La cultura etrusca. - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Domingo 21 de Julio de 2019 | Hay 1 usuario online en este momento!
 

La cultura etrusca.

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso

Agregado: 12 de ABRIL de 2000 (Por ) | Palabras: 1926 | Votar! | Sin Votos | Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Historia >
Material educativo de Alipso relacionado con cultura etrusca
  • Antropologia Social, Cultural y Biologica: ...
  • Entender la diversidad ambiental, cultural y social de Costa Ric: ...
  • La apicultura:

  • Enlaces externos relacionados con cultura etrusca

    La cultura Etrusca

    Período orientalizante

    El período "orientalista" u "orientalizante" abarca un siglo y medio a partir del último cuarto del siglo VIII a.C. hasta el primer cuarto del VI a. C. cuando Etruria, zona donde se encontraba la civilización Etrusca, había alcanzado su máximo apogeo político, económico, cultural y militar; donde reinaban los tarquinos como Tarquino el Antiguo, Servio Tulio y Tarquino el Soberbio; este último, en cambio, iniciará el fin de la hegemonía tirrena y de su intento de unificar Italia. Con la caída de la ciudad de Veyes, culmina la historia independiente de Etruria y con ella la civilización Etrusca.

    La etapa "orientalizante es la más antigua de la cultura tirrena: Etruria ha terminado de formarse, al empezar este ciclo, como consecuencia de una especie de federación, unificación de ciudades importantes como Veyes, Vulci, Tarquinia, Cerveteri, Chiusi, Vetulonia, Cortona, Perugia, Arezzo, Fiésole y Volterra. Todas estas ciudades, a su vez, estaban gobernadas por familias que han constituido una aristocracia, que en aquella época, hecha sus raíces sobre la explotación de las riquezas de la tierra; es decir la explotación de minas de hierro y cobre, el oro y el comercio internacional.

    Algunos de los integrantes de aquella aristocracia estaban a cargo de grandes ejércitos que vivían rodeados y adornados de suntuosos objetos adornados con figuras acordes a la futura utilización del utensilio. Hasta sus tumbas demostraban el lujo a lo largo de su vida, sus palacios; sus excepcionales pinturas, murales, objetos domésticos y decorativos de toda clase: jarrones, cuchillos, estatuillas, etc. Algunos de los que he podido apreciar en la exposición intentaré luego describirlos

    El período "orientalista" luce toda su grandeza a través de las cerámicas, joyas, esculturas, pinturas, utensilios, los atributos la mando civil los implementos religiosos, las armas de hierro, las piezas de vajilla y demás artículos de uso personal.

    Según se ha investigado, todos estos artículos fueron elaborados en Etruria por artistas y orfebres locales y luego en las ciudades de denominación tirrena, entre ellas Roma.

    De la exposición me llamaron la atención distintas cosas. Entre ellos la vestimenta que utilizaban: observé que utilizaban distintos objetos para atar sus ropas como alfileres y fíbulas, fabricados con distintos metales como el bronce y el oro y adornados con figuras geométricas o de animales o rostros.

    El ejército de los Etruscos estaba conformado por caballos y soldados que cubrían su cabeza y rostro con unos objetos denominados yelmos. Los había de dos tipos: a) la careta que cubría el rostro y la cabeza y b) el casco que sólo cubría la cabeza. Además protegían la parte inferior de la pierna con canilleras. Todos estos medios de defensa eran realizados con bronce y estaban decorados.

    Para los caballos también se utilizaba el bronce y se intentaba cubrir las zonas del cuerpo expuestas al ataque frontal. Se realizaban elementos que cubrían sus hocicos, pero sobre lo que ponían más importancia era sobre los elementos necesarios para manejar al animal en combate. Ponían sumo cuidado por ejemplo en los frenos. Estos estaban sumamente adornados y tallados con figuras acordes; como por ejemplo escenas de caballos y el hombre siempre presente.

    Los Etruscos realizaban muchos adornos, recipientes de distintos materiales, jarrones de distinto tipo y tamaño que utilizaban para diversas cosas, etcétera. Además utilizaban hachas, también en bronce y muy decoradas. Estos objetos estaban realizados con marfil, bronce, oro, que ellos moldeaban y además utilizaban pastas y arcilla. En general los adornos eran embellecidos con figuras humanas, geométricas, de animales: caballos alados, toros, aves, etcétera. Sin embargo no a todas sus creaciones les atribuían un uso práctico sino que en muchos ocasiones les atribuían un uso simplemente decorativo. En este caso, realizaban estatuilllas, generalmente, alusivas a hombres o mujeres guerreras de excelente estado físico.

    Mujeres y hombres de origen etrusco le daban importancia a su arreglo personal. Utilizaban perfumes, collares formados por cuentas con formas geométricas y otras con formas de animales o seres mitológicos, también el hombre; al parecer eran de madera. Tenían peines y peinetas hechas de oro o bronce tallados con las figuras de los hombres. Se adornaban con broches de oro y aplicaciones en marfil.

    Se ocupaban también de los utensilios para preparar sus comidas quizás tan elaboradas y sofisticadas como los objetos que creaban. Utilizaban cuchillos de bronce también muy decorados.

    Los etruscos asaban la carne con una especie de asador donde colocaban los trozos de carne y los asaban sobre el fuego; el utensilio, como muchos de los objetos de los etruscos, era de bronce.

    En la exposición había una maqueta que representaba la casa donde vivían las familias etruscas. Esta estaba construida con piedras y barro. Es curioso como la maqueta muestra a la entrada de la casa un gran escalón y a partir de ahí los adornos y pertenencias.

    Guardaban las cenizas de los fallecidos en recipientes minuciosamente decorados y según el sexo de la persona que iniciaba la vida celestial, el recipiente llevaba la cabeza de una mujer o un hombre. Estos recipientes estaban hechos de pasta y luego pintados.

    Historia Etrusca

    Desde tiempos remotos, la sociedad etrusca estuvo dominada por una aristocracia sólidamente aferrada que ejerció un estricto control político, militar, económico y religioso. Algunos de sus líderes, incluidos los semilegendarios reyes etruscos de Roma, como los Tarquinos (Lucio Tarquino Prisco y Lucio Tarquino el Soberbio), quizá alcanzaran su posición porque eran expertos guerreros. Continuamente aliaban sus ciudades independientes con cualquier otra para obtener ganancias económicas y políticas.

    Hacia el siglo V a. C., el poder etrusco fue desafiado y severamente reducido. Al darse cuenta de su situación, varias ciudades etruscas formaron una alianza con Roma.

    Dichas alianzas vincularon a muchas ciudades etruscas con Roma, de tal manera que las leyes romanas solían tener repercusiones sobre el pueblo etrusco. Los lazos entre Roma y Etruria se fortalecieron en el siglo I a. C., cuando los etruscos aceptaron la oferta de ciudadanía romana. Sin El vencedor, Lucio Cornelio Sila, se vengó de forma extrema, arrasando ciudades, tomando posesión de tierras e imponiendo limitaciones sobre los derechos civiles etruscos.

    La brutalidad de Sila asoló de tal forma a los etruscos que sus posteriores intentos de sublevación fueron insignificantes. Éstos trabajaron con los etruscos y aceleraron la romanización de la región.

    Arte Etrusca

    El arte etrusco revela su relación con el griego (tanto en Grecia como en el sur de Italia), y con el de Egipto y Asia Menor. También muestra elementos itálicos y refleja de forma distintiva creencias religiosas etruscas. El arte etrusco tuvo gran influencia sobre posteriores estilos romanos. La mayoría de los conocimientos actuales proceden de tumbas etruscas.

    Arquitectura Etrusca

    No quedan restos de los palacios etruscos, edificios públicos ni de los primeros templos, todos de madera y ladrillo. Sin embargo, el templo griego se construía según un eje simétrico de orientación este-oeste sobre un terraplén bajo, al que se podía entrar desde una columnata en los cuatro lados; un templo etrusco, para satisfacer los requisitos religiosos, se situaba según un eje simétrico de orientación norte-sur y sobre un podio alto, con un pórtico de cuatro columnas, enfrente de las tres puertas que conducían a tres habitaciones paralelas para los tres dioses principales etruscos. Los templos romanos seguirían el modelo desarrollado por los etruscos.

    La mayoría de las ciudades etruscas se construían en forma cuadrangular, con fortificaciones, rodeadas por muros reforzados por puertas dobles y torres. El muro que rodeaba la primera ciudad de Roma, según se dice construido durante la época del rey Servio Tulio (reinó entre el 578 a. C. y el 534 a. C.), era de construcción etrusca.

    No se han encontrado restos de casas etruscas, pero el interior de las tumbas y urnas funerarias en forma de casa, sugieren que tenían tejados planos o de dos aguas, de teja y de una a tres habitaciones.

    Las muestras más tardías tenían un atrio, con tejado abierto sobre un estanque para el agua de lluvia, y una logia (un esquema continuado por los romanos). Los etruscos también construyeron acueductos, puentes y alcantarillas.

    Fuera de las ciudades existían cementerios que contenían las tumbas familiares. Eran construidas bajo tierra, pero tenían grandes bóvedas de piedras superpuestas cubiertas por túmulos de tierra. Las tumbas más tardías contenían varias habitaciones construidas de forma que parecían una casa.

    Escultura Etrusca

    Los etruscos, como la mayoría de los pueblos antiguos, no estimaban el arte por sí mismo, sino que construían objetos por razones utilitarias o religiosas. Es más, el arte etrusco, aunque compartía características generales, se diferencia claramente de una ciudad a otra, reflejando la independencia política de cada una.

    Las obras etruscas más famosas son de terracota o arcilla cocida, y esto incluye esculturas en tapas de sarcófagos, como por ejemplo una pareja yacente de esposos (finales del siglo VI a. C., actualmente en la Villa Giulia, en Roma) de Caere (Cerveteri), obras de templos, como revestimientos para proteger la madera, los tejados y las esculturas frontales. Los artistas de Vulci sobresalieron esculpiendo imágenes de nenfro, una piedra caliza local, de la cual son representativas las esfinges y el León Alado de Roma. Como se suponía, los etruscos eran excepcionales trabajadores del bronce. La Loba (hacia el 500 a. C., actualmente conservada en el Museo Capitolino, en Roma) y la Quimera de Arezzo (siglos V-IV a. C., hoy en el Museo Arqueológico de Florencia) son muestras excelentes de la escultura zoomórfica en bronce; la estatua de tamaño natural del orador Aulo Metelo, conocida como el Arringatore (siglo I a. C., Museo Arqueológico de Florencia), figura como una de las estatuas de bronce más admirables de su época.

    Pintura Etrusca

    Las pinturas etruscas que nos han llegado consisten principalmente en frescos sobre paredes de piedra y sobre techos de tumbas, en particular en las de Tarquinii (Tarquinia) y en los alrededores de Clusium (Chiusi). También existen algunas placas pintadas. Las figuras son estilizadas, pesadas y frecuentemente perfiladas en negro. La mayoría de los frescos de Tarquinia son descripciones realistas de los juegos, bailes, música y banquetes que acompañaban a los funerales etruscos, como los de la tumba llamada de los Augures (520-510 a. C.) y los que aparecen en la denominada tumba de Triclinio (480-470 a. C.).

    Las escenas sangrientas de guerra son habituales, como en la tumba Franois (finales del siglo IV a. C.) en Vulci (cerca de Tarquinia), y también aparecen demonios espantosos de la tierra de la muerte, como en la tumba del Ogro (siglo II a. C.) en Tarquinia.

    Artes decorativas

    Los etruscos, en un principio, importaron o copiaron cerámica pintada griega. También desarrollaron una loza pulida y característica, el bucchero nero, vasos áticos con figuras negras, con adornos grabados o en relieve. La influencia del arte etrusco sobre los romanos fue evidente desde el siglo VI a. C. hasta la preeminencia de los estilos griegos en el siglo III a.C.

    Conclusiones

    La exposición me pareció muy interesante y demuestra como un arte iniciado dos milenios y medio atrás siga siendo tan atrayente como lo debió haber sido en su época. Me llamó la atención el alto valor estético y económico de los materiales que utilizaban para elementos de quizá no demasiado valor práctico como alfileres o recipiente. Sugiere una preocupación por la decoración realmente notoria.

    Considero al arte etrusco riquísimo por su atractivo humano y elevado valor estético. Es notoria la dedicación que tenían los Etruscos para con sus adornos y creo que su arte seguirá siendo atractivo para las futuras generaciones ya que es muy interesante.

    Comentarios de los usuarios


    Agregar un comentario:


    Nombre y apellido:

    E-Mail:

    Asunto:

    Opinión:



    Aún no hay comentarios para este recurso.
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »