La vida de Platón - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Miércoles 18 de Septiembre de 2019 | Hay 1 usuario online en este momento!
 

La vida de Platón

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso

"El Político y ""Las Leyes"", Aristóteles, Temas principales de la ""Política"", Origen del Estado, Monarquía, Aristocracia, Democracia moderada o politeia, Democracia, Oligarquía, Tiranía."

Agregado: 24 de MAYO de 2000 (Por ) | Palabras: 1658 | Votar! |
1 voto | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Polítíca >
Material educativo de Alipso relacionado con vida Platón
  • Biografia y vida de Júlio Dantas: Breve Biografia de Júlio Dantas
  • Biografia y vida de Decio Mus: Breve Biografia de Decio Mus
  • Biografia y vida de Carlos de Habsburgo: Breve Biografia de Carlos de Habsburgo

  • Enlaces externos relacionados con vida Platón

    Platón

    El Estado ideal es para Platón como una especie de hombre en grande, como un organismo perfecto formado por la unidad de todos los individuos así como el hombre está formado por la unidad de todos los órganos. Así como en el hombre hay tres facultades que son la razón que domina, la voluntad que ejecuta y los sentidos que obedecen, en el Estado hay tres facultades equivalentes que se traducen en tres clases sociales distintas: la clase de los sabios o los filósofos a los que corresponde la suprema dirección del Estado, la clase de los guerreros, a la que corresponde la defensa del Estado y la clase inferior de los mercaderes, artesanos y agricultores corresponde la producción de riqueza necesaria para la satisfacción de las más bajas necesidades de la vida humana.

    Los filósofos, los hombres sabios, son los que determinan a qué clase corresponde cada persona, y esta selección, se basa en las aptitudes naturales de los hombres y la educación como medio para desenvolver esa predisposición. Esto se vincula con su concepto de que en todo Estado debe darse un cambio de servicio entre los hombres, haciéndose para ello necesaria la especialización en distintas tareas, con lo que alude al principio de la división del trabajo.

    Como la unidad y armonía interior del Estado (así como en el individuo) por la Justicia, éste debe tender a asegurarla tanto en la vida interior de los individuos como en la organización social. La Justicia consiste en que cada clase debe cumplir su misión.

    Platón se preocupa por la formación de la clase dirigente, esa pequeña elite a la que debe confiarse la misión suprema de establecer la unidad interior del Estado mediante el dominio absoluto e impersonal de la razón. Pues únicamente la razón puede alcanzar la armonía perfecta subordinando todo interés particular al interés general de la comunidad. Así los dirigentes deben convertirse en órganos de la razón, que es el conocimiento de lo bello en sí, de lo justo en sí, de lo eterno y lo divino. No será posible aproximarse al gobierno ideal a menos que los filósofos gobiernen o los gobernantes filosofen.


    Los Estados reales son, aunque en diferente grado, corruptos. En la historia se suceden solamente formas malas de gobierno y una más mala que la otra (los gobiernos van de mal en peor). La constitución buena es un modelo y es una sola porque sólo uno puede ser el Estado perfecto mientras que los malos son muchos.

    Para Platón las formas de gobierno son seis, pero de ellas, dos sirven para designar las formas reales que se alejan en mayor o menor medida de ésta. De las cuatro constituciones corruptas 3 de ellas corresponden a las formas degradadas de las tipologías tradicionales: la oligarquía es la forma corrupta de la aristocracia, la democracia de la politeia (Según Aristóteles, democracia buena) y la tiranía de la monarquía. La timocracia es un concepto introducido por Platón para designar una forma de transición entre la constitución ideal y las formas tradicionales.

    El gobierno timocrático de Esparta (que Platón admiraba) es el más cercano a la constitución ideal: su vicio, y por lo tanto, su elemento de corrupción está en honrar más a los guerreros que a los sabios.


    "El Político" y "Las Leyes".

    En ambos textos, Platón trata de colocarse no en el terreno ideal sino frente a la vida política real

    En "El Político" dibuja la imagen del re como el hombre más capaz de gobernar y utiliza dos símiles para ello: el pastor y el tejedor. Así como el pastor conduce a su rebaño, debe conducir el rey a los ciudadanos que están bajo su mando; y así como el tejedor combina los diferentes hilos para obtener la mejor trama; el gobernante debe combinar las virtudes de los hombres para obtener un pueblo perfecto.

    La política es la aptitud de mando y de gobierno para obtener lo que a todos interesa. Considera que la jurisprudencia, la retórica y el arte de la guerra son sus ciencias auxiliares. Es una ciencia ya que está regida por el conocimiento.

    El Estado realizable necesita de la ley porque no existen individuos omniscientes que sean capaces de dirigir sin ninguna restricción. Como no se puede dar la situación perfecta, nada mejor que la existencia de normas que al menos son el resultado que aconseja la experiencia y una valla contra los abusos de autoridad.

    En "Las Leyes" rectifica alguna de las posiciones extremas que había adoptado en "La República", como la del comunismo total de familias y bienes de la clase gobernante. Aunque se mantiene una injerencia grande de la autoridad en la constitución de la familia, se admiten ya por lo menos cuestiones a monogámicas entre los hombres y las mujeres pertenecientes a las clases dirigentes. En cuanto a los bienes, admite la propiedad privada aunque con ciertas limitaciones.

    La rectificación más importante es la función que atribuye a las leyes. La razón, que Platón había pretendido ver encarnada en "La República" en el filósofo rey, es sustituida en "Las Leyes" por la importancia otorgada a la ley en la que ve algo así como la cristalización de la sabiduría.

    Respecto de los órganos del gobierno admite la necesidad de una combinación de dos principios de tendencia opuesta, de tal modo que al contraponerse puedan dar origen a un sistema armónico. El buen Estado tiene que contener, si no es una monarquía, por lo menos el principio que se desprende de ella: el orden y la sabiduría; y si no es una democracia tiene, por lo menos, que contener el principio que le es propio, esto es la libertad y la participación de todos en el poder.

    Aristóteles

    Temas principales de la "Política"

    Origen del Estado

    Aristóteles sostiene que la sociedad es un hecho natural. La naturaleza del hombre es la de un ser natural pero también es un ser político.

    Es Estado es la última de las asociaciones que forma el hombre, donde tiene lugar el cumplimiento de los fines de otras asociaciones más elementales que responden a los instintos humanos , y en consecuencia es un hecho natural, porque si en él se logra el cumplimiento de los fines del hombre, es preciso que sea algo acorde con su naturaleza. Por eso dice que el hombre es naturalmente un animal político destinado a vivir en sociedad y que el que no forma parte de ninguna ciudad es un ser degradado o un superhombre.

    El Estado es lo último que se constituye en el tiempo porque es la asociación más compleja. Es la consecuencia de un proceso de desarrollo de asociaciones menores. La primer asociación es la familia que importa la unión del hombre y la mujer, asociación que tienen un sentido biológico (reproducción y conservación de la especie) y también económico pues es la unidad de quienes se alimentan juntos. La forma de asociación que le sigue es la agrupación de familias que constituye la aldea, y finalmente la asociación de aldeas da lugar a la polis, que es la asociación superior que nace como consecuencia de las necesidades humanas y subsiste porque permite su Estado satisfacción. El fin del Estado es la felicidad de los ciudadanos; es el suministrar los medios e imponer normas para que cada hombre pueda resolver su esencia.


    El poder soberano ya sea de uno, de pocos o de la mayoría será recto mientras que se ejerza el poder en vista del interés general mientras que serán desviaciones las que atiendan al interés particular.

    El orden jerárquico es el mismo que el sostenido por Platón en "El Político". El criterio de jerarquización es el mismo. La peor forma es la degeneración de la mejor, en consecuencia, la degeneración de las formas que le siguen son menos graves. Así, el orden de las 6 formas es:

    -          Monarquía

    -          Aristocracia

    -          Democracia moderada o politeia

    -          Democracia

    -          Oligarquía

    -          Tiranía.

    Los individuos se reúnen en la ciudad y forman una comunidad política no sólo para vivir en común sino para "vivir bien". Para que el fin de la "vida buena" pueda ser alcanzado es necesario que los ciudadanos persigan todos juntos o mediante sus gobernantes el interés común.

    Aristóteles distingue tres tipos de relaciones de poder:

    -          La del padre sobre el hijo

    -          La del gobernante sobre el gobernado

    -          La del amo sobre el esclavo.

    En todos los casos el poder es ejercido a favor de ambas partes.

    El desarrollo político que Platón expuso en forma utópica se basaba en un gobierno ideal en el que quedaba reflejada la estructura misma del alma. Aristóteles no imita esta forma de pensamiento teórico para después intentar aplicarlo en la práctica, sino que sigue un procedimiento deductivo:

    1.realiza un estudio y análisis de las constituciones existentes.

    Deduce la constitución más perfecta y aplicable a la práctica.

    El Estado ideal es para Aristóteles el Estado legal. Para él las leyes son indispensables, aún en la monarquía ,p ara que el monarca también quede sometido a ellas. Los ciudadanos son para Aristóteles los que según las leyes de cada polis tienen el derecho de intervenir en los negocios público y de desempeñar alguna magistratura. La ciudadanía, por tanto, no es algo sobre lo que se puede generalizar, sino que debe resolverse empíricamente de acuerdo con las circunstancias existentes en cada polis.

    Funciones del gobierno

    Puede encontrarse en Aristóteles un antecedente remoto de la doctrina de la división de poderes, tal como luego vendría a ser planteada y desarrollada por Locke y Montesquieu. Distingue una serie de funciones necesarias para la mayor eficacia del gobierno:

    -          La deliberativa que corresponde a la Asamblea

    -          La administrativa

    -          La judicial

    -          Estas funciones atienen al mejor gobierno, pero no tienen sin embargo vinculación (como lo ha de tener en la doctrina moderna) con la necesidad de defender la libertad individual.

    Comentarios de los usuarios


    Agregar un comentario:


    Nombre y apellido:

    E-Mail:

    Asunto:

    Opinión:



    Aún no hay comentarios para este recurso.
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »