El Barroco español - ALIPSO.COM: Monografías, resúmenes, biografias y tesis gratis.
Miércoles 17 de Julio de 2019 | Hay 1 usuario online en este momento!
 

El Barroco español

Imprimir Recomendar a un amigo Recordarme el recurso

Agregado: 12 de ABRIL de 2000 (Por ) | Palabras: 2697 | Votar! |
4 votos | Promedio: 4
| Sin comentarios | Agregar Comentario
Categoría: Apuntes y Monografías > Historia del Arte >
Material educativo de Alipso relacionado con Barroco español
  • El arte y la arquitectura barrocos.: La evolución del arte barroco, Características del arte barroco, Arte barroco en España, Pintura barroca en España, Arquitectura barroca en España, Arte barroco en el norte de Europa.
  • GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: como fue la Guerra civil Española
  • Barroco y Mozart (3°3° / 15-5-1996):

  • Enlaces externos relacionados con Barroco español

    EL BARROCO ESPAÑOL

    INTRODUCCIóN

    El barroco se originó cuando algunos pensadores de la época pusieron en duda todas las ideas que había sobre el hombre y la posición de la tierra en el universo.

    Durante esta época, las actitudes no eran originales, y el hombre trataba de buscar la seguridad eligiendo entre corrientes alternativas de la época. El barroco es la continuación del arte clásico del renacimiento.

    En esta época, no se pensó en volver a los antiguos ideales, ya que nadie creía en un restablecimiento del viejo orden.

    El descubrimiento de nuevas teorías científicas hizo que ocurriera un cambio muy profundo en la mentalidad de la época. El cambio se entiende luego que Copernico plantease su teoría heliocéntrica. Esto hizo que el hombre dejase de considerarse el único objetivo de la creación y empezase a pensar de otro modo, por ejemplo que la Tierra está sóla en el universo, sólo acompañada por los planetas del sistema solar.

    El nuevo mundo del siglo XVII permite al hombre la posibilidad teórica de elegir entre varias alternativas diferentes de religión, filosofía, economía y política, aunque sólo sectores muy limitados tenían ese acceso.

    El barroco se desarrolla luego de la Guerra de los 30 Años, cuando la situación social, económica y política se tranquiliza.

    El nombre de Barroco surge en el siglo XVIII, cuando se lo utiliza por primera vez, todavía exclusivamente para llamar a aquellos fenómenos del arte que eran conformes a la teoría del arte clasicista de entonces, como desmesurados, confusos y extravagantes. Muchos autores rechazaron al Barroco por su "falta de reglas", su "capricho", y lo hacen en nombre de una estética que cuenta entre sus modelos a algunos artistas barrocos puristas. Aparte, otros autores o pintores que eran puristas, eran incapaces de liberarse del racionalismo frecuentemente estrecho del siglo XVII, y perciben en el Barroco sólo signos de la falta de lógica. Estos ven columnas y pilastras que no sostiene nada, arquitrabas y muros que se doblan y retuercen como si fueran de cartón; figuras en los cuadros que están iluminadas de modo antinatural y que hacen gestos ilógicos para la escena, esculturas que buscan superficiales efectos ilusionistas, cuales corresponden a la pintura. Así se calificó al Barroco en el siglo XVIII y XIX.

    Una de las causas por la cual el Barroco es "feo" para muchos autores y pintores, es la falta de proporción para los detalles de la obra.

    El medio preferido durante el Barroco para hacer sensible la profundidad espacial es el empleo de primeros planos muy grandes, de figuras que se acercan al espectador y de la brusca disminución en perspectiva de los temas de fondo.

    En el Barroco, la intención de los pintores es captar la imagen tipo "fotográfica", ya que los sucesos representados parecen haber sido acechados y espiados; todo cuerpo que pudiera delatar interés por el espectador es borrado, todo es representado como si fuera voluntad del azar. A este carácter improvisado corresponde también la relativa falta de claridad de la representación. Una parte de esto último se debe a la propia evolución del arte, desde lo sencillo hasta lo complejo. En este y en muchos otros rasgos se nota ese impulso hacia lo suelto, lo ilimitado, lo caprichoso.

    Momento histórico

    Toda esta época fue de una terrible crísis económica, acompañada de una tremenda escasez de alimentos y dinero.

    La población europea estaba en franca disminución debido a la falta de alimentos, las epidemias de cólera y peste, aparte de las guerras. La agricultura no había progresado con respecto a la edad media. La esperanza media de vida de las personas, debido a distintos problemas no superaba los 25 años.

    Había una gran presión impositiva sobre los campesinos, por lo cual la situación financiera de la población empeoró más. Como si esto fuera poco, en muchas regiones de Europa todavía regía el sistema feudal, con las consecuencias que esto traía. La situación no era mejor donde accedieron a la propiedad de la tierra los nuevos terratenientes de origen burgués. Los terratenientes enriquecidos invirtieron en tierras, por eso, durante esa época hubo un retorno al campo, síntoma que las actividades comerciales e industriales ofrecían menos horizontes. Todo esto agravó aún más la situación de la gente de campo, ya que los burgueses con mentalidad capitalista trataban de aprovechar al máximo la tierra, sacándole a los campesinos las llamadas tierras comunales, destinadas a pastura, así como algunos beneficios sobre el bosque, por ejemplo el de recoger leña, bellotas y otros productos del sotobosque, que eran indispensables para su subsistencia.

    Ascendía al control de la economía una nueva clase, la burguesía; que tuvo conflictos en algunos casos con la casa reinante y en otros con el pueblo, había frecuentes guerras; disturbios entre la clase trabajadora y la clase adinerada y serios problemas con el rey y el clero.

    La Guerra de los 30 Años se encontraba llegando al fin, ésta sangrienta guerra se desarrolló entre católicos y protestantes y se originó luego de la Reforma de Lutero.

    Para ese momento, gran parte de las teorías antiguas fueron demostradas o revocadas, gracias al nuevo sistema por el cual el resultado depende del método. Uno de los más importantes logros fue la demostración de la teoría Heliocéntrica, de Copérnico. Dos científicos de la época, Galileo y Kepler la demostraron, el primero de forma práctica, y el segundo analíticamente. Otro de los científicos más importantes fue Newton, quién descubrió la Ley de la Gravedad entre otras cosas. Muchos científicos, al contradecir a la Iglesia, tuvieron que ir ante la Inquisición, donde algunos fueron condenados a la hoguera y otros abjuraron lo dicho, todo esto se debió a la intolerancia religiosa de la época. Aparte de desarrollos en la ciencia, los hubo en la filosofía.

    Un serio problema para la Iglesia fue la separación de pequeñas ramas que sufrió luego de la Reforma de Lutero.

    En España la situación no era buena, había entrado en una época de decadencia. Las guerras que sostuvo el reino se pudieron costear gracias a los ingresos de plata y oro procedentes de América. Hubo un serio retroceso demográfico tanto en la metrópoli como en el Perú y Méjico. Aparte se sufría una seria recesión económica debido a la pérdida de mercados y al desacomodo de la economía luego de la Guerra de los 30 Años.

    Escultura

    La escultura religiosa de esa época y la construcción de imágenes religiosas ofrece una tendencia muy clara y general. La escultura perdió parte de la influencia del renacimiento, para realzar pura la calidad humana, con toques de patetismo. Es la característica de la sensibilidad del Barroco, que huye de las formas clásicas de invención humana y se emociona con las visiones de la muerte, la miseria, el heroísmo y la gloria. Muchos de los motivos fueron extraídos de la situación socio- económica del momento. Otras obras, como la transición de la muerte a la gloria divina están representadas por las escenas del martirio bañadas en sangre.

    Las esculturas eran muy directas, promovían y evocaban sentimientos; la escultura era de una sinceridad absoluta en su patetismo, de ahí su gran fuerza.

    Los focos de difusión de la escultura fueron: Valladolid y Sevilla.

    Gran parte de la escultura de la época era en color, se esculpía y luego se pintaba, contrariamente a los maestros del renacimiento, que preferían dejar a sus esculturas puras, sin color. Aparte, trataban de hacer que no se note la marca del cincel, puliendo las esculturas. Estas eran de líneas puras y muy expresivas.

    Los materiales más usados eran: madera y piedra.

    Toda la escultura, o gran parte de ésta, era de temas religiosos y simples, para que la gran masa del pueblo pudiera entenderlas fácilmente, de forma tal que se hiciera una propaganda religiosa sencilla pero emotiva, que impresionara a la gente. Los escultores también trabajaban en las fachadas de la iglesias, donde colocaban sus esculturas, que hacían por encargo de la Curia.

    Las obras más importantes fueron: La Piedad y el Cristo Yacente de Gregorio Hernandez; la Fortaleza, de Martínez Montañez; La Inmaculada, de Alonso Cano y La Magdalena Penitente de Pedro de Mena.

    Arquitectura

    Toda la arquitectura, al igual que la escultura, era de neto ideal religioso, habiendo excepciones, donde la arquitectura pudo realizar obras en el plano cortesano, construyendo algún palacio.

    En la ciudad barroca, se trató de imponer un orden urbanístico a gran parte de la ciudad. Muchas veces se construían pórticos o plazas con frentes iguales o con columnatas, para poder ocultar los frentes de los edificios anteriores y poder mantener la forma. Un ejemplo es el plan urbanístico de Roma o París.

    El edificio más importante de la época era la iglesia. En España, las iglesias fueron reformadas o reconstruídas para adaptarse al nuevo gusto. La decoración de las iglesias muestran una profusión de adornos, dorados y curvas que llenan el espacio. Otros elementos eran: las columnas salomónicas, medallones, capiteles y profusión de esculturas. La función de todos estos adornos era la de ocultar la estructura.

    Dentro del Barroco español hubo varias épocas en las que por ejemplo se remodelaba, se adornaba por afuera o se reconstruía. Esto dependía de la situación económica del momento.

    El material más usado era la piedra.

    Normalmente las construcciones de la época eran fastuosas, todo era a escala de reyes y dioses para impresionar más a la gente y reafirmar el absolutismo; aparte del tamaño se utilizaban los decorados y los colores, para que los analfabetos, que no faltaban en esa época, pudieran entender las Sagradas Escrituras.

    La arquitectura Barroca española no hizo ningún aporte fundamental al mundo de la época, debido a la mala situación economico-politica y social que sufría España. La arquitectura barroca española se desarrolló plenamente en la América conquistada por los españoles, principalmente en Méjico y las islas del Caribe.

    Durante el Barroco se prestó mucha atención a la luz, que permitía trucos bastante vistosos para el momento. Se investigó sobre el uso del óvalo para construcciones. Debido a la escasez, las construcciones de la época fueron hechas con madera y estuco, porque los otros materiales eran muy caros y la situación económica no permitía utilizarlos. Esta situación no se daba en América, donde abundaban los materiales y la mano de obra barata.

    La arquitectura española se desarrolló mucho más en la colonias latinoamericanas, particularmente en Méjico.

    Todas las ciudades construídas por los españoles asentados en América eran similares entre sí, ya que la edificación en la colonia estaba regida por leyes promulgadas hacía tiempo, lo que provocó un serio estancamiento con respecto a las ciudades europeas.

    Las obras más importantes son: el Retablo de San Esteban, construído por José de Churriguera; la Catedral de Granada, obra de Alonso Cano; la Torre de Santa Catalina, iniciada por Juan Bautista Viñes; la Iglesia de Vinaroz, obra atribuída a Juan Bautista Viñes; la Iglesia de la Santa Majestad de Caldas, construída por P. Rupin y P. Sorrel; el Monasterio de la Cartuja de Granada, edificada por José de Bada. Aparte hubo otras obras, pero esas son las más importantes.

    Pintura

    La pintura española del siglo XVII es una pintura realista, a pesar que los temas dominantes continúan siendo los religiosos, el realismo invade todos los aspectos de esta pintura, en la que si bien falta casi por completo el paisaje, el retrato adquiere una importancia muy notoria. El realismo de esa pintura es cruel, subraya los contrastes entre la luz y la sombra.

    Las obras de muchos pintores muestran la situación de la época, en una pintura se ve a una anciana sacándole las pulgas a un niño, en otra hay un niño cojo sin hogar que está pidiendo limosna, aparte de las pinturas donde estaban las familias ricas o los reyes. Se hacían trabajos para la iglesia y se pintaban naturalezas muertas, que recién en esta época empiezan a ser apreciadas.

    En el Barroco el retrato predomina; esto se ve en gran parte de las pinturas, en las que hay un retrato hecho con gran cuidado, mientras que el fondo es descuidado, deslucido, incluso llegando a faltar, al pintárselo de color negro; la luz también es tratada con mucho cuidado, a veces llegando a ser irreal.

    Como en el renacimiento, muchos pintores eran protegidos por los ricos o mecenas o nombrados pintores del rey, cuya única función era la de pintar cuanto retrato se le ocurriera al rey, que a su vez le pagaba con el alojamiento y dinero. Tambien podían ser ayudados o protegidos de la Iglesia, quien los había podido sacar de la miseria.

    La técnica favorita, aparte de la del retrato era la del claroscuro con la que se lograban efectos muy interesantes; trabajan con toda la gama de colores.

    Los temas religiosos que más se pedían eran: Vírgenes, Martirios de santos, Adoraciones, distintas escenas de la vida de Jesús. Los temas paganos más pedidos eran: retratos, naturalezas muertas y escenas de la vida de los reyes. Todos estos temas eran pintados en lienzos, pero también se pintaban frescos en las iglesias, donde se mostraban escenas de las Sagradas Escrituras, que ayudaban a hacer que la gente las entienda.

    Uno de los pintores más importante del período fue Diego de Silva y Velázquez. Este portugués fugado a España fue quien le daría a la pintura española su mejor época, anterior a Goya.

    Velázquez fue nombrado pintor del rey en 1630. Tuvo varias etapas, la más importante fue cuando estaba en Madrid al servicio del rey; durante esta época los temas favoritos eran los retratos de cazadores, jinetes y de bufones. Velázquez no pintó casi ninguna naturaleza muerta. Muchas de sus pinturas eran con los personajes a caballo, otra mostraban a los bufones de la corte, que eran personas con problemas físicos. También pintó escena sobre los combates y batallas del momento.

    La técnica de Velázquez era: pinceladas cortas y chispeantes. Los colores utilizados por él ocupaban todo el espectro del arco iris, pintaba sobre lienzo, y a veces corregía sus pinturas o las de otros pintores en las que se veían errores.

    Velázquez fue el máximo exponente de la pintura barroca española. Las obras más importantes son: Las Lanzas, La vista de Zaragoza, Marte, Las Meninas y otras.

    Las obras más importantes de la época son: El niño cojo, de José de Rivera; La Misa de fray Pedro de Cabañuelas, pintada por Francisco de Zurbaran; La Inmaculada, pintada por Bartolome Esteban Murillo; el Triunfo de la Muerte, de Juan de Valdés Leal; El duque de Pastrana, retrato de Juan Carreño de Miranda; La Adoración de la Sagrada Forma, pintada por Claudio Coello, aparte de otras obras.

    Grandes personalidades

    José de Churriguera: arquitecto creador de San Esteban, del catafalco de la Reina Maria Luisa de Borbon, la Iglesia de Monserrat, fue ayudante en la construcción del palacio real, el retablo de la Iglesia de San Basilio, en la fachada de San Cayetano, en la Iglesia de Santo Tomas y el complejo urbanístico del Nuevo Baztan.

    Alonso Cano: arquitecto constructor de la Catedral de Granada. Como escultor realizó los Bustos de Adán y Eva y la pequeña Inmaculada.

    Gregorio Hernandez: escultor realizó La Piedad, el Cristo yacente y otras obras.

    Martínez Montañes: escultor esculpió Las Cuatro Virtudes del Retablo Mayor del Monasterio de los Jerónimos.

    José de Ribera: pintor realizó varias telas, entre las que se encuentran: El niño cojo, el Martirio de San Bartolomé, el San Andrés y Arquímedes con compás.

    Francisco de Zurbaran: pintor creador de algunas de las obras más importantes del barroco español. Algunas de ellas son: La misa de fray Pedro de Cabañuelas, El Adiós del fray Juan de Carrion a sus hermanos, Fray Gonzalo de Illiescas, Santa Casilda, Bodegón y otras obras.

    Diego Velázquez: uno de los mas importantes pintores del Barroco en España, pintó algunas obras que marcaron una época, por ejemplo: El retrato del Príncipe Baltasar Carlos a caballo, San Juan Evangelista, la Adoración de los Magos, el Aguador de Sevilla, Jesús en casa de María, el Infante don Carlos, el Triunfo de Baco y muchos retratos cortesanos, ya que el era el pintor de la corte.


    Comentarios de los usuarios


    Agregar un comentario:


    Nombre y apellido:

    E-Mail:

    Asunto:

    Opinión:



    Aún no hay comentarios para este recurso.
     
    Sobre ALIPSO.COM

    Monografias, Exámenes, Universidades, Terciarios, Carreras, Cursos, Donde Estudiar, Que Estudiar y más: Desde 1999 brindamos a los estudiantes y docentes un lugar para publicar contenido educativo y nutrirse del conocimiento.

    Contacto »
    Contacto

    Teléfono: +54 (011) 3535-7242
    Email:

    Formulario de Contacto Online »