Biografia de Pedro Pablo Rubens. - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Aprende sobre marketing online, desarrollo de sitios web gratis en Youtube
Suscribite para recibir notificaciones de nuevos videos:
Martes 04 de Octubre de 2022 |
 

Biografia de Pedro Pablo Rubens.

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso

Vida y obra de Pedro Pablo Rubens.

Agregado: 29 de AGOSTO de 2000 (Por ) | Palabras: 1268 | Votar |
1 voto | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Biografías >
Material educativo de Alipso relacionado con Biografia Pedro Pablo Rubens
  • Biografia y vida de Ivo Vojnovic: Breve Biografia de Ivo Vojnovic
  • Biografia de James Cyriax.: Vida y obra de James Cyriax.
  • Biografia y vida de Juan Gualberto Gómez Ferrer: Breve Biografia de Juan Gualberto Gómez Ferrer

  • Enlaces externos relacionados con Biografia Pedro Pablo Rubens

    *RUBENS Y SU OBRA:

    Pedro Pablo Rubens (1577-1640): Nace en tierra alemana, de padres flamencos, y se traslada a vivir a Amberes, ciudad que va a convertir en su verdadera patría; en el gran puerto de Flandes se conserva todavía hoy su casa, su tumba y algunas de sus obras más personales. En Rubens el barroco brilla con especial vitalidad y sin ningún impedimento. Sus viajes constantes, como diplomático, por España e Italia, dan a su pintura un tono clasicista, íncluso en los temas, por ejemplo, en su insistencia por plasmar la mitología.

    El estílo de Rubens podría resumirse en tres aspectos básicos: el color, el movimiento y la forma gruesa. La gama de colores utilizados, la soltura de la pincelada y el uso de la paleta adquieren una intensidad pocas veces lograda. Las composiciones adquieren un dinamismo extraordinario; músculos en tensión, diagonales enérgicas, arboles que se retuercen como sarmientos, suelos ondulantes, la vertical, la horizontal y la forma estática parecen distantes de sus telas. Finalmente sus mujeres gruesas muestran su inclinación hacia la fígura redonda. El rápido aumento de peso de su segunda esposa, Elena Fourment, es prueba de que la grasa constituía un ideal anatómico para el pintor.

    La obra legada por Rubens es enorme, aunque actualmente se atribuye parte de ella a su taller. En las obras mitológicas se revela como el gran intérprete de la fábula pagana, con una concepción milanguelesca del desnudo masculino y una evidente admiración por el Tiziano en la concepción del desnudo femenino: Las Tres Gracias, Ninfas perseguidas por sátiros, El Juicio de Paris, resaltan el contraste entre los músculos broncíneos de los sátiros y la piel nacarada de las ninfas.

    *OBRAS MITOLOGICAS:

    NOTA:Obras y explicaciones en páginas posteriores.

    *El jardín del Amor (Museo del Prado): Fue un lienzo que le fue muy querido a Rubens y que retuvo cerca de si en la lujosa casa palacio de Amberes. Este lienzo, El jardín del Amor o El jardín de las Gracias, es un homenaje, cortesano y sensual, de Rubens a su segunda esposa Elena Fourment, con la que casó enamoradísimo en 1630, cuando ella contaba dieciséis años y él cincuenta. En el jardín de su propia casa, Rubens ha reunido a sus amigos en una fiesta galante que honran los amores con sus vuelos. Se reconoce al propio pintor y a su joven esposa, y una atmósfera de sensual cortesanía invade el lienzo, que hubo de admirar y dejar huella en artistas del S.XVIII, especialmente en Watteau. Obra de madurez, pintada hacia 1638, Rubens luce en ella toda su maestría con una libertad de pincel y una audacia en el color y en el toque, excepcionales.

    Adquirido en la testamentaria del pintor, Felipe IV lo tuvo en su alcoba.

    *Las tres Gracias (Museo del Prado): Comprada también en la testamentaria de Rubens para Felipe IV, es una de las obras más personales e íntimas de su autor. Inspirándose, en cuanto a la composición y disposición de los cuerpos, en un relieve helenístico que había inspirado también al mismo Rafael, ha conseguido dotar a los cuerpos femeninos, opulentos según su gusto pero de calidades nacaradas y delicadísimas transparencias, de una ondulada elegancia y de una serenidad verdaderamente excepcionales. El paisaje vibra con una ligereza de atmósfera como en pocos de su tiempo, y todos los accesorios (como la soberbia guirnalda de flores o la tela que pende del árbol) son absolutamente magistrales y sin duda de su mano.

    Posee además una gran gama de color, una técnica esmaltada y una reciente limpieza.

    *El juicio de Paris (Museo del Prado): Fue pintado, por encargo de Felipe IV, un año antes de su muerte, fue ya estimado de sus contemporáneos como lo mejor de su autor. El Cardenal Infante, hermano del rey, lo comenta en una carta y afirma que la Venus es retrato "muy parecido de su misma mujer", Elena Fourment. El tema lo había tratado ya en varias ocasiones Rubens, inspirándose primero en un grabado de Marcantonio Raimondi con las formas alargadas y serpentinatas del manierismo. Una de las primeras versiones juveniles, pintada seguramente en Italia, se guarda también en el Prado. Aquí, en sus últimos tiempos, ha olvidado la estampa y ha interpretado con libertad y sabiduría el viejo asunto. La belleza opulenta de las rotundas formas de las diosas, refulgentes en el paisaje dorado, constituyen, en su serena gravedad verdaderamente olímpica, uno de los grandes aciertos del pinto.

    *Ninfas y Sátiros (Museo del Prado): Todo un sector de la fábula pagana revive, con ímpetu gozoso y sensual, en la producción de Rubens, que extrema en los motivos mitológicos el arrebato dinámico de su barroca tensión. Estas Ninfas sorprendidos por sátiros o faunos son, quizás, una de sus obras maestras en este género. Los bellísimos desnudos se entrecruzan con rítmo enteramente musical ante un paísaje de deslumbradores celajes; el nervioso sacudimiento de la sorpresa estremece la composición toda, y parece proyectarse acompasadamente en los árboles. Como pura pintura Rubens, maestro en el desnudo, ha dejado pocas fíguras de más serena belleza que la ninfa tendida y dormida en primer término, en hermoso abandono que contrasta con la tensión toda de la composición, en afortunado contrapunto.

    Es sin duda obra de sus últimos años y quizás el paisaje y los animales se deban a algunos de sus colaboradores. Si así fuese, hemos de admirar una vez más, tanto su maestría personal, como su dominio en la organización y conjugación de la obra de tantos especialistas en una unidad singular y bellísima.

    *Perseo y Andrómeda (Museo del Ermitage): El viejo mito de Perseo, héroe que desconocía el miedo, salvador de Andrómeda

    Votar

    Ingresar una calificación para del 1 al 10, siendo 10 el máximo puntaje.

    Para que la votación no tenga fraude, solo se podrá votar una vez este recurso.

    Comentarios de los usuarios


    Agregar un comentario:


    Nombre y apellido:

    E-Mail:

    Asunto:

    Opinión:



    Aún no hay comentarios para este recurso.
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »