¿Qué son neurociencias? Introducción sencilla - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Aprende sobre marketing online, desarrollo de sitios web gratis en Youtube
Suscribite para recibir notificaciones de nuevos videos:
Viernes 04 de Diciembre de 2020 |
 

¿Qué son neurociencias? Introducción sencilla

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso

Revista EnContrArte

Agregado: 02 de ABRIL de 2007 (Por martin@aporrea.org) | Palabras: 3916 | Votar |
1 voto | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Ciencia y tecnología >
Material educativo de Alipso relacionado con ¿Qué son neurociencias Introducción sencilla
  • Biografia y vida de Robert Bresson: Breve Biografia de Robert Bresson
  • Contrato de locacion demanda de desalojo por intrusion con poder general poderdante persona ideal :
  • Biografia y vida de vizconde Pierre Alexis Ponson du Terrail: Breve Biografia de vizconde Pierre Alexis Ponson du Terrail

  • Enlaces externos relacionados con ¿Qué son neurociencias Introducción sencilla


    Autor: martin@aporrea.org (journal.editor1@gmail.com)

    Revista EnContrArte 2 (45), 15 de julio de 2006

    ¿Qué son neurociencias?
    Introducción sencilla
    Sergio Pelliza (Compilación y armado)

    República Bolivariana de Venezuela
    Revista EnContrArte (Acceso abierto / Open access)
    Año 2 - No 45 - 15 de julio de 2006
    Sección Teoría e ideología
    Subsección Ciencia y tecnología
    http://encontrarte.aporrea.org/teoria/ciencias/45/a12309.html
    Refundando la institucionalidad cultural
    En contra del arte de la mentira
    En contra del pensamiento único

    Palabras clave:
    neurociencia
    neurobiología
    consciencia
    mente
    psiquismo
    cerebro
    psicología
    historia de la psicología y las neurociencias

    Una primera aproximación: Cuidado con las neurociencias!
    Cuidado con las neurociencias! A fines del siglo XX asistimos a una revolución en biología que no tiene precedentes en la historia. Los conocimientos sobre el cerebro avanzan a tal ritmo, que cada día se percibe más su impacto social. Por ello se los emplea también para fines políticos. Hacer creer a la gente que la gente es un robot, manejado por su cerebro, sirve a ambos extremos del espectro político. Al capitalismo salvaje, que pone la gente al servicio del dinero, le conviene que la gente se crea robot para que acepte la exclusión cultural y económica de grandes grupos empobrecidos, su explotación e incluso su bombardeo: "total", haráse pensar, "no son más que formas naturales, estructuras que se rompen y se los favorece al terminar con su vida miserable". A los revolucionarios menos ilustrados, que ponen la gente al servicio de la sociedad, les conviene que la gente se crea robot para que crea que la vida no tiene sentido más que en lo material, de modo de socavar las religiones utilizadas políticamente por algunos regímenes como la monarquía francesa del siglo XVIII.
    Coinciden, pues, los dos extremos políticos. Al capitalismo salvaje le conviene que las neurociencias digan que la gente son robots para bloquear la solidaridad internacional y a los revolucionarios de filosofía hegeliana les conviene que las neurociencias digan que la gente son robots para atacar al uso político de la fe religiosa. Ambos son antipersonalismos; para ambos las personas no tienen valor intrínseco y otras cosas (el dinero, o los grupos colectivos) son lo único que vale. Pero las neurociencias no dicen lo que los antipersonalismos quieren; no dicen que la gente sea una máquina cerebral, ni que el cerebro crea la mente.
    A menudo se lee eso porque muchos centros de neurociencias son sostenidos por aquel capitalismo para generar su propaganda o por científicos materialistas que honestamente creen que la vida no tiene sentido fuera de lo material. Esos son las fuentes más numerosas de lo que se lee como "neurociencias". Pero sus desaciertos y falsedades han ido revelándose y es posible leer otras fuentes, incluso en Internet, donde van apareciendo descripciones más precisas de los hechos neurocientíficos.
    Las neurociencias no tratan de contestar a la pregunta "¿Qué son la consciencia y la mente humana?" Sabemos que el cerebro sólo genera sensaciones en un psiquismo, digamos el psiquismo del lector, que se halla asomado a ese cerebro; no en el psiquismo del vecino. La determinación de a qué cerebro se asoma cada uno no proviene de ese cerebro. Este no podría determinar quén lo va a usar, de modo que las neurociencias, que estudian el cerebro, no pueden contestar aquella pregunta - ni tienen por qué intentarlo. Pretenderlo es parte de la propaganda de los dos extremos ideológicos, los antipersonalistas antes mencionados. Sí sabemos que cada cerebro es manejado por un psiquismo particular e incanjeable, que puede cambiar los estados de ese cerebro de modo de comandar conductas (por ejemplo, usted puede mover un dedo) y que es afectado por los estados de ese cerebro.
    ¿Por qué experimentamos emociones? Porque los campos eléctricos del cerebro generan estructuras dinámicas en otro campo físico al cual el psiquismo allí asomado (no el de un vecino) reacciona. ¿Por qué aparecen las enfermedades psiquiátricas o neurológicas? Porque cerebro y psiquismo interactúan, aunque no pueden reducirse uno al otro. Estas son algunas preguntas básicas que la neurociencia intenta contestar detalladamente en beneficio de la humanidad.
    Las Neurociencias estudian el sistema nervioso desde un punto de vista multidisciplinario, esto es mediante el aporte de disciplinas diversas como la Biología, la Química, la Física, la Electrofisiología, la Genética, la Psicología, la Antropología Filosófica, la Epistemología genética, la Paleoneurobiología, la Neuropaleontología, la Gnoseología, la Ontología, la Informática, la Farmacología, la Historia de las Ideas, etc. Y por supuesto la Filosofía, que permite a las neurociencias encuadrar y conceptualizar lo que están haciendo; hoy sería absurdo creer que alguna ciencia se reduce a contemplación o experimento ingenuo, sin ninguna filosofía. Todas estas aproximaciones, dentro de una nueva concepción de la mente humana, son necesarias para comprender el origen de las funciones nerviosas, particularmente aquellas más sofisticadas como las que sirven al pensamiento, resultan en emociones y coordinan los comportamientos.

    El sistema nervioso
    El sistema nervioso humano contiene más de cien mil millones de neuronas y ochocientos mil millones de otras células: en total son casi un billón, es decir un millón de millones. Consiste en el sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal) y el sistema nervioso periférico que incluye los sistemas vegetativos y los nervios sensoriales y motores. El sistema nervioso opera con sistemas circuitales y no circuitales, y por ello se organiza en (a) circuitos y sistemas que sirven para funciones como la visión, respiración y comportamiento, y (b) sistemas de campo que sirven para funciones como la producción de sensaciones y emociones (llamadas entonaciones subjetivas) en el psiquismo particular e incanjeable que halla en ese cerebro su circunstancia o ubicación de sus intercambios causales.
    La posibilidad de estudiar la biología de las neuronas en cultivo y comprender los mecanismos moleculares y genéticos que intervienen en la función neuronal ha permitido desarrollar nuevas estrategias terapéuticas en neurología.

    ¿Por qué necesitamos sistema nervioso?
    La concepción evolutiva es central en neurociencias. El sistema nervioso aparece como respuesta a la conveniencia de los animales en moverse o desplazarse. Para esto es necesario captar las características del medio ambiente, formar una representación adecuada de la realidad exterior e interior y predecir el impacto de las acciones y los acontecimientos externos. El sistema nervioso es anticipatorio y realiza todo el tiempo "hipótesis mecánicas" o representaciones sobre el mundo externo. La eclosión o aparición de un psiquismo en el sistema nervioso sirve de instrumento para usar espontáneamente (semoviencia) esa representación según sensaciones motivantes, aprovechando las circunstancias sin ajustarse a programas fijos; y este uso a su vez sirve para desarrollar en dicho psiquismo una inteligencia que puede aplicarse también para fines últimos o no instrumentales. El hombre es un instrumento para la evolución y la evolución es un instrumento para el hombre, pues. Cuando faltan importantes partes del sistema nervioso (anencefalia)

    se observan graves idiocias, que puede ver pulsando aquí
    http://electroneubio.secyt.gov.ar/Anencephaly.htm
    o aquí:
    http://electroneubio.secyt.gov.ar/lisencefalia.htm

    Pero recientes avances en Paleoneurobiología (que estudia la función nerviosa en protozoos sin sistema nervioso que existían en el período Precámbrico) y en Neuropaleontología (que estudia la evolución del sistema nervioso desde finales de dicho periodo Precámbrico, hace unos 700 millones de años) muestran que la evolución del cerebro fue doble: siguió dos caminos al mismo tiempo.
    Por un lado desarrolló medios eléctricos para producir sensaciones en un psiquismo arrojado a existir en ese cuerpo (y no en otro) por motivos ajenos a ese cuerpo, medios eléctricos que también permiten transmitir a los miembros los comandos de ese psiquismo como conducta voluntaria. Por otro lado desarrolló redes neurales o circuitos neurales para coordinar automáticamente la ejecución de esos comandos y evitar que dependiesen de la voluntad, de modo de respirar o conservar el equilibrio al correr sin necesidad de dirigir cada ajuste.
    Estos avances se hallan descriptos en castellano en un trabajo en línea que puede leer pulsando aquí:
    http://electroneubio.secyt.gov.ar/NSEvolutionCastellano.htm
    Así, pues, el cerebro sirve a dos funciones. Una es robótica: esta es la segunda función, que recién vimos. La otra es que el psiquismo diferencie contenidos mentales que representan al ambiente, de modo que pueda operar en ese ambiente de modo inteligente y no mecánico.
    La evolución del cerebro ha sido pues doble y es muy importante no confundir esas dos funciones: las que se realizan sin intervención del psiquismo y las que se ejecutan en interacción con éste. Mucha de la propaganda política antes mencionada y las descripciones incorrectas del sistema nervioso que abundan en Internet niegan alguna de las dos (esa negación se llama reduccionismo, porque reduce la psicología a neurociencia o la neurociencia a psicología) o, con más disimulo, dicen que una de ellas es solamente un "epifenómeno" (apariencia) o "propiedad" de la otra. Debido a estas deformaciones intencionales hay que tener muchísimo cuidado al estudiar neurociencias por Internet, sobre todo cuando la fuente es antipersonalista, es decir cuando quien explica neurociencias tiene interés en hacer creer a la gente que los individuos en sí mismos no tienen valor.

    Objetivos de la neurociencia
    • Describir la organización y funcionamiento del sistema nervioso, particularmente del cerebro humano.
    • Determinar cómo el cerebro se formó en la evolución y cómo se "construye" durante el desarrollo infantil.
    • Encontrar medios para prevenir y curar enfermedades neurológicas y aquellas enfermedades psiquiátricas que tienen base orgánica.

    Neurociencia y salud
    El mejor conocimiento del cerebro permite comprender y tratar mejor las enfermedades que afectan al sistema nervioso, tanto psiquiátricas como neurológicas. Esto permite ensayar nuevos tratamientos a veces más eficientes y seguros para enfermedades de enorme impacto social como la epilepsia, los accidentes cerebrovasculares, la depresión que es endógena o causada por defectos en la química cerebral (otros tipos de depresión, como la que tiene causa social, no es curable sólo desde las neurociencias), alcoholismo, tabaquismo y las adicciones a narcóticos y psicofármacos (donde las neurociencias entran en conflicto con otros factores que promueven esas enfermedades), las demencias, las esquizofrenias o la enfermedad de Parkinson, anorexia y bulimia. Los tratamientos han dejado de ser empíricos y ya no ocasionan tantos efectos adversos, pero en ciertos tipos de algunos gravísimos padecimientos (como algunas formas del "ELA", terrible enfermedad cuyo nombre completo es esclerosis lateral amiotrófica, o la recuperación de ciertas parálisis, comas o estados vegetativos) todavía no tenemos remedio. En los próximos años vamos a asistir a nuevas formas de tratamientos que podrán implicar, además de nuevos fármacos, el transplante de células progenitoras de neuronas o modificadas genéticamente para que cumplan la función de neuronas faltantes y la terapia génica, es decir, la intervención directa en el genoma de las células nerviosas con fines terapéuticos.

    Neurociencia, informática y robótica
    La comprensión de las redes neurales inmersas en el sistema nervioso también tiene un interés productivo o industrial. Ejemplo de ello es el diseño de nuevos aparatos inteligentes, sean computadoras o robots. La inteligencia artificial intenta cada vez más emular algunos recursos que emplean los organismos biológicos. Aunque el cerebro funciona de una manera radicalmente diferente a como lo hace una computadora o un robot, los mecanismos por los cuales procesa la información en sus redes neurales son inmensamente complejos y sutiles. Las neuronas se comunican, además de efectos del campo eléctrico general, a través de un alfabeto de sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Sus señales no sólo activan o hacen silenciar a una neurona sino que también modifican sus propiedades, al interactuar indirectamente con los genes que sostienen tal neurona. Por ejemplo un aprendizaje reflejo elemental, como reconocer el peligro frente a la electricidad o el evitar comportamientos con consecuencias negativas (como experimentar dolor o un gusto desagradable), implica millones de eventos moleculares, incluyendo cambios a nivel de la expresión de genes y nuevas conexiones entre las neuronas.

    Cerebro: como funciona - principios generales
    El cerebro de la iguana, el de Kant y el del hombre común funcionan con los mismos principios básicos (figura I). Una minoría de las células del cerebro, alrededor de un diez o doce por ciento nada más, están conectadas entre sí por uniones o sinapsis. Estas células se llaman neuronas; las que no están conectadas cumplen otra función y se llaman glía. La estructura y la comunicación de las neuronas, en los albores del siglo XX, fueron descritas magistralmente por los sabios Santiago Ramón y Cajal, español en Madrid, y Christofredo Jakob, germano-argentino en Buenos Aires. Ambos fueron gigantes de la ciencia. Cajal, que pese a haber combatido contra los estadounidenses en Cuba estaba muy convencido por el reduccionismo anglo-norteamericano de las relaciones entre mente y cerebro y se imaginaba que las neuronas eran los caminos o "sendas neurales del pensamiento", hacia 1890 encontró en el minucioso escudriñar de las laminillas bajo el microscopio una característica fundamental de la comunicación entre estas células nerviosas: casi nunca se tocan, están separadas por pequeñísimos espacios, cuyo significado y enorme importancia vendría a conocerse mucho tiempo después. Christofredo o Christfried Jakob, que en cambio no era reduccionista, descubrió en 1906 que por encima de las redes neuronales con sus espacios de separación, los microcircuitos cerebrales también forman estructuras eléctricas de interferencia, las que describió como reverberaciones de tipo holográfico o similares en ciertas propiedades a lo que hoy llamamos hologramas. (Los anglonorteamericanos redescubrieron lo mismo recién sesenta años más tarde, con sus investigadores Pribram, Westlake y Longuet-Higgins, a partir de 1966/7. No fue el primer caso: también llaman "circuito de Papez", por el redescubrimiento en 1937 por su investigador Papez, al importantísimo macrocircuito cerebral que Jakob enseñara en sus clases desde 1908 y publicara desde 1910...). Puede leerse una historia de las ideas de Christofredo Jakob en
    http://electroneubio.secyt.gov.ar/Christfried_Jakob_Filogenia_de_las_kinesias.pdf

    A pesar de las diferencias en la forma de las neuronas, su estructura en los sitios en los que se comunican unas con otras es muy similar. La parte de la neurona que "habla" con otra neurona tiene siempre una estructura típica, y la región de la neurona que recibe ese contacto también tiene una forma característica. A cada una de estas zona de interacción de las neuronas (hay miles en cada neurona) se la llama sinapsis (del griego syn, con y ápsin, abocar = unión, enlace, beso). El funcionamiento de las sinapsis, aunque interconectan solamente un diez o doce por ciento de las células del cerebro, es esencial para explicar casi todas las acciones del cerebro, desde las más sencillas - como ordenar a los músculos que se contraigan y se relajen en forma coordinada para llevar a cabo un simple movimiento - hasta las más complicadas tareas al servicio de las labores intelectuales, pasando también por las funciones que originan, controlan y modulan las emociones. No obstante existen importantes acciones globales en el cerebro, más difusas, que operan desde fuera de las sinapsis.
    Puede verse en red una explicación sinóptica del funcionamiento del cerebro y sus relaciones con el psiquismo pulsando aquí:
    http://electroneubio.secyt.gov.ar/Christfried_Jakob_vida_definicion_cientifica.htm
    o, con más detalles de física (pero siempre sin fórmulas) aquí:
    http://electroneubio.secyt.gov.ar/EffectsCastellano.htm

    Figura 2: Variedad de formas de las neuronas

    Cerebro-ansiedad-angustia: "los males de nuestro tiempo se gestan en el cerebro"
    Por supuesto, es una mentira. Los males de nuestro tiempo no se generan en el cerebro sino en el egoísmo de la gente. Pero echarle la culpa al cerebro sirve para sacarse la propia responsabilidad. El método es viejo. En la Ilíada, hace más de tres mil años, Agamenón dice a los griegos que raptó a la bella esclava ajena Briseida, no por su culpa sino porque los dioses le metieron la idea en la cabeza. Ahora está más de moda decir que el cerebro nos la mete en la mente - pero el mecanismo de "dis-culpa" es el mismo. Puede leer más sobre la historia de las ideas (y las mentiras y propaganda) sobre la relación entre el cerebro y la mente pulsando aquí
    http://electroneubio.secyt.gov.ar/MedicineVsPhilosophyCastellano.htm
    y, si lee francés, aquí
    http://electroneubio.secyt.gov.ar/antropologiaganglionar.htm

    La interacción o influencia causal es doble: la mente influye sobre el estado de su cerebro (no sobre el cerebro del vecino, recordemos), por ejemplo generando un estado eléctrico que hace modificar el estado eléctrico previo y genera los potenciales adecuados para mover sucesivamente los dedos; y el estado del cerebro influye sobre las sensaciones nuevas (no sobre los recuerdos) que experimenta la mente. Imaginemos una escena típica de viernes a la noche en una sociedad "económicamente desarrollada". Un personaje llega con más o menos dificultades a una reunión de amigos tras una semana de estar sometido a las tensiones del trabajo alienante, dificultades con colegas, estímulos agresivos de las grandes ciudades, fricciones mayores o menores en la relación familiar y todo lo demás que se quiera agregar al cuadro. Como este no es muy agradable, acepta encantado un vaso de vino o una primer copa de cierta bebida más fuerte impuesta por la propaganda. Casi después del primer trago obtiene una sensación clarísima de relajamiento, de distensión. Es decir; lo opuesto a la tensión. El efecto es todavía mayor si al alcoholismo agrega tabaquismo: es decir si, además, fuma un cigarro. Ha contrarrestado así, en un momento, toda la carga de ansiedad acumulada en la semana. No resuelve nada y se enferma, pero ya no le importa...
    Es claro que el consumo de inebriantes representa una de las formas mercantilmente explotadas de disminuir las tensiones. El alcohol tiene otros efectos también vinculados con la conducta, de los que hablaremos más adelante. Pero en relación con su efecto ansiolítico, es decir, con el efecto que destruye o contrarresta la ansiedad, a pesar de que aún ahora estamos lejos de conocer todos los mecanismos de nivel bioquímico por los cuales el alcohol ejerce sus múltiples efectos (desde el nivel eléctrico es distinto y allí se los conoce mucho mejor), el mensaje que recibe el público es también claro: ese mensaje dice que si una sustancia química como el alcohol aminora la ansiedad, ello significa que sus sensaciones pueden manipularse a nivel bioquímico. Como conclusión inmediata, debemos considerar que su origen (de las sensaciones, por cierto; no de la ansiedad...) está en una función orgánica que puede ser influida a nivel molecular.
    Pero las sensaciones no son todos los contenidos mentales. Los hay de otras clases, por ejemplo los recuerdos. A los recuerdos no los afectan en sí ni las vicisitudes bioquímicas ni las eléctricas, que por el contrario si afectan, y en mucho, a las sensaciones con las que uno procura reimaginarse esos recuerdos... de modo que a uno estos le quedan "en la punta de la lengua" (el nombre clásico es "en visión general": en la visio generalis) pero no los puede reimaginar. A esta situación se llama "olvido".
    Es conveniente señalar que los recuerdos biográficos o episódicos no se almacenan en el cerebro. La existencialidad o psiquismo, que es semoviente, pone al cerebro en un estado eléctrico tal que le genera, al psiquismo, las sensaciones que le generaba a través de ese cerebro la experiencia original anteriormente vivida. A la cual ese psiquismo así reimagina, interpretando las nuevas sensaciones en términos de su capacidad (del psiquismo semoviente) para operar sobre ellas y, de ese modo. reconocerlas como objetos. Pero los recuerdos de una existencialidad no son afectados por el tiempo, ya que este no trascurre dentro de ella: por eso conserva todo lo vivido ("memoria") y, cuando puede rehacerlo en operaciones, puede poner al cerebro en el estado que le permita volver a sentirlo o reimaginarlo ("recuerdo"). Lo que no puede interpretar en operaciones no lo reimagina y debido a ello hay amnesia de los episodios de la primera infancia. Estos hechos fueron descubiertos por uno de los principales seguidores de Jakob en la tradición llamada escuela neurobiológica argentino-germana, Mario Crocco, en los años 1960, pero sólo hace poco se comenzó a aceptarlos en las neurociencias angloestadounidenses. Crocco también aportó a las neurociencias el conocimiento de cómo se produce la necesaria estructura temporal en los recuerdos, todo lo cual se halla explicado en red, en la -arriba citada- explicación sinóptica del funcionamiento del cerebro y sus relaciones con el psiquismo, que puede leerse pulsando aquí:
    http://electroneubio.secyt.gov.ar/EffectsCastellano.htm
    Es interesante comentar que en las neurociencias anglonorteamericanas existe lo que uno de sus investigadores, el alemán Thomas Metzinger, llama "the Anglo-American filter effect", es decir el efecto de filtrado anglo-'americano'. Esto significa que la mayoría de sus autores se citan sólo entre sí -entre partidarios intelectuales del filtro- y así dejan creer que fuera de ellos no hay otros investigadores de valía. Eso los perjudica a ellos mismos (y por eso Metzinger protestaba) ya que no pueden asimilar novedades valiosas del exterior. En este caso, es la causa de que numerosos trabajos en Internet sigan afirmando equivocadamente que el cerebro almacena los recuerdos. Ese almacenamiento ("storage") no existe, pero es la razón por la cual la "cera" dentro del cráneo (cerebro) se denomina con ese erróneo concepto desde hace miles de años: se pensaba que los recuerdos se graban allí como la escritura en una tableta de arcilla. Aunque en instituciones de enseñanza argentinas el tema se viene explicando correctamente hace más de 35 años, la mayoría de los neurocientíficos angloamericanos y sus repetidores externos se verían muy ridiculizados si debieran reconocer que durante tantas décadas obtuvieron muchísimo dinero, para salarios e investigaciones, por inflar con propaganda una vieja leyenda al servicio de nuevos intentos de que la gente se crea robot. Para evitar el escándalo se silenció activamente a la tradición argentino-germana cercenándole todo apoyo (y ni Jakob ni Crocco recibieron los Nobel que merecían, que en cambio recibieron los "engramistas", en 2000), silenciamiento que en la presente sociedad global ya no puede mantenerse. Pero es necesario exponerlo aquí al estudiante que recién tropieza con las neurociencias, para que tome las necesarias precauciones al acercarse a esta disciplina científica y no suponga que, en la misma, sólo se buscan conocimientos desinteresados. Dos ejemplos: en 2003 un laboratorio neurocientífico de California que sostiene aquellas ideas erróneas terminó de reunir más de cien millones de dólares en donaciones colectadas para su trabajo; y entre 1900 y 2000 la industria farmacéutica y los laboratorios biomédicos de ideas afines a los angloamericanos, financiados por los Estados y las universidades privadas, gastaron más de cien mil millones de dólares de hoy en investigaciones directa o indirectamente dirigidas a encontrar los "engramas" o grabaciones de las memorias episódicas dentro del cerebro. Por supuesto, ni las encontraron - ni pudieron negarse a seguir recibiendo recursos reconociendo que en la "remota Hispanoamérica" estaban más adelantados que ellos y habían establecido que los engramas eran superfluos para memorizar...
    Algunos famosos experimentos, en particular los de Wilfred Penfield, aquí merecen mención porque todavía hoy se los sigue comentando. Este honesto neurocirujano de Montreal hacia 1955 publicó varios casos en los que, al aplicar electricidad en el cerebro de algunos pacientes, estos rememoraron involuntariamente antiguas experiencias. ¿Descubrió Penfield sus engramas? Una señora, por ejemplo, describió detalles de un parto que había tenido en otro continente y memorias por el estilo. Penfield fue un cirujano muy querido y respetado, que con limpieza había informado de antemano a sus pacientes, a quienes no se operaba dormidos sino sólo anestesiados en el cuerpo cabelludo y la abertura craneal (ya que el cerebro no tiene sensibilidad propia y cortarlo no genera dolor) lo que trataba de encontrar: localizar eléctricamente los engramas cerebrales de sus recuerdos. Y los más impresionables de estos pacientes sentados y con su cráneo abierto, al decírseles que estaban siendo estimulados eléctricamente en su cerebro y preguntárseles si recordaban algo, sin necesidad de mala intención brindaron al cirujano lo que este quería oir. Por supuesto nunca nadie pudo obtener científicamente los mismos resultados, tomando las mínimas precauciones para controlar la inducción voluntaria o involuntaria de los mismos. Pero los quiméricos hallazgos todavía se siguen proclamando y no son nada escasos en Internet.


    Votar

    Ingresar una calificación para del 1 al 10, siendo 10 el máximo puntaje.

    Para que la votación no tenga fraude, solo se podrá votar una vez este recurso.

    Comentarios de los usuarios


    Agregar un comentario:


    Nombre y apellido:

    E-Mail:

    Asunto:

    Opinión:



    Aún no hay comentarios para este recurso.
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »