Los bosques - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Miércoles 20 de Marzo de 2019 | Hay 1 usuario online en este momento!
 

Los bosques

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso Descargar como pdf
Seguinos en en Facebook



Agregado: 12 de ABRIL de 2000 (Por ) | Palabras: 1702 | Votar! |
1 voto | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Botánica >
Material educativo de Alipso relacionado con Los bosques
  • Arreglos. Lenguaje C++. Programación.: ...
  • Biografia y vida de Carlos de Haes: Breve Biografia de Carlos de Haes
  • Sobreyectividad- asíntotas- dominio- intervalos:

  • Enlaces externos relacionados con Los bosques

    Trabajo Práctico

    Tema: "Los Bosques"

    Bosque: comunidad vegetal, predominantemente de árboles u otra vegetación leñosa, que ocupa una gran extensión de tierra. En su estado natural, el bosque permanece en unas condiciones autorreguladas durante un largo periodo de tiempo. El clima, el suelo y la topografía de la región determinan los árboles característicos del bosque. En su entorno local, los árboles dominantes están asociados con ciertas hierbas y arbustos. Tanto las plantas altas y grandes como la vegetación baja, que afecta a la composición del suelo, influyen en el tipo de vegetación que se da en el sotobosque. Alteraciones como los incendios forestales o la tala de árboles por parte de la industria maderera, pueden cambiar el tipo de bosque. Si no se dan estas circunstancias, el desarrollo ecológico puede llevar a la comunidad vegetal a su clímax. En la actualidad, se están llevando a cabo programas para la conservación y usos forestales apropiados, con el fin de mantener y proteger determinados tipos de bosques.

    Clasificación

    Se pueden distinguir ocho tipos fundamentales de bosques en función del clima y del tipo de hoja.

    1. Los bosques caducifolios de las regiones templadas están prácticamente limitados a zonas continentales de latitudes medias del hemisferio norte, donde las precipitaciones se producen durante todo el año y se suceden una estación cálida y un invierno frío. Constituyen la típica formación de una gran parte de Europa, América del Norte y Asia Oriental. Pese a la distancia que los separa, todos estos bosques son muy parecidos, tanto en su aspecto como en las especies que los componen: alisos, abedules, hayas, carpes, castaños, tilos, olmos, nogales, robles, fresnos y arces.

    2. Los bosques monzónicos de hoja caduca son característicos del Sureste asiático e India; también se desarrollan a lo largo de las costas del Pacífico en México y Centroamérica. El clima se caracteriza por fuertes precipitaciones, aliviado por periodos estacionales secos durante los cuales los árboles pierden sus hojas.

    3. La sabana tropical cubre regiones comprendidas entre el desierto y el bosque tropical. En las sabanas, habituales en África y Sudamérica, conviven herbazales de distintas alturas con algunos árboles y arbustos frecuentemente espinosos y dispersos en espacios abiertos. A medida que disminuye la distancia al ecuador, los árboles se vuelven más altos y numerosos hasta dar lugar a bosques claros; esto es lo que ocurre en los llanos de Venezuela y en la meseta o campos de Brasil. El mantenimiento de algunas sabanas se atribuye a los incendios y pastos.

    4. Los bosques de coníferas del norte de Eurasia y de América del Norte forman un cinturón en las regiones subárticas y alpinas del hemisferio norte. Es el bosque típico boreal, que limita con una formación semejante aunque más clara y abierta, la taiga, que da paso a la tundra. Piceas y abetos son las especies características de estos bosques septentrionales; el pino, el alerce, y la tsuga dominan hacia el sur, cuando las condiciones climáticas se tornan más benignas.

    5. La pluvisilva es característica de África Central, cuenca del Amazonas y algunas regiones de Indonesia, donde las lluvias son abundantes y están bien distribuidas a lo largo del año. La vegetación es profusa y, debido a que la caída y el nacimiento de las hojas se produce continuamente, el bosque está siempre activo, en constante crecimiento. Las especies arbóreas son muy numerosas y forman estratos diversos a diferentes alturas. Se encuentran entrelazados por enredaderas leñosas y tienen grandes raíces, pero el crecimiento enmarañado de la jungla, que lo hace impenetrable, sólo sucede cuando la selva ha sido alterada por talas o incendios.

    6. Los bosques templados y subtropicales de hoja perenne se localizan, principalmente, a lo largo de la costa de América del Norte, y en las regiones subtropicales de Asia Oriental e islas del Caribe, que tienen un clima marítimo templado y la humedad constante evita periodos de sequía que provocan la caída de las hojas. Los árboles característicos son los robles, los magnolios, las palmeras y las bromeliáceas.

    7. Los bosques mediterráneos constituyen una variante dentro de la vegetación de las regiones de clima templado. Se trata de un bosque esclerófilo y siempre verde donde predominan las especies del género quercus, el roble, la encina y el alcornoque, y algunas coníferas como los cipreses y los pinos.

    8. El monte bajo tropical se localiza en regiones con precipitaciones escasas y rodea bosques más húmedos. El clima seco ha dado lugar a la sustitución de las especies arbóreas por arbustivas; es el caso de los cerrados en Brasil, los chaparrales de California y los maquis en la cuenca del Mediterráneo.

    Enfermedades y epidemias

    Los insectos y las enfermedades son una continua amenaza para los bosques. Diversos insectos, como la lagarta y larvas de distintos tipos de polillas y gusanos, devastan grandes áreas por defoliación. Otros actúan como transmisores de las enfermedades de las plantas que destruyen los árboles. Las enfermedades parasitarias pueden ser causadas por bacterias, hongos, virus y nematodos, o por algunas plantas parasitarias como el muérdago o el altramuz. Las enfermedades no infecciosas de los árboles incluyen la quema por el fuego, daños causados por las sequías o el frío intenso, raíces inundadas o sofocadas, excesos o deficiencias nutricionales y enfermedades provocadas por la contaminación atmosférica.

    Bosque templado, tipo de bosque que representa más o menos la mitad de la superficie forestal del planeta y cubre unos 1.400 millones de hectáreas. La mayor parte de los bosques templados, junto con los bosques boreales situados más al norte, se encuentran en Rusia, América del Norte y Europa, y hay áreas significativas en Australia, Nueva Zelanda, Chile, Argentina, el norte de Asia, el norte de África y las costas de Suráfrica. Hay muchos tipos diferentes de bosques templados, incluyendo los de coníferas y bosques de hoja ancha, tanto perenne como caduca. Su biodiversidad suele ser inferior a la de los bosques tropicales, pero varía mucho. Ciertos bosques boreales contienen tan sólo cuatro o cinco especies de árboles, incluyendo varios tipos de picea (Picea) y abedul (Betula), mientras que la diversidad de los bosques templados húmedos se aproxima a la de los bosques tropicales. Otros grupos comunes de especies presentes en los bosques templados incluyen el roble (Quercus) y el haya (Fagus). Desde la más remota antigüedad, los seres humanos han utilizado los bosques templados para obtener leña, materiales de construcción, alimento, plantas medicinales y refugio; además constituyen un elemento común a muchas religiones, mitos y folclores.

    Tras una larga historia de deforestación, que se remonta a tiempos prehistóricos, la superficie que ocupan los bosques de la zona templada del planeta está hoy estabilizada y, a través de los procesos de conservación y gestión forestal, incluso puede estar aumentando, al contrario de lo que ocurre con los bosques tropicales. No obstante, cantidad no significa calidad. Se siguen talando bosques templados naturales y seminaturales (llamados también bosques vírgenes) en todo el mundo, que son reemplazados por medios naturales (a través del proceso llamado sucesión) o, cada vez más, por plantaciones de árboles diseñadas con la producción maderera en mente. Si bien las plantaciones producen madera, aportan pocos de los beneficios ambientales y los bienes sociales derivados de los bosques naturales. Por ejemplo, sólo una pequeña proporción de las plantas y animales silvestres pueden vivir en las plantaciones, a menudo monocultivos de especies foráneas. La pérdida del bosque autóctono está poniendo en peligro la supervivencia de ciertas especies, como el búho moteado (Strix occidentalis) en Norteamérica y el pico dorsiblanco (Dendrocopos leucotos) en Escandinavia.

    En términos de bosques naturales, las pérdidas en las regiones templadas han sido aún más dramáticas que en los bosques tropicales. En Europa occidental y Estados Unidos sólo queda un 1% del bosque original, y el resto es repoblado o bosque regenerado por medios naturales. Cuando se tala totalmente un bosque (es decir, cuando se cortan de una sola vez todos sus árboles), los árboles que vuelven a crecer en él son muy distintos de los originales. Hoy se debate el futuro de los bosques vírgenes en muchos lugares, incluyendo el noroeste de Estados Unidos; Columbia Británica, Alberta y Ontario en Canadá; y el norte de Laponia.

    Los bosques templados se enfrentan a otras amenazas. La contaminación atmosférica y la lluvia ácida, debidas a los óxidos de nitrógeno y azufre, han sido vinculadas con la pérdida de salud de los árboles de Europa, Norteamérica y algunas partes de Asia. Las investigaciones sugieren que, en los últimos años, casi una cuarta parte de los árboles europeos han sufrido una defoliación superior a un 25 por ciento. La contaminación parece actuar junto con otros factores, incluidos el clima, los métodos de gestión del suelo y los ataques de plagas y enfermedades, para producir la debilitación, y en ocasiones la muerte, de los árboles.

    El fuego constituye también un problema. En áreas como el mediterráneo, la presión humana aumenta la incidencia de éste, por accidente o vandalismo, produciendo la destrucción de hábitats delicados. Por otra parte, en algunos lugares de Norteamérica, los esfuerzos por controlar los incendios forestales han tenido tal éxito que la ecología forestal está cambiando en áreas que, en circunstancias naturales, habrían sufrido gran número de incendios.

    Bosque boreal, también bosque frío, bioma que se caracteriza porque las plantas predominantes son coníferas, como los pinos y los abetos. Se encuentra en grandes extensiones de América del Norte, Siberia y Escandinavia, aunque también se puede encontrar en las montañas situadas en latitudes menores. Para ciertos autores, el término bosque boreal es sinónimo de taiga.

    El clima en el bosque boreal presenta inviernos muy fríos y con precipitaciones abundantes en forma de nieve. Los veranos son húmedos. Como consecuencia de estas condiciones meteorológicas, el suelo es muy pobre. Las plantas que pueden soportar estas condiciones tan severas son muy pocas. Por esta razón, el bosque boreal está formado mayoritariamente por pinos y abetos, y por los abedules que crecen cerca de los lagos y torrentes. Los animales característicos de este bosque son los que se alimentan de piñones, como las ardillas, los piquituertos y los cascanueces. También se encuentran en estos bosques el glotón, la marta, el alce, el cárabo lapón y el lince boreal.


     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »