’60 en la Argentina, fue propietario de Canal 13 (desde 1960 hasta 1974, cuando los canales pasaron a manos del estado). Al finalizar la dictadura militar, se demora la privatización de los canales y Mestre incursiona en la producción independiente, se asoció al grupo Macri en 1983 y adquirió los estudios donde había funcionado Argentina Sono Film, y la denominó Teleinde.

    Teleinde funcionó como estudio donde se grabaron producciones para distintos canales o para su venta al exterior.

    Esta empresa montada por Goar Mestre no obtuvo los resultados esperados y posteriormente Mestre se desvinculó de ella.

    Raúl Lecouna : productor televisivo que adquiere el 60% del paquete accionario de Teleinde y le cambia el nombre por Sonotex (como homenaje a Argentina Sono Film, y Tex, TV al exterior). Posteriormente, Lecouna queda como único propietario.

    Raúl Lecouna se inicia en la producción de telenovelas en 1983 con “Amo y señor”, con libro de Carlos Lozano Dana y protagonizada por Arnaldo André y Luisa Kuliok. Esta telenovela tuvo un alto rating y fue de gran éxito.

    A partir de este modelo, se internacionalizan los elencos. Se evidencia en las protagonizadas por Arnaldo André (“El infiel”, “Amándote” y “Amándote II”, “El vidente”, “El lobo”, “El seductor”), que incluyen la participación de coprotagonistas latinoamericana, como Lupita Ferrer, Jeanette Rodríguez, Carolina López.

    Otro modelo fue la protagonista venezolana-coprotagonista argentino. Entre ellas están “Grecia” (Grecia Colmenares-Gustavo Bermúdez); “Rebelde” (Grecia Colmenares-Ricardo Darín); “Pasiones” (Grecia Colmenares-Raúl Taibo); “Princesa” (Maricarmen Regueiro y Gabriel Corrado).

    Se  internacionalizan de esta forma, la trama, los libretos y el lenguaje (se habla de tú y se suprime el vos característico del habla argentina).

    Con la producción de Sonotex, la Argentina recupera la actividad industrial y cierta presencia en América latina, que había perdido durante las décadas del ’70 y del ’80 por la desactivación de la industria generada por la dictadura militar.

    Los años ’90

    Si durante la segunda mitad de la década del ’80 las telenovelas argentinas circulan en los mercados de América latina, hacia fines de esa década, específicamente en 1989, tiene lugar una nueva modificación del panorama de producción y comercialización de telenovelas, que va a implicar una mayor internacionalización del género. En Europa se compran productos argentinos, y comienzan a realizarse títulos con significativas inversiones económicas europeas, que en su mayoría toman la forma de coproducción internacional, de producción mixta o de compra anticipada.

    La dimensión económica tiene una incidencia fundamental en la realización de estas coproducciones. Los ritmos de producción en Amércia latina son más veloces que los que eran habituales en Europa. La experiencia de producción en ficción seriada permite finalizar un capítulo por jornada de trabajo, por lo que el costo de grabar en la Argentina, resultaba más conveniente que hacerlo en Europa.

    En 1989 se emite en la Argentina “La extraña dama”, realizada por un nuevo productor independiente, Omar Romay. Esta telenovela tuvo en nuestro país una medición de altos ratings, y en menos de un año fue vendida a doce países de América latina y Europa.

    Con una duración de 120 capítulos, se dedicaron 9 meses a las grabaciones. Intervinieron 166 actores, 1300 extras, 14 escritores y 60 técnicos.

    Este producto televisivo no sólo incrementa la inversión en producción sino que también está pensado para el mercado internacional, implicando innovaciones en el sistema de escritura de libretos, cuidado de la producción y despliegue de vestuario y decorados.

    “La extraña dama” obtiene gran éxito en Italia, fue lanzada en 1990 como “La donna del mistero”, por un canal de propiedad de Silvio Berlusconi, en horario central y con fuerte apoyo publicitario. Los capítulos iniciales convocaron a un millón de tele-espectadores y al finalizar la tira, la audiencia llegó a los siete millones.

    Producción para el exterior

    A partir de esta novela, entre 1990 y 1994, se vive en la Argentina un auge de la producción de telenovelas transnacionales, en la que productores independientes, asociados con canales de televisión y/o con productores extranjeros, coproducen diecinueve títulos.

    Por lo general, en las coproducciones internacionales, las empresas argentinas aportan los técnicos, los elencos y los libretos, mientras que las empresas extranjeras se hacen cargo de la inversión económica, del control y, a veces, de la colocación de algunos actores.

    A partir del éxito de “La extraña dama”, Berlusconi se interesa por invertir en producciones argentinas. En el período 1991-1995, once títulos cuentan con la participación de empresas de Berlusconi. Esta presencia en la producción argentina de telenovelas recorre diversas modalidades, ya que se asocia con diferentes productores.

    Las grabaciones se realizan en distintos estudios; el personal técnico rota y también los guionistas.

    Los títulos que se vieron entre 1991 y 1995 fueron

    ·         “Manuela”  emitida entre 1991 y 1992, por canal 13. Se grabaron exteriores en ciudades de Europa, en Miami y en la Argentina.

    ·         “Soy Gina” -1992- Se grabaron exteriores en distintos lugares de la provincia de Buenos Aires.

    ·         “Micaela” emitida por cable en 1993 y a comienzos de 1994, por canal 13. Contó con exteriores grabados en la Argentina y en Italia.

    ·         “Cosecharás tu siembra”  -1991- emitida por canal 9. Escenas grabadas en Argentina y en Italia.

    ·         “Más allá del horizonte” emitida en 1994. Es la mayor superproducción argentina, y fue estrenada meses antes en Italia, con el nombre de “Milagros”.

    ·         “Con alma de tango”, 1994-1995.

    ·         “Primer amor”, 1993. Exhibida por canal 9 y emitida simultáneamente en España e Italia, contó con exteriores en las Islas Canarias.

    ·         “Celeste”, 1991-1992. Exhibida por canal 13.

    ·         “Celeste, siempre Celeste”, 1993-1994. Debido al éxito obtenido en Italia con “Celeste”, esta segunda parte fue emitida allí de manera continuada, y antes que en la Argentina.

    ·         “Perla negra”, 1994-1995.

    ·         “Zíngara”. Grabada durante el ’95, se exhibió primero en Italia y en la Argentina se emite desde mayo de 1996.

    Producciones de los canales argentinos

    Los canales de televisión, luego de que se llamara a licitación en 1989 (con la excepción de canal 9, que fue devuelto a su propietario Alejandro Romay a fines del gobierno militar, 1983), quedaron en manos de empresas multimedio.

    Telefé realiza con Sonotex “Déjate querer” y “Cara bonita”, y en 1995 “Chiquititas”, tira infantil que mezcla distintos géneros: la comedia, el melodrama, el musical, el terror.

    Canal 13 produce las telenovelas “Antonella” (1992/93); “Casi todo, casi nada” (1993); “Nano” (1994); “Sheik” (1995); “El último verano” (1996) y “Alén, luz de luna” (1996).

    Canal 9 produjo títulos hechos sin intención de que se vendiera al exterior. Es el caso de “Chiquilina mía”, “Una voz en el teléfono” (ambas emitidas en 1991); “Inconquistable corazón” (1994) o “Dulce Ana” (1995).

    Resultados

    En la mayoría de los casos, los esfuerzos de producción y el monto de la inversión correspondieron a los rubros técnicos y no tuvieron correlato en los libretos. Las historias narradas fueron demasiado obvias, carecieron de “ganchos” y no tuvieron suspenso. A lo largo de capítulos enteros, en diferentes novelas, literalmente no ocurría nada que hiciera avanzar, abrir o profundizar la trama. Se trata de una debilidad fundamental, ya que si una historia no está correctamente elaborada, poco valen el despliegue de vestuario, las grabaciones en exteriores bellos o el lujo de la escenografía. Fueron el caso de “Apasionada”, “Esos que dicen amarse”, la remake “El amor tiene cara de mujer” y “El día que me quieras”. Otro ejemplo de falta de proyecto e improvisación fue “Sheik”, producción de Artear, donde demuestra claramente que la inversión económica no garantiza que la gente se sienta atraída por una telenovela poco atractiva.

    Un título que cabe destacar dentro de esta etapa, es “El oro y el barro”, uno de los esfuerzos más serios, donde se logró un producto de calidad, con producción, historia, dirección y actuaciones coherentes, profesionales.

    Lo más significativo de estos primeros años de la década del ’90, son los réditos económicos obtenidos a causa de la sociedad con productores extranjeros, que permitió además una fuerte circulación del material. La activación de la industria es el dato sobresaliente.

    En esta síntesis histórica que abarca cuarenta años, se mostró a la telenovela latinoamericana como un género altamente formalizado, pero a la vez abierto a incorporar innovaciones (tanto en la construcción de núcleos temáticos, en el discurso visual, como en la capacidad de internacionalizarse), sin perder su contacto con los públicos ni su apelación a los sentimientos.

    Para eso cuenta con las posibilidades de establecer combinaciones entre las invariantes del melodrama y las variables que pueden aportar otros géneros, o la propia imaginación de sus autores y productores. La pertenencia al melodrama y sus reglas le ha permitido su expansión actual. La búsqueda de nuevos caminos no implica necesariamente el abandono de sus retóricas habituales, sino más bien una reubicación.

    Las telenovelas pueden transformarse, reciclarse, derivar en otros formatos, migrar de soportes. Van a existir mientras no pierdan la marca con las que están selladas a fuego: la capacidad que tienen las historias de amor de provocar emociones.

    Marco Teórico

    “Vidas Robadas” fue una telenovela que se emitió en Telefé, bajo la producción de “Telefé Contenidos”, en donde Claudio Villarruel y Bernarda Llorente están a la cabeza.

    En el horario de las 22:30 hs, “Vidas Robadas” tuvo que competir con “Showmatch”, el cual lo superaba notablemente en las mediciones de rating, lo que hizo que varias veces se escuchen rumores sobre un levantamiento del programa.

    Sin embargo, la telenovela siguió en el aire hasta llegar a postergar la finalización de la serie, prevista en Agosto, hasta Octubre del 2008. En conclusión, las autoridades prefirieron dejarla por el tema serio que presentaba y definitivamente, el público también eligió la realidad antes que el chisme, la alegría, etc.  Es obvio que en este caso no ganó el rating, sino las ganas de presentar una novela tan comprometida como ésta.

    Desde su comienzo, la telenovela presentó en su trama un tema al cual no estábamos acostumbrados a ver y poco frecuente en la televisión. En este caso, no íbamos a sintonizar a la pareja que tras varios capítulos de encuentros y desencuentros, terminarían felices y unidos. Ahora, los televidentes estarían dispuestos a ver una realidad interpretada y adaptada para una ficción.

    Se produce un cambio en la forma de hacer telenovelas, rompiendo con las típicas series costumbristas, con sus historias repetitivas y fáciles de interpretar.

    Así, en el 2008 entra a la pantalla chica esta telenovela que refleja una triste realidad, un suceso que hacía más de 6 años estaba instalado en los medios, y que a pesar de esto, poco se difundía. Una historia que hace volver a tomar conciencia a aquellos que la vivieron, y que comienza a brindarle información a las nuevas generaciones que nada sabían del tema.

    Difícil y dolorosa tarea la de una madre desesperada volver a contar los últimos minutos en los que vio a su hija para que los demás conozcan su situación. Aún más difícil fue seguir luchando y reclamando justicia sin respuesta alguna.

    Esa justicia llega  luego de largos y varios años, y que apoyada por los medios de comunicación, se manifiesta en una Ley que ayuda a que otras personas no sufran lo mismo que ella.

    ¿Es necesario que surja una telenovela para que comiencen a regir las Leyes en nuestro país? Seguramente no sólo se lo pregunto Susana Trimarco, sino también el espectador que seguía la tira y sintió una gran satisfacción al enterarse de que la televisión, aquel medio masivo tan criticado, hoy estaba cumpliendo una de las tareas más importantes: informar y ayudar.

    ¿Tendremos que esperar a que se emita una nueva telenovela en donde se clausuren lugares clandestinos de prostitución para que se cierren dichos sitios en la vida real? Sería algo poco serio e injusto, ya que como sabemos, deberían hacerse antes.

    Entonces, este tipo de telenovelas ¿Reflejan una vergüenza nacional por tocarse temas que la mayoría había olvidado o sólo se encargan de volver a despertar conciencia?

    Reportajes:

    Los siguientes entrevistados nos cedieron parte de su tiempo para responder a nuestras inquietudes en base al trabajo en investigación. Desde ya, muchas gracias por haber colaborado.

    Entrevistada: Andrea Romero

    Directora de Proyectos, Fundación María de los Ángeles por la lucha contra la trata de personas.

    Andrea Romero nacida en Colombia, llega a Buenos Aires en febrero del 2007 para hacer una especialización en Desarrollo local y Economía Social, aunque había estudiado finanzas y trabajado en bancos privados, decidió no trabajar más en este sector y dedicarse únicamente para el sector social. Como no tenía muchos contactos aquí que le ayudaran a encontrar un empleo en ese sector, tuvo que volver a un trabajo convencional. Después de algunos meses, una periodista amiga, Luján Araujo, la contactó con Susana Trimarco. La primera vez que escuchó su nombre fue gracias a ella, que le contó la increíble historia de esta mamá que buscaba desesperadamente a su hija  en prostíbulos de toda la Argentina y que, además, pudo rescatar a más de un centenar de chicas. Andrea trabaja junto a Susana hace un año y se siente orgullosa de ser parte del equipo de esta fundación. La experiencia laboral que trajo desde Colombia era lo que la fundación necesitaba, una Directora de Proyectos que diseñe y apoye los procesos y programas que realiza la Fundación. Ahora, también, tiene la responsabilidad de manejar la sede de Buenos Aires que comenzó a funcionar este año.

    A Continuación la entrevista:

    ¿Qué relación tenés con la fundadora Susana Trimarco?

    Yo soy la Directora de Proyectos de la fundación y trabajo acá desde finales del 2007. La fundación se hizo en octubre, se fundó el 19 de octubre de 2007 y yo trabajo desde diciembre de 2007.

    ¿Cómo te relacionaste con la fundadora?

    A través de una amiga periodista, yo venía trabajando como directora de proyectos en fundaciones de Colombia, yo soy de Colombia, y tengo una amiga periodista que nos puso en contacto a las dos cuando Susana estaba necesitando a alguien como con mi perfil, acá en Buenos Aires, y así fue como nos contactamos.

    ¿Conocías el caso de Marita Verón, la hija de Susana?

    Lo conocía por esta amiga periodista, en el 2007 cuando yo vine a vivir a la Argentina.

     La fundación surgió en octubre de 2007 en Tucumán, la sede de la Ciudad de Buenos Aires, ¿también se fundó ese mismo año?

    No, esta sede se creó en agosto del 2008.

    Esta sede en Ciudad de Buenos Aires, ¿se fundó por la repercusión que hubo a través de la telenovela “Vidas Robadas” en el 2008, o ya se estaba planificando con anterioridad?

    No, siempre se pensó y por eso justamente me contrata a mí Susana, porque siempre se pensó en que la fundación debería tener una sede acá en Buenos Aires, pues porque acá necesitamos muchos contactos con otros organismos de la sociedad civil que trabaja en trata de personas, entonces acá era necesario para la fundación tener una sede acá en Buenos Aires, para tener contacto con los ministerios. Susana viene recurrentemente a Buenos Aires, entonces necesitaba también un lugar donde trabajar, donde pueda reunirse y no estar de confitería en confitería para sus reuniones.

    ¿Cómo fue el acercamiento de la Productora TELEFÉ Contenidos y/o los guionistas para proponerle a Susana contar su historia en una telenovela?

    El contacto fue Marcelo Camaño, busca a Susana y le comenta la idea. Susana le dice que sí. Marcelo Camaño entrevista a Susana como para saber un poco más del tema, le comenta la idea y lo que le plantea es que la Fundación María de los Ángeles lo asesore de alguna manera para el guión en el tema de trata de personas. Entonces así se hace, este contacto se da. La novela fue en el 2008 y este contacto se hace como en diciembre del 2007, que fue también cuando Susana se reúne con Soledad Silveyra.

    Cuando el guionista Marcelo Camaño le hace la propuesta a Susana sobre la realización de la telenovela, ¿cuál fue la reacción de ella?

    A Susana le pareció super bueno, porque uno de los temas cuando Susana comenzó con este hecho, fue que nadie le creía el tema de trata de personas, a Susana la trataron de loca muchísimos años, entonces sabía que, 1°) que a través de una novela que estuviera encabezada por TELEFÉ Contenidos, 2°) que iban a participar actores del tamaño de Soledad Silveyra, de Facundo Arana, iba a servir como transmisor del tema; debido a que la gente al ver el título de la fundación que dice: “Fundación María de los Ángeles por la Lucha contra la trata de personas”, y la gente se queda mirando el letrero y dice: “pero que tratan de la gente?”, como que no entienden que es la trata de personas. La trata de personas se vino a saber bien a través de “Vidas Robadas” y de la lucha de Susana, porque antes de que desapareciera Marita, no se sabía nada sobre el tema.

    Marita Verón es secuestrada en el 2002, y hasta antes que Camaño hiciera contacto con Susana en el 2007 pasaron 5 años. Durante ese lapso, ¿hubo alguna repercusión en los medios?

    La repercusión de Susana comienza antes de la novela. Susana afortunadamente, desde el segundo día que desapareció su hija, aparece en televisión. Siempre es como que utilizó los medios de comunicación para difundir y para cuestionar y para reclamar todo esto, siempre los utilizó y Susana en marzo del 2007 recibe el Premio de “Mujer Coraje” por el departamento de Estados Unidos, a manos de Condoleezza Rice, que en ese momento era la Secretaria de Estado de los Estados Unidos, y ahí comienza toda una movida por la trata de personas en la Argentina, pero no fue por “Vidas Robadas”, fue por este premio.

    ¿Vos pensás que las autoridades públicas, las encargadas de investigar bien el caso, se involucraron más a partir del premio, y a partir de ello vino la sanción y la promulgación de la Ley 26.364?

    Sí, fue así, porque cuando Susana crea la fundación que fue en octubre del 2007, el proyecto de ley ya estaba hace bastante en la Legislatura; estaba dormido y cuando llega este premio, quizá todo este lobby hace que lo empiecen a tratar debido a que el papel de los Estados Unidos, que no es poco en el tema de la Ley, hace más que en los medios. Los Estados Unidos saca reportes de esto todos los años, donde están todos los países del mundo evaluados en el tema “trata de personas” y para el Departamento de Estado de los Estados Unidos y para la embajada, era una prioridad sacar la Ley adelante, entonces también hubo un lobby muy importante de los Estados Unidos, independientemente de lo que pasara en los medios acá.

    ¿Pensás que a partir de la telenovela, ya no las autoridades, sino el común de la gente fue capaz de tomar conciencia sobre este tema?

    La trata de personas era una cosa que se movía solamente entre algunas personas afectadas como Susana. Lo que hizo “Vidas Robadas” fue mostrar el tema de trata de personas como una cuestión que afecta a toda la sociedad, a todos los sectores sociales: pobres, clase media, ricos, todos. Pero era una cosa de la que no se hablaba, que estaba como naturalizada de alguna manera, escondida, como que a la gente todavía no le cabe en la cabeza que puede haber gente prostituyéndose en contra de su voluntad, es como que todavía no está muy arraigado el tema. Pasa lo de Susana y Susana comienza a hablar todo esto pero muy metida en el tema de Derechos Humanos, entonces por estas organizaciones que luchan por los derechos humanos, va a muchas conferencias, pero es muy limitado. Cuando comienza lo de la Ley es como que también está todo muy limitado, y todo el tema político, legislativo, está como muy limitado.
    Lo que hizo la novela fue bajar eso a la sociedad, como que desde el verdulero de la esquina hasta el legislador, más o menos saben que es trata de personas y lo tienen en la cabeza, que es absolutamente importante esto porque si no hubiese existido “Vidas Robadas”, la gente común no sabría que es la trata de personas, independientemente de que hubiese o no hubiese Ley.

    Susana estuvo como invitada en “El Show de Cristina”, otro formato dentro del medio. ¿Sirvió para que el caso de ella se siga difundiendo?

    Susana estuvo, desde hace mucho tiempo, en el parlamento de Bruselas, estuvo en Washington en una reunión de la OEA, y es muy conocida afuera. Cualquier persona de afuera que sepa sobre trata de personas o algo, sabe quién es Susana Trimarco. Entonces a ella la invitan al “Show de Cristina” porque hacen un programa sobre trata de personas allá y una de las personas que contacta es Ana Rodríguez que tiene la fundación en Florida, y Ana Rodríguez les dice “miren”….y les cuenta de Susana. Y es así como contactan con ella.

    Cuando Marcelo Camaño recopilaba información para la novela, ustedes, ¿se sintieron conformes en la forma que se realizó “Vidas Robadas”?

    Sí, absolutamente. Hizo una muy buena adaptación. Lo que nosotros hacíamos era contarle casos de cómo captaban chicas, y él lo adaptó muy bien porque hizo un muy buen manejo de la temática, porque en ningún momento dio otro tipo de mensaje al que nosotros queríamos, como que respetó mucho a las víctimas y mostró la crueldad de este crimen de una muy buena manera. Nosotros en verdad, quedamos muy satisfechos con el manejo que le dieron a la temática. Lo que nosotros queríamos era que quedara en evidencia las formas de captación y lo que vive una chica en cautiverio, que no está ahí porque quiere, que la verdad es muy difícil salir de ahí.

    A partir de la novela, ¿hubo casos concretos resueltos de trata?

    Resueltos no. Lo que nosotros vimos con la novela fue como que sirvió de método de prevención. Para nosotros lo que hubo fue una baja con respecto a los métodos de captación que son, uno, a través del engaño por opciones laborales, búsqueda de modelos y el otro es a través de secuestros. Entonces lo que nosotros vimos cuando estuvo la novela fue una baja en el método de captación de engaño y entonces comenzaron a aumentar los secuestros. La gente ya veía en la novela que pasaba esto y no caía fácilmente engañada, y entonces aumentaron mucho los secuestros. Pero que se haya resuelto algún caso por la novela, no, pero sí aumentaron mucho las denuncias.

     Desde que terminó la novela, la gente ¿se olvidó del tema?

    No, es como que quedo instalado. Recibimos mails de gente que vieron la novela, como que el interés permanece en general sobre el tema. Muchos chicos en colegios están interesados para que le diéramos charlas porque hacen trabajos en la escuela sobre esto. La verdad, es que permaneció el interés.

    Fue positivo que saliera al aire un formato así.

    Claro.

    Al principio, la novela no llegaba a la repercusión que los productores querían. ¿Por qué pensás que la gente al principio no se “enganchaba” con este tema tan importante y prefería otro tipo de cosas?

    Eso habría que preguntárselo como a un sociólogo. Yo creo que la gente prefiere ver otro tipo de programas como Marcelo Tinelli, que son huecos en contenidos, a una cosa que les pueda aportar. La verdad hay todo una cosa que nosotros creemos que es en rechazar este tema, como para protegerse, porque sino la gente estaría paranoica. Piensan que podrían ser víctimas de todo. Me parece a mí que es un tema de protección, pero creo que mejor la respondería un sociólogo.

    Lo único que avanzó sería el entendimiento de cómo funcionan estas redes, pero de ahí a desbaratar una red como en la telenovela, nada.

    No, desbaratar una red la verdad implica un trabajo de los tres poderes del Estado, del poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Legislativo para que den las leyes, del Judicial justamente para que meta en la cárcel a todos los que desde el poder Ejecutivo que serían la policía, los atrapen. Hay un gran interés del Estado en capacitarse acerca del tema. La policía ahora se está capacitando. Pero es muy difícil acabar con este tipo de mafia. Estamos luchando contra la segunda mafia que más gana en el mundo a nivel de plata y no podemos venir a luchar contra ella con una moto y tres policías, porque, ¿Cómo se hace? Está absolutamente organizada.

    Nosotras leíamos en la página web de la fundación que están capacitando policías como dijiste, ¿Pero qué policías? ¿De la provincia, de las gobernaciones el interior, de dónde? Porque Susana cuando empezó, sabemos que en la policía no se hacían cargo.

    Es un proyecto que no está financiando en departamento de Estado de los Estados Unidos. Es un proyecto que consiste en crear a divisiones especiales de policías en las provincias que sólo investiguen temas de trata de personas, pero son policías provinciales. De todos modos, nosotros ya vimos esta capacitación en Salta, Misiones y La Rioja, ahora nos vamos para Córdoba. Ahí las divisiones de policías son pequeñas, o sea son de grupos de no más de veinte personas. Lo que hicimos nosotros fue invitar a otros policías provinciales, federales, gendarmería y prefectura para que todos empiecen. Es una capacitación que está muy enfocada a fuerzas de seguridad.

     Y todo esto está respaldado por Estados Unidos…

    Esta capacitación sí. De todos modos, antes de que comenzáramos con esta capacitación, ya había un deseo de las provincias en tener policías especializados en estos temas. Nosotros comenzamos con este proyecto en Mayo del 2009, y la provincia de Salta en Noviembre del 2008. O sea, no es que se están creando las divisiones sólo por este proyecto, sino que ya hay un deseo de las provincias en hacerlo, y lo que nosotros estamos haciendo es tratar de coordinar eso, que sea armado, y en las provincias que no lo hay tratar de incentivarlas y hacer una capacitación exclusivas como para las fuerzas de seguridad. Pero para nosotros es importante que sea la policía provincial la que se encargue sobre este tema.

    ¿Y hay cierto rechazo dentro de la policía misma?

    No, está muy abierta a la capacitación. Piden capacitarse y la verdad que nos han sorprendido.

    Nosotras buscando información para el trabajo veíamos que en las llamadas “Whiskerías”, puede ser que ahí se prostituían las chicas y no querían cerrarlas porque decían que podían sacarles el trabajo a las personas que trabajaban en esos lugares. Pareciera como que ponen excusas siempre.

    Con el tema de tratas de personas hay gente que está de acuerdo con que la prostitución siga legal, otras que dicen que hay que penar el consumo de prostitución, y no la prostitución como tal. Hay bastantes debates. Y  con el tema de las “Whiskerías”, lo que la ley argentina prohíbe son los prostíbulos, o si en una “Whiskería”, si adentro se produce la prostitución, eso es ilegal. O sea, la prostitución es legal, yo me puedo prostituir si quiero, lo que está prohibido es el proxenetismo, que tú te beneficies por mí, y los prostíbulos. Entonces el tema de las “Whiskerías” es primero que se cumpla la Ley. Por Ley esto está prohibido, ya se verá en otro tipo de debates habilitando o no los prostíbulos. En La Pampa hubo un intendente que dijo que no iba a cerrar las “whiskerías” porque eran sitios de “contención espiritual”; o porque algunos dicen que si cierran las “whiskerías” o los prostíbulos se van a incrementar las violaciones.

    Pero si los mismos gobernantes de las provincias piensan de esa forma, lo que están haciendo ahora de capacitar policías, ¿Para qué sirve si hay un poder mayor que lo avala?

     Claro, igual hay una naturalización de la prostitución. El padre lleva a su hijo a que pierda la virginidad con una prostituta. El cambio no se basa solamente en que la policía funcione bien, toda la sociedad es la que tiene que funcionar con este tema. Por eso existe una naturalización que es muy complicada de sacar, pero nosotros creemos que con sensibilizaciones, con capacitaciones, con todo esto se puede ir cambiando de a poco. El cambio se va a ver muy a largo plazo, comenzando con la concientización en las escuelas.

    ¿Recordás alguna telenovela o algún programa que haya salido en los medios de comunicación, y que haya tenido tanta repercusión como “Vidas robadas” en cuanto a temas sociales?

    Yo veo muy poca televisión, no me gusta mucho. Pero sé, por ejemplo, que “Televisión por la identidad”, fue increíble.

    ¿Hay un índice de secuestros?

    No sabría decirte, no hay como un índice de secuestros, no están muy bien contabilizados en ninguna parte. No sabemos cuantas chicas se desaparecen por este tema. Lo que se sabe son las fortalezas de las mafias. En Colombia hace mucho más tiempo que en Argentina que están luchando contra el tema de trata de personas. Las mafias son diferentes, son las mafias que llevan a las chicas a Ecuador, a España o Japón.

    ¿Y en dónde se piensa que está Marita Verón? ¿En otro país?

    Si. Igual se sigue buscando acá en Argentina y afuera.

    ¿Tienen contacto con fundaciones del exterior?

    No, la investigación afuera la está llevando INTERPOL.

    ¿Hay un determinado tiempo de búsqueda de personas?

    No. También todavía se sigue buscando a los desaparecidos de la última dictadura militar.

    ¿Siguen teniendo algún contacto con autoridades de Telefe o de gente que trabajó en la novela?

    Sí, justamente hablé con Marcelo Camaño hace poco. Y ahora con Sofía Elliot vamos a hacer unos movimientos en La Rioja, como conferencias de prensa la próxima semana.

     ¿Referidos a la novela?

    No, las conferencias tratarán el tema de “trata”. Justamente con Bernarda Llorente hay un proyecto para realizar algunos comerciales referentes al tema, con la posibilidad de transmitirlos  por Telefé.

    ¿Y con el gobierno, mantienen aún contacto?

    Si, también, con todos los funcionarios y directores. Susana lo tiene desde hace muchísimo tiempo. Vino acá a gritar y parar y hablar, no solo con ellos sino también con la gente.

    ¿Con los personajes de la tira se sintieron, también,  apoyados?

    Si, por supuesto. Con Soledad Silveyra el contacto es permanente, Sofía Elliot, Virginia Innocenti, no fue algo pasajero, que terminó con la novela, al contrario.

    Entrevistado: Marcelo Camaño

    Marcelo Camaño es uno de los guionistas más reconocidos en el mundo de las telenovelas. Fue coautor de “El Capo”, “Televisión por la identidad” y “Montecristo” (2006). - Recibió el Premio Martín Fierro mejor telenovela-. Autor de “Doble Vida”, “Mosca y Smith en el Once”, “El deseo”, “Resistiré”. También fue el guionista de la telenovela “Vidas Robadas”, en la cual se basó esta investigación.

    A continuación la entrevista:

    A lo largo de tu trayectoria y experiencia como guionista, ¿Nos podrías indicar cómo se fue transformando la temática del género de la telenovela? Tenemos entendido que antiguamente era destinada al ama de casa, siendo de tono romántico y muy ligera, con temas tabúes y,  hoy en día, tenemos guiones que resaltan las problemáticas sociales, como trata de personas, hijos apropiados de desaparecidos, ancianos excluidos, adolescentes marginales.

    La temática dentro del género es algo que fue mutando aquí y en los otros polos de producción. En Colombia, en Brasil, y nosotros hemos intentado otras temáticas más abarcativas que nos liberen de los intereses propios del melodrama y nos demanden un tema más acorde al devenir de los tiempos. Y esto ocurrió para que la telenovela nacional se singularice frente a otras, para que cada una tenga un sentido de diferencia con la otra. Mientras las mexicanas siguen siendo muy típicas del genero, las demás han evolucionado hacia otras temáticas buscando su nicho de mercado. Muy bien lo ha logrado Brasil con temáticas de salud o de temas de interés en la relación Globo-Gobierno. También ha sido beneficioso el caso de Colombia cuando primero comenzaron a trabajar incorporando el humor y la comedia, y luego la "realidad violenta" del narcotráfico. Nosotros, con los productores que tenemos, hacemos lo que podemos. Nunca nos han tiranizado tanto los productores, estamos en una época flaca de ideas de productores y de abuso constante de ellos hacia nosotros. Lo que hemos logrado desde Telefe Contenidos, ha sido una isla extraña. No responde a una planificación de programación, de búsqueda.

    Si al público les gusta y ve estas "nuevas telenovelas", que sirven para concientizar sobre lo que sucede a nuestro alrededor, pero que se sabe tan poco, ¿Hasta dónde se podría guionar una telenovela que profundice los temas de corrupción en la política y en la justicia? ¿Qué intereses se estarían tocando y cuál sería el límite?

    Siempre se tocan temas de política y mucho más de justicia. Es muy habitual, esto también se ha generado en el mercado de las series y el coletazo de ellos nos llega en buena hora. Creo que los límites tienen que ver con los personales. A mi me ha pasado que me han pedido que no deje de pegarle a la policía, pero que al menos ponga un policía con voluntad de hacer las cosas bien. Eso es entendible y hasta negociable. El límite puede estar en lo ideológico, como sucedió con Montecristi cuando el protagonista quería que nosotros como autores mostráramos la otra campana de los militares que actuaron en la dictadura porque él quería contar también esa parte. Eso es un límite. Eso no lo hago.

    ¿Alguna vez tuviste algún proyecto que no pudo concretarse, justamente, por tocar de cerca a algún grupo poderoso o a alguien que podría verse perjudicado ante una denuncia desde la ficción? o quizá, en vez de cancelar dicho proyecto, ¿lo tuviste que modificar por determinada presión política? ¿Recibir algún tipo de apoyo político pero con limitaciones marcadas de algún sector que se sintiera vulnerable a alguna temática en especial?

    Los apoyos políticos aparecen cuando la ficción les sirve para algo. En el caso del tráfico de personas fui muy duro con los premios recibidos por diputados o senadores, que en vez de premiarnos a nosotros, debían estar combatiendo semejante delito. No recuerdo casos de presión muy claro, tal vez haya sucedido a nuestros productores y ellos nos hayan bajado alguna idea en base a eso, pero jamás nos dijeron algo parecido. Me pueden bajar una idea porque no les gusta, tal vez porque pueda ofender a alguien gratuitamente (incluso a un político, a una organización) pero nadie te dice que no, te sugieren otras maneras de contarlo.

    ¿Cómo surge el proyecto "Vidas Robadas"?

    Por el tema trata de personas como marco ideal para contar una ficción, se lo propuse al canal (solamente el tema) y cuando ellos estuvieron de acuerdo, empecé a trabajar una historia posible. Para llegar a la que se vio, descartamos varias hipótesis hasta quedarnos con la más fuerte que era la madre buscando a su hija.

    ¿Cómo fue la relación con la familia de Marita Verón al escribir los libretos, en cuanto a la información que ellos les proporcionaban para reproducir la historia?

    Excelente. Ellos fueron consultados permanentemente y era muy movilizador cada dato entregado con total confianza hacia nosotros. No tengo más que palabras de agradecimiento hacia Susana Trimarco, su familia, sus abogados, su fundación, gente que trabaja de verdad en este tema.

    En base a la pregunta anterior, ¿tuvieron libertad para escribir?

    Total libertad. Lo mejor y lo peor que me ocurrió fue que Susana me dijera que revivió todo el secuestro de su hija. Por un lado es bueno, porque la realidad nos otorgo un marco noble para copiarla, por otro lado es desgarrador saber que todo lo que viene después en nuestra historia hará revivir el calvario a muchas personas. Pero ellos nos decían que preferían que esto pase, porque por la novela el tema de la trata de personas fue agenda de muchos medios.

    A tu criterio ¿cuáles son las características que debe tener este tipo de telenovelas y dentro de qué género específico la ubicarías?

    Las telenovelas tienen que respetar al género, hay que conocerlo muy bien para saber donde hacerle trampa y mostrarle al público una variante más o menos original.  A mi me gusta trabajar con el policial, y el suspenso. Pero es un criterio personal. No puede faltar el amor imposible y una banda de villanos poderosamente queribles y adorables. ¿O no son así los que nos rodean en el día a día?

    ¿Pensaste desde el comienzo, cuando empezaron a darle vida a la historia, que iba a tener tanta repercusión en el público?

    Pensamos que iba a ser dura la reacción del publico, como la fue. La novela no exploto en rating, exploto en el boca a boca, en la mirada más aguda del público. Y era muy conflictiva para seguirla. Conozco mucha gente que prefirió dejarla para evitarse angustias a la hora de dormir. Y lo puedo comprender. Pero yo tenía que seguir ese camino, sino no podría luego mirar a mis alumnos a la cara.

    Por último, ¿Qué opinión nos podés dar, como trabajador de un medio de comunicación, sobre la nueva Ley de Servicios Audiovisuales? Uno de los puntos que trata es sobre la concentración monopólica, ¿te parece que al ser más independientes los medios masivos de comunicación habrá más libertad de expresión para el guionista y los productores para poder agudizar y explayarse aún más en algunos temas más profundos?

    Estoy a favor de la ley de medios y creo profundamente en los cambios del porvenir. Si no se cumplen debido a las miradas espurias de como se va a organizar todo, seria una gran desilusión, que teniendo en cuenta los empresarios de medios que tenemos, estemos preparados para todo. Ellos desde los 90 vienen cerrando fuentes de trabajo, axial que son capaces de cualquier cosa.

    Entrevistada: Liliana Ferreyra

    Profesora de Derechos humanos, filosofía y Proyecto de investigación en dos colegios secundarios, uno estatal y otro privado. Docente de la Universidad de Buenos Aires, desempeña su cargo de profesora en la materia Pensamiento Científico.

    A continuación la entrevista:

    "Vidas robadas" fue muy importante en el 2008 ya que logró que la gente volviera a descubrir el delito de trata de personas, ¿Cómo describiría el interés de las personas sobre este tema a través de la novela y no por otro medio?

    La televisión es un medio de comunicación masivo, como todos sabemos. Es mirada por miles de personas cada día. A su vez, la televisión emite una gran influencia poco vista por otros medios, a mi parecer, uno de los medios más influyentes. Al ser así, las personas se interesan por todo aquello que es brindado por ella. Yo creo que la influencia permanente que recibimos a través de este medio es una de las principales causas por las cuales el público habla de algunos temas cuando son expuestos por los medios.

    ¿Pensás que las telenovelas son el mejor medio para hablar sobre temas que afectan a la sociedad?

    A mi parecer,  no sólo las telenovelas deberían hablar sobre temas de la sociedad, creo que a todos los que miramos televisión nos gustaría que estos temas se hablen en otros programas también. Sin embargo, las telenovelas son consumidas por un gran porcentaje de público, y mientras sirva para que las personas vuelvan a hablar sobre temas importantes, creo que está bien que este tipo de programas refleje una realidad social.

    ¿Con qué otro tipo de programas vos pensás que la sociedad podría tomar conciencia acerca de este y otros temas que hablen de la realidad, sin ser telenovela?

    Tengo entendido que hay muchos programas en la televisión, de investigación, en donde se tocan estos temas sociales. Programas políticos, o de historia, creo que también son ideales para tratar estos temas.

    Al principio, "vidas robadas" no tenia los niveles de audiencia que los productores pretendían. En base a esto, ¿Por qué las personas prefieren ver otro tipo de programas menos comprometidos con la sociedad y hechos reales?

    Generalmente las personas vuelven a sus casas cansadas, agotadas por un día largo de trabajo, y le podemos sumar a esto las complicaciones diarias que se presentan en la ciudad, como cortes de calles, manifestaciones, etc. Las personas, luego de un día así, buscan mirar en la televisión algo que los distraiga, que no tengan relación con lo cotidiano que viven en sus vidas diarias. Buscan la distracción antes que la realidad. Ver bailar a mujeres exuberantes les llama más la atención que un caso importante como el presentado por la novela que ustedes investigan.

    ¿Por qué la sociedad cree que temas importantes como la trata de personas no existen o no son tan importantes?

    No creo que la gente no sepa sobre estos temas. Que no se hablen, no quiere decir que no existan, y la gente sabe eso. Vuelvo a remarcar la influencia de este medio de comunicación que es la televisión, en donde puede hasta lograr que una persona hable o no de ciertos temas.

    ¿Cómo te gustaría que la prensa tratara este tipo de temas sin que se convierta en un show mediático?

    Con respeto, sobre todo. Seriedad y compromiso. Igual creo que la prensa sabe qué temas tratar como un show, y con qué temas no.

    ¿Cómo te gustaría que se transmita el concepto de trata de personas en una sociedad "machista" que consume este tipo de cosas?

    Ojalá la gente pueda interpretar el mensaje que seguramente quiso transmitir el programa, y ayude a cambiar ciertos conceptos en la sociedad.

    Opinión Personal:

    Elegimos este tema para investigar porque nos pareció conveniente volver a tocar lo que la ficción “Vidas Robadas” presentó mientras estuvo al aire. Es necesario que temas tan importantes, como la trama desencadenada en la telenovela anteriormente mencionada, sigan vigentes en la sociedad.

    Nos resulta incómodo y un tanto injusto saber  que el reclamo de una madre cobra mayor importancia cuando es representado por un medio tan masivo.

    En parte nos avergüenza saber que una ley rige gracias a un programa de televisión, cuando debería haber existido hace tiempo.

    Creemos que la ficción aporta al tema la cotidianeidad necesaria para mantener viva la memoria y que el olvido no sepulte una vez más almas inocentes.

    Es importante mencionar la elección del canal televisivo que tuvo una relación directa con el tratamiento, seriedad y compromiso dado en las telenovelas de este tipo donde las historias de vida de sus protagonistas reflejaron la parte más cruel de los crímenes cometidos, cruzando la ficción con la realidad.

    Es así como los autores dieron un crudo giro a la clásica historia de amor con la inserción de  problemáticas sociales, como es el caso de la esclavitud moderna.

    Consideramos que es una manera de avanzar en la inventiva de formas de denuncia y lucha, tanto en el ambiente público como el privado, alentando a un compromiso con la sociedad y con las instituciones para poner un freno a la trata de personas y otros abusos de diversa índole.

    Bibliografía Utilizada:

    • Libro “La industria de la telenovela” (Nora Mazziotti) – Este libro propone una mirada a la industria, refiriéndose a la circulación y fabricación de telenovelas. Qué estrategias se utilizan en Latinoamérica para hacerlas y venderlas. Asimismo, como la producción industrial no basta por sí sola para comprender la telenovela ni para explicar la variedad de prácticas, sensaciones y actividades que puede despertar y movilizar un texto. La industria de la telenovela también analiza los dos corpus textuales más importantes de la reciente producción argentina.

    Fotos o ejemplos de lo que se quiere mostrar:

    A través de fotografías, queremos demostrar como la ficción “Vidas Robadas” hizo tomar conciencia no sólo al público que la miraba, sino también ayudó a que el reclamo de familiares sea escuchado.

    Comenzó a regir una ley contra la trata de personas. Es por eso que en las siguientes imágenes queremos demostrar la lucha iniciada hace años y el favorable desenlace que tuvo esta ley con la ayuda de la novela.

    na19fo01

    2005%5C12%5C15%5C139943-veron_210tmb

    foto1

    trata_proyecto_ley_critica_ok_1

    Reclamos de familiares y amigos en búsqueda de una Ley.

    Todas estas imágenes corresponden a marchas realizadas como pedido de justicia, y para reclamar una Ley que ayude a que los secuestros clandestinos dejen de existir.

    Fuente de las Fotografías: www.google.com

    Conclusiones Finales:

    En base a la investigación realizada y a la opinión dada por especialistas seleccionados especialmente para contestar las preguntas, luego de una larga lista de candidatos a entrevistar, hemos llegado a la conclusión de que la televisión como medio masivo de comunicación no sólo sirve para reproducir historias irreales o inventadas, o para entretener al público que necesita distracción fuera de los problemas que surgen en la vida cotidiana, sino que también para volver a recordar temas dejados de lado por aquella sociedad que alguna vez pidió justicia y memoria para no olvidar.

    Seguimos pensando que la televisión ayudó a que el tema volviera a ser nombrado por todos los sectores de la sociedad, y que más que nada vuelva a ser un tema de conversación, pero al mismo tiempo sabemos que la historia con la que cuenta la telenovela, la trata de personas, es un tema que desde hace mucho tiempo está instalado en el país y en la vida de sus protagonistas, de aquellos que vivieron en carne propia el secuestro de un ser querido.

    Muchas veces cuesta admitir que un programa de televisión haya ayudado a que una Ley comience a regir, cuando esto debería hacerse de manera espontánea. Sabemos que desde hace mucho tiempo estaba en proceso, pero uno de nuestros puntos de partida para investigar sobre la influencia de esta telenovela fue que justamente esta Ley comienza a ser pública en el 2008, coincidiendo con el año en el que la telenovela fue puesta al aire.

    Somos conscientes de que también antes de la telenovela, se realizaban acciones pidiendo justicia y una Ley. Sin embargo, esto también comienza a ser público en el momento en que la telenovela aparece.

     Es por eso que volvemos a reafirmar, a pesar de que cueste admitir la influencia de los medios de comunicación, que el programa “Vidas Robadas” no sólo ayudó a que la sociedad volviera a hablar del tema, sino que también a que se prestara más atención en temas referidos al Gobierno y la Justicia.

    También sacamos la conclusión de que muchas personas aprovecharon el suceso de la telenovela para beneficio propio, es decir, el gobierno entrega premios en el momento en que la mirada de toda la sociedad apuntaba hacia ellos. Susana Trimarco hace años que viene luchando para que su hija aparezca, sin embargo el único apoyo que recibe para la capacitación de policías es de otro país, no del nuestro.

      Por lo visto, nuevamente los medios de comunicación y las telenovelas,  programas vistos por muchísima gente, vuelven a ser los protagonistas para afrontar y empezar a resolver temas en la sociedad.

    Principalmente queremos agradecer a todos los entrevistados que formaron parte de esta investigación y ayudaron a que podamos sacar una conclusión sobre este tema tan importante. A través de la investigación nosotras mismas pudimos acercarnos más al tema, y esperamos que a través de este trabajo, otras personas también comiencen a interesarse sobre la trata de personas, sin que una telenovela esté al aire.

    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imágenes, tablas, etc) haga click aquí o aquí si desea abrirla en ventana nueva.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD