Gentilhombres, Feudalismo e Hidalgos - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Domingo 13 de Octubre de 2019 | Hay 1 usuario online en este momento!
 

Gentilhombres, Feudalismo e Hidalgos

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso

Características Gentilhombres, Hidalgos y Feudalismo. Definiciones. Contexto histórico. Tradiciones.

Agregado: 19 de ABRIL de 2002 (Por Natalia Lorena Parracia) | Palabras: 1977 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Historia >
Material educativo de Alipso relacionado con Gentilhombres Feudalismo Hidalgos
  • Gentilhombres, Feudalismo e Hidalgos: Características Gentilhombres, Hidalgos y Feudalismo. Definiciones. Contexto histórico. Tradiciones.

  • Enlaces externos relacionados con Gentilhombres Feudalismo Hidalgos

    TRABAJO PRÁCTICO DE LITERATURA

         Cuestionario guía

    1.       ¿Qué son los gentilhombres?

    2.     ¿Y los hidalgos?

    3.    Explique brevemente el feudalismo



    LOS GENTILHOMBRES

    Que la nobleza se divide en determinados estratos sociales, es cosa sabida. Tiene distintas categorías y hay que procurar colocar a cada uno en su lugar correspondiente al formular una explicación sobre la nobleza. Tratar el tema en su aspecto exacto, a la luz de la historia.

    Naturalmente que estas instituciones han ido evolucionando a través de los siglos, pero sí puede hablarse, de sus determinadas características, sin lastimar la exactitud de los datos. Comencemos por lo que es definición básica de la nobleza: Veamos su primer peldaño, al tiempo que vamos ascendiendo en su escala de valores.

    La palabra "geltilhombre" tiene su origen en Francia, país donde se desarrollaron primitivamente las instituciones que formaron la Heráldica. El gentilhombre ya pertenecía a la nobleza. Se trata de una voz que procede de la latina "gentil homo". Por cierto, citando a Cicerón, habrá que decir que este ya hacía una definición de los gentiles, advirtiendo que debían reunir las cuatro condiciones siguientes: La primera, tener un nombre común con las personas de su familia, lo que puede traducirse por el apellido; la segunda, ser un hombre libre, e hijo de personas libres; la tercera, que esta condición de libertad, sea de nacimiento, es decir que ninguno de sus antepasados perteneciera a la condición esclavos y la cuarta, que no hubieran sufrido penas de privación de libertad o destierro del país.

    De acuerdo a estas ideas, el gentil, para los romanos pertenecía a una agrupación de familias que tenían un nombre común a todos sus miembros, y esto hace muy difícil que existieran los gentilhombres antes de la Edad Media. Si se tiene en cuenta que hasta los siglos Xl y XII no comenzaron a fijarse los nombres o designaciones personales convirtiéndose en apellidos. No obstante todo lo anterior, debemos tener en cuenta a otros pueblos que, aparte de los romanos, también tenían ya, en la antigüedad, una cierta nobleza. No debe olvidarse que para los denominados "Bárbaros" que invadieron el Imperio Romano, la profesión de las armas era la más noble que podía ejercer un hombre. Por cierto, hoy está totalmente admitido como un "bárbaro", aquel individuo que comete una fechoría, una crueldad, etc. etc. Originariamente ésto no fue así. Convendría dejar perfectamente aclarado que los romanos no denominaron a los pueblos invasores de Roma, "bárbaros" porque estos fueran una especie de fieras humanas. Sencillamente, en latín "barbarus" viene del griego, "bárbaro" y su significado es, "extranjero". Por lo tanto, al citar a los bárbaros debe aplicarse la interpretación que los mismos romanos le dieron a la palabra, al definirla como al individuo perteneciente a cualquiera de los pueblos situados al margen de las civilizaciones griega o romana que consiguieron abatir al Imperio de Roma. Sencillamente, eso, unos extranjeros.

    Pero no sólo fue entre los bárbaros donde los hombres libres al entrar en la profesión de guerreros se convertían en nobles, otro tanto sucedió con los francos. Fue el desarrollo de la institución feudal, originaria de Germania, la que, al invadir el occidente europeo, dió origen a la nobleza tal como hoy la concebimos, se trata del ejercicio de las armas. Pero ¿qué era un gentilhombre? ¿Qué características sociales debía tener para merecer tal dignidad? Eran hombres libres, que pertenecían a una familia legítima y, sobre todo, eran hombres de espada. No eran personajes de una categoría muy elevada, ni poseían grandes riquezas, ni extensos dominios. Simplemente disfrutaban de una situación económica suficiente para mantener su independencia. En España, la invasión musulmana dispersó a los elementos godo-romanos o autóctonos del país, obligados a refugiarse en las montañas del Norte de la península como su último baluarte frente a la marea sarracena que avanzaba sin cesar. Refugiados en los montes, se fueron reagrupando para emprender la contraofensiva que en la historia se conoce con el nombre de Reconquista. Conforme estos elementos iban recuperando tierras, les eran devueltas a sus antiguos propietarios, o dadas en propiedad a los hombres de guerra que ayudaban al rey en sus batallas contra los moros invasores. A propósito de esta calificación "invasores", entendemos que no debería cargarse excesivamente la mano al referirse a los musulmanes, pues convendría no olvidar que antes que ellos, los instalados en la península también fueron en su día invasores (visigodos y ostrogodos, ramas godas germánicas) y antes que ellos, los romanos también fueron invasores, al igual que los cartagineses. Si los musulmanes permanecieron más que los otros pueblos invasores en la península (800 años), naciendo como nacían en España, eran tan españoles o más que los visigodos del rey Rodrigo. Si los moros se hubieran convertido al cristianismo, no es arriesgado asegurar que posiblemente aún vivirían sus descendientes en España. La clase social de los hombres que estudiamos, fue recibiendo tierras otorgadas por los reyes y pequeños feudos con una sola condición: que estuvieran siempre dispuestos a prestarles la ayuda militar cuando les fuera solicitada.

    Así fue como comenzó la nobleza natural, social o de sangre y esta pequeña nobleza fue la que constituyó la clase de los Gentilhombres o, si se quiere, la de los Ricoshombres. Hay que hacer una distinción entre los caballeros y los Gentilhombres o Hijosdalgo. El rey podía hacer al primero, pero no al segundo. Don Diego de Veira ya lo manifestaba al afirmar que "Puede el Rey facer caballero mas no fijodalgo". Porque el segundo tenía la nobleza de nacimiento y ya lo recogió el Conde de Lemos, cuando Felipe V equiparó los Pares de Francia a los Grandes de España: "Vuestra Majestad es muy dueño de mandar cubrirse en su presencia a quien le plazca. Pero contele que a los Condes de Lemos les hizo Grandes Dios y el tiempo". Esta distinción entre hidalguía y nobleza de nacimiento ha continuado hasta los días presentes y una cosa es lo primero y otra muy distinta la nobleza alcanzada mediante privilegios. Tanto es así que para el ingreso en las distintas Ordenes Militares se especificaba bien claro que el pretendiente debería ser "Hijodalgo de sangre" y no "Hijodalgo de privilegio". La hidalguía les viene a los hombres por linaje, según consta en las Partidas. Pero a diferencia de las costumbres francesas, bastantes de las cuales trató de imponer el rey Felipe V en España, en Castilla sólo se transmitía la condición de Hijodalgo por línea de varón, no como en Francia en la cual la madre también ennoblecía.

    Existe también un dato que no está de más esclarecer: Cuando hablamos de solares, es decir de la casa principal donde se originó, o se mantuvo un referido linaje, conviene tener en cuenta que los citados solares se dividían en "primarios", que fueron los que se fundaron en en las montañas del Norte de la Península, lugares de donde partió la Reconquista, y "secundarios", que son aquellos heredados de sus mayores.

    En la categoría de Ricoshombres hay que incluir a los denominados "infanzones", clase que se originó en Aragón, equivalente a la de los "hidalgos" castellanos.

    Existía una distinción: los denominados "mesnaderos", que eran los hijos de Ricoshombres y que no heredaban la Ricahombría, por disponer, el padre, testamentariamente de ella en favor de determinado hijo.

    Los restantes tenían que contentarse con el título de "mesnaderos", si bien es cierto que la voz "Infanzones" se utilizó en Castilla, pero fue quedando en desuso, excepto en Aragón donde se mantuvo.

    HIDALGOS

    Hidalgo es, en su definición "aquella persona que por su sangre pertenece a una clase noble y distinguida".

    ¿Cuál es el origen de los hidalgos?. Comencemos por la denominación de "Hijosdalgo" es decir "Hijos de algo", esto es, que sus ascendientes se hubieran distinguido por sus hechos o por su posición. Que hubieran tenido "algo". La etimología de la palabra está perfectamente clara.

    Primitivamente, en los reinos de Castilla y León, los hidalgos se conocieron con el nombre de "infanzones", voz que fue quedando en desuso, hasta que sólo quedó en Aragón. Pero unos y otros, los hidalgos castellanos y los infanzones aragoneses dependían directamente del rey.

    En Castilla existió una muy amplia legislación sobre los hidalgos, comenzando por el Fuero viejo, calificado como el "Código de los Hijosdalgo", y siguiendo con el Fuero Real, las leyes de Partidas, el Ordenamiento de Alcalá y la Novísima Recopilación.

    La hidalguía, según las Partidas, es "la nobleza que viene a los hombres por su linaje". En Castilla, la hidalguía, en contraste con las costumbres francesas, sólo se trasmitía por linaje de varón. Los hidalgos eran conocidos por diversas clases, siendo los más importantes aquellos de "solar reconocido", o de casa solariega", que pregonaba la nobleza e importancia de sus ascendientes.

    A los que tomaron parte en la Reconquista y alcanzaron la dignidad de hidalgos, se les denominaba "primarios" y "secundarios" a los que después se establecieron ya en tierras conquistadas.

    FEUDALISMO

    El término "Feudalismo", de acuerdo a la opinión de autorizados tratadistas e historiadores, designa a todo aquello que atañe al "feudo". Esto es, a una institución jurídica.

    Pero existe también quien aplica la raíz de dicha institución medieval en la organización de la familia germánica. Posiblemente haya un punto de razón en la citada tesis: el feudalismo, que apareció originariamente en Francia y casi simultáneamente en otros países europeos, responde a determinadas concepciones de los pueblos germánicos, significándose por su indudable oposición a las costumbres y organización de los romanos.

    La sociedad a la que podríamos llamar anterior al estado feudal, se caracterizaba por ciertas determinantes: Al establecerse los denominados bárbaros en lo que habían sido provincias del Imperio Romano, los jefes se fueron repartiendo las tierras, en mayor o menor proporción, según su suerte o sus méritos.

    En esas zonas quedaron establecidas poblaciones libres a cuyos habitantes únicamente se les imponía la obligación de acudir con las armas en la defensa nacional. Pero, paulatinamente, los reyes o caudillos con el fin de asegurarse el concurso político y militar de otros personajes, o recompensar sus servicios, comenzaron a ceder parte de sus propiedades en "beneficio", y estos beneficios eran vitalicios.

    El beneficiario, se convertía en "señor" y todos los que habitaban en sus tierras recibían el nombre de "vasallos". Estos debían lealtad y obediencia a su señor y éste, a su vez, se la debía al rey. Pero a partir del siglo XI, comenzó a operarse en estas relaciones un cambio muy trascendental. Los vínculos del señor (duque, conde, marqués, barón, etc.) con la monarquía se fueron debilitando y al mismo tiempo que se iban achicando los poder reales, aumentaban los de la nobleza.

    Los vasallos ya no se sentían obligados a prestar su esfuerzo militar, si la ocasión llegaba, al rey sino a su señor. Y así fue cómo se fue entrando en el verdadero feudalismo.

    Los vasallos solicitaban a su señor protección contra las incursiones enemigas y poder cultivar en paz las tierras y a cambio recibían de éste la exigencia de que cuando lo necesitara, ellos combatirían por él en todas las cuestiones que el señor feudal tuviera por conveniente.

    Los documentos de la época nos dan a conocer la ceremonia en la que intervenían dos hombres, el señor y el vasallo. Uno de ellos, en actitud de total humillación, se arrodillaba frente al otro.

    BIBLIOGRAFíA

    *AA.VV.-HISTORIA, SEGUNDO CURSO- AZ- BS AS- 1995

    *AA. VV- MANUAL DE HISTORIA DE ESPAÑA, HISTORIA 16- MADRID- 1994

    *DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO ILUSTRADO SOPENA- ED SOPENA- BARCELONA - 1978

    *ENCICLOPEDIA ENCARTA 98

    * ENCICLOPEDIA ESTUDIANTIL KAPELUZ, BS AS, 1979


    Comentarios de los usuarios


    Agregar un comentario:


    Nombre y apellido:

    E-Mail:

    Asunto:

    Opinión:



    Aún no hay comentarios para este recurso.
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »