Diabetes - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Viernes 19 de Julio de 2019 | Hay 1 usuario online en este momento!
 

Diabetes

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso

Trabajo Practico de la Diabetes

Agregado: 01 de SEPTIEMBRE de 2006 (Por Guillermina) | Palabras: 4385 | Votar! |
1 voto | Promedio: 10
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Biología >
Material educativo de Alipso relacionado con Diabetes
  • Diabetes: Trabajo Practico de la Diabetes
  • La diabetes: ...
  • Diabetes: Síntomas, características y consecuencias: ...

  • Enlaces externos relacionados con Diabetes


    Autor: Guillermina (guillesromero@yahoo.com.ar)

    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imágenes, tablas, etc) haga click aquí o aquí si desea abrirla en ventana nueva.


    ¿Que es la Diabetes?


    La insulina es la llave que abre la puerta de la células (1) para que la glucosa entre (2) y sea utilizada como combustible (3).


    La disciplina necesaria para mantener un buen control de la Diabetes, hace de los diabéticos mejores trabajadores y estudiantes.
    La Diabetes es una enfermedad crónica que incapacita al organismo a utilizar los alimentos adecuadamente. Al ingerir los alimentos estos se descomponen convirtiéndose en una forma de azúcar denominada glucosa, que es el combustible que utilizan las células para proveer al organismo de la energía necesaria. Este proceso de transformar los alimentos en energía se llama metabolismo. Para metabolizar la glucosa adecuadamente, el organismo necesita una sustancia llamada insulina. La insulina es una hormona producida en el páncreas (que es una glándula localizada debajo del estómago), y cuya función es regular el uso de la glucosa en el organismo y por lo tanto es esencial en el proceso metabólico. La insulina trabaja permitiéndole a la glucosa alojarse en las células para que éstas la utilicen como combustible, manteniendo a su vez los niveles de glucosa en la sangre dentro de lo normal (70 a 110 mg./dl). Las personas con diabetes no producen suficiente insulina para metabolizar la glucosa, o la insulina que producen no trabaja eficientemente, por lo tanto la glucosa no se puede alojar en las células para ser transformadas en energía (metabolismo) y se acumula en la sangre en niveles elevados. La Diabetes es una enfermedad seria, pero las personas diabéticas pueden vivir una vida larga, saludable y feliz si la controlan bien. Aunque aun no hay una cura para la Diabetes, ésta puede ser controlada. La meta principal en el tratamiento es mantener los niveles de azúcar en la sangre (glicemia) lo más cerca del rango normal como sea posible (70 a 110 mg./dl) durante la mayor cantidad de tiempo. Existen tres tipos de diabetes (diabetes tipo 1, diabetes tipo 2, y diabetes gestacional) y el tratamiento depender del tipo de Diabetes. Las personas con Diabetes (tipo 1 y tipo 2) pueden trabajar y estudiar, y lo hacen bien. La disciplina necesaria para mantener un buen control de la Diabetes, generalmente hace de los diabéticos mejores trabajadores y estudiantes. Las personas con Diabetes, requieren comer en horas establecidas, sin embargo pueden realizar incluso, actividades que requieren grandes esfuerzos físicos.

    Diabetes Tipo 1


    En la diabetes tipo 1 el organismo no produce insulina (1), por lo que la glucosa no puede entrar en las células (2) y el nivel de azúcar en la sangre se va elevando cada vez más(3).
    En este tipo de diabetes el páncreas no produce insulina o produce muy poco. Aunque las causas exactas aún no se conocen realmente, los científicos saben que el propio sistema de defensa del organismo (sistema inmunológico) ataca y destruye las células productoras de insulina (células beta) y éstas no pueden producir más insulina. Esto generalmente ocurre en niños y jóvenes, por eso también se le conoce como diabetes juvenil. Debido a que la insulina es necesaria para poder vivir, las personas, con diabetes tipo 1 deben inyectarse insulina todos los días para poder metabolizar los alimentos que consumen, es por eso que también se llama Diabetes insulino-dependiente.

    Síntomas de la Diabetes Tipo 1


    Las personas conDiabetes Tipo 1, debeninyectarse insulina paramantenerse sanas,productivas y felices.
    Si usted nota uno o más de estos síntomas en forma consecutiva, debe visitar al médico, este podría determinar mediante un simple examen si usted tiene diabetes. Los síntomas de la diabetes tipo 1 generalmente aparecen repentinamente y son: • Orina frecuente, y en grandes cantidades. • Sed excesiva. • Hambre excesiva a toda hora. • Pérdida de peso repentino sin causa aparente. • Debilidad, somnolencia. • Cambios repentinos en la visión, o visión borrosa. • Náuseas y vómitos.


    Diabetes Tipo 2 (no insulino dependiente)


    En la Diabetes tipo 2el organismo produceinsulina (1) pero éstano es capaz de abrirla puerta de las célulasde manera efectiva (2),por lo que los nivelesde azúcar en la sangretienden a elevarse (3).
    En este tipo de diabetes el páncreas produce insulina, pero por alguna razón, el organismo no es capaz de usarla adecuadamente, por lo que a pesar de que existe insulina en cantidades adecuadas, los niveles de glucosa en la sangre no son normales. Afortunadamente en muchos casos la diabetes tipo 2, puede ser tratada con un adecuado control del peso (muchos diabéticos tipo 2 tienen sobrepeso), dieta apropiada, reducción de ingesta de azúcar y ejercicios, en otros casos será necesario también el tratamiento con medicamentos orales y en casos más severos incluso podrán requerir insulina. La diabetes tipo 2, es conocida también como "Diabetes de adultos", ya que generalmente ocurre en personas mayores de 40 años, aunque últimamente se ha incrementado el número de casos en adolescentes y niños. Este tipo de diabetes, generalmente también ocurre en personas con sobrepeso, el chance de presentar diabetes tipo 2 se duplica con cada 20% de exceso de peso. Se cree que el exceso de grasa en el organismo, disminuye la función efectiva de la insulina.

    Síntomas de la Diabetes Tipo 2


    Si su peso ideal es60 Kgs. Y actualmentepesa 72 Kgs. ustedtiene el doble deriesgo de tenerDiabetes tipo 2.
    Si usted nota uno o más de estos síntomas en forma consecutiva, debe visitar al médico, este podría determinar mediante un simple examen, si usted tiene diabetes. Los síntomas de la diabetes tipo 2, generalmente aparecen gradualmente y son: • Orina frecuente, y en grandes cantidades. • Sed excesiva. • Hambre excesiva a toda hora. • Sensación de cansancio. • Cambios repentinos en la visión, o visión borrosa. • Náuseas y vómitos. • Infecciones frecuentes, generalmente en las encías u orina. • Hormigueo, entumecimiento en manos y pies. • Picazón en la piel y genitales. • Cortaduras y heridas que tardan en cicatrizar. • Piel seca. La diabetes tipo 2 (no insulino dependiente), puede pasar inadvertida por muchos años, y en algunos casos ésta es diagnosticada cuando ya se han producido daños irreversibles en el organismo. Por eso es recomendable que todas las personas se realicen un examen de glicemia por lo menos una vez al año.

    Diabetes Gestacional


    Si tiene DiabetesGestacional debeseguir lasrecomendaciones desu médico, por elbienestar de ustedy de su bebé.
    La diabetes gestacional es la diabetes que aparece en mujeres durante el embarazo, y generalmente desaparece después del parto. Los cambios hormonales durante el embarazo, hacen que en algunos casos el páncreas no sea capaz de producir suficiente insulina. Este tipo de diabetes generalmente pasa inadvertido, por eso es muy importante que todas las mujeres embarazadas se realicen un examen de sangre que permita saber si su nivel de azúcar (glicemia) esté normal y ser muy bien evaluadas durante todo el embarazo. El tratamiento para este tipo de diabetes puede ser desde un régimen de dieta, hasta inyecciones de insulina. Las mujeres que tienen diabetes en sus familias tienen mayores posibilidades de tener diabetes gestacional. Otros factores de riesgo son: • Tener sobrepeso • Haber tenido un bebé que pesó más de 4 kilos al nacer. • Tener más de 25 años.

    ¿Cómo se contrae la diabetes?
    La diabetes no es contagiosa, una persona no puede infectar a otra. Pero una vez que se adquiere, jamás desaparece, aunque se puede controlar.
    Los expertos piensan que aproximadamente un 6% de la población de los Estados Unidos sufre de algún tipo de diabetes. Aproximadamente 10 millones de estas personas han sido diagnosticadas con la enfermedad; pero otros 5 ó 6 millones no saben que la tienen.
    Los médicos no entienden completamente qué causa la diabetes Tipo 1, aunque las personas probablemente heredan la tendencia a contraerla por medio de genes provenientes de sus padres. Pero el heredar los genes no es suficiente para causar el desarrollo de la enfermedad. Los científicos estiman que algunos virus (y tal vez otros factores) provocan un tipo de reacción que causa la enfermedad en las personas que han heredado los genes. Los jóvenes cuyos hermanos o padres padecen de la diabetes Tipo 1 tienen más posibilidad de contraer este tipo de diabetes. En el futuro será posible que ciertas pruebas puedan predecir si una persona corre el riesgo de contraer diabetes Tipo 1 o ya está pasando por la primera etapa de la enfermedad, para así poder tratar de evitarla o demorar el comienzo de la enfermedad.
    Las personas corren más riesgo de contraer la diabetes Tipo 2 si existe historia de diabetes en la familia, están obesos, o son mayores de 45 años de edad. El riesgo de contraerla puede reducirse si se mantiene un peso adecuado Ambos tipos de diabetes pueden ser contraídas por personas de cualquier raza y grupo étnico. Los caucásicos corren un riesgo mayor de contraer la diabetes Tipo 1, mientras que los indios americanos, los hispanos y los afro-americanos corren un riesgo mayor de contraer la diabetes Tipo 2.
    ¿Cómo sé si tengo diabetes?
    Usted puede tener diabetes y no saberlo, porque los síntomas no siempre son obvios. Si tiene cualquiera de estos síntomas por más de unos días, debe consultar a su médico.
    • sed extrema
    • necesidad de orinar frecuentemente
    • pérdida de peso excesiva o súbita
    • hambre extrema
    • cansancio
    Los síntomas de la diabetes Tipo 1 pueden manifestarse de forma gradual o súbita, pero los síntomas de la diabetes Tipo 2 se manifiestan gradualmente.
    ¿Cómo se trata la diabetes?
    Cuando visite a su médico, el o ella le hará un examen físico, le hará preguntas sobre los antecedentes médicos de su familia y le preguntará cuáles son sus síntomas. Es posible que le ordene una prueba para medir el nivel de glucosa en la sangre u orina. Los niveles de glucosa en la sangre que están demasiado elevados por lo general indican la existencia de la diabetes. Si su médico sospecha que tiene diabetes, le referirá a un médico que se especializa en la diabetes (usualmente un endocrinólogo pediatra) para que le haga el diagnóstico y lo ponga bajo tratamiento.
    La diabetes Tipo 1 puede controlarse con una combinación de dieta, ejercicio e inyecciones de insulina. Tendrá que aprender a medirse el nivel de azúcar en la sangre dándose un pinchacito en el dedo y usando el medidor de glucosa hasta cuatro veces al día o más. También comenzará a inyectarse insulina; su médico le indicará la dosis y el horario de las inyecciones. Es posible que también tenga que hacer cambios en su dieta, comer a horas fijas y asegurarse de hacer suficiente ejercicio. También tendrá que visitar al médico con más frecuencia y después de varios años padeciendo de diabetes tendrá que comenzar a ver a un oftalmólogo por lo menos una vez al año.
    Cuando usted tiene diabetes y el nivel de azúcar en la sangre baja mucho (por usar mucha insulina y/o comer muy poco), es posible que se sienta mareado, tembloroso, sudado y confundido. Esto se llama hipoglucemia. Para resolver estos síntomas, necesita una dosis de azúcar (caramelos, una soda regular o jugo de fruta) para elevar la glucosa al nivel normal.
    Recientemente han habido innovaciones en los tratamientos de la diabetes. Más y más personas que necesitan insulina para controlarla están cambiando de las inyecciones diarias de insulina por las bombas de insulina. Estas bombas son dispositivos computarizados del tamaño de un buscapersonas (beeper) que contínuamente introducen pequeñas cantidades de insulina al cuerpo através de un tubito que se inserta debajo de la piel (usualmente en el abdomen). Las bombas disminuyen la necesidad de las inyecciones (la persona tiene que usar una aguja para reemplazar el catéter o tubito aproximadamente cada 3 días) y le facilita a la persona tener una vida más espontánea con menos restricciones de horario.
    Los científicos también han tenido éxito con los transplantes de páncreas, que permiten que el diabético comience a fabricar insulina de nuevo. Estos transplantes todavía están en la etapa experimental. Nuevos dispositivos para vigilar la glucosa están siendo probados a fin de poder medir el azúcar en la sangre sin necesidad de perforar la piel.
    ¿Qué sucede cuando un adolescente tiene diabetes?
    La apariencia de la persona que tiene diabetes no es distinta a la de los demás. Pero los adolescentes con diabetes a veces se sienten diferentes a los que no tienen que preocuparse mucho por la dieta y el nivel de azúcar en la sangre. Si tienes diabetes es posible que quieras negar que la tienes o que pienses que si la ignoras, desaparecerá. Es posible que te sientas deprimido o enfadado, o ambos. Es posible que temas decirle aún a tus amistades más cercanas que tienes diabetes porque no quieres que nadie te trate como si fueras diferente. Estos sentimientos y emociones son normales; pero tal vez debas preguntarle a tus padres y médico si puedes recibir el apoyo adicional de un psicólogo o consejero, especialmente si la diabetes te causa problemas en la escuela, en el hogar o con tus amigos.
    A medida que te vas independizando y deseas más privacidad, es posible que resientas las preguntas de tus padres sobre tu dieta y medicinas, aún sabiendo que lo hacen porque te aman y se preocupan por tí. Aunque te esfuerces en hacer todo lo necesario, es posible que tengas dificultad en mantener el azúcar en la sangre bajo control en todo momento.
    Esto es muy común y no debes sentirte frustrado cuando suceda. Al igual que el de muchos adolescentes, es probable que tu horario sea errático y que se te dificulte comer a las horas normales. Además, las mismas hormonas que causan el crecimiento durante la adolescencia pueden afectar significativamente la necesidad del cuerpo de recibir insulina y alimentos, por lo cual no es raro tener desniveles grandes del azúcar en la sangre. A medida que pasa el tiempo y dejas de crecer, se te hace más fácil controlar el azúcar en la sangre.
    Estudios muestran que los adolescentes que mejor manejan la diabetes son los que cuentan con el apoyo de sus familiares y amigos. Si te cuidas y te sinceras con las personas de tu confianza y te responsabilizas del manejo diario de la enfermedad, puedes vivir una vida feliz y normal. Y no te olvides que hay miles de adolescentes que como tú están aprendiendo a manejar los mismos retos y frustraciones que tu tienes. No vaciles en participar en un grupo de apoyo local donde puedas conocer a otros adolescentes, conversar con ellos y aprender uno del otro.
    Una elevada proporción de niños y adolescentes obesos presenta disminución de tolerancia a la glucosa

    El trastorno se considera un precursor de la diabetes tipo 2 y afecta a un 25% de los obesos menores de 10 años y a un 21% de los adolescentes.
    Una investigación publicada en "The New England Journal of Medicine" ha detectado que uno de cada cuatro niños obesos menores de 10 años, así como uno de cada cinco obesos adolescentes hasta los 18 años, presenta disminución de tolerancia a la glucosa, trastorno que se considera un precursor de la diabetes tipo 2.
    El estudio viene firmado por investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos), en el que los autores señalan que la obesidad es el factor culpable de este trastorno en los niños.
    Muchos estudios han demostrado la correlación existente entre la obesidad y la diabetes tipo 2, pero el objetivo de la presente investigación era comprobar si existe una asociación similar entre la obesidad en niños y adolescentes y la disminución de tolerancia a la glucosa.
    Midieron los niveles de glucosa a 55 niños de 4 a 10 años y a 112 adolescentes de 11 a 18. Todos ellos eran obesos severos. Se identificó disminución de tolerancia a la glucosa en el 25% de los niños y en el 21% de los adolescentes. Asimismo, se encontró diabetes tipo 2 silente en el 4% de los adolescentes. Entre los niños, se observó que la mayoría de los que presentaban disminución de tolerancia a la glucosa también presentaba resistencia a la insulina y elevados niveles plasmáticos de la hormona.
    No obstante, el estudio también aporta buenas noticias, pues los autores subrayan que los cambios en la dieta y la práctica de ejercicio a menudo revierten la disminución de la tolerancia a la glucosa, lo cual puede prevenir o retrasar el inicio de la diabetes.


    Ejercicios


    El ejercicio ayuda amantener los niveles de glicemiacontrolados, reduce las grasasy le ayuda a sentirsecon más energía.

    El ejercicio también le ayuda a mantenerse en su peso ideal y así sentirse mejor tanto física como mentalmente.


    La actividad física es importante para todo el mundo, pero es extremadamente beneficiosa para las personas con diabetes. Para una persona diabética el ejercicio tiene beneficios adicionales a corto y a largo plazo. Cuando la actividad física es realizada con disciplina puede usarse día tras día para ayudar a que los niveles de glicemia (azúcar en la sangre) se mantengan dentro de los niveles normales.Durante la actividad física, los músculos del cuerpo utilizan mayor cantidad de glucosa, que cuando el cuerpo está en reposo y esto hace que los niveles de glucosa en la sangre bajen. Debido a esto, antes de realizar cualquier ejercicio las personas con Diabetes deben tomar todas las previsiones necesarias para evitar Hipoglicemias (bajo nivel de azúcar en la sangre) .A largo plazo, el ejercicio incrementa la sensibilidad de las células del cuerpo ante la insulina, haciendo más efectiva la insulina (inyectada o producida por el cuerpo), reduciendo de esta manera la cantidad requerida. El ejercicio también ayuda a bajar los niveles de grasas, en la sangre tales como el colesterol y los triglicéridos, cantidades excesivas de estas grasas en la sangre contribuyen a desencadenar la "ateroesclerosis"(deposición de grasas en las paredes de los vasos sanguíneos). Esta enfermedad se desarrolla con mayor frecuencia en personas con diabetes, por lo tanto bajar los niveles de estas grasas en la sangre haciendo ejercicios, genera un gran beneficio adicional. El ejercicio también le ayudará a bajar de peso, de esa manera podrá controlar mejor la diabetes, los problemas que pudiese tener con hipertensión, y además esto lo hará sentir mejor tanto física como emocionalmente.


    Antes de comenzar a hacer ejercicios

    Antes de comenzar a hacer ejercicios es muy importante que lo consulte con su médico, tal vez él le pida que previamente se realice unos exámenes médicos. Converse con su médico acerca del plan de ejercicios que usted desea realizar explicándole el tipo y la cantidad de actividad física. Además pregúntele si usted tiene algún problema de salud, que limite sus opciones. Puede ser que su médico le recomiende hacer ciertos cambios en su plan de ejercicios o le indique algunos ajustes en su alimentación y medicación.Recuerde que cuando usted realiza ejercicios sus niveles de glicemia (azúcar en la sangre) bajan, por lo que debe estar muy atento a las Hipoglicemias (bajo nivel de azúcar en la sangre). Es muy importante que se realice una prueba de glicemia antes de comenzar a realizar ejercicios y siempre lleve consigo alguna fuente de azúcar de rápida absorción (caramelos, sobres de azúcar, etc.), para contrarrestar cualquier hipoglicemia que se pudiese presentar. Si por el contrario, sus niveles de glicemia están muy elevados deberá realizarse una prueba de cetonas en la orina ya que si usted tiene cetonas no deberá realizar ejercicios debido a que sus niveles de azúcar en la sangre y cetonas podrían elevarse aún más.


    Evitando la Hipoglicemias

    Las personas con diabetes deben estar muy atentas a sus niveles de azúcar en la sangre mientras realizan ejercicios. Esto se logra manteniendo un balance entre la glucosa requerida para producir la energía necesaria para realizar la actividad física, la acción de la insulina (inyectada o producida por el individuo) y la glucosa disponible de los alimentos que se ingieren. En algunas oportunidades se requerirá alimento extra para poder mantener este balance mientras se realiza el ejercicio. El monitoreo de glicemias aporta información muy importante acerca de cómo el ejercicio afecta sus niveles de glicemia. La necesidad o no de alimento extra, así como de la cantidad requerida dependerá de una serie de factores como son la hora del día, duración e intensidad del ejercicio. Por tal razón se recomienda: • Estar atento la"hora pico" de acción de la insulina inyectada, ya que si una persona con diabetes, que necesita inyectarse insulina, va a hacer ejercicios en el momento en que la insulina ejerce su mayor potencia (Hora Pico),esto podrá causar una hipoglicemia. Por ejemplo si la persona se inyecta una mezcla de insulina regular y NPH a las 7 a.m., esta ejercerá su máximo pico de acción (hora pico) a las 10 a.m. y luego otra vez a las 3 p.m., por lo que se debe planificar la actividad física en horarios que no coincidan con estas horas. • Inyectarse la insulina en un "sitio de inyección" acorde con el ejercicio que vaya a realizar. El efecto causado en los músculos durante el ejercicio aumenta la absorción, de insulina desde el "sitio de inyección" y tiende a pasarla más rápidamente al torrente sanguíneo. Debido a esto es recomendable no inyectar en brazos o piernas, si piensa realizar ejercicios en un lapso de 2 horas después de la inyección. Por ejemplo si va acorrer o amontar bicicleta, la insulina no debería ser inyectada en las piernas. El brazo y el abdomen deberían ser en este caso los "sitios de inyección" a utilizar. • Cuando de niños se trate, los cuales son espontáneos y generalmente no planifican la actividad física que van a realizar, sus ejercicios deben ser vigilados por sus padres, familiares o maestros, para que estén pendientes de cualquier síntoma y preparados para contrarrestarlas posibles hipoglicemias con alguna fuente de azúcar de rápida absorción (caramelos, miel, azúcar, etc.). • Durante la primera hora de ejercicios vigoroso, los músculos usan la glucosa presente en la sangre, así como también el "glucogeno" almacenado en los músculos y el hígado. Después de finalizado el ejercicio las reservas de glucogeno del hígado y los músculos, (utilizado durante el ejercicio) debe ser restituido. Este proceso de reponer el glucogeno utilizado durante el ejercicio prolongado y fuerte puede durar entre 12 a 24 horas. Durante este tiempo la glucosa que normalmente se quedaría en la sangre, es utilizada para restituir estas reservas de glucogeno, lo cual traerá como consecuencia que los niveles de glucosa bajen por esta razón las personas con diabetes deben monitorear sus niveles de glicemia al terminar de realizar ejercicio y antes de acostarse a dormir cuando realicen una actividad física prolongada e intensa.


    Si tiene cetonas no hagas ejercicios

    El monitorear sus niveles de glicemia es muy importante ya que además le puede indicar si sus niveles de glicemia están muy elevados ( 240 mg/dl o más), en este caso es recomendable realizarse una prueba de Cetonas en la orina si hay presencia de cetonas (cetonuria) no debe hacer ejercicios ya que esto puede causar un incremento aún mayor de sus niveles de glicemia y cetonas pudiéndose incluso llegar a una situación muy peligrosa llamada "cetoacidosis". Esto sucede porque en ausencia de suficiente insulina evidenciada por "cetonuria", el hígado elabora cantidades excesivas de glucosa que no puede ser utilizada por los músculos, por lo que la glucosa se acumula en la sangre aumentando los niveles de glicemia. Por otro lado los músculos no son capaces de utilizar la glucosa para obtener la energía necesaria para realizar la actividad física, por lo que apelan a la grasa como fuente de energía. Las cetonas son los productos de desecho de este proceso donde las células deben "robar" la energía de la grasa.Por lo tanto si tiene cetonas (cetonuria) debe controlar primero sus niveles de glicemia y cetonas, consultar con su médico y luego hacer ejercicios. Recomendaciones Finales

    Recuerde que hacer ejercicios es muy beneficioso y divertido. Hacer ejercicios es una actividad que puede realizar con tranquilidad y de manera segura, siempre y cuando tenga en cuenta las siguientes recomendaciones: • Escoja una actividad física que usted disfrute y que sea fácil y segura de hacer. Caminar es una buena opción. • Utilice el equipo adecuado para realizar actividad física. Si va a caminar o a trotar utilice un par de zapatos con soporte que le queden cómodos y calcetines de algodón. • Revise sus pies para asegurarse que no tenga cortaduras, ampollas o áreas enrojecidas antes y después de realizar ejercicios. • Comience la rutina de ejercicios lentamente y aumente progresivamente la duración de la actividad física. • Haga ejercicios todos los días, preferiblemente a la misma hora y con la misma intensidad y duración. • Verifique sus niveles de glicemia antes y después del ejercicio, en especial cuando hace más ejercicio de lo habitual. • Mida el contenido de cetonas en la orina si nivel de glicemia está por encima de 240 mg/dl. Si tiene cetonas no haga ejercicios hasta que esta situación este bien controlada. • Lleve siempre consigo fuentes de azúcar de rápida absorción (Caramelos, bolsas de azúcar, chocolates, etc.). para contrarrestar una posible hipoglicemia. • Beba cantidades adicionales de agua antes, durante y después de realizar ejercicios. • Trate de hacer ejercicios en compañía de alguien que conozca "su condición" y sepa que hacer en caso de una hipoglicemia. • Lleve consigo una tarjeta telefónica o un celular en caso de emergencia. • Interrumpa el ejercicio y llame a su médico si empieza a sentir dolores en el pecho o en las piernas. • Caminar todos los días puede ser una actividad social relajante. Usted puede disfrutar de la compañía de otros mientras está haciendo la actividad física que tanto beneficio le proporciona. El ejercicio es un elemento muy importante en el tratamiento y buen control de la diabetes. Algunas personas con Diabetes tipo 2 (no insulino dependiente), pueden controlar muy bien sus niveles de azúcar en la sangre simplemente con dieta y ejercicios. En los casos en que las personas con diabetes requieran medicación (hipoglicemiantes orales o insulina), el ejercicio será de gran ayuda para mantener los niveles de glicemia bien controlados.
    INTEGRANTES:
    • FERNANDEZ, VIVIANA
    • OLMEDO, ANDREA
    • ROMERO, DANIELA




    PROFESORA:

    • IZQUIERDO, SILVINA
    Este apunte fue enviado por su autor en formato DOC (Word). Para poder visualizarlo correctamente (con imágenes, tablas, etc) haga click aquí o aquí si desea abrirla en ventana nueva.


    Comentarios de los usuarios


    Agregar un comentario:


    Nombre y apellido:

    E-Mail:

    Asunto:

    Opinión:



    Aún no hay comentarios para este recurso.
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »