Poema del Cid. Análisis del Poema del Mio Cid. - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Aprende sobre marketing online, desarrollo de sitios web gratis en Youtube
Suscribite para recibir notificaciones de nuevos videos:
Miércoles 27 de Octubre de 2021 |
 

Poema del Cid. Análisis del Poema del Mio Cid.

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso

Poema del Mio Cid. Comenatarios respecto de Molina y de su alcalde Moro Abengalbón. Personalidad y afán de aventura del Campeador. Conde de Barcelona. Medinaceli. Valencia. Minaya.

Agregado: 24 de JUNIO de 2003 (Por Michel Mosse) | Palabras: 2464 | Votar | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Literatura >
Material educativo de Alipso relacionado con Poema del Cid Análisis del Poema del Mio Cid
  • Biografia y vida de Siegfred Frederick Nadel: Breve Biografia de Siegfred Frederick Nadel
  • Biografia y vida de Nelson Mandela: Breve Biografia de Nelson Mandela
  • Curso de motivacion por la via del entusiasmo: ...

  • Enlaces externos relacionados con Poema del Cid Análisis del Poema del Mio Cid

    POEMA DEL CID

    COMENTARIOS SOBRE EL MISMO RESPECTO DE MOLINA Y DE SU ALCAIDE MORO ABENGALBON

    INDICE

    1.) PERSONALIDAD Y AFAN DE AVENTURA DEL CAMPEADOR

    2.) EL MORO MOLINES ABENGALBON EN EL POEMA DEL CID

    3.) EL CID ENFRENTADO AL CONDE DE BARCELONA

    4.) EL CID MANDA POR SU MUJER E HIJAS QUE ESTABAN EN MEDINACELI. EN MOLINA SE SUMAN A LAS TROPAS DEL CID LOS CABALLEROS MOROS DE ABENGALBON

    5.) LLEGADA DE LAS HUESTES A MEDINACELI, DONDE ESTA ESPERANDOLAS EL MINAYA

    6.) PARADA EN MOLINA, CAMINO DE VALENCIA, CON LA MUJER E HIJAS DEL CID

    7.) LLEGADA A VALENCIA DEL MINAYA CON LAS DAMAS

    8.) RETORNO DE ABENGALBON, FIN DE LOS DIAS MOROS DE MOLINA Y NACIMIENTO DEL SEÑORIO INDEPENDIENTE DE MOLINA

     

    1.) PERSONALIDAD DEL CAMPEADOR

    Aunque, en el Poema del Cid, nos pretenden mostrar al héroe como persona de mesurado comportamiento, no hay duda de que el personaje de Don Rodrigo correspondía más bien al de un hombre áspero, de trato difícil y de reacciones extremosas, que prefería siempre acortar por el atajo de la violencia: cabalgando por la noche, corrió por aquellos campos, a fuego y sangre luchando... , y, como buen aventurero, ansiaba hacer rápidamente fortuna: Con las riquezas ganadas de vuelta ya van; todos están muy alegres, pues ganancias traen de más.

    Sus acciones guerreras, que eran llevadas a cabo siempre en pleno campo y continuo vaivén, le valieron al de Vivar el sobrenombre de -Campeador -(Campidoctor o Campeador: Campeón de lucha (de Kampf, lucha en alemán)): Oídme, mis caballeros, os diré la verdad. A menguar pronto comienza quien se queda en un lugar. Mañana por la mañana pensemos en cabalgar; dejemos estos reales y sigamos más allá.

     

    2.) EL MORO MOLINES ABENGALBON EN EL POEMA DEL CID

    El destierro de Castilla del Cid y la conquista de Valencia tuvieron lugar en 1079 y 1099, respectivamente.

    La conquista de Molina fue posterior, pues la realizó Alfonso el Batallador de Aragón en Diciembre de 1128, es decir que, si comparamos las fechas, queda encuadrada perfectamente la figura histórica de nuestro molinés Abengalbón, alcaide moro de Molina, en los hechos que propiciaron las idas y venidas de las gentes del Cid - y su consiguiente paso por Molina - en sus desplazamientos entre Medinaceli y Valencia.(...seguid a Molina, que más adelante está. Abengalbón, que la tiene, es buen amigo y de paz...).

    El Campeador busca siempre el combate en horizontes amplios. Sus posibilidades de triunfar radican, sobre todo, en la rapidez de movimientos, gracias a una caballería ligera que vive y guerrea a campo abierto. De ahí que no pueda encasillar a su gente y a su caballos en los límites de cercas medias o castillos pequeños, que, por otra parte, una vez conquistados, no le interesaba conservarlos guarnecidos con sus hombres, a quienes él necesitaba siempre, en su totalidad, dispuestos para las continuas incursiones, trasnochadas, algaradas, razias y celadas.

    No obstante, el Cid requería también el cobijo de un lugar amplio y resguardado, como es el castillo molinés, dotado de gran albacara, de agua abundante (la aguada del río Gallo estaba asegurada por la torre albarrana de la -Soledad-), de una atalaya natural (el montículo de la torre adelantada o albarrana de Aragón) y de puertas de salida a campo abierto y montes aledaños.

    No hay duda de que el régulo molinés se había doblegado ante el Cid y le prestaba todo tipo de ayuda, ante el temor de correr la misma suerte que sus hermanos moros de Terrer, Alcocer, Calatayud, etc., quienes habían sucumbido al despiadado paso del Campeador, en las correrías de éste por la Cuenca del río Jalón, antes de encaminarse a Valencia.

    El Cid necesitaba, pues, la fortaleza de Molina como lugar base de acogida, segura e idónea para el reparto de los botines conseguidos, el reordenamiento de la hueste y el descanso de ésta y de sus caballerías (algunas tropillas pastarían también en otros lugares del territorio con buenos pastizales y fuertes recintos exentos de peligro, como la vega de Arias, el prado de Santiuste, las dehesas de Almallá, Picaza, Zafra y Cubillejo del Sitio (que, realmente, debería escribirse Cidio, de Cid).

    En la política del Campeador estaba, por tanto, preservar a los habitantes de Molina, a quienes, de otra parte,...el dar tributos al Cid pláceles, pues no temen aue de ello les venga ninguna deshonra.

    Los moros molineses pretendían, en lógica contrapartida, no ser arrasados por el de Vivar y conservar la paz y sus vidas, aunque ello implicara sumisión y pago de parias, pues bien sabían que, por la vía de la fuerza o por concordia, siempre terminaba el Cid imponiendo su voluntad.

    Por algo manifiesta Abengalbón:... sea por paz o por guerra, de lo nuestro el Cid tendrá; y por muy torpe lo tengo a quien no sepa esta verdad. Cuando oyó esto Alvar Fáñez el Minaya (hombre de confianza del Cid, pariente de él y su - mano derecha- ), se sonrió y dijo: bien lo veo, Abengalbón, amigo le sois sin falta; por lo que aquí le habéis hecho, vos no habéis de perder nada (había prestado la ayuda de una guarnición de acompañamiento de caballeros armados, aparte de albergue y avituallamiento para los hombres del Cid).

     

    3.) EL CID ENFRENTADO AL CONDE DE BARCELONA

    El Cid prosigue inmisericorde sus correrías y llega hasta las tierras mismas del Conde Ramón Berenguer de Barcelona, quien de ello tuvo gran pesar y lo consideró como una deshonra; no tardó, pues, en manifestar... :Ahora corre el Cid las tierras que bajo mi amparo están, no quise desafiarlo ni le quité la mía amistad, pero si él lo busca, yo se lo iré a demandar.

    El Campeador no quiere presentar batalla a este personaje cristiano y manda decir a Berenguer, a través de un mensajero:

    Al Conde decidle que no me tome esto a mal. De lo suyo nada me llevo; que él me deje ir en paz.

    Berenguer le responde: Esto no será verdad; el Desterrado conocerá a quién vino a deshonrar.

    (Aquí vemos ya que, mediante el mismo calificativo de desterrado, el Conde lo quiere desmerecer)

    Entonces, el Cid comprende bien que de allí no puede marchar sin enfrentamiento, y se apresta a dar batalla: Caballeros, pronto, a salvo hay que poner la ganancia, guarneceos y vestid los trajes de armas, pues el Conde Don Ramón trae muchas gentes, moras y cristianas, y nos seguirá doquier que vayamos. Cinchad firmemente los caballos, vestid y empuñad las armas, presentémosles las lanzas. Ramón Berenguer ha de saber a quién vino a dar caza y a quitar sus ganancias.

    Los pendones y las lanzas muy bien se van empleando ....de voluntad y de agrado, hiriendo a unos y a otros derrocando. Ha vencido esta dura batalla el Cid, bienaventurado, y el Conde su prisionero ha quedado.

    En ella también ganó el Campeador su Colada, la espada del Conde que, en adelante, blandió el Cid como suya. Muy complacido queda éste, pues .... grande es el botín y ....buenos los manjares que ya se preparan.

    Al final, el de Vivar deja marchar al Conde, pues las ganancias que ha hecho son grandes y los suyos, de tan ricos que están, ya no saben ni lo que tendrán.

    Nuevamente aparece Don Rodrigo, en este lance con el Conde Berenguer, a la luz de un caballero de fortuna, del aventurero que -campea- con sus mesnadas por las tierras de España.

     

    4.) EL CID MANDA POR SU MUJER E HIJAS QUE ESTABAN EN MEDINACELI Y, EN MOLINA. SE SUMAN A LAS TROPAS DEL CID LOS CABALLEROS MOROS DE ABENGALBON

    El Campeador ordena a Muño Gustioz, Pedro Bermúdez, Martín Antolínez y al obispo Jerónimo ir a buscar a su mujer e hijas a Medina(celi), diciéndoles: .. cabalgad con cien jinetes dispuestos a luchar. Allá por Santa María ir vosotros a pasar, seguid después a Molina, que más adelante está. Abengalbón, que la tiene, es buen amigo y de paz, con otros cien caballeros a gusto se os unirá.

    Abengalbón, al saber que arribaban, saliólos a recibir, con gran gozo de amistad. Entrad en Molina, vasallos de mi amigo natural!. Sabed que vuestra llegada a mí me place y no me da ningún pesar.

    Muño Gustioz transmitió a continuación: Saludos del Cid os traigo, él quiso así mandar que pronto un ciento de caballeros habéis de preparar, pues su mujer y dos hijas en Medina están ya. Que - con nosotros - vayáis por ellas pide y las traigáis para acá y, después, hasta Valencia de ellas no os apartéis ya. Abengalbón le contestó: Yo lo haré de voluntad.

    Aquella noche, con buena y abundante cena los agasaja el reyezuelo de Molina, y, en cuanto llegó la mañana, comienzan a cabalgar hacia Medina. Si cien hombres le pidió el Cid, doscientos son los que el moro molinés aporta como refuerzo de caballeros acompañantes. Pasan por las altas y escabrosas montañas de Aragoncilio y, de tal modo unidos marchan, que ningún temor sienten a su paso por Maranchón, Layna y Las Salinas de Medina(celi).

     

    5.) LLEGADA DE LAS HUESTES A MEDINACELI, DONDE ESTA ESPERANDOLAS EL MINAYA

    En Medina, a buen recaudo tienen el Minaya y su gente a las damas de la familia del Cid.

    Al ver a la tropa armada que se acerca a la población, exclama el Minaya: ¿Qué caballeros por allá vienen?.

    A lo que responde uno de los hombres de su avanzadilla: Son fuerzas del Campeador y del alcaide Abengalbón, que con ellas sumado va, a fin de complacer al buen Cid, a quien tanto quiere honrar.

    Al arribar, el Minaya dice a los recién llegados: Ya la cena está servida, vayamos a la posada. Abengalbón contesta: Sí, me place el aceptarla. Antes que pasen tres días, yo os la volveré doblada.

     

    6.) PARADA EN MOLINA. CAMINO DE VALENCIA, CON LA MUJER E HIJAS DEL CID

    Efectivamente, a los tres días estaban ya de vuelta, y dice el Poema textualmente: Entran todos en Molina, de buenas y ricas casas. Allí el moro Abengalbón qué bien les sirvió sin falta!. De todo cuanto quisieron, no echaron de menos nada. Y también las herraduras quiso él mismo pagarlas Dios, como honraba él a las dueñas y al Minaya!. Al otro día, de mañana, en seguida a Valencia cabalgaban. El molinés corre con todo, sirviendo a todos se afana y de ellos no toma nada (en pago).

     

    7.) LA LLEGADA A VALENCIA DEL MINAYA CON LAS DAMAS

    Al llegar a Valencia y ver Doña Jimena al Cid, se echa a sus pies: Gracias, Campeador, os doy. Qué bien ceñís vos la espada!

    El gozo que todos sienten les hace soltar las lágrimas, así que:

    Todas las mesnadas y el buen moro de Molina con aquello se alegraban.

    Se dirigió el Cid con sus damas hasta lo alto del Alcázar. Miran desde allí a Valencia, su huerta y el mar y alzan las manos al cielo para dar gracias a Dios, por la ganancia cogida y el frondoso vergel que les depara aquél, su nuevo hogar.

    El Campeador y la gente suya se encuentran muy a gusto allí, en su Valencia, la ciudad conquistada.

     

    8.) RETORNO DE ABENGALBON. FIN DE LOS DIAS MOROS DE MOLINA Y NACIMIENTO DEL SEÑORIO INDEPENDIENTE

    En 1104 habían determinado Alfonso VI de Castilla y Pedro I de Aragón qué lugares de reconquista corresponderían a cada uno de los dos reyes cristianos. En cuanto a la tierra de Molina, acordaron ocuparla conjuntamente y partírsela por la línea divisoria de aguas entre las vertientes del Ebro y del Tajo.

    Sin embargo, no se llevaron a la práctica los objetivos ni en el tiempo ni en la forma previstos, pues los castellanos (Alfonso VI y, después, Alfonso VII) tenían centrado todo el interés en la reconquista de Toledo (llegaron sólo hasta Sigüenza, Luzón y Medinaceli) y no les inquietaba, en absoluto, la existencia del reino de taifas molinés, que, ya de por sí, les era tributario y afecto por la influencia que sobre él había ejercido siempre el Cid Campeador.

    Así, pues, tras dejar a las damas y las huestes acompañantes en Valencia, nuestro molinés Abengalbón retorna con sus hombres a Molina, por tierras de Castellón y Teruel.

    Pero pocos años más de paz concertada le esperaban al régulo molinés, ya que Alfonso El Batallador, rey de Aragón, hombre de pocos pactos con la - morería-, no podía tolerar, de ningún modo, que este reino de taifas, tan inmediato a sus fronteras (él había llevado la reconquista hasta

    Daroca), prosiguiera su vida -in perpétuum-. Marchó, pues, sobre Molina a finales de 1128 y conquistó el territorio, desplazando hacia la Sierra (a Cuenca) a los habitantes que no se sometieron.

    En la Serranía aún estuvieron los moros molineses largo tiempo, saqueando de continuo lo que constituyó el -hinterland- o la raya entre los cristianos y musulmanes españoles y hostigando a los usurpadores de su añorada Tierra.

    No quedó muy clara la pertenencia del nuevo territorio reconquistado, pues lo pretendía tanto el nuevo rey de Aragón Ramiro el Monje, como el castellano Alfonso VII, quien - posiblemente para no ver cercenados sus futuros derechos sobre Molina - terminó por mandar al desolado solar a su Capitán General, el noble y poderoso Señor Manrique de Lara.

    A fin de afianzar el territorio, Don Manrique se vio precisado a iniciar la actividad repobladora, en seguida y por su cuenta, recurriendo principalmente a hidalgos y caballeros procedentes de su Señorío de Vizcaya (de ahí los apellidos vascos molineses, como Azpicueta, Iturbe, Viorreta, Arregui, Arauz, Uituriz, Gorioz, Elgueta, Iribar, etc.) y de Castilla y León. Asimismo, para zanjar la discordia entre los emperadores cristianos sobre la propiedad de la esquilmada comarca, propuso no dividirla y fundar en ella un condado independiente bajo su jurisdicción.

    Tal propuesta, si bien interesada, no dejaba de propiciar una salida al enfrentamiento de ambos reinos, por lo que acabó encontrando el beneplácito de los reyes y llevó al nacimiento de un - Estado cojín- entre los dos poderosos reinos cristianos y la todavía tierra de reconquista (Cuenca). Esta solución política terminó con las fricciones territoriales entre Aragón, Castilla y la raya de la morería y enriqueció el mapa de España con un Señorío independiente más (Molina de los Caballeros), repoblado y regido mediante fuero por el Conde Don Manrique de Lara, quien, ya con plena facultad jurídica, lo constituyó para sí y sus sucesores.

    El Fuero de Don Manrique de Lara (21 abril 1154) dispuso, al principio, de 30 artículos, ampliados posteriormente por el Infante don Alfonso de Molina (4 marzo1272) y por Doña Blanca (8 abril1293).

    (Sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional, Madrid).

    Por Antonio Ruiz Alonso

    Castillo de Santiuste, a 28 de Enero de 1997


    Votar

    Ingresar una calificación para del 1 al 10, siendo 10 el máximo puntaje.

    Para que la votación no tenga fraude, solo se podrá votar una vez este recurso.

    Comentarios de los usuarios


    Agregar un comentario:


    Nombre y apellido:

    E-Mail:

    Asunto:

    Opinión:



    Aún no hay comentarios para este recurso.
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »