Cid campeador. El concepto de destino. - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Aprende sobre marketing online, desarrollo de sitios web gratis en Youtube
Suscribite para recibir notificaciones de nuevos videos:
Sábado 23 de Octubre de 2021 |
 

Cid campeador. El concepto de destino.

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso

Agregado: 12 de ABRIL de 2000 (Por ) | Palabras: 1895 | Votar | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Literatura >
Material educativo de Alipso relacionado con Cid campeador concepto destino
  • Accidentes de trabajo: impugna pericia medica.:
  • Biografia y vida de conocido como Capitán Cardona Félix Cardona Puig: Breve Biografia de conocido como Capitán Cardona Félix Cardona Puig
  • Contratos de arrendamiento rural: contrato.coaura2 contrato accidental por ano.:

  • Enlaces externos relacionados con Cid campeador concepto destino

    Trabajo de análisis, investigación y producción escrita

    UNIDAD 1


    El concepto de destino...

    Primeramente, consideramos de vital importancia resaltar que al analizar el concepto de destino siempre surge la pregunta: ¿Estamos predeterminados a un destino? ¿Está todo escrito o realmente uno cambia su vida a cada instante y todo depende de uno? Desde luego que la contestación a este enigma que ha obsesionado a la humanidad desde sus orígenes es muy compleja y depende de los ideales y pensamientos de las personas, donde la religión cumple un papel determinante. Escapa al objetivo del presente trabajo discernir sobre cual es la verdad en este tema.

    Para trabajar sobre el este precepto, en esta ocasión, hay que creer que el destino está escrito, es nuestro futuro y hagamos lo que hagamos no lograremos cambiarlo. El libre albedrío no existe en las obras que analizaremos. El destino es una realidad inexorable que nos marca para toda la vida. Se nace con una meta predeterminada, no importa cuan arduamente se trate de modificar el curso de los eventos, el fin será siempre el mismo. Pero los héroes conocen su destino y no tratan de rehuirlo, sino que lo aceptan y viven de acuerdo al camino que suponen que fue elegido para ellos.

    El destino de nuestros héroes...

    El Cid... ¿Un modelo a seguir? Rodrigo o Ruy Díaz de Vivar, el Cid Campeador es el héroe del Poema del Mío Cid y la más alta figura de la épica española. Valeroso guerrero y fiel vasallo ("Dios, qué buen vasallo, si oviesse buen señor!"), es también un padre afectuoso. Su triunfo y sus riquezas no son nada sino puede hacer partícipes de ello a los suyos. El Cid no es un héroe romántico, sino un héroe realista, que no combate por amor a la aventura sino para vivir. Desde éste punto de vista, nada tiene en común con Amadís o con Don Quijote. Después de vencer al conde de Barcelona, que se burlaba de él considerándose más refinado que los "malcalzados" que le acompañan, le devuelve generosamente la libertad, pero se queda con su dinero, que constituye el botín de guerra. Y en otra ocasión, exhorta a Jimena y a sus hijas para que asistan a la batalla desde las almenas y vean "cómo se gana el pan". Su generosidad asimismo, no es ciega sino razonada. Pródigo con el rey y con sus soldados, no se preocupa lo más mínimo por su deuda no pagada a los hebreos Raquel y Vidas, probablemente porque considera justo engañar por una vez a unos judíos, ya que los de su raza habrían engañado a los cristianos cotidianamente como lo hace cualquier comerciante. Análogamente, cuando decide vengarse de lo viles Infantes de Carrión por la ofensa que han inferido a sus hijas, antes de tomar venganza personal, es decir, de entablar duelo con ellos, les impone con precisión matemática la restitución de todo cuanto recibieran en dote antes del ultraje. "Don Quijote -advierte Valbuena Prat, uno de los autores consultados- hubiera empezado con el desafío". Su fuerte virilidad, su distinción, su valor y su prudencia, su amor por sus soldados y la perfecta dignidad de sus gestos hacen de él un personaje admirable. Su fidelidad el rey es del estilo germánico, y cuando Alfonso, vencido por su comportamiento, le otorga audiencia y perdón, el Cid besa humildemente la tierra en señal de absoluta sumisión ante su señor.

    Ahora bien, luego de caracterizar al afamado Cid Campeador, apliquemos el concepto de destino. Durante el transcurso de la obra, ya a partir del comienzo, aparecen distintos indicadores del destino predeterminado. El de Vivar se caracterizaba por su calidad de líder innato, estaba esclavizado a convertirse en figura pública y en un modelo a seguir para la "raza" española.

    En la tirada que exponemos a continuación se presenta el principal y primer indicio del destino exitoso del Cid: apenas salido de Vivar, la corneja a la derecha indica la buena fortuna que lo acompañará, pero al entrar a Burgos, otra corneja se ubicó, esta vez a su izquierda, mostrando el camino sinuoso y lleno de escollos que debiera transitar nuestro héroe hasta su glorioso retorno.

    (Imagen con texto)

    Podríamos citar, entre las numerosas contrariedades que le sucedieron al Campeador, su destierro, el engaño y el ultraje a sus hijas, que los de Carrión cometieron, etc.

    Se nota claramente su devoción por Dios y el aprecio que Este le tiene, por eso el arcángel Gabriel le es enviado en sueños, como le fue enviado a María, para darle a conocer su voluntad y que no se rindiese ante las adversidades que le acontecerían diciendo así:

    (Imagen con texto)

    El Cid es un elegido y tiene la misión de convertirse en héroe. Realmente asombra la capacidad y firmeza con que dirige a las multitudes y al mismo tiempo, el aprecio y respeto que la gente le tiene; no hay dudas de que va en camino a convertirse en héroe nacional. Durante todo el texto es evidente la buena estrella que lo acompañará hasta el fin del poema.

    Luego de explayarnos sobre el Cid, un ejemplo de persona y modelo a seguir, hablaremos a continuación sobre Pascual Duarte, el antihéroe, el contraejemplo. Así como lo manifestara el mismísimo personaje de esta historia en una carta que adjunta al enviar los manuscritos originales de su historia a Joaquín Barrera López.

    La vida de Pascual Duarte muestra la crueldad y la brutalidad que pueden existir en una aldea; es el resultado del anquilosamiento moral de una sociedad rural, casi primitiva, donde tienen asiento las pasiones más salvajes. El dicho popular "pueblo chico, infierno grande" es una clara síntesis de la vida en este pueblo situado a unos kilómetros de Almendralejo, Badajoz, España. Pascual Duarte es ante todo una psicología noble en su elemental inconsciencia. Con la nobleza inculta, casi hermana de un primitivismo salvaje, pero también en la cercanía a los altos valores humanos, no contaminados con la turbia hipocresía o la doble intención. Es su medio, su circunstancia, lo que hace brotar la fiera que lleva dentro, en la simplificación de su bondad y maldad, en su violencia espontánea, como la justicia elemental, mecida por el dolor, el asco y la miseria.

    Está sentenciado a escoger continuamente el camino equivocado y a llevar siempre una vida desgraciada y llena de trastornos.

    "Pesaroso estoy ahora de haber equivocado mi camino, pero ya ni pido perdón en esta vida. ¿Para qué? Tal vez sea mejor que hagan conmigo lo que está dispuesto, porque es más probable que si no lo hicieran volviera a las andadas. No quiero pedir el indulto, porque es demasiado lo malo que la vida me enseñó y mucha mi flaqueza para resistir al instinto. Hágase lo que está escrito en el libro de los Cielos. " Ya desde el principio de la obra, a Pascual Duarte le es harto conocido que su suerte estaba echada. (fragmento extraído de la carta que Duarte envía a Barrera López)

    "[...] van quedando escritos en estos papeles con la misma claridad que en un encerado; es gracioso -y triste también, bien lo sabe Dios!- pararse a considerar que si el esfuerzo de memoria que por estos días estoy haciendo se me hubiera ocurrido años atrás [...] Estaría haciendo otra cosa cualquiera de esas que hacen la mayor parte de los hombres." Pascual Duarte reconoce que su destino está ya elegido por Dios, y que por triste que pueda parecer, es imposible escapar a él y tener una vida mejor. Su sueño de tener la misma fortuna que un hombre común es irrealizable.

    "De mí puedo decir que lo que se avecinaba momento hubo en que pensé que me había de hacer loquear. No sé si sería el olfato que me avisaba de la desgracia que me esperaba. Lo peor es que ese mismo olfato no me aseguraba mayor dicha si es que quedaba soltero". Este es otro indicio del cruel futuro que le esperaba sin importar sus decisiones personales. Luego de la muerte de su hijo, reflexiona Pascual: "Quién sabe si no sería Dios que me castigaba por lo mucho que había pecado y por lo mucho que había de pecar todavía! Quién sabe si no sería que estaba escrito en la divina memoria que la desgracia había de ser mi único camino, la única senda por la que mis tristes días habían de discurrir! A la desgracia no se acostumbra uno, créame, porque siempre nos hacemos la ilusión de que la que estamos soportando la última ha de ser, aunque después, nos vayamos empezando a convencer -y con cuanta tristeza!- que lo peor aún está por pasar..." Esta cita da cuenta de que Duarte es consciente de lo que le deparará su futuro, o al menos aparenta serlo.

    A veces, hace las cosas aún sin estar convencido de ellas, pero sí de que están escritas en su destino, como se hace evidente en el pasaje reproducido, antes del asesinato de su madre (señalada por el Diccionario de Literatura consultado, como la principal causante de sus males, "una arpía que no lo deja vivir").

    "Quizás otra hora llegara ya a pasar. No; definitivamente no. No podía; era algo superior a mis fuerzas, algo que me revolvía la sangre. Pensé huir. A lo mejor hacía ruido al salir; se despertaría, me reconocería. No, huir tampoco podía; iba indefectiblemente camino de la ruina... No había más solución que golpear sin piedad [...]"

    Campo semántico :


    Conclusiones

    Aunque parezca extraño, podemos plantear similitudes entre el Cid y Duarte, dos antónimos personalizados. Primero, podemos decir que a ambos, en su camino por la vida, se le presentan diferentes contrariedades, pero la diferencia radica en la manera de resolverlas. Duarte siempre elige el sendero equivocado, la manera más fácil, y las consecuencias saltan a la vista: comete varios asesinatos, termina solo y en la cárcel. Mientras que el Cid, y también se le presentan situaciones difíciles como el destierro, la necesidad de sobrevivir por sí mismo, el engaño a sus hijas, actúa de otra forma, elige siempre el buen camino, por más que sea el más complejo y el que implique un mayor esfuerzo. En oposición al lo que le ocurre a Duarte, el Campeador obtiene lo que "sembró", pero la cosecha es totalmente diferente, implica justicia, heroísmo y riquezas.

    Podemos agregar otra similitud entre los personajes, el estar predeterminados: el Cid, a triunfar; Pascual Duarte, a perecer en el olvido y sin honor. El destino de ambos parece estar escrito y sentenciado de antemano. En ambas obras se observan diferentes expresiones de los personajes (La familia de Pascual Duarte), situaciones dignas de un elegido (Poema del Mío Cid) que no hacen más que resaltar la monotonía de vivir una vida ya escrita. Esto se observa más claramente en Pascual Duarte, que en varias ocasiones aparece como "entregado" a su destino, como si ya supiera que le depara una vida de fracasos y poca trascendencia. Contrariamente, el Cid se da cuenta de la importancia de sus acciones, asume los riesgos y responsabilidades de representar y liderar los intereses de un pueblo que confía en él y lo considera un héroe, y desde ya que cumple con gravoso éxito su papel en la "historia".


    Bibliografía:

            Diccionario Lit


    Votar

    Ingresar una calificación para del 1 al 10, siendo 10 el máximo puntaje.

    Para que la votación no tenga fraude, solo se podrá votar una vez este recurso.

    Comentarios de los usuarios


    Agregar un comentario:


    Nombre y apellido:

    E-Mail:

    Asunto:

    Opinión:



    Aún no hay comentarios para este recurso.
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »