Sábado 23 de Agosto de 2014 | Hay 42 usuarios online en este momento!
 

Imagen Papal

Imprimir
Recomendar a un amigo
Recordarme el recurso
Descargar como pdf

Seguinos en en Facebook


El tratamiento que mediatico que recibe la Imagen del papa Benedicto XVI

Agregado: 07 de DICIEMBRE de 2007 (Por Jorgelina Reinhold) | Palabras: 20244 | Votar! |
2 votos | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Varios >
Material educativo de Alipso relacionado con Imagen Papal
  • La dimensión lingüística en la comunicación y La imagen en funci:
  • Franquicias: ...
  • Alta imagen personal, un requerimiento personal:

  • Enlaces externos relacionados con Imagen Papal


    Autor: Jorgelina Reinhold (jorgelina_reinhold@hotmail.com)

    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imágenes, tablas, etc) haga click aquí o aquí si desea abrirla en ventana nueva.

    Universidad de Morón

     

     

    Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales

    Relaciones Públicas

     

    Medios de Comunicación II

    “Imagen Papal”

     

     

    Benedicto XVI según los medios de Comunicación Masiva

     

    Jorgelina Reinhold

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    INDICE

     

     

     

    Introducción                                                                                                              1

     

    Hipótesis                                                                                                                   2

     

    Objeto de Estudio                                                                                                      3

     

    Imagen Mediática                                                                                                      4

     

    Marco Teórico

    Géneros Informativos                                                                                                 6

    Noticias Pontífices                                                                                                     8

    La Entrevista: un género clave para conocer a Joseph Ratzinger                                  8

    Los estereotipos de la entrevista                                                                                 9

    El Papa a través de las crónicas                                                                                  10

     

    Imagen Histórica

    Antecedentes Históricos                                                                                             12

    De Juan Pablo II a Benedicto XVI                                                                             17

    Origen de la palabra Papa                                                                                          22

    Origen del Título                                                                                                        23

    Tradición Catolica                                                                                                      24

    Insignias Papales                                                                                                        25

    Función del Papa                                                                                                       25

     

    Anexo

    Entrevistas

    Jorge Ovando (Pastor Evangélico)                                                                             28

    Jorge Torres Carbonel (Sacerdote Católico)                                                              29

    Jesús Manuel González (Lic. en Ciencias Internacionales)                                           31

    Martín Pique (Periodista)                                                                                           33

     

    Imágenes de su vida                                                                                                   34

    Imágenes de su asunción                                                                                            36

    La XLI Mundial de las Comunicaciones Sociales                                                          37

    Artículos Periodísticos                                                                                                 39

    Conclusión                                                                                                                 52

    Bibliografía                                                                                                                 53

    .

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    INTRODUCCIÓN

     

     

    La función principal de los géneros informativos de prensa  es acercar al lector a los acontecimientos de la manera mas objetiva posible, con abundancia de datos e indicadores que permitan hacerle una idea clara y parezca de los hechos que se abordan. También reconoce el valor que poseen los medios para relevarnos la personalidad de los líderes mundiales, en este caso, la del Obispo de Roma.

     

    El presente trabajo abordará el tratamiento que el Papa Benedicto XVI recibe tanto en los medios gráficos como en Internet, desde su asunción; advirtiendo la importancia de no caer en determinadas manipulaciones, como estereotipos y de no dejarse llevar por los rumores, a la hora de afrontar de una manera profesional las informaciones.

    Las alusiones, declaraciones e informaciones recopile para la elaboración de este trabajo, están entresacadas de los siguientes diarios gráfico y on-line de ámbito Nacional e Internacional. Clarín, La Nación, Página 12, La Razón, ABC, La Vanguardia, El País, El Mundo.

    El trabajo contiene: información, crónicas y entrevistas, las cuales representaron para mí las fuentes más relevantes para poder argumentar  en forma clara y explicativa, la justificación a mí hipótesis y poder transmitir el material elaborado.

     

     

    Palabras claves: Papa, Benedicto XVI; Géneros Periodísticos, imagen, estereotipos, interpretaciones, manipulaciones, objetividad, vida, obra,  

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    HIPOTESIS

     

     

    El tema elegido, es la imagen que los medios de comunicación trasmiten del Papa “Benedicto XVI” y de este tema surge la Hipótesis: ¿SE CORRESPONDE CON LA REALIDAD, LA IMAGEN QUE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN  MUESTRAN DEL PAPA?. Tanto los medios Gráficos, como los sitios de Internet generan y transmiten diferentes mensajes, los cuales son recibidos y percibidos por la sociedad; creándose así una imagen Negativa: ¿El Papa es anacrónico, conservador, reaccionario, antipático? ¿O los medios lo muestran así? Y es así ¿Por qué?

     

    La elección surge a partir de la lectura de una de sus obras: “Introducción al Cristianismo”, con la cual sentí la necesidad de investigar en profundidad su vida y trayectoria desde su asunción hasta la actualidad y de la imagen que transmiten los medios, las cuales me sugirieron cierta tendencia negativa,  para así concluir en mi propia visión.

     

    .

    Creo que es un aporte importante para la sociedad, ya que en los tiempos en que vivimos la presencia de los medios de comunicación constituyen en la vida cotidiana de la gente uno de los fenómenos culturales más importantes de las sociedades de fin de siglo, por esta razón estamos obligados a prestarles una especial atención en su rol de productores de ideologías, saberes, valores y creencias y a no considerarlos como un fenómeno residual de la cultura contemporánea. En este sentido, no se trata tanto de saber como estos medios opacan u ocultan la  realidad, sino de indagar y saber que “Realidades Construyen”.

    Hoy El problema autentico del contenido de La Fe Cristiana, esta  rodeada de incertidumbre; La teología tiene una inmensa tarea que cumplir, pues es ella principalmente el carisma de la dirección, lucidez y penetración que el Espíritu a comunicado a La Iglesia y al ser El PAPA la máxima autoridad visible de ella, es necesario este profundo análisis para obtener su verdadera imagen; o al menos poder discernir si la que los medios difunden es la real, y si no lo es, porque lo hacen.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    OBJETO DE ESTUDIO

     

     

     

    Es indiscutible el poder que los Medios de Comunicación, en general y la Prensa en particular, ejercen sobre la opinión pública, pero no menos incuestionable es  que los estilos personales y los gestos inducen a determinadas maneras de ver y situarse ante cualquier actor social. Las primeras palabras de Benedicto XVI, en el balcón central de la Basílica Vaticana, sorprendieron por su sencillez y humildad. Mostraban la carta de presentación del nuevo Pontífice: “Queridos hermanos y hermanas, después del gran Papa Juan pablo II, los señores cardenales me han elegido a mí, un simple y humilde trabajador de la viña del Señor”.1

     

    En este estudio afrontaremos el tratamiento que ha tenido la figura del Papa Joseph Ratzinger, en los géneros informativos nacionales e internacionales (gráficos e internet), desde su proclamación hasta la actualidad. Para poder sumariar o esquematizar a través de las alusiones, declaraciones e informaciones que recogemos de los medios Nacionales: Clarín, La Nación. E  Internacionales: El País, ABC, La Razón y La Vanguardia y otros sitios de Internet que imagen mediática tiene, y contraponerla a una imagen Histórica, construía a partir de testimonios de estudiosos de distintas disciplinas, sobre la vida, acción o actitudes y su pensamiento a través de sus obras, cartas y pronunciamientos en sus diversas funciones como prelado de la Iglesia.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     1Benedicto XVI: Bendición en Urbit et Orbit, plaza de San Pedro, Roma, 19 de abril de 2005.

     

                                                                    

     

    IMAGEN MEDIATICA

     

               [foto de la noticia][foto de la noticia][foto de la noticia]

    [foto de la noticia][foto de la noticia][foto de la noticia]

              [foto de la noticia][foto de la noticia][foto de la noticia]

             [foto de la noticia][foto de la noticia][foto de la noticia]

             [foto de la noticia][foto de la noticia][foto de la noticia]


    TITULARES


     



    Hoy Benedicto XVI inicia su papado

    El mundo espera con ansiedad qué clase de reinado será el de este Papa alemán, un fiel.

    Ratzinger: guardián de la doctrina y bastión del ala conservadora

     

    Benedicto XVI ofreció una imagen cálida en sus primeros pasos como Papa

     

    El Papa espera conquistar "a su manera" a los jóvenes católicos

     

     

     

     

     

    Benedicto XVI decidió cambiar el mecanismo para elegir a los papas

    Elegido Papa el conservador Joseph                    Ratzinger

     

    LOS GRANDES DESAFIOS Y LAS RESPUESTAS DEL PONTIFICE

    Claves del papado de Benedicto XVI

    Tribunas y análisis - 13 de junio de 2005
    La imagen de Benedicto XVI

    Benedicto XVI prepara

    La “reforma” de la reforma

    PRIMER ANIVERSARIO DE PONTIFICADO DE RATZINGER

    Benedicto XVI no realiza grandes reformas

     

    OTRA POLEMICA POR UNA DISPOSICION DEL PAPA

    Rebelión de ortodoxos, coptos y protestantes contra Benedicto XVI

    Benedicto presentó líneas de su papado

     

    Ratzinger: GUARDIAN DE LA DOCTRINA Y BASTIÓN DEL ALA CONSERVADORA

     

     


    MARCO TEORICO

     

     

    Géneros informativos

     

    Los géneros informativos criban los acontecimientos de interés general y el alcance del público. Los rasgos característicos que acompañan a lo noticiable son: la novedad, la oportunidad de que se conozca el acontecimiento, la excepcionalidad, los intereses editoriales del medio, etc. Así mismo, en torno al pontífice suponen las publicaciones que realiza, las declaraciones sobre temas a los que es sensible la sociedad (paz, moral sexual, solidaridad con el tercer mundo, diálogos con las otras religiones), lo concerniente a sus primeras apariciones, sus contactos con los otros actores sociales y políticos, sus viajes y el modo de ejercer liderazgo, así como los datos humanos sobre su biografía (su pueblo natal, la enfermedad de su hermano, la afición  a la música).

     

     

    La prensa ha manifestado que el Papa ha dado la colegialidad en el sínodo de los Obispos, su gesto para lograr la unidad con los ortodoxos y su afán ecuménico, su valoración de la familia, etc. Las noticias como norma frecuente, recurre a la estructura clásica de entradilla, desarrollo de la información y datos secundarios, dependiendo del espacio que el medio les conceda. Los periodistas procuran un estilo objetivo en la redacción, sin embargo los géneros informadores se hacen eco de rumores o filtraciones que engrandecen determinados hechos o documentos, con los que distorsionan o amplifican ciertos datos que MANIPULAN LA FIGURA DEL PONTIFICE y van en detrimento de la neutralidad en el momento de canalizar la información.

    Consideremos un ejemplo de titular de una noticia que contiene una filtración: “El Vaticano prepara normas para prohibir que los homosexuales sean sacerdotes” 5 .El diario cita simplemente como una fuente autorizada, aunque sin especificar su nombre,  a un “Funcionario de la Iglesia católica”. Cuando la Santa Sede dio a conocer la “Instrucción sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación con las personas de tendencia homosexual antes de su admisión y a las Ordenes sagradas”6, resulto que el texto gozaba de una moderación y respeto hacia los homosexuales, que no concordaba con los rumores iniciales y suministrados por algunos periódicos. Otras noticias han contado con titulares más llamativos y alarmistas: “El Vaticano lanza una “Casa de Brujas” contra los homosexuales que integren los seminarios de EE.UU.”7, hay una pasión por querer revelar conjeturas, una cierta suspicacia hacia la Santa Sede pareciera ocultar, como es el caso de las razones por la cual se atrasa el caso de la publicación de la primera encíclica del Papa: “Según alguna fuentes-desmentidas por el altavoz del Vaticano, Joaquín Navarro Valls- Los expertos habrían objetado que los contenidos

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    “Sublimes”,por “La atenta y profunda reflexión teológica”, serían menos inmediatos y quizás difíciles de comprensión por la comunidad cristiana8, son unas razones fácilmente rebatibles, ya que Joseph Ratzinger ha escrito numerosas obras teológicas de divulgación, en las que ha dado muestras de gran claridad y lucidez al abordad estos temas más espinosos, delicados o profundos del misterios cristiano, como muestra la lectura del libro-entrevista Informe sobre la Fe (Messori, V y Ratzinger;J. 2005) o ( Seewald, P y Ratzinger. J, 2005), por citar alguna de su extensa producción bibliográfica.

     

    Benedicto XVI en Brasil: ¿desinformación o manipulación?

     

    Un enfoque sobre cómo los diarios digitales de Argentina trataron la llegada del Papa a Brasil

     

    Benedicto XVI y Lula

    Un análisis de las portadas de los principales diarios digitales de Argentina acerca de la llegada del papa Benedicto XVI a Brasil marca la sobre valoración del factor político.

    Como elemento que se hace a la desinformación, al tratarse de una visita pastoral, los protagonistas son dos: el Papa y la comunidad religiosa (el pueblo que visita); un mensaje principal, el mensaje evangélico en boca del Sumo Pontífice y una serie de mensajes de actualidad, desde la visión moral de la Iglesia Católica.

     

    El título escogido por La Nación  fue 'Benedicto XVI inicia en Brasil una visita clave'

    El Papa llegó a Brasil, en un viaje marcado por la polémica del aborto', tituló Clarín

    En Perfil el dato religioso quedó relegado: 'El Papa llegó a Brasil y fue directo al grano: en su primer discurso se pronunció contra el aborto'.

    En Argentina, la falta de formación de periodistas y editores en temas religiosos, sumado a la apatía generalizada hacia la Iglesia Católica como institución y su excesiva visión política de la realidad -como consecuencia de la ausencia del sentido espiritual-, han hecho que a la hora de informar noticias religiosas se publiquen crónicas aburridas, incompletas y polémicas, porque la visión religiosa así lo exige.9  

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    5 La Vanguardia, 23 de septiembre 2005

    6 http://www.vatican.va/roma_curia/congregations/ccatheduc/documents/rc_con_ccatheduc_doc_20054114_istruzione_sp.html

    7 El Mundo, 16 de septiembre 2005

    8 El Mundo 26 de Septiembre 2005

    9 http://www.bottup.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1027&Itemid=70

     

     

    “Noticias Pontífices”

     

    Lo excepcional es la una explosión que termina imponiéndose en todos los medios, como la repercusión informativa que tuvo su origen del hecho en el Papa, se colocará el tricornio de un cadete de la guardia civil, al finalizar una de sus audiencias generales. Esta información fue acrecentada en crónicas, revistas y lideró la portada de varios periódicos, acompañada de elementos gráficos que realzaban la carga visiva; otra imagen del pontífice que ha trascendió en los medios fue el uso del “Camaru”, un gorro de brillante terciopelo rojo ribeteado de piel de armiño, que Benedicto XVI usa en las audiencia públicas para combatir el frío, con el que parece asemejarse a Papá Noel. La prenda había caído en desuso después del pontificado del Papa Roncalli (1958-1963). Sus sombreros y atuendos, como la museta de terciopelo rojo y armiño, se han transformado en elementos novedosos que llaman la atención y se tornan en noticia.

     

    En otro elemento excepcional se han convertido algunas audiencias privadas que concede el Papa Alemán. Recordemos la que mantuvo con la conocida periodista: Oriana Fallaci o con el Teólogo Desdiente Hanks Kung. Así lo contaba Juan Vicente Boo: “Benedicto XVI, sorprendió ayer al mundo revelando que recibió el pasado sábado a Hanks Kung en la residencia de  Castelgandolfo…”10.

     

    Algunos periódicos por su línea editorial, ponen un mayor esmero en la información alrededor del Romano Pontífice, otros relegan la labor informativa ahechos peculiares, polémicos o estrictamente novedosos. Por ejemplo: tras la fiesta de Navidad, primer que celebraba como sucesor de San Pedro, algunos periódicos no indicaban ninguna alusión al asunto en sus ediciones del 26 de septiembre de 2005. ABC dedicaba portada, editorial y crónica. El País hacia una llamada en su primera página e incluía una breve explicación en la sección sociedad.

    La Razón, ofrece una gran fotografía con un comentario en las primeras páginas, El Mundo señala la información en la portada y dedica una crónica, La Vanguardia omite esta noticia, aunque curiosamente en su sección de religión coloca a otro protagonista.

     

    La Entrevista: un género clave para conocer al Papa Ratzinger

     

    Pastora Moreno recuerda que “La entrevista, es el genero por el cual un profesional de la información, un periodista, entra en contacto con un personaje público, el entrevistado, del que se presupone interés periodístico, bien por sus declaraciones, por su cargo o por su propia personalidad. (Moreno-1998:71).

    Numerosas han sido las entrevistas en las que diferentes personalidades de diferentes ámbitos, revelan el perfil humano y religioso del Papa Joseph Ratzinger; con la consabida estructura de la presentación, desarrollo (preguntas y respuestas) y cierre. Los entrevistados hablan de una persona “Humilde, sencilla, amable” “con gestos que resuman “ternura”, “dispuesto a escuchar opiniones diferentes alas suyas”, “Inteligente, efectivo, pensador brillante, “Reservado y tímido”, “Potencial, espiritual, teológico y racional”, “Conservador con dotes de administrador”, “Hombre autentico”, “Que no se casa con modas”, “Hombre de gran tradición eclesial”, etc.

     

     

     

     

    10 ABC 27 de septiembre 2005

     

    El arco de entrevistados comprende, desde relevantes Cardenales, pasando por numerosos estudiosos y personas con una concepción más critica hacia el puntual Pontífice, como podemos observar en las declaraciones de Ernesto Cardenal, poeta, místico y revolucionario Nicaragüense: “Ratzinger, al ser elegido, dijo algo que no era cierto. Dijo que a él Dios lo había elegido Papa y no es verdad: a este Papa no lo escogió Dios, lo eligieron los Cardenales, los mismo, por cierto, que él había ido nombrando hábilmente, porque en el anterior Papado era él quien tomaba las grandes dediciones, como el nombramiento de los cardenales”.11

     

    Los estereotipos de la entrevista

     

    Más de veinte años al frente de la Congregación para la doctrina de la Fe y la labor “de cierta prensa que se afana por presentarlo como un intransigente inquisidor”12, dibujaban un perfil negativo de Joseph Ratzinger. El Cardenal amigo, asegura que “Sus primeros gestos y Primeras imágenes que vimos ya están demostrando esas caricaturas de hombre duro”13.El cardenal Bertone es más categórico al aseverar que la imagen de “Gran inquisidor”, es fruto de un estereotipo falaz.14

     

    Paulatinamente se va mudando la imagen que se dibuja del Cardenal Ratzinger. Una imagen, que se ha enfrentado a numerosos estereotipos recogidos de la prensa: “Carabinieri”, “Tradicional” “Pansekardinal”; los estereotipos son recursos de manipulación que contarían,  gravemente la función primordial de los géneros informativos, sujetas a una fuerza arrolladora,  Pansekardel quiere decir cardenal tanque (atendiendo ala notoriedad y fama extrema de la dureza del modelo de carro de combate “Pantera”, desarrollado durante la segunda guerra mundial) Estos estereotipos se incluyen normalmente en las preguntas que formulan los entrevistadores y en la mayoría de las ocasiones, son rebatidas por los entrevistados, que tratan de enfocar de otro modo la deformación que provocan en la figura de Benedicto XVI. Advirtamos algunas preguntas y respuestas, en torno a este asunto de los estereotipos en varias entrevistas:

                            “Tenemos un nuevo Papa, al que se ha calificado de “Guerrero de la Fe” y “Hombre de noes”15. Para el prestigioso cardenal Martín, esta valoración es superficial y asegura, además, que “El nuevo Papa, no va a ser rígido, sino que escuchará y reflexionará con libertad de sentimientos y apertura de la mente”16

     

    En una entrevista concedida a La Razón días antes de su elección, el cardenal Ratzinger atestiguo que “No acepto la etiqueta de fundamentalista”17, con relación a la declaración “Dominus Iesus”, “Etiquetar a un documento fundamentalista, es una manera de evitar el dialogo; es una etiqueta que no acepto porque no es justa”18. Esta capacidad para entablar dialogo, de una manera libre y profunda es lo que va disipando algunos estereotipos; para los más optimistas estas caricaturas se van a ir desvaneciendo de una manera rapidísima.

     

     

     

     

     

     

    11 La Vanguardia, 29 de junio 2005

    12 La Vanguardia, 26 de junio 2005

    13 ABC, 26 de abril 2006

    14 El Mundo, 21 de abril 2005

    15  El País, 27 de abril 2005

    16Ibid

    17 La Razón, 6 de abril de 2005.

    18 El Mundo, 21 de abril de 2005

     

     

     

    El Papa a través de las crónicas

     

     

    Las crónicas nos proporcionan muchas pistas de cómo Benedicto XVI, se desenvuelve ante las audiencias, solemnes, eucarísticas, saludos, visitas, bendiciones, etc.

    La relación que podemos ver entre los titulares y el desarrollo de las crónicas.

     

     

    “Benedicto XVI arremete contra totalitarismos e ideologías”19

     

     

       “Ratzinger: guardián de la doctrina y bastión del ala conservadora”20

     

        “El Papa pide en el cierre del sínodo,”Coherencia entre vida y Fe”21

     

     

     

    Los Titulares anteriores son informativos, pero con su sola lectura podemos forjarnos “Una clara idea de los hechos que se recogen en el cuerpo informativo” y a veces van acompañados por subtítulos que los complementan en algún aspecto importante, unos hacen hincapié en el tema su postura, otro de su función y en el último su mensaje principal. Es curioso constar, que aunque parezca que las crónicas se van a centrar en el tema titular, darám más espacio y calado a otros asuntos. Por ejemplo El País titula Benedicto XVI arremete contra totalitarismos e ideologías y es sorprendente: El discurso espiritual, casi onírico, escuchado con emoción por los jóvenes, algunos de ellos con lágrimas en los ojos al sentirlo cerca y verlo sentado frente a ellos aunque fuera en pantallas gigantes de televisión, Benedicto XVI dijo que al "poder estridente de este mundo, Dios impone el poder inerme del amor". "Dios no le hace competencia a las formas terrenales del poder", dijo, antes de invitarles a que se conviertan en "hombres de la verdad, del derecho, de la bondad, del perdón, de la misericordia" y tengan como ejemplo a los santos. "En las vicisitudes de la historia", dijo, "han sido los verdaderos reformadores que tantas veces han remontado a la humanidad de los valles oscuros en los cuales está siempre en peligro de precipitarse", aseguró en el país que fue cuna de la Reforma protestante y que no reconoce la santidad.

     

     

     

     

     

     

     19 http://www.elpais.com.uy/05/08/20/ultmo_169614.asp

    20 http://www.elpais.com.uy/05/04/19/ultmo_148710.asp

    21 El Pais, 24 de octubre 2005

     

     

     

     

     

                           IMAGEN HISTORICA

     

    Joseph Ratzinger

     

     

    Joseph Ratzinger, nuevo Papa

     

    BENEDICTO XVI

     

     

     

     

     

     

    ANTECEDENTES  HISTORICOS

     

    Su vida y obra7

    Joseph Ratzinger nació el 16 de abril de 1927 en Marktl (Baviera), diócesis de Passau, en el seno de una familia de agricultores alemanes de profundas convicciones católicas. Su progenitor, Joseph, desempeñaba, además, el cargo de comisario de la gendarmería e hizo asimismo de profesor de su hijo, lo que con seguridad marcó el carácter tímido y retraído del futuro Papa. En la familia fue clave el papel de la madre, Maria Peintner, que ejercía las tareas domésticas y cuidaba de la buena marcha de sus otros dos hijos, Georg y Maria.

    A los once años ingresó en el seminario, donde en 1941 fue obligado a inscribirse en las Juventudes Hitlerianas, hasta el punto que en 1943 combatió en la II Guerra Mundial como integrante de una unidad antiaérea. Terminada la guerra se apresuró a matizar: “Reniego de aquel reino del ateísmo y de la mentira que fue el nazismo”.

    Después prosiguió sus estudios de filosofía y de teología en el ateneo de Munich y en la escuela superior de Freising, hasta que en junio de 1951 fue ordenado finalmente sacerdote. Los dos años siguientes los ocuparía en preparar la tesis de doctorado, un ensayo sobre san Agustín que fue calificado con un cum laude.

    En 1957 inició su periplo como profesor de teología dogmática en el seminario de Freising, hasta que dos años después sería nombrado catedrático de la Universidad de Bonn (1959-1963). Después pasó a la de Münster (1963-1966), y de 1966 a 1969 ocupó la prestigiosa cátedra de Tübingen, donde coincidió con Hans Küng, que se convertiría en el teólogo más admirado y seguido por los jóvenes curas progresistas que habían depositado su esperanza y confiado su futuro en los aires de apertura del concilio Vaticano II, convocado por el papa Juan XXIII en el año 1962 y culminado por su sucesor, Pablo VI, en 1965.

     

    El papa, la relevancia de un Liderazgo Mundial8

    En esta aproximación al personaje, es conveniente destacar algunos datos biográficos. EL Cardenal Joseph Ratzinger, Benedicto XVI,  nació el 16 de abril de 1927 en Marktl (Baviera), diócesis de Passau, en el seno de una familia de agricultores alemanes de profundas convicciones católicas. Su progenitor, Joseph, desempeñaba, además, el cargo de comisario de la gendarmería e hizo asimismo de profesor de su hijo, lo que con seguridad marcó el carácter tímido y retraído del futuro Papa. En la familia fue clave el papel de la madre, Maria Peintner, que ejercía las tareas domésticas y cuidaba de la buena marcha de sus otros dos hijos, Georg y Maria.

     

     

     

     

     

    A los once años ingresó en el seminario, donde en 1941 fue obligado a inscribirse en las Juventudes Hitlerianas, hasta el punto que en 1943 combatió en la II Guerra Mundial como integrante de una unidad antiaérea. Terminada la guerra se apresuró a matizar: “Reniego de aquel reino del ateísmo y de la mentira que fue el nazismo”.

    Después prosiguió sus estudios de filosofía y de teología en el ateneo de Munich y en la escuela superior de Freising, hasta que en junio de 1951 fue ordenado finalmente sacerdote. Los dos años siguientes los ocuparía en preparar la tesis de doctorado, un ensayo sobre san Agustín que fue calificado con un cum laude.

    En 1957 inició su periplo como profesor de teología dogmática en el seminario de Freising, hasta que dos años después sería nombrado catedrático de la Universidad de Bonn (1959-1963). Después pasó a la de Münster (1963-1966), y de 1966 a 1969 ocupó la prestigiosa cátedra de Tübingen, donde coincidió con Hans Küng, que se convertiría en el teólogo más admirado y seguido por los jóvenes curas progresistas que habían depositado su esperanza y confiado su futuro en los aires de apertura del concilio Vaticano II, convocado por el papa Juan XXIII en el año 1962 y culminado por su sucesor, Pablo VI, en 1965.

     

    Teólogo de referencia9

    En Tübingen, uno de los alumnos más brillantes de Ratzinger fue el brasileño Leonardo Boff, con quien posteriormente protagonizaría sonados enfrentamientos, aunque menores que los que mantendría con Küng, que se convertiría en su “bestia negra” y en su adversario más duro.

    Ratzinger se erigió, empero, en uno de los teólogos de referencia del concilio Vaticano II, junto al propio Küng y Karl Rahner. A sus treinta y cinco años, el bávaro tenía ya un admirable bagaje como docente. Llegó a Roma como experto en pleno debate sobre la libertad religiosa, una de las temáticas que cerraron el llamado concilio del agio ornamento de todos los temas de la Iglesia.

     

     

     

     

    7http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/biography/documents/hf_ben-    xvi_bio_20050419_short-biography_sp.html.

    8 Ibíd.

     

     

     

    Su nombre se hizo familiar en el entorno eclesiástico y en el de los seglares cultos, hasta el punto que salió del Concilio convertido en una estrella. Sin embargo, su fulgor pronto empezó a languidecer entre los aperturistas, sobre todo porque quedó marcado por el movimiento de Mayo del 68, cuyos aires de libertad y de cambio le convirtieron en un acérrimo defensor de la fe frente al marxismo, el liberalismo y el ateísmo.

    Al regresar de Roma ocupó de nuevo su cátedra de Tübingen hasta 1969, año en que ganó por oposición la cátedra de Ratisbona, donde de nuevo siguió deslumbrando a Pablo VI, quien leyó las diversas obras que Ratzinger escribió sobre los trabajos del Concilio, un compendio, en definitiva, de sus lecciones universitarias: Introducción a la cristiandad (1968).

    Por ello, el 27 de junio de 1977, Pablo VI lo nombró obispo de Munich y lo elevó al cardenalato. Había acabado el Concilio, que en buena medida se quedaría en letra muerta, hasta el punto que la mayoría de los jóvenes curas, decepcionados, se alejaron de la Iglesia, y los sectores laicos más comprometidos empezaron a organizar sus propios foros de discusión al margen de la jerarquía.

    En 1978 Ratzinger fue testigo del llamado “verano de los tres Papas”: Pablo VI, el efímero Juan Pablo I (que inició el periodo de los Papas con nombre compuesto) y el imprevisto Juan Pablo II. Ratzinger asistió ya como cardenal al cónclave que eligió a Karol Wojtyla. El joven cardenal quedó deslumbrado por la entereza del nuevo pontífice, inflexible en el dogma y la moral católica y acérrimo enemigo de aquel régimen comunista que había amargado su juventud.

    Lo cierto es que Ratzinger dio un giro radical en sus postulados, hasta el punto que los devaneos de agio ornamento fueron quedándose difuminados, sobre todo a partir del momento en que obtuvo permiso para viajar a Varsovia y entrevistarse con el futuro Juan Pablo II, con quien trabó ya una sólida amistad.

     

     

     

     

     

     

     

    9ttp://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/ratzinger.htm

     

     

    El nuevo estilo del Papa polaco le fascinaría: simpático, cordial, viajero y flexible en el trato, pero inamovible en el dogma y, sobre todo, en la más rancia moral católica. La sintonía fue mutua, hasta el punto que, en 1981, Juan Pablo II lo nombró prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, institución que sucedía al Santo Oficio, de ingrato recuerdo.

    Prefecto eclesiástico10

    El cargo, que asumió en 1982, le fue como anillo al dedo a Ratzinger, quien ya se había apartado definitivamente de sus postulados progresistas y tenía el ojo puesto en los nuevos aires de liberación que flotaban en ciertos ambientes eclesiásticos. En ello coincidía plenamente con Wojtyla, que había traído a Roma un catolicismo beligerante, arcaico y fundado en un Derecho Canónico obsoleto. (En 1996 Juan Pablo II lo confirmaría en el cargo por tiempo indefinido.)

    En 1984, después de haberse enfrentado de nuevo con Küng, a quien había apartado de su cátedra de Tübingen en 1979 (en especial porque puso en entredicho uno de los dogmas del catolicismo, la infalibilidad del Papa, promulgado por el concilio Vaticano I, y hasta más tímidamente el de la divinidad de Cristo, ya establecida en el concilio de Nicea en 323), Ratzinger arremetió contra la llamada Teología de la Liberación con el documento Instrucción de la Sagrada Congregación de la Doctrina de la Fe sobre algunos aspectos de la Teología de la Liberación. Los pensadores más relevantes de ese movimiento fueron apartados de la docencia o simplemente decidieron alejarse de esta doctrina, como Boff o Gustavo Gutiérrez.

    Aquel mismo año de 1984, cuando la Santa Sede y el Estado Vaticano intentaban un tímido acercamiento a los países del bloque comunista situados detrás del telón de acero, Ratzinger, sin consulta previa, dijo urbi et orbi: “Los regímenes comunistas, que pretenden liberar al hombre, son sólo una vergüenza de nuestro tiempo”.

    La dinámica de la involución fue in crescendo, y se plasmó de forma inequívoca en el nuevo Catecismo de la Iglesia católica (1992) que le encargó el Papa y, sobre todo, en la carta Dominus Iesus (2000), firmada por Ratzinger y que asestó un duro golpe al incipiente diálogo con las otras iglesias cristianas. En ella se sostiene que “sólo en la Iglesia católica se encuentra la salvación”. Retrocedía al axioma obsoleto del Roma locuta, causa finita. Hacía apenas unos meses que Ratzinger se había repuesto de una hemorragia cerebral que le dejó secuelas en un ojo y que se reprodujo parcialmente en 1993, pero eso no fue óbice para que siguiera al frente de sus cargos de guardián de la ortodoxia. En los años noventa prosiguió su vasta obra con títulos como Evangelio (1996), La fe como camino (1997), De la mano de Cristo (1998) y Verdad, valores y poder (1998).

    10Ibid

     

     

    En noviembre de 2002 era ya decano del Colegio Cardenalicio y pareció que iba a solicitar la jubilación. Pero aguantó porque se sentía moralmente obligado a tomar el testigo de un Wojtyla que se apagaba a marchas forzadas. Es cuestionable que estuviera seguro de que él iba a ser el sucesor, a pesar de los rumores que corrieron poco antes del cónclave, al que asistían 115 de los 117 cardenales con derecho a voto.

    Lo cierto es que Ratzinger sonaba tanto o más que otros, como el cardenal de Milán, Dionigi Tettamanzi, representante del sector menos conservador. Ratzinger, que en la homilía del funeral de Juan Pablo II y en la de la misa previa al cónclave reivindicó las virtudes de la ortodoxia y denunció la dictadura del relativismo y a quienes, dentro del catolicismo, no se sujetan a los dictados de Roma, se perfiló como el incuestionable candidato de la mayoría, conservadora, con representantes de varias organizaciones influyentes: Opus Dei, Legionarios de Cristo o el movimiento Comunión y Liberación, entre otros.

    Con setenta y ocho años de edad, fue elegido 265º Papa de la Iglesia católica el 19 de abril de 2005. Con el nombre de Benedicto XVI sucedía a Juan Pablo II, que había fallecido el 2 de abril, después de haber ocupado el trono de san Pedro durante veintiséis años.

    El cónclave eligió nuevo Papa en apenas dos días, una de las decisiones más rápidas de la historia, tras las de Julio II (1503) y Clemente VIII (1592), que fueron elegidos en un solo día. Al balcón principal de la plaza de San Pedro se asomó “un humilde servidor de la viña del Señor” que se convertía en el Papa número 265, el primero elegido en el siglo XXI después de los ocho del siglo XX, y en el séptimo alemán, tras Gregorio V (996-999), Clemente II (1046-1047), Dámaso II (1048, porque falleció al cabo de un mes). León IX (1049-1054), Víctor II (1055-1057) y Adriano VI (1522-1523).

    Quizás, como varios de sus compatriotas, sea un Papa de transición, pero quienes le atienden aseguran que aún goza de una salud de hierro y que ostenta una gran preparación, que le ha merecido varios reconocimientos, entre otros el doctor honoris causa por la Universidad de Navarra (1998) y por la Facultad Teológica Papal de la polaca Wroclaw (2000). Además, desde 1992 es miembro de la Academia de las Ciencias Sociales y Políticas de París.

    Por el alborozo que la aparición de Benedicto XVI levantó en la plaza de San Pedro, cabe asegurar que los presentes tuvieron el Papa que esperaban y se merecían. Tomó un nombre inesperado, en honor de Benedicto XV, el genovés Giacomo Della Chiesa, que reinó de 1914 a 1922, y que se distinguió por la búsqueda de la paz en la I Guerra Mundial y favoreció la creación del Partido Popular, embrión de la futura Democracia Cristiana. Y, sobre todo, fue (quizás sea éste el motivo principal por el que Ratzinger escogió ese nombre) quien publicó el Codex Iuris Canonici (Código de Derecho Canónico, 1917).

     

     

    Pero los retos que esperan a Ratzinger son muy distintos: la globalización, el papel de la mujer, el celibato, el aborto, la libertad sexual, la creciente descatolización y aun descristianización del mundo, la alarmante falta de vocaciones sacerdotales, el diálogo con las otras religiones, la crisis teológica… Y, en particular, el avance de la Iglesia evangelista en América Latina (en pocos años ha captado a más de 24 millones de católicos) y de la hegemonía creciente del islamismo en África y Asia. Temido y admirado a partes iguales por progresistas y conservadores, Benedicto XVI tiene ante sí el difícil reto de dirigir y guiar los designios de la Iglesia católica en el siglo XXI.

    De Juan Pablo II a Benedicto XVI

    1.        Breves antecedentes Históricos12

    La transición de Juan Pablo II a Benedicto XVI ha sido seguida paso a paso por millones de televidentes. Católicos o no, a todos nos afecta lo que piense el nuevo Papa. Será el líder espiritual de uno de cada seis habitantes del mundo. ¿Cuál ha sido el legado de Juan Pablo II? ¿Qué implicará el presente cambio? ¿Por qué las ideas papales serán debatidas cada vez más en nuestras sociedades? ¿Por qué, católico o no, probablemente me veré envuelto en estos debates? El tema es válido, como veremos, para creyentes y no creyentes.

    2.El programa de Juan pablo II13


    A partir del Concilio Vaticano II (1962-1965) y hasta el comienzo del pontificado de Juan Pablo II, la Iglesia Católica experimentó un conjunto de cambios progresistas en todas las áreas. Entró en verdadero diálogo con "el mundo" y de ese diálogo surgieron muchos cambios positivos. Entre ellos: un importante sector asumió la búsqueda de una mayor justicia para los pobres y para otros sectores marginados, se realizó un fructífero diálogo y armonía crítica con ciencias muy diversas (ciencias sociales, psicología, biología evolutiva, astronomía, etc.), la teología se renovó y pluralizó enriqueciendo la reflexión cristiana y el ecumenismo…

    Sin embargo, no todos estuvieron de acuerdo con esas tendencias y así surgió un ala progresista y un ala conservadora, ambas con muy importantes matices en su interior. Pablo VI, pontífice en ese entonces, buscó mantener la unidad entre ambas corrientes avivando el diálogo con el fin de que, poco a poco, la Iglesia fuera encontrando su nuevo camino y una mayor unidad en la pluralidad.

    En ese contexto, al morir Pablo VI y tras el muy breve reinado de Juan Pablo I, fue electo nuevo Papa Karol Wojtyla, quien asumió las riendas de la Iglesia en 1978 con el nombre de Juan Pablo II. Con el correr del tiempo pudo apreciarse con claridad cuál era el objetivo de su Mandato. Este no era otro que lograr la restauración en la Iglesia, es decir, neutralizar suficientemente al sector progresista y retomar plenamente el dominio conservador dentro de la Iglesia para así incidir con fuerza sobre las sociedades actuales. Su pontificado duró 26 años, fue uno de los más largos de la historia eclesiástica y eso le permitió el tiempo suficiente para llevar a cabo su proyecto restaurador.

    Podemos decir que su metodología de acción consistió en dos puntos fundamentales. El primero de ellos, hacia los fieles católicos y la población religiosa en general, fue aprovechar la "religiosidad popular" del mundo actual para reforzar en ella los aspectos religiosos conservadores. En esa dirección se sitúa: viajar hacia diversos países (visitó más de 130 países y recorrió más de un millón de kilómetros -el equivalente a ir de la tierra a la luna tres veces-); utilizar los medios de comunicación social para reforzar dicha religiosidad en diversos aspectos (providencialismo, verticalismo, etc.); canonizar a un sinnúmero de santos para favorecer una renovada adhesión al catolicismo en cada país o región; mostrarse como un Papa cercano, predicando una doctrina clara y simplista y apelando principalmente a la dimensión sentimental de las masas.

    El segundo punto metodológico estuvo dirigido hacia dentro del aparato eclesiástico buscando descabezar a la corriente progresista. En esa dirección se sitúa:

    a) La persecución a 164 teólogos progresistas ocupados en temas muy diversos, entre ellos: Boff (opción preferencial por los pobres, visión de la Iglesia), Curran y Keanne (moral católica), Schillebeeckx y Kung (visión de la Iglesia), Mc Neill (homosexualidad), Kosnik (sexualidad); Sobrino (visión del Jesús histórico); Balasuriya (incultuación); Gutiérrez (método teológico).
    b) El hostigamiento a personalidades relevantes de la Iglesia comprometidas en la lucha por los pobres y otras causas de avanzada: Mons. Oscar Arnulfo Romero, Sergio Méndez Arceo, Samuel Ruiz, Ernesto Cardenal, Pedro Casaldáliga, Ignacio Ellacuría, Amando López, Juan R. Moreno y muchos más (varios de ellos mártires).
    c) La sustitución progresiva, a lo largo del pontificado, de obispos y cardenales progresistas por nuevos eclesiásticos conservadores, aunado al retroceso en los contenidos doctrinales que se enseñaban en los seminarios.
    d) El bloqueo consistente a diversas órdenes religiosas progresistas (los jesuitas y dominicos, por ejemplo) y su sustitución por un nuevo organismo restaurador: el Opus Dei.
    e) El impulso a nuevas formas de organización laical con contenido exigente en lo que toca los comportamientos personales pero poco inclinados a integrar una dimensión social en pro de los más necesitados. Paralelamente, se combatían las comunidades eclesiales de base presentes en la lucha por la justicia social como expresión de su fe.
    f) La sustitución, paralela a todos esos cambios, del pluralismo teológico post-conciliar por un cuerpo uniformado de doctrina expresado a través de cartas pastorales, encíclicas, derecho canónico y catecismo.

    El articulador del segundo punto metodológico, la represión al interior de la Iglesia fue, desde 1981, el Cardenal Joseph Ratzinger. Era el responsable de la Congregación para la Doctrina de la Fe, nombre actual de la muy conocida Inquisición. Desde esa posición, siendo un personaje clave en la estructura Vaticana y en la política restauradora de Juan Pablo II, llegó a ser decano del actual colegio Cardenalicio integrado por 117 cardenales con derecho al voto para elegir un nuevo Papa.

     

    11ttp://www.solidarigay.com/phpindex/html/modules.php?name=News&file=article&sid=118

    12Ibíd.

    13Ibíd.

     

     

    3.Resultados de la Política Vaticana14


    3.1. Sus logros.

    Con 26 años de margen para impulsar esa política, podemos decir que el resultado fue exitoso en cada de las dos vertientes metodológicas y, más aún, al combinarse una con otra. Así, mientras el Papa visitaba países levantando multitudes y fortaleciendo una religiosidad tradicional, el movimiento progresista era paulatinamente descabezado. Los ruidos de la multitud avivando al Papa estaban íntimamente unidos al silencio que el Cardenal Ratzinger imponía, de una u otra forma, al ala progresista de la Iglesia.

    Este resultado se vio reforzado ante la caída del bloque soviético cuyo primer eslabón fue la Polonia natal de Juan Pablo II. Ahí, su mensaje hacia la religiosidad popular polaca, tocó los hilos de la cultura nacional e identidad. Ese conjunto ideológico devino posteriormente en fuerza material al integrarse en el sindicato solidaridad e iniciar por esa vía la caída del régimen encabezado por Jaruzelsky. Tras el efecto dominó en los países del Pacto de Varsovia y la posterior caída del régimen soviético, el Papa emergió con un innegable prestigio mundial. Esos mismos acontecimientos provocaron paralelamente una oleada conservadora generalizada y una nueva era simbolizada por Ronald Reagan con quien, por distintas causas y métodos, la política vaticana coincidía y se articulaba en gran medida.

    El resultado final fue una Iglesia restaurada en donde los sectores progresistas, aunque ciertamente aún existen, están sumamente debilitados en sus posibilidades de hacer contrapeso significativo al integrismo vigente. Esta realidad refuerza y es reforzada por las actuales tendencias mundiales conservadoras representadas ahora por George W. Bush. No solo las fuerzas progresistas de la Iglesia Católica están en cierta forma contra la pared, sino también las fuerzas progresistas del mundo.


    3.2. Sus debilidades.

    Pero la política restauradora también pagó serios costos. De múltiples formas alejó a muchos;  muchos sectores de sus flias. Entre ellos:

    -a los que deseaban una religión que favorecía moral y realmente cambios estructurales a favor de los pobres en nuestras sociedades, a  las multitudes de mujeres como lo muestran las diminuidas tareas de natalidad de muchísimos países, que usan pastillas anticonceptivas enfrentando las prohibiciones de la iglesia.

    -a los homosexuales que, incorporando los resultados de las ciencias psicológicas, luchan por sus derechos humanos y no quieren ser discriminados por sus preferencias sexuales.

    -a activistas contra el VIH-sida que consideran que usar un preservativo es mejor -o al menos  un “mal menor”- que al morir de sida

    -a las jóvenes que no entienden por qué un adolescente de su edad puede aspirar a ser sacerdote; pero ellas no.


    -a los jóvenes candidatos al sacerdocio que no entienden el por qué de la necesidad del celibato, si la Iglesia vivió sin esa disposición sus once primeros siglos;
    - y a los que, en definitiva, querían una iglesia en sintonía con nuestros tiempos.
    Importantes escándalos sacudieron la Iglesia dirigida por Juan Pablo: el abuso sexual de sacerdotes contra menores, la violación de monjas por parte de sacerdotes en África para protegerse de los peligros del sida, la corrupción en Instituciones Bancarias ligadas al Vaticano (Baste recordar el caso del Banco Ambrosiano de Milán, cuya quiebra fue una colosal estafa que costó a los acreedores y a los contribuyentes italianos 287 millones de dólares y a los fieles de la Iglesia al menos 241 millones de dólares y cuyo director, el banquero Roberto Calvi, fue hallado ahorcado bajo un puente de Londres). Y, en todos esos casos, el intento sistemático de la Iglesia en ocultar dichos problemas.
    Durante el papado de Juan Pablo II muchos fieles dejaron el catolicismo para refugiarse en iglesias evangélicas, disminuyó enormemente la asistencia a misa en muchos países y se incrementaron los problemas para reclutar y lograr la perseverancia de jóvenes seminaristas.
    No pocos han señalado que buena parte de los escándalos pudieran haberse evitado abriendo las puertas a algunas de las reformas propuestas. Por ejemplo, permitir sacerdotes casados (sea desde una tendencia hetero u homosexual como ya lo hacen algunas Iglesias protestantes), evitaría un conjunto de insanas relaciones y transparentaría con mayor claridad a los que tienen problemas de orden psíquico (paidofilia) para ser así psicológica y fraternalmente atendidos antes de causar daño. Ciertamente eso no evitaría totalmente la ausencia de abusos a menores y a religiosas pero, lejos de la situación actual en que se tiene conciencia que apenas se conoce la punta del iceberg, los casos disminuirían enormemente. Al mismo tiempo, de permitirse la ordenación de mujeres, el alcance numérico de ministros de la Iglesia fácilmente duplicaría o triplicaría el número actual de sacerdotes permitiendo una mejor atención a los fieles. Mucho más si el celibato no fuera una obligación para hombres y mujeres, heterosexuales u homosexuales, que tras cuidadosa formación teológica y espiritual, pudieran ejercer su ministerio con transparencia personal. ¡Cuántos jóvenes de ambos sexos tienen profundas vivencias religiosas e inclinación al servicio y sin embargo no dan un paso hacia el sacerdocio por constatar, con realismo, que no tienen el don del celibato!
    Pero la realidad o su tendencia no es esa. Al contrario. La última elección papal muestra el serio intento de continuar y profundizar el camino restaurador.

    3.3. La perspectiva de Benedicto XVI

    El Cardenal Ratzinger fue electo tras solo dos días de deliberación. Fuentes generalmente bien informadas señalan que al parecer estuvo cerca de alcanzar 100 de los 117 votos totales en dicha elección. Esto nos confirma que no hay debate interno: la Iglesia Católica está casi plenamente en manos del sector restaurador. Casi todos los Cardenales fueron electos por Juan Pablo II con una ideología obviamente integrista. Y, desde hace 24 años, Ratzinger fue siempre consultado por el Papa al hacer nuevos nombramientos. En este sentido podemos decir que el nuevo Papa, Benedicto XVI, es la expresión victoriosa de la política desarrollada por Wojtyla.

    Sin embargo esto no quiere decir que el Mandato del nuevo Papa será fácil. Esto se debe a que, muchos de los puntos especialmente conservadores de la Jerarquía Eclesiástica, serán debatidos necesariamente por la sociedad civil y política de una gran cantidad de países. En efecto, asegurado el control a lo interno de la estructura.

     

     Eclesiástica, el Vaticano está comenzando a ordenar que católicos que ocupan puestos políticos actúen pública de que funcionarios del Estado no autoricen el uso del condón.

     Como una de las varias medidas para combatir el sida o la prohibición a legisladores católicos de permitir legalmente lo que el Vaticano considera errado. Es de esperar que tendencias de este estilo se acentúen en el pontificado de Ratzinger, principalmente en sociedades poco laicas como las latinoamericanas.

    En esa medida, importantes sectores de la sociedad que no son católicos y que piensan en forma diversa al Papa, se opondrán, con todo derecho, a que se impongan en su sociedad civil los preceptos propios de una religión que no es la suya. Pero no solo ellos. Los católicos laicos que no concuerden con el Papa Benedicto también se podrán oponer y con pleno derecho.

    ¿Por qué decimos esto último? No se puede negar y olvidar que los católicos están obligados a obedecer al Papa cuando este habla ex cátedra. En ese caso implica infalibilidad y está referida a aspectos revelados tales como: los dogmas de la divinidad de Cristo, la institución de los sacramentos por Cristo, la Inmaculada Concepción y Asunción, etc. Pero no son estos los temas que están abiertos en debate actual.

    Existen, además de ellos, una gran cantidad de temas que pertenecen a enseñanzas no infalibles y que aparecen expresadas en encíclicas, exhortaciones apostólicas y declaraciones (vengan del Papa o de Congregaciones Romanas). Normalmente un católico los considerará materia razonada, segura y convincente. Pero hay ocasiones en que puede y debe legítimamente disentir. Así, en cuestiones de actualidad, iluminadas por nuevos avances de las Ciencias, tienen obligación de escuchar con corazón abierto las razones Papales, de estudiar con seriedad los pros y contras del tema en debate pero, finalmente, de seguir su propia conciencia. Incluso los Documentos del Concilio Vaticano II (Lumen Gentium, art.37 y Gaudium et Spes, art.62) y del Derecho Canónico (Canon 212, 3) así lo reconocen: "En la medida de la ciencia, de la competencia y del prestigio que poseen, tienen el derecho y aún a veces la obligación, de manifestar su parecer". Y citan además a Pío XII quien dijo: "En las batallas decisivas, es muchas veces del frente (y no del mando), de donde salen las más felices iniciativas". Pedro, el primer Papa, fue duramente criticado por el laico Pablo de Tarso: "Cuando Pedro vino a Antioquia, abiertamente me opuse a él -afirma-, pues era digno de reprensión" (GAL.2,11). Posteriormente Pedro daría la razón a Pablo.

    La crítica razonada es necesaria. Tomemos tan solo un ejemplo de la historia. Por mucho tiempo, fue parte de las enseñanzas no infalibles del Papado la justificación de la esclavitud. Nos preguntamos ¿qué hubiera sucedido en la Iglesia y en la sociedad si no hubiese habido voces valientemente críticas de tal posición?

    Algunos han señalado que un único punto pudiera ser novedoso en el pontificado de Benedicto XVI y es el eventual llamado y acción en contra de la guerra y a favor de la paz en el mundo. De hecho, en múltiples ocasiones, Juan Pablo recordó esta necesidad. Se opuso a las guerras del Golfo ("La guerra contra Irak -expresó- no tiene ninguna justificación moral"), se pronunció contra la guerra de Kosovo, se resistió a la guerra de Afganistán. También se opuso al embargo contra Irak y Cuba. Reivindicó el derecho de los palestinos a constituir una nación. La paz entre los pueblos, basada sobre la justicia en sus relaciones, fue para él un leitmotiv constante. Fue así porque la denuncia de las causas reales de las guerras no fue muy explícita.Los profundos lazos entre guerra y poderes económicos mundiales no fueron expresados. Ello hizo que el discurso perdiera gran parte de su credibilidad. Ratzinger tomó el nombre de Benedicto como inspiración para luchar por la paz mundial. Pero, ¿logrará ir más allá de lo realizado por Juan Pablo II? ¿Se atreverá a enfrentar imperios que buscan un nuevo reparto del mundo especialmente en la más rica región petrolera de nuestro planeta? No son pocos los que piensan, y nosotros entre ellos, que, también acá, Ratzinger se quedará corto. No será fácil perder el apoyo de los gobiernos conservadores de países altamente desarrollados. No es fácil seguir a Jesús hasta la cruz.

    Recapitulando todo el conjunto podemos afirmar que, probablemente, lo que ha sido en gran parte un debate al interior de la Iglesia Católica pasará a ser un debate de las sociedades democráticas en forma cada vez más evidente. Sociedades, no hay que olvidarlo, en las que también existen fuertes corrientes conservadoras dotadas de importantes medios de comunicación. Pero en donde también existen fuerzas formidables de creyentes y no creyentes que, tomando amplia distancia del afán de consumo y el hedonismo, harán valer sus convicciones ciudadanas para impulsar, así lo esperamos, un mundo más equitativo y solidario.

     

     

    Origen de la palabra Papa14

    La palabra "Papa" proviene del latín papas y ésta del griego πάππας (páppas), "papá", usado en oriente como signo de respeto con obispos y presbíteros y en occidente desde el siglo III específicamente a los obispos. Mencionado en relación al obispo de Roma desde el siglo V como "Papas Urbis Romae" y con exclusividad desde el siglo VIII.

    Otra explicación es que puede ser el acrónimo de las palabras latinas Petri Apostoli Potestatem Accipiens, que quieren decir "El que recibe la Potestad del Apóstol Pedro". Gregorio XI ordenó el título como modo formal de nombrar a los obispos de Roma.

    Propuesta por Urbano II, tras el Gran Cisma, para designar a todos los primeros pontífices de la religión católica en 1098, reúne las iniciales de:

    • Pedro (primer encargado de la iglesia)
    • Apóstol (que significa 'enviado')
    • Pontífice ('constructor de puentes (entre el ser humano y Díos)')
    • Augusto ('consagrado').

    Una tercera explicación es que es la unión de las dos primeras sílabas de las palabras latinas: Pater y Pastor, que se traduce como "Padre y Pastor"

     

    13 Ibíd

    14 http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=5897

     

    Orígenes del título15

    La visión de la Iglesia Católica de los relatos evangélicos en torno al apóstol Pedro resalta su preeminencia sobre los demás apóstoles: Jesús le da un nombre especial, Cefas (Roca) (MC 3,16; Juan 1,42), el cual señalaría la futura misión del apóstol. Unido a las menciones siempre nombrándolo primero que hacen los evangelistas de él, incluso recibiendo el título de "el primero" (MT 10,2) y sobre todo en Mateo 16, 13-20 donde Jesús le hace entrega a Pedro de las "llaves del reino de los cielos" y se refiere a él como la roca donde fundaría su Iglesia. Luego de la resurrección Jesús nuevamente le menciona su papel: "apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas" (Juan 21, 15-17) donde apacentar en términos bíblicos es "gobernar" (ejemplo Hechos 20,28). Según la visión de la Iglesia Católica, el evangelio reflejaría la voluntad de Jesucristo de que sus discípulos permanecieran unidos bajo la dirección de Pedro, a quien Jesucristo dio ese nombre en un momento solemne, llevando a sus apóstoles a una ciudad edificada junto a una roca, Cesárea de Filipo: "Y yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta roca, Yo edificaré mi Iglesia y el poder del infierno no prevalecerá contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los cielos; y todo lo que atares sobre la tierra será también atado en los cielos; y todo lo que desatares sobre la tierra será también desatado en los cielos" (Mateo, 16, 13-20).

    La interpretación de las llaves del Reino de los Cielos actual no se hizo hasta el papa Gregorio VII. La interpretación más común de los Padres de esta metáfora es la predicación de Pedro, el cual abrió el Reino de los Cielos a los judíos (Hechos 2) y a los gentiles (Hechos 10).

    Otros hechos bíblicos mostrarían el papel de dirección que tiene Pedro: se encarga de iniciar la dirección del que tomaría el lugar de Judas (Hechos 1,15), el primero en salir a hablar luego de la venida del Espíritu Santo (Hechos 2, 14), el primero en hablar en el concilio de los apóstoles (Hechos 15, 17). Todo ello es interpretado por la Iglesia Católica como muestra del papel y misión que Jesús dio a Pedro en relación con la Iglesia que él supuestamente fundaría.

    Por tales motivos Pedro es considerado dentro de la Iglesia Católica como el primer Papa. Aunque en aquel tiempo no llevaba el título pero sí la misma función y autoridad.

    Pese a esto, muchos Padres de la Iglesia dicen que la piedra a la que se refiere Cristo es su confesión, no Pedro; pero sin rechazar el pontificado.

     

    Autoridad del Papa16

    El gobierno jerárquico de la Iglesia Católica se basa en la autoridad de los sucesores de los apóstoles, llamados obispos, reunidos en concilio bajo la autoridad del primero de los obispos. Para los católicos romanos, éste es el obispo de Roma, llamado Papa, porque tanto Pedro (que primero se trasladó de Jerusalén a Antioquia de Siria) como Pablo murieron en Roma. Ésta es una de las razones por la que, a partir del siglo XI, la iglesia de esa ciudad fue reconocida por la Iglesia de Occidente como cabeza de las demás iglesias católicas romanas: por haber tenido dentro de sí a dos apóstoles, dándole por ello mayor autoridad frente a otras ciudades que sólo habrían tenido a uno. Para el caso de Pablo, además del testimonio de sus cartas desde la prisión romana, existen testimonios arqueológicos y escritos de su martirio en Roma. Más importante es el caso de Pedro, a quien los católicos considera que suceden los 264 papas que después de él han regido la Iglesia Católica Romana.

    Tradición católica17

    Para los católicos, el Papa es el Obispo de la Diócesis de Roma. Según la tradición católica, desde que San Pedro se estableció para predicar el Evangelio en la ciudad y nombró su sucesor a uno de los Presbíteros de la ciudad, se ha establecido la ciudad como la sede de la Iglesia Universal.

    En el principio a los sucesores de San Pedro se los llamaba simplemente obispo de Roma. El título de Papa viene a ser usado muchos siglos después.

    Actualmente, el Papa ostenta también oficialmente los siguientes títulos:

    • Obispo de Roma.
    • Vicario de Cristo.
    • Sucesor del Príncipe de los Apóstoles.
    • Pontífice Supremo de la Iglesia Universal.
    • Primado de Italia.
    • Arzobispo y Metropolitano de la Provincia Romana.
    • Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano.
    • Siervo de los Siervos de Dios, Servus Servorum Dei.
    • Padre de los reyes.
    • Príncipe de los Obispos.
    • Pastor del Rebaño de Cristo.

    Su elección se realiza en cónclaves, en los que los cardenales votan al nuevo Papa (es un cargo vitalicio). Desde principios del siglo XIX, si hay acuerdo, se proclama mediante la fumata blanca, en caso contrario se anuncia con la fumata negra y se prosiguen las votaciones. A partir de 2006 el Papa Benedicto XVI renunció al título de "Patriarca De Occidente". El "Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos" publicó una nota en marzo de ese mismo año donde se explicaba

    Desde el punto de vista histórico, los antiguos Patriarcas de Oriente, fijados por los Concilios de Constantinopla (381) y de Calcedonia (451), se referían a un territorio claramente circunscrito, mientras que el territorio de la Sede del Obispo de Roma no estaba bien definido. En Oriente, en el ámbito del sistema eclesiástico imperial de Justiniano (527-565), junto a los cuatro Patriarcados orientales (Consta El Papa es la cabeza de la Iglesia Católica Apostólica Romana y Jefe del Estado de la Ciudad del Vaticano. Es el obispo de Roma, y es conocido entre los católicos como Sumo Pontífice (del latín summus pontifex, "máximo constructor de puentes", tomado de los emperadores romanos, entre cuyas obligaciones estaba la de construirlos) y también como Vicario de Cristo.

     

     

     

    Insignias papales18

     

    Funciones del Papa19

    Al obispo de Roma, corresponde la tarea de enseñar la verdad revelada y mostrarla a los hombres. Es una misión eminentemente positiva, no se limita a condenar los errores doctrinales. El Papa realiza esta misión de enseñanza de tres modos principales, explicaba Juan Pablo II: “Ante todo, con la palabra”; en segundo lugar, mediante escritos, propios o publicados con su autorización por la Curia Romana; tercero, mediante iniciativas institucionales para impulsar el estudio y la difusión de la fe, como se suele hacer a través de distintos consejos pontificios (Catequesis de Juan Pablo II).

    Esta autoridad doctrinal suprema reside a la vez en el colegio episcopal junto con su cabeza, el Papa. Así se manifiesta, de modo singular, en los concilios ecuménicos.

    El Papa es la cabeza de la Iglesia Católica Apostólica Romana y Jefe del Estado de la Ciudad del Vaticano. Es el obispo de Roma, y es conocido entre los católicos como Sumo Pontífice (del latín summus pontifex, "máximo constructor de puentes", tomado de los emperadores romanos, entre cuyas obligaciones estaba la de construirlos) y también como Vicario de Cristo.

    El actual Papa es el antiguo Cardenal alemán Joseph Ratzinger, intitulado como Benedicto XVI.

    15 Ibíd.

    16 Ibíd.

    17 Ibíd.

    18 Ibíd.

    19 Ibíd.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    ANEXO

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    ENTREVISTAS

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Licenciado en Ciencias teológicas

    Pastor Evangélico de la Iglesia Bautista de la Evangelización Mundial sede Lujan.

    Sr. Jorge Ovando

     

     

     

    1-¿Desde el punto de vista específicamente teológico, calificaría usted al actual Pontífice como un  teólogo conservador, contrapuesto a las corrientes comúnmente denominadas progresistas?

     

    -Por lo que tengo entendido, lo que escucho y leo, es un  teólogo conservador, ha sido prácticamente el mentor de la doctrina católica más conservadora.

    Él plantea justamente una doctrina ortodoxa que tiene que ver todo lo antiguo que caracterizo la Iglesia Católica, por lo tanto entiendo que va a tener dificultadles para integrar a otras corrientes que son mas modernistas.

    Con respecto a  la propuesta que comúnmente se escucha que va a mantener la misa en latín o va a proponer volver a lo antiguo, entiendo que eso complicaría  mucho el entendimiento del mensaje de la palabra de Dios, debido a que muchas personas se le complica entender en castellano, mucho mas en latín y ¿Yo no se como entraría en una in transición hasta que la gente aprendiera el latín? y ¿Que relación tendría eso con la praxis cristiana de entender el mensaje y poner por obra lo que la palabra de dios nos dice? O sea: entiendo que eso va a complicar mucho la vivencia  cristiana, en si porque la vivencia cristiana se traduce de lo que uno entiende de la palabra de Dios; porque la palabra de Dios no es un texto para ser entendido y meramente quedar en la mente, ¡Sino que se tiene que traducir en una acción concreta de la aflicción para el prójimo!

    Y eso me resulta difícil, de que como va a traducir eso para el idioma vernáculo o sea de la gente común y corriente o un mensaje que trasmitido en latín, ¿Como la gente lo va a entender y lo va a aplicar a su propia vida? Eso me complica el hecho de pensar de que como va a suceder dentro del mundo católico.

     

    2-¿Cual es su opinión con respecto a la imagen  que percibe de los medios?

     

    -Y de por si la función de eminencia tiene carismas, que quiere decir: Que esta rodeado de ciertos misticismos, que el simple y común de las personas lógicamente lo endiosa o lo diviniza, pero eso es propio de la eminencia que tiene una persona que ostenta cierto poder o rango dentro de una iglesia.

     

     

    3-¿Cree usted que ciertas expresiones “fundamentalistas” o “integristas” de la tea católica como las corrientes vinculadas a Marcel Lefevre, tendrían mejores oportunidades de reinserción en el cuerpo institucional de la Iglesia?

     

    -Seguro me imaginó que ahora estaría totalmente de acuerdo esta tendencia con la apertura del nuevo Papa,  a esa corriente que en un tiempo fue muy cuestionada.

     

     

     

     

     

     

    Sacerdote Padre.

    Licenciado en Ciencias Teológicas

    Rector de la Basílica Nacional de Lujan.

    Sr. Jorge Torres Carbonel

     

     

     

    1-Desde el punto de vista específicamente teológico, ¿Calificaría usted al actual pontífice como un teólogo conservador contrapuesto a las corrientes comúnmente denominadas progresistas?

     

    -Yo le respondo como sacerdote en comunión ministerial con mi obispo y mi obispo con el papa: La cabeza visible de la iglesia, de Jesús cristo en la tierra, por lo tanto:  Aquel que es el sucesor del apóstol Pedro a quien el señor Jesús le confió las llaves  del reino, para todo lo que ate en la tierra será dado en el cielo y todo que desate en esta tierra quedará desatado en el cielo; así el apóstol Pedro, en este caso su sucesor Benedicto XVI, es el que perpetua en la historia y el tiempo el ministerio sacerdotal de nuestro señor Jesús cristo,

    -Desde este punto de vista, yo le puedo responder esta pregunta en cuanto, que el santo padre: es un teólogo conservador, ¿Porque ser conservador? Es  justamente conservar los principios que nos han sido confiados por el ministerio divino, que por pedido de nuestro señor Jesús cristo. Y toda persona desde esta concepción, es conservadora, ahora: ¡Si uno quiere interpretar la palabra conservador desde el punto de vista ideológico; es cierto que lo puede mal interpretar al santo padre y su manera también  de pensamiento!

    -¿Contrapuesto a las corrientes denominadas progresistas?, le contesto que no, porque el progresismo en el verdadero sentido etimológico de la palabra es legitimo y toda persona naturalmente debe ser progresista ¿Porque?, Porque debe adaptarse a la cultura del momento, al desarrollo de los pueblos y de la persona humana como tal, por lo tanto el santo padre, podría decirle que es una persona progresista también, ahora muchos pensadores interpretan el progresismo desde el punto de vista ideológico como puede ser el Marxismo, que a toma una idea y la hace progresar desencarnadamente de la humanidad o el capitalismo y tantas otras ideologías que con el tiempo no se sustentan, entonces le podría decir para concluir que el Papa: ¡Es un verdadero Conservador y Progresista en el sentido propio de la palabra!

     

     

    2-¿Surgen de un estudio de las obras y pronunciamientos diversos de Joseph Ratzinger Benedicto XVI, evidencias de un giro de pensamiento?

     

    -Desde ningún punto de vista, porque Benedicto XVI en su persona no deja de ser: Joseph Ratzinger, quien fue el encargado del dicasterio de la defensa de la doctrina  de la fe antes de ser electo por el consejo de los cardenales, como el sucesor del apóstol Pedro Papa de la Iglesia Universal; por lo tanto lo que cambio en su misión, no es lo mismo ser un cardenal colaborador directo del Papa a ser la cabeza de toda la Iglesia si podríamos decir que ha cambiado su misión pero en ningún momento de un giro de pensamiento.

     

     

     

    3-¿Cree usted que expresiones fundamentalistas o integristas que la doctrina católica con las corrientes de Marcel de Lefebre tendría mejores oportunidades de reinserción el  cuerpo institucional de la iglesia?

     

    -Considero que todos los cristianos desde el punto de vista  del bautismo como hijos de Dios, somos participes de la familia de la iglesia y al mismo tiempo responsables de la construcción del reino de Dios entre nosotros; todos tenemos la misma inserción el cuerpo institucional de la iglesia puede ser que críticos no tan objetivos de la realidad, del mundo contemporáneo, puedan ver solamente en este tipo de personas o instituciones o corrientes de pensamiento como es la de Marcel  Lefevre, simplemente un atentado contra la integridad de la iglesia nada señor mismo le promete a Pedro que ningún mal será  la piedra de la Iglesia: “ Pedro tu serás la piedra de la iglesia y ningún mal prevalecerá contra ella, por ende es decir por añadidura ninguna persona como ningún otro tipo de comunidad puede atentar contra la integración de la iglesia como tal”.

     

     

    4-¿Caracterizaría los rasgos determinantes de la personalidad del actual pontífice a la luz de su vida y de su obra?

     

     -Lo caracterizo como un hombre integro, un teólogo por excelencia, una persona sabia por su vida y por su obra y capaz justamente de contribuir en estos tiempos al bien de la Iglesia que esta inmersa en un gran secularismo y una gran relativizacion de los valores cristianos creo que es un signo de Dios para estos tiempos y al mismo tiempo creo que es justamente  la presencia  que Dios quiere darle a su iglesia.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Licenciado en relaciones Internacionales

    Licenciado en Ciencias Teológicas

    Sr. Jesús Manuel González

     

     

     

    1-El actual Pontífice es, desde hace bastante tiempo un personaje de reconocida influencia en los asuntos internacionales:

    a- ¿Cuales, juzga usted, serían las acciones de mayor gravitación o influencia en los acontecimientos de la última década?

    b. ¿Cree  que bajo este pontificado, se alcanzará una mayor y mejor presencia en la política internacional y en la resolución de conflictos?

     

    a-Las acciones de mayor influencia en los acontecimientos de la última década:

    Evidentemente el pontificado de Juan pablo II ha sido de gran influencia en varios acontecimientos de rango mundial. Cabe destacar su presencia en la caída del comunismo en Polonia y su papel protagónico en la destrucción del Muro de Berlín. Entre ambos sucesos despunta la desaparición de la URSS tras la propuesta sorprendente de Gorbacovf en junio de 1987. En todas estas situaciones se vio la mano de la Santa Sede, mucho más inclinada a lo político que a lo pastoral y espiritual. Estaba en juego un triunfo: la visión aristotélica del hombre y la sociedad, el entendimiento del poder tal y como lo había concebido Bonifacio VIII, allá en la Edad media.

     

    Todos los demás aspectos (diálogo con otras religiones, el ecumenismo entre cristianos, la lucha contra el consumismo deshumanizante) no fueron más que meras pantallas ocultadoras de otra realidad: la lucha por el poder significativo en el mundo que se materializaría por el esfuerzo papal de que la Constitución Europea reconociera el origen cristiano del Viejo Continente.

     

    b-Este Pontificado, llamativo y extraño, no se preocupará mucho por su presencia en política internacional. De hecho, creo reconocer en las acciones relevantes de Benedicto XVI una despreocupación por esas cuestiones. No tuvo ningún problema en afirmar la violencia del Islam para imponer su fe. Tampoco se preocupó en reflexionar un poco antes de afirmar en Aparecida (Brasil) que los nativos americanos habían aceptado la fe cristiana, sin ninguna clase de presión por parte de ésta. Quiero decir que semejantes atropellos a la verdad histórica, semejante despreocupación por las consecuencias de ciertas afirmaciones, hablan de otra despreocupación: los conflictos internaciones no preocupan al santo Padre. No entiende a la iglesia como una sociedad que tenga algo que decir en política internacional. Su preocupación fundamental es centrípeta: sabe que la Iglesia se está desmoronando y ha de hacer algo para salvarla de las consecuencias negativas. La santa sede no tiene esperanza en el género humano.

     

     

    2.- ¿Cómo percibe usted el curso de las relaciones entre la Santa Sede y las Iglesias Regionales, en especial la de América Latina?

     

    - Las relaciones entre la Santa Sede y la Iglesia latinoamericana no están pasando por su mejor momento. Roma sabe y conoce perfectamente que la catolicidad ha muerto en los corazones de los latinoamericanos. Por eso Roma tiene claro quién es su mayor enemigo en este continente: las religiones puras de los nativos. Por eso se canonizará a un nativo mapuche: Ceferino Namuncurá. Es una decisión de política espiritual o de espiritualidad política. Roma sabe que, de seguir así las cosas, el próximo cisma tendrá su origen en este continente. Nuestros ojos lo verán. Muy pronto.

     

    3- El actual Papa, según sus propias declaraciones a puesto el aventó en su futura acción diplomática y pastoral en la difícil inserción de La Iglesia en China, ¿Cree usted que los pasos dados por el pontífice, están orientados en la dirección correcta para el logro de este objetivo?

     

    -Para que la Iglesia Católica se inserte en China han de suceder antes muchas cosas. La primera es el desmantelamiento del la Iglesia Popular China, presente en ese país desde hace muchos años. Y eso no lo va a permitir el gobierno chino, puesto que es una extensión más de ese poder gubernamental. En segundo lugar, China no necesita más aliados intelectuales estadounidenses en su territorio humano. Y la Iglesia lo es. Lo previsible es que pase mucho tiempo antes de que una facción ultra conservadora católica madure en China.

     

    4-¿Cómo caracterizaría los rasgos determinantes de la personalidad del actual pontífice a la luz de su vida y obra?

     

    .- La personalidad de Benedicto XVI es extraordinaria. Hombre austero y coherente con su pensar. Rígido y convencido de la verdad que predica. Su cultura filosófica y teológica es extraordinariamente rica. A Benedicto no le importa el número de católicos que pueda haber en el mundo. Le preocupa que la catolicidad sea bien definida. Y esa catolicidad estaba clara y nítida antes del Concilio Vaticano II. Benedicto  no acepta la esencia de ese Concilio. Por eso instrumentó pasos para las misas en latín, por eso ha mantenido conversaciones con los ultra conservadores europeos. Benedicto no sueña (al contrario que Juan Pablo II) con plazas llenas de jóvenes, ni con grandes viajes apostólicos, ni con misas masivas en estadios de fútbol. Todo eso es circo para él. Benedicto busca la redefinición católica de su esencia. Y esa redefinición coincide con el pensamiento del Ratzinger encargado de custodiar la fe: la Iglesia de Cristo, la Iglesia católica es la única poseedora de los medios de salvación. En las restantes iglesias y religiones no hay esos medios. Eso es lo mismo que afirmar que Dios es católico. Y creo que esa es la equivocación mayor que conducirá a la Iglesia católica a la catástrofe.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Periodista de Página 12

    Sr. Martín Pique

     

     

     

    1-¿Cuál es la imagen trasmitida por el medio (Página 12) del pontífice Benedicto XVI?

     

     -La imagen trasmitida por Página de ese diario es la de un Papa que viene de una formación conservadora, que fue muy crítico y reacio con la teología de la liberación que intenta restaurar el proyecto de la cristiandad sobre la Europa cada vez menos religioso.

     

    2- A su criterio ¿Cuáles son las características principales de la imagen trasmitida de los lectores?

     

    -Las características son la precedentes : un Papa conservador que vuelve atrás con el concilio Vaticano II, que hace una misa en latín y así vuelve al ritual de otras épocas

     

     

    3- ¿Cuáles son las fuentes de información que el diario toma como referencia para justificar la imagen creada por ese medio?

    -Las fuentes de información son las que circulan por todos los medios del mundo, por ejemplo, los antecedentes de Joseph Ratzinger en la Congregación para la defensa de la doctrina de la Fe desde donde se encargo de velar por mantener la ortodoxia en la materia eclesiástica y teológica.

     

     

    4-¿Cómo caracterizaría los rasgos determinantes de la personalidad del actual Pontífice a la luz de su vida y obra?

     

    -No puedo hablar sobre su personalidad, porque no lo conozco. Según los periodistas especializados en Vaticano es un hombre muy inteligente, culto con fama de duro y poca carisma(a diferencia  del polaco Farol Wojitila, Juan Pablo II
     
    5-Con respecto a los otros medios, ¿Cree que coincide en distintos aspectos o puntos claves? ¿En cuáles de ellos y porqué?

     

    -Creo que todos los medios coinciden en el perfil que tiene Ratzinger, aunque algunos sean mas criticaos por eso y otros no tanto,(por ejemplo La Nación)

    Naturalmente, es un Papa muy alejado de Pablo VI o Juan XXIII, que se proponía una Iglesia mas abierta al mundo que se propusiera dirigir todos los aspectos de la vida social, desde sus proyectote cristiandad casi medieval.
     
     

     

     

     

    IMÁGENES DE SU VIDA

     

     

           

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-nino.jpg
    Benedicto XVI de niño

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-comunion.jpg
    Primera Comunión

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-colegio.jpg
    Benedicto XVI, en el colegio

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-milicia.jpg
    En 1943, utilizando el uniforme de la unidad militar de defensa antiaérea

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-familia2.jpg
    Familia Ratzinger

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-familia.jpg
    Benedicto XVI el día de su ordenación. A la izquierda su hermano Georg, junto a su hermana María, y sus padres, Joseph y María

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-ordenacion.jpg
    Su Ordenación sacerdotal en la catedral de Freising, el 29 de junio de 1951

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-ordenacion2.jpg
    Benedicto XVI y su hermano Georg son ordenados sacerdotes en la catedral de Freising

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-ordenacion3.jpg
    Ordenación Sacerdotal de Benedicto XVI

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-sacerdote.jpg
    Celebrando Misa en una montaña cerca de Bavaria en 1952

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-conferencia.jpg
    En 1955, realizando una lectura en Freising, sobre Teología dogmática y fundamental

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-profesor.jpg
    Profesor en Regensburg, 1965

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-profesor2.jpg
    Profesor en Regensburg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-hermanos.jpg
    Benedicto XVI con sus hermanos Georg y María en una feria en Munich

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-arzobispo.jpg
    Es nombrado Arzobispo de Munich y Freising en marzo de 1977

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-arzobispo2.jpg
    Arzobispo de Munich y Freising

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-conclave.jpg
    Benedicto XVI (centro) en el Cónclave de 1978, del cual salió elegido Pontífice Juan Pablo II

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-protesta.jpg
    Protesta contra el internamiento de prisioneros políticos en Polonia

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-jerusalem.jpg
    Misa en Jerusalén

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eucaristia.jpg
    Corpus Christi

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-cardenal3.jpg
    Benedicto XVI cuando era Cardenal

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-cardenal.jpg
    Cardenal Ratzinger, 1982

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-cardenal2.jpg
    Cardenal Ratzinger, 1982

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-cardenal4.jpg
    Benedicto XVI cuando era Cardenal

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-montaneros2.jpg
    Benedicto XVI junto a unos montañeros bávaros
    en Munich, el 28 Febrero de 1982

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-montaneros.jpg
    Benedicto XVI junto a unos montañeros bávaros
    en Munich, el 28 Febrero de 1982

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-jpii.jpg
    Cardenal Ratzinger con el Papa Juan Pablo II

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-jpii3.jpg
    Cardenal Ratzinger con el Papa Juan Pablo II

     

     

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-jpii2.jpg
    Cardenal Ratzinger con el Papa Juan Pablo II

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    IMÁGENES DE SU ASUNCIÓN

     

     

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-fumata.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-bells.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion2.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion3.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion4.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion5.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion6.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion7.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion8.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion9.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion10.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion11.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion12.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion13.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion14.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion15.jpg

    http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/images/tn-eleccion16.jpg

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    LA XLI JORNADA MUNDIAL
    DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

    "Los niños y los medios de comunicación social:
    un reto para la educación"
    20 de mayo 2007


    Desde Pío XII hasta Benedicto XVI, todos los papas han prestado gran atención a los medios de comunicación social. De hecho la Jornada Mundial para las Comunicaciones Sociales, es la única jornada establecida por la Concilio Vaticano II (INTER MIRIFICA, 1963), y hoy se celebra en muchos países, bajo la recomendación de los obispos del mundo en el domingo que precede al Pentecostés (en este 2007, será el 20 de mayo). El anuncio del tema se ha dado a conocer durante la festividad de los Arcángeles Miguel y Gabriel; este último ha sido designado como patrono de cuantos trabajan en la Radio. Y el anuncio del mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, tradicionalmente se publica el día de San Francisco de Sales, patrono de los Periodistas.

    En este año el Santo Padre centra el tema de la cuadragésima primera Jornada de las Comunicaciones Sociales, en: "Los niños y los medios de comunicación social: un reto para la educación", invitándonos a reflexionar sobre dos aspectos de suma importancia:

    1- formación de los niños

     

    2- formación de los medios

    El mensaje del Papa Benedicto XVI, nos hace recapacitar sobre los complejos desafíos a los que se enfrenta la educación actual que fuertemente está relacionada con el influjo penetrante que los medios de comunicación actuales ejercen en nuestro mundo, como un fenómeno globalizante que, impulsado por el rápido desarrollo tecnológico, marcan profundamente nuestro entorno cultural (cf. Juan Pablo II, Carta apostólica El Rápido desarrollo, 3).

    De esta manera, apunta el mensaje, que “la relación entre los niños, los medios de comunicación y la educación se puede considerar desde dos perspectivas: la formación de los niños por parte de los medios, y la formación de los niños para responder adecuadamente a los medios”

     Dicha relación se dirige a la responsabilidad de los medios como industria, y a la necesidad de una participación crítica y activa por parte de los lectores, televidentes u oyentes. En este contexto, la formación en el recto uso de los medios es esencial para el desarrollo cultural, moral y espiritual de los niños.


    Nos dice el Papa, que educar a los niños para que hagan un buen uso de los medios es pues, responsabilidad de los padres, de la Iglesia y de la escuela.

    “El papel de los padres es de vital importancia. Éstos tienen el derecho y el deber de asegurar un uso prudente de los medios educando la conciencia de sus hijos, para que sean capaces de expresar juicios serenos y objetivos que después les guíen en la elección o rechazo de los programas propuestos” (cf. Juan Pablo II, Exhortación apostólica Familiaris consortio, 76).

    Es evidente que el tema escogido por el Papa, nos motiva y nos alerta sobre nuestro papel de padres y educadores respecto a la gran influencia que ejercen estos medios sobre la vida de nuestros hijos, al mismo tiempo que no invita a levantar una voz de exhorto hacia los responsables de la industria de los medios de comunicación para que por medio de sus productos, salvaguarden el bien común y protejan la dignidad de hombres y mujeres y promuevan de esta forma el respeto por las necesidades de la familia.

    Así mismo, nos pide el Papa que como Iglesia, seamos una luz que ofrezca ayuda a los padres, educadores, comunicadores y jóvenes. A fin de compartir una visión de la dignidad humana a través de una auténtica comunicación. "Al verlo con los ojos de Cristo, puedo dar al otro mucho más que cosas externas necesarias: puedo ofrecerle la mirada de amor que él necesita" (Deus caritas EST, 18

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    ARTICULOS PERIODISTICOS

     

     

     

    LOS GRANDES DESAFIOS Y LAS RESPUESTAS DEL PONTIFICE
    Claves del papado de Benedicto XVI


    Renovado anuncio del Evangelio, presencia en el debate cultural y empeño ecuménico son algunos caminos que seguirá el Papa.




    No son pocos, ni fáciles, los desafíos que afronta la Iglesia. Un creciente relativismo que rechaza las verdades absolutas. Un mundo que relega lo religioso a los templos. Una sociedad que vive como si Dios no existiera. Creyentes que adhieren nominalmente a un credo, pero rechazan las prácticas religiosas. Pérdida de fieles por el agresivo proselitismo de los nuevos movimientos religiosos. Un mensaje que, con frecuencia, no logra entusiasmar a la gente. En ese contexto, plagado de dificultades, Benedicto XVI deberá anunciar el Evangelio y conducir la barca de Pedro.

    ¿Qué hará Joseph Ratzinger? ¿Cuál será su hoja de ruta? Para encontrar las respuestas es necesario, ante todo, hacer a un lado los preconceptos sobre su figura. En ese sentido, el prestigioso vaticanista Andrea Tornielli, acaba de declarar que hace falta "dejar atrás la caricatura que hicieron ciertos ambientes llamados progresistas en los últimos 20 años". Y, luego, hay que echar un vistazo a las declaraciones que formuló cuando era cardenal y a sus primeros mensajes y gestos como Papa, de donde surgen algunos indicios relevantes.

    De una atenta lectura de ello, puede extraerse lo siguiente:

    EL ANUNCIO DEL EVANGELIO: Para Benedicto XVI, es fundamental hacer accesible el Evangelio al mundo secularizado de hoy, que —aunque resulte paradojal— tiene necesidad de respuestas, no sabe cómo vivir. Esto se ve, por caso, en el incremento de las adicciones. Está convencido de que la Iglesia "no puede ser un 'club cerrado', sino un ámbito accesible". Y que deben encontrarse vías para difundir de un modo renovado el Evangelio, sin traicionar la doctrina. "Tendremos que aceptar pérdidas", dijo una vez. El problema más claro es Europa, azotada por una fuerte descristianización.

    PERFIL BAJO, PERO PRESENCIA FUERTE DE LA DOCTRINA EN LA SOCIEDAD: Luego de un papado tan mediático como el de Juan Pablo II, un hombre muy carismático, su sucesor quiere quitar un poco la atención sobre la figura, en sí misma, de quien ocupa el trono de Pedro y centrarla en Cristo. Por caso, no celebrará más las beatificaciones, sino sólo las canonizaciones. En cambio, parece dispuesto —como buen intelectual— a tener una fuerte presencia en el mundo de la cultura con el mensaje del Evangelio y los valores trascendentes en contraposición con la "dictadura del relativismo". Cree, además, que la Iglesia debe denunciar las "leyes injustas".

    DIALOGO INTERRELIGIOSO Y LA PAZ: Benedicto XVI quiere profundizar el diálogo con el judaísmo y con el islam. Los representantes de las otras grandes religiones monoteístas ocuparon un lugar destacado en su asunción y fue a los primeros que recibió al día siguiente. Cree que hay que intentar comprender los elementos de verdad que se dan en otras religiones. En contraste con las guerras de religión del pasado, cree —como Juan Pablo II— que los credos pueden y deben jugar un papel fundamental en la edificación de la paz.


    Mitos y realidades sobre Benedicto XVI


    Pbro. Luís Fernando Valdés López
    El Papa provoca irritación al Islam por sus críticas a la Guerra Santa
    Crecen las protestas en el mundo islámico, potencialmente peligrosas, a raíz de los conceptos que el Papa dijo el martes en la Universidad de Ratisbona contra la Jihad, la Guerra Santa musulmana, y la conversión mediante el uso de la violencia, que calificó de "irracional" y "contrario a Dios". Quizás la protesta mayor se produce por las diferencias teológicas que Benedicto XVI señaló entre el cristianismo y el islamismo en el uso de la razón y la fe. "El Papa hiere inútilmente a mil millones de creyentes", afirmó un diario de Marruecos.

    Papa Benedicto XVI

    Vaticano.- El Papa pide a católicos y ortodoxos seguir trabajando para "poder concelebrar un día la única Eucaristía"

     

    Las dos alas del Espíritu Santo

    Por Washington Uranga

     

     

     

    Final del formulario

    Más allá de las voces institucionales que hoy se alzan desde muchos lugares para recordar los aspectos más positivos y hasta actitudes progresistas de quien hoy es Benedicto XVI, los primeros hechos generados por el nuevo Papa sirven para comenzar a marcar el rumbo del pontificado. La ratificación del cardenal Angelo Sodano en la Secretaría de Estado del Vaticano y la confirmación, así sea provisional, de todos los cardenales de curia muestran ya una decisión del pontífice. Lo de Sodano tiene además una lectura particular: ha sido una de las figuras más cuestionadas durante el gobierno de Juan Pablo II y no sólo por su actuación eclesiástica sino también por sus acciones políticas al margen de la Iglesia para las cuales utilizó el peso de su encumbrada situación vaticana. Para la Argentina y para el gobierno de Néstor Kirchner es evidente que la ratificación de Sodano no es una buena noticia. Sodano en Argentina se traduce: Esteban “Cacho” Caselli. Y por extensión Héctor Aguer (arzobispo de La Plata) y más lejos Carlos Menem.


    En los últimos días “trascendieron” también algunos documentos que, según quienes se encargaron de difundirlos, habrían sido considerados por Ratzinger como cardenal y que ahora podrían llegar a convertirse en objetivos de acción de Benedicto XVI. Esos presuntos textos hablan de mayor apertura de la Iglesia hacia los católicos divorciados a quienes se les permitiría acceder a la comunión. También de una apertura ecuménica que antes no tuvo Ratzinger. ¿Habrá que pensar que éstas eran reformas impulsadas por Ratzinger a las que se opuso en su momento Juan Pablo II y que ahora podrían ejecutarse ante el acceso del alemán al pontificado? ¿O no cabe también la posibilidad de que estos “trascendidos” sean parte de la tarea emprendida por el Vaticano para lavar la imagen conservadora que el mundo tiene de Benedicto XVI?
    Está claro que, como sostienen algunos, para Ratzinger son muy distintas las circunstancias actuales como Papa que las que afrontó como prefecto de la Congregación para la Doctrina y de la Fe. También es cierto que el cambio de rol y de responsabilidades puede hacer variar la conducta y las opiniones de una persona. Conducir la Iglesia Católica toda es mucho más que cuidar la seguridad de la doctrina. Pero no menos cierto es que la designación de Ratzinger como Benedicto XVI produjo decepción en los medios católicos que esperaban un cambio y una renovación. También en muchos obispos que aguardaban otros aires para Roma. No obstante respetando la institucionalidad, el episcopado en pleno se encolumnará sin duda detrás de la figura del Papa. Resulta sugestivo sin embargo observar cómo “se trabaja” hoy en muchos sectores de la Iglesia para poner en evidencia los rasgos más positivos de un Ratzinger que llegó al papado con el apoyo de una mayoría de cardenales pero sin el beneplácito de gran parte del catolicismo. Menos curioso resulta que ciertos comunicadores sociales de nuestro país que acostumbran estar siempre de la vereda oficial hoy se escandalicen por las críticas a Ratzinger y, dejando de lado las trayectorias y los antecedentes, salgan a pedir que así como se abre un compás de espera para cualquier gobernante, se le otorgue a Benedicto XVI “el tiempo suficiente” como para mostrar su “programa de pontificado”.
    Frei Betto, el sacerdote dominico brasileño, teólogo de la liberación que fuera funcionario del gobierno de Lula, acaba de escribir que “la elección del cardenal Joseph Ratzinger como Papa es una señal preocupante de que la dirección de la Iglesia Católica se encuentra más confusa y perdida de lo que se imaginaba”. Y dice que “lo contrario del miedo no es el coraje, es la fe” pese a lo cual “muchos cardenales parecen más imbuidos de miedo que de fe”. Para Betto la elección de Ratzinger “constituye un gesto de retraimiento y de defensa frente a un mundo perturbado, que espera de Roma algo más que anatemas, censuras, desconfianzas y segregaciones”. El obispo Pedro Casaldáliga, emérito de San Félix de Araguaia (en el Mato Grosso de Brasil), ha tenido serios enfrentamientos con Ratzinger quien lo amonestó por su presunta heterodoxia al respaldar la teología de la liberación y generar en su diócesis cambios litúrgicos que acercaron los ritos romanos católicos a la cultura aborigen del pueblo. Casaldáliga sostiene ahora que “siendo realistas no podemos esperar cambios significativos”, pero quiere alejarse de la idea de que el Papa lo hace todo para subrayar que el camino lo tiene que hacer “el resto de la Iglesia, que es la mayoría, y sobre todo el Espíritu del Resucitado, que continúa repitiéndonos: ‘No tengáis miedo, gente de poca fe’.”
    Casaldáliga recuerda ahora que cierta vez, cuando tuvo que ir a Roma para responder a una especie de juicio que le había iniciado Ratzinger, terminó diciéndole al entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe: “El Espíritu Santo tiene dos alas: el ala derecha, que es más de la contemplación, la intimidad y la ortodoxia, y el ala izquierda, que es más de la profecía y del compromiso de la liberación. Hay que salvar las dos alas del Espíritu Santo para que no vuele manco. Porque la Iglesia es más que Papa, y el Reino de Dios, más que la Iglesia

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Benedicto XVI ofreció una imagen cálida en sus primeros pasos como Papa

     

    CIUDAD DEL VATICANO - El nuevo Papa Benedicto XVI ofreció hoy a miles de católicos en el mundo una imagen cálida, alegre y simple, más propia de su nueva responsabilidad y alejada del temido y severo cardenal que los fieles conocían hasta ahora.

    "Mi verdadero programa de gobierno es no hacer mi voluntad, no seguir mis propias ideas, sino de ponerme, junto con toda la Iglesia, a la escucha de la palabra y de la voluntad del Señor y dejarme conducir por El", afirmó en su primera homilía como pontífice pronunciada ante miles de personas en la plaza de San Pedro.

    La transformación del que fue el guardián del dogma, temido por su estilo rígido y frío, ha sido clara para los numerosos creyentes que han escuchado sus palabras y declaraciones desde que el cardenal alemán Joseph Ratzinger fue elegido el pasado 19 de abril para ocupar el trono de Pedro.

    "Me pareció una homilía humilde, fácil de seguir", comentó Luca, quien apreció también el estilo didáctico del nuevo Papa, quien dedicó buen parte de las cuatro páginas de su largo discurso a explicar el significado y la historia de los símbolos que recibía como sucesor de Pedro: el palio o estola litúrgica y el anillo de Pescador.

    Conocido profesor de teología, el pontífice alemán, de 78 años, que habla varios idiomas y ha escrito numerosos libros, podría conquistar a las muchedumbres gracias a una sabiduría puesta al servicio de los demás, menos mediática pero con más contenido pastoral.

    "En lugar de exponer un programa, desearía más bien intentar comentar simplemente los dos signos con los que se representa litúrgicamente el inicio del Ministerio Petrino", admitió, lanzándose en una interesante explicación, seguida atentamente por las cientos de personas que asistían a la ceremonia en la explanada.

    "En realidad, el simbolismo del Palio es más concreto aún: la lana de cordero representa la oveja perdida, enferma o débil, que el pastor lleva a cuestas para conducirla a las aguas de la vida", agregó.

    "El pastor no es indiferente a que muchas personas vaguen por el desierto. Y hay muchas formas de desierto: el desierto de la pobreza, el desierto del hambre y de la sed; el desierto del abandono, de la soledad, del amor quebrantado. Existe también el desierto de la oscuridad de Dios, del vacío de las almas que ya no tienen conciencia de la dignidad y del rumbo del hombre", dijo.

    El texto del Papa, en el que reconoce, recuerda y añora con afecto a su predecesor y amigo Juan Pablo II, representa también una nueva forma de ser pontífice y la certeza de tener que abandonar el propio pasado, las propias ideas y posiciones.

    "Juan Pablo II hablaba a los fuertes, a los poderosos del mundo, los cuales tenían miedo de que Cristo pudiera quitarles algo de su poder, si lo hubieran dejado entrar y hubieran concedido la libertad a la fe", dijo.

    Pero el nuevo Pontífice reconoció: "Sí, El les habría quitado algo: el dominio de la corrupción, del quebrantamiento del derecho y de la arbitrariedad. Pero no les habría quitado nada de lo que pertenece a la libertad del hombre, a su dignidad, a la edificación de una sociedad justa", añadió.

    El nuevo Papa, que comenzó reconociendo que es un débil siervo de Dios pidió a los católicos que recen por él, para que no tenga miedo y no huya ante los lobos y no deje abandonadas a sus ovejas (los fieles).

    Al final no pudo evitar un cierto pesimismo cuando se refirió a las "aguas saladas" de las que hay que rescatar a los peces o a las "redes rotas" de la Iglesia.

    Ante el peso y el carisma de su antecesor, Benedicto XVI resolvió mostrar una cara desconocida para los fieles: el rostro sonrojado por la emoción y un cierto pudor frente a la multitud que lo ovacionaba mientras bendecía desde el papamóvil descapotable.

    "Ante el riesgo de que muchos neoconservadores lo utilicen, ha querido decir que es una persona independiente", comentó un joven italiano, convencido de que la imagen del Papa conservador de mano de hierro con la que ha sido presentado está destinada a cambiar.

    9wwwhttp://www.elpais.com.uy/05/04/24/ultmo_149502.aspwwwwwurl_4%2Easp&erracc=http://www.elpais

     

    OTRA POLEMICA POR UNA DISPOSICION DEL PAPA

    Rebelión de ortodoxos, coptos y protestantes contra Benedicto XVI

     

    Los credos cristianos rechazan un escrito que impone la primacía de la Iglesia Católica.

    CRITICAS. LOS CREDOS NO CATOLICOS RECHAZAN CON FUERZA LA IDEA DEL PAPA.

     


    MOSCU, EL CAIRO Y ROMA ANSA Y DPA

     

    Los ortodoxos rusos, los coptos egipcios y los protestantes alemanes e italianos reaccionaron ayer con grandes críticas y rechazos a un documento de la Congregación de la Doctrina de la Fe vaticana, según el cual Cristo constituyó en la Tierra "una sola Iglesia" que se identifica solamente en la Iglesia Católica y no en las demás comunidades cristianas.

    "La Iglesia Católica sigue firme en sus posiciones del undécimo siglo", que no ayudan al diálogo ecuménico, dijo Igor Visyanov, secretario del dicasterio del Patriarcado de Moscú para la relaciones con el extranjero, aludiendo al Cisma de Oriente, que tuvo lugar en el año 1054. "Desde entonces sostiene las mismas tesis, con las que la Iglesia Ortodoxa no está de acuerdo", agregó.

    Los coptos egipcios comenzaron a protestar dos días atrás, cuando el diario independiente Al Masri al Yom anticipó las afirmaciones contenidas en el documento difundido ayer por la Santa Sede. "El Vaticano ofende regularmente a millones de personas en el mundo, invito al papa Benedicto XVI a despertar del coma", dijo al diario el obispo copto Abdel Massih Bassit.

    El documento fue firmado por el prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el estadounidense William Levada, y aprobado por el papa Benedicto XVI el 29 de junio.

    Este no ha sido el único episodio donde el pontífice recibe duras críticas por sus posturas, consideradas muy conservadoras al gusto de muchos. En septiembre pasado, una ola de repudios surgió desde el mundo musulmán cuando Benedicto XVI, en un discurso en la Universidad de Ratisbona, asoció a Mahoma y sus enseñanzas con la violencia. Hace un mes, cuando viajaba para una gira en América latina, debió retractarse de sus dichos en los que prometía la excomunión para legisladores mexicanos que habían votado una ley abortista. También mereció reparos su disposición para que la misa sea dada en latín, bajo una liturgia que había sido dejada de lado tras el impulso modernizador del Concilio Vaticano II.

    Ayer, el presidente de la Federación de Iglesias Evangélicas (protestantes) en Italia, el pastor Domenico Masselli, estimó que el escrito es "un vistoso paso atrás en las relaciones ecuménicas" y que "una frase en especial sorprende al lector ecuménico: aquella en que se dice que la Iglesia Católica es aquella en que concretamente se encuentra la Iglesia de Cristo en la tierra"

    "Parece evidente -siguió el pastor- que el único modo de buscar la unidad sería entrar en la Iglesia Católica Romana, según el documento vaticano "Respuestas a preguntas sobre algunos aspectos de la doctrina de la Iglesia", de 15 páginas, las comunidades nacionales de la Iglesia Ortodoxa son "carentes" por no aceptar la "primacía de Pedro", o sea, del Papa de Roma. Las comunidades protestantes, surgidas con la Reforma de Martín Lutero en el siglo XVI, no pueden ser consideradas "iglesias en sentido propio" porque no prevén el sacerdocio y   no conservan el sacramento de la eucaristía de un modo sustancial El pastor Setri Nyomi, secretario general de la Alianza reformada mundial, escribió al cardenal Walter Kasper, presidente del Pontificio consejo para la unidad de los cristianos, que estaba desconcertado "por la presentación de ese documento en este momento histórico para la iglesia cristiana". Ayer, el movimiento de católicos reformistas alemanes "Somos Iglesia" sostuvo que estos documentos son una prueba de que Benedicto XVI está cada vez más bajo la influencia de corrientes conservadoras como el Opus Dei

     

     

     

     

    La imagen de Benedicto XVI

    Análisis

    En su acepción original, el laicismo es un modo de organización de la sociedad que garantiza la libertad individual de conciencia y la paz civil excluyendo las convicciones personales del debate político. Los dirigentes políticos son libres, como todos, de manifestar públicamente la fe que profesan, pero no pueden tomar sus convicciones particulares como basamento de políticas públicas que conciernen al conjunto de la sociedad. Contra esa filosofía combatió incesantemente Joseph Ratzinger cuando era prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe (como se denomina desde 1966 el Santo Oficio, también llamado «Santa Inquisición»). Ratzinger estigmatizó la filosofía laica de «laicismo» y se dedicó a redefinir a su manera el concepto de «laicismo». En una entrevista que concedió hace un año a Le Fígaro, y que el diario reproduce ahora con motivo de su elección, Ratzinger califica de «profanidad» el principio de separación de la esfera privada (convicciones personales) y la esfera pública (vida política), fundamento de la Declaración francesa de Derechos del Hombre y del Ciudadano. En su criterio, la fe es la luz de la razón, y por consiguiente es la fe, no la razón, la que debe regir el debate político.

    Joseph Ratzinger fue el organizador del cabildeo que tuvo lugar en el seno de las instituciones europeas para que la Carta de Derechos Fundamentales y el Tratado Constitucional no edificaran la Unión Europea sobre la base de un contrato político entre Estados-naciones o entre ciudadanos, sino sobre la base de referencias católicas. No pudo lograrlo completamente, cosa que deplora en esa misma entrevista. Los instrumentos europeos adoptaron, en definitiva, el punto de vista anglosajón y no el de la Santa Sede. La Unión Europea rechazó el principio del contrato político entre Estados-naciones para optar por el de los «valores comunes», pero se negó a definir estos como herencia «católica» o tan siquiera, en sentido más amplio, como «cristiana». La UE admite así el carácter laico de Francia y Portugal y mantiene abierta la posibilidad de ingreso de Turquía. Al ser esta última un Estado laico con población musulmana, constituye pues un verdadero monstruo para el teólogo bávaro. Ratzinger se pronuncia entonces contra su entrada en la Unión, objetivo que explicó posteriormente en el Giornale del pópulo (20 de septiembre de 2004). Ratzinger pretende actualmente convertir la construcción de la Europa cristiana en la prioridad de su pontificado, como lo prueba el nombre que ha seleccionado, Benedicto XVI, en alusión al santo patrón de Europa.

    Es extraño como la prensa internacional parece ignorar la actividad política del prelado durante los años que pasó en la Curia romana. Sólo la prensa latinoamericana menciona su responsabilidad en el asesinato sistemático de los teólogos de la liberación por parte de las dictaduras católicas. Sin embargo, el Sunday Times del 17 de abril mencionó sus vínculos con los medios nazis y su militancia en las Juventudes hitlerianas cuando era un adolescente. La acusación es lo suficientemente peligrosa como para que el Jerusalén Post publique un editorial de Sam Seer que lo exime de toda sospecha. Es que el nuevo papa es un elemento indispensable para el eje TEL Aviv-Washington. Asimismo, el cardenal Jean-Marie Lustiger, que encarna los vínculos entre Israel y la Santa Sede, lo absuelve en una tribuna que publica Le Fígaro.

    El diario Los Ángeles Times reproduce además la famosa carta del cardenal Ratzinger al presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, documento que tan oportunamente se «filtró» durante la campaña presidencial. En dicha misiva, el cardenal recordaba la condena pontificia del aborto y sugería que los electores católicos no votasen por John Kerry.

    El teólogo Michael Novak, quien desde hace dos décadas estableció vínculos entre los servicios estadounidenses de inteligencia y la Santa Sede, se opone en el New York Times a la imputación que presenta a Joseph Ratzinger como un neoconservador. Como todos los comentaristas que se alegran de su elección, centra el debate en la intransigencia moral del nuevo papa.

    Monseñor Helmut Schüller calma a su vez, en Der Standard, las inquietudes de su rebaño. Asegura que el nuevo papa, por muy riguroso que sea, no modificará notablemente el equilibrio interno de la Iglesia y que continuará la obra de su antecesor.

    El mensaje de los comunicadores del Vaticano se resume, en general, a presentar a Benedicto XVI como una personalidad severa y rigurosa, cualidades requeridas para asumir el cargo de Pontífice. Esa imagen busca atenuar la dimensión política del personaje en beneficio de su comportamiento moral, cosa que no corresponde a la realidad. El nuevo papa no se encuentra en lo absoluto ante una Iglesia que necesite ser reconstruida después de años de laxismo. Pero eso no importa, ya que hay que hacer todo posible por ocultar la naturaleza contrarrevolucionaria del Pontífice y de los neoconservadores que lo apoyan en Washington. Ronald Reagan podía contar con Juan Pablo II para desestabilizar Polonia. George W. Bush cuenta con Benedicto XVI para incorporar Europa a la «guerra de las civilizaciones», aunque habrá que darle un nuevo «look» al «Panzer Kardinal».

    Al margen de esa polémica, Die Presse da la palabra al sacerdote austriaco Anton Faber. Este se pregunta sobre el posible nombramiento del cardenal-arzobispo de Viena, Christophe Schönborn, como sucesor del cardinal Ratzinger en el cargo de prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe. El mismo diario publica también un artículo del genetista Markus Hengstschlager sobre la incoherencia de las instrucciones de Joseph Ratzinger que prohíben la investigación con células madres humanas en nombre del respeto a la vida mientras que autorizan la pena de muerte en nombre de la protección de la sociedad.


    Benedicto XVI
    El papa y América Latina

    La elección de Joseph Ratzinger como nuevo papa significó un golpe moral para los católicos progresistas de todo el mundo. Desde América Latina, la designación puede leerse en clave geopolítica, lo que obliga a incluir matices y claroscuros. Raúl Zibechi

    Un conservador en el poder no necesariamente está forzado a llevar adelante una política conservadora. Benedicto XVI, según todos los especialistas, es un ortodoxo en materia religiosa, defensor a ultranza de la doctrina y la liturgia, en sus lecturas preconciliares.
    Sin embargo, de ahí no puede deducirse que vaya a realizar un reinado favorable a los poderosos de la tierra. Ciertamente, no pueden esperarse gestos en sintonía con los cambios sociales y culturales que se vienen registrando en todo el mundo, en particular en cuanto al nuevo papel de las mujeres y los jóvenes, sus hábitos, costumbres y formas de vida. Pero difícilmente haya fuerza en la tierra capaz de torcer el rumbo de cambios que se han venido cocinando bajo la superficie, incluso durante gobiernos, espirituales o terrenales, francamente retrógrados. Apenas un ejemplo: bajo la España de Franco cobraron fuerza relaciones culturales que emergieron con fuerza cuando murió el dictador. Su muerte dio paso al “destape” de hábitos que ya existían en la penumbra, pero no fue su desaparición la que les dio vida, sino apenas visibilidad.
    Observado desde América Latina, un papado doctrinariamente conservador no podrá –como no pudo Juan Pablo II– frenar corrientes culturales de larga duración, incluso entre los creyentes. La represión vaticana no frenó el compromiso social y político de los católicos, aunque barriera jerarquías eclesiales. Hubo, sí, cambios en las formas. Hoy, miles de creyentes y cientos de sacerdotes, y hasta obispos, muestran en todo el continente un compromiso social consistente y contumaz. Ahí está el ejemplo de don Tomás Balduino, obispo de Goiás y presidente de la Comisión Pastoral de la Tierra, tan radical como los sin tierra, de cuya lucha es abanderado y aliado incondicional.
    Por otro lado, los problemas de América Latina no pasan por la Iglesia. Ni la Iglesia es un problema, al menos hoy, para los latinoamericanos. Para nuestro continente, los problemas tienen nombre (deuda externa, pobreza, polarización social) y apellido (injerencia de Estados Unidos, uní lateralismo). Benedicto XVI, tal vez por ser europeo y alemán, pueda tomar distancia del uní lateralismo que enarbola George W Bush, y hasta puede ser una pieza a favor de la distensión en zonas calientes como las que ensombrece  el plan Colombia.


    Alberto Methol Ferré, en estas mismas páginas, apuntaba hace dos ediciones que Ratzinger podría jugar la baza Unión Europea frente al hegemonismo estadounidense. El Vaticano, dijo, prefiere el “poli centrismo” porque “siempre ha estado en conflicto con el Imperio”

    No parece nada sencillo que vuelva a repetirse la historia de los ochenta, cuando el Vaticano mantenía una alianza de facto con la política de Ronald Reagan hacia el continente. Un cuarto de siglo ha visto la evaporación del socialismo real y el nacimiento de la superpotencia única, enfrentada ahora en todo el mundo a la Unión Europea y, sobre todo, a los países emergentes. Así como Juan Pablo II hizo su viraje luego de 1989, que lo llevó a oponerse con fuerza a la aventura de Bush en Irak, Ratzinger deberá hacer su opción que, ciertamente, no va a ser por los pobres, sino a favor de aquellos poderes terrenales que aún no se han sometido al imperio.


    REPERCUSIONES EN URUGUAY

    Casi sin matices, en Uruguay el nombramiento de Benedicto XVI fue acogido favorablemente en la Iglesia Católica.

     “Es un hombre de hierro, pero con cintura”, dijo Pablo Galimberti, presidente de la Conferencia Episcopal de Uruguay al diario El País. Para el obispo de San José, la nominación de Joseph Ratzinger puede contribuir a “fortalecer la dimensión de la fe” que en su opinión “está muy debilitada”, tanto en América Latina como en Uruguay.
    Consultado sobre las tareas actuales de la Iglesia después de la caída del comunismo, Galimberti señaló que el nuevo papado debe apuntar contra “el relativismo moral, el todo vale”, y que los cardenales tenían eso en mente cuando eligieron a Ratzinger. Consultado sobre sus preferencias, dijo que “este es el papa que tenemos. No hay que pensar en la madre o el padre que nos hubiera gustado tener”. Galimberti, que conoció personalmente a Ratzinger en México, añadió que si bien se trata de una persona serena Y dócil “no masca vidrio”

     Por su parte, el arzobispo de Montevideo, Nicolás Cotugno, dijo a El Observador que la elección del nombre Benedicto por parte de Ratzinger “quiere ser como el programa de su pontificado”, que al parecer pretende “volver a evangelizar a Europa”. El sacerdote Paúl Dabezies, párroco de la iglesia San Juan Bautista, reconoció que el nuevo papa se ha desmarcado del Concilio Vaticano II, que se trata de un papa conservador pero que seguirá la línea trazada por Juan Pablo II

     Rodolfo Wirz, obispo de Maldonado, dijo a La República que la definición de un papa como conservador no tiene para él connotaciones peyorativas, ya que una de sus tareas es defender la doctrina de la Iglesia, “y se lo puede considerar conservador en su término positivo”

    El historiador Gerardo Caetano fue una de las escasas voces críticas, al diferenciar a Ratzinger de Wojtyla. En su opinión, aquél es un “ultra”, un “inquisidor” y “la peor elección posible”, que representa “una mala noticia para el complejo mundo de hoy”.

     

    Por JOSÉ MANUEL VIDAL
    Para desempeñar su papel de párroco universal, Juan Pablo II dejó las llaves del Gobierno de la Iglesia a la Curia romana y las de la doctrina, al cardenal Joseph Ratzinger. El purpurado alemán no sólo fue el guardián de la ortodoxia del papado de Karol Wojtyla, sino el ideólogo de la involución eclesial de las últimas décadas. En el interregno de la sede vacante, se convirtió también en referencia esencial del proceso sucesorio.

    El 'Panzerkardinal', como le llaman en Roma, fue uno de los colaboradores más estrechos del Papa y, a menudo, considerado como el auténtico número dos de la Iglesia, por encima incluso del secretario de Estado, el cardenal Angelo Sodano. Profundamente asociado al Pontificado del Papa polaco, la figura de Ratzinger pasará a la Historia como la del teólogo que le ayudó a poner orden en la Iglesia y a decapitar primero y domesticar después a la Teología de la Liberación.

    En 1984, las condenas formales de la Teología de la Liberación realizadas por el cancerbero de la fe permitieron a la derecha católica dejar fuera de juego a toda una corriente innovadora en el campo pastoral, teológico, catequético y social, destrozando casi en el huevo la idea de una Iglesia más popular y más fiel al Evangelio de los pobres.

    Ratzinger impuso una rigidez doctrinal total a la vida intelectual de la Iglesia y una dinámica de control a ultranza de los teólogos. Y el miedo se instauró entre sus filas. Amonestados, perseguidos, vigilados, en una institución intelectualmente inhabitable, los pensadores de la Iglesia optaron por marcharse (Leonardo Boff), callarse (Gustavo Gutiérrez) o romper la baraja (Hans Küng).

    El culmen de la represión teológica se alcanza con la publicación del «Catecismo de la Iglesia católica» y, sobre todo, con la «Dominus Iesus», un documento de Ratzinger, en el que se atribuye en exclusiva a la Iglesia católica la posesión de la verdad y de la salvación. La vuelta del axioma tridentino de que «fuera de la Iglesia no hay salvación». Un documento tan desafortunado que hasta protestaron contra él varios cardenales.

    Más aún, Ratzinger silenció con medidas autoritarias todas las cuestiones teológicas debatidas: celibato de los curas, estatuto del teólogo, papel de los laicos, praxis penitencial, comunión para los divorciados, preservativo contra el sida o fecundación artificial.

    Impuso la tesis del romano-centrismo, descafeinó la colegialidad y el poder de las Conferencias Episcopales, reduciéndolas a meras sucursales de la Curia, y zanjó casi como dogmático el eventual acceso de la mujer al sacerdocio. En definitiva, Ratzinger desactivó el Concilio.

    Y eso que en época del Vaticano II (1962-1965), Ratzinger formaba parte del ala progresista de la Iglesia, aunque pronto se pasó al bando conservador. En el cónclave ha dirigido al partido de la Restauración, el del tradicionalismo legalista, junto a la ristra de movimientos neoconservadores (Opus Dei, Comunión y Liberación, Legionarios de Cristo...). El 'wojtylismo' sin Wojtyla.

    . Por JOSÉ MANUEL VIDAL
    Para desempeñar su papel de párroco universal, Juan Pablo II dejó las llaves del Gobierno de la Iglesia a la Curia romana y las de la doctrina, al cardenal Joseph Ratzinger. El purpurado alemán no sólo fue el guardián de la ortodoxia del papado de Karol Wojtyla, sino el ideólogo de la involución eclesial de las últimas décadas. En el interregno de la sede vacante, se convirtió también en referencia esencial del proceso sucesorio.

    El 'Panzerkardinal', como le llaman en Roma, fue uno de los colaboradores más estrechos del Papa y, a menudo, considerado como el auténtico número dos de la Iglesia, por encima incluso del secretario de Estado, el cardenal Angelo Sodano

    Profundamente asociado al Pontificado del Papa polaco, la figura de Ratzinger pasará a la Historia como la del teólogo que le ayudó a poner orden en la Iglesia y a decapitar primero y domesticar después a la Teología de la Liberación.

    En 1984, las condenas formales de la Teología de la Liberación realizadas por el cancerbero de la fe permitieron a la derecha católica dejar fuera de juego a toda una corriente innovadora en el campo pastoral, teológico, catequético y social, destrozando casi en el huevo la idea de una Iglesia más popular y más fiel al Evangelio de los pobres.

    Ratzinger impuso una rigidez doctrinal total a la vida intelectual de la Iglesia y una dinámica de control a ultranza de los teólogos. Y el miedo se instauró entre sus filas. Amonestados, perseguidos, vigilados, en una institución intelectualmente inhabitable, los pensadores de la Iglesia optaron por marcharse (Leonardo Boff), callarse (Gustavo Gutiérrez) o romper la baraja (Hans Küng).

    El culmen de la represión teológica se alcanza con la publicación del «Catecismo de la Iglesia católica» y, sobre todo, con la «Dominus Iesus», un documento de Ratzinger, en el que se atribuye en exclusiva a la Iglesia católica la posesión de la verdad y de la salvación. La vuelta del axioma tridentino de que «fuera de la Iglesia no hay salvación». Un documento tan desafortunado que hasta protestaron contra él varios cardenales.

    Más aún, Ratzinger silenció con medidas autoritarias todas las cuestiones teológicas debatidas: celibato de los curas, estatuto del teólogo, papel de los laicos, praxis penitencial, comunión para los divorciados, preservativo contra el sida o fecundación artificial.

    Impuso la tesis del romano-centrismo, descafeinó la colegialidad y el poder de las Conferencias Episcopales, reduciéndolas a meras sucursales de la Curia, y zanjó casi como dogmático el eventual acceso de la mujer al sacerdocio. En definitiva, Ratzinger desactivó el Concilio.

    Y eso que en época del Vaticano II (1962-1965), Ratzinger formaba parte del ala progresista de la Iglesia, aunque pronto se pasó al bando conservador. En el cónclave ha dirigido al partido de la Restauración, el del tradicionalismo legalista, junto a la ristra de movimientos neoconservadores (Opus Dei, Comunión y Liberación, Legionarios de Cristo...). El 'wojtylismo' sin Wojtyla.

    A sus 78 años, el 'Panzerkardinal' conserva el encanto de una gran personalidad. Otros, sin embargo, le dibujan como un Jano bifronte. A Ratzinger no le gusta el optimismo ni la fe en la bondad humana del Vaticano II. Le obsesiona el pecado y, como su compatriota Lutero, está «hipnotizado por el mal».

     

     

    Desde la oficina del Opus Dei en Madrid se ha hecho público un comunicado en el que se recoge la alegría por el nombramiento y se insta a "rezar por el nuevo Papa, porque la carga que ha recibido es inmensa. Porque la Iglesia y el mundo necesitan una influencia decisiva".

    Su concienzuda preparación intelectual y su firmeza espiritual son otras de las principales virtudes que le reconocen sus adeptos. El presidente de la Junta, Manuel Fraga, se ha felicitado por su elección dada "la solidez espiritual, su rigor intelectual y la estrecha sintonía y unión que siempre mantuvo con Juan Pablo II".

    Furor en la Red

    ¿Quién dijo que Benedicto XVI no era un papa para el siglo XXI? Pocos candidatos al Pontificado contaban con grupos de apoyo tan bien organizados como Ratzinger, cuyos fans se han hecho fuertes especialmente en la Red.

    En los últimos días Internet se ha convertido en un escaparate privilegiado desde donde un público rabiosamente entregado proclamó las bondades del alemán con vistas a un más que probable pontificado.

    Detrás de algunas de estas Web se intuye la mano de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la institución cuya misión es salvaguardar la doctrina y moral católicas -lo que en su día fue la Inquisición- y de la que Ratzinger ha sido prefecto hasta ahora.

    Imagen que podía verse desde hace días en una página de fans de Ratzinger.

    Imagen que podía verse desde hace días en una página de fans de Ratzinger.

    Algunas de esas páginas ya existían antes de que Juan Pablo II falleciera. Otras han surgido a raíz de que la Iglesia iniciara la búsqueda del nuevo Pontífice.

    Ninguna ha escatimado esfuerzos a la hora de poner a disposición de los ínter nautas todo tipo de información sobre la vida y obra del nuevo obispo de Roma, lugares donde se han recogido firmas para apoyar su candidatura al Papado, banners al más puro estilo de campaña presidencial estadounidense con lemas como "Ratzinger for Pope", y hasta productos de merchandising con el rostro del alemán.

    Con la confirmación de la noticia -Ratzinger es el nuevo

     

    REVISTA DE PRENSA EUROPEA

    De 'Guardián de la Fe' a 'Rottweiller de Dios'

    Diarios de España - Alemania - Italia

     

     

     

    [foto de la noticia]

     

     

     

     

     

     

    Conclusiòn

     

    Mediante la investigación y el análisis del tratamiento que recibe la imagen del actual pontífice Benedicto XVI en los medios de comunicación grafica y vía online, la recopilación de datos históricos, al igual que citas y entrevistas con personas referentes

    al tema en cuestión, he llegado a la conclusión de que la prensa adquiere un papel relevante para dar a conocer a un personaje y lo utiliza para hacer eco de rumores o filtraciones, que engrandecen determinados hechos o documentos con los que distorsionan o amplifican ciertos datos, manipulando de esta manera la figura del Pontífice y van en detrimento de la neutralidad en el momento de canalizar la información; al igual que los estereotipos que producen sobre la imagen, la cual va mudando con el paso del tiempo.

    Hay diferentes maneras de abordar la figura de un Papa, pero imagino que un lector con juicio crítico, sabrá filtrar  los elementos informativos de las representaciones, valoraciones y opiniones de los periodistas. Los informadores han adquirido el deber de transmitir el mensaje de una forma veraz, objetiva, constatada, aunque esto siempre no sea viable, sobre todo, porque el peso editorial o ideológico, se convierte en ocasiones (quizás demasiadas) en la primera lente para contemplar la realidad.

    A mi criterio, sería conveniente que hubiera especialistas en “Crónicas Religiosas”, que puedan realizar a partir de su conocimiento, el desarrollo fehaciente del acontecimiento al cual se refieren; porque muchas veces no emplear el lenguaje exacto conduce inevitablemente a confusiones terminológicas y a informar sin rigor.

     

    Quisiera finalizar con unas palabras del discurso de Benedicto XVI, a los responsables de los medios de comunicación social de Roma para el Cónclave, que sitúan de un modo ético la función que los medios de comunicación deben ejercer en la sociedad, que les interpelará a ser coherente con su cometido.

    “Para que los medios de comunicación puedan prestar un servio positivo al bien común, hace falta la contribución responsable de todos y cada uno. Por eso es preciso comprender cada vez mejor las perspectivas y la responsabilidad que implica su desarrollo con vistas a las consecuencias concretas que tiene para la conciencia y la mentalidad de personas, así como para la información de la opinión pública. Al mismo tiempo quisiera destacar la necesidad de una clara referencia a la responsabilidad ética de quienes trabajan en ese sector, particularmente por lo que respecta a la búsqueda sincera de la verdad, así como a la defensa del carácter central y de la dignidad de la persona.

    Solo con esta comunicación los medios de comunicación, pueden responder al plan de Dios. Que los ha puesto a nuestra disposición para: “Descubrir, usar y dar a conocer la verdad” También la verdad sobre nuestra dignidad y sobre nuestro destino de hijos suyo, Herederos del reino de Dios.20

     

     

     

     

     

     

    20dicto XVI : Discurso de la audincia concedida, a los representantes de los Medios de Comunicación Social.

    Aula Pablo VI, Roma, 23/04/05.

     

     

     

     

    BIBLIOGRAFIA

     

     

    Gráficos

     

    Diario Clarín: año 2005,2006, 2007.

     

    Página 12: año 2005,2006, 2007.

     

    La Nación: año 2005, 2006, 2007.

     

     

    Libro

    ·              Introducción al Cristianismo (Joseph Ratzinger)

    ·              Libro-Entrevista Informe sobre La Fe (Messori, V y Ratzinger;J. 2005).o

    (Seewald, P y Ratzinger. J, 2005), por citar alguna de su extensa producción bibliográfica.

     

     

             

    Sitios Web.

     

    www.lanación.com

     

    www.pionet.org

     

    www.clarin.com

     

    www.pagina12.com

     

    www.wikipedia.org

     

    www.elatrio.org

     

    www.solidarigay.com

     

    www.elcronista.com

     

    www.elpais.com

     

    www.vanguardia.com

     

    www.abc.com

     

    www.larazon.com

     

    www.elmundo.com

     

     

     

     

     

    Páginas Específicas

     

    http://brecha.com.uy/ShowNews.asp?Topic=9&NewsID=287&IdEdition=5

     

    http://www.voltairenet.org/article125773.html

    http://www.clarin.com/suplementos/especiales/2005/06/01/l-00415.htm

     

    http://www.clarin.com/suplementos/especiales/2005/06/01/l-00415.htm

     

    http://www.clarin.com/diario/2007/06/27/elmundo/i-02201.htm

     

    hhttp://www.clarin.com/diario/2007/07/11/elmundo/i-02601.htm

     

     

    http://www.clarin.com/diario/2007/07/11/elmundo/i-02601.htm

     

    http://www.clarin.com/suplementos/zona/2007/07/15/z-1457779.htm111

     

       http://www.elpais.com.uy/07/04/08/ultmo_273880.asp

     

    http://www.elpais.com.uy/Anuarios/05/12/31/anua_inte_198483.asp

     

    http://www.elpais.com.uy/Registro/Login.asp?refacc=0&vurl=%2F06%2F05%2F05%2Fpinter%5F214443%2Easp&erracc=99&url_qs

    http://www.elpais.com.uy/05/04/22/ultmo_149238.asp

    http://www.elpais.com.uy/05/05/19/ultmo_153573.asp

    : http: //boggito.blogspot.com/2007/03/benedicto-xvi-el-reformista.html

     

    http://www.elpais.com.uy/05/04/19/ultmo_148710.asp

     

    http://www.elmundo.es/elmundo/2005/04/20/enespecial/1113984530.html

    http://www.bottup.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1027&Itemid=70



                 http://www.elpais.com.uy/05/04/22/ultmo_149238.asp

                 http://www.voltairenet.org/article125773.html

     

                http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/


     

     

     

     

     

     

     

     



     

     

     

     

     

     

     

     

    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imágenes, tablas, etc) haga click aquí o aquí si desea abrirla en ventana nueva.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »
     
    Cerrar Ventana
    ALIPSO.COM
    Cursos Multimedia Online, CD y DVD