Viernes 24 de Octubre de 2014 | Hay 35 usuarios online en este momento!
 

Felipe Pigna el historiador que logro darle rating a la historia

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


Como Felipe Pigna logro atraer un pblico masivo y darle rating al estudio de la historia argentina, ya que antes otros personajes (como Felix Luna) no lo consiguieron. Tambin vamos a tratar el fenmeno de este historiador de masas comparndolo con otros personajes mediticos en el mbito de la historia para poder encontrar cuales son las necesidades que cubren ellos en su pblico masivo.

Agregado: 16 de NOVIEMBRE de 2011 (Por Dalila Ailin Ferreyra) | Palabras: 20349 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografas > Comunicacin >
Material educativo de Alipso relacionado con Felipe Pigna historiador que logro darle rating historia
  • Historia argentina: sucesos del ao 1834: ...
  • Resumen de Historia Argentina - Primera Junta de Gobierno: ...
  • Arquitectura griega.: Caractersticas e historia de la Arquitectura griega, templos y columnas.

  • Enlaces externos relacionados con Felipe Pigna historiador que logro darle rating historianalga


    Autor: Dalila Ailin Ferreyra (ailu_ferreyra@hotmail.com)

    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imgenes, tablas, etc) haga click aqu o aqu si desea abrirla en ventana nueva.

    Universidad de Morn

    Facultad de Ciencias Econmicas y Empresariales

     

    Licenciatura en Relaciones Pblicas

     

    Medios de Comunicacin II

    Felipe Pigna, el historiador que logro darle rating a la historia

    Ferreyra Dalila Ailin

    N de expediente 974318

    Sitios publicados:


    INDICE

     

    Capitulo 1: Introduccin al tema.. p.3 a p.8

    Capitulo 2: Desarrollo del tema....p.9 a p.25

    Capitulo 3: Antecedentes..... p.26 a p.29

    Capitulo 4: Marco terico.....p. 30 a p.37

    Entrevistas ....... p. 38 a p 51

    Conclusin........p.52 a p.53

    Bibliografa...p. 54







































    Capitulo 1


    Introduccin

    al

    tema
















     


    Tema elegido: Como Felipe Pigna logro atraer un pblico masivo y darle rating al estudio de la historia argentina, ya que antes otros personajes (como Felix Luna) no lo consiguieron. Tambin vamos a tratar el fenmeno de este historiador de masas comparndolo con otros personajes mediticos en el mbito de la historia para poder encontrar cuales son las necesidades que cubren ellos en su pblico masivo.


    Introduccin al tema


    Objetivo:


    Que necesidades cubren en las audiencias los historiadores masivos y qu espacio popular de elaboracin cultural permiten esas narraciones? Cul es el tipo de dispositivo que construye Felipe Pigna el cual logro darle rating a la historia y atraer un pblico masivo con sus formatos grficos, televisivos e incluso radiales?


    A lo largo de esta investigacin, tratare de encontrar una explicacin a este fenmeno, as como tambin observar esta problemtica de la relacin entre la educacin y la televisin Argentina, o hacer todo lo posible para encontrar una respuesta o inducir a que quien lea esta monografa, pueda con los conceptos introducidos tener una posicin al respecto. Este trabajo va a mostrar un enfoque general sobre los medios y sus audiencias en la sociedad contempornea, mencionando tambin el papel de la persuasin dentro de esta relacin.

    Es as que vamos a tratar el tema de cmo la historia empez a tener un lugar muy importante en los medios masivos y ya no va a ser solo por el tradicional libro que se lee, sino que a partir de la radio, la Internet, la televisin (desde distintos formatos, como un documental o un programa, entre otros) y el cine se va empezar a aprender nuestra historia desde otro punto de vista.


    Tambin quiero mencionar que la reciente explosin de la oferta comunicaciones, la llegada de nuevas tecnologas y su rpida asimilacin dentro del entorno familiar, han llevado a algunos investigadores de la comunicacin a plantearse hoy, mas que nunca, la compleja naturaleza de la relacin medio - audiencia.

    A esto hay que agregar las variadas intencionalidades y funciones que se le atribuyen al flujo comunicacional. Actualmente se encuentran posturas optimistas quienes afirman que los medios informan, persuaden, motivan, instruyen, divierten, entretienen, educan y concientizan, como tambin estn las posturas pesimistas, las cuales confieren a la comunicacin responsabilidad sobre fenmenos de consumismo, apata, desinformacin y en casos extremos de perdida de conciencia.


    Por otro lado es sugestivo observar las posiciones de quienes llamndose intelectuales no logran, a travs de su carcter acadmico, interesar a las masas en temticas de historia argentina, y mucho menos a jvenes y adolescentes.

    Entonces, se genera la pregunta: Cual es la razn del xito de divulgadores que convocan audiencias masivas? Son los sujetos? Un lder de opinin con repercusin para bien o para mal?

    Es Felipe Pigna?, quien parece como el historiador del momento en Argentina, y que genera inters y es respetado en todo lo que participa, ni hablar de sus libros que son o fueron lideres de venta en Argentina.


    Su carrera meditica fue un ascenso vertiginoso, en apenas 5 aos, se inici siendo todava docente secundario del colegio Nacional Pellegrini, al dirigir un proyecto que propuso contar la historia argentina en 13 documentales, Algo habrn echo.

    Con su estilo para contar los hechos histricos logr atraer un pblico masivo: hoy lleva vendidos ms de 700.000 ejemplares de sus obras.

    O es Jorge Lanata, historiador y conocido referente por su posicin enfrentada a la poltica actual?



    Jorge Lanata, un personaje distinto a Felipe pero tambin tiene su propio publico un tanto masivo. Es uno de los conos del periodismo nacional, no slo por el compromiso y la entrega con la que ha trabajado a lo largo de su carrera sino por la originalidad, el talento y la creatividad que ha desplegado en los medios generando nuevos formatos y estilos. Realizo muchos trabajos y programas sobre historia es por eso que nos interesa analizar tambin que es lo que tiene de distinto frente a otros profesionales que no son tan mediticos.


    Tambin podra pensarse que estos fenmenos se apoyan en la produccin de los programas, el aparato que se monta para presentar un libro, la difusin meditica, en ocasiones las producciones televisivas semi-documentales, con extras y narradores que cuentan la historia tal como la refiere Robert Danton en La gran Matanza de Gatos en donde se lo realiza de un manera mas divertida o como lo hacan los antiguos narradores quienes adaptaban las narraciones a las necesidades de su audiencia, donde la fantasa se entrecruzaba en un juego de seduccin entre el narrador y su audiencia. Estas audiencias vuelven a sentir las oleadas de oleadas de revisionismo histrico capaz de movilizar a la juventud para que compre libros, vea programas de historia argentina, asista a conferencias y lo ms importante instale un debate en la sociedad actual argentina.

    Si como seala Abu-Lighod, (1995)los mensajes televisivos quedan sesgados por el modo en que la gente enmarca sus experiencias con la televisin y por la manera en que las realidades cotidianas afectan y reproducen esos mensajes entonces que sucede con esos mensajes en los programas culturales?


    En fin el objetivo del trabajo va a ser tratar de hacer una aproximacin a este fenmeno en la Argentina actual a travs de la interaccin con un grupo de jvenes en entrevistas grupales y a la realizacin de entrevistas individuales a distintos profesionales que nos puedan ayudar en el tema, tambin la investigacin del revisionismo histrico, de las opiniones de antroplogos que estudian ste fenmeno en Argentina, revisando notas de medios grficos y electrnicos, y buscando en la sociedad actual marcas y huellas de sta manifestacin.





    El masivo? Inters por la historia...

    Los medios masivos de comunicacin, tan ligeros a la autorreferencia, se han ocupado excesivamente del fenmeno en este caso, no slo meditico del xito de la propuesta de Felipe Pigna, puesto de manifiesto en la grande cantidad de notas periodsticas y de opinin divulgadas por los matutinos ms vendidos del pas ( La Nacin y Clarn; tambin Pgina 12), no slo en su seccin de Espectculos, sino en la de Cultura (o sus sucedneos).

    Como todo xito de mercado, sus razones pueden ser cuantificadas:


    1) Los libros:

    Los Mitos de la Historia 1, 24 Edicin (1 Ed.,

    1/03/04): 225.000 ejemplares vendidos.

    Los Mitos de la Historia 2, 12 Edicin (1 Ed.,

    02/05): 110.000 ejemplares vendidos.

    Lo pasado, pensado, 10 Edicin (1 Ed., 11/05):

    65.000 ejemplares vendidos.


    2) El programa:

    Algo habrn hecho... por la historia argentina

    Primer Ciclo, Canal 13 (noviembre y diciembre de

    2005): 2.082.000 espectadores, aproximadamente.

    Segundo Ciclo, Telef (noviembre y diciembre de

    2006): 2.166.000 espectadores, aproximadamente.6


    3) Es profesor de Historia egresado del Instituto Superior del Profesorado Joaqun V. Gonzlez; director del proyecto Ver la Historia de la Universidad de Buenos Aires, que produjo el documental flmico 200 aos de Historia Argentina; jefe del Departamento de Historia de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora y director del Centro de Difusin de la Historia de la Universidad de San Martn.

    Fuente: http://www.escribirte.com.ar


    5) Entre los historiadores de la academia, se suelen tener en cuenta como divulgadores histricos al ya clsico Flix Luna, Ignacio Garca Hamilton, Pacho ODonnell; menos comn es la mencin a Norberto Galasso. Forzosamente y a regaadientes tambin se menciona siempre en trminos negativos a los libros de Jorge Lanata. Pablo Semn (socilogo) hace muy bien en llamarnos la atencin acerca de otra literatura que, sin que sea reconocida por los historiadores profesionales como de tema

    histrico, aporta claves de lectura en perspectiva histrica de la identidad nacional, o ms genricamente, de la forma de ser de los argentinos: El atroz encanto de ser argentinos (recientemente apareci El atroz... 2) y Qu hacer? de Marcos Aguinis, No somos tan buena gente. Un retrato de la clase media argentina; Tocar fondo. La clase media argentina en crisis y Hecha la ley, hecha la trampa, de Jos Abadi y Diego Mileo, entre otras.


    6) Cantidad promedio de televidentes por emisin. Las dos primeras emisiones del primer ciclo (14 y 21 de noviembre) fueron lo ms visto de la televisin durante esa banda horaria. Para que nos hagamos una idea aproximada de la aceptacin de su propuesta, logr destronar a Show Match, de Marcelo Tinelli como el programa ms visto en su banda horaria. Posteriormente, su cantidad de espectadores, segn la medicin, baj un par de puntos. Fuente: www.ibope.com.ar En total, se registraron 20.82 y 21,66 puntos rating en promedio durante el primer y segundo ciclo respectivamente.

    Si bien las mediciones de rating fueron y siguen siendo cuestionadas, tomamos estos datos como los nicos disponibles y a modo de referencia. En base a estos datos, podra concluirse que se trata de un fenmeno masivo? No cabe duda, pero generalizar rpidamente su impacto en todo el espectro social resulta no slo apresurado sino simplificador.


    La prctica de la lectura no es masiva ni mucho menos. Y en un acotado universo de lectores, aquellos interesados por los libros de temtica histricas son aun una minora, lo que matizara aquel juicio que presenta a Pigna como un fenmeno de masas o popular. Al contrario, su penetracin es ms fuerte, en lo que al pblico lector refiere, en un segmento social bien determinado: las clases medias. El precio de un ejemplar de Los mitos se convierte en un dato: el primer tomo cuesta $ 38,00 y los tomos 2 y 3 $ 41,00. Qu familia de clase baja puede afrontar la compra de un libro, teniendo en cuenta su nivel de ingresos? Comparados con otras producciones que le podran presentar competencia en trminos de oferta temtica en el mercado editorial, los libros de Pigna son claramente los ms costosos ( la Breve historia de los argentinos de Flix Luna ronda los $ 20,00, al igual que la Breve historia contempornea de Argentina, de Luis Alberto Romero editado por Fondo de Cultura Econmica)


    7) Ms all de estas importantes diferencias de costos, los libros de Pigna arrasan en las ventas (el libro de Romero tambin tiene su pblico y la misma editorial que lo publica mantiene su precio para mantener su competitividad).

    El pblico lector de Pigna se ampla considerablemente si pensamos que muchos de los ejemplares fueron adquiridos por bibliotecas pblicas (a la que muchos jvenes se drigen a realizar sus tareas escolares o por el simple inters en su lectura, como hemos podido constatar tambin a travs de entrevistas).10 Por supuesto, el libro no slo lo lee quien lo adquiere: muchos padres han accedido a la lectura de Los Mitos a partir de que sus hijos adquirieran un ejemplar. Asimismo, sus libros se han convertido en herramienta de trabajo de muchos docentes de enseanza media, con lo cual sus contenidos son por lo menos conocidos por un importante nmero de alumnos.


    Justificacin:


    Este trabajo de investigacin va a ser til para la comunidad en general o para el pblico estudiantil porque va a tratar de un tema muy importante que es la Historia Argentina pero introducida en la nueva era de la tecnologa, es decir en los medios de comunicacin. Entonces para los jvenes de hoy en da nos va a servir porqu nosotros estamos acostumbrados a vivir en un mundo con tecnologa y me parece muy buena la idea de que se pueda ensear la historia a travs de los medios, y adems con el medio mas utilizado para esto que es la televisin, se tiene mayor verosimilitud debido a las imgenes y as se puede aprende mas.

    Por otro lado desde mi punto de vista me parece que el hecho de los historiadores de masas no es algo malo en la sociedad ya que a partir de ellos los jvenes se interesan ms en el tema, y creo que eso es lo ms importante.




    Lo personal:


    Eleg este tema no solo porque el impacto producido por grandes figuras de los medios de comunicacin me parece una temtica actual e interesante sino porque adems yo creo que hoy en da la sociedad tiene muy poco inters y poco amor a la historia Argentina, y a la historia en general.

    Entonces por intermedio de estos historiadores de masas, y a los programas de audiencias masivas como por ejemplo Algo habrn hecho o por comentarios escuchados acerca de estas personalidades dedicadas a divulgar la historia argentina en radios, programas de TV., conferencias y libros siento que se ha producido un nuevo resurgimiento del inters en la historia de nuestro pas. Personalmente adems me encanta la historia y prefiero ver un documental sobre la historia de vida de Evita por ejemplo que ver el programa de Bailando por un sueo o algn tipo de esos programas que estn de moda hoy en da, ya que creo que esos programas no tienen ningn contenido cultural.

    Nunca me voy a olvidar cuando mis profesores de Historia del secundario siempre criticaban a Felipe por usar la historia como un camino para llegar a los medios, es decir mediaticamente, entonces me pareci una buena idea tambin poder analizar ese fenmeno de cmo es que un Profesor corriente y comn de Historia como es Felipe pudo llegar a trascender a los medios y convertirse en un icono de la Historia Argentina.

    Por ultimo en lo que me compete a lo personal, al tener la posibilidad de conocer personalmente a una figura como Felipe Pigna y estar mas introducida en el tema me pareci una ventaja ya que conozco sobre el tema.


























    Capitulo 2

    Desarrollo

    del

    tema







    LA TELEVISION Y LA HISTORIA, UN COMPLEMENTO PERFECTO




    Una de las principales funciones atribuidas a un canal cultural es contribuir a la construccin de un colectivos nacional, poniendo en contacto a los distintos grupos socioculturales del pas y propiciando el conocimiento de las diversas facetas culturales, naturales, geogrficas y antropolgicas del pas (La televisin Argentina como industria Cultural, Ed. Altamira, 2009, Coleccin Cultura y Economa).

    Si seguimos el razonamiento de este libro que mejor que ensear la historia a travs de la televisin, un lugar en donde todo publico es aceptado desde los ms chicos hasta los ms grandes y en donde va a haber mayor verosimilitud.


    Entonces veamos los distintos gneros televisivos en los cuales se puede presentar la Historia:


    • Documental: de cierto carcter informativo pero no necesariamente pegado a la actualidad.
    • TV movies: pelculas producidas especficamente para televisin. No se estrenan en el cine.
    • Cine: Pelculas que se emiten en televisin despus de un tiempo de explotacin comercial en los cines.
    • Reportajes o Entrevistas dentro de un programa.
    • Programas de Historia en donde de hacen debates entre especialistas.
    • Telediario: Programa informativo por excelencia, son los que se dan dentro de un noticiero y tienen un formato parecido al documental.

    Y NO NOS OLVIDEMOS DE LOS DEMAS MEDIOS DE MASIVOS.


    Radio: Al ser un medio "solo-audio" se utiliza un poco menos en la historia, pero sin embargo se realizan muchos programas de historia en ella, por lo general se generan debates sobre algn tema o se trata de explicar algn suceso con la posibilidad de que el oyente se imagine la situacin y la vaya creando en su mente. Por ejemplo el programa el "Lo Pasado, Pensado de Felipe Pigna en la radio Rock & Pop.


    Medios Grficos (peridicos, revistas y diarios): Son medios visuales masivos. Este medio se usa mucho para difundir la historia a travs de notas, noticias, suplementos especiales y hasta Revistas que hablan solamente de historia.

    Un ejemplo es la revista Todo es Historia, fundada en 1967 por Flix Luna, tiene una publicacin mensual con notas, entrevistas a historiadores y un suplemento educativo para docentes.


    Internet: Hoy en da, el Internet es un medio audiovisual interactivo y selectivo, y es el mas utilizado por la sociedad. Con respecto a la historia tambin es el que mas se usa cuando se tiene que consultar algo sobre el tema. Directamente en Internet encostras la mayora de la informacin que quieras tener y hasta inclusive lo que en los otros medios se publica o emite, es por esto que al ser tan abarcativo es el que mas se usa.



    QUIENES SON QUIENES SON LOS PROTAGONISTAS DE LA MEDIATIZACIN DE LA HISTORIA ARGENTINA?

    FELIPE ISIDRO PIGNA

    Uno sabe que se ha ganado un lugar en la radio y en la TV y sus libros son best sellers. Felipe Pigna es un personaje meditico.


    Primeros aos

    Felipe Pigna naci en Mercedes, provincia de Buenos Aires, en 1959. Es profesor de Historia egresado del Instituto Nacional del Profesorado Joaqun V. Gonzlez; dirigi el proyecto Ver la Historia de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini de la Universidad de Buenos Aires, que ha llevado al documental flmico 200 aos de historia argentina.


    Antigedad

    Fue columnista radial de Radio Mitre y Rock and Pop, labor por la cual obtuvo el premio ter 2006 y 2007 al mejor especialista temtico. Condujo los programas Historia confidencial por Radio Mitre y Lo pasado pensado en FM Rock and Pop, que obtuvo el premio ter 2008 al mejor programa cultural de la radiofona argentina. En televisin condujo Historia confidencial, Vida y vuelta, Lo pasado pensado y El espejo retrovisor por Canal 7.

    Fue conductor junto con Mario Pergolini del ciclo Algo habrn hecho por la historia argentina, basado en sus libros Los mitos de la historia argentina; emitido por Canal 13 y Telef, alcanz 25 puntos de rating en el horario central y obtuvo el premio Martn Fierro 2006 y 2007 al mejor programa cultural argentino y el premio Clarn al mejor programa periodstico en 2006 y 2009.


    Actualidad

    Es director del Centro de Difusin de la Historia Argentina de la Universidad Nacional de San Martn., conduce el ciclo de entrevistas Qu fue de tu vida? por Canal 7; es el presentador oficial de los estrenos de The History Channel y conduce por ese canal la serie de documentales sobre los bicentenarios latinoamericanos Unidos por la Historia. Es columnista de la edicin dominical del diario Clarn. En Radio Nacional conduce Historias de nuestra historia. Es director de la coleccin Biblioteca Emec Bicentenario, que publica obras esenciales del pensamiento argentino de estos 200 aos. 
    Es consultor para Amrica latina de The History Channel, director de la revista Caras y Caretas y de www.elhistoriador.com.ar, el sitio de historia ms visitado de la Argentina.


    Publicaciones

    Ha publicado El mundo contemporneo (1999), La Argentina contempornea (2000), Pasado en presente (2001), Historia confidencial (2003); Los mitos de la historia argentina (2004), que encabez por ms de dos aos la lista de libros ms vendidos del pas, Los mitos de la historia argentina 2 (2005), Lo pasado pensado (2006), La larga noche de la dictadura y La noche de los bastones largos (2006, ambos junto a Mara Seoane), Los mitos de la historia argentina 3 (2006); La historieta argentina, una coleccin de doce cmics destinados al pblico infantil y juvenil que recorre el pasado argentino (2007), Evita (2007), Jos de San Martn, documentos para su historia (2008), Los mitos de la historia argentina 4 (2008), Historias de nuestra historia, una historia animada para chicos y no tan chicos (seis tomos, 2009); 1810, La otra historia de nuestra Revolucin fundadora (2010).


    Premios

         Premio Martn Fierro 2006 al mejor Programa Cultural (Algo habrn hecho por la historia argentina - Canal 13).3

         Premio ETER a la Actividad Radiofnica 2006 al mejor Especialista temtico (Cul es? - FM Rock & Pop).

         Premio Clarn 2006 al mejor Programa Periodstico (Algo habrn hecho por la historia argentina - Canal 13).

         Premio ETER a la Actividad Radiofnica 2007 al mejor Especialista temtico (Cal es? - FM Rock & Pop).

         Premio Martn Fierro 2007 al mejor Programa Cultural (Algo habrn hecho por la historia argentina 2 - TELEFE).

         Premio ETER a la Actividad Radiofnica 2008 al mejor Especialista temtico (Cal es? - FM Rock & Pop).

         Premio ETER a la Actividad Radiofnica 2008 al mejor Programa Cultural (Lo pasado, pensado - FM Rock & Pop).

         Premio Mate.ar 2010 al mejor sitio de Argentina en el rubro "Arte y Cultura" (www.elhistoriador.com.ar).

         Premio Manuel Alvar de Estudios Humansticos 2010 por Miranda, Belgrano, San Martn, Bolvar, OHiggins. Vida y obra de los revolucionarios que pasaron por Espaa.

    El describe su estilo como un historiador orientado a la divulgacin y la desmitificacin. Considera que como historiador debe aportar algo nuevo al debate histrico, y que deben emplearse todos los medios de comunicacin disponibles para trasmitir el conocimiento de la historia.

    En un fragmento extrado del diario Clarn, en una nota realizada a Felipe, el respondi as a la pregunta que le realizaron:

    Felipe, a que le atribus que los chicos y jvenes se te acerquen para pedirte autgrafos, y que en las conferencias participen activamente de los debates posteriores?


    Creo que rompo el molde del historiador dueo de la historia.Mis discursos nos suenan acadmicos, sino ms bien me asemejan a un coleccionista de cuentos y alguien que viene a narrarles la historia en forma de cuento. Cuando comienzo a hablar se quedan pegados con mis ancdotas, es imposible pensar que cada uno de nosotros no tiene su corazoncito, pero no ando moralizando como si tuviera el don de viajar en el tiempo y saber con precisin qu pensaba y senta la sociedad en un momento determinado.


    JORGE LANATA


    Jorge Lanata naci en Mar del Plata en 1960. Desde 1987, ao en el que fund el diario Pgina/12, acredita una prestigiosa carrera periodstica en diversos medios grficos, radiales y televisivos de la Argentina, donde es ampliamente conocido. Lanata public su primer libro de relatos, Polaroids, en 1990 (Punto de Lectura, 2007), y en 1991 su primera novela, Historia de Teller (Punto de Lectura, 2007). Es autor, adems, de Argentinos I y II y de ADN. Mapa gentico de los defectos argentinos, y guionista y director del documental Deuda.Ha recibido numerosos premios; entre ellos, en varias ocasiones, el Martn Fierro, otorgado por la Asociacin de Periodistas de Radio y Televisin de la Argentina, y el Konex de Plata, por su labor como director periodstico correspondiente a la dcada 1987-1997.
    Actualmente conduce Lanata PM en radio Del Plata, escribe sobre el panorama poltico en el diario Perfil y participa en la Tertulia Latinoamericana de la Cadena Ser de Espaa.

    Decid poner solo a estas dos figuras ya que a mi parecer son los dos mas conocidos por la juventud, y ese es el publico que voy a tratar de abocar en mi trabajo, sin embargo a partir de ahora nos vamos a enfocar en Pigna y en general en distintos intelectuales mediticos para poder hace una comparacin e investigacin del tema.


    QU DICEN, QUINES LO DICEN, CMO LO DICEN Y DNDE LO DICEN?

    El siglo XX produjo intelectuales que coincidieron en exaltar su rol como si fuera el de un gigante que puede mirar ms lejos que sus congneres y anticipar el ms all, y que al mismo tiempo se halla rodeado de viles enanos que lo hostigan. Un pequeo gigante luchador dispuesto a resistir hasta el fin de sus fuerzas los embates de la sinrazn y la reaccin.


    Este concepto sinttico acerca del intelectual contina vigente. Se refiere a quien adems de conocer, y conocer y leer entre lneas o debajo del agua, puede pensar el futuro, y que adems tiene un compromiso social que lo convierte en una referencia para otros pues ilumina y a la vez puede ser avistado desde lejos.

    Que los intelectuales de las minoras pretendan ser las conciencias de su poca no es convincente. Particularmente, esa tarea es tremendamente difcil hasta para los mejores intelectuales de las mayoras, as que con ms razn considrese su imposibilidad por parte de las izquierdas clsicas de Argentina.


    En consecuencia, la atribuida reputacin de intelectual meditico, aplicada con sentido peyorativo a ciertos intelectuales con amplia llegada al pblico a travs de la televisin, por parte de otros intelectuales que no lo son, o no quieren serlo, o no pueden serlo, y que es tomada colectivamente y multiplicada ad infinitum como una condena insalvable, es un mecanismo poco serio de la competencia entre intelectuales que no toma en cuenta al pblico y sus necesidades y curiosidades sino precisamente las peripecias competitivas de aquellos.


    Por lo tanto, el motor de la popularidad es la publicidad, especialmente la que otorga la industria audiovisual.

    La popularidad, como la publicidad, tambin promueve el consumo de los bienes intelectuales permitiendo apropiaciones de contenido de stos con carcter ms profundo e intenso en crculos poco extensos.


    Pero tambin facilita una irradiacin positiva de sugestiones y representaciones populares, an superficiales, como fruto de valoraciones sociales producidas en torno a las figuras de ciertos intelectuales.

    INTELECTUALES VERSUS CULTURA MEDITICA

    Partimos de las percepciones y preconceptos usuales respecto a los intelectuales y sus presuntas misiones, mostrando el otro lado de la realidad, es decir, la mitificacin del rol por una parte y su consiguiente insercin mercantilista en el mercado con el resultado de las contradicciones permanentes entre el discurso y la prctica.

    En una nota del diario La Nacin ( http://www.lanacion.com.ar/950589) realizada al investigador Alejandro Grimson, extraje su opinin sobre la influencia de masas que los intelectuales ejercen sobre la opinin pblica.


    Dirigido hacia las clases medias de la Argentina se encuentra un conjunto de discursos que, dadas sus repercusiones de pblico son, seguramente, tenidos en cuenta a la hora de pensar e imaginar la Nacin. No sabemos hasta dnde superan en influencia a la educacin escolar, la poltica partidaria, o al discurso estatal, pero sabemos que compite con ellos y sabemos que es referido y preferido y por ello puede ser analizado como un discurso estratgico en la produccin de las percepciones de la nacin y en las formas nacionalmente diferenciadas de articular esa percepcin. Cules son estos discursos? En el caso argentino es el propuesto por la literatura histrica de masas, el de los libros que durante los ltimos cinco aos han ocupado la lista de best sellers y cuyos autores son referentes de opiniones polticas generales que se enuncian desde al mbito ms amplio de la cultura.

    En el caso brasileo se encuentran los columnistas de peridicos programas televisivos que, desde una posicin extrapartidaria pero no desprovista de compromisos ideolgicos, intentan orientar a la opinin acerca del estado de cosas del pas. Llamaremos a los productores de estos discursos intelectuales de masas

    Felipe es un intelectual de masas y autor de best-sellers sobre historia argentina. En la foto lo podemos observar en una de sus tantas conferencias y como es que asisten desde los ms chicos hasta los ms grandes, sin duda el es un historiador que rompe el molde del historiador tipo.


    Desde hace unos aos el gusto de los lectores consagra como best seller una serie de libros que tiene como centro exclusivo o parcial la historia nacional o las formas de ser de los argentinos, considerando el peso del pasado en relacin con el presente nacional. Refiriendo el pasado como causa o augurio se encuentran los dos tomos de Argentinos y ADN. Mapa gentico de los defectos argentinos, de Jorge Lanata, y los dos tomos de Los mitos de la historia argentina, de Felipe Pigna. Tambin puede incluirse en la lista El atroz encanto de ser argentinos y Qu hacer? , de Marcos Aguinis; No somos tan buena gente. Un retrato de la clase media argentina, Tocar fondo. La clase media argentina en crisis, Hecha la ley, hecha la trampa. Transgredir las propias reglas: una adiccin argentina, de Jos Abadi y Diego Mileo. A ellos habra que agregar El pelotudo argentino, de Mario Kostzer, o Vida, pasin y desventuras de un industrial. La historia de Gatic Sociedad Annima. La historia de un pas, de Eduardo Bakchellian. En todos estos libros se puede observar una sistemtica tarea de diagnosis de la actualidad angustiante de la Argentina a la luz de una narracin que pretende revelary sintetizar el pasado nacional como una de sus causas.

    La profusin y popularidad de estos ttulos ha ocasionado la reaccin de autores acadmicos como Tulio Halpern Donghi, Mirta Lobato, Luis Alberto Romero, Hilda Sabato y Beatriz Sarlo. La mayor parte de los anlisis y observaciones efectuadas desde el medio acadmico, que sintomticamente han estado dirigidas a un subconjunto especfico de autores y libros dentro de los ya enumerados, ha sealado con justicia, y mayor vehemencia an, las limitaciones historiogrficas de esas obras, subrayando su preocupante tendencia a reponer lneas de confrontacin facciosa que el progreso poltico de la Argentina debera superar.


    Sin embargo, al acompaar los argumentos de esa crtica hemos encontrado un obstculo que se constituye en el punto de partida de nuestro anlisis: resulta limitado considerar el fenmeno representado por la circulacin de esta literatura con recurso exclusivo a criterios de correccin historiogrfica. Ese anlisis no permite comprender del todo cul es el lugar que ocupan en la conformacin de la imaginacin social y poltica contempornea, cuestin que tambin preocupa a los crticos dado que ellos mismos sealan el papel "reaccionario" que pueden tener estos libros respecto de ideales de evolucin poltica.



    ANLISIS DE ALGUNOS PROGRAMAS REALIZADOS POR FELIPE PIGNA

    Los programas de televisin no son producidos por especialistas de un estatus social diferente del de los espectadores, sino por profesionales de una clase diferente a menudo ms urbana que rural, con identidades y vnculos sociales nacionales y a veces transnacionales- que trabajan dentro de estructuras de poder y organizaciones vinculadas entre s y dan forma concreta a intereses nacionales o comerciales. Vamos a analizar los programas que realizo Pigna y los cuales consider que son los mas populares y mas vistos entre la Sociedad, ya que el realizo muchos programas y documentales sobre historia los cuales ya fueron nombrados.


    ALGO HABRN HECHO, CANAL 13 Y TELEFE


    Programa de la televisin argentina, producido por la productora independiente Eyeworks Cuatro Cabezas, que narra, de manera entretenida y didctica, los principales hechos que se sucedieron en el pas, desde sus inicios, a comienzos del siglo XIX.

    En las tres temporadas, el programa tuvo gran aceptacin y repercusin tanto en la crtica (el ciclo cuenta con dos Premios Martn Fierro y un Premio Clarn Espectculos) como en el pblico, an en los casos en los que tuvo que competir con el exitoso programa Showmatch del conductor y productor Marcelo Tinelli.

    Como vamos a analizar despus, el rating de este programa fue altsimo y fue el que genero que Pigna se consagre como el historiador del momento. Mario Pergolini fue el conductor y Pigna el co-conductor, basandonse en sus libros Mitos de historia argentina 1 y 2


    LO PASADO PENSADO, CANAL 7



    Felipe Pigna es el idelogo y el conductor del programa (nombre compartido con el programa que realizo en la radio Rock & Pop, en donde se podra decir que hacia lo mismo pero desde un gnero distinto) basndose tambin en este caso en su libro el cual lleva el mismo nombre, el intenta iniciar el camino de un cuestionamiento a las idas y vueltas de la historia argentina realizando un ciclo de entrevistas en donde recorri la historia argentina de la mano de sus protagonistas.

    Presento en este programa los grandes temas de los ltimos aos de la Argentina. Los que resultan mas difciles de explicar y entender. Testimonios de los protagonistas, las imgenes de los hechos y el recuerdo de la poca en la que ocurrieron. Entrevistas, documentos, polmica, reflexin, con un nico compromiso: la bsqueda de la verdad.

    El resultado fue una propuesta atractiva visual y cognitivamente, con una respuesta por parte del publico tambin muy buena.


    EL GEN ARGENTINO, TELEFE



    Es un formato original de la BBC, que ya se adapt a una docena de pases, entre ellos Canad, Alemania, Francia, Estados Unidos, Portugal, Finlandia, Sudfrica y Holanda..

    Este programa fue conducido por Mario Pergolini, el cual convocaba al pblico a votar en la pgina del programa al mximo representante del gen argentino inicindose con la premisa de "ayudar a los argentinos a definirnos como Nacin", segn dijo su conductor.

    El ciclo, combin entretenimiento y contenido y convoc a elegir al argentino ms grande. El que nos representa o queremos; aquel a quien consideramos un buen ejemplo o nos hubiera gustado ser".


    (Segn el comunicado de prensa de la empresa creada por la dupla Pergolini-Guebel)."Puede ser hroe, artista, cientfico, humanista, deportista, poltico o estadista", al final result elegido el General San Martn.


    El panel estaba compuesto por Felipe Pigna (historiador), Gonzalo Bonadeo(periodista deportivo), Jorge Halpern (periodista) y Mara Seoane (periodista y escritora).

    Pigna como podemos ver medios fue tambin difundido con la ayuda de Mario Pergolini ya que con este tipo de programas el se empez a hacer mas conocido entre el publico, sin embargo tambin el hizo sus propios programas como el que nombramos anteriormente, y todos son todos programas que tienes una chispa distinta a los programas estructurales en donde se cuenta la historia pero de manera mas montona, ac lo que intenta hacerse es ir mas all de la historia escrita e investigar desde distintas maneras para lograr en la gente un inters sobre la historia de su Pas.



    EL ESPEJO RETROVISOR, CANAL 7


    Programa producido por Pigna en el ao 2009, lo que propuso es dar una mirada al espejo retrovisor y tomar en cuenta lo que dejamos atrs en nuestra historia, es decir trata de contar de una manera diferente los hechos recientes de la historia argentina. Cada tema fue abordado a travs de entrevistas con sus protagonistas, material de archivo y la mirada analtica y reflexiva del propio Pigna.


    El objetivo de El espejo retrovisor fue permitir el anlisis de nuestro pasado y reflexionar para encontrar el camino hacia un futuro ms justo para todos.

    La idea y la conduccin fueron de Pigna, y sin embargo aunque no tuvo el mismo rating que programas como EL GEN O ALGO HARAB ECHO tuvo su rating medianamente alto comparado con los programas tpicos de historia producidos en el canal 7.



    UNIDOS POR LA HISTORIA, HISTORY CHANNEL




    Ya refirindonos mas recientemente, en el 2010 History channel le encomendo a NATIVA Contenidos esta superproduccin llamada Unidos por la historia, que conducida por Felipe Pigna y, el escritor mexicano, Pedro Palau comenz en Marzo del ao pasado con motivo de la celebracin del Bicentenario, Unidos por la historia desarrollo la historia global de Amrica Latina desde las culturas aborgenes hasta la actualidad. Los 10 captulos de una hora fueron rodados en ocho pases de Latinoamrica y Europa.

    Unidos por la historia fue la primera produccin realizada en el marco del proyecto denominado ESPIRITU BICENTENARIO, el referente indiscutido para todos los temas vinculados al Bicentenario, dentro del segmento de TV paga en Latinoamrica. 

    Hay que tener en cuenta que si entre todos los historiadores y escritores de America Latina convocaron a Felipe Pigna es porque seguimos afirmando que el es realmente un personaje meditico y muy buscado por lo medios.

    FELIPE PIGNA, EL ENCARGADO DE DARLE RATING A LA HISTORIA


    A partir de la idea de Algo habrn echo que le propuso Mario Pergolini, entre ellos dos se encargaron de darle rating a la historia y empezaron a competir con historia argentina contra los tpicos programas de esos momentos y que hoy en da se siguen viendo. As empezaron a generar formatos ac como los nombrados anteriormente y con eso se empez a atraer un pblico masivo.

    Historiador o gur?

    Segn Felipe Pigna, el historiador no debera esforzarse para evitar que los contenidos de la conciencia o subjetividad (ideologa, expectativas, valores y gustos personales, etc.) contaminen sus observaciones del pasado. Y justifica ese punto de vista apelando a un argumento a todas luces cierto aunque fuera de lugar en este caso: una descontaminacin plena y absoluta (u objetividad) es una utopa inalcanzable.

    Los cinco tomos de Los Mitos de la historia Argentina que publico Pigna fueron best seller en ventas.

    Los mitos de la historia argentina (2004)

    Los mitos de la historia argentina 1 (Edicin definitiva corregida y aumentada) (2009)

    Los mitos de la historia argentina 2 (2005)

    Los mitos de la historia argentina 3 (2006)

    Los mitos de la historia argentina 4 (2008)


    Por qu digo cierto aunque fuera de lugar? Pues porque Pigna tiene mil veces razn cuando dice que la objetividad es una utopa.... y se equivoca un milln de veces cuando presupone que la meta de los esfuerzos de descontaminacin es alcanzarla. En realidad (y Felipe lo olvid demasiado pronto, desde el inicio de su carrera) dichos esfuerzos persiguen un fin mucho ms humilde y accesible.. 

     Si el historiador no se auto impone la obligacin de descontaminar sus observaciones (an sabiendo que nunca lo va a lograr plenamente) significa que no desea trascender la frontera de su subjetividad, lo cual a su vez significa que prefiere mantener una relacin puramente emotiva, visceral e ntima con el pasado. Y en eso consiste la Memoria (lo vimos en el apartado introductoria) pero no tiene nada que ver con practicar Historia. O, por lo menos, no profesionalmente. En tal sentido es que me gusta decir que no es lo mismo un gur de la memoria que un historiador, como tampoco es lo mismo un carismtico manosanta que un discreto mdico.

     A riesgo de sonar repetitiva, debo concluir que el esfuerzo de los historiadores por descontaminar las observaciones del pasado no tiene como finalidad alcanzar la objetividad sino simplemente mantener a raya la subjetividad.... que es muy distinto. Cabe abundar (y con sta reflexin cierro) que el fuerte rechazo que dicho esfuerzo inspira en Felipe Pigna se debe simplemente a que confunde control de la subjetividad con pretensiones de objetividad, pretensiones ciertamente utpicas y vanas que la Historia en tanto prctica hace ya mucho que no tiene.


    REPERCUSIONES DE LOS PROGRAMAS, SUS AUDIENCIAS.



    Segn el diccionario de la Real Academia Espaola, Audiencia es el pblico que atiende los programas de radio y televisin, o que asiste a un acto o espectculo.


    Cuando hablamos del xito del programa, nos estamos refiriendo al fenmeno del rating. A modo referencial vamos a reflejar algunos nmeros del rating de Algo habrn hecho que si bien no fue un programa que qued en la historia por marcar record de rating, lo que hay que tener en cuenta es que es un programa educativo, en un canal abierto, y que no deja de ser semi-documental, a pesar de su parte ficcionada.


    Con respecto a Algo habrn hecho...por la historia argentina (denominacin que tiene una clara alusin a la trgica frase que remite al ltimo perodo dictatorial cvico- militar) el programa fue emitido en sus dos ciclos por un canal de aire, en un horario considerado central en televisin (21:00 horas). Con ello podra pensarse legtimamente

    que se ampla el espectro al que puede llegar esta propuesta historiogrfica (aunque se haya visto forzadamente al formato y a la produccin propias del medio

    a travs del cual es transmitido, conserva las caractersticas de Los mitos... ya que no cambia ni sus contenidos ni su estructura narrativa episdica y fragmentada).




    La primera temporada se emiti en el ao 2005 por Canal Trece con la conduccin de Mario Pergolini (productor del ciclo) y el historiador argentino Felipe Pigna, quien tuvo la idea original del programa. En el ao 2006 el programa pasa a Telef y es conducido por Pergolini y Pigna nuevamente.

    En cambio, a finales de 2008 se estrena la tercera temporada, nuevamente en la pantalla de Telef, ya sin Pergolini (que haba decidido a comienzos de ese ao retirarse definitivamente de la televisin), que es reemplazado por Juan Di Natale, encargado de la conduccin junto a Pigna. Esta edicin fue grabada en alta definicin.



    Pero, mejor pasemos a observar algunos ejemplos en las mediciones de rating, en las que todos los das que se emitieron captulos en el ao 2005, fue el programa mas visto, dentro de la programacin del canal Canal 13.


    Lunes 14 de Noviembre de 2005 [1]

    Top 5 Programas

    Seal

    Programa

    Rating

    ALGO HABRAN HECHO

    23,3%

    SHOW MATCH

    21,4%

    AMOR EN CUSTODIA

    19,3%

    SIN CODIGO

    19,3%

    CASADOS CON HIJOS.

    17,6%









    Lunes 21 de Noviembre de 2005 [2]

    Top 5 Programas

    Seal

    Programa

    Rating

    ALGO HABRAN HECHO

    22,2%

    AMOR EN CUSTODIA

    20,9%

    SHOW MATCH

    19,5%

    CASADOS CON HIJOS.

    17,6%

    SIN CODIGO

    17,2%

    Lunes 28 de Noviembre de 2005 [3]


    Top 5 Programas

    Seal

    Programa

    Rating

    AMOR EN CUSTODIA

    22,6%

    SHOW MATCH

    21,3%

    ALGO HABRAN HECHO

    21,0%

    SIN CODIGO

    17,5%

    SEORA DEL DESTINO

    16,6%

    Lunes 5 de Diciembre de 2005 [4]


    Programa Top por Seal

    Seal

    Programa

    Rating

    AMOR EN CUSTODIA

    23,5%

    SHOW MATCH

    20,4%

    ALGO HABRAN HECHO

    16,8%

    INTRUSOS E/EL ESPECTACULO

    6,8%

    VISION 7 (N)

    2,4%


    Adjunto a continuacin una nota de opinin sobre el programa el da despus de ser emitido, que rescata el espritu del programa, con algunos fragmentos de distintas notas del da 15 de Noviembre de 2005


    Con Algo habrn hecho... la TV tiene la oportunidad de lograr que esa materia tan odiosa que es la Historia sea percibida como algo digerible.

    un llamado de atencin sobre los temas y la responsabilidad de aquellos que forjaron nuestra historia, y que desde 1806 en adelante resultan ser los causantes de lo que hoy somos como sociedad histrica, como pas, en definitiva


    A continuacin la nota Un tnel del tiempo nacional, publicada en La Nacin que detallaremos, hace referencia tambin al programa:


    "Algo habrn hecho..." puso en marcha su largo y laborioso camino de elaboracin, segn se desprende de la multiplicidad de escenarios, situaciones y recursos (tcnicos y humanos) empleados en la emisin inaugural. El creciente inters del pblico por conocer nuestra historia hizo el resto y termin de convencer a la productora acerca del significado y de la oportunidad de un proyecto que promete recorrer, entre hoy y 2007, todo el pasado argentino hasta el golpe de 1976

    "Algo habrn hecho..." es la versin televisiva de "Los mitos de la historia argentina", uno de los ms grandes xitos editoriales de los ltimos tiempos en nuestro pas

    un programa que tiene por sobre todo el propsito de alentar entre el pblico que sigue a Pergolini -en el que se mezclan cierta sofisticacin y algn manifiesto compromiso ideolgico- el mismo genuino y loable inters por nuestra historia que parece haberse despertado en aqul...

    Apoyados en anacronismos (pobladores de la poca colonial viajan en el colectivo 22 hacia la Plaza de Mayo), dramatizaciones y viajes entre Buenos Aires, Pars, Madrid y Londres, vestidas con efectos visuales a veces abrumadores y excesivamente protagnicos

    Luis Alberto Romero al comentar el primer tomo de "Los mitos de la historia argentina" en las pginas de LA NACION. All observa que Pigna "se preocupa por encontrar en cada caso la similitud que existe entre sucesos del pasado y episodios del presente cercano" a partir de una frmula que denomina "es igual que hoy"

    Queda ratificado, como sostiene Romero, que tanto el libro de Pigna como el programa que lo adapta son miradas sobre el pasado que no alcanzan la condicin de un trabajo cabal de investigacin histrica...


    Lo mejor que puede pasar con la aparicin de "Algo habrn hecho" es que el espectador se sienta estimulado a enriquecer su inters por conocer nuestro pasado y que la TV tome conciencia de que con la historia pueden hacerse grandes cosas... [5]

    Como pudimos ver el programa tuvo una gran aceptacin por los medios, tambin por el pblico, ya que el primer programa tuvo un rating promedio de 20 puntos, un numero para nada despreciable por ser un producto educativo, demostrando que con una buena idea, con presupuesto y capacidad, se puede lograr el xito, lo que parecera fuera de lugar en la televisin abierta de hoy en la Argentina.

    El programa fue una novedad para la televisin abierta local, porque aunque la prctica de contar la historia utilizando medios audiovisuales no era nueva, hasta este momento no habamos tenido una produccin de esta envergadura que es bastante frecuente en otros pases. Por ello y por su repercusin meditica, ofreci una oportunidad para discutir no slo sobre nuestro pasado sino sobre cmo se narra aqu la historia.


    Historia acadmica v. historia de divulgacin

    Los modos populares de la historia ofrecen respuestas a la inseguridad perturbadora que provoca el pasado en ausencia de un principio explicativo fuerte y general. Cuentan historias de uso pblico, exitosas porque han hecho crisis las versiones enseadas antes por la escuela, que hoy no est en condiciones de inculcar ningn panten nacional. 


    Los historiadores profesionales desconfan de las explicaciones de la historia elaborada lejos de la academia, critican con razn su debilidad metodolgica y su descuido por las formas aceptadas de reconstruir, probar y argumentar. Por cierto, hay una competencia entre versiones sencillamente compactas del pasado, propuestas por quienes incluso pueden apropiarse de los resultados de la historia acadmica, y la historia monogrfica que los profesionales escriben respetando, a veces hasta el aburrimiento, las reglas del arte. La belicosidad entre historias de circulacin masiva e historias profesionales es inevitable, respetando, a veces hasta el aburrimiento, las reglas del arte. La belicosidad entre historias de circulacin masiva e historias profesionales es inevitable, sobre todo cuando la historia profesional se muestra especialmente incapaz de proporcionar un gran relato de inters pblico. Y si un historiador acadmico ofrece algn texto de circulacin ms extendida, es probable que los profesionales sientan desconfianza, completando as un crculo que los deja encerrados en el mundo de los especialistas. 

    La historia pblica masiva hoy circula en los grandes medios de comunicacin y sus expansiones en la industria editorial. Pero las historias populares son, por supuesto, anteriores a estos discursos mediticos. Hay modos "espontneos" para pensar el pasado, esquemas entretejidos tan profundamente en la cultura que funcionan por default. El tpico de la "edad de oro", que se expande desde el mundo mediterrneo clsico hasta llegar al Martn Fierro criollo, es, para la cultura occidental, probablemente el ms poderoso. 

    Muchos de estos historiadores acadmicos critican a estos historiadores que trascienden los medios, hoy en da la mayora apunta a Felipe ya que el es el Historiador del momento, sin embargo tambin estas los colegas de Felipe que creen que el es un genio ya que puedo ensear las historia por los medios y hasta hacerla entretenida en los libros que escribe, entonces lo que ellos resaltan es que lo mas importante es que nuestra Sociedad conozca sobre su Historia Nacional, sea por medio que sea.

    En una nota de la Revista de Cultura , Pigna opino sobre sus crticos que muchas veces le adjudican el mote de "revisionista" o de "iconoclasta". "No me siento en ninguna de las dos vertientes. Ni soy revisionista ni hablo de la intimidad. Una cosa que ocurre mucho conmigo es que la tilingueara intelectual no ha ledo mis libros y los critica, porque como no saben qu escribo y como soy popular, est mal. Hay una cantidad de confusiones en torno a m que no me interesa aclarar. Que me lean y despus que me critiquen. Me gustara que mis crticos se tomen el trabajo de leerme"


    La televisin es hoy en da una de las mayores influencias que poseen los jvenes, hay que cuidar el mensaje, o bien adaptar el mensaje a la juventud, para que se proyecte en ellos algo saludable. En el caso de Algo habrn hecho su objetivo el de fomentar la historia de manera ficcionada, desde el lugar de los hechos es un aporte positivo ya que se han visto buenos resultados en su audiencia. Pero no solo esto es algo positivo, creemos que un programa de tal magnitud y de tanto atractivo no solo es agradable sino que ayuda al entendimiento de la sociedad, al entendimiento del porque los Argentinos somos como somos, iguales desde nuestros comienzos hasta la actualidad. Esta especie de programacin es un servicio a la comunidad.


    Ya desde los comienzos de la TV, se cuestionaron los contenidos de los programas, ya es una situacin repetida en todas las pocas y lugares del mundo, en cuanto a la incertidumbre de si estos contenidos le aportan algo a la poblacin, educativamente hablando, en el articulo Es educativa la televisin? recorre alguna de estas ideas:

    Cada vez es mayor la influencia de la televisin en la poblacin. En la Argentina se encuentran televisores en el 95% de los hogares y se calcula un promedio de tres horas diarias de exposicin a ella. Ya es imposible negar la responsabilidad de los medios de comunicacin. No se puede permanecer natural frente a los mensajes televisivos, en mayor o menor grado stos siempre influyen, modificando actitudes, hbitos y conductas, introduciendo ideas o informando o no sobre acontecimientos. Adems de vendedores de objetos de consumo, son transmisores de mensajes e informaciones. Y stos deben ser elaborados con responsabilidad...






    Lmites y problemas de la crtica historiogrfica



    Las conferencias de Pigna siempre son un xito y convocan muchsimo pblico masivamente.


    Muchsimos historiadores no presentaron tanto una explicacin del xito editorial y televisivo de Pigna y su propuesta, o en el caso de hacerlo sus consideraciones quedaron diluidas en el mar de invectivas producto de aplicar a Los mitos... ya Algo habrn hecho... los mtodos de la crtica historiogrficacon un rigor nada complaciente. Algunas rozaron lo que pareca el encono personal y fueron publicadas y difundidas en diferentes medios de comunicacin; otras, intentaron dar cuenta del fenmeno en las pginas de publicaciones acadmicas. Entre las primeras, la crtica y las reseas de Luis Alberto Romero fueron de las msincisivas y a ella le siguieron los cuestionamientos y la caracterizacin de historiadores pertenecientes al campo universitario, tanto de sectores dominantes del campo historiogrfico como as tambin de aquellos adscriptos a posiciones de izquierdas. Unos y otros compartan un sustrato comn a partir del cual le caan duramente a la tan publicitada propuesta de divulgacin histrica.

    En primer lugar, no son los argentinos aquellos que bucean en producciones que tratan sui generis cuestiones centradas en la historia y la identidad nacionales para

    reconfigurar un mapa cuya geografa fue alterada por la crisis social, poltica y econmica; en todo caso, se trata fundamentalmente de una conducta propia de las clases medias. Correlativamente, pareciera considerarse normal que en momentos de crisis profundas se produzca una demanda de narrativas que puedan reconfigurar un paisaje social arrasado y aportar inteligibilidad a un presente conflictivo. Si bien a priori esto podra ser aceptado, las propuestas historiogrficas son uno ms entre diversos sistemas simblicos con capacidad para establecer un orden gnoseolgico: tal es el caso de la religin.




































    Capitulo 3

    Antecedentes























    • Como antecedentes destaco dos personajes en la historia Argentina que ms se pueden llegar a asemejar al fenmeno de Felipe Pigna, pero que sin embargo por distintas razones (tales como la poca o el contexto social en el que se desarrollaron) no llegaron a poder generar el impacto que si genera hoy en da Felipe Pigna en su Pblico.

    Como figura ms importante y a mi parecer el que comenz con la divulgacin de la historia en los medios es Felix Luna y por otra parte en segundo lugar se encuentra Marcos Aguinis, un personaje que si tal vez no es de utilizar tanto los documentales o la televisin para llegar a su publico el tiene un publico masivo que lo sigue en sus conferencias y que hace que se parezca en ese sentido a Pigna.

    Ahora hablemos un poco sobre cada uno


    FELIX LUNA



    Pionero en la divulgacin de la historia , Felix Luna es un reconocido abogadohistoriadorescritorartista y poltico argentino, miembro de la Unin Cvica Radical.

    En periodismo se destaco en ser el Fundador y director de la revista Todo es Historia (1967); editorialista en Clarn (1964- 1973) y colaborador en diarios y revistas de la Capital Federal e interior del pas.

    Con respecto a su actuacin en los medios:

    Hilando nuestra historia, con Miguel Angel Merellano en radio Continental y radio Rivadavia (1977-1982); Conflictos y armonas, en canal 2 (1976); Todo es Historia, en canal 11 (1983), en ATC (1984) y canal 13 (1987). Programas especiales en miniserie: Patagonia se hizo as (canal 11, 1983) dirigida por Ral de la Torre; Buenos Aires y el pas (canal 11, 1984) y Heredad (Canal 11, 1992).


    En el caso de Felipe Pigna presenta puntos en comn con Flix Luna y otros, diferentes. Al igual que Luna, Pigna public una gran cantidad de trabajos de carcter histrico, refund la revista Caras y Caretas y tiene una importante presencia meditica Al igual que Flix Luna (incluso en mayor medida) su labor de difusin histrica ha sido escasamente reconocida por los historiadores profesionales (aquellos que se formaron en las universidades).

    Respecto a las diferencias, Luna fue militante del partido radical toda su vida, por el contrario, la ideologa de Pigna, puede ubicarse ms a la izquierda del espectro poltico. Esta forma de pensar se refleja claramente en toda su obra, especialmente en la que aborda la ltima dictadura militar y la implantacin del Terrorismo de Estado.

    Se ha dicho que Luna buscaba la armona y el entendimiento entre distintos sectores sociales al momento de contar la historia, por el contrario, Pigna realiza el ejercicio inverso. En sus escritos, tal vez de manera excesiva, vemos desfilar a personajes buenos (por ejemplo, las poblaciones indgenas antes de la conquista espaola, los gauchos sometidos al momento de crearse el Estado argentino, los trabajadores inmigrantes de comienzos del siglo XX, los cabecitas negras, etc.) enfrentados a personajes malos (los conquistadores espaoles, que slo buscan saciar su sed de oro, la oligarqua argentina preocupada por la extensin de su ganado, sus tierras y contraria a los reclamos de los sectores sociales postergados, etc.).

    En sntesis, no obstante sus aciertos y errores, Flix Luna y Felipe Pigna han contribuido a desarrollar el inters de buena parte de la sociedad argentina por conocer su propia historia.


    En una nota del diario Clarn Juan Manuel Antn le pregunto a Luna:


    - Luna, por qu es necesaria la revista de historia que publicas desde hace 40 aos? Qu es lo que le da a la gente?
    Siempre es necesaria una visin de la historia. Adems, la historia no es una ciencia, es una disciplina y por lo tanto las miradas que puede haber son muchas, y eso es lo que le d mi revista a la gente.


    - Cmo vive el auge actual de historiadores como Felipe Pigna? Le gusta esa lnea?
    Pigna colabor mucho con nosotros. Pero tenemos otra lnea. Creo que el fenmeno es positivo porque satisface el inters del pblico. Nosotros hacemos otra cosa. Estamos en andariveles diferentes. El a veces hace extrapolaciones que no compartimos, como cuando dice que Moreno fue el primer desaparecido de la historia. Desde ya, no lo veo como un continuador.


    MARCOS AGUINIS

    En 1963 apareci su primer libro y, desde entonces, ha publicado nueve novelas, trece libros de ensayos, cuatro libros de cuentos y dos biografas que generan entusiasmo y polmica.

    En los ltimos aos todos sus ttulos se convirtieron en best-sellers.

    Aguinis es seguido por millares de admiradores que recomiendan, discuten y coleccionan sus obras.

    Ha escrito artculos sobre una amplia gama de temas en diarios y revistas de Amrica latina, Estados Unidos y Europa. Ha dictado centenares de conferencias y cursos en instituciones educativas, artsticas, cientficas y polticas en Alemania, Espaa, Estados Unidos, Francia, Israel, Rusia, Italia y casi todos los pases latinoamericanos.
    Cuando se restableci la democracia en la Argentina en diciembre de 1983, Marcos Aguinis fue designado subsecretario y luego secretario de Cultura de la Nacin; impuls la famosa primavera cultural que anim el pas. Cre el PRONDEC (Programa Nacional de Democratizacin de la Cultura), que obtuvo el apoyo de la UNESCO y de las Naciones Unidas, y puso en marcha intensas actividades participativas para concientizar a los individuos sobre los derechos, deberes y potencialidades que se cultivan en una real democracia. Por su obra fue nominado al Premio Educacin para la Paz de la UNESCO.


    En un fragmento de una nota que le realizo el Suplemento Radar de Pgina 12 en Febrero 2007 a Pablo Semn, Antroplogo e investigador argentino el dijo En el caso de la literatura de Marcos Aguinis, trabaja en otra huella de las clases medias un poco ms elevadas, que es la experiencia del antiperonismo. No es tanto el lenguaje periodstico sino bsicamente la experiencia de creer que se entiende mejor la realidad argentina si se postula que el fracaso argentino es hijo de la monstruosidad que fue el peronismo. Aguinis siempre fue una mezcla de escritor de ficcin con hombre pblico interesado en la cultura con valores democrticos. Y yo creo que todos, tanto Aguinis como Lanata y Pigna, trabajan sobre un supuesto de sentido comn absolutamente generalizado e independiente de la divisin peronismo-antiperonismo, que es el supuesto de que la Argentina fracas. Que el fracaso es del mismo tipo y del mismo grado para todos y cada uno de los habitantes de la Argentina, cuando en realidad ha sido muy diferente, hay algunos a los que no les fue mal, incluso en los momentos en los que se supone que el fracaso era generalizado



    • Otro antecedente que veo es que la historia que se estudiaba en tiempos del gobierno militar era de manera muy lavada, esto se ve a travs de la censura muy grande que hubo de los libros y de la historia en general.

    Se utilizo como forma de represin ideolgica la censura literaria; con el objetivo de mantener el sistema de dominacin terrorista y autoritaria a travs de la manipulacin de la informacin. El proyecto del gobierno dictatorial, era la depuracin ideolgica, para la desarticulacin de los lazos sociales por medio del temor. En este contexto, de subversin era una amplia gama de acciones que tienen como objetivo trastornar, revolver, destruir, en particular en referencia al orden publico. De esta manera era considerada subversiva cualquier persona o grupo que representara una forma de oposicin al gobierno. Una vez finalizada la dictadura militar, desde 1984 volvi la historia de los movimientos populares, y en especial del movimiento estudiantil, con una renovada presencia.

    As el revisionismo que ya haba comenzado en los 70 pudo hacer interesante la historia para algunas personas, ya que se empezaban a conocer temas que nadie conoca hasta el momento.
















    Capitulo 4

    Marco

    Terico


    UN POCO DE TEORA

    Industria Cultural:


    Por el momento la tecnologa de la industria cultural solo ha desembocado en la standarizacin y en la produccin en serie, sacrificando de esta manera todo aquello que haca la diferencia entre la lgica de la obra y la del sistema social. Esto no es el resultado de una ley de la evolucin de la tecnologa en tanto tal, sino de su funcin en la economa actual". (Adorno Horkheimer 1994) ciertamente, responderse que ella procede de una preocupacin por generalizar, designando un movimiento global de produccin de la cultura cmo mercanca.

    Pero esta generalidad indagada se inscribe, ms que en un anlisis concreto de los mecanismos del capitalismo hoy, en los postulados filosficos de los dos tericos de la Escuela de Francfort.


    El verdadero objeto de los anlisis de Horkheimer y Adorno no es la industria cultural sino su producto supuesto: la cultura de masas. Adorno y Horkheimer en el anlisis de fenmenos culturales, parece que ellos no pudieron sino percibir un aspecto ciertamente fundamental- de la conjuncin entre arte y tecnologa, pero que una concepcin en cierta forma sobrevalorizada del arte como fermento revolucionario, les ha impedido percibir otros aspectos de esta conjuncin. De hecho, ms claramente, es difcil no or en el texto de Adorno y Horkheimer el eco de una vigorosa protesta letrada contra la intrusin de la tcnica en el mundo de la cultura. Los standards de produccin se basan pretendidamente en las necesidades de los consumidores; de esta manera se explicara la facilidad con la cual se les acepta. Las intervenciones de la Escuela de Francfort no han sido sino un interludio. Amplificado por Morin, modulado por los italianos, asumido por algunos investigadores del Tercer Mundo, en especial los venezolanos, el concepto de "industria cultural" se agotar rpidamente. Hay industria cultural cuando la presentacin de una obra es transmitida o reproducida por las tcnicas industriales: el libro es el ms antiguo de estos productos, el disco, aquel que se desarrolla ms rpidamente, el film de televisin aquel que tiene el ms vasto pblico. "Lo queremos o no, la vulgarizacin de la cultura pasa hoy, en gran parte, por la intermediacin de las industrias culturales" (discos, libro, cine, televisin, prensa, etc.), En esto Horkheimer y Adorno son herederos de la llamada cultura de la crisis que domin en la Alemania de los aos veinte-treinta, uno de cuyos por menores fue la afirmacin de la crisis de la ciencia y el desprecio por la lgica formal. Esta herencia aparece en la crtica que hacen de la ciencia y de la tecnologa en relacin con la razn instrumental. Adorno, en su Diagnstico (Mnima moralia, 80). A su vez, debe tenerse en cuenta que cuando Horkheimer y Adorno escriben La dialctica de la ilustracin tienen ya detrs de s una amplia experiencia como investigadores en el mbito sociocultural. El inters preferente de Adorno y Horkheimer era la crtica sociocultural (o mejor: la crtica de algunas subculturas particularmente significativas de nuestra poca de cultura de masas).

    El era de la Ilustracin se pretenda Pretenda disolver los mitos y derrocar la imaginacin mediante la ciencia. ( Horkheimer Adorno, 1994, pp 52/59)

    Para ellos

    El mundo entero es conducido a travs del filtro de la industria cultural y La actual fusin de cultura y entretenimiento no se realiza solo como depravacin de la cultura, sino tambin como espiritualizacin forzada de la diversin. Se asiste a ella solo indirectamente, en la reproduccin: a travs de la fotografa del cine y de la grabacin radiofnica. A partir de estas ideas podemos sugerir que tal como lo sugieren los intelectuales acadmicos, esta parafernalia de divulgadores mediticos est liga la distraccin a los clichs de la cultura. El discurso, penetra por doquier, y sustituye su contenido


    Hoy coexisten en una multiplicidad reticular, modalidades de la cultura moderna con las predominancias del postmodernismo, la cultura del posdeber y el fenmeno hiper, tan estimulado por la Cultura Global que reviste caractersticas de endiosamiento del objeto.

    Qu nos captura de esa seduccin en los actos de consumo? La ilusin de ser social que aleje el fantasma de la desaparicin-desafiliacin, de prdida del lazo social. La ilusin de ser en tanto juego especular ante el peligro de dejar de ser.


    Otro tema es el de la bsqueda de la verdad y de la credibilidad. Hay un profundo cambio en la administracin de la verdad que involucra a la ciencia que hoy debe comparecer y convalidar sus enunciados ante los mass-media, que son ciencia aplicada. Estos ocupan en el imaginario social, como dice B. Sarlo (1994), el lugar que antes ocupaban los maestros como interlocutores de la ciencia y trasmisores de sus verdades en lo social. La verdad meditica interacta con el poder, produciendo un discurso hegemnico transmitido como verdad. La gran pregunta, Las producciones de la industria cultural como medios que permiten el acceso de las mayoras a los bienes culturales, como favoreciendo la democratizacin, puede ser aceptada

    sin mayores rodeos?


    Como conclusin: industrias culturales ha permitido avanzar un paso considerable en la aprehensin crtica de los mecanismos del poder de la comunicacin. Lo que muestra tambin que los conceptos constituyen igualmente un escenario de confrontacin.


    Teoria de Comunicacin de la aguja hipodrmica


    Como bien su nombre lo indica, hace referencia a aquellos mensajes que sern emitidos y que quedaran bajo la piel del receptor.

    Para el anlisis de esta teora inicial de la repercusin que tiene los media en el comportamiento humano afirmaremos que "cada miembro del pblico de masas es personal y directamente atacado por el mensaje".

    El principal elemento de la teora hipodrmica es desde el lado comunicativo una teora psicolgica de la accin, en el que la teora de la sociedad de masas dice presente en todos sus aspectos.

    Para ello se establecen algunas caractersticas:


    Las masas estn constituidas por una homogeneidad de individuos que son sustancialmente iguales, no diferenciables, aunque procedan de ambientes distintos, heterogneos, y de todos los grupos sociales.

    Las masas adems se componen de personas que no se conocen, especialmente separadas una de otras, con escasas o ninguna posibilidad de interactuar.

    Las masas carecen de tradiciones, reglas de comportamiento y estructura organizativa. Los individuos que forman parte de la sociedad estn expuestos continuamente a mensajes, contenidos, acontecimientos, que van mas all de su experiencia, que se refieren a universos de significado y de valor que no coinciden necesariamente con las reglas del grupo del que el individuo forma parte. Pero as y todo son captados y algunos logran entenderlo, a otros le intriga y otros simplemente que quedan en lo superficial de la recepcin.

    A la teora de la aguja hipodrmica podemos definirla como una teora conductista, su objetivo es estudiar el comportamiento humano con los mtodos del experimento y de la observacin, tpicos de las ciencias naturales y biolgicas. Hablamos de estimulo/respuesta como elementos esenciales de toda forma de comportamiento.

    Ya que la reaccin del individuo, como se menciono anteriormente, no va a depender solamente del contenido del mensaje sino tambin en sus conocimientos previos, ideales, etc.


    Es por ello que la eficacia de los mass media solo es analizable en el contexto social en el que acta. Su influencia se deriva de las caractersticas del sistema social que las rodea, y es el emisor quien tendr que tener en cuenta estas pautas y respetar ciertos cdigos de tica, para lograr la aceptacin.

    La investigacin se articula en torno a problemas como el papel del status socioeconmico, de la religin de origen, de la clase de edad y otros factores sociolgicos que predisponen las orientaciones de voto, eleccin de tal o cual programa, o bien sobre la correlacin entre el nivel de inters, de motivacin, de participacin y que llevaran al resultado deseado.


    Los lderes de opinin

    Estos constituyen el sector de poblacin mas activo en la participacin poltica y mas decidido en el proceso de formacin de las actitudes polticas, e ideas de los receptores en relacin con los factores econmicos, culturales, motivacionales, estructurales, etc.

    Los mismos se manejan para llegar a la audiencia mediante discursos cuya esencia tendr que ser siempre uniforme para convertirse en alguien creble con convicciones fuertemente arraigadas.

    El efecto global de los discursos:

    Un efecto de activacin: transforma las tendencias latentes en efectivos pensamientos.

    Un efecto de reforzamiento: preserva las decisiones tomadas.

    Un efecto de conversin: transformar el pensamiento de aquellas que estn dubitativas o dbiles en sus convicciones.

    Los lderes de opinin y el canal comunicativo no son nada ms que una modalidad especifica para llegar a la audiencia.

    En la dinmica que produce la formacin de la opinin pblica el resultado global no puede ser atribuido a los individuos considerados aisladamente, sino que deriva de la red de interacciones que vincula a unas personas con otras.


    Los efectos de los media slo son comprensibles a partir del anlisis de las interacciones recprocas entre los destinatarios: los efectos de los media se realizan como parte de un proceso mas complejo que es el de la influencia personal. As se ha producido una inversin total de posiciones respecto a la inicial teora hipodrmica: no solo la valoracin de la consistencia de los efectos es distinta, sino que ahora esta se basa y parte de un ambiente social ntegramente surcado por interacciones y procesos de influencia personal en los que la personalidad del destinatario se configura tambin en base a sus grupos de referencia (familiares, amigos, profesionales).


    Mientras que la comunicacin de masas tropieza inevitablemente con el obstculo de la exposicin y percepcin selectiva, resulta que la comunicacin interpersonal presenta su mayor grado de flexibilidad frente a las resistencias del destinatario. Si la credibilidad de la fuente incide sobre la eficacia de un mensaje de persuasin, es probable que la fuente impersonal de los media se encuentre en desventaja respecto a las fuentes conocidas.

    El lder de opinin de tipo local ejerce tambin su influencia sobre diversas esferas temticas, es polimrfico.


    Una orientacin opuesta caracteriza al lder cosmopolita: cualitativo y selectivo en la red de sus relaciones personales, ha vivido gran parte de su vida fuera de la comunidad a la que ha llegado casi como un "extranjero", aunque dotado de competencias especficas y por tanto de autoridad, que tendencialmente se ejerce solo en reas temticas particulares. No solo consume gneros ms "elevados de comunicacin de masas, sino que tambin las funciones desempeadas por dicho consumo son distintas de las propias del lder local.


    El estereotipo

    La estrategia de dominio de la industria cultural viene entre otros de la estereotipacin.

    Los estereotipos son un elemento indispensable para organizar y anticipar las experiencias de la realidad social que lleva a cabo el individuo. Impiden el caos cognoscitivo, la desorganizacin mental, representan en definitiva un necesario instrumento de economa en el aprendizaje.

    Esta triste realidad hace referencia a aquellas personas que actualmente se encuentran como figuras de gran importancia, "que son como nosotros", y es por ello que existe la conviccin colectiva que entonces "tendrn que pensar como nosotros".

    La divisin del contenido televisivo en diferentes gneros (policaco, comedias, etc.) ha llevado al desarrollo de formulas rgidas, fijas, importantes porque definen el modelo comportamental del espectador, su verdadera forma de vivir, lo que pasa da a da, determinando la forma en que ser percibido antes de que este se cuestione ningn contenido especifico.


    El revisionismo Histrico


    El revisionismo histrico es el estudio y reinterpretacin de la historia. Tiene un uso acadmico legtimo y otro peyorativo. Su uso acadmico se refiere a la reinterpretacin de hechos histricos a la luz de nuevos datos, o nuevos anlisis ms precisos o menos sesgados de datos conocidos.


    Se habla de bases para reconstruir la historia, la cual se sostiene en dos artes o mtodos.

    A) Heurstica: es el conjunto, acumulacin y ordenamiento de testimonios que prueban la veracidad de los hechos que se relatan.

    Los documentos o pruebas pueden ser:

    1) Pblicos: leyes, manifiestos, diarios.

    2) Privados: correspondencia, contratos, objetos.

    B) Hermenutica: es la interpretacin de ese cmulo informativo.

    En el caso del primer mtodo pueden observarse dos desviaciones:

    1) Se verifica cuando el historiador omite determinados hechos como sino hubiesen sucedido. Esto es una de las cosas a las que Pigna se remite en muchos de sus programas, habla sobre las omisiones de grandes historiadores, o como a travs del tiempo ciertos datos fueron quedando de lado, sin importancia.

    2) Se produce cuando se relatan acontecimientos cuya veracidad resulta discutible y no los apoya con la fuente documental que los certifica. As se obvian las citas a pie de pagina, con la excusa de no fatigar al lector, limitando la apoyatura a un grupo de comentarios o referencias a fin de capitulo, que dejan sin fundamento a buena parte de los asertos de dudosa veracidad.


    Esta corriente de interpretacin ha existido desde mucho antes de Pigna y una de las criticas que le hacen es que dicen que se basa en el sentido comn para hacer la interpretacin de tiempos pasados, pero el dijo Mi libro no se basa en el sentido comn, sino en dos aos de investigacin, incluyendo en algunos casos material que nunca se public. Le doy importancia al sentido comn y a lo que piensa la gente, pero tambin a los imaginarios colectivos de cada momento. Mis percepciones histricas estn, naturalmente, impregnadas de lo que aprend a lo largo de mi carrera, y escribir en 2004 me lleva a interesarme ms por un tema que por otro. Uno no puede despojarse de su presente


    Felipe Pigna lo que hace es una especie de neo revisionismo tomando algunos hechos, aislados muchos de ellos entre s, para introducirlos como novedad o descubrimientos de algo que muchos ya conocamos, y lo que los hace distinto de los dems revisionistas es su manera didctica de hacerlos a travs de la televisin .

    Dos factores psicolgicos en la conducta del pblico de los medios masivos de comunicacin, Gerhart D. Wiebe

    El autor habla sobre la conducta del publico de los medios masivos de comunicacin, y el comienza diciendo que "Los medios masivos de comunicacin generan pblicos enormes", y esto es cierto ya que en la actualidad los medios masivos de comunicacin ocupan un lugar primordial en las sociedades.

    Wiebe considera que la predileccin por la basura no puede remediarse mediante exhortaciones acadmicas, ni tratando de ensear el buen gusto, ni aumentando el presupuesto de las ofertas culturales (ni los gustos de la gente han mejorado por recibir programas de tono elevado el ejemplo de los programas realizados por Pigna; ni se han modificado por estar el pblico expuesto nicamente a programacin de alta calidad intelectual, moral y artstica.

    El va a analizar dos pautas de conducta psicolgica y sociolgica de los sujetos, que contribuyen a una comprensin terica de la conducta del pblico de los medios masivos de comunicacin:


    a) Adquisicin del concepto del otro (la persona diferente a uno mismo) : Concepto de egocentrismo infantil de Jean Piaget: para el beb, cuando un objeto se oculta de su vista, no solamente est escondido, sino que cesa de existir. Hace falta un proceso de aprendizaje para que el nio reconozca que los objetos y personas ocupan, concretamente, un espacio y existen como entidades permanentes y sustanciales. La preocupacin inicial del nio reside en autodescubrirse y autoprotegerse. El beb plantea exigencias al exterior, y manifiestamente percibe los objetos y personas que constituyen el exterior como cosas efmeras entre las cuales busca satisfaccin a sus necesidades; primordialmente, alimento y abrigo.

    Segn Wiebe, conceptos como coparticipacin, mutualismo, interaccin, etc., remiten a procesos sofisticados que implican un sentido bien desarrollado del otro, por lo que requieren renunciar, o inhibir, la arraigada estructura egocntrica inicial.

    Cmo se relaciona este sentido del otro con la conducta referente a los medios masivos de comunicacin? La relacin parece muy directa cuando se recuerda que dichos medios eliminan al otro. Los medios masivos de comunicacin presentan smbolos impresos, sonidos e imgenes, pero nunca personas. Se puede llorar o rer, odiar o temer, y eludir la necesidad de reconocer la existencia fsica y las exigencia recprocas de los otros, que suscitan la emocin. Los medios masivos de comunicacin permiten al individuo reasumir la postura infantil en la cual el estmulo, una vez fuera de la visin, deja de existir. La realidad, en cambio, est constituida por personas y cosas que resisten, reaccionan, invaden, exigen. Es caracterstico del contenido de los medios masivos de comunicacin populares el hecho de que maximizan la gratificacin inmediata de las necesidades y minimizan el esfuerzo intelectual, mientras excusan al individuo (en tanto pblico) de reconocer a otro sustancial. Los medios masivos de comunicacin transportan solamente smbolos. No renen personas. Por el contrario, se interponen entre ellas. Acaso estimulen una interaccin subsiguiente, pero no la proporcionan ni pueden hacerlo. 

    Este tema postulado por el autor, lo podemos relacionar con el hecho de que Pigna en sus programas lo que hace es mostrarnos la historia desde la ficcin, es decir que nos muestra la historia como si fuera una novela o serie en donde se presentan smbolos, imgenes y sonidos que hace parecer al programa mas verosmil a la realidad, y as el publico tambin lo ve mas real.


    b) El proceso de socializacin: Es el proceso a travs del cual un individuo pasa a ser miembro de un grupo social dado. El grupo exige y el individuo se adapta. Pero al mismo tiempo, cada ser humano tiene tendencias inherentes, pautas innatas, que encaminaran el crecimiento de modos diferentes a los que realmente se verifican si este crecimiento no fuese influido por los requerimientos del grupo. De esto se desprende que el proceso de socializacin no moldea simplemente materia inerte; es, en cambio, la modificacin de un sistema dinmico.

    El ejemplo tpico de socializacin es el padre adiestrando a su hijo. El cambio del nio hacia una conducta normativa es visto como el contenido esencial de la socializacin. Sin embargo, el nio ve ese proceso como una accin coercitiva. Se inhibe el impulso, se modifica la espontaneidad, y el individuo debe adaptarse a lo que prescribe el grupo.

    Adems de su franca oposicin a la conducta prescrita, los nios se refugian y se recuperan de esa coercin mediante represalias secretas contra las figuras de autoridad. En conductas tanto manifiestas como simblicas, los nios mitigan las incomodidades del proceso de socializacin.


    Si hablamos de los aspectos que se involucran en la socializacin humana, tenemos: 


    Mensajes directivos: Provienen de figuras de autoridad. Requieren un esfuerzo sustancial y consciente por parte del que aprende.  
    Mensajes protectivos: Requieren relativamente poco esfuerzo intelectual consciente. 
    Mensajes restaurativos: El individuo se alivia del esfuerzo de adaptarse de la fatiga de conformarse. Es decir que el individuo acta como un autntico rebelde: protesta, se queja, se burla, provoca, desafa, dice palabras prohibidas. Estos mensajes estn todos trasgiversados, o mejor dicho, carecen de significado literal dentro de los medios masivos de comunicacin.






























    Entrevistas

    ENTREVISTA A FELIPE PIGNA

    Historiador y escritor argentino especializado en la 

    E: ENTREVISTADOR

    FP: FELIPE PIGNA


    E: Vos sabs que romps el molde del historiador acadmico, dueo de lahistoria. Te has ganado un lugar importante en la radio y en la TV y tus libros son best sellers. Felipe Pigna es un personaje meditico. El programa Algo habrn hecho, del que se emitieron cuatro captulos en 2005 y cuatro captulos en 2006, lleg a medir 24 puntos de rating, el primer tomo de Los mitos de la historia argentina cuenta con ms de 20 ediciones.

    La pregunta es como rompiste ese molde? Cual es la razn de tu xito como divulgador de historia argentina y que convoca audiencias masivas?


    FP : Si, bueno yo creo que tiene que ver con la prioridad de respetar al lector, y a mi me parece que el lector tiene que recibir un libro bien escrito, me preocupa mucho escribir de una manera agradable , creo que es importante porque es fundamental que el contenido este documentado, que tenga un carcter histrico, pero que tambin se lo puede transmitir de una forma agradable, de una forma que de gusto leerla y que aparezcan guios al presente, y es un estilo que fui logrando a travs de la coleccin de los mitos, que mantengo, me gusta hacerlo y con el que intento distraer un poco de la cuestin tan dura a que a veces tiene que atravesar un lector. Siempre en cada periodo hay un momento ridculo de que vale la pena dar cuenta, un momento inslito, en medio de un montn de otros momentos muy serios que estn en el libro con la seriedad que merecen.

    Y tambin un momento que me parece divertido es el momento de titular los sub- captulos, donde introduzco algo de irona y todo eso, entonces creo que hay un lenguaje directo, un compromiso que la gente valora, es decir los libros tienen claramente una mirada sobre la historia y la gente sabe que trato de hacer lo mejor que puedo y que la idea es llegar a la mayor cantidad de gente posible que merecen conocer la historia, creo que eso lo valoran y recibo como contraparte una gran corriente de afecto de parte de la gente.


    E: Trabajaste radio con Pergolini en Rock & Pop, en la televisin, en la serie de trece videos que hiciste con colaboracin de la UBA sobre la historia argentina. Lo pasado pensado, en Canal 7, los domingos a las 23, es como que el libro no es el nico soporte vlido para la difusin del saber. Que opins acerca de las diversas variantes a la hora de comunicar que nos ofrece esta sociedad de la informacin?...como se le dice habitualmente es la sociedad contempornea

    FP: Es muy raro, porque efectivamente uno habla por History Chanel y ya te empiezan a conocer en toda Amrica Latina o en Espaa, me pasa en los viajes, por supuesto no tengo ni la dcima parte de la popularidad que puedo tener ac pero soy una persona conocida de alguna manera dentro del ambiente, por lo menos, y eso es as, digamos se va ampliando cada ves mas el radio de accin de los medios, y esta existencia de los medios internacionales que afortunadamente estn teniendo otras miradas sobre Amrica Latina, History particularmente a ido modificando, y esto se debe mas que a la voluntad de la empresa claramente, a la voluntad del televidente que le van marcando la cancha, que le van diciendo: a mi no me pases pelculas de Vietnam porque no las quiero ver, efectivamente no me vengas con la banderita yankee porque en Amrica Latina no la queremos, y esto es interesante como va modificando un discurso que venia implantado, van a ver lo que nosotros queremos, ah van a ver lo que ustedes quieren, cada ves mas que se da lamentablemente no en todos los rubros en los rubros de canales de inters particularmente, no? Todava falta que se den los rubros de canales de aire donde lamentablemente el sentido lo siguen proveyendo ellos con la excusa de que es lo que le gusta ver a la gente, va faltar bastante para que que podamos dar vuelta eso pero hay que dar la batalla ah, y Algo Habrn Hecho es eso, es un grano porque fijate como lo ningunean, como le corren el horario, como les complica , lo quieren tener pero no es que lo van a poner en horario central, le van a dar mucha bola, no, es algo viste


    E: Te consideras un lder de opinin, con repercusin para bien o para mal?

    Sos Felipe Pigna, el historiador del momento en Argentina, y que genera inters y es respetado en todo lo que participa, ni hablar de tus libros que son o fueron lideres de venta en Argentina. Utilizas una variada de armas de herramientas, sos un conductor de un programa de televisin, de programas de radio, das conferencias, tens una pgina web sper rica, haces uso de todas las herramientas multimediales a tu alcance. Cmo ves eso?, Resumiendo, para vos el libro no es el nico soporte de difusin de saber, evidentemente te nutrs tambin de las otras herramientas. Es decir, sos un historiador que a la vez tiene mucho componente de lo que es la oferta de la comunicacin actual. Cmo ves eso hoy en la actualidad, digamos que ayuda a tu xito y a llegar a ms cantidad de gente?


    FP: Yo creo que el libro sigue siendo lo central, en mi vida lo que mas me importa de mi produccin anual es el libro que estoy preparando, el libro que saldr el ao siguiente, es el eje y en torno a ese eje por supuesto que estn los otros medios que me parecen fundamentales, la pagina es algo muy querido por mi que ya tiene mas de 10 aos de trabajo y a la que le vamos agregando cada vez mas cosas, es una pagina sin fines de lucro de donde la gente puede bajarse todo lo que quiere y es una forma de comunicacin directa con los oyentes, con los lectores, con los televidentes, y es algo que quiero mucho y que vamos cada vez tratando de mejorar, agrandar. Me parece que hoy en da, el medio de Internet es un medio insoslayable y adems un maravilloso medio, bien usado, creo que es una herramienta muy buena de comunicacin, de poder enterarte de cosas, de lo que la gente te pide o quiere saber o te aporta. Eso Internet lo permite automticamente. Nuestra pgina es una pgina muy visitada. Por otra parte tanto la radio y la televisin son dos cosas que hago con mucho gusto, que me gustan hacer y las realizo en la medida que puedo construir lo que quiera, cosa que me viene pasando y esto es fundamental. En la radio nos damos muchos gustos, en la Rock Pop, de hacer programas sobre lo que queremos ,de gente olvidada o no suficientemente recordada como por ejemplo Gonzalo Tuon o hablar del Cordobazo o temas de la historia mas contempornea , y lo Pasado Pensado tambin es un programa que transita por personajes e historias menos transitadas, valga la redundancia, por la historia oficial, con la tranquilidad que da trabajar en la televisin publica, donde uno no tiene el apuro del raiting y todo eso, y la verdad que es un placer hacerlo, con muy buena respuesta del publico. Luego est la puesta grande, las mas vertiginosa es Algo habrn hecho que afortunadamente se hace una vez cada dos aos porque implica muchsimo trabajo y esfuerzo, y ahora justo estamos estrenando en estos das la tercera temporada, que tambin es algo muy distinto, es una gran produccin, en donde hay un importante productor atrs, muy buenos actores y un excelente compaero como Juan Dinatale. Es una apuesta a la gente, a que la gente, sobre todo los jvenes puedan ver otra mirada a la historia y estamos muy orgullosos de haber echo ese programa que es un enorme esfuerzo.


    E: Los chicos tienen ahora armada en la mente la idea de que el profesor de historia que tiene que ser objetivo, en realidad no existe, y bueno que pensas con respecto a esto, cada historiador tiene como su corazn, sus sentimientos y mas all de lo moral o lo que sea, le pone su impronta. Vos pensas que eso tambin tiene que ver en tu forma de acercarte a los chicos, a los adolescentes especialmente que son los que te siguen muchsimo.

    Que necesidades crees que cubrs en las audiencias, como historiador de masas, qu espacio popular de elaboracin cultural permiten tus narraciones.


    FP: Yo creo que obviamente el profesor de Historia particularmente por sobre los otros profesores, por su disciplina, tiene un mayor dilogo con los alumnos , un dilogo que lo facilita la materia mucho mas que otras materias mas duras, como podra ser la matemtica, entonces ah hay una conexin muy directa con los alumnos, y obviamente que uno pone su corazn en mas de un sentido, en la buena relacin con los chicos y tambin en expresar sus ideas, aqu estara la conexin corazn-cerebro o pensamiento, que lo que mejor uno puede hacer es ser claro y honesto, en cuanto a que uno tiene una posicin tomada frente a los temas, por lo menos yo hacia esto, y siempre les daba para leer cosas que no estaban de acuerdo con lo que yo pensaba, lo cual daba la idea de que la historia se construa a partir de versiones, y creo que es lo mejor que se puede hacer. No ocultar, porque no hay nada que ocultar, ni es nada avergonzarte, sino al contrario que es lgico que uno tome un posicin frente al asesinato de borrego, frente a la dictadura, frente a la Revolucin de Mayo y a la vez decirles que hay otras versiones que plantean otras cosas e inclusive lo contrario y la historia esta echa de versiones. Para que el chico se vaya acostumbrando, esto que les cuesta tanto a los adultos, y creo que a los hicos les va a ir resultando mas fcil entender que la historia son versiones diferentes y que la verdad hay que buscarla, que cada uno tiene su bsqueda de la verdad, entonces en el da de hoy los adultos mayores se enojan porque hay 2 o 3 versiones sobre Rosas , lejos de enojar tiene que ponerlo contento porque habla de la diversidad, entonces eso es lo que hay que entender que la historia pasa por ah tambin, por la diversidad. El discurso nico es sospechoso evidentemente.


    E: En esto de que haya tanto inters por aprender y por revisar un poquito lo que es la historia contempornea Vos pensas que tiene que ver con la forma de llegada del discurso audiovisual? Teniendo en cuenta adems que a los chicos del 70,80 en adelante, toda esta oferta de comunicacin ha modificado ese aspecto, porque es como que hay un auge por saber la historia contempornea, revisar la historia del pasado.


    FP: Si yo creo que es fenmeno mundial, en el mundo hay un auge de la historia contempornea, entendiendo por contempornea o reciente lo de la guerra mundial para ac y menos tambin la de los 70 para ac. Me parece que es una necesidad es una historia que muchos pases tuvieron dificultad de contarla .Particularmente de los setenta para ac vivimos una dictadura feroz, despus vino un poco de miedo y recin despus se pudo empezar a contar, en medio de leyes de olvido, del intento estatal de tapar con tierra todo eso. Creo que volver a eso siempre es sano, de ninguna manera volver es malo, en la vida personal, en la vida de las parejas, en la vida de las familias y en la vida de los pases. Revolver para ordenar y para curar siempre es bueno y esa es la intencin, cuando hablamos del pasado lo hacemos con la idea de mirar para adelante, de solucionar conflictos del pasado, de que haya justicia. La nica forma de cerrar heridas es la justicia, no hay otra. Y la memoria tambin tiene algo de justicia, memoria que ya es historia con todas las letras, una historia que sea respetable que sea documentada, que tenga identidad histrica, que nos explique las causas, las consecuencias, el contexto social-econmico en donde se produjeron los hechos, bueno eso es lo que hace falta y creo que se esta trabajando de apoco pero cada vez mas seriamente sobre un periodo tan traumtico como fueron los sesenta y los setenta.


    E: La reciente explosin de la oferta comunicaciones, la llegada de nuevas tecnologas y su rpida asimilacin dentro del entorno familiar, han llevado a algunos investigadores de la comunicacin a plantearse hoy, ms que nunca, la compleja naturaleza de la relacin medio - audiencia. Tuviste tiempo de elaborar una estrategia de comunicacin?


    FP: Yo creo que la formacin de docentes sigue siendo muy atrasada con muchas rmoras y vicios del pasado, en donde el cine, lo audio-visual sigue siendo una cosa muy novedosa, y es algo que se viene usando hace dcadas y dcadas, y me parece que ya debera estar incorporado, pero el punto esta en que debera estar incorporado en lo programas de los profesorados, ya debera haber una materia de una lectura de imgenes por ejemplo, que es algo esencial para que un chico hoy no este tan desprevenido frente al televisor, sea ensear a leer imgenes, que se le quiere decir, elementos bsicos de semitica de semiolgica, que ya esta incorporando en muchas carreras vinculadas a la enseanza, bueno todo esto que es tan importante, porque sino es discurso entra sin filtro, y yo creo que es fundamental como mirar una pelcula, aparte es hermoso, a los chicos les gusta, yo lo he hecho hemos trabajado con elementos de semiolgica bsicos, en secundaria a los chicos les fascina entender que los que se les esta diciendo en realidad tiene una segunda o tercera connotacin, lo connotado, lo dicho o lo no dicho, es sumamente interesante a los chicos les encanta, entonces creo que evidentemente no es que llego la hora, ya hace 20 aos que llego el momento de hablarle a los chicos de lectura de medios, de cmo mirar un programa de televisin, etc. Como mirar Internet inclusive. Es decir, todo lo connotado que hay en los discursos, en todo discurso.


    E: Yo creo que hay que aprender a travs de un lenguaje multimedial y que los nuevos perfiles profesionales que demanda esta evolucin del medio y la transicin de la audiencia local a la audiencia multicultural son parte de esta transformacin, que penss al respecto?


    FP: Desde ya, yo creo que efectivamente, aprender es emprender, es decir que si te gusta un medio empezar a interesarte en como se hace, por ejemplo quiz te gusta la medicina pero tambin te puede gustar el cine y te va a gustar saber como se maneja una cmara, digamos no? Probablemente no solamente del lado del espectador, uno siempre se excede bien, en esas cosas, no? Y bueno, creo que si que emprender quiere decir a querer empezar a formar el propio discurso, que el momento que uno se da cuenta que esta en condiciones de hacerlo, es cuando ya no quiere negar o responderle a alguien, sino hacer lo propio, creo que ah esta la cuestin, sea, en la historia es un, la historia es un ejemplo extraordinario de eso, es decir, el tiempo que se pierde en contestar los discursos con los que uno no esta de acuerdo, en lugar de emprender el propio camino por la contraria y haciendo lo que hay que hacer, en vez de estar respondiendo a la historia oficial, que los indios no son esto, los desaparecidos no son tal cosa, contemos nosotros que son por la positiva en lugar de estar contestando permanentemente, ah aparece el emprender, sino lo otro sigue siendo una sub-escala y el men lo sigue manejando el otro con el que vos no estas de acuerdo, entonces creo que la forma de discutir inclusive es la produccin de sentido propio, ya sea un material audiovisual, ya sea un texto o lo que sea pero a partir de lo que uno tiene ganas de hacer y no respondiendo permanentemente al otro, no? Que es una forma de quedarse en un men ajeno, entonces animarse, tomar coraje y hacer lo que hay que hacer, lo que uno considera que hay que hacer.




    ENTREVISTA A ROMN LEJTMAN


    Periodista de investigacin argentino

    E: ENTREVISTADOR

    RL: ROMN LETMAN



    E: Sos el director periodstico del grupo Amrica, con gran experiencia en eventos sobre la historia contempornea, dedicado a la investigacin. Por lo tanto estas muy relacionado a temas vinculados a la poltica y la historia. Te parece bien que la historia, en esta era 2.0 se ensee tambin desde los medios masivos?


    RL: Me parece espectacular que se ensee la historia a travs de cualquier medio, ya sea grafico o electrnico, es decir radio, televisin, Internet, etc. Si nuestra sociedad puede conocer y entender la historia vamos a mejorar un montn, sea que si los chicos ahora navegan mas tiempo que lo que miran la televisin o leen un libro y vos le podes dar los contenidos de historia a travs de los medios no hay ninguna duda de que hay que hacerlo.



    E: Trabajaste en FM con Jorge Lanata, quien es una figura masiva, con opiniones enfrentadas a la poltica actual A que crees que se debe su xito medido en la cantidad de pblico que lo sigue? Qu es lo que lo diferencia de los dems para vos?

    RL: No contesta esta pregunta debido a que no habla sobre Jorge Lanata por temas personales.


    E: Qu opinas sobre Felipe Pinga, quien parece el historiador del momento? Es un lder de opinin con repercusin para bien o para mal?


    RL: Felipe Pigna es un fenmeno, tiene un valor agregado que muy pocos tienen, y es que no solo conoce historia sino que la hace de manera didctico. Conozco muchos profesores de historia que son fenmenos tambin, pero en el momento de explicar por ejemplo el golpe de estado del 76, cuando comenzaron con la segunda frase la gente ya cambio de canal.

    El lo que tiene es la capacidad de entender el discurso en los medios, sumado a la buena reaccin que tuvo con Mario Pergolini en esa poca, la verdad que me parece algo que esta muy bien y que funciona.

    Para mi vos tenes que partir de la base de que si la persona es buena y es honesto hablando de manera intelectual, sea que si intelectualmente hablando es honesto. Si despus de eso vos coincids o no a como mires la historia ya es un problema ideolgico y tuyo de informacin.

    Entonces si vos pones una persona honesta, que conoce sobre el tema y encima logras hacer que el programa sea masivo es algo muy bueno, no es Gerardo Sofovich que te esta contando la Revolucin de Mayo, esta bien que es la tele , es el formato televisivo, pero es pigna no Sofovich, entonces me parece que ese es el valor agregado

    Obviamente que es una aproximacin a la historia, si vos queres profundizar bien sobre el tema no te va a alcanzar Pigna, porque la clave de el es que te pone los temas en superficie para que no sea tan aburrido, si despus vos queres avanzar vas a tener que leer si o si un libro.



    E: Cmo crees que logro para darle rating a la historia? Tenes alguna hiptesis al respecto? Sabemos que otros grandes historiadores, entre ellos el reconocido Felix Luna, no lo consiguieron.


    RL: Bueno no, para mi Felix Luna lo consigui tambin, lo que pasa es que era otra poca.

    Para conocer la historia desde los aos 70 hasta fines de los 80 siempre era Luna con todas sus historias y sus libros. Cualquier persona de mi generacin seguramente el primer acceso que tuvieron de la Revolucin del `45 fue Felix Luna. sea no podes hacer analoga de los fenmenos mediticos en diferentes pocas porque no te va a coincidir.

    Con respecto a lo del rating, lo que varia de lo programas que el hizo a los dems documentales que pasan en otros canales es la esttica y el concepto de la edicin, es decir que para los historiadores tradicionales es una opinin, una imagen y un guin, en cambio Mario con Felipe lo que hicieron es ir a la locacion del echo, situacin que los otros historiadores no hacan porque no tenia la plata, y as mostraban Aqu vivi San Martn y eso lo que hacia es interesar mas a la gente porque hacia la historia mas real.

    El documental tradicional que no genera lo mismo que los de Pigna es una foto, un texto y una explicacin todo grabado y editado. Es decir que el tema del rating me parece que tambin se dio por un tema de dinero adems del propio talento de Felipe.


    E: Es Felipe Pigna realmente un historiador que rompe el molde? O su fama es pura casualidad por haber estado en los lugares indicados, no nos olvidemos que el es un Profesor de historia normal


    RL: No, para estar en un lugar tenes que tener algo no puede ser solo casualidad. Lo que paso es que trabajo muy bien con Mario porque el entenda que Pigna le servia a su programa porque poda agregar un contenido que otros programas no daban. A partir de esa experiencia se dio cuenta que poda extenderla e hizo Algo habrn hecho.

    Entonces los medios en la actualidad no es que toco una puerta y se la abrieron, el tuvo que esforzarse para llegar a lo que es hoy, siempre hablando de los contenidos de verdad porque hoy en da tenes tambin los programas que son todos ya armados.

    E: Hay un target de gente que se deja llevar por este tipo de figuras masivas?

    RL: Creo que es un tema de formacin, hay gente que tiene determinada formacin y le convence ms escuchar si Zulemita Menem va a tener familia que saber que jams pudo justificar el nivel de vida que tuvo antes de casarse. No es discriminacin, se puede diferenciar al pblico sin decir este es bueno y este es malo, porque en definitiva cada uno escucha lo que quiere


    E: Qu opinas sobre programas como El gen Argentino que tuvo un rating muy alto y gran participacin del publico en las votaciones? Le hacen bien a nuestra identidad como pas?


    RL: El programa el Gen Argentino fue buensimo y un xito, porque genero en nuestro pas una motivacin por la historia Argentina, y obviamente que le hace bien a nuestra identidad argentina porque como dije anteriormente con tal de que nuestra sociedad aprenda sobre nuestra historia los medios pueden variar, y es mejor aun si se hace de manera entretenida.


    E: Que opina sobre esta oleada del revisionismo histrico?

    RL: Me parece que si es con responsabilidad, es una oleada interesante. Aunque sea un lugar comn, entender la historia construye nuestra identidad, nos permite comprender nuestro presente y desarrollar un proyecto de pas y de sociedad.





    .

    ENTREVISTA A LAURA BENAS


    Licenciada en Comunicacin Social de la UBA y Doctoranda en Antropologa Social en Universidad Nacional de San Martn, trabajo junto a Felipe Pigna en Centro de Divulgacin de Historia argentina (CDHI)  de la Unsam


    E: ENTREVISTADOR

    LB: LAURA BENAS


    E: Qu opinas sobre Felipe Pinga, quien parece el historiador del momento? Es un lder de opinin  con repercusin  para bien o para mal?

    LB: Sobre la primera pregunta. Sin ser historiadora ni conocer acabadamente el campo, puedo opinar simplemente como, si se quiere, analista cultural o como alguien a quien le interesa pensar la cultura desde la inclusin. En este sentido creo que Felipe Pigna logra instalarse, en un momento en el que nadie lo haca o a nadie se le haba ocurrido (y no existan canales como Encuentro), como articulador entre ciertas temticas o disciplinas, entre comillas aburridas o del espacio del saber (que sera patrimonio de lo educativo en el marco de una institucin como la escuela), y los medios de comunicacin. Lo que implica que mucha gente que hasta el momento tena que conformarse con ciertos programas de calidad cuestionable, a partir de ah tuvieron la posibilidad de enterarse de qu importancia tuvo una batalla como Caseros, o tal o cual cosa a partir de las cuales poder pensar el presente. Adems otra cosa, eso que te deca de lo aburrido fue introducido a los medios adaptando las lgicas del discurso acadmico a las lgicas mediticas: tiempos ms cortos, rating, entretenimiento, visualidad, etc. Y aqu me detengo porque, entre otras cosas, esto es lo que los puros de la academia le critican de Pigna. Como si no pudiese hablar de historia un profesor que no sea universitario, o como si no fuese suficientemente importante que, a partir de su aparicin, muchas personas puedan tener acceso (importante concepto) a una oferta de productos mediticos diversa.

    Con respecto a lo de historiador del momento, si lo googles seguro te sale primero Felipe Pigna. Pero si me pregunts quin tiene ms trayectoria como historiador en Argentina o es investigador de renombre, puedo decirte Tulio Halperin Donghi, Juan Suriano, bueno miles y miles no conocidos ms que por el campo acadmico. Pero que aporta muchsimo al campo de los estudios histricos en Argentina y en la regin. del momento me parece que apunta a la masividad del personaje construido como estrella de rock, si es as creo que el ms del momento es Pigna. Y respecto a l como lder de opinin, creo que est bien, aporta desde la divulgacin y el hablarle a las personas de igual a igual, ya no desde un lugar sacro.


    E: Cmo crees que logr darle rating a la historia? Tenes alguna hiptesis al respecto? Sabemos que otros grandes historiadores, entre ellos el reconocido Felix Luna, no lo consiguieron.


    LB: En realidad creo que como deca antes l supo transponer un lenguaje en otro. Esto es, el lenguaje de los historiadores y de LA HISTORIA como bodoque aburrido y pesado de la escuela que todos guardamos con odio en nuestra memoria, no s si edulcorado, pero s adaptado o aggiornado al lenguaje que el ms comn de los mortales est acostumbrado a consumir diariamente, es decir, el de los medios. Y como te deca en la otra pregunta luego aparece CanalEncuentro como paradigma, y por supuesto la Ley de Medios y otros instrumentos de poltica pblica, donde se entendi, por lo menos a priori, que las personas no consuman este tipo de contenidos porque no se los ofrecan (otra vez, el acceso), y no porque fueran fanticos de Tinelli o de leer Revista Caras o Gente. Y creo que con esto te contesto lo de Felix Luna. Aunque aqu se abrira otra discusin que puedo intuir cmo se articula pero que realmente no domino, y es que Felix Luna s se consagr masivamente, su nombre, su marca, pero no exactamente en los medios como la TV, sino vendiendo libros de manera ms o menos masiva. Lo que creo que no s si logr es consagrarse en la academia. Y esto ms all de que yo nunca le un libro suyo en la universidad, ni algo escrito por l estuviera en algn programa de la UBA. Lo que digo es que, ms all de Pigna o Luna, de cmo circulen ambos en el espacio de lo masivo, lo que an no se ha logrado es una articulacin o una porosidad productiva entre la academia y los medios. Insisto, hoy s hay mucha ms articulacin dado que las universidades estn comenzando a participar en la creacin y administracin de contenidos para la TV Digital.


    E: Por  que crees que la juventud sigue en forma masiva programas de divulgacin de historia, como los de Felipe Pigna y Pergolini, del tipo de el Gen argentino?


    LB: No s, pensemos. Creo que por hartazgo y por posibilidad de acceso, en muchos casos. Y esto tiene que ver, creo, con que nos agarr una poca, que coincide con la introduccin del neoliberalismo en Argentina, que nos hizo pelota desde lo cultural. Y entindase: no desde lo cultural en clave Mozart o en clave museos. No. Desde las prcticas culturales y de reconocimiento ms bsicas de las personas como integrantes de una sociedad. No s, recuerdo cuando era adolescente y se consuma mucha revista de glamour y se celebraban prcticas ancladas en el ms chato wannabe. Todo pareca ser dinero y show. No te digo que eso cambi del todo, o en un ciento por ciento, ni que est bueno que a partir de ahora seamos todos un embole, nos calcemos los anteojos y nos encerremos en la biblioteca; es un chiste, pero lo que te quiero decir es que hoy muchos jvenes, volvieron a militar polticamente o se inician en los lenguajes de la poltica, que estaban hartos de tanta oquedad. Oquedad y prcticas de reconocimiento que nos dej el golpe y los gobiernos ms neoliberales. Igual la juventud es muy amplio, habra que ver qu jvenes, quines realmente ven estos programas, y tambin la participacin de figuras como Pergolini, que tambin supieron ver el negocio.


    E: Qu opinas sobre este tipo de  programas que tienen un rating mas alto de lo normal Le hacen bien a nuestra identidad como pas?


    LB: Creo que algunos unitarios de la noche o Tinelli son los que tienen alto rating. Creo que estas novelas de la noche no estn mal. Tienen produccin, trabajo, se cuentan historias. No s, yo no las miro pero alguna que otra he mirado. Y Tinelli, qu quers que te diga, a mi me aburre sobremanera. Muchas veces me indigna. Pero insisto, no desde el lado de la pobreza cultural de la TV, ni nada de eso. Me indigna que haya productores que piensen que a las personas les puede resultar atractivo mirar cmo se pelean dos vedettes absolutamente desconocidas, por motivos irrisorios, etc., pero bueno, qu se yo, es otro debate, ms amplio, ya que pueden entrar miles de factores en la eleccin de un programa de TV. Y yo no juzgo esto, s juzgo que la oferta de canales de aire sea tan pobre en calidad, pero bueno, tenemos que luchar para que los nuevos canales que s tienen contenidos que valen mucho la pena, se vean. No s, como hicieron con los programas de Pigna, hay que marketinizar otro tipo de programas. Tiene que transformarse en cool ver cierto tipo de cosas.


    E: Que opinin tenes sobre la historia que se ensea en esta era 2.0 desde los medios masivos?Crees que se perdi el prototipo de aprender la historia desde el libro que haba en los aos 70, 80 con Felix Luna?


    LB: Estoy de acuerdo que se utilicen herramientas novedosas, pero sin eliminar las tradicionales solamente por ser viejas o tener fama de ms trabajosas, por ejemplo los libros. Realmente creo que muchos jvenes (yo soy docente) estn formndose de manera pobre en sus lecturas, en la forma de expresarse, en cmo indagar temas, etc. Aunque admito que tienen destrezas que tal vez los ms grandes no, por ser nativos digitales. No creo que nada deba perderse. Es como cuando en una empresa llegan empleados jvenes o recin recibidos, necesitan de la gente ms grande o incluso vieja para conocer la historia de la empresa, para que estos puedan introducirse en las relaciones interpersonales en esa empresa, o simplemente para que los entrenen en la paciencia o en el trato con la diversidad. Puedo decirte que no soy ni apocalptica ni integrada, me ubico en algn lugar del medio.


    E: Crees que la gente esta interesada en la historia de nuestro pas?

    LB: No s. La gente es muy amplia. La gente podemos ser vos y yo, de clase media y educada desde los parmetros culturales de las clases medias. Creo que en las preocupaciones diarias de muchas personas no est LA HISTORIA, pero que cuando hay crisis o suceden cosas que quieren leer a la luz de acontecimientos del pasado o cuando se quiere pensar la gnesis de ciertas cosas que pasan hoy da, s.


    E: Por qu crees que programas o notas de historia que tienen mensajes DIRECTIVOS y  no RESTAURATIVOS, pueden llegar a interesar al pblico?


    LB: Calculo que porque es importante quin dice las cosas, es decir, el autor o el responsable de dar un dato o de analizarlo.  


    E: Qu opina sobre la nueva oleada del revisionismo histrico?


    LB: Si pensamos el revisionismo ms conocido, es decir pensar la historia no olvidando la lnea que une a Rosas con Pern me parece un gesto fundamental para narrarla con justicia. No me puse a pensar todava, pero tu pregunta me abri nuevas interrogantes, creo que hoy ese revisionismo, matizado por el mercado, necesita nuevamente de investigadores o historiadores que puedan estudiar la historia con una profunda honestidad intelectual. Que se aporte al conocimiento del campo y a su divulgacin desde un lugar de profesionalismo y responsabilidad. Ya que como vos decas, en muchos casos son lderes de opinin. Con todo lo que eso significa. Revisar lo que se historiz siempre est bien, ya que existen infinidad de variables de cmo se cuenta la historia de manera hegemnica, existen modas, etc., y creo que lo importante es que desde distintas miradas, y aceptando la diversidad incluso propia del analista, se puedan ofrecer relatos del pasado con rigor cientfico pero con apertura, y fundamentalmente pensando en la inclusin y en la democratizacin del conocimiento.





    Entrevista a Gabriel Magni


    Profesor de Historia de alumnos de la secundaria del Colegio Jos Hernndez

    E: ENTREVISTADOR

    GM: GABRIEL MAGNI

    E: Qu opinin tiene sobre Felipe Pinga, quien parece ser el historiador del momento? Es un lder de opinin con repercusin para bien o para mal?

    GM: Es un divulgador de sucesos pasados con escaso rigor cientfico. No creo que sea un lder de opinin. Un muy buen marketing lo ha situado en el lugar que hoy ocupa.

    E: Es realmente un historiador que rompe el molde? O su fama es pura casualidad por haber estado en los lugares indicados, no nos olvidemos que el es un Profesor de historia normal

    GM: No importa que sea un profesor de historia normal. A partir de su formacin podra convertirse en un muy buen historiador. Tampoco creo que rompa el molde. Ha tenido la virtud de llevar sus libros y opiniones a gente que comnmente no tiene inters por la historia argentina y lo ha hecho con muy buen suceso, lo que tambin en una virtud.

    E: Usted que est en contacto permanente con alumnos que rondean entre los 16 y 17 aos Que opinin piensa que tienen sobre Pigna?

    GM: Nunca lo he recomendado para estudiar historia a mis alumnos. Tampoco tienen una opinin formada sobre l, ya que la gran mayora ni siquiera lo conocen. A decir verdad, salvo excepciones, es muy bajo el nivel de lectura de un adolescente en la actualidad.

    E: Quin es para usted el historiador ms prestigioso de nuestro pas?

    GM: Hoy existe ms la especializacin en determinados temas que historiadores que abarcan la historia de una manera integral. Por ejemplo, me parece una muy buena obra Historia Econmica, Poltica y Social de la Argentina de Mario Rapaport. Existe en la actualidad mucho periodismo de investigacin que ha dado buenas obras. Ej: Ceferino Reato (Operacin Primicia, Operacin Traviata) entre otros. En lo personal prefiero la historia contada por sus propios protagonistas.

    E: Con respecto a la historia enseada desde los medios de comunicacin Est de acuerdo con eso o prefiere que se aprenda desde los libros?

    GM: Si tiene calidad el material, pueden complementarse perfectamente.

    E: Qu opina sobre programas como El gen Argentino que tuvieron un rating muy alto y gran participacin del pblico en las votaciones? Le hacen bien a nuestra identidad como pas?

    GM: Me pareci un programa interesante, pero que se qued a mitad de camino. Quizs lo que sus autores buscaron lo lograron, pero en lo personal le hubiese sacado ms provecho a muchos de los integrantes calificados que formaron parte del mismo. Si la identidad como pas dependiese de un programa de televisin, estaramos por mal camino.

    E: Cree que la edad del historiador es un condicionante a la hora de hablar sobre historia?

    GM: No.

    E: Cree que esta oleada de revisionismo histrico fomenta el inters en el alumnado?

    GM: El inters del alumnado depende de cmo uno da la materia. En lo personal coincido plenamente con Arturo Jauretche cuando sostena que la historia argentina que nos ensearon era demasiado aburrida. La historia liberal es realmente aburrida y en muchos casos carente de veracidad. Pero debemos aclarar que no todo el revisionismo histrico es serio y de calidad. No podemos generalizar.




    CONCLUSIN

    Como vimos en el desarrollo de la investigacin, la intervencin de los conductores fue una de las claves, pero adems hay que agregarles el plus, de que su rol era el de narradores.


    Y en esta manera de contar los hechos histricos, radica mucha de la parte educativa y pedaggica del programa, los conductores tenan la representatividad, quizs sin saberlo o intencionadamente de ser los profesores que cuentan a sus alumnos los relatos o hechos histricos que trataba el programa.


    La importancia de la narracin en la educacin es vital, La narracin permite un discurso ms pegado a la vida, a las vivencias, a la experiencia. Tambin abriga con naturalidad a pensamientos, sentimientos y deseos. Esto supone un desafo a los modos de ensear historia porque pone en cuestin a las clases repletas de conceptos y procedimientos ajenos y distantes y porque invita a hacer escuchar la voz de los maestros y profesores y la de los propios alumnos junto a las ideas que aportan los historiadores.

    Aqu es donde radica la importancia de esta forma de contar la historia, y por eso es que para muchas personas el programa fue una manera de aprender o repasar la historia de nuestro pas.

    En correlacin al xito del programa de Pigna "Algo habrn hecho por la historia Argentina", del mismo modo con relacin a sus libros Los mitos de la historia argentina, creo que hay que suponer varias cosas distintas. Una es la exploracin de respuestas a la situacin actual de crisis y falta de futuro de numerosos sectores de la poblacin. Estos sectores indagan en la historia una respuesta y tambin prctica para tratar de salir de los problemas que nos aquejan. Otra es que los argentinos (y ciertamente la poblacin en todo el mundo) continuamente han tenido un gran inters por la historia nacional. Esto se puede ver en la suma de publicaciones de divulgacin histrica, novelas, e inclusive en la disputa cotidiana. Basta decir porqu la Argentina no es un gran pas? Y ms de uno va a expresar cosas tipo "por que echamos a los ingleses durante las invasiones". La respuesta es trivial y muchas veces revela inexperiencia, pero tambin demuestra una intranquilidad de investigar en nuestro pasado las causas de la declinacin argentina.

    En ese sentido permanentemente hubo "Pignas". Anteriormente estuvo Lanata, que fue despus de Anguita y Caparros, que sucedieron a Flix Luna. En perodo eran Jos Mara Rosa y Abelardo Ramos. Lo importante es que ninguno de stos sera registrado hoy como historiadores por la profesin, sino ms bien como divulgadores o periodistas.


    El inconveniente con los historiadores acadmicos es muy complejo. Por un lado la historia es indispensable tanto para instaurar la hegemona de la clase dominante como para generar una oposicin y alternativa revolucionaria. Muchos historiadores profesionales de hoy fueron participantes de la izquierda o del peronismo batallador en la dcada de 1966-1976. El inconveniente es que la enseanza que derivaron de esa prctica fue que los haban reprimido por haberse "metido en poltica". Como tales se quisieron acomodar al poder y se ofrecieron para pronunciar un nuevo discurso histrico que reconstruyera una hegemona en crisis. El problema es que no gestaron tal discurso. Un discurso hegemnico debe intentar cooptar las demandas de los sectores oprimidos e incorporarlas a la explicacin histrica que ofrece la burguesa. Pero su ofrecimiento fue reescribir la historia planteando una infinidad de temas que ellos crean que podra reforzar lo que entendan como la democracia y la ciudadana. Pero los problemas de la sociedad argentina eran otros. En medio del desempleo, de la corrupcin, de la destruccin de las conquistas sociales, se estudiaba la democracia, los partidos polticos y cosas similares. Tras un supuesto objetivismo no se intent explicar nada de lo que pasaba hoy. As, por ejemplo, no se investigaron cuestiones como la guerrilla, el movimiento obrero, las formas de organizacin popular, o inclusive el por qu haba golpes de Estado en la Argentina. Es notable que esto s lo formaron historiadores extranjeros, todos best seller en su momento.

    Lo que result fue una historia anodina, que muchos sienten aburrida y que es realmente irrelevante a la vida de la gente comn. La carrera se volc hacia adentro, escribiendo para los historiadores y no para la humanidad en general. Los historiadores en la poca de Alfonsin y Menen hicieron investigaciones anodinas, hechas correctamente pero de escasa relevancia.

    A esto correspondemos que la argentina es una sociedad con una recndita crisis orgnica. Por ende, remoto de apuntar a estudiar la historia como un elemento para explicar y resolver los problemas del hoy (an los de burguesa), la profesin se cambi en un negocio. En este sentido no le sirve ni siquiera a la clase dominante. Lo que s le vale es que ha vaciado de contenido y cooptado a significativos sectores intelectuales prohibindole un elemento primordial a la gestacin de dilemas populares y obreras.

    En este sentido se percibe ms el xito de Pigna. Su visin es profundamente desmovilizadora de la colaboracin popular pero enlaza con sentirse de la gente. O sea, para l la historia argentina es una de grandes hombres (y muy pocas o ninguna mujer) que eran buenos y honestos, pero que fueron siempre boicoteados o imposibilitados de actuar por los corruptos que los rodean. As el problema es conseguir un lder bueno y apoyarlo en contra de la corrupcin generalizada que est enquistada en los grupos de poder. Como muchos se sienten impotentes frente a la situacin actual, y sienten que la corrupcin (entendida no slo como econmica sino tambin de ideas) entonces el discurso de Pigna parece algo razonable y de sentido comn. Realmente es algo funcional a la burguesa y emerge ante la carencia de ideas de los historiadores para articular un discurso hegemnico. Y no es accidente que Pigna emerja cuando tambin hay una reactivacin de la movilizacin obrera y popular: es una propuesta histrica que dice bsicamente que no hay nada que la gente comn pueda hacer y que la nica alternativa es apoyar a uno de los "grandes hombres" en contra de la corrupcin.



    Hay toda una serie de historiadores, tanto en la academia como fuera de ella, que han desarrollado una visin crtica del pasado. Los trabajos de Eduardo Azcuy Ameghino y de Gabriela Gresores sobre el siglo XIX son un buen ejemplo de eso, o Ernesto Salas sobre la huelga del frigorfico Lisandro de la Torre, o el de Alejandro Schneider sobre la clase obrera entre 1955 y 1973. Cada uno desde su perspectiva histrica e ideolgica ha desarrollado una historia crtica, bien investigada y relevante al da de hoy. El problema sigue siendo de difusin, por un lado, y por otro de que nos articulemos en una discusin o proyecto historiogrfico que permita avanzar no individualmente sino colectivamente.



    Bibliografa



    - Felipe Pigna: Me siento un referente social, Entrevista Revista Noticias (26 de Septiembre de 2009).

    - Felipe Pigna: ENTRE TELEVISIN, RADIO, CURSOS Y LIBROS. UNA ENTREVISTA ANTES DEL CURSO QUE DICTAR EN TEA Revista TEA Imagen, Mayo 2011.

    - Felipe Pigna: Ni el gobierno ni clarn me bajan la lnea Revista Ahora - Diario Crnica- 22 de mayo de 2011.

    - Pablo Pozzi, Nota A que responde el fenmeno Pigna

    http://www.ips.org.ar/wp-content/uploads/2011/03/Opinan.pdf

    -          Que ves cundo me ves La televisin Argentina como industria Cultural, Ed. Altamira, 2009, Coleccin Cultura y Economa.

    -          http://www.todoeshistoria.com.ar/

    - Cfr. Pablo Semn, Historia, best-sellers y poltica, p. 78.


    Marco terico:

    -Edgar Morin La industria Cultural Editorial Galerna Bs.As 1967.

    -. Madrid Editorial -Trota, 2001, en virtud de los conceptos inherentes a cultura de masas.

    -Revisionismo histrico en Argentina, Wikipedia-http://es.wikipedia.org/wiki/Revisionismo_hist%C3%B3rico_en_Argentina


    - DAtri, Norberto, El revisionismo histrico. Su historiografa, en Jauretche, Arturo, Poltica nacional y revisionismo histrico, Bs. As., 1959. Reed. Ed. Corregidor, Bs. As., 2006.

    - Pierre Bourdieu La distincin, Criterio y bases sociales del gusto. Taurus, Bs.As. 1998

    - Pierre Bourdieu: La lgica de los campos, Entrevista en ZONA pp39/43

    - Politica nacional y revisionismo histrico, ED Corregidor, Jauretche Arturo.







    [1] Ibope Argentina, Consultas de Ratings de TV, 14/11/05, disponible desde: http://www.ibope.com.ar/consultas/television.asp?Fecha=20051114


    [2] Ibope Argentina, Consultas de Ratings de TV, 21/11/05, disponible desde: http://www.ibope.com.ar/consultas/television.asp?Fecha=20051121


    [3] Ibope Argentina, Consultas de Ratings de TV, 05/12/05, disponible desde: http://www.ibope.com.ar/consultas/television.asp?Fecha=20051205

    [4] Ibope Argentina, Consultas de Ratings de TV, 05/12/05, disponible desde: http://www.ibope.com.ar/consultas/television.asp?Fecha=20051205

    [5] La Nacin, 16/05/06, disponible desde: http://www.lanacion.com.ar/Archivo/nota.asp?nota_id=756526&aplicacion_id=12


    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imgenes, tablas, etc) haga click aqu o aqu si desea abrirla en ventana nueva.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exmenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y ms: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Telfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD